Tag

ADVERSARIOS

Browsing

Esta mañana, durante su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a asegurar que sus adversarios, los «conservadores», están moralmente derrotados, por lo que están buscando todas las posibles fallas o errores del gobierno, para emprender toda una campaña de señalamientos.

Indicó que esas campañas las ponen en marcha ya que quieren articularse y agruparse de nueva cuenta: «quieren constituirse en un grupo reaccionario, como los que ha habido cada vez que se lleva a cabo una transformación en nuestro país».

En ese sentido llamó a todos los colaboradores del gobierno a que no se de ningún motivo de crítica, además de que se debe ser respetuosos.

Reveló que él mismo se ha tenido que autolimitar mucho, pues dejó entrever que podría responder y reaccionar de distinta manera a las críticas que se le han hecho.

Sin embargo dijo, las críticas se debe a las circunstancias y a que su gobierno va bien, «se va avanzando sin confrontación, sin desgastes, desde luego sin agresiones mayores, sin violencia y se está llevando a cabo una transformación profunda».

Al respecto dijo, los que se sentían dueños de México, los que no pagaban impuestos, los que tenían de empleados a los funcionarios públicos están enojados y no saben qué hacer.

El tema salió luego de que AMLO fuera cuestionado sobre la renuncia que presentó este fin de semana Pedro Salmerón al Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM). Lamentó  la renuncia y reiteró que es uno de los mejores historiadores de México.

Sin embargo dijo, aunque lo considera un extraordinario intelectual, consideró que hay que evitar la confrontación, e ir al cambio por el camino de la concordia, por lo que lamentó el texto que escribió en relación a la muerte de Garza Sada.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionados sobre cuál era el mensaje que le dejó ver la noche el 15 de septiembre, un Zócalo lleno de personas que lo apoyan y que le manifiestan su confianza para sacar a México adelante.

AMLO recordó lo que le dijo un joven el día que tomó posesión: no tienes derecho a fallar. «Me fui con eso, y lo mencioné en el Congreso. Y ese es el compromiso que tengo, estoy muy consciente: no puedo fallar, no debo fallar».

Adicional, el mandatario indicó que no se le olvida de dónde viene, por lo que lucha, lo que le ayuda a no dejarse atrapar por la parafernalia del poder y a no marearse; señaló que ha procurado actuar con el protocolo republicano, no el de su «alteza serenísima, sino el de Siervo de la Nación, de Morelos».

Insistió en que el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás.

Añadió que el pueblo de México es extraordinario, ya que en los momentos más difíciles siempre ha contado con el apoyo de la gente. Dijo que amor con amor se paga, por lo que los mexicanos deben estar seguros de que no les va a fallar y va a seguir trabajando para sentar las bases de la transformación que tanto necesita el país..

Fue en ese punto donde afirmó que le gustó mucho un replanteamiento que hicieran algunos adversarios quienes han señalado que es momento de una reconciliación. «Yo les tomo la palabra, creo que necesitamos la unidad», planteó AMLO.

Dijo que debe haber unidad si lo que se busca es que progrese el país con justicia, que haya crecimiento con bienestar, que haya justicia con libertades, en garantizar la libre manifestación de las ideas, el derecho a disentir, el que nunca se piense en el autoritarismo, en la mano dura, sino por el contrario construir una auténtica democracia.

«Sería muy aburrida la vida si todos pensáramos de la misma forma. La democracia es pluralidad, es discrepancia, es debate, pero al mismo tiempo es unidad y es respeto», remató López Obrador.

Al cerrar el mensaje que ofreció este domingo en Palacio Nacional en el marco de su Primer Informe de Gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que se logrará sacar al país adelante trabajando coordinadamente en todo el gobierno, cerrando filas por el bien de México.

Señaló que la transformación del país se logrará no permitiendo el contubernio entre la delincuencia y la autoridad.

«Cero impunidad, separando muy bien, marcando la línea, la frontera, por un lado la delincuencia y por otro lado la autoridad, nada de mezclar delincuencia con autoridad. Eso se termina. El que se meta a proteger a delincuentes va a ir a la cárcel sin derecho a fianza. Ya no hay influyentismo», dijo AMLO.

López Obrador enfatizó que es mucho lo alcanzado en los primeros nueve meses de su gobierno, basado todo en los ideales de honestidad, justicia, legalidad y democracia.

Indicó que con lo conseguido hasta ahora bastaría para demostrar que no se está viviendo un mero cambio de gobierno, sino un cambio de régimen, y que el país no no ha sido ni será más lo que fue en el pasado: «está en marcha una auténtica regeneración de la vida pública de México».

AMLO sostuvo que su gobierno ha contado con suerte, pues la transformación que se ha estado haciendo ha enfrentado poca confrontación y no ha habido violencia política.

En ese sentido, López Obrado reconoció que no ha dejado de existir, ni quiere que desaparezcan, las protestas legítimas de los ciudadanos, ni los reclamos de sus adversarios, quienes dijo, se oponen a cualquier cambio verdadero.

«Están nerviosos o incluso fuera de quicio; sin embargo, no han podido constituir, y esto lo celebramos y toco madera, para que no se pueda crear un grupo o una facción con la fuerza de los reaccionarios de otros tiempos. Además, lo digo con respeto, no quiero que se entienda como un acto de prepotencia o una burla, es lo que estoy percibiendo: están moralmente derrotados», dijo AMLO seguido de aplausos de los presentes.

El mandatario insistió en que sus adversarios están moralmente derrotados porque no han tenido la oportunidad de establecer un paralelo entre la nueva realidad y el último periodo neoliberal, caracterizado por la prostitución y el oprobio.

Indicó que mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación, y están contentos. Bromeó recordando su polémica declaración: feliz, feliz, feliz. Incluso dijo, los empresarios están cooperando con mayor compromiso social, invierten, crean empleos, aceptan utilidades razonables y pagan sus contribuciones.

AMLO finalizó diciendo que todo el cambio que se vive en el país lo mantiene optimista, aunque no aflojará el paso, pues insistió en que el poder es humildad y deber, y él no tiene derecho a fallar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado este jueves sobre qué se planea hacer con el personal que pese al cambio de administración sigue trabajando en el gobierno, y que sigue reportando lo que sucede a sus exmandos tales como Eduardo del Río o Vanessa Rubio, todos colaboradores del presidente Enrique Peña Nieto.

AMLO dijo que, si bien es un asunto que deben atender los responsables de área, su recomendación es que estos colaboradores cumplen, si son profesionales y honestos, deben de continuar en sus posiciones. Pero si están maleados, no trabajan y son deshonestos, lo mejor sería no tenerlos como servidores públicos.

«Eso lo están viendo los responsables de las secretarías. Lo que nosotros queremos es que no haya corrupción, no haya influyentismo», dijo López Obrador.

Sobre el aspecto de que se filtre información desde las dependencias, AMLO dijo que no ve el hecho como algo «tan delicado», pues «el que nada debe, nada teme».

Relató que ha habido ocasiones en que sostiene reuniones y se cuida que no haya alguien grabando, aunque para él es algo que debe importar, ya que todo lo que se dice debe ser de dominio público; insistió en que la vida pública tiene que ser cada vez más pública.

Fue en ese punto donde reveló que en días pasados, en una de las salas de Palacio Nacional se encontró una cámara que estaba grabando todo lo que sucedía ahí. .

Al ser cuestionado al respecto, AMLO dijo que no era en su despacho, sino en una de las salas donde hay reuniones de grupos. «¿Y qué logran con eso, si lo que hablamos es completamente legal, transparente, no hay nada que puedan utilizar en contra nuestra?», remató AMLO.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dice que el país va muy bien. Habla de “un ánimo distinto, es un ambiente nuevo, aunque digan lo contrario nuestros adversarios en México hay alegría, hay entusiasmo, es otro país, es otro humor.” Ese ha sido el tono de sus conferencias mañaneras de la semana. Aunque ya lleva meses diciendo que vamos requetebién.

Cuestionado sobre el desabasto de medicamentos; complicaciones económicas; la falta de crecimiento; la inseguridad, el presidente considera que se trata de campañas de desinformación de sus adversarios que actúan así porque tienen mal humor, el cual, considera el presidente, se les va a ir quitando. “Se van a ir alegrando junto con millones de mexicanos que estamos celebrando este cambio verdadero, esta transformación”, declaró el presidente.

La gran premisa transformadora del presidente tiene que ver con la austeridad. No vivir en Los Pinos; no usar la caravana de suburbans blindadas con varios miembros del Estado Mayor Presidencial para manejarlas, abrir las puertas, quitar a quienes le estorben en su camino; no usar el avión presidencial y subirse en avión comercial como cualquier otro mexicanos y un largo etcétera, muy simbólico, caracterizan la transformación presidencial.

La austeridad per se no necesariamente es positiva. Si nos vamos a un ejemplo extremo, al concluir la Primera Guerra Mundial, las medidas de austeridad que se vieron obligados a adoptar los alemanes para pagar las reparaciones de la guerra fueron una de las causas principales del ascenso de Hitler al poder y del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Pero la misma austeridad ha sido la causa de grandes problemas políticos actualmente en Grecia y en Italia, cuyo Primer Ministro acabó renunciando ayer, justamente por no poder seguir manejando el barco italiano entre las aguas del populismo y la austeridad de la Liga y el Movimiento de las Cinco Estrellas.

En México pocos estarían en desacuerdo con el diagnóstico de que el despilfarro público ha ido creciendo sexenio con sexenio y que había que ponerle un alto. Pero ese alto debe de hacerse tomando en cuenta que no queremos un país en el que todos tengamos lo mismo, en menores cantidades, sino todos lo mismo en mayores cantidades.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dice una y otra vez que los bienes materiales no debieran ser lo que nos incentive. Que debemos ser más humanistas. Que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

Eso suena bien, pero al final del día, hay (somos) muchos mexicanos que queremos lo mismo que el propio presidente tiene: la oportunidad de acudir a un médico especialista de primerísima calidad en el momento de una complicación cardiaca como la que él tuvo y pudo ser atendido por el Dr. Félix Dolorit de un hospital del sur de Miami antes de ser presidente y no sabemos si aun conserva. Esperemos que mantenga cuidados de primera.

También sería positivo que todos los mexicanos pudieran enviar a los hijos a un campamento de verano como Santa Úrsula en San Luis Potosí, considerado uno de los mejores campamentos del país que tiene 17 hectáreas bardeadas con un costo de 40 mil pesos por semana, como al que acudió el hijo menor del presidente estas vacaciones. Y, sin duda, sería una aspiración legítima contar con un departamento de 300 metros cuadrados, como el que se le acondicionó al presidente en Palacio Nacional.

COLUMNA COMPLETA EN EL UNIVERSAL

Luego de que ayer hiciera un llamado al Poder Judicial a que no se aplique la ley de manera facciosa en el caso de sus adversarios o quienes lo atacaron en el pasado, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre las nuevas acusaciones que hace Carlos Ahumada.

Y es que ayer el abogado de Carlos Ahumada dijo el mismo juez que lleva el caso de Rosario Robles, el juez sobrino de Dolores Padierna, lleva un caso en contra de su esposa, por lo que acusaron persecución.

«¿No queda mal este asunto aparentando que sí hay una especie de venganza?» se le preguntó al presidente. «Pues sí, pero vuelvo a repetir, no es nuestra práctica, no procedemos nosotros de manera facciosa, no somos iguales», reviró el presidente.

Acusó que como los conservadores son muy hipócritas, piensan que todos son así, e hizo un llamado a sus adversarios a que vayan entendiendo que no son iguales. Dijo que este gobierno no tiene doble discurso ni son hipócritas.

Añadió que son sus adversarios quienes con el fin de afectarlos, se dedican a difundir mentiras o noticias falsas.

Dijo que los conservadores y sus voceros, que además de corruptos y mentirosos, se dedican a esparcir noticias falsas, como lo que se dijo que de que él aparecía en la portada del libro de historia o que están modificando el marco legal para el funcionamiento de la Comisión de los Derechos Humanios,

«Pero diario, son muy mentirosos, mentecatos, con todo cariño…», remató el presidente.

Esta mañana durante su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre el hackeo a la cuenta oficial en Twitter de la Fiscalía de Jalisco desde donde se lanzaron amenazas en contra de él y de la de su familia.

Se le cuestionó sobre si dichas amenazas lo llevarían a reforzar su seguridad, y si mantenía su opinión sobre la oposición a su gobierno, quienes ha dicho se han portado bien y no han incurrido en temas de violencia.

AMLO respondió que en términos políticos hay una oposición, la cual calificaría como «responsable», y reconoció que en una democracia tiene que haber oposición, y tiene que garantizarse por parte de la autoridad el derecho a disentir.

En ese sentido dijo, se está construyendo una auténtica democracia, no una dictadura.

«No hemos tenido problemas mayores, los conservadores no han podido conformarse como un grupo reaccionario, como ha sucedido en otras transformaciones. Les diría que está hasta demasiado tranquilo, y lo celebro, que nos den trato de adversarios a vencer, no de enemigos a destruir. Por eso mi reconocimiento», expresó López Obrador.

Sobre las amenazas que se publicaron, dijo que son parte de la responsabilidad que tienen, sin embargo aclaró, tiene su conciencia tranquila, y no es cobarde. «Soy un ser humano, ya lo he dicho, que tiene miedos como todos, pero no soy cobarde y no voy a dar ni un paso atrás en el propósito de transformar al país, ni un paso atrás, ni siquiera para tomar impulso».

