La noche del 4 de junio, el universitario Norberto Ronquillo Hernández fue secuestrado al salir de su escuela, en la alcaldía Tlalpan.

La familia del estudiante de la Universidad del Pedregal recibió llamadas de los plagiarios para el pago de un rescate, que tras ser efectuado, no derivó en la liberación del joven, sino en su asesinato.

La titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, informó que Norberto Ronquillo habría sido asesinado la misma noche de su secuestro.

En conferencia de prensa tras el hallazgo del cadáver del estudiante en la alcaldía Xochimilco, la procuradora señaló que continúan realizando la necropsia de ley para confirmar la hora de la muerte del joven, así como la forma de su deceso.

La procuradora agregó que el cadáver fue localizado en un avanzado estado de descomposición y que una llamada anónima al número 911 alertó sobre su ubicación en Santa Cruz Acalpixca, en la citada alcaldía de Xochimilco.

La procuradora Ernestina Godoy afirmó que cuentan con varias líneas fuertes de investigación para que el asesinato de Ronquillo no quede impune.

Sobre el secuestro, comienzan a salir a la luz varios detalles, como el momento en que los secuestradores se comunicaron con la familia del joven.

Contra Réplica detalla que Norberto salió, rumbo a casa de sus tíos, a las 21:31 horas, del 4 de junio. Nueve minutos después iniciaron las llamadas a su familia informando que el joven estaba secuestrado y exigían 5 millones de pesos para su liberación.

Se informó que el plagiario, primeramente llamó al tío de Norberto desde el celular del joven, pero la comunicación se cortó.

“¿Por qué me cuelgas, puto?”, le recriminó el sujeto en una segunda llamada al tío, quien colgó cuando escuchó el insulto.

Entonces vino una llamada más, y en esta ocasión atendió la tía del estudiante a quien una mujer le exigió: “Junta dinero. Empieza a juntar dinero, pendeja”.

En tanto, en el fondo de la comunicación se logró escuchar una voz que gritaba: “¡Ayúdame tía!”

De acuerdo con los detalles de la investigación de la que da cuenta el mencionado portal, en la negociación al inicio los captores exigían 5 millones de pesos, después 3 millones y al final, la tía logró negociar la entrega de dinero y alhajas.

En tanto, la mujer sostenía la llamada con el secuestrador de Norberto, su hijo Osvaldo, así como su esposo acudieron a la Fuerza Antisecuestros (FAS) de la Procuraduría capitalina para denunciar los hechos.

Ya en la dependencia, la tía del estudiante llamó a Osvaldo para informarle que había llegado a un acuerdo con el criminal.

La procuradora Ernestina Godoy reveló que se respetó la decisión de la familia de Norberto Ronquillo de no interferir en la negociación del secuestro.

No obstante, se activó el protocolo antisecuestro y se comenzó con la recopilación de información sobre lo ocurrido, solicitando las grabaciones de las cámaras de seguridad de la Universidad del Pedregal y la Ciudad de México.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario



WordPress Lightbox Plugin