Tag

Charlottesville

Browsing

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atacó esta tarde con dureza a los empresarios que la tarde de ayer presentaron su renuncia a su consejo empresarial al argumentar una “tibia respuesta” del mandatario a los incidentes racistas en Charlottesville, Virginia.

 

Al ser cuestionado al respecto, Trump vinculó la salida de esos líderes empresariales a las presiones de su Gobierno para que las empresas fabriquen sus productos en Estados Unidos. “Algunos de los que se van, se van por vergüenza, porque hacen sus productos fuera y yo los he estado sermoneando (…) sobre la
necesidad de traerlos de vuelta a este país”, dijo el mandatario.

Trump acusó a quienes han dimitido de no tomarse “en serio” su trabajo en favor del país y puso a sus empresas en el punto de mira por mantener mucha de su producción en el extranjero. Previamente a través de su red social el magnate indicó que “tiene muchos empresarios de donde echar mano” por cada uno de los que se han ido.

El presidente de la Alianza para las Manufacturas Americanas, Scott Paul, se convirtió hoy en el cuarto líder empresarial que renuncia esta semana del Consejo de Trump. En breve mensaje divulgado en su cuenta de Twitter, Paul se limitó a justificar su renuncia con el argumento de que “es lo correcto”, sin ahondar en mayores explicaciones.

 

Con información de EFE / Foto: Archivo APO

 

 

Al ofrecer una conferencia de prensa para hablar sobre los logros manufactureros, el Presidente Donald Trump defendió los tiempos que empleó sobre los episodios de violencia que se registraron este fin de semana en Charlottesville, Virginia, argumentando que necesitaba “conocer los hechos” antes de condenar específicamente a cierto grupos.

 

“No esperé mucho tiempo”, dijo Trump. “Quería asegurarme, a diferencia de la mayoría de los políticos, que lo que dijera era correcto, no hacer una declaración rápida”, aseguró el mandatario.

 

“La declaración que hice el sábado, la primera declaración, fue una buena declaración, pero usted (reportero) no hace declaraciones que a menos que sepa los hechos. Toma un poco de tiempo conocer los hechos completos. Usted todavía no sabe los hechos”, añadió el magnate.

 

Con información de The Hill / Foto: Archivo APO

En su primera declaración sobre los acontecimientos de Charlottesville, Virginia, el presidente Donald Trump culpó a “varios grupos” de la violencia registrada. 48 horas después y orillado por la presión en todo el país, recriminó a los grupos de extrema derecha, sin embargo este martes todo parece que se retractó y volvió a la línea de su primer declaración.

 

 

El mandatario indicó a los representantes de los medios de comunicación que habría que culpar a “ambos lados”, refiriéndose a los grupos de extrema derecha y los de izquierda por provocar los enfrentamientos “tan violentos”.

 

“Tenías un grupo de un lado y tenías un grupo en el otro, y se enfrentaron en un episodio lleno de vicios y el cual fue horrible, y fue una cosa horrible de ver (…) Y los del otro lado entraron sin permiso, y fueron muy muy violentos. Creo que hay culpa de ambos lados.”, sostuvo el mandatario.

 

Cuestionado sobre la responsabilidad de la ultra derecha, el mandatario respondió “¿Qué pasa con la ultra izquierda que apareció junto a la ultra de derecha? (…) Acaso se le ha culpado?. He condenado a los neonazis. He condenado a muchos grupos diferentes, pero no todas esas personas eran neonazis, créeme “, dijo Trump.

 

 

Con información de Politico / Foto: Archivo APO

La tarde de ayer se informó sobre la renuncia del director de la farmacéutica estadounidense Merk, Kenneth Fraizer, al consejo empresarial que asesora al presidente Donald Trump en rechazo a su falta de claridad al condenar los hechos ocurridos en Charlottesville

 

Sin embargo a Fraizer se unieron dos empresarios más, los directivos de Intel Corp y Under Armour Inc también anunciaron su salida del consejo asesor del mandatario republicano.

“Renuncié al consejo para llamar la atención sobre el grave daño que nuestro clima político dividido está causando a temas críticos”, aseguró Brian Krzanich, director ejecutivo de Intel.

 

 

 

Por su parte el CEO de Under Armour, Kevin Plank, utilizó su red social para anunciar su salida al asegurar que “seguimos resueltos en nuestro potencial y capacidad para mejorar la manufactura estadounidense (…) Sin embargo, Under Armour se dedica a la innovación y el deporte, no a la política”.

 

La AFL-CIO, una federación de sindicatos de trabajadores, dijo que también esta considerando retirar a su representante del consejo.

 

Con información de El Universal / Foto: Archivo APO

El mes pasado, Simon Kuper escribió en su columna del Financial Times que solicitaba la ciudadanía francesa. Su esposa y sus hijos, todos ya lo habían hecho. Viven en París, por lo que no están dejando un país por otro, pero la columna me hizo preguntarme si alguna vez podría hacer algo similar. La respuesta rápida fue no, pero Donald Trump ha puesto en duda mi relación con mi propio país. Algunos días creo que ya no lo sé.

 

La reacción de Trump el sábado pasado sobre el episodio de odio de Charlottesville es un ejemplo de lo que encuentro tan preocupante. Nunca pensé que un presidente de los Estados Unidos protegiera sus intereses cuando se tratara de denunciar actos racistas y antisemitas. Hay abundantes calificativos para estos incidentes, áticos enteros de clichés, pero Trump no puede pronunciar uno solo. En su lugar, empujó un poco de suciedad sobre una “exhibición atroz de odio, fanatismo y violencia en muchos lados”.

 

El lunes, el presidente endureció su discurso. “El racismo es malo”, dijo Trump, sin duda por presiones de sus asesores. Denunció “al KKK, a los neonazis, a los supremacistas blancos y a otros grupos de odio que repugnan todo lo que queremos como estadounidenses”. Buen intento, pero tres días después y después de muchos dólares menos. La mancha de la declaración original no puede ser eliminada. Es el Trump auténtico, la encarnación genuina de un presidente que ha provocado una rabia en gran parte del electorado estadounidense y lo ha validado.

 

Estados Unidos ha tenido este tipo de momentos antes. El reinado del senador Joseph McCarthy me viene a la mente. Era un oportunista mentiroso que explotó un susto rojo para arruinar vidas y carreras. Pero por toda su villanía, él era sólo un senador y, a su debido tiempo, el Senado se hizo cargo de los suyos. McCarthy lo censuró.

 

Trump, sin embargo, es mucho más poderoso. Sus tuits dominan el flujo de noticias. Su afirmación de que entre 3 y 5 millones de inmigrantes ilegales votaron por Hillary Clinton, privándolo de una victoria popular, ha sido adoptado por el electorado republicano. El Washington Post informó la semana pasada que alrededor de la mitad de los republicanos apoyaría el aplazamiento de las elecciones presidenciales de 2020 hasta que se solucione el problema.

 

Que el problema no puede ser abordado porque no existe, es ese el punto. Más importante es el desprecio flagrante tanto de la Constitución como de la tradición. Llevamos a cabo elecciones presidenciales cada cuatro años. Siempre. El mandato del presidente está establecido por la Constitución. Búscalo.

 

Simultáneamente con la deslegitimación del proceso electoral ha llegado una subversión de la verdad. Se ha reducido a otra cosa, algo así como una alternativa a los “hechos” de la invención de Kellyanne Conway. Los incesantes ataques de Trump contra la prensa han cobrado un costo. Los llamados medios de comunicación han sido durante muchos años verdugo del Partido Republicano, pero ahora no está solo en la oposición. “Están mintiendo, están engañando, están robando”, dijo Trump durante una manifestación el pasado mes de octubre en Grand Junction, Colorado. “Ellos están haciendo todo, esta gente aquí mismo.” Estaba señalando la sección de prensa.

 

Grand Junction, de hecho, es donde Peter Hessler de The New Yorker encontró que el mensaje de Trump de ira e intolerancia no sólo se ha llegado, se ha adoptado. El GOP local, siempre conservador, fue, sin embargo, tomado por los partidarios más conservadores de Trump. El periódico local Daily Sentinel, ha perdido suscriptores y está bajo asedio por su moderación. Grand Junction tiene sus problemas y no es el único caso en Estados Unidos.

 

Las creencias que solían encontrarse sólo en la periferia de la extrema derecha han entrado en la corriente principal republicana. El furioso y desequilibrado odio hacia Hillary Clinton, la convicción de que las elecciones fueron casi robadas, todo esto y mucho más han sido dados por Trump que los neonazis pueden marchar en la ciudad natal de Thomas Jefferson, confiados de que tienen el apoyo de Trump. Ellos estaban equivocados.

 

La última pregunta es si el nombre de Donald Trump estará vinculado a una época, si él cambiará tanto a Estados Unidos, que nunca volverá a ser la misma. La respuesta, creo, está en los miembros del propio partido del presidente, los republicanos que hasta ahora han sido reacios a confrontar al presidente.

 

Tal vez Charlottesville será un punto de inflexión. Tal vez la muerte de la contra manifestante Heather Heyer producirá la comprensión de que ella no puede ser la última en ser asesinada por el odio. Otros pueden seguir porque el presidente de los Estados Unidos guiña el odio y responde a una marcha de odio con una “suave” declaración. No fue lo que dijo inicialmente, sin embargo, eso fue revelador. Era su total falta de indignación. Tal vez ese sea su Estados Unidos. No el mío.

 

 

Texto publicado en RealClearPolitics por Richard Cohen

Foto: Archivo APO

El joven estadounidense acusado de embestir con su automóvil a una multitud que protestaba contra una marcha de supremacistas blancos en Virginia permanecerá en la cárcel, al menos hasta que el sospechoso tenga un abogado, esto luego de que el juez Robert Downer declinó fijar una fianza en una audiencia celebrada este lunes por la mañana.

 

La policía acusó a James Alex Fields Jr. de asesinato no premeditado y otros cargos por presuntamente arrollar el sábado con su auto a un grupo de manifestantes en Charlottesville, Virginia, matando a una mujer de 32 años e hiriendo al menos a otras 19 personas. Fields ha estado detenido desde el sábado.

 

El juez informó que la oficina de defensores públicos le dijo que no podría representar a Fields porque un familiar de alguien en la oficina fue herido en la protesta del sábado. El juez Downer dijo que Charles Weber, un abogado local, será designado para representar a Fields, de 20 años de edad.

 

La próxima audiencia programada es el 25 de agosto, aunque el abogado de Fields podría solicitar una audiencia de fianza antes de esa fecha.

Un profesor de secundaria que tuvo a Fields entre sus alumnos dijo el domingo que el joven estaba fascinado con el nazismo, idolatraba a Adolf Hitler y había sido señalado por los oficiales de la escuela en el noveno grado por sus convicciones “profundamente arraigadas y radicales”. Fields también llegó a revelar que le había sido diagnosticada esquizofrenia siendo niño y le habían recetado un medicamento antipsicóticos,

 

Con información de AP / Foto: Twitter

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó hoy al Ku Klux Klan (KKK), los neonazis, los supremacistas blancos “y otros grupos de odio”, 48 horas después de que un joven blanco arrollara a un grupo de manifestantes antifascistas en Charlottesville (Virginia).

 

 

“El racismo es el mal y aquellos que causan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo el KKK, los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio que son repugnantes a todo lo que queremos en Estados Unidos”, dijo Trump en una declaración desde la Casa Blanca.

Mucho se le criticó al mandatario con llamar por sus nombre a dichos grupos en la primer declaración que realizó el sábado pasado sobre los hechos de violencia que golpearona Charlottesville, toda vez que estos grupos han sido los que más apoyo le han dado desde que lanzó su candidatura presidencial y que en gran medida ayudaron a que llegara a la Casa Blanca.

 

 

Con información de EFE / Foto: Twitter

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, dijo hoy que el “horrendo ataque” del sábado en Charlottesville Virginia, en donde un joven neonazi embistió con su coche a un grupo de manifestantes antirracistas, cumple los preceptos legales para ser considerado “terrorismo doméstico”.

“Cumple la definición de terrorismo doméstico en nuestro estatuto”, afirmó hoy Sessions en una entrevista que ofreció a la cadena ABC, después de que su Departamento anunciara que ha abierto una investigación de derechos civiles sobre el suceso, en el que falleció una joven y varias personas resultaron heridas.

La importancia de que el ataque se declare “terrorismo doméstico” es más simbólica que práctica, ya que esta denominación no conlleva penas adicionales, pero sí es clave para quienes denuncian que solo se usa la palabra terrorismo cuando el atacante es una persona musulmana.

 

Con información de EFE / Foto: Archivo APO

Luego de los hechos que se registrara  este sábado en Charlottesville Virginia, Estados Unidos, con un total de 3 personas muertas, decenas de heridos y  personas arrestadas, el presidente de Donald Trump reaccionó al respecto condenando la violencia “de odio, fanatismo, procedente de varios lados”, sin mencionar directamente a la supremacía blanca de los Estados Unidos.

 

Sin embargo es el ex mandatario Barack Obama quien se refirió al tema de una forma distinta, pues a través de sus redes sociales, optó por retomar una de las frases más famosas de Nelson Mandela, causando una viralización de la imagen y mensaje que decidió compartir.

 

 

 

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar. El amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”, fue el mensaje que en una serie de tuits publicó en referencia a los hechos de Charlottesville.

 

 

A diferencia de su padre, Ivanka Trump optó por señalar directamente al “racismo, supremacía blanca y neonazis” como la cusa de los actos de violencia que afectaron ayer el estado de Virginia, además de llamar a ser un “país unido” en lugar de estar dividido por situaciones de odio.

 

 

Por su parte la ex candidata presidencial, Hillary Clinton, también reaccionó al respecto y aseguró que “la incitación del odio que nos tiene aquí es tan real y condenable como los supremacistas blancos en nuestras calles”y condenó el actuar del magnate por “permitir” que este tipo de sentir se haya arraigado en los estadounidenses.

 

 

Foto: Twitter

Una pequeña ciudad de apenas 45 mil habitantes fue escenario de uno de los enfrentamientos movidos por el racismo y el odio más grande de los Estados Unidos de los últimos tiempos.

El caos llegó a su punto máximo en Charlottesville este sábado, donde en el marco de la marcha de supremacistas blancos dio pie a un enfrentamiento que dejó un muerto (una mujer de 32 años), más de 34 heridos y un número indeterminado de arrestados.

 

 

 

La muerte registrada se dio luego de que un vehículo embistiera a otros autos y a los contingentes de manifestantes críticos con los supremacistas blancos que caminaban por la calle. Lo hizo “de forma premeditada”, según informó la policía local. Las imágenes del momento dieron la vuelta al mundo, lo que generó que la atención se centrada en esta ciudad del estado de Virginia en los Estados Unidos.

 

La madrugada de este domingo, la policía informó sobre la detención del conductor del vehículo que arremetió contra los manifestantes, un joven de 20 años originario de Ohio, y que de acuerdo a los reportes policíacos responde al nombre de James Alex Fields. Fields está acusado de varios delitos, entre ellos asesinato.

 

El Gobierno Federal de los Estados Unidos decidió abrir una investigación por una posible violación de derechos civiles en el ataque automovilístico, pues se sospecha que el conductor podría haber estado motivado por una discriminación racial.

 

Horas más tarde de que se produjera el ataque, un helicóptero de la policía que supervisaba los incidentes se estrelló a 11 kilómetros de Charlottesville, en donde resultaron muertos dos agentes.

 

 

Con información de El País / Foto: Twitter