El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, cantó una exitosa canción de amor filipina en una cena en Manila para líderes de toda Asia, y afirmó horas más tarde que estaba «bajo las órdenes de Donald Trump».

 

El presidente de Estados Unidos y Duterte estuvieron entre los 19 líderes en una gala en la capital de Filipinas este domingo previo a la cumbre anual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean). En un momento, Duterte tomó el micrófono para cantar Ikaw (You), en dúo con la diva del pop local Pilita Corrales.

 

Uno de los versos de la canción, traducido del filipino, comienza: «Tú eres la luz en mi mundo, la mitad de este corazón mío». «Señoras y señores, canten, por órdenes del comandante en jefe de los Estados Unidos», dijo Duterte más tarde, según el canal de noticias ABS-CBN.

 

 

Duterte, a quien a veces se describe como el «Trump del Este» debido a su estilo impetuoso, tenía previsto reunirse con el presidente de Estados Unidos, en el marco de la cumbre a la que asisten.

 

Estados Unidos y Filipinas han sido aliados estratégicos desde la Segunda Guerra Mundial. Pero sus relaciones han sido tensas por los arrebatos antiestadounidenses de Duterte y sus esfuerzos por mejorar los lazos con Rusia y China.

 

Más de 3.900 filipinos han sido asesinados en una guerra contra las drogas que Duterte declaró cuando asumió el cargo el año pasado. Su gobierno dice que la policía actúa en defensa propia, pero los críticos dicen que las ejecuciones se llevan a cabo sin ninguna responsabilidad.

 

Duterte dijo la semana pasada que le diría al presidente de los Estados Unidos que «suspendía» cualquier relación si planteaba el tema de los derechos humanos cuando se conocieran. Pero Trump, quien ha sido criticado en su país por descuidar los problemas de derechos en sus negocios, elogió a Duterte en mayo por hacer un «trabajo increíble en el problema de las drogas».

 

Trump y los líderes de la Asean, fueron entretenidos por cantantes y bailarines durante la cena. Cada uno lucía un barong color crema, una camisa tradicional de Filipinas hecha de fibra de la planta de piña, bordada a mano y desgastada. Les sirvieron una comida de fusión filipino-asiática de cuatro tiempos preparada por Jessie Sincioco, el chef que también diseñó el menú para el Papa Francisco cuando visitó Filipinas en 2015.

 

 

Texto publicado en The Guardian

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario