Para evidenciar que la democracia moderna ha perdido su energía, basta con mirar hacia atrás a la era de los jingles de campañas electorales alegres. La forma de arte dominó las elecciones de América a las Filipinas después de la segunda guerra mundial. Los partidos políticos australianos los utilizaron en la década de 1980. Es tentador creer que las campañas con melodías del pasado fueron más agradables que los asuntos angustiosos y apocalípticos de hoy. Lamentablemente, la fobia a la asunción de riesgos entre campañas los han matado en muchos países.

 

Los candidatos modernos pronto se aprovecharán de canciones populares (por lo general, con títulos monótonos como «Beautiful Day» o «New Sensation») antes que crear un original. Los ritmos tontos y autocomplacientes corren el riesgo de parecer indignos.

 

Sin embargo, un nuevo modelo de canciones de campaña está emergiendo lentamente. Una persona no afiliada puede lanzar una canción y, si toca es un hit, la campaña puede «adoptarla» para uso oficial. Las dos canciones que definieron la elección de Barack Obama para la presidencia, «Crush On Obama» y «Yes We Can», llegaron sin ser lanzadas por la propia campaña.

 

Lo mismo es supuestamente cierto a la canción la «Gracias a Dios por Silvio» de Italia, escrita por un fan de Silvio Berlusconi. Los seguidores de Jeremy Corbyn no necesitaban instrucciones para fusionar sus discursos con música grime o cantar su nombre con la melodía de una canción de White Stripes antes de las elecciones británicas del año pasado. La música en las campañas ha vuelto, pero suena mejor cuando los creadores actúan solos.

 

 

Este es el telón de fondo de la última campaña en México, donde las canciones políticas siguen siendo un elemento fijo. Recientemente, una canción logró 50 millones de vistas con un ritmo cantado por niños indígenas. Y a mediados de enero, apareció una canción pegadiza de reggaeton que rescata virtudes de José Antonio Meade, el candidato presidencial del partido en el gobierno, el PRI. Según la canción, Meade está «lleno de ideas y sueños», y «en busca de un futuro mejor, un trabajador incansable».

 

La campaña del PRI insiste en que no tuvo nada que ver con el simpatizante que escribió la canción. Sin embargo, al equipo le gustó tanto la canción que ahora suena en cada mitin de Meade. Incluso el videoclip con fina producción apareció en la cuenta oficial de YouTube del candidato.

 

 

Por su alguien pensaba que una sola canción de campaña de reggaeton era suficiente, este 18 de marzo apareció otra, esta vez respaldando al candidato de izquierda del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador. En el video con el nombre «Niña Bien», una votante indecisa, rica y voluptuosa entra a una iglesia y confiesa sus dudas a Dios.

 

Después de la comunión, comienza a bailar y cantar: «aunque soy una chica bien, voy a votar ya sabes quién». Ella invita a su audiencia a «cambiar el destino de nuestro país» y «sacar al PRI» del poder, mientras su horrorizada familia mira desde las bancas del recinto. En una parte de la canción, un sacerdote que baila le dice que «su voto es como su virginidad; no se la de a quienes defienden la impunidad». López Obrador, de 64 años, no aparece en el video aunque la protagonista aparece haciendo match con él en Tinder, una aplicación de citas.

 

El video pretende ser un esfuerzo de Almudena Ortiz-Monasterio, una estudiante de 18 años de la universidad ITESO en el estado de Jalisco. Por desgracia, ni siquiera las canciones de campaña están libres de noticias falsas. La prensa mexicana informó que en el ITESO no tenía registros de un estudiante con el apellido Ortiz-Monasterio. Las cuentas de las redes sociales de la mujer se crearon días antes del lanzamiento de la canción. Jorge Triana, legislador del Partido conservador Acción Nacional (que, escandalosamente, aún está por lanzar una canción de reggaeton para su candidato, Ricardo Anaya), tuiteó que el verdadero nombre de la actriz era Paulina Laborie. Laborie ha eliminado desde entonces su cuenta de Instagram.

 

Los mexicanos se han enamorado de una estrategia de reggaeton obsceno, pero ¿de qué campaña? México es un lugar conservador, especialmente Jalisco. Muchos encontraron el video irrespetuoso hacia la iglesia. Triana dice que tiene pruebas de que Morena lo creó, una afirmación que el partido rechaza enérgicamente. «No compartimos las ideas, ni la forma vulgar en que se expresan», dijo en un comunicado, y agregó que la canción era «parte de la guerra sucia» contra su candidato. Otros respaldaron la idea de que la canción es, de hecho, una conspiración de guerra sucia. Un comentarista dijo que «no sería extraño que se hiciera desde las oficinas del PRI-PAN» para desacreditar a López Obrador.

 

Eso es seguramente imposible. La canción está elaborada por expertos para entregar dos mensajes que la campaña de Morena ha estado desesperada por difundir. El primero es que López Obrador es un tierno candidato en lugar de uno amenazante. Y segundo, los mexicanos de clase media deben superar sus dudas sobre él y votar por el cambio que representa. Si la campaña es el verdadero cerebro detrás de la canción, debería sentirse satisfecho con su trabajo. Ha logrado algo profundo. Una vez más, aunque sea brevemente, la democracia vuelve a ser divertida.

 

Texto publicado en The Economist por R.E.

Foto. Especial

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario