El secretario de Estado del Interior del gobierno francés, Laurent Nuñez, informó esta tarde que no están seguros de poder salvar la catedral de Notre Dame, en donde se desató un violento incendio desde las 18:50 hora local, y el cual no ha podido ser controlado en su totalidad, aunque la intensidad ha disminuido.

Se informó la movilización de 400 bomberos, así como el empleo de 10 mangueras para lograr controlar las llamas.

«No estamos seguros de poder frenar la propagación en la torre norte. Si esta se derrumba los dejo imaginar la magnitud de los daños», declaró Nuñez acompañado del general Jean-Claude Gallet, comandante de la Brigada de Bomberos de París.

Ante los señalamientos que se han hecho sobre utilizar helicópteros cisternas para lograr apagar el fuego, idea que fue expresada por el presidente estadounidense Donald Trump, la Dirección General de Seguridad Civil y Gestión de Crisis de Francia señaló que emplear estas aeronaves no sería una buena opción.

«El peso del agua y la intensidad de la caída a baja altitud podrían debilitar la estructura de Notre Dame», lo que podría causar daños colaterales en los edificios de alrededor.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, informó que se encuentran en proceso de evacuación los residentes de las cercanías de la catedral de Notre Dame, ante el riesgo de un posible derrumbe.

Adicional se detalló que la estructura de la catedral «puede haberse salvado», debido al enfriamiento registrado en los últimos minutos.

Por su parte el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, lamentó el incendio que devora la catedral de Notre Dame, que consideró inspiración de artistas y filósofos y que pertenece a «la humanidad entera».

«Qué triste espectáculo. Qué horror. Comparto la emoción de la nación francesa, que también es la nuestra», indicó Juncker en un comunicado.

El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, también se refirió al siniestro a través de Twitter: «Notre Dame de París es Notre Dame de toda Europa. Todos estamos con París hoy», dijo.

Quien también reaccionó fue el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, quien dijo «ánimo a los bomberos, que hacen todo lo posible por controlar el incendio de Notre Dame de París, símbolo de Francia y del que todos los europeos nos sentimos orgullosos».

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, mostró hoy su «inmensa emoción» por el incendio que ha devastado buena parte de la cubierta de la catedral, además de que ofreció el apoyo de su institución para la restauración del inmueble.

La primera ministra británica Theresa May dijo que sus «pensamientos» estaban con la población francesa y con los servicios de emergencias que luchan contra el violento incendio.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario