Tag

Banxico

Browsing

Especialistas del sector privado consultados por el Banco de México (Banxico), vaticinaron un fuerte deterioro de la economía mexicana, con una caída del PIB esperada para el presente año de 4%. Dicha contracción sería la más profunda desde 2009.

Según la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado correspondiente a marzo 2020, la nueva previsión contrasta con la de hace un mes, en la cual los expertos todavía esperaban un crecimiento del PIB de 0.91%.

El documento emitido por Banxico señala que los economistas consultados prevén un repunte mayor del PIB para 2021 de 1.88%, debido a un rebote estadístico por la mayor caída esperada para este año, mientras que en febrero calculaban el crecimiento en 1.60%.

Los especialistas estiman una depreciación más pronunciada del tipo de cambio, el cual proyectan en 22.27 pesos por dólar para el cierre de año, en tanto que hace un mes lo esperaban en 19.57 pesos por dólar. Para el cierre de 2021 proyectan cierta mejoría de la paridad, la cual regresaría a 21.96 pesos por dólar.

Las expectativas de inflación general y subyacente al cierre de 2020, se incrementaron a 3.61% y 3.50%, respectivamente.

Este comportamiento muy probablemente refleje el efecto de traspaso de la depreciación cambiaria hacia los precios.

En cuanto a la política monetaria, la mayoría de los encuestados anticipa que la tasa de fondeo interbancario se ubique en 5.50% al cierre del presente año, un punto porcentual por debajo del objetivo actual de 6.50%.

En relación a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses, los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores se asocian con las condiciones externas (46%), las condiciones económicas internas (23%) y la gobernanza (22%).

A nivel particular, los principales factores son la debilidad del mercado externo y la economía mundial (30% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (14% de las respuestas); la incertidumbre política interna (11% de las respuestas); la inestabilidad financiera internacional (9% de las respuestas); y los problemas de inseguridad pública (7% de las respuestas).

Al iniciar operaciones este lunes, el peso mexicano se depreció 4.34% en relación con su cierre del viernes pasado. El tipo de cambio abrió en 24.3494 pesos por dólar, cuando el viernes terminó en 23.3250 pesos por dólar, informó el Banco de México (Banxico).

De acuerdo con Banco Base, el peso inició la sesión con una depreciación de 3.53% (82.3 centavos), en 24.17 pesos por dólar, un retroceso por segunda jornada consecutiva.

Lo anterior se debió a un fortalecimiento generalizado del dólar estadounidense frente a sus principales cruces, ante un regreso de la percepción de riesgo a nivel global, agregó.

Señalaron que el fortalecimiento del dólar se debe a que las agencias calificadoras han comenzado a recortar las calificaciones de la deuda soberana de varios países.

Recordó que Fitch Ratings recortó la calificación de Reino Unido de AA a AA-, manteniendo una perspectiva negativa, argumentando que habrá un debilitamiento de las finanzas públicas tras la crisis del coronavirus.

En más de temas económicos, se informó esta mañana que el precio regular de la gasolina en 23 estados se mantiene en 13 pesos.

El procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield, explicó que se atendieron 230 denuncias y se han realizado 195 visitas a las distintas gasolineras del país; tres se negaron a la verificación; una se negó a la colocación de sellos y se han inmovilizado 25 bombas en el país.

El precio más caro de gasolina que se ha detectado es de 21 pesos, por lo que Ricardo Sheffield hizo un llamado a utilizar la app y denunciar para evitar cobros excesivos.

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) anunció su decisión de adelantar su decisión de política monetaria y reducir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, quedando en un nivel de 6.5%.

El anuncio de su decisión de política monetaria estaba programa para el próximo 26 de marzo, pero debido a la volatilidad que presentan los mercados, optaron por adelantarla. De igual manera anunciaron que se adoptarán otras medidas para proveer liquidez y mejorar el funcionamiento de los mercados financieros nacionales.

«Ante la compleja situación económica y financiera global, el Banco de México ha venido dando seguimiento estrecho al comportamiento de los mercados financieros nacionales a fin de tomar las acciones necesarias de manera oportuna. La rápida propagación del COVID-19 ha afectado severamente las perspectivas de crecimiento de la economía mundial y ha conducido a un deterioro importante en las condiciones financieras globales. Adicionalmente, se ha registrado una marcada disminución en los precios de las materias primas, especialmente del petróleo», indicó Banxico en un comunicado.

Indicó que las condiciones actuales han llevado a diversos bancos centrales de economías avanzadas y emergentes a reducir sus tasas de interés, en algunos casos de manera anticipada.

En ese sentido señaló que en las últimas semanas el peso se depreció de forma importante, las tasas de interés de valores gubernamentales aumentaron de manera significativa en todos sus plazos y las primas de riesgo se incrementaron considerablemente.

Reconoció que las circunstancias afectan las previsiones sobre el crecimiento y la inflación para la economía nacional, en particular, las afectaciones sobre la actividad económica que se derivarían de la pandemia del Covid-19.

Finalmente, la Junta de Gobierno adelantó que tomará las acciones que se requieran con base en la información adicional, de tal manera que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta del Banco de México en el plazo en el que opera la política monetaria.

Tras la subasta que anunciara el pasado 12 de marzo, la Comisión de Cambios, anunció este miércoles que subastará el día de hoy coberturas cambiarias por un monto de 2,000 millones de dólares con el objetivo de propiciar mejores condiciones de liquidez, e inyectar ‘oxígeno’ al peso.

Además, dijo, busca un mejor descubrimiento de precios y un funcionamiento ordenado del mercado de cambios.

El pasado 9 de marzo, la Comisión de Cambios anunció un incremento en el tamaño del programa de coberturas cambiarias liquidables por diferencia en moneda nacional de 20,000 millones de dólares a 30,000 millones de dólares, con el objetivo de mantener un funcionamiento ordenado en el mercado cambiario.

Recordó que a la fecha, se han realizado subastas por 7,500 millones de dólares; se han asignado 5,960 millones de dólares que es el monto de coberturas cambiarias vigente; y los vencimientos que hasta el momento se han presentado han sido renovados en su totalidad.

Banxico añadió que renovará la totalidad de los vencimientos de estas operaciones hasta que la Comisión de Cambios lo considere pertinente.

El nuevo anuncio de subasta se da luego de que el tipo de cambio superara la barrera de los 24 pesos por dólar y, alrededor de las 5:30 horas de hoy, tocara un nuevo máximo histórico de 24.1178 en operaciones internacionales, afectado por el desánimo en el mercado mexicano debido a que la mezcla mexicana de petróleo de exportación tocó ayer su peor nivel en 18 años, al situarse el martes en 18.78 dólares por barril.

A las 8 de la mañana de este miércoles, el peso se recuperaba ligeramente de las pérdidas, al negociarse en 23.8547 por dólar en el mercado de mayoreo.

Desde su menor nivel en el último año al máximo de hoy, el peso acumula una depreciación de 30.19%, establecen indicadores de Bloomberg, equivalente a 5.56 pesos.

La Comisión de Cambios es el órgano encargado de la política cambiaria en el país y está integrada por el Secretario y el Subsecretario de Hacienda y Crédito Público, otro Subsecretario de dicha dependencia, el Gobernador del Banco de México y dos miembros de la Junta de Gobierno del propio Banco.

Autoridades sanitarias confirmaron que el día de hoy se tienen 82 casos de Covid-19 en el país, además de que se da seguimiento a 171 casos sospechosos.

Con al cifra dada a conocer, son 29 personas contagiadas en las últimas 24 horas, pues hasta el corte del domingo, se habían reportado 53 casos.

La Ciudad de México es la entidad que registra más casos con 21; le siguen Nuevo León con 13, el Estado de México y Puebla con 8; Querétaro con 7 y Yucatán con 4. Otros estados que han reportado casos de Covid-19, aunque en menor cantidad, son:  Sinaloa, Durango, Jalisco, Aguascalientes, San Luís Potosí, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Quintana Roo.

El 43% de las personas contagiadas son mujeres y el 57% hombres. El promedio de edad de las personas con contagio es de 44.5 años.

Uno de los casos más recientes, y que ha llamado la atención en medios y redes y sociales, es el dado a conocer por el Banco de México (Banxico) quien informó que uno de sus colaboradores dio positivo a la prueba de Covid-19.

«El trabajador referido no presenta síntomas graves y se encuentra en su domicilio particular siguiendo el protocolo marcado por sus médicos tratantes y por la Secretaría de Salud», indicó el organismo.

El Banco central aclaró que hasta el momento, los miembros de la Junta de Gobierno no presentan síntomas relacionados con dicha enfermedad.

Medios especializados han indicado que el funcionario, de quienes prefirieron no dar nombre, asistió la Convención Bancaria que se celebró en Acapulco la semana pasada, a la cual asistió buena parte del sector bancario, empresarial y miembros del gobierno, entre ellos, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Sobre la propagación del Covid-19, a nivel mundial se han reportado 167,506 casos confirmados, y 6,606 defunciones. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa de letalidad global es de 3.94%

Analistas privados rebajaron el pronóstico de crecimiento de la economía nacional para 2020 a un 0.91% desde el 1.0% previo, informó este lunes el Banco de México (Banxico).

La proyección para la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano del 2021 se redujo a un 1.6% desde el 1.64% proyectado previamente, de acuerdo con la mediana de la consulta recabada entre 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero.

En lo que respecta a la inflación, el sondeo de Banxico mostró una ligera aceleración para el indicador entre las expectativas de los analistas, al estimar un 3.52% para el cierre de este año, desde el 3.50% anterior. Para el final del 2021, los expertos consultados proyectaron se ubique en 3.53%.

México terminó el 2019 con una inflación del 2.83%, su menor nivel desde finales de 2016 y el segundo más bajo para el cierre de un año desde que se tiene registro.

En cuanto al peso mexicano, los expertos consultados por Banxico proyectan una paridad cambiaria de 19.57 unidades por dólar al final del año, menor que los 19.68 pesos estimados en la consulta de enero

Los resultados de la encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, correspondientes a febrero, se publican después de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) confirmara que la economía local se contrajo un 0.1% en el 2019, su primera caída en una década.

Según lo indicado por los analistas consultados, los principales factores que podrían obstaculizar al crecimiento de la actividad económica son, a nivel general, factores se asocian con la gobernanza (48%) y las condiciones económicas internas (28%). A nivel particular, los principales factores son los problemas de inseguridad pública (20% de las respuestas); la incertidumbre política interna (18%); la incertidumbre sobre la situación económica interna (13%); la debilidad en el mercado interno (9%); y la debilidad en el mercado externo y la economía mundial (7%).

El gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, señaló este jueves al coronavirus como uno de los motivos de riesgo por los que decidieron reducir las perspectivas de crecimiento del país en 2020.

«Claramente, el brote del coronavirus ha sido muy importante en las últimas semanas», dijo el gobernador al enumerar los riesgos que están generando incertidumbre en los mercados y que llevaron al Banco a reducir las expectativas de crecimiento para México de un rango de entre 0.8% y 1.8% a uno de entre 0.5% y 1.5%.

Aunque todavía no se han detectado infectados por el virus en México, Díaz de León previó «una economía global más débil asociada con el brote de coronavirus».

El gobernador del Banxico recordó que la crisis por el virus AH1N1 en 2009 tuvo «efectos muy severos para la economía mexicana».

Además del brote del coronavirus de Wuhan, causante de la enfermedad COVID-19, el gobernador señaló como factor de incertidumbre la posibilidad de que a mediados de 2020 repunten las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

Mientras que vio con buenos ojos la entrada en vigor del tratado comercial T-MEC entre México, Estados Unidos y Canadá, el cual ofrecerá «grandes oportunidades» para la economía mexicana. El producto interior bruto de México (PIB) cayó un 0.1% en 2019 respecto al año anterior por la contracción de la actividad industrial.

De acuerdo con la minuta de la reunión más reciente de política monetaria del Banxico, algunos integrantes de la  Junta de Gobierno consideraron que también podría jugar a favor del país el próximo plan de inversión en el sector energético.

Otro factor a favor es la disipación de los choques transitorios que afectaron a las exportaciones y a la producción manufacturera.

La entidad precisó que se anticipa también un gasto público más eficiente, tras el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrado (AMLO).

Según la minuta del aviso de política monetaria de la reunión del pasado 13 de febrero, una mayoría de los miembros consideró que la actividad económica «se encuentra sujeta a riesgos tanto externos como internos».

Todos los integrantes de la Junta de Gobierno coincidieron en que la actividad económica en México se ha mantenido estancada por varios trimestres. La mayoría destacó la debilidad en los componentes de la demanda agregada, resaltando la atonía de la inversión.

El Banco de México (Banxico) recortó este miércoles por tercera ocasión consecutiva su pronóstico para el crecimiento de la economía local, destacando como uno de los principales riesgos el impacto del brote de coronavirus, que mantiene en jaque a los mercados internacionales.

En su informe trimestral de inflación, Banco de México disminuyó a un rango de entre 0.5% y 1.5% su expectativa para el desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) este año, desde un rango de entre 0.8% y 1.8%, y a un 1.1%-2.1% para 2021 desde el intervalo de 1.3%-2.3% del informe anterior.

Banxico argumentó que la epidemia del coronavirus, que se extiende rápidamente por el mundo y del que se confirmó hoy un primer caso en América Latina, podría provocar «una desaceleración mayor a la esperada de la economía y el comercio globales».

Las menores expectativas, divulgadas un día después de que se conociera que el PIB local se contrajo en un 0.1% en 2019, se deben también a los efectos de las tensiones comerciales y la desaceleración globales, así como a un deterioro en la calificación de Pemex y de la deuda soberana.

Durante la presentación del informe, Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico, dijo además que el desempeño del peso, que se apreció un 3.6% el año pasado, no permitió generar un remanente cambiario para entregar al Gobierno este año.

Respecto a la inflación anualizada, que en la primera quincena de febrero se ubicó en un 3.52%, el banco central espera que se sitúe por encima de la meta del 3% para el cierre del año.

La entidad alertó de las consecuencias que pueden tener sobre los precios los recientes aumentos salariales. Agregó que la reactivación de la inversión y el consumo, tras la reciente aprobación del nuevo acuerdo comercial para América del Norte T-MEC, requerirá políticas públicas para generar confianza y certidumbre en el país.

Luego de que el INEGI confirmara con cifras ajustadas por estacionalidad, que el Producto interno bruto (PIB) se contrajo 0.1% en el cuarto trimestre de 2019, sumando 4 trimestres consecutivos de contracción, el subgobernador del Banco de México (Banxico), Jonathan Heath, aclaró si México se encuentra en recesión o no.

A través de su cuenta de Twitter, el economista indicó que a pesar de haber experimentado 4 trimestres consecutivos de crecimiento negativo, no se puede afirmar la existencia de una recesión.

Explicó que se tienen que cumplir tres características para poder hablar de recesión: duración, difusión y profundidad.  Indicó que con 4 trimestres al hilo se confirma la premisa de “duración” (mínimo 2).

Sin embargo, detalló que las cuatro tasas son de apenas -0.1% cada una, lo cual no califica para el criterio de “profundidad “. «Una tasa de -0.1% no es estadísticamente diferente a cero».

Añadió que tampoco se cumple con el criterio de “difusión”, es decir, que la caída sea generalizada, ya que mientras sí hay sectores con caídas, como la de construcción, hay muchos sectores con crecimiento positivo, tales como el de  como el de manufactura y el de comercio.

Sobre el dato confirmado hoy por el INEGI, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), manifestó su preocupación por la contracción de la economía, la que recordó es la primera caída anual desde 2009.

Ante eso, propuso acciones concretas para impulsar y reactivar la economía mexicana.

  1. Mejorar la confianza empresarial.
  2. Permitir la inversión privada en el sector energético.
  3. Capitalizar el aumento en el poder adquisitivo de los trabajadores para revertir el estancamiento del consumo.
  4. Aprovechar el debilitamiento del comercio entre China y EE.UU, sobre todo ante el contexto de la aprobación del nuevo T-MEC.
  5. Reactivar la construcción será fundamental para recuperar el ritmo de creación de empleos.
  6. Evitar los subejercicios que frenan la actividad económica y la generación de empleos. Ejercer el gasto de forma eficiente.

A unos días de dar a conocer la decisión de política monetaria, el primer anuncio del 2020, el Banco de México (Banxico) exhortó a los integrantes de la Junta de Gobierno a tener «prudencia» en sus declaraciones.

Señaló que los miembros están en pleno derecho de explicar sus puntos de vista de manera individual, al considerar el beneficio de la institución central.

Sin embargo, «deberán hacerlo ejerciendo prudencia en sus declaraciones y tomando en cuenta los mensajes institucionales» en relación a información de coyuntura económica u otra que pudiera considerarse «sensible» para los mercados financieros.

Esto como parte de la actualización de los criterios generales de comunicación de la Junta de Gobierno y servidores públicos, que difundió este lunes.

Los integrantes deberán especificar que son a «título personal» sus declaraciones o comentarios compartidos en presentaciones, documentos o cualquier otro medio, apuntó.

El banco central dejó en claro que esta medida evitará alguna confusión respecto a los mensajes institucionales.

Tampoco podrán hacer pronunciamientos públicos relacionados con temas de política monetaria ni se reunirán con terceros ajenos a Banxico para discutir dichos temas, de acuerdo con el documento.

Sólo lo podrán hacer con autoridades financieras y con temas de sus competencias «durante los siete días previos al anuncio de la decisión de política monetaria correspondiente», enfatizó.

Los especialistas del sector privado redujeron el pronóstico de crecimiento de la economía mexicana, al situarlo en 1.0% para 2020, informó este martes el Banco de México (Banxico).

De acuerdo con los resultados de la ‘Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado’ correspondiente a enero 2020, la expectativa es menor al 1.10% estimado en diciembre pasado.

Esta proyección aún se mantiene debajo del rango estimado para 2020 por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), que es de 1.5 a 2.5 por ciento.

También se hizo una disminución en la expectativa para el Producto Interno Bruto de 2021, al pasar de 1.79 a 1.64 por ciento.

La gobernanza y las condiciones internas son factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México durante los próximos seis meses, al tener 51% y 32% de las respuestas de los expertos consultados, apuntó.

A ellos le siguieron los problemas de inseguridad, con 21%; la incertidumbre de la política interna, con 19%; y 17% indicó la situación económica interna. La debilidad del mercado interno, con 8.0%, la plataforma de producción petrolera, con 5.0%, y la corrupción, con 5%, son otros inconvenientes para el avance del PIB.

Por otra parte, los especialistas ajustaron a la alza su expectativa para la inflación para 2020, de 3.44% a 3.50% y, con ello, estaría fuera del objetivo de 3.0%, con +/- 1 punto porcentual, esperada por Banxico.

El pronóstico de la inflación subyacente también sufrió cambios ligeros para este año, al pasar de 3.41% en diciembre a 3.48% en enero, expuso.

También se revisó a la baja su expectativa sobre el tipo de cambio, al anticipar que este cerrará 2020 en 19.68 pesos, desde los 20.10 pesos que proyectaron anteriormente. Confiaron que el dólar se cotice en 20.14 pesos para 2021.

México recibió 36,048 millones de dólares de los conacionales residentes en el extranjero en 2019, un aumento del 7.04% respecto a los 33,677 millones de dólares de 2018, lo que significa un nuevo máximo histórico, informó este lunes el Banco de México.

En el periodo enero-diciembre, la remesa promedio individual fue de 326 dólares, ligeramente superior a los 322 dólares del mismo lapso de 2018.  En diciembre pasado, México recibió 3,083,5 millones de dólares, cifra superior a los 2.898 millones de dólares de noviembre, aunque inferior a los 3,125 millones de octubre.

El dato del pasado diciembre supone un alza en el volumen de remesas del 3% si se compara con diciembre de 2018, cuando se recibieron 2,991 millones de dólares.

El país recibió en 2018 un total de 33,677 millones de dólares, y en 2017 las remesas sumaron 30,291 millones de dólares.

Las remesas, provenientes principalmente de los mexicanos que viven en Estados Unidos, representan la segunda fuente de divisas de México, después de las exportaciones automotrices, además de que constituyen un importante ingreso para millones de personas.

En 1995, el primer año del que ofrece resultados el Banco de México, las remesas fueron de 3,672 millones de dólares.

Desde que llegó al poder, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha destacado la importancia de las remesas para centenares de miles de familias en México. En varias ocasiones, el mandatario ha calificado a los migrantes mexicanos de «héroes vivientes» porque gracias a las remesas se ayuda a la economía popular.

El Banco de México (Banxico) publicó este jueves la minuta con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el 19 de diciembre de 2019.

En el documento, se refiere que todos los miembros de la Junta de Gobierno mencionaron que se estima que persista la debilidad que ha venido registrando por varios trimestres la actividad económica en México, y coincidieron en que la economía sigue estancada.

La mayoría mencionó que el entorno actual sigue presentando importantes riesgos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía.

Algunos de los miembros, destacaron que es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas.

En este contexto, señalaron que es necesario reforzar las perspectivas crediticias soberana y de Pemex, así como cumplir las metas fiscales para 2019 y los objetivos del Paquete Económico 2020.

Coincidieron en que es indispensable fortalecer el Estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad.

Uno de los miembros de la Junta de Gobierno agregó que también es importante incrementar la productividad con la adopción de nuevas tecnologías y la inversión en capital humano. Otro recalcó que todas estas medidas evitarían un
deterioro adicional del crecimiento potencial. Por su parte, uno resaltó que, a juzgar por la opinión de empresarios y analistas, entre los obstáculos para la actividad económica en México destacan factores relacionados a problemas de gobernanza (inseguridad pública, inestabilidad política, impunidad y corrupción) y la incertidumbre en las condiciones económicas internas.

Uno de los miembros sostuvo que el principal estímulo que se podría dar a la actividad económica es la implementación de medidas de política pública que generen certeza económica e incentiven la inversión.

WordPress Lightbox Plugin