Tag

aranceles

Browsing

A diferencia de lo expresado en Ojinaga, Chihuahua, en donde dijo que había sido una crisis, de visita por Ciudad Cuauhtémoc, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se refirió a la reciente negociación con Estados Unidos como una «situación poco delicada».

Señaló que se pasó por una situación poco delicada porque había la intención del gobierno de Estados Unidos de cobrar tarifas a lo que se produce en México y se vende en Estados Unidos. Calificó dicha decisión como unilateral e injusta.

Indicó que dicha decisión del gobierno de Donald Trump se debió a que consideran que ha crecido el número de migrantes que llegan a su país luego de atravesar México.

«Lo cierto es que hay una gran crisis humanitaria en Centroamérica y mucha gente por necesidad se ha echado a andar a buscarse la vida a Estados Unidos y pasan por nuestro territorio. Les puedo decir que el 80 por ciento de los migrantes son centroamericanos», sostuvo el mandatario.

Sin embargo, como lo ha venido diciendo los últimos días, AMLO aseguró que México no puede darles la espalda o maltratar a los migrantes, ni mucho menos violar sus derechos humanos. Hizo un llamado a no actuar de manera mezquina.

«Eso se llama xenofobia, el que se rechace al extranjero, les diría yo que es hasta anticristiano. Si han leído La Biblia saben la recomendación que se hace de no maltratar al forastero, tenemos siempre que darles buen trato a todos los seres humanos, hayan nacido en cualquier parte del mundo, en cualquier parte del universo», refirió.

Celebró que la dificultad se resolviera, debido a que extendieron la mano abierta y franca al gobierno de Estados Unidos, pues no quiere pelearse con el presidente Donald Trump.

Indicó que dicha situación deja una enseña al pueblo de México: promover la autosuficiencia alimentaria. Dijo que se tiene que fortalecer el mercado interno y apoyar las actividades productivas en México.

“Debemos de ser autosuficientes porque, si no nos venden alimentos o se encarecen los alimentos que compramos afuera, vamos a padecer en México; pero si somos autosuficientes en maíz, en frijol, en arroz, en carne, en leche –que no lo somos, tampoco en gasolina– si producimos en México lo que consumimos nos van a hacer lo que el viento a Juárez”, remató.

Durante su visita a Ojinaga, Chihuahua, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró que la crisis que generó la amenaza de aplicar aranceles a los productos mexicanos que llegan a Estados Unidos haya pasado.

Pese a que durante los días de negociación indicó que no había problema alguno y que se encontraría una solución, ahora AMLO dijo que sí «fue una crisis, así lo sostengo, pasajera, transitoria».

El mandatario afirmó que no se cayó en la trampa de la confrontación, pues su gobierno siempre apostó por el diálogo ya que no buscan una pelea con el gobierno de Donald Trump y mucho menos con el pueblo de los Estados Unidos.

Celebró que se haya llegado a un arreglo para que se atendiera el fenómeno migratorio, que era lo que Estados Unidos buscaba. Dijo que México va a ayudar a los migrantes invirtiendo en el sureste del país, además de que están promoviendo un programa para que haya desarrollo en los países de Centroamérica, que es de donde provienen la mayoría de los migrantes  que buscan llegar a EUA.

Sostuvo que en los países de Centroamérica hay crisis económica y de bienestar social, por lo que la gente se ve obligada a emigrar.

«Nosotros estamos planteando que haya desarrollo para que se generen empleos en los lugares de origen de la gente, para que así no haya necesidad de emigrar. Hay que atender las causas de la migración y eso es lo que vamos a llevar a cabo. Ya se inició un plan con ese propósito en el sureste de México y nos vamos a poner de acuerdo con los gobiernos de Centroamérica. Todo esto lo vamos a hacer respetando los derechos humanos, no debemos de maltratar a los migrantes», señaló el presidente.

Finalizó su mensaje celebrando que Trump haya aceptado el acuerdo migratorio, pues dijo que a México no le conviene «el pleito, no nos conviene la confrontación. Lo cortés no quita lo valiente».

Al comparecer ante la Comisión Permanente del Senado, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, afirmó que México estará listo para responder con una lista de aranceles de represalia si Estados Unidos aplica unilateralmente tarifas a los bienes mexicanos.

La funcionaria agregó que, de concretarse las medidas económicas, el país también iniciaría procedimientos de defensa bilaterales y multilaterales bajo las normas del aún vigente Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ante los legisladores, la funcionaria federal señaló que México mantiene una relación compleja y cotidiana con Estados Unidos, pues todos los días, en distintos ámbitos de la relación, se entablan negociaciones y todos los días se logran avances en la relación.

Márquez Colín insistió en que pese a tener disponibles diversos instrumentos legales para defenderse, los mecanismos no suelen ser tan rápidos como para frenar una amenaza de imposición de aranceles en una semana, que fue el tiempo que el presidente Trump dio desde que anunció su decisión y la fecha en que entrarían en vigor las tarifas.

Enfatizó que una vez que llegaron a Washington para negociar, se reunieron con distintas autoridades, congresistas, grupos de investigación y socios comerciales, aunque reconoció que la discusión se centró en la parte migratoria.

«Los organismos empresariales de ambos lados de la frontera apoyaron la postura mexicana de no mezclar los temas de migración y aranceles», subrayó la secretaria.

En el marco de la discusión que se ha generado a raíz del acuerdo entre México y Estados Unidos, El Universal presentó su más reciente encuesta en la que reporta el sentir de los mexicanos respecto al fenómeno migratorio.

56.8% de los encuestados no está de acuerdo con que el gobierno permita la entrada de migrantes indocumentados y les dé refugio, mientras que 37.2% apoya la medida.

Al ser consultados sobre cuál debe ser la posición del gobierno mexicano ante el arribo de migrantes ilegales a nuestro país, el 44.4% de los consultados consideran que deben ser expulsados inmediatamente.

En contraste, 36.9% opina que el gobierno federal debe dejarlos en libertad hasta que se resuelva, mediante un juicio, si pueden ser refugiados o no. 9% considera que se les debe permitir el libre tránsito por el país sin ponerles condiciones. 5.2% opina que deben ser encarcelados por transgredir las leyes mexicanas.

Sobre lo expuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acerca de que México daría visas de trabajo a los migrantes centroamericanos, 53.7% no está de acuerdo con dicha decisión, y 42.1% apoya al mandatario.

Sobre si al final del plazo acordado, Estados Unidos decidiera imponer aranceles a los productos mexicanos que entren a su país, el 57.3% de los encuestados indicó que México debe responder con una medida similar para estar en “igualdad de circunstancias”.

26% considera que implementar aranceles a los productos estadounidenses sería una buena medida para negociar con Trump.

El presidente Donald Trump volvió a amenazar este miércoles a México respecto al tema migratorio y las acciones que se comprometió a hacer para enfrentar la llegada de migrantes a su país.

Desde La Casa Blanca, en una conferencia que ofreció al recibir al presidente de Polonia, Andrzej Duda, el mandatario estadounidense dijo que si nuestro país no logra detener el flujo migratorio vendrá un «fase dos», que describió será «mucho más difícil».

“Si México hace un gran trabajo entonces no vamos a tener muchas personas viniendo. Y si no lo hacen, entonces tenemos la fase dos. La fase dos es muy dura. Pero pienso que va hacer un buen trabajo”, declaró el presidente.

Tras su declaración, el mandatario fue cuestionado a qué se refería con una “fase dos”, pues no especificó si sería en cuanto a medidas comerciales para presionar a nuestro país, o bien en cuanto a acciones que se tomarían por parte de ambos gobiernos para enfrentar el problema.

Se limitó a responder “la fase dos es una fase mucho más dura, mucho más dura”.

Sin embargo, analistas apuntan que la “fase dos” de la que habló el republicano se podría tratar de medidas de presión, pues el mismo Trump indicó que jamás se habría llegado a un acuerdo si él no hubiera hablado de la imposición de aranceles.

Trump enfatizó que México se puso a la altura de las circunstancias respecto a la emergencia en la frontera, en gran parte por lo de los aranceles que anunció.

Aprovechó para decir que mantiene una excelente relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), e insistió en que nuestro país tiene leyes migratorias muy fuertes, comparadas con las de su país, las cuales afirmó “no sirven”.

Concluyó diciendo que ahora México está haciendo más que los propios demócratas en materia migratoria.

En un mitin en la alcaldía de Gustavo A. Madero, donde dijo, llevaba seis años sin visitar debido a que no se lo «permitían», el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habló sobre el acuerdo que se alcanzó con Estados Unidos.

Reconoció que el país acaba de pasar por una situación difícil, porque de manera unilateral, el gobierno de Donald Trump querían imponerle a México impuestos a sus mercancías, los aranceles que iban a comenzar ayer con un 5%, y que iban a ir aumentando hasta llegar al 25%.

«Nos iba a afectar, ¿por qué no reconocerlo?, porque nosotros le vendemos más a Estados Unidos de lo que le compramos. Entonces, sí iba a afectar mucho a las empresas, iba a provocar desempleo, sobre todo un mal ambiente, no iba a llegar la inversión a México, podíamos tener problemas de devaluación de nuestra moneda», dijo AMLO.

Aceptó que fue un tema complicado, pero resaltó que siempre optaron por mantener una buena relación con el gobierno de Estados Unidos y sobre todo la amistad con el pueblo del país vecino.

Subrayó que tras el acuerdo alcanzado, van dos días en que se ha fortaleciendo el peso mexicano, para convertirse así en la moneda que más se ha fortalecido en los últimos días en el mundo.

López Obrador reconoció que se alejó la amenaza de los aranceles por algún tiempo, pero no para siempre, aunque confió en que en el tiempo que se ganó, México va a demostrar que si se atienden las causas que provocan la migración: el hambre, la pobreza, la falta de oportunidades de trabajo, reducirá el flujo migratorio.

Enfatizó que su gobierno va a multiplicar los apoyos para que no se vuelva a tener dichas «presiones», y también pueda demostrarle al mundo que hay una manera de enfrentar el fenómeno migratorio que no sea con el uso de la fuerza, con medidas coercitivas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a asegurar que quedan por hacerse públicas algunas de las partes del acuerdo alcanzado con México.

A través de su cuenta de Twitter, Trump afirmó: «Aún no se ha revelado la parte más importante del acuerdo con México».

Y es que, este lunes, Trump anunció que su país y México firmaron «otra parte del acuerdo de inmigración y seguridad», cuyos detalles serían dados a conocer en breve.

«Hemos firmado y documentado completamente otra parte muy importante del acuerdo de Inmigración y Seguridad con México, una que Estados Unidos ha estado buscando durante muchos años», escribió el presidente, señalando que los detalles del acuerdo serán revelados en «un futuro no muy lejano», y que necesitará de la aprobación del legislativo mexicano.

Sin embargo, el canciller Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, negó que hubiera un acuerdo secreto con Estados Unidos, como sugirió Trump. «No hay ningún acuerdo especial que no se haya dado a conocer. Es un acuerdo migratorio, lo comercial no está en este documento», sostuvo Ebrard en conferencia de prensa.

Por su parte, el presidente estadounidense contradijo al Gobierno mexicano y volvió a insistir en que muy pronto se hará público otro acuerdo alcanzado con México.

«Tenemos un acuerdo sobre algo, que ellos anunciarán muy pronto», dijo Trump. El mandatario estadounidense dijo que posiblemente el Gobierno mexicano necesita la aprobación del Congreso para alcanzar ese convenio y que, en caso de no obtenerlo, pensarán en términos de aranceles.

El gobierno de México acordó con el de Estados Unidos evaluar en 45 días las acciones pactadas para frenar la migración y por las cuales el presidente Donald Trump suspendió la imposición de aranceles a nuestro país.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que el acuerdo contempla que pasado ese tiempo, si no hay resultados favorables, habría una nueva mesa de negociación con el gobierno estadounidense.

«Nos comprometimos a que si no tienen éxito nuestras medidas nos sentaremos a discutir con Guatemala, Panamá, Brasil, es un sistema regional», dijo Ebrard en conferencia de prensa mañanera con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Confiamos en que las medidas que propusimos tengan éxito y si no habrá que volver a sentarse», dijo.

Luego de que esta mañana el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó que una parte del acuerdo con México necesitará la aprobación del Congreso mexicano, el canciller Ebrard aclaró que «Trump habla de que pasará por el Senado porque se le dijo que si no funcionaba yo tendría que ir al Senado y decir ‘las medidas no funcionaron’ y los americanos proponen esto, porque no es decisión del Ejecutivo, lo debe avalar el Senado, en un periodo de 45 días se va a evaluar», afirmó Ebrard.

El canciller calificó como «difícil y tensa» la negociación que encabezó en Washington con funcionarios estadounidenses.

«Éste ha sido el momento más difícil de la relación México- Estados Unidos; la negociación fue difícil, tensa y la situación comercial y económica se subordinó al tema migratorio, eso no había sucedido y lo más difícil fue volver a dividir y que lo económico siguiera su camino», detalló.

Ebrard explicó que en el primer día, el vicepresidente Mike Pence les presentó el reporte de aprehensiones superior a 140 mil migrantes. «Esa tendencia a fines de año estaría llegando a más de un millón de personas», dijo.

El Canciller señaló que los funcionarios estadounidenses pidieron que México aceptara ser el primer país de asilo o el Tercer País Seguro. «Nosotros dijimos que tenemos muchas reservas y que no me gustaría hacer ese acuerdo, después de mucho se acordó un plazo para hacer las cosas y ver quién tiene razón, señaló.

«Ellos (Estados Unidos) quieren que cero migrantes pasen por México, lo que es difícil; nosotros vemos una reducción en cinco meses», afirmó.

Asimismo, dijo que el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur «ya estaba acordado» y negó que se vaya a criminalizar a los migrantes.

Durante la conferencia matutina de este lunes 10 de junio, ofrecida por el presidente Andrés Manuel López Obrador desde Palacio Nacional se abordaron estos temas:

  • El presidente aseguró que “ya pasó la semana difícil” tras superar la amenaza de Estados Unidos sobre aplicar aranceles a productos de nuestro país y reiteró que “estuvo muy bien” la delegación mexicana que logró un acuerdo en Washington.
  • AMLO dijo estar contento y feliz con los pactos alcanzados «porque evitamos una crisis económica,  que no era una cosa menor, los técnicos, economistas, hasta los que no nos ven con buenos ojos sabían del impacto que iban a tener los aranceles», dijo.
  • El presidente reveló que en la conversación telefónica que tuvo con su homólogo estadounidense, Donald Trump, le pidió un plazo de 90 días para tomar cualquier decisión si el acuerdo migratorio tomado no funciona.
  •  Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores (SRE), dijo que el acuerdo migratorio con EUA se evaluará en 45 días.
  • Ebrard dejó claro que en las negociaciones no hubo ningún acuerdo que implique que México compre granos a Estados Unidos.
  • Reveló que el presidente Andrés Manuel López Obrador le dijo: «si tú aceptas algo que no tenga que ver con el acuerdo, no lo acepto, ni vamos a aceptar firmar el domingo ser un tercer país seguro».
  • Ebrard Casaubón consideró que el mayor riesgo durante los últimos diez días fue que se aplicaran los aranceles a productos mexicanos a partir de hoy o que se suspendiera el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).
  • Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), informó que, por instrucción del Presidente, para el aniversario número 50 de «El Halconazo» en una primera etapa se recuperarán los espacios públicos «en los que se dio ese régimen de tortura».
  •  El Presidente lamentó el asesinato de Norberto Ronquillo, quien fue secuestrado en la Ciudad de México «es una asignatura pendiente lograr la paz y tranquilidad. Estamos trabajando, esa es una asignatura pendiente, estamos ocupados y preocupados, lamentamos mucho estos casos, nos duelen y lo digo de de manera sincera, se está trabajando», afirmó.

Desde Los Mochis, Sinaloa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó que con el acuerdo que se alcanzó con el gobierno de Estados Unidos, que evitó la aplicación de aranceles partir de este lunes, retornará la confianza y la tranquilidad a nuestro país.

“Mañana que se iban aplicar estas medidas unilaterales, considerabas por nosotros injustas, mañana va a ser otro día porque vuelve la tranquilidad, la confianza a México para que siga habiendo inversión, siga habiendo trabajo y bienestar en nuestro país”, sostuvo el presidente.

En respuesta a sus detractores, AMLO dijo que estaba anunciado que la medida arancelaria iba a entrar en vigor mañana lunes, «pero ¿qué creen?, que no se pudo y se logró un acuerdo».

Sobre el comercio entre los dos países, López Obrador reconoció que México vende más productos a Estados Unidos, por lo que la aplicación de los aranceles afectaría seriamente a las empresas mexicanas, a los empleos y generaría incertidumbre.

En el último día de su gira por el norte del país, en la que también visitó los estados de Baja California y Baja California Sur, dijo que este domingo concluye “una semana, un poco más, 10 días de bastante tensión, porque querían imponernos un impuesto a los productos mexicanos que se venden en Estados Unidos”.

Esta manaña, el presidente Donald Trump respondió a lo publicado por el diario The New York Times, acerca de que el acuerdo migratorio alcanzado con Estados Unidos, contiene compromisos que ya habían sido pactados con anterioridad con México.

El rotativo señaló que el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur fue un punto que ya se había acordado durante conversaciones que mantuvieron en marzo pasado por la entonces titular de Seguridad Nacional de EUA, Kirstjen Nielsen, y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Dicha información echaría por tierra que el republicano hubiera obtenido el triunfo que tanto ha presumido en los últimos días.

Al respecto, Trump dijo que la información era «falsa, y señaló que su gobierno llevaba «mucho tiempo tratando de conseguir estas medidas en la frontera, pero no había podido lograrlas, o no por completo, hasta el acuerdo firmado con México» el viernes pasado.

Como ya se ha hecho costumbre, Trump indicó que México no estaba cooperando en cuanto a lo que sucede en la frontera, sin embargo señaló que ahora tiene la certeza, especialmente después de hablar con el presidente Andrés Manuel López Obrador, que nuestro país colaborará arduamente y hará su trabajo de manera correcta.

Fue en ese punto donde amagó con revelar «cosas que no se anunciaron en el comunicado» del viernes, y que se incluyeron en el acuerdo alcanzado. Hizo énfasis en «una en particular», que aunque no dio más detalles de qué se trataba, por su tuit de ayer por la mañana podría dejar ver que se refiere a la compra de productos agrícolas.

Trump señaló que la totalidad del acuerdo se anunciará en el momento oportuno, aunque por ahora, va a haber una gran cooperación entre México y Estados Unidos, algo que no existía durante décadas.

El republicano finalizó indicando que si por alguna razón la cooperación entre ambos países no se desarrolla en beneficio de su país, «siempre podemos volver a nuestra medida anterior y muy rentable, la imposición de aranceles, aunque no creo que sea necesario».

Durante el mensaje que ofreció la tarde de ayer en Tijuana, Baja California, en el denominado acto en defensa de la dignidad nacional y en favor de la amistad con Estados Unidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que sí se contempló imponer restricciones comerciales similares a las que Donald Trump anunció para México.

AMLO insistió que para resolver el fenómeno migratorio, se debe atacar sus causas: el impulso al desarrollo y la construcción del bienestar y la paz, acciones que en México ya se están aplicando. Sin embargo reconoció que para aplicar dicha propuesta en toda la egión es indispensable la participación de Estados Unidos, Canadá y otros países desarrollados.

Durante su mensaje, López Obrador indicó que de los 521 mil migrantes que ingresaron a nuestro país por la frontera sur en lo que va del año, con la intención de llegar a Estados Unidos, 159 mil 395 han sido menores de edad y 43 mil 875 viajaron solos.

«Es claro que, ante esta realidad amarga y dolorosa, no se puede orientar la solución solo a cerrar fronteras o al uso de la fuerza. Lo más eficaz y lo más humano, es enfrentar el fenómeno migratorio combatiendo la falta de oportunidades de empleo y la pobreza, para lograr que la migración sea opcional, no forzada», sostuvo.

El mandatario señaló que México tiene el firme compromiso de contribuir a evitar que los migrantes atraviesen el territorio nacional para alcanzar el de Estados Unidos, aunque jamás lo hará violando los derechos humanos de los viajeros, empezando por el derecho a la vida.

Subrayó que siempre será injusto el que se pretenda castigar a México por proponer un alto a la migración mediante el impulso al bienestar y la seguridad en sus puntos de origen y por procurar la fraternidad entre las sociedades y los pueblos, tal y como lo intentó el presidente Donald Trump.

Sobre el acuerdo alcanzado en material migratoria con Estados Unidos, AMLO lo celebró, pues dijo que se estaba ante una situación muy incómoda, «la de tener que aplicar a ciertas mercancías de Estados Unidos, restricciones comerciales similares a las que se iban a imponer a exportaciones mexicanas».

Pese a calificarlo de injusto, insistió en que hubo voluntad por parte del presidente Trump para buscar una salida negociada al conflicto que se vivía. Se impuso la política sobre la confrontación, dijo el mandatario.

Aprovechó para hacer un reconocimiento al trabajo «profesional, político y diplomático» de la delegación mexicana que estuvo a cargo de las negociaciones, y la cual fue encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

«Agradezco también la solidaridad de los mexicanos, de todas las clases sociales, de todos los sectores, de todas las corrientes del pensamiento, que no titubearon en manifestar su apoyo en la defensa de la dignidad de México y en preservar la amistad con el pueblo de Estados Unidos», remató.

En un mensaje a medios desde Washington, el canciller Marcelo Ebrard detalló el acuerdo alcanzado con Estados Unidos.

Dijo que se acordó aplicar con mayor esfuerzo la Ley en México, a fin de reducir la migración ilegal; dicho compromiso incluye el despliegue de la Guardia Nacional en todo el país, priorizando la frontera con Guatemala.

La acción, señaló, dará inicio este próximo lunes.

Adicional, confirmó que los migrantes que soliciten asilo a Estados Unidos serán retornados de manera inmediata a México, en donde esperarán la resolución a su solicitud.

Mientras los migrantes permanezcan en nuestro país, México ofrecerá oportunidades laborales, y se les garantizarán servicios de salud y educación.

Dijo también que se fortalecerá la relación bilateral entre ambos países, para lo que se comprometieron a intercambiar información y desarrollar acciones coordinadas para proteger la frontera.

Señaló que las acciones acordadas se estarán monitoreando, y en caso de que no tengan los resultados esperados, se tomarán medidas adicionales, para ello dijo, continuarán con las conversaciones sobre los términos de otros posibles entendimientos en un periodo de 90 días.

Finalmente, Ebrard dijo que el acuerdo fue equilibrado y que ambas administraciones trabajarán por fortalecer y convertir a Centroamérica en una zona segura, próspera y desarrollada.