El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no se reuniría con los integrantes de la Marcha por la Paz, con Justicia y Dignidad encabezada por Javier Sicilia y la familia LeBarón porque no quería hacer show. Y, sin embargo, sin reunirse con ellos, hubo show.

Afuera de Palacio Nacional, sus simpatizantes les gritaron de todo a Sicilia, LeBarón y quienes los acompañaron cuando llegaron después de tres días de caminar desde Cuernavaca pidiendo reunirse con el presidente para solicitar que se visibilicen las víctimas del crimen organizado en México. Pero no. López Obrador no los recibió.

¡Qué suertudo es AMLO que puede salirse con la suya, ignorar a víctimas del crimen organizado, dejar que sus simpatizantes los insulten, y aun así, seguir siendo el político popular de México!

En el show que sí hubo adentro de Palacio Nacional durante la mañanera del lunes, el presidente López Obrador se dijo sorprendido de que ni Sicilia ni LeBarón hubiesen cuestionado a Felipe Calderón por haber iniciado la guerra contra el crimen organizado. Los llamó hipócritas, conservadores y corruptos. Esto aun cuando hay múltiples videos de ocasiones en que cuestionaron a Calderón e incluso pidieron que despidiera a Genaro García Luna como encargado de la Secretaría de Seguridad.

Pero, como el presidente López Obrador es un político suertudo, no tiene una figura opositora que lo cuestione a él como en su momento él cuestionó las acciones de los presidentes Fox, Calderón y Peña. Puede darse el lujo de tener un relativismo moral. Puede decir que él da abrazos, no balazos y tener al frente de la seguridad a un hombre que habla de puntos de inflexión cuando en esa misma semana sueltan al hijo de El Chapo. ¿Y su popularidad? sigue viento en popa.

Sus simpatizantes pueden olvidarse de la furia que desató Calderón cuando, como presidente, victimizó dos veces a los jóvenes asesinados en el Tec de Monterrey, a quienes señaló erróneamente como sicarios. Ahora López Obrador y sus simpatizantes califican de interesados en desestabilizar al gobierno a quienes marchan pidiendo justicia y dignidad para sus muertos. Difícil de entender una reacción así viniendo de quien dice ser un líder social de las causas de los desfavorecidos.

El presidente es muy suertudo porque puede presumir que no hay desabasto de medicamentos y que además la atención médica va a ser gratuita, a pesar de que en las calles hay padres rogando ayuda al Estado para que la salud de sus hijos con cáncer no sea puesta en juego por la falta de metotrexato. Dice una cosa aun cuando es claro que sucede otra pero, como no hay figuras de peso para cuestionarlo, el presidente suertudo, va derecho y no se quita.

Existen múltiples testimonios de quienes se han quedado sin atención de salud por la desaparición del Seguro Popular y el desorden en que entró en vigor el INSABI, pero lejos de corregir el rumbo, las figuras que esperaríamos fueran contrapeso –los gobernadores de oposición, los del PRI – se alinean y le dicen “Sí señor presidente” a AMLO, e inscriben a sus estados en el INSABI sin cuestionar las fallas.

¡Qué suertudo es el presidente López Obrador!

 

Columna completa en El Universal

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario


WordPress Lightbox Plugin