Tag

comercio

Browsing

El embajador de Estados Unidos, Christopher Landau, festejó la aprobación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en el Senado de su país.

«Me da enorme placer informarles que el Senado de EEUU acaba de aprobar el #TMEC, lo que nos acerca un paso más a finalizar este importante acuerdo que beneficiará a nuestras naciones por generaciones», escribió Landau en su cuenta de Twitter.

El diplomático, quien se ha caracterizado por su actividad en redes sociales, agregó que la aprobación del T-MEC por los legisladores de su país es «otro hito en la relación entre las tres potencias de Norteamérica».

El Senado estadounidense aprobó este jueves el renovado acuerdo comercial, el cual quedó listo para entrar en vigor cuando se efectúe el mismo procedimiento parlamentario en Canadá.

La votación fue de 89 a favor y 10 en contra; ahora el acuerdo será remitido a la oficina del presidente Donald Trump para su promulgación.

Por su parte Larry Rubin, presidente de la comunidad americana en México, aseguró que finalmente es una realidad el T-MEC y ahora solo faltará la aprobación del congreso canadiense, aunque confió en que «podemos ya darlo como un hecho”.

«El beneficio que este nuevo tratado generará para México, es un crecimiento de inversión y una gran generación de empleo, ya que solo el comercio bilateral entre México y Estados Unidos irá de 600,000 millones de dólares a más de un trillón de dólares en menos de 5 años”, finalizó Rubin.

Estados Unidos y China firmaron hoy la Fase 1 de su acuerdo comercial, lo que supone un avance para terminar con la guerra comercial que ambos países arrastran de tiempo atrás.

Adicional, pondría fin a los aranceles impuestos entre ambos países, pues reduce tarifas además de permitir que el país asiático impulse la compra de bienes.

En conferencia de prensa el presidente Donald Trump y el viceprimer ministro Liu He, representante chino en las conversaciones con Washington, suscribieron el documento que constaría de 86 páginas, aunque aun no se ha hecho público.

“Esta es una ocasión muy importante y notable. En la actualidad, damos un paso trascendental, uno que nunca ha sido tomado antes con China, hacia un futuro con una justa y recíproca del comercio como firmamos la Fase 1 del acuerdo comercial histórico entre los Estados Unidos y China “, dijo Trump.

Acompañado de altos funcionarios, mostró un discurso conciliador al afirmar que los dos países juntos están corrigiendo los errores del pasado y ofreciendo un futuro de justicia y seguridad económica para los trabajadores, agricultores y familias.

Sin embargo declaró que su país levantará las barreras arancelarias contra las importaciones chinas si las partes conciertan la segunda fase del acuerdo.

Por su parte, Liu dijo que ambas partes trabajarán estrechamente para obtener resultados tangibles y lograr una relación de beneficio mutuo a pesar de las diferencias en sus modelos políticos y económicos.

El arreglo clave es una promesa china de comprar productos agrícolas y otros bienes y servicios por un valor adicional de 200 mil millones de dólares por dos años o más, detalló el diario The New York Post.

Trump ha promocionado el acuerdo y las negociaciones como parte de su campaña de reelección de 2020, calificando a la nación asiática como un “monstruo grande y hermoso».

Previamente trascendió que el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que en la futura “Fase Dos del acuerdo comercial China, se reducirán los aranceles estadounidenses sobre los bienes comprados a China, incluso si la siguiente ronda se realiza en varias etapas.

Fue un día de fiesta en Palacio Nacional. Para firmar el adendum de la ratificación del TMEC se reunieron las delegaciones de México, Estados Unidos y Canadá, encabezadas por el presidente López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard y el Subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, por la parte mexicana; Robert Lighthizer y Jareed Kushner, por parte de EUA; y Chrystia Freeland del lado canadiense.

Sabemos que en la recta final de la negociación sobre la ratificación hubo cuatro temas espinosos. El laboral; el ambiental; el de medicamentos y los aranceles al acero y al aluminio. Sobre estos temas se logró un adendum en donde los canadienses se sentaron a esperar qué lograban acordar primero los demócratas con los sindicatos de Estados Unidos; luego los demócratas con La Casa Blanca y por último voltearon a ver qué es lo que diría México sobre las nuevas exigencias que se le harían al país.

Todo indica que van a ser fuertes las exigencias para México. Que si bien no entraran inspectores estadounidenses al país para revisar que se cumplan las leyes laborales, sí habrá un mayor escrutinio en este sentido lo que será probablemente un golpe a algo que nunca he entendido como orgullo nacional: “la mano de obra barata mexicana”.

La verdad es que el mundo ha cambiado. Las ganancias del libre comercio que han dejado atrás a los trabajadores que simplemente ven como se enriquecen los dueños de las grandes multinacionales ya no es un escenario sostenible.

Quien crea que sí, puede voltear a ver a las dos grandes democracias: Estados Unidos y Gran Bretaña. En ambos países han ganado liderazgos llevados hasta el poder por el hartazgo de las clases medias trabajadoras. En EUA los trabajadores de cuello azul de estados como Ohio, Wisconsin y Pennsylvania que eran leales a los demócratas pero que se cansaron de condiciones lamentables de trabajo y prefirieron votar por Trump. En Gran Bretaña, los cansados con una situación económica precaria de cuyas causas culpaban a los migrantes, votaron por el Brexit y mañana muy probablemente lo ratifiquen en las elecciones convocadas por Boris Johnson.

En México urgen mejoras laborales desde hace décadas. Entiendo que parte del descontento con lo acordado ahora tiene que ver con la preocupación de que Estados Unidos utilice argumentos de incumplimientos laborales para justificar un proteccionismo comercial, pero si no queremos que estos argumentos sean utilizados, lo mejor que podemos hacer es que se mejoren las condiciones laborales y que los sindicatos sirvan para representar a los trabajadores. ¡Adiós a los millonarios liderazgos sindicales (Romero Deschamps; Napoleón Gómez Urrutia) con trabajadores en situaciones precarias!

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió a la demócrata estadounidense Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes en Estados Unidos, definirse para que se apruebe el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Ya están los tiempos encima, de manera muy respetuosa, sinceramente con respeto, le solicitaría a la señora Pelosi que se decida sobre este tema, ya nosotros hemos cumplido cabalmente y consideramos que es un buen acuerdo para nuestras naciones muy conveniente para el pueblo de Estados Unidos, para el de Canadá y el mexicano», dijo el mandatario durante su conferencia matutina.

López Obrador insistió que para el Gobierno de México es importante que se apruebe el acuerdo comercial, para evitar que se empate con las elecciones presidenciales que se avecinan en Estados Unidos.

El Presidente indicó que los integrantes del Senado ya conocen los últimos ajustes que se realizaron al tratado, por lo que todas las fuerzas políticas están dispuestas a firmar un adendum.

“Ayer se hizo una consulta con senadores de nuestro país, digamos que ya se definió en qué términos nosotros podemos ratificar el tratado, ya se concluyeron las negociaciones. Como lo acordamos se puso a consideración de los representantes en el Senado de todas las fuerzas políticas, lo que nosotros podemos aceptar, en lo que sería una especie de adendum, un complemento que ya se acordó en el Senado mexicano», afirmó López Obrador.

El mandatario aseguró que mayormente son los legisladores del Partido Demócrata quienes proponían hacer otros cambios, como el que autoridades estadounidenses realizarán inspecciones para verificar que se cumplieran las recientes modificaciones constitucionales en materia laboral mexicana.

Confío en que pronto se apruebe el T-MEC y se dijo “optimista»de que se logre el acuerdo.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) rebajó este martes, de manera significativa, de 2.6% a 1.2%, su previsión de crecimiento del comercio mundial para 2019, debido sobre todo a las tensiones entre China y Estados Unidos.

«Las oscuras perspectivas que se ciernen sobre el comercio son desalentadoras, pero eran esperadas», declaró el director general de la OMC, Roberto Azevedo, en un comunicado.

Estados Unidos y China no lograron hasta ahora llegar a un acuerdo para eliminar las trabas aduaneras y el presidente Donald Trump estaría preparando nuevas restricciones para las inversiones en China.

«Los conflictos comerciales aumentan la incertidumbre, lo que lleva a varios actores a retrasar sus inversiones», lamentó Azevedo.

El responsable también advirtió de que la creación de empleo podría verse amenazada porque las empresas dan trabajo cada vez a menos gente para producir bienes y servicios destinados a la exportación.

La comunidad empresarial de Estados Unidos se manifestó este viernes en contra de imponer aranceles a las importaciones mexicanas, advirtiendo sobre los daños económicos que generarán a su país y el riesgo que representa para la ratificación del T-MEC.

«La imposición de aranceles unilaterales a México perjudica a las empresas y los consumidores al tiempo que pone en peligro la aprobación de T-MEC por parte del Congreso», dijo la Cámara de Comercio de Estados Unidos (U.S. Chamber) en un comunicado.

Y es que se espera que el presidente Donald Trump firme este viernes el decreto para gravar a todos los bienes mexicanos a partir del lunes, comenzando en un 5% y aumentando mensualmente hasta un 25%, para obligar a México a parar el flujo migratorio que llega a la frontera estadounidense.

En una declaración conjunta, 140 asociaciones empresariales y agrícolas que representan a millones de empleadores en todo Estados Unidos recordaron que el comercio libre de aranceles en Norteamérica es una «piedra angular» del crecimiento económico estadounidense, responsable de 12 millones de empleos y de bajos precios para los consumidores.

«El Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) es un logro considerable que se basa en estos beneficios», señalaron, alertando que la tarifas a México «ponen en peligro una votación bipartidista exitosa» del acuerdo.

Los firmantes señalaron que los aranceles a las importaciones mexicanas perjudicarían a los consumidores, trabajadores, agricultores y empresas estadounidenses de todos los tamaños en todos los sectores, haciéndolos menos competitivos, además de que afectará los esfuerzos para negociar acuerdos comerciales sólidos en el futuro.

«Nos oponemos a los aranceles unilaterales y a cualquier represalia posterior. Estamos comprometidos a trabajar juntos para que se apruebe el T-MEC en el Congreso, pero un esfuerzo exitoso depende de que Norteamérica siga libre de aranceles comerciales», concluyeron los empresarios.

La subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía (SE), Luz María de la Mora, indicó que México y China pueden seguir su crecimiento y avanzar en la relación estratégica desarrollada desde hace ya mucho tiempo para hacer frente a los retos que vienen en el comercio internacional.

Dicha declaración fue tomada como una alternativa de responder a los embates que ambos países han recibido de Estados Unidos por decisión de su presidente, Donald Trump.

“México es un país amigo y socio de China. Sabemos que con China, México puede ser más fuerte, y con México, China puede ser un país más fuerte”, destacó la funcionaria durante el Foro de Cooperación Económica e inversión entre México y China (Guangdong) 2019.

De la Mora señaló que México tiene ventajas competitivas para ofrecer a China, ya que cuenta una economía con estabilidad macroeconómica, así como sólidos fundamentos macroeconómicos.

Además, dijo, el actual gobierno ha señalado su compromiso con el combate a la corrupción y a la inseguridad, “lo que sabemos que va a generar un ambiente de negocios conducente para el crecimiento y el florecimiento de todos los negocios nacionales y extranjeros”.

La funcionaria destacó que para ambos países el comercio exterior es motor de desarrollo, generación de empleo, creación de bienestar, promoción de innovación y, sobre todo, es una forma de generar alianzas, crear sinergias de cooperación, diálogo y construcción.

Recordó que México y China coinciden en la necesidad de contar con un sistema de comercio internacional basado en reglas fuerte, que permita resolver las diferencias dentro del marco jurídico y del marco legal, pero sobre todo que ayude a ir avanzando en lo que se refiere a la creación de oportunidades para las economías.

La Secretaría de Economía (SE) afirmó que México cuenta con los instrumentos legales y jurídicos necesarios para enfrentar las medidas anunciadas por el presidente de Estados Unidos referente a la aplicación de aranceles a productos mexicanos.

Fue la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, quien dijo que lo anterior se aplicaría bajo al amparo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual, aún se encuentra vigente.

“Sabemos que México tiene los instrumentos legales y jurídicos de los cuales hará uso en caso de que sea necesario, porque creemos que esa medida es arbitraria y abusiva”, sostuvo durante su participación en el foro El futuro del Sistema Multilateral del Comercio.

Sin embargo, la funcionaria dijo que se debe tener cautela, y entender por dónde va el anuncio de los aranceles, “porque es un tema electoral, de política interna, de política migratoria. No debemos ubicar un tema de política interna como un tema de política comercial.

Señaló que México hará lo necesario para defender sus intereses legítimos.

Refirió que para el presidente Donald Trump los aranceles son una herramienta favorita para arreglar toda clase de temas, aunque el tema migratorio se debe de resolver bajo una política migratoria y no por la vía comercial.

Luz María de la Mora recalcó que medidas unilaterales, nacionalistas y arbitrarias, no traen beneficios a los países, ni siquiera al que las implementa.

Sobre el proceso de ratificación el T-MEC, y si éste se vería afectado por la amenaza de Trump, la funcionaria recordó que ya se entregó al Senado el documento del Tratado, por lo que no se detendría, e incluso adelantó que podría llevarse a acabo en junio próximo.

Un colapso de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China y el aumento de aranceles a productos chinos empujaría a la economía mundial a una recesión y a la Reserva Federal (FED) a recortar las tasas de interés de Estados Unidos a cero en un año, dijeron este lunes analistas de la firma Morgan Stanley.

Si bien un aumento temporal de las tensiones comerciales podría atravesarse sin mucho daño, una ruptura duradera causaría dificultades graves.

«Si las conversaciones se estancan, no se llega a un acuerdo y Estados Unidos impone aranceles del 25% al resto de unos 300,000 millones de dólares en importaciones procedentes de China, creemos que la economía mundial se dirigirá hacia una recesión», dijeron los analistas.

Indicaron que, en respuesta, la FED reduciría las tasas de interés a cero para la primavera de 2020, mientras que China aumentaría su estímulo fiscal a un 3.5% del PIB (equivalente a alrededor de 500,000 millones de dólares) y su objetivo de crecimiento crediticio a un 14%-15% por año, agregaron.

«Pero, una respuesta política reactiva y los retrasos habituales de la transmisión de las políticas monetarias significarían que no podríamos evitar el endurecimiento de las condiciones financieras y una recesión mundial en toda regla», agregaron.

Una recesión mundial se define por un crecimiento que está por debajo del umbral de 2.5% anual.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se reunió este jueves con el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo.

Previamente en conferencia de prensa matutina, el mandatario explicó que la reunión se llevaría a cabo con el objetivo de intercambiar puntos de vista sobre libre comercio, y descartó que en la reunión se fuera a tocar el tema del comercio con Estados Unidos.

“Es una visita, vamos a decir, de cortesía para intercambiar puntos de vista sobre el libre comercio. Nosotros estamos a favor del libre comercio. No vamos a participar en ninguna guerra comercial, no nos interesa, no nos incumbe, no nos importa meternos en esos asuntos”, declaró.

Tras el encuentro, el mandatario afirmó que en este gobierno se cuidará el mercado interno, manteniendo respeto hacia la OMC y los acuerdos y tratados comerciales establecidos con otros países.

En el encuentro participaron la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora Sánchez.

Posterior al encuentro, la titular de Economía y el director de la OMC ofrecieron una conferencia en la que Márquez Colín dijo que «es muy importante mantener separado» la discusión sobre asuntos migratorios y comerciales, esto luego de que el presidente Donald Trump amenazara con imponerle nuevos aranceles si no frena el flujo de migrantes y el tráfico de drogas.

«Es muy importante mantener separado los temas de migración y temas comerciales. Ciertamente el gobierno de Estados Unidos algunas veces mezcla los dos temas. Para nosotros es muy importante mantener en un carril la ratificación del tratado de libre comercio y en otro los temas que tienen que ver con migración», señaló.

Es poco probable que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, se reúnan antes del 1 de marzo, plazo acordado por ambos países para lograr un acuerdo comercial, dijeron este jueves dos funcionarios estadounidenses y una fuente cercana a las negociaciones.

Los países se dieron un paréntesis de 90 días en su guerra comercial para cerrar un trato. Hay programada una nueva ronda de conversaciones para la próxima semana en Beijing.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo hoy a la prensa que los líderes de las dos mayores economías mundiales podrían reunirse más tarde.

«Los dos presidentes se reunirán en algún momento, eso es lo que ha dicho el señor Trump, pero por el momento eso se ve aún en la distancia», señaló Kudlow.

El subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Jesús Seade Kuri, refirió que es impensable reabrir el texto del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) para negociar puntos específicos en los que el gobierno estadounidense no está del todo de acuerdo para agilizar los temas en los que hay diferencias.

“Es un riesgo enorme que no queremos enfrentar, ni nosotros ni las autoridades de Estados Unidos, porque sería reabrir toda una negociación, una negociación que se concluyó con el gobierno anterior, que el gobierno actual dijo: vamos a dejarla pasar en términos generales”, señaló.

En entrevista con la agencia Notimex, el funcionario federal destacó que las prioridades de México fueron negociadas “con mucho esfuerzo y con mucho éxito, pero no quiere decir que no haya temas que el nuevo gobierno y el nuevo congreso quisieran reconsiderar”.

Seade agregó que todas las preocupaciones que se han generado en Estados Unidos sobre el tema laboral y sobre verificación de la aplicación de las medidas, es un tema más comercial que laboral.

De ahí, dijo, “con la mejor fe, vamos a trabajar con ellos y estamos dispuestos a hablar con los congresistas demócratas que han expresado oposición, para contrarrestar enfoques que le den satisfacción a sus preocupaciones”.

En ese sentido, puntualizó que lo que el gobierno mexicano puede hacer, es adelantar la preparación para resolver controversias en materia laboral y adelantar con la identificación de panelistas, entre otras medidas, para encontrar soluciones.

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, renovó su amenaza de cerrar “toda la frontera” con México, incluyendo los intercambios comerciales, si la situación migratoria se sale de control.

«Si se llega a un nivel en el que perdemos el control o personas pueden resultar heridas, cerraremos el ingreso al país por un período de tiempo”, dijo Trump a periodistas. “Me refiero a toda la frontera. México no podrá vender sus automóviles a Estados Unidos”, afirmó.

Asimismo, insistió en que no va a permitir que nadie entre al país ilegalmente y aseguró que en las caravanas de inmigrantes hay “delincuentes tremendamente peligrosos”.

Trump ya había amenazado a mediados de octubre, en plena campaña para las elecciones de medio mandato, con impedir que la caravana de migrantes centroamericanos ingrese a su país si México no era “capaz” de detener el “asalto”.

Desde que la caravana comenzó a llegar al norte mexicano, el presidente estadounidense envió miles de soldados que están autorizados a emplear “la fuerza letal si hace falta”, dijo el jueves, aunque aseguró que espera que no sea necesario.

WordPress Lightbox Plugin