El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, insistió en que no existen «pruebas» específicas que vinculen a la corona saudí en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, aunque no descartó que acaben apareciendo más adelante, informó este jueves el Pentágono.

«Necesito pruebas. Lo puedes llamar pistola humeante o sierra humeante, si algo señala que alguien está implicado (…). Pero debido a mi función en el Ejecutivo, necesito tener algo específico», explicó Mattis.

El jefe del Pentágono aseguró que todavía «se están revisando» los informes, por lo que no descartó que en un futuro se pueda establecer, sin resquicio de duda, qué fue lo que pasó.

Con sus declaraciones, Mattis defendió la postura del gobierno de Trump de no acusar directamente a la corona de Arabia Saudí de haber participado en la muerte del columnista del diario The Washington Post, quien fue asesinado el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul.

Recordemos que el presidente Donald Trump ha rechazado distanciarse del país árabe debido, según dice, al hecho de que no existen pruebas de la implicación de la corona, además de la importante relación comercial existente entre ambas naciones.

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario