Salvador Rangel Mendoza, obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, en Guerrero, dijo que las mujeres que son víctima de la inseguridad y violencia tienen parte de la culpa de lo que les sucede.

“Honestamente lo voy a decir, ¿cuántas mujeres de estas, asesinadas, no andaban precisamente en misa, ni andaban en la catedral?», afirmó.

Sobre el tema, expuso que no se trata de una situación que pueda considerarse como generalizada, por lo que dijo que hay que estudiar casos como el de la oftalmóloga que fue asesinada en Acapulco.

No obstante, señaló que en varios episodios, las mismas víctimas están íntimamente relacionadas con los hechos de violencia, pues dijo que algunas mujeres tienen la necesidad de involucrarse en ellos.

“Son mujeres (que) por la situación económica tienen que buscar el pan de cada día, y buscando el pan de cada día para ellas (y) su familia encuentran la muerte, van para sobrevivir y desgraciadamente encuentran la muerte, claro no es una situación generalizada”, dijo.

Entrevistado por la agencia Quadratín, el obispo condenó los asesinatos registrados en la entidad y lamentó que Guerrero sea reconocido por dicho tema.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario