Tag

CORONAVIRUS

Browsing

El gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, señaló este jueves al coronavirus como uno de los motivos de riesgo por los que decidieron reducir las perspectivas de crecimiento del país en 2020.

«Claramente, el brote del coronavirus ha sido muy importante en las últimas semanas», dijo el gobernador al enumerar los riesgos que están generando incertidumbre en los mercados y que llevaron al Banco a reducir las expectativas de crecimiento para México de un rango de entre 0.8% y 1.8% a uno de entre 0.5% y 1.5%.

Aunque todavía no se han detectado infectados por el virus en México, Díaz de León previó «una economía global más débil asociada con el brote de coronavirus».

El gobernador del Banxico recordó que la crisis por el virus AH1N1 en 2009 tuvo «efectos muy severos para la economía mexicana».

Además del brote del coronavirus de Wuhan, causante de la enfermedad COVID-19, el gobernador señaló como factor de incertidumbre la posibilidad de que a mediados de 2020 repunten las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

Mientras que vio con buenos ojos la entrada en vigor del tratado comercial T-MEC entre México, Estados Unidos y Canadá, el cual ofrecerá «grandes oportunidades» para la economía mexicana. El producto interior bruto de México (PIB) cayó un 0.1% en 2019 respecto al año anterior por la contracción de la actividad industrial.

De acuerdo con la minuta de la reunión más reciente de política monetaria del Banxico, algunos integrantes de la  Junta de Gobierno consideraron que también podría jugar a favor del país el próximo plan de inversión en el sector energético.

Otro factor a favor es la disipación de los choques transitorios que afectaron a las exportaciones y a la producción manufacturera.

La entidad precisó que se anticipa también un gasto público más eficiente, tras el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrado (AMLO).

Según la minuta del aviso de política monetaria de la reunión del pasado 13 de febrero, una mayoría de los miembros consideró que la actividad económica «se encuentra sujeta a riesgos tanto externos como internos».

Todos los integrantes de la Junta de Gobierno coincidieron en que la actividad económica en México se ha mantenido estancada por varios trimestres. La mayoría destacó la debilidad en los componentes de la demanda agregada, resaltando la atonía de la inversión.

La epidemia del nuevo coronavirus reducirá los ingresos del turismo mundial en al menos 22,000 millones de dólares, correspondientes a los turistas chinos «que están dejando de viajar en estas semanas», afirmó el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC).

«Hemos realizado un cálculo preliminar que estima que esta crisis costará al menos 22.000 millones de dólares al sector», afirma en la entrevista para el diario español El Mundo, Gloria Guevara, presidenta del WTTC.

«El cálculo está basado en la experiencia de crisis anteriores, como la del SARS o el H1N1, y toma como referencia las pérdidas derivadas de los turistas chinos que están dejando de viajar en estas semanas», agregó.

Los 22,000 millones de dólares representan el escenario más optimista contemplado por el estudio, publicado el pasado 11 de febrero por el instituto Oxford Economics, y basado en la hipótesis de una caída del 7% de los viajes efectuados al extranjero por clientes chinos.

La pérdida global para el sector podría elevarse a 49,000 millones de dólares si la crisis dura tanto como la del SARS de 2003, y a 73,000 millones de dólares si se prolongara más, apunta Oxford Economics.

Las economías más afectadas serán las más dependientes del turismo procedente de China continental, tales como los territorios de Hong Kong y Macao, así como Tailandia, Camboya o Filipinas.

La epidemia, descubierta en diciembre en la ciudad china de Wuhan, ha infetado a unas 78,600 personas en este país, y de momento murieron más de 2,700.

Desde hace unos días se ha propagado rápidamente a varias regiones del mundo, en particular Europa, y también América Latina, donde se registró un primer caso en Brasil.

El miércoles, la Organización Mundial del Turismo (OMT) pidió reducir al mínimo los impedimentos «inútiles» al tráfico y comercio internacionales que podrían derivarse de las medidas de lucha contra el virus. La agencia de la ONU con sede en Madrid dijo temer precisamente repercusiones negativas en el turismo.

Al respecto, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha señalado que el coronavirus Covid-19  «no es la gripe», en referencia a que puede ser derrotado definitivamente si se ponen en marcha todos los planes de lucha  contra la epidemia que sean necesarios.

«Este virus no es la gripe. Con las medidas adecuadas, puede ser contenido. Ese es uno de los mensajes clave de China», declaró este jueves.

Adhanom Ghebreyesus pidió a todos los países que estén listos para su  primer caso, su primera evidencia de transmisión y para hacer frente a la transmisión sostenida.

Advirtió que «ningún país debe asumir que no tendrá casos. Eso podría ser un error fatal, literalmente. Este virus no respeta fronteras. No distingue entre razas o etnias».

El Banco de México (Banxico) recortó este miércoles por tercera ocasión consecutiva su pronóstico para el crecimiento de la economía local, destacando como uno de los principales riesgos el impacto del brote de coronavirus, que mantiene en jaque a los mercados internacionales.

En su informe trimestral de inflación, Banco de México disminuyó a un rango de entre 0.5% y 1.5% su expectativa para el desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) este año, desde un rango de entre 0.8% y 1.8%, y a un 1.1%-2.1% para 2021 desde el intervalo de 1.3%-2.3% del informe anterior.

Banxico argumentó que la epidemia del coronavirus, que se extiende rápidamente por el mundo y del que se confirmó hoy un primer caso en América Latina, podría provocar «una desaceleración mayor a la esperada de la economía y el comercio globales».

Las menores expectativas, divulgadas un día después de que se conociera que el PIB local se contrajo en un 0.1% en 2019, se deben también a los efectos de las tensiones comerciales y la desaceleración globales, así como a un deterioro en la calificación de Pemex y de la deuda soberana.

Durante la presentación del informe, Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico, dijo además que el desempeño del peso, que se apreció un 3.6% el año pasado, no permitió generar un remanente cambiario para entregar al Gobierno este año.

Respecto a la inflación anualizada, que en la primera quincena de febrero se ubicó en un 3.52%, el banco central espera que se sitúe por encima de la meta del 3% para el cierre del año.

La entidad alertó de las consecuencias que pueden tener sobre los precios los recientes aumentos salariales. Agregó que la reactivación de la inversión y el consumo, tras la reciente aprobación del nuevo acuerdo comercial para América del Norte T-MEC, requerirá políticas públicas para generar confianza y certidumbre en el país.

Los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 se mantienen tal y como están programados, afirmaron este miércoles los organizadores, en el marco del llamado del gobierno japonés a anular o reducir los grandes eventos por temor a la expansión del coronavirus.

Las anulaciones o aplazamientos de partidos de fútbol o rituales de apertura del torneo de sumo, entre otros, han puesto en el centro del debate el destino de los Juegos Olímpicos, mientras los organizadores, se esfuerzan por mandar mensajes de tranquilidad.

«No hemos pensado en ello. No hemos oído hablar de ello. Hemos preguntado y nos han dicho que no existe tal proyecto», declaró a la prensa el director ejecutivo del Comité de Organización de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, Toshiro Muto.

«En principio, la idea es celebrar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos tal y como está previsto», dijo.

Muto precisó que los organizadores examinarán la forma de responder a las peticiones del primer ministro Shinzo Abe de anular o de aplazar eventos, o de reducir su envergadura, en las próximas dos semanas con el fin de impedir la propagación del nuevo coronavirus.

Afirmó, no obstante, que el encendido de la llama olímpica que debe empezar el 26 de marzo en Fukushima y atravesar el país no será anulado, admitiendo que tal vez tengan que introducir modificaciones.

«No contemplamos la anulación, pero vamos a pensar en la forma de organizarlo para que no lleve a propagar el virus, tal vez reduciendo la escala del evento», declaró.

Muto reaccionó a las declaraciones de Dick Pound, un miembro del Comité Olímpico Internacional, que dijo que se tomará una decisión sobre los Juegos en los próximos dos o tres meses.

«Cuando hemos preguntado al COI (…) nos han dicho que no es la forma de pensar del COI», dijo Muto.

«En la reciente reunión del COI en Tokio, presidido por el presidente del comité John Coates, el coronavirus estuvo en el orden del día», había declarado antes la ministra de los Juegos Olímpicos Seiko Hashimoto en el Parlamento.

Señaló que el grado de preparación que se tiene hasta ahora es alto, por lo que el COI se comprometió a seguir apoyando, e incluso dijo, «es importante prepararse pensando en el peor escenario».

Los Juegos Olímpicos empezarán el 24 de julio y finalizarán el 25 de agosto, mientras que los Paralímpicos están programados para el 25 de agosto.

China registro 71 nuevas defunciones en las últimas 24 horas, la cifra más baja desde hace tres semanas, alcanzando el total de muertes a 2, 663. Sin embargo, el número de infecciones aumentó, 508 contra 409 que se registraron un día antes, aunque dicha cifra es inferior respecto a hace una semana.

Más de 77,000 personas están infectadas por el Covid-19 en China continental. Fuera de China hay más de 2,000 infectados y 41 muertos, lo que ha encendido las alertas.

Aunque la situación en China mejora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) teme una propagación del coronavirus a nivel global. «Debemos concentrarnos en acotarla, mientras hacemos lo posible para prepararnos a una posible pandemia», advirtió su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Fuera de China, Corea del Sur es el principal foco de la epidemia: 144 casos nuevos de infección, llevando el total a 977 infectados, y 10 muertos.

En Irán hubo tres nuevos decesos, alcanzando a 15 en total. El viceministro de Salud de dicho país declaró estar infectado.

En Italia, con dos nuevas regiones afectadas (Toscana y Sicilia) es el país europeo con mayor incidencia, 283 casos y 7 decesos.

El primer ministro Giuseppe Conte reconoció una muerte en un hospital de la región de Milán (norte) que favoreció la propagación del Covid-19. El hospital recibió a un enfermo considerado el «paciente 1», y desde allí se propagó, con numerosos casos en Lombardía.

A cuarenta pasajeros de un vuelo de Alitalia provenientes de las regiones italianas afectadas se les prohibió el ingreso a isla Mauricio y tuvieron que regresar a Roma. Asimismo, centenares de turistas se encuentran confinados en un hotel de Tenerife (islas Canarias, España) donde estuvo alojado un italiano que podría ser portador del virus.

La próxima película de la saga «Misión Imposible» con el actor Tom Cruise, que se filmaba en Italia, fue interrumpida.

La Federación japonesa de fútbol suspendió todos los partidos programados hasta el 15 de marzo por temor a la propagación del virus.

Un hombre mayor que estaba a bordo del crucero «Diamond Princess», en cuarentena en Japón a causa del coronavirus, falleció. Se trata del cuarto muerto entre los pasajeros del transatlántico, en el que otros 700 han dado positivo por Covid-19.

En el Tesino suizo, limítrofe con Italia, un hombre mayor de 70 años que había estado recientemente en Milán, se convirtió en el primer caso. «Fue hospitalizado y aislado».

La epidemia de pneumonía viral se aceleraba este lunes en todo el mundo, con nuevos países afectados, una situación que puso en alerta los mercados financieros y llevó a la OMS a advertir sobre el riesgo de una pandemia.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó este lunes al mundo a que se prepare para una «eventual pandemia» de nuevo coronavirus.

Dos meses después de la aparición del nuevo coronavirus en el centro de China, cinco países anunciaron sus primeros casos de contaminación: Afganistán, Bareim, Kuwait, Irak y Omán, que decidió suspender sus vuelos con Irán. En el mundo la cifra de muertes se acerca a los 2,700 y la de contagios a 80,000.

«Tenemos que concentrarnos en frenar (la epidemia) al mismo tiempo que hacemos todo lo posible para prepararnos a una eventual pandemia», dijo Adhanom Ghebreyesus desde Ginebra.

En Europa, Italia, con seis muertos, es el primer país del continente en poner en marcha medidas de confinamiento en diez pueblos del norte. Corea del Sur e Irán tienen ahora el mayor número de casos de infectados y de fallecimientos fuera de China.

Hong Kong decidió por su parte prohibir a partir de mañana las llegadas de no residentes en procedencia de Corea del Sur y pidió a los residentes de Hong Kong que se abstengan en los posible de viajar.

Menos de una semana después de la detección del primer enfermo en su territorio, Irán anunció cuatro nuevos fallecimientos, lo que lleva a 12 el número de víctimas de la epidemia en la República Islámica. Con 64 personas contaminadas en ese país, esta tasa de mortalidad de uno de cada cinco parece mucho más elevada que la que se registró hasta ahora en China (alrededor del 3%).

Preocupados por el contagio en Irán, Armenia, Turquía, Jordania, Pakistán, Irak y Afganistán cerraron su frontera o limitaron los intercambios con el país. Al menos 200 personas fueron puestas en cuarentena en Pakistán, en la frontera con Irán.

En total más de 30 países están afectados por el nuevo coronavirus, con un balance superior a los 30 muertos fuera de China.

Corea del Sur anunció una cifra récord de 231 nuevos casos de infección en 24 horas y tiene ahora 800 personas contaminadas, entre ellas siete que fallecieron. Esta cifra es superior a la de Japón, donde el crucero «Diamond Princess» era hasta ahora el principal foco de contaminación fuera de China.

Mongolia, que ya cerró su frontera con China pero que hasta ahora escapó al virus, anunció la suspensión de sus conexiones aéreas con Corea del Sur.

En China, donde el coronavirus apareció en diciembre en un mercado de Wuhan, la epidemia dejó otros 150 muertos en las últimas 24 horas. En total, cerca de 2,600 personas murieron en China, donde hubo 77,000 casos de contaminación.

Frente a la gravedad de la situación, el régimen comunista decidió aplazar, por primera vez en tres décadas, la sesión anual del Parlamento que iba a empezar el 5 de marzo. Además las autoridades prohibirán «completamente» y de forma inmediata el comercio y el consumo de animales salvajes, una práctica que supuestamente contribuyó a la propagación.

En Wuhan, la ciudad de 11 millones de habitantes del centro de China aislada del mundo desde hace un mes, el ayuntamiento renunció a aligerar las estrictas medidas de confinamiento.

Un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) visitó el fin de semana Wuhan, indicó el ministerio de Sanidad.

La aceleración de la contaminación en los últimos días hizo caer las bolsas, sobre todo en Europa, donde Milán, París y Fráncfort cayeron más de un 3% durante la jornada. La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, advirtió que la crisis «podría poner en peligro» la recuperación mundial, durante una reunión ministerial del G20 en Arabia Saudita.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, advirtió este miércoles que el impacto económico de la epidemia del nuevo coronavirus, Covid-19, en China será de corta duración en el mejor de los casos, aunque advirtió que llega en un momento frágil para la economía mundial.

Presionada por muchos otros riesgos, incluida la guerra comercial aún sin resolver entre Estados Unidos y China, la economía global no está en una buena posición como para lidiar con un impacto prolongado, dijo Georgieva en el blog del organismo.

«La verdad es que la incertidumbre se está convirtiendo en la nueva normalidad», señaló en un artículo titulado «Encontrar una base sólida para la economía global».

El nuevo coronavirus «es nuestra incertidumbre más apremiante (…) Es un claro recordatorio de cómo una recuperación frágil podría verse amenazada por eventos imprevistos».

Hasta la fecha, el virus surgido en China ha dejado 2,000 muertos y ha enfermado a al menos 74,000 personas, con otras 900 contagiadas y cinco muertos en una treintena de países. La crisis sanitaria ha generado interrupciones en el transporte y obligado a muchas empresas a cerrar sus puertas.

La empresa estadounidense Apple, que depende de la producción china, advirtió esta semana que esto limitará el suministro de sus teléfonos iPhone.

Georgieva repitió la opinión del FMI de que es probable que el nuevo coronavirus solo tenga un efecto a corto plazo, marcado por una fuerte disminución en el PIB de China seguido de una fuerte recuperación.

Pero advirtió que la situación podría empeorar, con consecuencias más graves para otros países a medida que el impacto se extienda.

«Un brote duradero y más severo provocaría una desaceleración del crecimiento más aguda y prolongada en China», escribió.

«Su impacto global se amplificaría a través de interrupciones más sustanciales de la cadena de suministro y una caída más persistente de la confianza de los inversores, especialmente si la epidemia se extiende más allá de China».

En más del coronavirus, China anunció que expulsará a tres periodistas del diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ), en represalia por el título, considerado racista, de un comentario editorial.

Pekín tomó muy mal el título «China es el verdadero hombre enfermo de Asia», publicado el 3 de febrero, frase derivada de una expresión considerada ofensiva y racista, que usaban para describir a China algunos occidentales en el siglo XIX.

Este miércoles el gobierno chino anunció el retiro de la acreditación, que obra además como visa, de los tres periodistas de este diario.

Les dio cinco días para salir del país, precisó el WSJ. Los periodistas afectados son el director adjunto de la corresponsalía en Pekín, Josh Chin, y la reportera Chao Deng, ambos de nacionalidad estadounidense, y el australiano Philip Wen.

Al anunciar la sanción, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, explicó que el diario no había presentado las disculpas solicitadas por Pekin por ese título considerado «discriminatorio por motivos raciales» y «sensacionalista».

«Nuestra intención no era ofender con ese título», reaccionó horas después del anuncio de la expulsión William Jones, director general del grupo Dow Jones, que publica el Wall Street Journal.

La tarde-noche de ayer, 10 mexicanos procedentes de Marsella, Francia, aterrizaron en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a bordo del vuelo 498 de Lufthansa, de la Ciudad de México, luego de permanecer 14 días en cuarentena tras su salida de Wuhan, China, por la alerta del Covid-19.

“Siento mucha tranquilidad de estar aquí en casa, sobre todo por mis padres”, afirmó Martín Enrique Gutiérrez, quien comentó que se enteró del llamado coronavirus cuando se encontraba en su hotel, razón por la que tuvo que permanecer encerrado, por indicaciones de las autoridades sanitarias de China.

“Yo estuve encerrado 10 días desde que empezó la cuarentena (en Wuhan por el coronavirus). Los últimos días se veía la ciudad sola como fantasma, casi no había nadie en la calle», narró el ingeniero mecánico-automotriz, originario de Chihuahua.

Agradeció el apoyo del gobierno de Francia, donde permaneció, junto al grupo de mexicanos, a quienes se les siguieron todos los protocolos sanitarios establecidos por las autoridades de esa nación y al comprobarse que no presentaron síntomas del virus, recibieron su certificado médico.

El grupo de mexicanos arribó a Francia el pasado 2 de febrero proveniente de Wuhan, provincia de Hubei, a la base militar de Istres al sur del país, desde donde fueron trasladados a una zona de confinamiento donde permanecieron los 14 días.

“Yo estoy muy agradecida con el gobierno de Francia. Nos cuidaron mucho, nos trataron muy bien, nos trataron de una manera increíble. Nosotros desde el momento en que llegamos a Francia estuvieron en contacto continuo todo el tiempo“, comentó a su vez Valeria Díaz.

Al comentar que tenía muchos sentimientos encontrados, comentó que hay varios mexicanos que aún permanecen en China, aunque dijo desconocer de cuánto se trata y confió en que en algún momento que las cosas mejoren, regresará a continuar sus estudios en China, sobre economía y tratados internacionales.

Daniel Stamatis también se mostró feliz de arribar al país, al agradecer todo el apoyo que recibieron de las autoridades francesas y dejar claro que la salida de Wuhan fue difícil, dónde permaneció por siete años. “Lo complicado fue el trámite…pero ahora estoy encantado de la vida”.

Bernardo Aguilar, director general para Europa de la SRE, informó que aún hay cerca de siete connacionales que permanecen en Wuhan, China, en buenas condiciones de salud; “no tenemos información de que tengamos algún contagio”, subrayó.

Entrevistado en el aeropuerto tras recibir a los 10 mexicanos que estuvieron en Marsella, Francia, señaló que se buscarán los medios en caso de que más connacionales quieran salir de Wuhan. 

El funcionario pidió no utilizar el término evacuación: «no es una evacuación, las personas que quieren retirarse de allá (Wuhan) lo pueden hacer, hay otras que se quieren quedar, otros que se quieren salir y aquellas personas que quieren salir, buscaremos los medios”.

Aguilar Calvo destacó que la cancillería está en comunicación con la delegación mexicana en China “y no tenemos información de que tengamos algún contagio”.

A pregunta expresa refirió que la instrucción del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, fue la de recibir adecuadamente a los 10 mexicanos que llegaron este domingo, a fin de otorgarles todas las facilidades.

El Congreso Mundial del Móvil (MWC) que se realizaría a finales de febrero en Barcelona fue cancelado. Sus organizadores indicaron que era «la única opción» ante una «situación de fuerza mayor» provocada por la cancelación de numerosas empresas preocupadas ante la propagación del COVID-19 (coronavirus).

«Miramos los datos y ayer concluimos que la gran mayoría de aquellos que habían planificado asistir no estarían», dijo John Hoffman, consejero delegado de la asociación internacional de teleoperadores GSMA.

Indicó que aunque valoraron la opción de posponer el evento, es imposible predecir cuándo concluirá la situación. «Por lo tanto, no se podía hacer. Lo que nos lleva a la única opción: desgraciadamente, es imposible mantener el MWC Barcelona 2020», sostuvo.

La epidemia del COVID-19 surgida en China, país de origen de algunos de los principales expositores de este evento, inspiró miedo en numerosas compañías participantes en este congreso, la gran cita anual del sector donde suelen presentarse las últimas novedades.

Las autoridades locales multiplicaron los llamados a la calma, argumentando que el riesgo vinculado a la epidemia en España es bajo, con solo dos casos detectados y fuera del territorio peninsular, uno en las islas Baleares y otro en las Canarias.

Pero en la lista de bajas figuraban algunos de los principales operadores de telecomunicaciones como Vodafone, NTT DoCoMo o Deutsche Telekom o las grandes firmas de la industria como LG, Sony, Ericsson, Facebook, Cisco e Intel.

«Nos vimos forzados a tomar esta decisión tan dura y difícil (…) Es realmente una situación de fuerza mayor», defendió el director general de la GSMA, Mats Granryd, quien dijo que todavía era temprano para calcular el costo de dicha decisión.

Establecer si fue una situación de fuerza mayor o no puede ser clave para calcular quién paga la millonaria factura de la cancelación, que incluye la contratación de espacio de exposición, la reserva de hoteles o el reembolso de las entradas.

Las autoridades locales se mostraron comprensivas con la decisión pero insistieron en la ausencia de motivos sanitarios para cancelar el evento.

«No hay ninguna situación de alerta sanitaria en España», dijo en al rueda de prensa Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, que acoge el MWC desde 2006.

Esta edición del Mobile World Congress esperaba reunir más de 110.000 asistentes y aportar 492 millones de euros a la economía local, con la creación de más de 14.000 empleos temporales.

El número de muertos y de personas contagiadas con el virus COVID-19 (coronavirus) aumentó dramáticamente este jueves en China, luego de que las autoridades cambiaron su método de conteo, alimentando la preocupación en el mundo de que la epidemia es mucho peor.

Las autoridades chinas registraron 242 nuevas víctimas mortales en la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia, elevando a 1,355 el número de muertos en China continental.

Además informaron sobre 14,840 nuevos casos de contagio, lo que elevó el total a casi 60,000 personas, un aumento espectacular debido a la adopción de una nueva metodología en la definición de los casos relativos a la epidemia.

El anuncio del nuevo método coincidió con la destitución de dos altos funcionarios del Partido Comunista de China en Hubei, en medio de críticas por la gestión de la crisis.

Mientras se disparaban las cifras, se abrió otro frente de preocupación pues Vietnam puso en cuarentena por 20 días a Son Loi, una comuna de 10,000 habitantes a 30km de Hanói, tras registrarse seis casos. Es el primer país fuera de China en adoptar esa drástica medida.

Japón anunció 44 nuevos casos de contagio entre los pasajeros del crucero Diamond Princess, mantenido en cuarentena en sus costas, lo que eleva a 218 los contaminados en el navío, uno de ellos un ciudadano argentino.

China mantiene a unos 56 millones de personas en una gigantesca cuarentena en Hubei, principalmente en su capital Wuham, y restringe los movimientos de varios millones más en diversas ciudades.

En la nueva metodología, a partir de ahora se incluirá a todos los pacientes cuya radiografía pulmonar muestre señales de neumonía, sin esperar a la prueba de ácido nucleico, hasta ahora indispensable para confirmar el diagnóstico.

Este test es más lento y laborioso, lo cual retrasaba el tratamiento del paciente. Según la Comisión de Salud de Hubei, el nuevo método permitirá que los pacientes reciban tratamiento «lo antes posible».

Las nuevas destituciones que se produjeron en el gobierno, se suman a la de los dos principales responsables sanitarios de Hubei y responden al malestar de la población, que considera que las autoridades tardaron en reaccionar ante los primeros casos de la enfermedad.

China recibió elogios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por la transparencia en la gestión de la crisis sanitaria.

No obstante, la nueva metodología adoptada para definir los casos confirmados alimentaría las sospechas de que la enfermedad se había subestimado.

El nuevo nombre que la Organización Mundial de la Salud (OMS) le otorgó al nuevo Coronavirus surgido en China será COVID-19, esto con la intención de terminar con las confusiones y los nombres erróneos.

El nuevo nombre se compone de las primeras letras de la enfermedad en inglés: Corona (Co), Virus (Vi), Disease (D) y el año en que se localizó, 2019 (19).

La OMS recordó que está prohibido nombrar a una enfermedad como un punto geográfico, como es el caso de quienes llamaron esta enfermedad “virus de Wuhan», así como llamarla como un especie animal y mucho menos como un grupo de personas.

El director de la OMS, Tedros Adhanom, anunció que, después de la coordinación con el Secretario General de la ONU, se enviará un equipo de manejo de crisis del sistema de las Naciones Unidas a las regiones que lo requieran, sobre todo a China.

En este país se encuentra el 99% de los casos de Covid-19, detectada en diciembre del año pasado en el mercado de Wuhan, de la provincia de Hubei que permanece cerrada.

Aclaró que este periodo se trata de una ventana de oportunidad, en el cual se deben valorar los esfuerzos de China para contener el contagio, pero recordó que en caso de no prevenir no se podrá hacer nada en contra de esta.

Anunció que al menos 400 científicos se reunirán a partir de mañana para concentrar esfuerzos en atacar y prevenir la propagación de la enfermedad, comenzando con recomendaciones básicas de protección, empleadas por otras enfermedades como la gripe común o la influenza.

La OMS calcula que emplearán al menos 18 meses más para lograr concretar una vacuna que ataque esta enfermedad, pero recuerdan que hasta ahora se ha podido atender a diferentes pacientes.

Hasta el momento la organización tiene registrados 42 mil 708 pacientes, sólo 393 se encuentran fuera de China, por lo que esperan que las acciones de control continúen funcionando y se sigan respetando.

Aclaró que se han podido superar otras crisis, como es el caso del Ébola, que ya cumplió 42 días sin contagios nuevos, aunque el día de mañana el comité de emergencia se volverá a reunir para abordar el desarrollo del Ébola.

El nuevo coronavirus ya ha matado a más de 1,000 personas en China continental y el hecho de traspasar esta barrera simbólica hizo que la OMS advirtiera este martes de la «muy grave amenaza» que la epidemia representa para todo el mundo.

La primera muerte debida al virus 2019-nCoV, que apareció en diciembre en la ciudad china de Wuhan, fue anunciada el 11 de enero. Desde entonces, la epidemia ha matado a 1,016 personas en China continental, según un balance oficial publicado este martes.

En las últimas 24 horas, las autoridades sanitarias chinas anunciaron 108 muertes. Es el balance diario más grave desde que surgió la epidemia.

