Tag

aranceles

Browsing

Tras casi 18 meses de guerra comercial, y la consiguiente escalada de aranceles, el presidente Donald Trump anunció este viernes el cierre de la primera fase de un pacto con China que incluye la retirada parcial de aranceles y el aumento de las compras chinas de productos de Estados Unidos.

«Hemos acordado la primera fase de un acuerdo comercial muy grande con China. Han aceptado muchos cambios estructurales y enormes compras de bienes manufacturados, productos agrícolas y energéticos», afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

Agregó que los aranceles previstos para el 15 de diciembre no se aplicarán por el hecho de haber alcanzado el acuerdo.

«Comenzaremos las negociaciones sobre la fase dos del acuerdo de manera inmediata, mejor que esperar hasta las elecciones de 2020. Este es un acuerdo asombroso para todos», enfatizó Trump.

En concreto, Trump señaló que espera que China duplicará las compras anuales de productos agrícolas estadounidenses, hasta alcanzar un valor anual de 50,000 millones de dólares. El mandatario recurrió a su hiperbólica ironía para describir el pacto: «Cariñosamente, le digo a los granjeros y agricultores que van a tener que comprar tractores mucho más grandes porque (el pacto) supone una enorme cantidad de negocio», aseguró al comentar la noticia poco antes de reunirse con el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, a quien recibió en la Casa Blanca.

De manera casi simultánea, el viceministro chino de Comercio, Wang Shouwen, confirmaba en rueda de prensa que este acuerdo de la «primera fase» aborda temas como la transferencia de tecnología, la propiedad intelectual, la expansión del comercio y el establecimiento de mecanismos para la resolución de disputas, entre otros.

Aseguró que el acuerdo está en línea con las políticas chinas de reforma y apertura, y sus necesidades de promover un desarrollo económico de alta calidad. Además dijo, ayudará a fortalecer la protección de la propiedad intelectual, mejorará el entorno empresarial, ampliará el acceso al mercado chino y salvaguardará mejor los derechos e intereses legales de las empresas, incluidas las extranjeras, en China.

El pacto implica, no obstante, que se mantienen aranceles del 25% a importaciones chinas valoradas en 250,000 millones de dólares, junto con unos gravámenes reducidos del 7.5% a importaciones adicionales valoradas en aproximadamente 120,000 millones de dólares, informó Robert Lighthizer, representante de Comercio Exterior de EUA.

Un comunicado publicado por la agencia oficial china, Xinhua, aseguraba también que Estados Unidos se comprometió a retirar por fases los gravámenes que ambas partes se han ido imponiendo durante la disputa.

Lighthizer, quien estuvo al frente de las negociaciones junto con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, subrayó que el acuerdo logra cambios estructurales significativos y completamente verificables, y logra reequilibrar las relaciones comerciales entre EUA y China».

Esta mañana, China anunció que eximirá al aceite industrial y algunas importaciones estadounidenses más del alza de aranceles impuesta en su guerra comercial con Washington. Las autoridades chinas mantuvieron las penalizaciones sobre la soya y otras grandes exportaciones de Estados Unidos antes de las negociaciones del próximo mes.

Esta iniciativa se suma a los indicios de que ambos gobiernos podrían estar preparándose para un conflicto prolongado al ajustar los controles de importación y tratar de encontrar nuevos mercados y proveedores de exportaciones alternativos.

Dieciséis productos, incluyendo lubricantes, harina de pescado y otros químicos quedarán exentos de los aranceles de hasta el 25 por ciento impuestos en respuesta a la subida decretada por Donald Trump para las importaciones chinas, detalló el Ministerio de Finanzas. En el caso de la soya, la mayor exportación estadounidense a China, y miles de productos más, no se aplicarán cambios.

A pesar de que China y Estados Unidos se siguen aplicando aranceles, el gobierno de Pekín anunció este jueves nuevas negociaciones en octubre próximo, en un contexto en que la guerra comercial ya empieza a afectar a ambas economías.

El principal negociador chino, Liu He, se reunió este jueves con el representante estadounidense para el Comercio, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó el ministro chino de Comercio.

La reunión llega cinco días después de la entrada en vigor de nuevas aranceles mutuos. Estados Unidos aplicará antes de mediados de diciembre aranceles a la casi totalidad de sus intercambios comerciales con China.

China replicó por su parte aumentando los derechos de aduana en 75.000 millones de dólares de productos estadounidenses.

Pekín anunció por otra parte esta semana una queja ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) en reacción a las nuevas sanciones estadounidenses.

Recordemos que el martes pasado la tensión había vuelto a subir entre ambos países, pues Donald Trump amenazó a Pekín de una guerra comercial si sale reelegido en 2020.

El conflicto comercial entre Pekín y Washington empezó el año pasado y está amenazando el crecimiento de las dos principales economías mundiales.

Este sábado el Ministerio de Comercio de China dijo que se opone firmemente a la decisión de Washington de subir los aranceles a bienes chinos valorados en 550 mil millones de dólares y advirtió a Estados Unidos que habrá consecuencias si no termina con estas «acciones equivocadas».

«China insta firmemente a Estados Unidos a no juzgar mal la situación ni subestimar la determinación del pueblo chino», agregó.

Los comentarios del Ministerio de Comercio chino se produjeron después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara el viernes que Washington impondrá un arancel adicional de 5 por ciento a productos chinos, horas después de que Beijing informara nuevos aranceles de represalia sobre bienes estadounidenses por un valor de 75 mil millones de dólares.

«Tal proteccionismo comercial unilateral e intimidante viola el consenso alcanzado por el líder de China y el de Estados Unidos, viola el principio de respeto mutuo y beneficio mutuo, y daña gravemente el sistema comercial multilateral y el orden comercial internacional», señaló la dependencia en un comunicado.

A través de su cuenta de Twitter este viernes el presidente de Estados Unidos, dijo que su país no necesita de China, luego de que la nación asiática anunciara nuevos aranceles contra productos estadounidenses por un valor de 75 mil millones de dólares.

«Nuestro país ha perdido, estúpidamente, billones de dólares con China durante muchos años. Han robado nuestra propiedad intelectual a una tasa de cientos de miles de millones de dólares al año, y quieren continuar. ¡No dejaré que eso suceda! No necesitamos a China y, francamente, estaríamos mucho mejor sin ellos», dijo en Twitter.

Él presidenta Trump ordenó a empresas estadounidenses a que empiecen a buscar inmediatamente «una alternativa» a sus negocios con China.

«Esto incluye traer nuestras compañías a casa y fabricar sus productos en Estados Unidos. Voy a dar respuesta a los aranceles anunciados por China esta tarde», agregó Trump.

China reveló este viernes aranceles como represalia a bienes estadounidenses valorados en 75 mil millones de dólares, aplicando una tasa adicional de 10 por ciento a los gravámenes existentes, en la más reciente escalada de la prolongada disputa comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

La arremetida de China se conoce después de que Estados Unidos reveló impuestos adicionales a bienes chinos valorados en 300 mil millones de dólares, incluidos productos electrónicos, que entrarán en vigor en dos etapas, el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

El presidente Trump también pidió a empresas como FedEx, Amazon y UPS detener todos los envíos de fentanilo desde China o cualquier otro país del mundo.

«El fentanilo mata a 100 mil estadounidenses al año. El presidente Xi Jinping dijo que detendría estos envíos y no lo hizo», abundó.

China anunció este viernes su intención de imponer nuevos aranceles a bienes importados de Estados Unidos con un valor comercial de 75,000 millones de dólares, en respuesta a las tasas aduaneras adicionales que prevé instaurar Washington próximamente.

Estas tarifas adicionales evolucionarán en un intervalo de entre el 5% y 10% y se aplicarán a 5,078 productos estadounidenses en dos fases: el 1 de septiembre y el 15 de diciembre, precisaron las autoridades chinas encargadas de los derechos de aduana.

Pekín también anunció que impondrá una tarifa del 25% a los automóviles procedentes de Estados Unidos y un 5% a las piezas sueltas a partir del 15 de diciembre.

En meses previos, China había levantado las medidas punitivas contra ambos tipos de bienes como gesto de buena fe a la espera de resultados en las negociaciones comerciales en marcha.

El incremento de las tarifas por parte de Washington «ha llevado a una continua escalada de las fricciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos, violando el consenso alcanzado por los dos jefes de Estado en Argentina y en Osaka», afirmó en un comunicado la oficina de la Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado chino.

Y es que el presidente Donald Trump ha impuesto nuevos aranceles a bienes importados del gigante asiático con un valor comercial de 250,000 millones de dólares, y aplicará tarifas aduaneras adicionales a otros bienes con un valor de 300,000 millones de dólares en dos nuevas rondas el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este martes que está considerando aplicar una «prohibición», aranceles y comisiones a las remesas, a Guatemala, esto luego de que decidió que no avanzaría con un acuerdo para designarla tercer país seguro.

«Guatemala … ha decidido romper el acuerdo que tenía con nosotros de suscribir como un necesario acuerdo de tercer país seguro. Estábamos listos para avanzar», dijo Trump en su cuenta de Twitter.

«Ahora estamos analizando la ‘PROHIBICIÓN’, aranceles, comisiones a remesas, o todas ellas. Guatemala no ha sido buena», recriminó Trump.

Y es que ser un tercer país seguro supone que una nación de paso para los solicitantes de asilo en Estados Unidos los albergue mientras se realiza el proceso.

Trump ha hecho de las restricciones a la inmigración un punto clave de su mandato y de su campaña por la reelección.

El republicano ha instado a Guatemala, México y otros países de la región a actuar como zonas intermedias y acoger a los solicitantes de asilo que, de otra manera, ingresarían a Estados Unidos.

El gobierno de Guatemala tenía previsto sostener una cumbre con Trump en la cual el presidente Jimmy Morales firmaría el acuerdo de tercer país seguro, pero la corte constitucional del país bloqueó la idea del mandatario de hacer la declaración.

México, en voz del canciller Marcelo Ebrard, también ha dicho que nuestro país no cederá a la petición de Estados Unidos de firmar una acuerdo de tercer país seguro.

Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el canciller Marcelo Ebrard confirmó que otro tema que planteó a Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, fue la recuperación de los activos de la organización criminal que dirigió Joaquín «El Chapo» Guzmán.

Tal como se adelantó en el Senado la semana pasada, Ebrard confirmó que se propuso integrar un grupo binacional, que en el caso de México estaría compuesto por la Secretaría de Relaciones Exteriores, por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como por la Fiscalía General de la República, con el propósito de que los activos de la organización criminal sean recuperados por el Estado mexicano y puestos a disposición para otros fines.

«De poco serviría una detención y procesamiento de un personaje como ‘El Chapo’ Guzmán si los activos no se recuperan», dijo el canciller.

Informó que Pompeo vio la propuesta con «suma simpatía», por lo que esperan que en los próximos días se avance en la integración de dicho grupo.

Otro de los temas que se le expusieron al representante del presiente Donald Trump fue el relativo al tomate mexicano, aunque reconoció que no es un asunto técnicamente bilateral, sino una investigación sobre prácticas de dumping que debe resolverse al interior de Estados Unidos.

«Se le manifestó al señor secretario que a nosotros nos preocupa mucho por la afectación a 1.4 millones de personas en México. Si se sigue adelante con lo que hasta ahora conocemos, cosas tan absurdas como revisar en la frontera, en los puertos fronterizos el 100 por ciento del tomate, eso significaría paralizar cuando menos tres puntos fronterizos, es imposible y se echaría a perder el tomate», relató el titular de la SRE.

Al respecto, dijo, Pompeo se comprometió a revisar el tema, aunque dejó en claro que no es área de su competencia.

Finalmente señaló, se planteó que las repatriaciones de mexicanos se haga por vía área a la Ciudad de México y no nada más que nos lo pongan en la frontera. Recordó que dicha propuesta es un programa que estuvo vigente hasta el año pasado, por lo que pidieron se reinstale.

Enfatizó que el número de mexicanos que tienen visas de trabajo en Estados Unidos por tercer año consecutivo es mayor al número de repatriados a México.

Este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que las medidas arancelarias al acero mexicano que el gobierno estadounidense de Donald Trump anunció ayer, son decisiones aisladas y no tienen que ven con las amenazas que se presentaron hace días.

“Jesús Seade lo que me informa es que es una medida distinta a las que se han aplicado o a la amenaza de aranceles que se presentó hace unos días, es de otro orden”, indicó en la conferencia mañanera el mandatario mexicano.

López Obrador agregó que hoy tendrá una reunión con su equipo para tratar el tema y mañana se informará al respecto. “Vamos a atender este asunto, ya estábamos viendo lo del tomate”, indicó.

“Es nuestra responsabilidad, en el caso del tomate, en especial, hay intereses políticos electorales en Estados Unidos, en particular en Florida con vinculación a un partido y a un legislador”, indicó López Obrador.

“Quiero separar estas medidas, son decisiones aisladas, que no tienen que ver de manera directa con el Tratado de Libre Comercio”, afirmó.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Mario Delgado, confió en que el Congreso de Estados Unidos ratifique el Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pues indicó que con ese paso, no habría nuevas «amenazas” de imponer aranceles a nuestro país por parte del presidente Donald Trump.

“Si cobra vigencia el Tratado de Libre Comercio, el nuevo T-MEC con Estados Unidos y con Canadá, pues ya sería impensable que de repente el presidente Trump amenazara con tarifas comerciales unilaterales”, indicó Delgado Carrillo.

El también coordinador de la bancada de Morena, sostuvo que habrá un “lobby muy intenso” con los congresistas norteamericanos, quienes deben de terminar de convencerse de los beneficios del acuerdo comercial.

Detalló que se ha reunido con congresistas norteamericanos; tanto republicanos como demócratas, aunque son éstos últimos quienes han puesto alguna resistencia, mientras que los primeros lo impulsan, toda vez que es un convenio promovido por el mandatario estadounidense.

“Los demócratas no le quieren dar esta victoria política al presidente Trump, pero ante la amenaza de los aranceles, me parece que está cambiando un poco la perspectiva de los demócratas”, comentó.

Dijo que no se puede estar con esta incertidumbre de que de repente el presidente Donald Trump amenace con imponer aranceles y poner en riesgo no sólo la aprobación del T-MEC, sino muchos intereses y flujos comerciales que ya existen entre los tres países.

Ante el cuestionamiento de la prensa, Mario Delgado Carrillo, aseguró que la Guardia Nacional tiene la facultad para detener a personas indocumentadas en las fronteras norte y sur del país, para contener el flujo migratorio.

“Nosotros aprobamos en la ley de la Guardia Nacional sus facultades, entre las que se encuentra el ser auxiliar del Instituto Nacional de Migración (INM), tal como lo está desarrollando la Guardia Nacional. No está haciendo nada para lo cual no tenga permiso en la ley”, declaró el legislador en respuesta a los señalamientos que la oposición ha hecho en recientes días.

Rechazó que se le esté dando prioridad al tema migratorio sobre el de la seguridad del país que, dijo, es la principal tarea de la Guardia Nacional.

A diferencia de lo expresado en Ojinaga, Chihuahua, en donde dijo que había sido una crisis, de visita por Ciudad Cuauhtémoc, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se refirió a la reciente negociación con Estados Unidos como una «situación poco delicada».

Señaló que se pasó por una situación poco delicada porque había la intención del gobierno de Estados Unidos de cobrar tarifas a lo que se produce en México y se vende en Estados Unidos. Calificó dicha decisión como unilateral e injusta.

Indicó que dicha decisión del gobierno de Donald Trump se debió a que consideran que ha crecido el número de migrantes que llegan a su país luego de atravesar México.

«Lo cierto es que hay una gran crisis humanitaria en Centroamérica y mucha gente por necesidad se ha echado a andar a buscarse la vida a Estados Unidos y pasan por nuestro territorio. Les puedo decir que el 80 por ciento de los migrantes son centroamericanos», sostuvo el mandatario.

Sin embargo, como lo ha venido diciendo los últimos días, AMLO aseguró que México no puede darles la espalda o maltratar a los migrantes, ni mucho menos violar sus derechos humanos. Hizo un llamado a no actuar de manera mezquina.

«Eso se llama xenofobia, el que se rechace al extranjero, les diría yo que es hasta anticristiano. Si han leído La Biblia saben la recomendación que se hace de no maltratar al forastero, tenemos siempre que darles buen trato a todos los seres humanos, hayan nacido en cualquier parte del mundo, en cualquier parte del universo», refirió.

Celebró que la dificultad se resolviera, debido a que extendieron la mano abierta y franca al gobierno de Estados Unidos, pues no quiere pelearse con el presidente Donald Trump.

Indicó que dicha situación deja una enseña al pueblo de México: promover la autosuficiencia alimentaria. Dijo que se tiene que fortalecer el mercado interno y apoyar las actividades productivas en México.

“Debemos de ser autosuficientes porque, si no nos venden alimentos o se encarecen los alimentos que compramos afuera, vamos a padecer en México; pero si somos autosuficientes en maíz, en frijol, en arroz, en carne, en leche –que no lo somos, tampoco en gasolina– si producimos en México lo que consumimos nos van a hacer lo que el viento a Juárez”, remató.

Durante su visita a Ojinaga, Chihuahua, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró que la crisis que generó la amenaza de aplicar aranceles a los productos mexicanos que llegan a Estados Unidos haya pasado.

Pese a que durante los días de negociación indicó que no había problema alguno y que se encontraría una solución, ahora AMLO dijo que sí «fue una crisis, así lo sostengo, pasajera, transitoria».

El mandatario afirmó que no se cayó en la trampa de la confrontación, pues su gobierno siempre apostó por el diálogo ya que no buscan una pelea con el gobierno de Donald Trump y mucho menos con el pueblo de los Estados Unidos.

Celebró que se haya llegado a un arreglo para que se atendiera el fenómeno migratorio, que era lo que Estados Unidos buscaba. Dijo que México va a ayudar a los migrantes invirtiendo en el sureste del país, además de que están promoviendo un programa para que haya desarrollo en los países de Centroamérica, que es de donde provienen la mayoría de los migrantes  que buscan llegar a EUA.

Sostuvo que en los países de Centroamérica hay crisis económica y de bienestar social, por lo que la gente se ve obligada a emigrar.

«Nosotros estamos planteando que haya desarrollo para que se generen empleos en los lugares de origen de la gente, para que así no haya necesidad de emigrar. Hay que atender las causas de la migración y eso es lo que vamos a llevar a cabo. Ya se inició un plan con ese propósito en el sureste de México y nos vamos a poner de acuerdo con los gobiernos de Centroamérica. Todo esto lo vamos a hacer respetando los derechos humanos, no debemos de maltratar a los migrantes», señaló el presidente.

Finalizó su mensaje celebrando que Trump haya aceptado el acuerdo migratorio, pues dijo que a México no le conviene «el pleito, no nos conviene la confrontación. Lo cortés no quita lo valiente».

Al comparecer ante la Comisión Permanente del Senado, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, afirmó que México estará listo para responder con una lista de aranceles de represalia si Estados Unidos aplica unilateralmente tarifas a los bienes mexicanos.

La funcionaria agregó que, de concretarse las medidas económicas, el país también iniciaría procedimientos de defensa bilaterales y multilaterales bajo las normas del aún vigente Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ante los legisladores, la funcionaria federal señaló que México mantiene una relación compleja y cotidiana con Estados Unidos, pues todos los días, en distintos ámbitos de la relación, se entablan negociaciones y todos los días se logran avances en la relación.

Márquez Colín insistió en que pese a tener disponibles diversos instrumentos legales para defenderse, los mecanismos no suelen ser tan rápidos como para frenar una amenaza de imposición de aranceles en una semana, que fue el tiempo que el presidente Trump dio desde que anunció su decisión y la fecha en que entrarían en vigor las tarifas.

Enfatizó que una vez que llegaron a Washington para negociar, se reunieron con distintas autoridades, congresistas, grupos de investigación y socios comerciales, aunque reconoció que la discusión se centró en la parte migratoria.

«Los organismos empresariales de ambos lados de la frontera apoyaron la postura mexicana de no mezclar los temas de migración y aranceles», subrayó la secretaria.

WordPress Lightbox Plugin