Tag

Brújula

Browsing

Al Gran Museo del Mundo Maya llegó Andrés Manuel López Obrador como el claro puntero. El favorito para ganar. Nada nuevo en su posición respecto a los primeros dos debates. Pero Anaya y José Antonio Meade sí llegaron en una situación distinta. Llegaron a matar para defender quien puede quedarse con el segundo lugar que tenía Anaya desde el arranque y que fue perdiendo desde el primer escándalo de presunto lavado de dinero y la famosa nave industrial.

El odio entre Ricardo Anaya y el PRI, y viceversa ha demostrado ser mucho más fuerte que sus ganas de enfrentarse al primer lugar. Aun cuando saben que el segundo lugar no llega a Los Pinos, Anaya se ha dedicado desde el primer momento de su campaña a señalar al PRI y al gobierno de Peña Nieto como corruptos incorregibles. El enemigo a vencer.

Y José Antonio Meade también ha dedicado sus baterías en atacar a Ricardo Anaya. Por eso, cuando sale, hace casi una semana, el video de Juan Barreiro, Anaya señala al gobierno como el encargado de enviarle dicho golpe. No presenta prueba alguna de su señalamiento. Tampoco voltea siquiera a ver a AMLO como la posible fuente del ataque.

Aun cuando ya se dieron cuenta que golpearse entre sí tiene como efecto subir las preferencias de López Obrador, volvieron a la misma estrategia en los días previos y durante el tercer debate.

Así escuchamos a Anaya anoche en Mérida. Volvió a denunciar un acuerdo entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Acuerdo del cual no tiene ninguna prueba y que parece más bien ser patadas de ahogado de quien parece asumirse perdedor de la elección.

Habló al momento de cerrar el debate de transformar el enojo en esperanza, pero lo hace unos minutos después de enojarse y atacar justamente a sus contrincantes.

José Antonio Meade hizo lo mismo. Cuando le quedaban 3 segundos de intervención, en una ocasión dijo que los aprovechaba. Lo que hizo fue desaprovecharlos volviendo a atacar a Ricardo Anaya diciendo que de todos los presentes él era el único indiciado. En la otra ocasión los volvió a desaprovechar felicitando a selección mexicana. Ni al caso.

Los ataques a Andrés Manuel López Obrador merecerían una respuesta puntual y no un simple voto de confianza sobre su honestidad. Está bien que denuncie el tremendo robo de medicamentos en el país. Lástima que no hay claridad de que con solo acabar con ese robo alcanza para el programa de salud que propone quien sería su Secretario de Salud, de ganar la presidencia.

Ricardo Anaya también le pidió que contestara sin chistes ni payasadas si cuando fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México le otorgó contratos de manera directa por 170 millones de pesos al empresario José María Riobó. La respuesta de AMLO: “Yo no soy corrupto”, sin más explicación de por medio, es insuficiente.

 

Columna completa en El Universal

Una de las grandes promesas de campaña de Donald Trump fue que acabaría con la corrupción de los grandes capitales y su injerencia en la política en Washington. Le llamó ‘filtrar el pantano’; Drain the swamp.

Han pasado poco más de 500 días de Trump en La Casa Blanca y algunas de sus promesas de campaña las ha intentado cumplir, pero definitivamente la de limpiar el pantano no solo no la ha implementado; el pantano se está desbordando.

Los escándalos de corrupción y de cercanía del dinero a la toma de decisiones están en su gabinete; en los empleados de La Casa Blanca y en el propio Trump.

En el caso del presidente de Estados Unidos la lista arranca por la negativa a hacer pública su declaración de impuestos. Nadie sabe cuánto y ni siquiera si Trump paga o no impuestos. Además, es notoria la falta de separación entre el presidente y sus empresas; los contratos obtenidos por su hija Ivanka a partir de la llegada de su papá al poder; el conflicto de interés que representa ser dueño de un hotel que está a pocas cuadras de La Casa Blanca en el cual han optado por hospedarse desde Jefes de Estado hasta empresarios que llegan a Washington D.C a sostener reuniones con Trump. A todo ello hay que agregar el costo que ha significado para los contribuyentes estadounidenses los constantes viajes de Trump a algunas de sus propiedades de fin de semana para jugar golf.

En su gabinete los escándalos son cosa de todos los días. Un ejemplo es el titular de la Agencia de Protección al Ambiente (EPA), Scott Pruitt, que fue impuesto en el cargo gracias a las contribuciones de los billonarios hermanos Koch que se han beneficiados de tener en la EPA a alguien para eliminar regulaciones ambientales que tanto le cuestan al sector energético, de donde proviene su fortuna.

Actualmente, los escándalos que apuntan a un desbordamiento del pantano tienen que ver con la posibilidad de que Trump otorgue perdones presidenciales a personajes controversiales. Ejemplo perfecto es el ex gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, que lleva 6 años en prisión de los 14 años que fue sentenciado por actos de corrupción, extorsión y sobornos entre los que estaba intentar vender el escaño de Barack Obama en el Senado que dejó cuando arrancó su campaña presidencial.

Para Trump limpiar el pantano se ha traducido más en acusar a los medios que no le son afines de ser mentirosos y corruptos, al igual que al Departamento de Justicia por la investigación de los nexos de su campaña con Rusia o de la ausencia de una investigación sobre Hillary Clinton por sus correos electrónicos.

 

 

Columna completa en El Universal

Quedan 29 días de campañas y estamos a un mes de las elecciones. La gran tajada de los casi 27 millones de spots del periodo electoral han sido vistos y/o escuchados por la opinión pública. Pero, aun así, desde el arranque de las campañas, las preferencias electorales colocan a Andrés Manuel López Obrador en primer lugar; Ricardo Anaya en segundo y José Antonio Meade en tercero.

Los independientes han tenido variantes en las preferencias porque arrancamos con tres – las de Margarita; El Bronco y Ríos Piter- que después se redujo a una candidatura independiente, la de Margarita Zavala cuando el INE bajó a El Bronco y Ríos Piter y después volvimos a tener dos independientes que ahora son uno solo: El Bronco.

Con todo y esos movimientos en las candidaturas independientes, las preferencias entre primero, segundo y tercer lugar han permanecido iguales en el promedio que realiza oraculus.mx de las encuestas registradas ante el INE.

¿Qué está pasando? Platicando con estrategas de las campañas presidenciales me comentan, en una de ellas, que transmitir mensajes a la ciudadanía ha sido un reto monumental por dos razones. La primera es que los spots que transmiten los medios electrónicos – la radio y la televisión – tienen un formato tan rígido que es complicado reaccionar a los vaivenes de las campañas.

Si una campaña saca un tema sobre el candidato de otra que lo obliga a responder, intentar hacerlo vía spots en los medios electrónicos sería una pérdida de tiempo valioso. Entre que piensan la respuesta; realizan el spot; lo mandan al INE para que lo revise; el INE lo aprueba y luego lo envía a los medios para que éstos lo pauten, el ataque del contrincante ya habrá quedado en la memoria de los electores.

Por ello, la respuesta ha tenido que ser vía redes sociales. Y aquí el gran tema que influye en lo poco que se mueven las preferencias electorales. Las redes sociales, lejos de lograr la alta conectividad entre personas, una comunidad global como la que Mark Zuckerberg dice añoraba para Facebook, han generado islas de personas interconectadas con poca conectividad entre las islas.

Es decir, los videos que sube cada campaña en sus redes sociales los ven miles de personas, casi todas afines a cada una de las campañas. Las historias de Betty que distribuye la campaña de José Antonio Meade la ven y la transmiten los PRIístas y los simpatizantes del propio Meade; las explicaciones de Ricardo Anaya subidas a YouTube sobre la compra de su nave industrial la transmiten los PANistas y simpatizantes de Anaya y las ven entre ellos; los videos de AMLO y su esposa Beatriz cantando los distribuyen los integrantes de Morena y los afines a López Obrador.

 

 

Columna completa en El Universal

La tragedia del Boeing 737 que se desplomó después de despegar en La Habana pertenecía a la empresa Global Air, cuya razón social es Damojh, S.A de C.V. Lo ocurrido el 18 de mayo fue todo menos un accidente. Fue una tragedia anunciada en la que murieron 111 personas y que ocurre con una empresa mexicana porque en México empresas como Global Air, plagadas de irregularidades, pueden operar.

Aquí enlisto las irregularidades de la empresa cuyo dueño es Manuel Rodríguez Campos y que por alguna razón la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), dependiente de la SCT, dejó pasar:

  1. Primera irregularidad. – La base de Global Air es Celaya, Guanajuato. Global Air solo tenía 3 aviones Boeing 737. Un 737 requiere como mínimo indispensable una pista de aterrizaje que mida 2 mil metros. En Celaya no hay aeropuerto, solo hay un aeródromo cuya pista es más corta. Mide 1,920 metros.
  2. Segunda irregularidad. – suspensiones previas que fueron superadas. En 2010 le suspendieron su AOC (permiso de operador aéreo) a Global Air en México después de que aterrizó en Ciudad Juárez con el tren de aterrizaje ponchado. Esta suspensión solo tuvo una duración de meses, de noviembre del 2010 a marzo del 2011. Después, en octubre del 2013 cuando un ex piloto de la empresa la reportó por irregularidades como vuelos con llantas ponchadas; vuelos nocturnos sin radar y falta de refacciones, la DGAC multó a la empresa con 1 millón de dólares por comprobar dichas irregularidades, pero la dejaron seguir operando.
  3. Tercera irregularidad. – En 2010, Cubana de Aviación fue aconsejada que dejara de chartear los aviones de Global Air por fallas e irregularidades. Entre éstas estaba la de contratar pilotos sin la experiencia necesaria. La recomendación vino cuando uno de sus vuelos descendió fuera del radar mientras sobrevolaba Santa Clara, Cuba.
  4. Cuarta irregularidad. – Los aviones de Global Air pueden volar en México pero no en…¡Guyana! En mayo del 2017 el mismo Boeing 737 XA-UHZ que se desplomó en Cuba la semana pasada fue vetado de volar sobre el espacio aéreo de Guyana por reportes de que estaba siendo sobrecargado de equipaje. El Director de Aviación Civil de Guyana, Egbert Fiel, le comentó a la agencia AP que los inspectores habían encontrado equipaje atascado hasta dentro de los baños del avión. Cubana no hizo caso de la recomendación y siguió rentando aviones a Global Air.
  5. Quinta irregularidad. – Global Air está impedida de operar en Estados Unidos. No puede entrar al espacio aéreo de ese país porque no cumple con los requisitos de mantenimiento que mandata la FAA (Administración de Aviación Federal). Tampoco pasa el estándar de ruido FAR 135 por lo antiguo que son sus aviones Boeing.
  6. Sexta irregularidad. – Como los aviones de Global Air no pueden a volar a Estados Unidos, no se le llevan a cabo sus trabajos de mantenimiento en alguna de las 3 plantas que tiene para ello Boeing. Una está en Everett (Seattle), Washington; otra en Wichita, Kansas; y la tercera en Dallas, Texas. Por ello, los trabajos de mantenimiento los llevan a cabo en el propio aeródromo de Celaya, que es como si en lugar de llevar el auto al servicio a una agencia mejor se hace en el garaje de la casa. Para aviones con la antigüedad de los de Global Air, este dato es especialmente delicado ya que el más ‘nuevo’ de sus 737 fue el que se desplomó y tenía 39 años. Solo a manera de comparativo, los aviones de Interjet tienen en promedio 6.8 años; los de Aeroméxico 7.7; y Volaris 4.5 años.

A pesar de estas seis irregularidades, Global Air podía operar en México. Además, era de las pocas empresas privadas de aviación mexicana que opera en países como Nicaragua, Venezuela, Salvador y Cuba ya que ninguna empresa seria de seguros de aviación, como Lloyds o Afirme, aseguran aviones de empresas que vuelan a esos países por lo laxas que son sus regulaciones.

 

 

Columna completa en El Universal

Después de casi dos semanas de negociaciones y encuentros a diario en Washington D.C entre los ministros de México y Canadá con el encargado comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, llegó el ultimátum de Paul Ryan, líder de la Cámara de Representantes.

Este ultimátum fue dirigido a Trump, pero fue una estocada para México y Canadá también porque rompió la inercia que traían en las negociaciones. Ryan puso como fecha al gobierno de Trump para mandar aviso al Congreso de que recibirá la propuesta del TLCAN renegociado el 17 de mayo.

Esta fecha tiene que ver con los tiempos legislativos de Estados Unidos. La autoridad de Trump para renegociar este y otros acuerdos comerciales se rige bajo la regla ‘Fast-Track’ del TPA (Trade Promotion Authority). Ésta exige al ejecutivo avisar con 90 días de anticipación al legislativo su intención de renegociar. Una vez concluidos esos 90 días, el congreso estadounidense puede responder con un simple sí o no a lo renegociado. Por eso es Fast-Track.

Una vez que vota el legislativo, si el voto es positivo, Trump lo puede firmar y entonces lo pueden firmar México y Canadá de acuerdo con nuestros propios procesos legislativos.

Pero en el caso de Estados Unidos, Paul Ryan sabe que su partido, los republicanos, pueden perder la mayoría en las elecciones del 6 de noviembre y, para no dejar las negociaciones en manos de los demócratas – que son menos afines al libre comercio – Ryan invita a Trump a renegociar ya.

Esta presión llegó en uno de los momentos más complejos de las negociaciones trilaterales. Justo cuando se están discutiendo dos temas muy delicados sobre todo para México: las reglas de origen del comercio automotriz y los salarios del mismo sector. En ambos temas el gobierno estadounidense pide demasiado al mexicano; los negociadores de México han cedido, pero se han dado cuenta que Estados Unidos no quiere negociar; quiere imponer.

Quiere imponer en el tema automotriz pero también en el agrícola; en dejar la ‘Clausula Sunset’ que permitiría terminar o renovar el TLCAN cada 5 años con lo que pierde su atractivo de estabilidad…todo bajo la premisa de que México y Canadá han abusado de Estados Unidos vía el TLCAN y por ello ahora es momento de pagar de regreso.

 

Columna completa en El Universal

“Muchos miran al empresario como el lobo

que hay que abatir; otros lo miran como

la vaca que hay que ordeñar; pero muy pocos

lo miran como el caballo que tira el carro.”

Winston Churchill

En un país en el cual tener dinero es sinónimo de corrupción, el pleito de Andrés Manuel López Obrador con los grandes empresarios hace sentido en términos de captación de votos. No por nada los grandes empresarios mexicanos tienden a buscar la discreción antes que salir a hacer grandes obras o grandes hazañas con su dinero. Calladitos se ven más bonitos. A diferencia de otros países – aquí a lado está Estados Unidos – en donde ser rico es sinónimo de éxito y algo que la población vislumbra con admiración, en México es tomado con recelo y hasta con odio. Atacar a los empresarios puede, por ello, sumar simpatías.

Pero como México no se acabará el 1º de julio, es evidente que el pleito AMLO-empresarios terminará dañando al país si él es nuestro próximo presidente y si continúa con su discurso divisivo y de odio en contra de la clase empresarial.

Basta ver una probadita esta semana, en donde el peso se ha devaluado de manera relevante tras este enfrentamiento. La devaluación se debe a factores adicionales (TLCAN y tasas de EU), pero sin duda el que el puntero en las encuestas emprenda un pleito con los empresarios ha jugado un papel para debilitar al peso.

En estos días de encono, AMLO ha dicho que los empresarios han lucrado del pueblo mexicano. En esta frase López Obrador parece olvidar que, a diferencia de aquellos políticos que inflan los precios de las licitaciones para embolsarse el excedente; o de los políticos que desvían recursos de las partidas destinadas a educación, salud, etc. para hacerse de viajes, Suburbans y ranchos, los empresarios generan empleos; invierten y pagan impuestos.

Que hay políticos honestos, ni duda cabe; que hay empresarios corruptos, tampoco hay duda. Pero poner a todos en una misma canasta es, además de errado, una afrenta innecesaria. Es por ello que, al verse señalados por AMLO en distintos eventos de campaña como el de Zongolica, Veracruz, en dónde amenazo a la ‘mafia del poder’ de que pronto terminará su privilegio de mandar, el Consejo Mexicano de Negocios decidió publicar el desplegado titulado ‘Así No’.

La finalidad fue hacer valer sus derechos. “López Obrador puede salir a decir que somos unos ladrones y nosotros, por la prohibición del artículo 41 constitucional, no podemos salir a medios electrónicos a defendernos”, me comentó uno de los empresarios que promovió el desplegado.

 

Columna completa en El Universal

En los resultados que da a conocer hoy Massive Caller Ricardo Anaya se ubica por primera vez arriba del 30 por ciento de las preferencias electorales, siete puntos atrás de López Obrador. 30.24% para él; 12.48% para Meade; 37.77% para AMLO; 5.09% para Zavala; 1.95% para El Bronco y 12.45% de indecisos.

Massive Caller ha sido contratado por el PAN quien le ha pagado un millón de pesos para la realización de encuestas. Esto me lo confirmó José Carlos Campos, director de la empresa.

La casa encuestadora ha estado siguiendo la evolución de las preferencias presidenciales desde noviembre del 2017. Su metodología, me comenta su director, les permite entregar resultados mucho más rápido y a menor precio que las encuestadoras tradicionales. Esto es así porque su encuesta es exclusivamente telefónica, con robots haciendo las llamadas.

Por esto, tras el primer debate de Palacio de Minería, pudieron dar a conocer tendencias sobre quién lo había ganado 15 minutos después de haber terminado el encuentro entre los candidatos. Las encuestas tradicionales tardan aproximadamente 5 días para procesar esta información y a un precio más elevado.

En promedio, contratar una encuesta con Massive Caller cuesta entre 50 y 70 mil pesos, dependiendo si se trata del ámbito municipal, estatal o federal. Una encuestadora tradicional cobraría alrededor de medio millón de pesos por estudio, según el mismo Campos.

A partir del primer debate, la casa encuestadora anunció que daría a conocer encuestas diarias con las preferencias rumbo a las elecciones del 1º de julio. La de hoy acerca a Anaya a AMLO de tal forma que puede generar dudas sobre su confiabilidad.

El millón de pesos que el PAN le pagó a Massive Caller es por un paquete de encuestas. Campos argumenta que aun cuando el PAN es quien los ha contratado, sus resultados no se ven comprometidos. Para muestra, la encuesta publicada 15 minutos después del primer debate en donde a la pregunta de ¿quién cree que ganó el debate presidencial? resultó ganador AMLO para el 40.9% de quienes vieron el encuentro, con Anaya un punto detrás, en 39.7%. Meade obtuvo 9.2%; Zavala 7.3% y El Bronco 2.9%.

 

Columna completa en El Universal

 

Señor Director:

En relación a la columna de la señora Ana Paula Ordorica del pasado miércoles 25, en la que hace mención de mi persona, me permito hacer las siguientes precisiones:

1.— Insiste en el hecho de que los inmuebles que en su momento donó el licenciado López Obrador a sus hijos, siguen apareciendo en el Registro Público de la Propiedad y que, por consiguiente, dichos inmuebles siguen perteneciendo a él; motivo por el cual debieron ser incluidos en su declaración 3de3.

Me parece relevante aclarar, dado que la señora Ordorica califica de ignorante a López Obrador, que de acuerdo con el Artículo 3008 del Código Civil de la CDMX: La inclusión de los actos o los contratos en el Registro Público de la  Propiedad tiene únicamente efectos declarativos, dicho por la Suprema Corte de Justicia: “El derecho de nuestra propiedad no se crea o se extingue a raíz de su inscripción en el mencionado registro, sino que aquélla sólo tiene el
objeto de dar publicidad a un derecho ya existente”.

Es notorio que Ordorica ignora el tipo de régimen registral que impera en la ciudad y los efectos que dicho régimen tiene en materia civil.

2.—En relación a lo que afirma acerca de la demanda interpuesta por López Obrador en contra del periódico The Wall Street Journal, me permito aclarar que dicho periódico decidió retractarse y nosotros retirar la demanda presentada.

3.— A la referencia que hace de mi conversación con el reportero Juan Montes de The Wall Street Journal, me es imperante aclarar que no es el lenguaje que suelo utilizar en mis conversaciones.

 

Julio Scherer Ibarra

 

Respuesta de la columnista

1.- Sin ser experta en la materia, ni aspirar a ello; pero sí una periodista profesional, me di a la tarea de leer el Código Civil para el Distrito Federal que cita el abogado Scherer y de su lectura, en particular del título segundo Del Registro Público, del capítulo II Disposiciones comunes de los documentos registrables se entiende en su contexto que “El Registro Público de la Propiedad tiene una naturaleza jurídica eminentemente administrativa, cuyo objeto es dar publicidad a los actos jurídicos que requieran surtir efectos contra terceros, para lo cual puede actuar por solicitud de quien tenga interés legítimo en el derecho que se va a inscribir o anotar, por el notario que haya autorizado la escritura de que se trate, o bien, por orden de cualquier autoridad judicial”.

Si hubiere citado también los artículos 3007 y 3010 se sumaría a criterio que “los documentos que no sean registrados solo producirán efecto entre las partes y no así ante terceros”; además de que “el derecho registrado se presume existente y que pertenece al titular en forma expresa del asiento respectivo”.

“Artículo 3007. Los documentos que conforme a este Código sean registrables y no se registren, no producirán efectos en perjuicio de tercero.”

“Artículo 3010. El derecho registrado se presume que existe y que pertenece a su titular en la forma expresada por el asiento respectivo. Se presume también que el titular de una inscripción de dominio o de posesión, tiene la posesión del inmueble inscrito.”

2. En relación a la demanda interpuesta por Andrés Manuel López Obrador, en contra de The Wall Street Journal, Scherer afirma que fue retirada cuando el diario se retractó de su nota publicada el 26 de septiembre de 2016. Esto es falso, como lo hizo notar el reportero del diario que escribió la nota Juan Montes, quien fue muy claro en decir que el 7 de noviembre de 2016 el diario decidió publicar una ampliación sobre la nota original que incluyera el hecho de que le habían presentado documentos demostrando que los títulos de los dos departamentos habían sido transferidos en un 50% a su hijo Andrés Manuel en 2005. Esto no fue una retractación ya que los departamentos no estaban en ese momento registrados a nombre de los hijos de López Obrador en el Registro Público, como continúan no estando hasta el momento de escribir mi artículo.

La demanda, según dicho del propio Montes, fue retirada después de un tiempo por la representación legal de Andrés Manuel López Obrador, desconociendo los motivos.

3. Sobre el lenguaje que suele utilizar el abogado Julio Scherer en sus conversaciones, solamente me remito a citar lo que el propio Juan Montes me comentó y autorizó que publicara. En mi opinión no veo porque habría de mentir sobre el tema dado su reconocido profesionalismo.

 

Ana Paula Ordorica M.

Que Andrés Manuel López Obrador tenga dos departamentos en Coyoacán, en la Ciudad de México, no tiene nada de malo. Lo absurdo es que no los reportó en su declaración patrimonial como parte de la Ley 3de3. Pero más absurdo aun es que diga que no lo hizo porque son propiedades que está heredando a sus hijos y que actualmente están en ese proceso.

El tema no es menor ya que demuestra ignorancia de AMLO, en el mejor de los casos, corrupción, evasión de impuestos y mentira en el peor.

Los dos departamentos ubicados en Odontología #57 los compró AMLO en el 2002, cuando fue Jefe de Gobierno de la CDMX. No son departamentos lujosos. Nada que se pueda comparar con otras propiedades de otros políticos.

Cuando en 2003 murió Rocío Beltrán, la primera esposa de AMLO, lo hizo intestada y por ello el título de propiedad de los departamentos se encuentra en proceso de herencia. Eso fue lo que explicó Cesar Yañez, cercano a AMLO, al Wall Street Journal cuando el diario reportó el hecho en septiembre del 2016. Una vez publicado ese primer texto, Julio Scherer se acercó al Wall Street Journal para presentar al diario copias de los títulos que indicaban que había transferido el 50 por ciento de los dos departamentos a uno de sus hijos, a Andrés Manuel, en 2005. Con esta información, el Wall Street Journal hizo la ampliación de la información en noviembre de ese mismo año.

Pude platicar con Juan Montes, el reportero del Wall Street Journal que cubrió la nota, y me comentó que el diario decidió ampliar esta información por respeto a los lectores, pero esto fue una ampliación, no una retractación, como ha estado diciendo AMLO desde entonces y como ha repetido ahora que el tema resurgió en el primer debate cuando José Antonio Meade le preguntó por qué no estaban esos departamentos incluidos en su 3 de 3.

Los departamentos siguen estando a nombre de AMLO en el Registro Público de la Propiedad (RPP). No sabemos bien a bien si es por ahorrarse el pago del Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles, el ISAI, que debe hacerse cuando se vende, hereda o dona una propiedad ante Hacienda, o si sea por lo que alguna vez comentó el cercano amigo de AMLO y consejero de Morena, Julio Scherer: que todo se debía a una “pendejada” de Adán Augusto López, el notario encargado de dar fe de la donación que hizo AMLO a sus hijos y de hacer el cambio en el RPP.

Aquí el asunto se pone aún más interesante. Porque Adán Augusto López además de ser el notario de AMLO, es el actual candidato a gobernador de Tabasco por MORENA.

 

Columna completa en El Universal

Si algo sabe hacer bien Andrés Manuel López Obrador, es comunicar. Hoy la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) es su bandera.

Bandera que ha merecido una historieta tipo cómic en la que AMLO explica porque quiere cancelar esa obra que describe como cara, innecesaria y herramienta de corrupción de la mafia del poder. La historieta se titula: Un aeropuerto que no debe aterrizar y se ilustra con una pista encharcada sobre la cual va a aterrizar un avión mientras un puerco gordo, vestido de empresario, sostiene una bolsota de dinero que se entiende es producto de la corrupción.

El discurso de AMLO en el sentido de que va a cancelar la obra es como ese comic. Es ya la caricatura de lo que AMLO representa: el político que finalmente le pondrá un ‘hasta aquí’ a los empresarios de siempre, los mismos beneficiarios de décadas. Para AMLO la cancelación de la obra se puede equiparar al muro de Donald Trump. Enciende emociones de los ciudadanos cansados con las corruptelas de siempre.

¡No al NAICM! es el ¡Build the Wall! región 4.

Y por ello le vino como anillo al dedo que Carlos Slim se subiera al ring para decir que la cancelación del proyecto supondría suspender el crecimiento económico del país. El Ing. Slim tiene una participación importante en el proyecto. Su constructora CICSA es parte del consorcio que construirá el edificio Terminal con una participación del 14.29% del contrato. Tiene además el 25% de la Pista 3 junto con la constructora La Peninsular. FCC, la constructora española de la cual es socio, también es parte del consorcio y tiene el 14.28% de los contratos para la construcción del edificio Terminal.* Así que AMLO quedó feliz de responderle.

Le permitió decir que de Los Pinos mandaron al empresario más rico de México a defender un proyecto que va a seguir engordando su cartera. Justo obtuvo el material para encender la furia y la división que tanto le gusta a AMLO. Aquello de ‘nosotros los pobres contra ustedes los ricos; nosotros los honestos contra ustedes los corruptos’.

La historieta de AMLO, su comic sobre el NAICM, está plagado de imprecisiones y mentiras. Pero están bien dibujadas y bien explicadas y por ello no sorprende que sean bien recibidas y aceptadas.

Por ejemplo, el comic arranca diciendo que existen muchas ciudades con dos aeropuertos, por lo que su propuesta de habilitar el de Santa Lucía es viable. Entre las ciudades mencionadas está Nueva York, Roma, Londres. Lo que no explica el comic de AMLO es que en esas ciudades la distancia entre aeropuertos cumple con el mandato del Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados de Aviación, Mitre, que es el organismo internacional que se encarga de checar, entre otras cosas, la distancia entre aeropuertos para autorizar su viabilidad tomando en cuenta que no exista interferencia entre los radiales.

 

Columna completa en EL UNIVERSAL

Ayer por la tarde el INE sesionó para definir que siempre sí entra El Bronco en la boleta electoral y que Armando Ríos Piter tiene 10 días para ejercer su derecho de audiencia, lo que le permite revisar las firmas entregadas para que se vuelva a considerar su inclusión en la boleta electoral.

¿Por qué El Bronco ya la libró y Ríos Piter no? Porque mientras El Bronco ejerció su derecho de audiencia y con ello ‘limpió’ gran parte de las firmas que le invalidó inicialmente el INE, Ríos Piter no buscó ejercer dicho derecho. O cuando menos eso dice el INE. Ríos Piter argumenta que sí busco ejercer el derecho pero que el INE cambió las reglas del juego de último momento. Ahora la gran pregunta para saber si tiene oportunidad de entrar o no en la boleta Ríos Piter es si va a buscar esclarecer las inconsistencias en los 10 días que le acaba de dar el Tribunal Electoral.

Jaime Rodríguez entregó 2 millones 34 mil 403 firmas. De ellas, el INE le invalidó 1 millón 223 mil 408 firmas y se quedó solo con 849 mil 937 válidas, quedando corto por 16 mil 656 firmas. El INE decidió que debía aplicar de forma estricta la ley y decidió bajarlo de la boleta. Sin embargo, el lunes el Tribunal Electoral falló que no se volverían a revisar las firmas para ver si se subsanaban las poco más de 16 mil firmas ante la falta de tiempo dado que ya han arrancado las campañas, pero que ante la incertidumbre de si estas firmas podían ser válidas, se le diera el registro.

Es decir, ante la duda razonable de la validez de las firmas, el Tribunal decidió respetar el derecho de ser votado a El Bronco.

En el caso de Ríos Piter, del millón, 765,599 firmas entregadas al INE, éste detectó inconsistencias en 1 millón, 149 mil 63 firmas. Es decir, 4 de cada 10 firmas no cumplían los requisitos. Como no buscó revisarlas al no ejercer su derecho de audiencia, sus apoyos válidos fueron 242 mil 646 firmas. Se quedó corto casi por 700 mil firmas.

Ahora el Tribunal Electoral decidió darle diez días a Ríos Piter para ejercer el derecho de audiencia.

Lo que ha ocurrido con los candidatos independientes es justo lo que nuestro sistema electoral NO necesitaba. Aquello que se concibió como la posibilidad de inyectarle una bocanada de aire fresco a un sistema que ha decepcionado, se ha vuelto en una oportunidad más para que todos los actores involucrados demuestren que el hartazgo ciudadano no es de a gratis.

Columna completa en El Universal

Estamos a dos días de que arranquen formalmente las campañas hacia la elección del 1º de julio y el puntero sigue siendo Andrés Manuel López Obrador. Entre más se acerca el día de la elección y entre más se consolida AMLO, más nerviosos se ponen quienes ven en su triunfo el regreso de las más viejas prácticas antidemocráticas y retrógradas. Es decir, banqueros, empresarios e intelectuales liberales, están asustados de lo que la victoria de López Obrador pueda generar para México.

 

Ante un AMLO que habla de referéndums y consulta popular en dos años ¿qué lo va a detener para pedir lo mismo al concluir su sexenio para ver si el pueblo quiere que permanezca más tiempo en la presidencia?

 

Ante un AMLO que no está dispuesto a respetar normas y compromisos ya adquiridos, como la reforma energética o los contratos ya en marcha para la construcción del Nuevo Aeropuerto ¿qué Estado de Derecho esperar si gana el 1º de julio?

 

Tener a México en manos de un mesías que cree en la divinidad de su proyecto que incluye propuestas que han probado haber fallado en el pasado se antoja como el último clavo en el féretro de un México que se ha ido en picada. Y sin embargo, hay quienes están dispuestos a apostarle a ese nuevo experimento una vez más.

 

Ante el susto de los que no quieren que la apuesta nueva sea con Andrés Manuel ¿qué ofrecen quienes tienen en sus manos el poder de hacer una diferencia para los ciudadanos mexicanos que están cansados?

 

Por ejemplo: ¿Qué ofrecen los empresarios y banqueros que quedaron asustados con López Obrador y su discurso en la Convención Bancaria? Más allá de amenazar con que no volvería a amarrar al tigre si hay fraude el 1º de julio, en Acapulco AMLO hablo sobre la necesidad de que los banqueros le otorguen créditos a los millones de pobres y campesinos que ni siquiera tienen una cuenta de banco. Es decir, AMLO quiere que los banqueros le otorguen créditos a quienes no son sujetos de créditos lo cual es absolutamente irracional. Los banqueros lo critican y se alinean con Anaya o con Meade.

 

Esta actitud de los banqueros no resuelve el problema de que millones de mexicanos que no son sujetos de crédito escuchen a AMLO y lo vean como su salvador.

 

Se filtran comunicaciones de los consejeros de los bancos en donde se dicen horrorizados por lo que viene si gana López Obrador, pero ¿qué proponen ellos para que ese 37-44% de los ciudadanos que voltean a ver a AMLO como la apuesta que queda para arreglar a México se de cuenta que él no sacará al país adelante?

 

Asustar con que AMLO implica el regreso de Echeverría es hablarle sobre algo que no comprenden los 14 millones de jóvenes que van a votar esta vez por primera ocasión y para quienes Echeverría es un nombre y un concepto totalmente ajeno y desconocido.

 

Columna completa en El Universal

¿Quién hizo el video de la niña bien? Esa ha sido una de las dudas que han circulado desde el fin de semana cuando se volvió viral el llamado a votar por ‘ya sabes quién’ de Almudena Ortiz Monasterio.

 

¿Fueron el PRI o el PAN en un esfuerzo de guerra sucia contra López Obrador? ¿Fue López Obrador mismo aprovechando las redes sociales para viralizar con una canción de reggaetón que le compita al ‘Movimiento Naranja´?

 

Esa respuesta parece ser lo de menos. Lo que muestra el video en sí es lo interesante. Apenas la semana pasada me comentó la ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, que la elección del 2018 sería una elección clasista. La ex ministra fue anunciada por AMLO como su Secretaria de Gobernación, de ganar la elección del 2018. Pues vaya que el video de la niña bien llegó para comprobar que ella está en lo correcto.

 

Esta elección no será ideológica. No son las propuestas de la izquierda versus las de la derecha. No es la intervención del Estado en la economía ni qué tantos impuestos nos van a cobrar dependiendo el partido que llegue a Los Pinos.

 

López Obrador tiene propuestas de todos los colores y sabores y alianzas igual de multicoloridas. Así como dice que bajará los sueldos a los funcionarios públicos y que está en favor de un salario básico universal (propuesta que dice le robó Ricardo Anaya), también habla de la elaboración de una Constitución Moral al más puro estilo conservador.

 

La supuesta niña bien que dice llamarse Almudena Ortiz Monasterio, es estudiante del ITESO, la Universidad Jesuita de Guadalajara. Ahí no tienen registros de una estudiante con ese nombre, pero nada es casualidad en ese video. Todo apunta a una joven guapa, de nombre rimbombante; de sociedad; con educación costosa y familia bien acomodada.

 

Aún así, Almudena se atreve a llamar a votar por López Obrador. Ese es el centro del mensaje. Que AMLO es la opción de los pobres, pero que en esta ocasión también los ricos deben atreverse al cambio de régimen que él propone.

 

Es el típico mensaje populista de nosotros contra ustedes llevado un paso más allá. Invitando a los otros a unirse. A dejar al status quo atrás. A que el pueblo en contra del sistema sea una realidad en la que participen ´hasta los ricos y acomodados´ para sacar a los que en definitiva no pueden entrar en el reino del ‘nosotros’: los priístas.

 

 

Columna completa en El Universal