Una juez federal dejó sin efecto la suspensión que se le concedió el pasado 7 de mayo al exgobernador de Puebla, Mario Marín, en contra de la orden de aprehensión por el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho.

Con esto, la Fiscalía General de la República (FGR) podrá detenerlo por tratarse de un crimen grave. Se activó la ficha roja de la Interpol y el “góber precioso” es buscado en más de 190 países.

Rosa María Cervantes Mejía, Juez Décimo Segundo de Distrito en Amparo Penal en la Ciudad de México, notificó ayer su decisión, luego de que los actuarios tampoco lograran localizar al exmandatario poblano para notificarle una suspensión de plano.

Pese a no estar protegido con una medida judicial de esta naturaleza, Marín tenía la opción de combatir con este amparo el contenido o “fondo” de la orden de aprehensión, sin embargo, no ratificó su demanda.

La tortura en agravio de Cacho habría ocurrido cuando la periodista fue detenida en 2005 y trasladada por tierra desde Cancún a Puebla, al ser cumplimentada en su contra una orden de aprehensión por delitos de difamación y calumnia.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario


WordPress Lightbox Plugin