El uso excesivo de smartphones podría cambiar la apariencia de los humanos en los próximos años.

Seres humanos encorvados, con un cráneo más grueso para protegerse de la radiación y manos especiales para controlar los smartphones, podría ser el futuro de la humanidad en caso de que continúe nuestra adicción a estos aparatos.

Expertos crearon un modelo de un humano que viviría en el año 2100, denominada “Mindy”, misma que fue difundida por el diario británico Daily Star.

Para compensar el uso excesivo de los aparatos, los humanos también podrían desarrollar unos párpados transparentes para proteger a los ojos de la luz constante, además de un cerebro más pequeño, producto de un estilo de vida más sedentario.

Caleb Backe, un experto de Maple Hollistics, señaló que estas deformidades podrían ser producto de permanecer horas mirando hacia abajo a un aparato.

“Pasar horas mirando hacia el teléfono afecta el cuello y hace que la columna pierda el equilibrio. Sentarse en la computadora de la oficina por horas significa que tu torso queda hacia adelante de la cadera, en lugar de permanecer alineada”.

Los expertos concluyeron que pese a las ventajas de la tecnología, existen otras cosas que pueden terminar en detrimento de la salud.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario


WordPress Lightbox Plugin