López Obrador finalizó reiterando que la 4T va hacia adelante, por lo que su llamado siempre será a la no violencia, y a que todos los mexicanos se porten bien, pues sólo siendo buenos se podrá ser felices.

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre la supuesta cancelación de apoyos a la Olimpiada Mexicana de Matemáticas para el segundo semestre del año.

El presidente dijo que era falsa la información que comenzó a circular en redes, y señaló que todas las acusaciones que se hacen en contra de su gobierno provienen de sus adversarios, quienes dijo, se la pasan inventado cosas.

Al ser consultado sobre si habrá fondos suficientes para la competencia, dijo que sí.

«Ya hasta me da flojera, la verdad, pero te contesto de que no hay ningún problema, no se van a quedar sin recursos», dijo AMLO.

Al respecto recordó que, hace poco, le solicitaron al gobierno un apoyo para que jóvenes mexicanos participara en un seminario internacional que se llevó a cabo en China, a lo que le pidió al secretario de Comunicaciones y Transportes que se hiciera cargo, lo que permitió que sacara primeros lugares.

«Se está ayudando mucho, como nunca, a la ciencia, a la tecnología, a la educación; lo que pasa es que hay inconformidad con los que manejaban todos estos programas y era un tinglado burocrático que se fue creando y todo el apoyo se quedaba en estas instituciones; ahora ya no se entregan estos fondos a todas estas oficinas que fueron creando y se apoya de manera directa», añadió AMLO.

Finalmente, López Obrador dijo cuestionado sobre las versiones que señalan que Alejandro Moreno «Alito» era su gallo en la elección interna para renovar la dirigencia nacional del PRI, dada la cercanía que mantiene con el exgobernador.

«Pues también me da flojera. No, no me meto en eso», se limitó a contestar.

Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre cómo toma el “golpeteo” que sufre su gobierno, por parte de adversarios que critican y cuestionan las decisiones de su administración.

“Yo les diría que hay resistencias al cambio, pero hay normalidad política, no son resistencias que pongan en riesgo la transformación”, señaló AMLO.

Indicó que el país está caminando hacia la transformación, por lo que reiteró que trabajan para que, en diciembre próximo, se terminen de sentar las bases de la 4T.

Dijo que tiene prisa en sentar las bases de la nueva República, para que si regresara el “conservadurismo corrupto” al poder, les cueste trabajo dar marcha atrás a lo que ya se ha logrado.

Ejemplificó los cambios que se han logrado, tales como finalizar la condonación de los impuestos; hacer delito grave la corrupción; desterrar el fraude electoral y que se respete el voto.

Pese a las críticas que se le hacen a su gobierno, dijo que sus adversarios se han “portado bien”, pues el cuestionamiento no pasa de la crítica en medios, lo cual dijo, no tiene mucho efecto, además de que no detiene la transformación.

Destacó que la transformación se está logrando de manera pacífica, pues si bien las tres transformaciones que ha habido en la historia de México se han tenido que hacer con las armas, en esta ocasión se está llevando a cabo de manera pacífica, además de que se trata de una revolución de las conciencias.

“No es cualquier cosa, no es un simple cambio de gobierno, es un cambio de régimen; por eso yo siento que vamos muy bien, no ha habido mayor problema, se garantizan las libertades”, enfatizó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que las medidas implementadas por su administración en Petróleos Mexicanos (Pemex) han permitido que no sólo se haya detenido la caída en la producción del petróleo, sino que además se estabilizó.

“Si no hubiésemos intervenido estaríamos, de acuerdo a la tendencia, con una producción de un millón 300, un millón 400 mil barriles diarios y tenemos un millón 670 mil barriles; puede ser que de un mes a otro haya bajado 20 mil barriles, pero no es la caída que se estaba dando”, argumentó.

De acuerdo al mandatario, a algunas personas les cuesta trabajo reconocer que están saliendo bien las cosas. Dijo que se acabó el tráfico de contratos y las compras con sobreprecio.

López Obrador reiteró que actualmente su gobierno lleva a cabo una “limpia en general” en Petróleos Mexicanos. “Yo sí puedo decirles que se acabó la corrupción en Pemex, ya no hay corrupción en los mandos superiores”.

Es decir, “lo que costaba mil millones de dólares ahora se paga en 700 millones. Traemos un ahorro en la operación de Pemex de hasta el 30 por ciento, esto es trabajos de exploración, de perforación”.

El presidente López Obrador se dijo optimista porque su administración está logrando el rescate de Pemex, pese a que sus adversarios pensaron que no podrían, y cuestionó que se publique información negativa sobre la producción petrolera.

Al hacer referencia al combate al robo de combustible, el llamado ‘huachicol’, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) presumió este miércoles que se ha logrado reducir de 80 mil barriles diarios de robo a cuatro mil.

Fue en ese punto donde reveló que durante “la crisis” de desabasto vivida a inicios de año, se llegó a tener reservas de gasolinas sólo para una semana.

Explicó que no lo reveló por una “cuestión estratégica” y también porque como gobernante tiene que “andarse cuidando”, ya que a los conservadores no les importa nada, ni les preocupa que le vaya mal al país.

Indicó a que diferencia de ese tiempo, ahora se tienen reservas para 20 días, combustible suficiente en el país.

Incluso dijo que valora mucho la prudencia en las relaciones internacionales, pues si en las condiciones actuales, se decidiera no venderle gasolinas a México, no podríamos aguantar.

Dijo que de ahí nace la necesidad de construir la refinería, pues no es un asunto nada más económico, sino un asunto de seguridad nacional y de soberanía.

AMLO aprovechó para decir va a seguir cuestionando por la doble moral de sus adversarios, pues son muy hipócritas. “Esa es su verdadera doctrina, la hipocresía”.

Incuso criticó que muchos se han molestado cuando habla de los ‘fifís’, refiriéndose a los de arriba, pero “como hay mucho aspiracionismo ya todo mundo también se siente fifí, pues no, qué van a ser fifí, o sea, no cualquiera es fifí”.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, habló acerca de la caída de ocho lugares de México en el índice de confianza de Inversión Extranjera Directa y dijo que eso es un “invento” de sus adversarios que quieren, afirmó, que le vaya mal a su gobierno.

El Jefe del Ejecutivo insistió en que la economía del país va bien, pues el peso no se ha devaluado.

Además, afirmó que no se está ahuyentando la inversión extranjera y argumentó que empresas como Nestlé, Pepsico, Coca Cola y la agencia BlackRock, entre otras, le han ofrecido invertir en nuestro país.

«¿Entonces de dónde sale que se cayeron ocho lugares y hubo fuga de capitales?», cuestionó.

«Yo sostengo que está muy bien la economía», añadió.

AMLO señaló que en Veracruz, Nestlé ofreció realizar una inversión de 500 millones de dólares.

Además, el mandatario nacional afirmó que el gerente mundial de Coca Cola llegó al país para ofrecerle una inversión: «Ellos van a dar a conocer la cantidad de inversión», informó.

AMLO subrayó que el gerente mundial de Pepsi también ofreció para México una inversión de 4 mil millones de dólares en el país.

Finalmente, el mandatario también afirmó que está presente el compromiso con el fondo de inversiones más grande del mundo, Blackrock, quien invertirá en nuestro país. Incluso realizará próximamente un congreso.

Fue este martes que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a retomar el tema económico y cómo su gobierno trabaja en ese rubro.

“La parte económica. Es buena la recaudación, no tenemos problema, no se nos ha caído la recaudación (…) el peso, muy bien”, dijo AMLO.

Adelantó que luego de las declaraciones anuales, hubo la manifestación de pago de impuesto en un 12% más con relación al año pasado.

Detalló que el gobierno registra ingresos fiscales por un billón 400 mil millones hasta ahora, mientras que han ejercido un billón 300 mil; al respecto dijo que el gobierno tiene un “colchón” de cien mil pesos.

Sobre las acusaciones que le hacen sus adversarios sobre que dichas cifras dejan ver el subejercicio en el que ha incurrido su gobierno, AMLO dijo que no. “Son ahorros y esta disciplina nos permite estar tranquilos porque no va a haber déficit, no vamos a gastar más de lo que ingrese y no vamos aumentar la deuda en términos reales”.

Sobre el comportamiento de la moneda mexicana, López Obrador dijo que el peso, muy bien. Indicó que pese a las presiones internacionales que hay en los mercados por la negociación comercial que sostienen Estados Unidos y China, el peso sigue bien.

Aunque hasta ahora el comportamiento de la economía va por buen rumbo, AMLO dijo su gobierno no va “cantar victoria”.

Remató diciendo que el crecimiento económico, va avanzando y tienen la apuesta en muy buenos términos con nuestros adversarios, analistas, expertos, que han dicho que no va a crecer la economía. “El tiempo lo dirá”, finalizó.

WordPress Lightbox Plugin