La doctora Dena Oaklander, una residente de psiquiatría -que también es mi hermana- es la última persona a la que esperaría convertirse en fisicoculturista. Ella es naturalmente delgado y un poco tímida, no el tipo de persona que se ve en los gimnasios, o por lo eso pensé.

 

En la escuela de medicina, ella aconseja a los pacientes sobre la importancia del ejercicio y se sentía como un ahipócrita, dice, ya que ella hizo poco, quizá en el traslado de la casa al hospital, pues pasaba su tiempo libre recuperando el sueño. «Mi cuerpo no se sentía bien, y mi mente tampoco se sentía muy bien», dice. Pero una vez que empezó a tomar su propio consejo, como residente en el Centro Médico de la Universidad de Loyola, Dena rápidamente se convirtió en una fanática de la formación de fuerza. Al cabo de un mes de aprender a levantar pesas, notó que tenía más energía sin dormir tanto, se sentía mucho menos estresada, y vio que su cuerpo tonificó rápido.

 

«El entrenamiento de fuerza es la única manera en que usted va a ser capaz de esculpir el físico de sus sueños personales», dice Sue Clark, un entrenador de fuerza con sede en Chicago que entrena a Dena. «Por encima y más allá de los cambios físicos, sin embargo, todo un nuevo personaje emerge como personas comienzan a sentirse realmente confiados en sus propios cuerpos.»

 

Clark vio la transformación en Dena, al igual que en muchos otros. «Una vez que consigo a alguien para entrenamiento de fuerza, perduran para la vida, porque ven resultados como nunca vieron con el cardio.»

 

El estadounidense promedio de flat-out odia el entrenamiento de fuerza. Mientras que alrededor de la mitad de la gente hace la cantidad recomendada de actividad aeróbica cada semana, sólo el 20% también hacen los movimientos de fortalecimiento muscular que trabajan los grupos musculares principales. Sin embargo, los beneficios científicos se están acumulando a favor de ella, desde la protección ósea a la prevención de enfermedades, y parece tener beneficios especiales para las mujeres.

 

«Hay tantos conceptos erróneos sobre la fuerza y ​​el entrenamiento de resistencia», dice Larry Tucker, profesor de ciencias del ejercicio en la Universidad Brigham Young. «Uno es que te vas a unir a los músculos», tan voluminoso que tu cuerpo se vuelve rígido. Ese mito fue algo disipado cuando los atletas que comenzaron el entrenamiento de fuerza vieron que podían golpear una pelota más lejos, saltar más alto y correr más rápido, dice Tucker. «Gradualmente comenzamos a darnos cuenta de que hay beneficios más allá de los deportes.»

 

Pero las mujeres en particular están descuidando el entrenamiento de fuerza a su propio riesgo. Es el único tipo de ejercicio que hace que los músculos más grandes generen más fuerza y más rápido. Los jóvenes tienden a dar por sentado las partes del día a día de la vida que requieren fuerza, como subir las escaleras o cargar a un bebé. «Pero un estilo de vida sedentario significa que la gente se está debilitando gradualmente con el tiempo». Trabajar el músculo puede luchar contra ese proceso.

 

También es una de las pocas maneras de hacer los huesos más densos, un beneficio que es especialmente importante para las mujeres. Levantar algo pesado, como una pesa, hace que los huesos soporten más peso, y en el ejercicio, haciendo hincapié en los huesos es una buena cosa (a un punto, por supuesto). Los huesos están constantemente remodelando, explica Anthony Hackney, un fisiólogo del ejercicio en la Universidad de Carolina del Norte. «Su cuerpo siempre está agregando calcio a sus huesos y quitando calcio de sus huesos», dice.

 

Este delicado equilibrio comienza a inclinarse a medida que la gente envejece, y «pierden más mineral de los huesos de lo que son capaces de establecer», dice Hackney. Con el tiempo, el hueso se vuelve menos denso y más frágil y propenso a la osteoporosis, una afección que afecta a unos 10 millones de estadounidenses -el 80% de los cuales son mujeres. Las mujeres tienen huesos más pequeños y más delgados que los hombres desde el principio, y después de la menopausia pierden estrógeno, una hormona que protege los huesos.

 

Texto publicado en Time por Mandy Oaklander

Foto: Time

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario