En medio de reclamos por parte de la oposición, la Cámara de Diputados aprobó esta tarde, en lo general, el dictamen de reforma constitucional en materia de revocación de mandato y consulta popular.

El dictamen fue aprobado por mayoría calificada, es decir con 328 votos a favor, 153 en contra y dos abstenciones. Una vez aprobado, se procedió a su discusión en lo particular.

Entre otros puntos, el dictamen establece el derecho y la obligación de los ciudadanos de votar en los procesos de revocación de mandato del Presidente de la República. Asimismo, reduce el porcentaje del número de electores requerido para que éstos puedan solicitar al Congreso de la Unión la realización de consultas populares sobre temas de trascendencia nacional.

La oposición acusó que se estaba avalando una reforma que podría abrir la puerta a la reelección y que Morena quiere hacer historia como Venezuela y Bolivia. Morena y sus aliados les pidieron no temer ir a las urnas en 2021.

Al fundamentar el dictamen Miroslava Carrillo Martínez, diputada de Morena, expresó que la consulta popular con carácter revocatorio será la herramienta del pueblo para evaluar y, en su caso, cambiar a gobernantes, aquellos que desde el poder del Estado no cumplieron con su mandato constitucional.

María Muñoz, diputada del PRI, criticó el dictamen al considerar que Morena está dando a México un instrumento para una ratificación de mandato y no una revocación, lo que es problema conceptual porque están confundiendo una consulta con una elección.

«No caigamos en simulaciones disfrazadas de democracia participativa», planteó la legisladora. Advirtió que de aprobarse la reforma, debería entrar en vigor a partir de 2024 y aplicarse al Presidente que resulte electo a partir de ese año.

Por su parte Hector Yunes del PRI, sostuvo que la reforma no trata de abrir canales de participación a la sociedad, sino de pervertir a la democracia, institucionalizar el culto a la personalidad y perpetuar a una persona en el mando de la nación.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario