El altamente publicitado progreso de una «caravana» de aproximadamente 5,000 migrantes de Centroamérica a los Estados Unidos subraya una tendencia persistente. La razón de la tendencia es obvia. Las condiciones económicas en América Central son sombrías, y la gran cantidad de jóvenes allí tiene pocas perspectivas de progreso. Los países de los que huyen estos migrantes también están plagados de violencia.

La migración neta de mexicanos a los Estados Unidos ha sido negativa en los últimos años, pero la cantidad de inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras, países que forman parte del Triángulo Norte de América Central, o NTCA, aumentó en un 25% desde 2007 a 2015, según el Centro de Investigación Pew. El panorama demográfico sugiere que la migración continuará en el mediano plazo: mientras que las tasas de fertilidad en esos países han disminuido sustancialmente en los últimos años, las altas tasas de las dos décadas anteriores significan que todavía hay muchos jóvenes. La población en edad de trabajar de Guatemala se duplicará para mediados del siglo, y la de Honduras aumentará en tres quintos.

¿Qué se debe hacer con los impulsos que los llevan al norte?

Comenzar por mejorar las condiciones económicas en los países de la NTCA, un esfuerzo que se puede lograr sin ningún gasto presupuestario directo de los Estados Unidos. La elección de un nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo está programada para 2020, una oportunidad para que un nuevo liderazgo redirija el enfoque financiero del banco desde los países financiables (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú) a los países miembros más pobres. Sugerimos una asignación de recursos del 70% para proyectos en los países más necesitados, independientemente de cuánto contribuyan estos países al BID.

El énfasis principal debe estar en el financiamiento de un plan considerable de infraestructura y salud pública que establezca las bases para la expansión económica y ofrezca oportunidades de trabajo inmediatas a los ciudadanos en sus países de origen. Los préstamos redirigidos podrían estar vinculados a mejoras en la gobernabilidad en la región, como las medidas de estado de derecho y anticorrupción. Y los países centroamericanos deben ser alentados a entrar en un acuerdo de libre comercio, estableciendo un mercado unificado con estándares comunes. Quizás México podría unirse al acuerdo, con Canadá y los Estados Unidos eventualmente también firmando.

Las ventajas de participar en un mercado más grande expandirían las economías de estos países centroamericanos, creando más empleos con salarios dignos.

La violencia, el otro motor principal de la migración hacia el norte, se debe en gran parte a la lucha entre los narcotraficantes en Centroamérica por el acceso y el dominio en el mercado de los Estados Unidos. La guerra fallida de Estados Unidos contra las drogas es, por lo tanto, un contribuyente principal a la violencia en Centroamérica.

El objetivo de la guerra contra las drogas, que comenzó durante la administración de Nixon, fue educar al público sobre sus peligros y hacer todo lo posible para que sea difícil obtenerlos, atacarlos por el lado de la oferta. Sin embargo, como se hizo evidente hace mucho tiempo, cuando hay una gran demanda de droga en los Estados Unidos, habrá un suministro, y ese suministro provendrá principalmente del sur de la frontera de los Estados Unidos. Las ganancias son utilizadas por los cárteles de la droga y las pandillas para comprar armas, usarlas para crear una atmósfera de violencia y, en muchos casos, para pagar a las autoridades locales.

Para frenar la violencia en América Central será necesario abordar la guerra contra las drogas de los Estados Unidos. El fracaso del enfoque de la oferta se puede ver en el hecho de que Estados Unidos tiene el mayor consumo de cocaína entre las principales economías. Los Estados Unidos deberían, en cambio, enfocarse más en reducir la demanda de drogas ilegales.

 

Con información de The Wasinghton Post

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario