La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) lamentó que en los últimos meses la discusión pública sobre el tema educativo se haya reducido a si la reforma educativa aprobada en 2013 debe mantenerse vigente o no.

Indicó que reducir el debate a dichos términos no permite atender la amplia problemática que entraña la educación en México.

Reconocieron que si bien existen muchas deficiencias que deben ser corregidas, “sería un error echar para atrás, algunos de los avances y los logros significativos conseguidos en los últimos 5 años en la materia” gracias a la reforma que la actual administración impulsó, indicó la Confederación.

Al respecto, dio a conocer cinco principios que consideran deben ser las directrices de la política educativa nacional:

  • Educación básica de calidad en todo el país y para todos los niños. Señalaron que la política educativa del futuro sexenio debe estar orientada a reducir las brechas en los resultados educativos. De lo contrario, lograr una verdadera movilidad social será imposible.
  • El alumno y su aprendizaje deben estar al centro del proceso. Enfatizan que toda la política educativa nacional debe enfocarse en mejorar el aprendizaje de los alumnos. Procurar al alumno el mejor proceso de aprendizaje posible de tal forma que las evaluaciones individuales reflejen esas mejorías.
  • Permanencia y profundización de la evaluación al alumno, de forma oportuna y accesible a los padres. Explicaron que uno de los aspectos que la reforma educativa intentó enfatizar fue la concentración en una educación de calidad. Para garantizar la calidad en la educación es indispensable una evaluación del aprendizaje que realizan los alumnos.
  • Evaluación a maestros como parte de su formación sólida y continua, con instrumentos para entender la práctica docente. Aseguraron que si se quiere garantizar la calidad de la educación, se debe privilegiar la calidad de la práctica docente. “La evaluación de los profesores debe continuar, repensando la posibilidad de ofrecer formación permanente. La profesionalización no debe experimentarse como un castigo, sino como la oportunidad de destacar y servir a sus comunidades”.
  • Profundización de los procesos de selección y promoción de maestros, directores y supervisores, basado en perfil y evaluación. Indicaron que se debe buscar un mejoramiento en el diseño de los perfiles y los procesos de selección, así como evaluar de manera rigurosa la efectividad de los procesos de promoción para garantizar que los candidatos a puestos de dirección tengan capacidad de liderazgo y un conocimiento profundo de sus escuelas.

Adicional mencionaron que también se debe garantizar que todas las escuelas del país cuenten con las condiciones materiales necesarias para aprender, por lo que es necesaria una mayor inversión en la modernización de la infraestructura y el equipamiento; implementar más programas que se apoyen en el uso de la tecnología, siempre y cuando tengan su efectividad esté comprobada; ampliar el Programa de Escuelas de Tiempo Completo, que sostuvieron ha demostrado tener un impacto positivo en el aprendizaje.

“Los impactos de la reforma educativa de 2013 no pueden reducirse al debate sobre su marco normativo. La verdadera transformación educativa es una tarea permanente e inacabada. No creemos que cancelar de tajo los cambios legislativos de 2013 en materia educativa abone a la tarea de mejorar la educación en México. Varios de esos cambios han representado verdaderos logros con respecto a la política educativa anterior”, indicó la Coparmex.

Finalizaron haciendo un llamado al Presidente Electo para que revise con detenimiento los logros de la reforma educativa, y a que se aboque a la implementación de los grandes pendientes.

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario


WordPress Lightbox Plugin