El Boeing 737 de la compañía Ukraine International Airlines que se estrelló el miércoles en Teherán, causando la muerte de 176 personas, tuvo que dar media vuelta poco después de despegar debido a un «problema», según los primeros elementos de la investigación iraní.

En Ucrania, el presidente Volodimir Zelensky decretó este jueves una jornada de duelo nacional.

«La prioridad para Ucrania es establecer las causas de esta catástrofe», dijo el mandatario. Prometió que saldría la «verdad», después de enviar a 45 expertos ucranianos a Teherán para participar en la investigación.

El vuelo PS752 de UIA desapareció de los radares tras dos minutos de vuelo.

La Organización de la Aviación Civil (CAO) iraní indicó el jueves que el «el piloto no transmitió ningún mensaje de radio sobre circunstancias inusuales».

Sin embargo, el informe preliminar de la CAO afirma que de acuerdo a testigos presenciales «se observó un incendio en el avión que se hacía más intenso».

Tras el inicio de este fuego, cuyo origen todavía se desconoce, «el avión que se dirigía al principio hacia al oeste para salir de la zona del aeropuerto, giró hacia la derecha debido a un problema y estaba en el camino de regreso al aeropuerto cuando se estrelló» cerca de la localidad de Chahriar, al oeste de la capital iraní, según la CAO.

Esta organización dio a entender que los testigos serían personas que se encontraban en tierra y otras que estaban en un avión que volaba a mayor altitud que el Boeing en el momento del percance.

La CAO señaló asimismo que este jueves se llevó a cabo una primera reunión entre expertos iraníes y ucranianos.

Según Zelensky, los expertos de su país tienen que participar en el «descifrado de las cajas negras» y se encargarán de «identificar y repatriar» a las víctimas ucranianas.

Las autoridades de Kiev indicaron que se están barajando siete hipótesis, entre ellas la de un disparo de misil, la de un atentado y la un problema técnico.

Según la diplomacia ucraniana, a bordo del Boeing había 82 iraníes, 63 canadienses, 10 suecos, 4 afganos y 3 británicos. Otros 11 eran ucranianos, incluidos nueve tripulantes.

La CAO indicó que 146 pasajeros tenían pasaporte iraní, 10 un pasaporte afgano, cinco un pasaporte canadiense, cuatro un pasaporte sueco y 11 ucraniano.

La diferencia se explica por la presencia de numerosos binacionales (entre ellos 140 iraníes-canadienses), que sólo pueden entrar y salir de la República Islámica previa presentación de su pasaporte iraní.

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves tener «sospechas» sobre el accidente aéreo, al mismo tiempo que funcionarios estadounidenses informaron que Irán lo había derribado por error.

Funcionarios no identificados dijeron a medios locales que los sistemas de defensa aérea iraníes probablemente derribaron por error el Boeing 737 de la compañía Ukraine International Airlines, que se estrelló el miércoles matando a las 176 personas a bordo.

«Tengo mis sospechas», dijo el mandatario. «Estaba volando en un vecindario bastante duro y alguien podría haber cometido un error». «Algunas personas dicen que fue mecánico. Personalmente no creo que eso esté siquiera en cuestión», dijo Trump, agregando que «sucedió algo muy terrible».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario


WordPress Lightbox Plugin