Sin embargo, y como ya ocurrió la semana pasada, el número diario de contagiados (2,478 en las últimas 24 horas) disminuyó en relación al lunes. En total desde el inicio del brote se contabilizan mas de 42,000 infectados.

«Con el 99% de los casos en China, (la epidemia) sigue constituyendo una verdadera emergencia para este país, pero es también una amenaza muy grave para el resto del mundo», alertó este martes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en la apertura de una reunión de unos 400 científicos en Ginebra destinada a frenar la epidemia.

El jefe de la OMS pidió a todos los países que den muestras de «solidaridad» compartiendo las informaciones que posean porque será esencial para avanzar en la investigación científica.

Fuera de China continental, el virus mató hasta ahora a dos personas, una en Filipinas y otra en Hong Kong, pero más de 400 casos de contaminación fueron confirmados en 30 países y territorios.

El lunes, el presidente Xi Jinping pidió que las medidas destinadas a limitar el contagio sean aún «más estrictas». Por primera vez, el mandatario apareció en televisión con una máscara de protección mientras visitaba un hospital.

El martes, la televisión estatal anunció que los dos principales responsables de las cuestiones sanitarias en Hubei fueron destituidos. Las autoridades locales fueron criticadas por haber tardado en reaccionar y haber silenciado a quienes advertían del peligro del nuevo coronavirus. 

El antiviral cubano Interferón alfa 2B recombinante (IFNrec) está entre los medicamentos escogidos por China para tratar el nuevo coronavirus, que ya ha provocado al menos 908 muertos en ese país y para el que todavía no existe una vacuna específica.

El fármaco, producido en la planta chino-cubana ChangHeber de la provincia china de Jilin, es uno de los productos estrella de la biotecnología de la isla caribeña y también se usa contra infecciones virales provocadas por el VIH, el virus del papiloma humano y las hepatitis tipos B y C.

Además, se ha comprobado su efectividad en terapias contra varios tipos de cáncer.

«Cuba ratifica su solidaridad con el pueblo y Gobierno de China y reconoce esfuerzos encomiables que realizan frente al coronavirus 2019-nCoV. Gracias a la cooperación biotecnológica bilateral, antiviral cubano Interferón alfa 2B recombinante es de los medicamentos usados para enfrentar epidemia», escribió este lunes en Twitter el canciller cubano Bruno Rodríguez.

La fábrica mixta produce el antiviral a toda capacidad desde fines de enero, cuando la Comisión Nacional de Sanidad seleccionó al IFNrec entre los casi 30 medicamentos priorizados para tratar el virus, informó en la misma red social el embajador cubano en China, Carlos Miguel Pereira.

China, Estados Unidos y España están entre los países que trabajan en una vacuna contra el nuevo coronavirus, denominado 2019-nCoV.

Ante la ausencia de un medicamento específico, China trata a los pacientes con una combinación de antivirales, medicamentos occidentales y tradicionales de ese país.

El suministro de mascarillas o trajes de protección sigue siendo deficitario, especialmente en la provincia de Hubei, donde está ubicada la ciudad de Wuhan, epicentro de la epidemia.

El Ejecutivo chino presiona a los fabricantes para aumentar la producción, y les ha prometido no solo ayudas financieras, sino también en términos de licencias, materias primas o instalaciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha convocado a científicos de todo el mundo especializados en coronavirus a una reunión los días 11 y 12 de febrero en Ginebra, con el objetivo de acelerar el desarrollo de test de diagnóstico, vacunas y medicamentos contra esta enfermedad.

Actualmente 28 países han confirmado casos del 2019-nCoV. Hasta la fecha, todos los decesos menos dos, uno en Filipinas y otro en Hong Kong, se han producido en la China continental, que abarca en torno al 99% de los infectados.

Cuba mantiene a varias personas en aislamiento hospitalario pero no ha diagnosticado de momento ningún caso de coronavirus, aseguran las autoridades sanitarias isleñas, que han adoptado medidas de control sanitario en las fronteras y de vigilancia a los viajeros entrantes.

WordPress Lightbox Plugin