Tag

asesinatos

Browsing

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) hizo un llamado para que todo el sector empresarial asuma su rol para erradicar la desigualdad de género en el ámbito laboral y económico.

La Confederación instó al gobierno a que enfrente con una estrategia clara y contundente, la violencia de la que todos los días son víctimas las mujeres.

En un comunicado, indicó que México ocupa la posición 124 de 149 países por su brecha de género. Prueba de ello es el contexto laboral en nuestro país. Resaltó que solo 45% de las mujeres en edad trabajar se encuentra en el mercado laboral, esta es una de las tasas más bajas entre los países de Latinoamérica y de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

A nivel estatal, aseguró que hay casos preocupantes en Chiapas y Veracruz donde apenas 3 de cada 10 mujeres participan en el mercado laboral, panorama similar al de países musulmanes como Turquía y Omán.

La peor fotografía de la violencia de género, expuso la Coparmex, se observa con los 10 feminicidios que ocurren en promedio todos los días.

Ante este panorama, dijo que no se observa un respuesta enérgica ni una estrategia clara de la autoridad para erradicar el problema. Y en el ámbito empresarial, la brecha de género se amplía conforme se avanza en la escala del organigrama laboral.

Actualmente, la tasa de graduados en estudios universitarios se ubica en un promedio de 45% de mujeres; sin embargo, al incorporarse a una empresa, la proporción desciende a un 37% de ellas.

Conforme se avanza en la jerarquía, la brecha aumenta. Por ello, Coparmex propone 10 acciones para acelerar la igualdad de las empresarias dentro de su organigrama.

Primero el Consejo Directivo de Coparmex deberá expresar con hechos su voluntad de impulsar las acciones afirmativas de igualdad de género; erradicar los páneles de participación exclusiva de varones; afianzar la participación femenina en los Consejos de Administración de las empresas; apoyar a las emprendedoras; modificar la Norma Mexicana para conseguir una igualdad laboral; crear protocolos para combatir violencia y acoso sexual en centros de trabajo, entre otras.

Joseph Stalin, el dictador ruso, decía que una muerte es una tragedia; cien mil muertes es solo una estadística. Y en esa ruta, de las muertes que no son tragedias sino estadísticas, nos hemos adentrado.

Con 35 mil 588 víctimas de homicidios dolosos y feminicidios, el 2019 ha sido el año más violento de la historia de México desde que se hacen estos registros. Estamos hablando de 97.5 personas asesinadas todos los días. Cinco años consecutivos en las que el número de muertos se apilan uno sobre de otro para convertirse en eso: una estadística.

Ya no es una tragedia. Todos los días reportamos masacres que en cualquier país del mundo, una sola de ellas serían noticia de conmoción nacional; de luto. De tener las banderas a media asta.

Tan solo el fin de semana asesinaron a un grupo de músicos indígenas en Guerrero. Diez músicos del grupo Sensación Musical de entre 15 y 42 años asesinados y después quemados hasta quedar irreconocibles. Dos días antes un comando armado llegó a Las Pomas, en Chihuahua, y dispararon y quemaron hasta destrozar casas y vehículos de la comunidad con total impunidad.

El día de ayer, El Universal recordó nueve momentos de violencia en México en el 2019. Entre ellas, la masacre de Viernes Santo en Minatitlán en abril en donde murieron en un salón de fiestas 14 personas, incluyendo a un menor de un año. Este tipo de matanzas abrieron un nuevo capítulo de violencia en donde se dejó de respetar a familias, a mujeres y a niños, en las matanzas entre grupos rivales del crimen organizado.

El 8 de agosto en Uruapan, Michoacán, amanecieron 19 cuerpos colgados y desmembrados en distintos puntos de la ciudad. Veinte días después, en Coatzacoalcos, Veracruz, ocurrió la masacre del bar Caballo Blanco que dejó 31 muertos. El 14 de octubre en Aguililla, Michoacán, fue emboscado y asesinado un convoy de la policía estatal por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación. Se sabe que fueron ellos porque lo hicieron en sus autos rotulados con las iniciales que llevan grande y claro sus autos: CJNG. Sin miedo ni preocupación a ser identificados por ‘las autoridades’. Todos esto ocurre, ocupa un espacio en los medios durante uno o dos días, y después pasamos a lo que sigue. No hay indignación ni de autoridades, ni de la sociedad.

Este tipo de noticias se juntan una tras otra, día con día, sin señal alguna de que la violencia pueda ya no pensemos en disminuir, sino en ser controlada. Los pocos casos que no quedan impunes son cuando la gente en las comunidades decide tomar cartas en el asunto por ellos mismos. Golpean a ladrones y los linchan para intentar que no se acerquen más delincuentes a sus poblados. Esto claro, en el caso de que estemos hablando de delincuentes comunes, no de crimen organizado.

En mi programa de radio, el colega de estas páginas, Alejandro Hope, dio unas cifras que son espectaculares, por la dimensión que le dan a la violencia de México comparada con otros países. En España al año son asesinadas alrededor de 300 personas. Esa cifra la alcanza México en tan solo ¡tres días! En Reino Unido el número de homicidios es igual al año que el que ocurre en México en una semana. El año pasado, la cifra de muertos en México fue igual que la que tuvieron la suma de 43 países europeos en el mismo periodo.

 

Columna completa en El Universal

Los asesinatos dolosos registrados en México durante 2019 alcanzaron la cifra récord de 34,582, la más alta desde 1997, el primer año del que se tiene registro oficial, según datos oficiales difundidos este lunes.

El mes del año pasado con el registro más alto de homicidios fue junio, con 2,993 víctimas, detalló el reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En 2018, los asesinatos ya habían llegado a su nivel más alto en este registro oficial, con un total de 33,743 homicidios. Pero el año pasado se alcanzó un nuevo máximo histórico.

La suma de 2019 equivale a un promedio de casi 95 asesinatos dolosos por día.

Desde 2006, cuando se decidió militarizar la guerra contra las drogas, han sido asesinadas casi 275,000 personas, según cifras oficiales que no detallan cuántos de estos casos estarían ligados al crimen organizado.

Guanajuato fue el estado donde más asesinatos intencionales se cometieron en 2019: un total de 3,540. En segundo lugar, con 2,859 homicidios, se ubicó Baja California. El Estado de México se ubicó en tercer sitio, con 2,856 casos. Jalisco y Chihuahua también figuraron entre las regiones con más altos números de asesinatos.

Desde que se militarizó la guerra contra las drogas, el número de desaparecidos también se multiplicó de forma virulenta. Según el último reporte oficial suman 61,000 personas desaparecidas desde la década de 1960, pero con un importante aumento desde 2006.

De acuerdo con un análisis de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), desde el año 2000 a la fecha, en México han asesinado a 148 periodistas, de los cuales siete han sido victimados en los primeros meses de 2019, lo que ha colocado al país como el primero de Latinoamérica en homicidios a este gremio.

En cerca del 90% de los casos de asesinatos a periodistas existe impunidad, cifra que se eleva a 100% en los 21 casos de comunicadores desaparecidos y de los 52 atentados a instalaciones de medios de comunicación que se han presentado desde el 2005 y 2006, respectivamente.

El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, indicó que dichas cifras sustentan y justifican que se considere el ejercicio de la actividad periodística como de alto riesgo en todo México.

Las entidades con mayor número de homicidios de periodistas son Veracruz (22 casos), Tamaulipas (16), Guerrero (16), Oaxaca (16) y Chihuahua (14).

En el marco del Día de la Libertad de Expresión, el presidente nacional de la CNDH destacó que la libertad de expresión es un derecho esencial de cualquier régimen democrático, por lo que su ejercicio pleno y libre demanda generar las condiciones adecuadas para que periodistas y medios de comunicación puedan hacer uso de la misma con seguridad.

Recordó que los estándares internacionales sobre libertad de expresión ponen énfasis en la creación de un entorno adecuado para que periodistas y medios de comunicación realicen sus actividades con plena libertad.

Para ello, dijo la CNDH, es preciso que las autoridades ratifiquen su compromiso con estas libertades básicas al promover el debate público, con el respeto al disenso y tomándolo como base para la construcción de consensos.

La oficina del partido republicano en México afirmó esta tarde que los comentarios vertidos por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fueron en referencia  al sexenio anterior, el que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto.

«Los comentarios el día de hoy del Presidente Trump sobre el incremento de asesinatos en México fue durante el 2018 en la administración del Presidente Peña», aclaró Larry Rubin, presidente de la comunidad americana y representante del partido republicano en nuestro país.

Aplaudieron los esfuerzos del presidente López Obrador por atacar la «gran crisis humanitaria» a la que se refirió el presidente Trump, justificando que son muchas «a causa de la violencia del narcotráfico”.

Y es que esta mañana, en una serie de tuits, el mandatario estadounidense señaló que el aumento en los homicidios contribuyó a la crisis humanitaria en la frontera sur,  la cual dijo, se extiende por todo su país. Además, dijo que las muertes están relacionadas con las drogas, de ahí la necesidad de construir un muro.

 

HÉCTOR DE MAULEÓN

EL UNIVERSAL

 

Nunca había leído algo como esto. Las declaraciones de Patricia “N” no se parecen a nada con lo que me haya encontrado antes. Ni siquiera hace falta calificarlas: su simple peso muestra una realidad profunda, y sin embargo, mal atendida. Algo que está ocurriendo, que puede estar ocurriendo ahora mismo en otras partes de México.

Juan Carlos y Patricia “N” se conocieron hace diez años en un bar en el que ella trabajaba de mesera. Él era cliente frecuente, iba con amigos, gastaba mucho dinero. Un día la invitó a salir. Le confesó que mataba gente por encargo. Que trabajaba “para un señor Charly de Tepito”.

Terminaron viviendo juntos en una vecindad de Ecatepec. Un día, él pegó un anuncio en la Central de Abastos, solicitando empleada doméstica. Era una estratagema, dijo ella, para “jalar” y violar a las muchachas que le gustaran.

Una mañana de 2012, una joven de 22 años tocó la puerta. Juan Carlos le abrió y le explicó que necesitaba que alguien auxiliara a su mujer en los quehaceres —pues Patricia estaba embarazada de su tercer hijo. La joven aceptó. Él la envió a buscar la ropa sucia al baño. La joven ya no salió.

Juan Carlos la sujetó por la espalda, le dijo que si hacía lo que le ordenaba no le pasaría nada, y podría irse. Luego asomó la cabeza y le ordenó a su mujer que se saliera a la calle con el niño más pequeño. Patricia obedeció.

Media hora más tarde Juan Carlos abrió la puerta. La muchacha estaba degollada en el piso del baño. “Me espanté y le dije que lo iba a denunciar, pero me dijo que no fuera pendeja, que nos iban a encerrar a los dos, y yo le creí”, recordó ella.

Detenida años después, a fines de septiembre de 2018 (cuando según la versión oficial la sorprendieron al lado de Juan Carlos empujando una carreola en la que transportaban el torso de una mujer, así como otros restos que se disponían a tirar en un baldío cercano), Patricia narró así el primer asesinato.

“Juan Carlos le cortó un cacho de carne de la pierna derecha, filetéandola, sacando cuatro bisteces y yo hice carne asada y comimos de ahí mi esposo Juan Carlos y yo, metiendo el resto del cuerpo de ella en un bote de cartón y en la noche la fuimos a tirar a un terreno baldío de la calle Lázaro Cárdenas, sobre las vías, en un diablito. Como la gente sabía que éramos basureros, no se les hacía raro que tiráramos basura en la noche”.

La segunda víctima fue la hija de un vecino que iba frecuentemente a la vivienda de la pareja a inhalar solventes. La muchacha, prácticamente una niña, fue atraída por la misma Patricia. Juan Carlos “se le acercó y le comenzó a decir que estaba muy bonita”.  La amarró y la tumbó en el colchón. Luego le pidió a Patricia que “la besara y la tocara sexualmente”. Ella se negó y se salió con su hijo.

Cuando regresó, encontró a la muchacha degollada “y partida a la mitad”. Patricia protestó porque el baño había quedado lleno de sangre. Juan Carlos dijo: “¿Qué quieres? El baño está chiquito”.

Taparon el cuerpo con un cartón, porque el padre de la víctima fue a visitarlos y se puso a “monear” en la vivienda durante un buen rato. Cuando el hombre se fue, “porque estaba muy pasado”, Juan Carlos “fileteó” a la muchacha “y le sacó un kilo de bisteces”.

“Hice carne asada que acompañamos con una salsa que compré en la tienda de doña Lupita, también compré costales de azúcar o harina, y cuando regresé, los brazos ya los tenía cortados en dos partes, también le quitó las piernas… también le quitó la cabeza, dejando nada más el torso y la rabadilla”.

Metieron los restos en los costales y los fueron a tirar al baldío de Lázaro Cárdenas. La pareja se mudó a otra vivienda, pero como la dueña siempre estaba presente, “no se podía hacer nada”. Probaron en dos vecindades más. En la primera, la dueña de la casa “estaba más al pendiente”, y en la segunda había cámaras de seguridad. En este último sitio, sin embargo, conocieron y ubicaron a tres de sus futuras víctimas.

En diciembre de 2015 ambos vivían en una vecindad de la calle Monte Blanco. “Las oportunidades que teníamos para matar eran cuando (la casera) se iba a ver a su hermana que estaba enferma”, dijo Patricia. Ese mes, una de las mujeres que habían ubicado en la vecindad anterior visitó su domicilio para venderles una licuadora.

La invitaron a entrar, le dieron tequila Rancho Viejo. “Cuando ya estaba muy tomada”, la acostaron en la cama. Los dos la tocaron y la besaron. La mujer se negaba. Pero Juan Carlos la violó y luego la llevó al baño. Patricia se salió con sus hijos, “para que no vieran lo que estábamos haciendo”. Regresó 30 minutos después.

Juan Carlos escuchaba música con los audífonos puestos mientras cortaba el cuerpo con unas tijeras de pollero.

“El tórax y un pedazo de grasa lo puso en una maceta… Esa la freí en aceite. Su carne estaba muy buena porque tenía mucho vino, y nos la comimos… Los huesos los echó en una bolsa de mandado rosa, para irlos a tirar al baldío». Mañana, el resto de la historia.

 

La Fiscalía de Nueva York vinculó hoy a Joaquín “El Chapo» Guzmán con al menos 20 asesinatos de personas ya identificadas ante su defensa legal, que pidió mayor información sobre los hechos para preparar el caso de manera adecuada.

En una audiencia preliminar celebrada este jueves en la corte del distrito este de Nueva York, con sede en Brooklyn, uno de los abogados de Guzmán, Eduardo Balarezo, solicitó a la fiscalía mayor información, pese a que ninguno de los 17 cargos que enfrenta el acusado está relacionado con actos de violencia.

En la audiencia ante el juez Brian Cogan, Balarezo destacó que la fiscalía ha integrado al caso una lista de más de 20 nombres de personas asesinadas, así como fechas de cuando aparentemente sucedieron los crímenes.

Dijo que dicha información no le sirve para armar la defensa ni para refutar esos alegatos, por lo que solicitó más datos a la fiscalía. El juicio está programado para iniciar el próximo 5 de noviembre con la selección del jurado.

La Fiscalía de Nueva York ha presentado cargos contra Guzmán, de 64 años de edad, relacionados con su presunta responsabilidad al importar y distribuir cientos de toneladas de drogas en Estados Unidos. Para respaldar el caso contra Guzmán como “el más notorio criminal en la historia moderna», como se le define en la acusación, la fiscalía también ha señalado que el acusado estuvo involucrado en “miles de actos de violencia».

Según la acusación, esos actos incluyen asesinatos, torturas y secuestros de rivales cometidos por el propio Guzmán, así como el inicio de “guerras contra supuestos traficantes rivales». Los documentos públicos del caso no incluyen nombres, fechas o detalles sobre estos crímenes.

 

Con información de Notimex / Foto: Archivo APO

El Observatorio Nacional Ciudadano presentó este miércoles el ‘Estudio sobre Delitos Electorales. Incidencia y evolución más allá de los partidos políticos’, el cual indica que durante el pasado proceso electoral se registró un total de 774 agresiones contra la clase política.

El estudio señala que entre el 8 de septiembre de 2017 y el 1 de julio de 2018 el Indicador de Violencia Política de la firma Etellekt contabilizó un total de 774 agresiones contra actores políticos, de las cuales 20% fueron asesinatos (152), 36% amenazas e intimidaciones (278), 16% agresiones físicas (125), 8% agresiones con arma de fuego (64), 8% atentados contra familiares de políticos (59), 5% asaltos con y sin violencia (38), 4% secuestros (31) y 3% heridos por arma de fuego (27).

Adicional, de las 774 agresiones contra políticos, 471 se dirigieron contra hombres, 185 contra mujeres y 118 contra grupos de militantes, activistas y electores.

De las mujeres agredidas en el proceso electoral, 27% eran militantes de Morena, 25% eran militantes del PRI. 59% de las mujeres contendían por un cargo de nivel municipal, 29% participaban por un puesto de nivel estatal y 12% contendía en el ámbito federal.

Puntualizaron que de los 152 casos de asesinatos, 105 casos eran candidatos de oposición; 19 de estas agresiones se cometieron en contra de mujeres.

Además se indica que el 63% de los agresores fueron comandos armados, el 12% fueron objeto de tortura y violencia extrema, mientras que sólo en el 7% de los casos el delito lo realizó un asesino solitario. En el 75% de los asesinatos contra políticos se observó el sello característico de grupos de sicarios empleados por grupos de la delincuencia organizada para realizar ajustes de cuentas en contra de bandas rivales.

Aclararon que si bien el 76% de los actos violentos se presentaron en el tiempo de campañas, el día de la elección la violencia política estuvo presente en 26 entidades del país, en las cuales se registraron un total de 138 agresiones. Al menos 115 casos, el 83% del total de actos violentos de ese día, se perpetraron contra militantes de oposición y electores, respecto a los partidos gobernantes en esas entidades.

50 agresiones fueron realizadas por comandos armados, 30 por grupos de choque, 31 por militantes de partidos políticos, incluyendo funcionarios y policías municipales, 9 por secuestradores, 2 por crimen organizado, y otras 16 por agresores anónimos, asaltantes y pobladores.

 

Luego del asesinato de Leobardo Vázquez Atzin en el municipio de Gutiérrez Zamora  la noche del pasado miércoles, el gobernador de la entidad, Miguel Ángel Yunes Linares, pidió no exagerar los casos de asesinatos contra periodistas, pues dijo, en algunos de los hechos los asesinados no ejercían la profesión.

 

Al encabezar un evento público, el Gobernador veracruzano dijo que si bien las cifras apuntan a que cuatro periodistas han sido asesinados en lo que va de su mandato, dijo que es una exageración pues algunos no era comunicadores.

«No hay que exagerar las cosas, en Veracruz se respeta la actividad periodística y ustedes lo saben perfectamente bien»; añadió que en en el caso de Gumaro Pérez Aguilando, pertenencia a un grupo de la delincuencia organizada; mientras que Edwin Rivera Paz era un refugiado centroamericano.

El mandatario estatal hizo un llamado a los «periodistas honorables», a quienes reiteró que cuentan con toda la protección del Gobierno del estado y les dijo que si se sienten amenazados o si sienten alguna preocupación solo basta con que la informen a las autoridades, y ellos lo atenderán.

Con información de El Financiero / Foto: Archivo APO

Al presentar el informe «La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016», la agencia de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, ONU Mujeres, indicó que se asesina a siete mujeres cada 24 horas en México.

 

 

El reporte señala que durante 2016, el 48.4% de los feminicidios se cometieron con arma de fuego; 17.2 % por ahorcamiento y 16.6 % con objetos cortantes. 

 

 

Adicional se indica que los estados con mayor incidencia de muertes en mujeres en 2016 fueron Colima, Guerrero, Zacatecas, Chihuahua y Morelos; mientras que los municipios con mayores asesinatos de mujeres en el mismo periodo fueron Acapulco, Guerrero; Tijuana, Baja California, y Ciudad Juárez, Chihuahua.

 

El informe se realizó en conjunto con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), y contó con la colaboración de la Comisión Especial de Seguimiento de los Feminicidios.

 

Con información de El Universal / Foto: Twitter ONU Mujeres

El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se reunió la tarde de ayer con el presidente nacional del PRD, Manuel Granados Covarrubias, para tratar el tema de la violencia que ha golpeado especialmente al partido político en los últimos días, así como la estrategia para garantizar seguridad en el proceso electoral de este año.

 

Durante el encuentro, el presidente del PRD expresó su preocupación por las agresiones de las que han sido víctima dirigentes y militantes de su partido, y es que en los últimos días militantes del partido han perdido la vida en manos del crímen organizado

  • Diputado local Saúl Galindo, asesinado el 28 de diciembre de 2017
  • Arturo Gómez Pérez, Edil de Petatlán, asesinado el 28 de diciembre de 2017
  • Gabriel Hernández Arias, Regidor en ayuntamiento de Jalapa, Tabasco, asesinado el 29 de diciembre 2017
  • Juan José Castro Crespo, ex candidato a Diputado por el PRD, fue asesinado en Mexicali, Baja California, el 31 de diciembre de 2017
  • Sabino Mejía, Director de Protección Civil y Militante del PRD en Santiago Ixcuincla, Nayarit, asesinado el 2 de enero de 2018

 

Granados solicitó al funcionario federal el esclarecimiento de los acontecimientos referidos por las autoridades correspondientes, así como  el reforzamiento de la estrategia de seguridad.

 

En ese marco, se acordó el establecimiento de una mesa nacional para el análisis de riesgos y generación de protocolos de seguridad para candidatos y funcionarios. A dicha mesa estarán convocados los líderes de todos los partidos políticos.

 

Por su parte la Secretaría de Gobernación reafirmó su compromiso de trabajar de forma coordinada y corresponsable con autoridades de los tres órdenes de gobierno, Poderes de la Unión y fuerzas políticas, a fin de garantizar la tranquilidad y normalidad del proceso electoral 2018.

 

De acuerdo con el reporte anual de Fides, la agencia de prensa de la Santa Sede, y órgano de información de las Obras Misionales Pontificias, indicó que en el año 2017 fueron asesinados en todo el mundo 23 misioneros de la iglesia católica, y México se ubicó como el país con más asesinatos.

 

El reporte señala quede los 23 misioneros asesinados, 13 fueron sacerdotes, 1 religioso, 1 religiosa y 8 laicos. La agencia Fides aclaró que las muertes que han registrado para el conteo, no se trata expresamente de asesinatos por odio a la fe.

 

Sobre la división continental, por octavo año consecutivo, el número más alto de crímenes se ha registrado en América, donde han sido asesinados 11 misioneros (8 sacerdotes, 1 religioso, 2 laicos); junto al que se sitúa también África, donde han sido asesinados 10 misioneros (4 sacerdotes, 1 religiosa, 5 laicos); en Asia han sido asesinados 2 misioneros (1 sacerdote, 1 laico).

Sobre los países con más asesinatos, fueron:

  • México. Cuatro asesinatos
  • Colombia. Dos asesinados
  • Bolivia, Venezuela, Brasil, Argentina y Haití. Un asesinato

 

Con información de Fides / Foto. Twitter

La violencia en contra de los políticos sigue a la orden del día, y en especial en contra de los perredistas. Este fin de semana dos políticos más del partido del sol azteca fueron privados de la vida.

 

Gabriel Hernández Arias, cuarto regidor del PRD de Jalapa en abasco, fue encontrado sin vida al interior de su domicilio con heridas de arma blanca. En el lugar de los hechos fue encontrada la arma con la que presumiblemente fue asesinado.

 

 

El Comité Nacional del PRD exigió «castigo a los culpables de este lamentable hecho y enviamos nuestras condolencias a sus familiares y seres queridos».

 

Por otra parte en Mexicali, Baja California, Juan José Castro Crespo, ex candidato a diputado local por el PRD en el distrito quinto en el 2016, murió luego de recibir al menos tres impactos de bala en ambas extremidades inferiores y en el pecho.

Con información de Reforma / Foto: Twitter

WordPress Lightbox Plugin