La Unión Europea (UE) y Reino Unido aseguraron este martes que es «posible» llegar a un acuerdo sobre el Brexit esta semana, y con ello alejar el temido divorcio sin acuerdo previsto para el próximo 31 de octubre, aunque todavía quedan puntos por acordar.

«Las conversaciones no han parado durante el fin de semana y lunes y aunque parezca cada vez más difícil es posible lograr un acuerdo esta semana», dijo el negociador europeo Michel Barnier a su llegada a una reunión con ministros de la UE para informarles sobre la situación.

Desde Luxemburgo, el ministro británico para el Brexit, Steve Barclay, que no estaba invitado a la reunión de los ministros de Asuntos Europeos, también consideró «muy posible todavía» un acuerdo, precisando que las «discusiones siguen en curso».

Barnier debe reunirse así en el Gran Ducado con Barclay, su contraparte en las negociaciones, para intentar avanzar de cara a la cumbre de mandatarios europeos de jueves y viernes, que se espera sea clave a dos semanas de la fecha límite del Brexit.

El canciller irlandés, Simon Coveney, destacó también los avances, pero advirtió que la negociación tiene que progresar «de forma significativa» este martes, si se quiere llegar a un acuerdo que Barnier pueda presentar a la UE el miércoles antes de la reunión de mandatarios.

El primer ministro británico, Boris Johnson, tiene como «prioridad» sacar a su país de la UE ese día, tres años después del referéndum en el que los británicos votaron a favor de abandonar el bloque, confirmó la reina Isabel II al presentar el programa gubernamental la mañana de ayer.

Johnson heredó de su predecesora Theresa May, que no logró que el Parlamento británico aprobara su acuerdo cerrado en noviembre con sus 27 socios europeos, el principal problema: cómo evitar una frontera para bienes entre Irlanda, país de la UE, y la británica Irlanda del Norte.

Los dos puntos de desacuerdo son la manera de evitar la aplicación de controles aduaneros y el derecho de control dado a las autoridades de Irlanda del Norte sobre el acuerdo de divorcio, que debe salvaguardar el mercado único europeo y los acuerdos de paz de Viernes Santo de 1998.

Para los europeos, «Reino Unido va a convertirse en un nuevo competidor a las puertas de Europa», tal y como aseguró este martes la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, para quien la UE se enfrentará «al desafío de ser competitiva y asumir su responsabilidad geopolítica».

El viernes, ambas partes decidieron intensificar las negociaciones para intentar alcanzar un acuerdo esta semana, que pueda ser ratificado tanto por Westminster como por la Eurocámara antes del 31 de octubre, plazo difícil de respetar, según fuentes diplomáticas.

Johnson tiene como límite el 19 de octubre para lograr un acuerdo, según la ley aprobada por su parlamento contra su opinión que le obliga a pedir entonces una nueva prórroga del Brexit, la tercera desde marzo de 2019 y algo a lo que se muestra reticente.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario



WordPress Lightbox Plugin