Miles de trabajadores federales estadounidenses protestaron hoy en diferentes ciudades de Estados Unidos para reclamar el fin del cierre de la Administración, que lleva 20 días parcialmente paralizada debido a las diferencias políticas entre el presidente  Donald Trump, y la oposición demócrata.

«Miles de estadounidenses que trabajan arduamente están siendo excluidos de sus puestos de trabajo por ninguna otra razón que la política del miedo. ¡Vergüenza de Senado! ¡Vergüenza de Casa Blanca!», exclamó Richard Trumka, el presidente de AFL-CIO, la mayor plataforma sindical del país.

Varios centenares se concentraron hoy enfrente de La Casa Blanca para pedir a Trump que reabra la Administración, con pancartas en las que se podían leer mensajes como «Quiero volver a trabajar» o «Congreso: haz tu trabajo y así podemos hacer el nuestro».

Otras ciudades, como Filadelfia (Pensilvania), Ogden (Utah) o Denver (Colorado), también fueron escenarios de diversas manifestaciones de sindicatos.

Para hacer frente a la suspensión de pagos, miles de empleados federales han decidido optar a los subsidios de desempleo, a pesar de que técnicamente sí tienen trabajo. Más de 4,700 trabajadores públicos se anotaron en las listas de desempleo en la última semana de diciembre.

De este modo, los empleados sí recibirán una compensación económica por estar oficialmente desempleados.

El Gobierno de Trump afronta desde el 22 de diciembre el cierre del 25% de la Administración, situación que afecta a unos 800,000 empleados que han dejado de percibir su salario.

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario