Tag

corrupción

Browsing

De acuerdo a una investigación de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), el ex director de la compañía Braskem, quien se encuentra procesado en Brasil por actos de corrupción, confesó cercanía a la campaña del PRI en 2012, cuando la firma petroquímica transfirió sobornos a empresa ligada a Emilio Lozoya, director de Vinculación Internacional del candidato. Nuevos documentos revelan que Peña se reunió con Marcelo Odebrecht tres veces antes de ser Presidente.

 

Braskem, la filial petroquímica de Odebrecht, acompañó “de tiempo completo” la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, de acuerdo con Carlos Fadigas, quien en aquellos días era el director de la compañía y hoy es delator ante la justicia brasileña para esclarecer el gigantesco caso de corrupción internacional conocido como ‘Lava Jato’.

 

“Acompañamos de tiempo completo toda la campaña del PRI, del partido PRI, y del actual presidente Enrique Peña Nieto. No sólo de él, sino también de su equipo”, expresó Fadigas en una reunión privada con inversionistas realizada en febrero de 2013, según consta en la transcripción del encuentro, de la cual MCCI tiene copia.

 

De acuerdo con nuevos documentos obtenidos por MCCI, Braskem intervino durante los días de la campaña presidencial con tres transferencias por 1.5 millones de dólares a la empresa Latin America Asia Capital, afincada en Islas Vírgenes, que ha sido vinculada por delatores o testigos protegidos en Brasil con Emilio Lozoya Austin, quien se desempeñaba como coordinador de Vinculación Internacional del candidato del PRI.

 

Lozoya ha negado en reiteradas ocasiones cualquier vínculo con esa empresa y ha asegurado que demandará a los delatores por dañar su honor. Braskem, por su lado, se ha deslindado de actos ilícitos cometidos por Odebrecht en sus operaciones en México.

 

El pasado 14 de agosto, MCCI publicó que en plena contienda electoral de 2012, la constructora Odebrecht transfirió 3 millones 140 mil dólares en siete depósitos a la empresa ligada por los delatores a Lozoya, en pago por supuestos favores.

 

Con los nuevos documentos, ahora se sabe que tres de esas transferencias por 1.5 millones provenían de Braskem, la filial petroquímica de Odebrecht, que en aquellos días construía la planta Etileno XXI en el estado de Veracruz, en alianza con la empresa mexicana Idesa.

 

Los documentos revelados por MCCI, que incluyen estados de cuenta de transferencias desde el Meinl Bank, fueron integrados a la carpeta de investigación FED/FEPADE/UNAI-CDMX/0001139/2017 que tiene abierta la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE).

 

No es la primera vez que Braskem es investigada por financiamiento de campañas electorales. En la pesquisa del caso Lava Jato, se descubrió que la firma petroquímica financió a candidatos y partidos políticos en Brasil, mientras que en Argentina aportó dinero para la campaña del actual presidente Mauricio Macri.

 

 

El Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova sostuvo que la corrupción e impunidad  han dañado las expectativas que la sociedad tiene sobre la democracia, por lo que hizo un llamado a combatir estos fenómenos a través de una política de estado en materia de cultura cívica. 

 

“Nada ha dañado más las expectativas fincadas en la democracia, como la corrupción asociada al ejercicio del poder y la impunidad con la que se conducen quienes aprovechan sus responsabilidades públicas”, indicó el Consejero Presidente del INE.

 

Córdova Vianello sostuvo que la corrupción e impunidad corroen a la sociedad mexicana y merman la cohesión social, por lo que para combatirlas eficazmente es necesario construir una política de Estado en materia de cultura cívica.

 

El Consejero indicó que la democracia pasa por una red de exigencias recíprocas y “empoderar a los ciudadanos significa que estos estén conscientes de su rol en los procesos de decisión democrática, y esto pasa por hablarse con franqueza, con la verdad, dialogar respetuosamente y de manera incluyente; y finalmente, exigir a las autoridades, pero también exigirse así mismo”. 

El Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que ha sido su Gobierno el que ha decidido “entrarle” al combate a la corrupción, con contundencia y firmeza, y sostuvo que “ha sido este Gobierno, como ninguno lo había hecho antes”, el que ha implementado más acciones para acabar con este mal que afecta al país.

 

El mandatario indicó que el país cuenta actualmente con dos sistemas que ayudan en el combate a la corrupción: un Sistema Nacional de Transparencia, que obliga a que las entidades públicas y a los Poderes del Estado, a rendir cuentas claras y a ser transparentes en su actuar, y permite “que cualquier ciudadano pueda preguntar sobre el destino de recursos, o la aplicación de recursos que se sabe tienen en Administración los distintos Poderes”.

 

Añadió que el otro mecanismo que se tiene, es el Sistema Nacional Anticorrupción, el cual  precisó “está diseñado para que el Estado tome o emprenda políticas públicas, defina acciones a su interior que permitan cerrar las brechas a la discrecionalidad y a espacios donde eventualmente pueda haber corrupción”.

 

“Éste, yo creo, es el avance que no tiene precedente en años recientes en el combate a la corrupción”, subrayó el mandatario.

 

Peña Nieto destacó que  “si ha habido un Gobierno que ha estado resuelto a entrarle al tema con toda contundencia y con firmeza, ha sido este Gobierno, como ninguno lo había hecho antes. Sí se habían hecho esfuerzos, pero evidentemente, ante el reto que esto ha significado, este Gobierno le entró y construimos instituciones para combatir la corrupción, y también para crear un marco legal que ya no sólo sanciona a servidores públicos, sino también a personas del sector privado que eventualmente incurren en corrupción”.

 

Al clausurar el Foro Impulsando a México “La Fortaleza de sus Institucionesel mandatario aseguró que si bien la corrupción es un mal que golpea al país, no todo es culpa de esta práctica. “Casi casi si hay un choque aquí en la esquina, “ah fue la corrupción”, algo pasó en el semáforo, ¿quién compró el semáforo que no funcionó? Hemos tenido los ejemplos de socavones, pues a ver, pasan en todas partes del mundo, uno señalado, pero ha habido varios más, y ahora vimos estos sismos, pero detrás de cada evento quieren encontrar un responsable, un culpable y siempre es decir la corrupción”

 

La noticia de este lunes ha sido la renuncia de Raúl Cervantes a la titularidad de la PGR, con lo que se convirtió en el 3er procurador en dejar el cargo a lo largo de la administración de Peña Nieto. Fueron diversos los factores que Cervantes tenía en contra para convertirse en el próximo Fiscal General y que fueron señalados por los detractores que exigen un Fiscal autónomo.

 

No te pierdas este análisis en voz de Ana Paula Ordorica.

 

 

Este lunes se dio a conocer el más reciente Barómetro Global de Corrupción, Personas y Corrupción: América Latina y el Caribe elaborado por Transparencia internacional, en donde se señala que la corrupción ha presentado un aumento en el último año.

 

Más de la mitad de los ciudadanos consultados, dijo que sus gobiernos no enfrentan la corrupción (53%), además de que una de cada tres personas que habían utilizado un servicio público en los últimos 12 meses aseguró haber pagado algún tipo de soborno (29%). 

 

En el documento se detalla que México (51%) es el país en el que se pagan más sobornos en América Latina, seguido de República Dominicana, Panama y Venezuela con 38%.

 

“Los latinoamericanos y caribeños están siendo defraudados por sus gobiernos, su clase política y los líderes del sector privado (…) el soborno representa un modo de enriquecerse para unos pocos y un gran obstáculo para acceder a servicios públicos clave”, indicó José Ugaz, presidente de Transparencia Internacional.

 

A través de sus redes sociales, el líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), aseguró que integrantes “de la llamada clase política” se han comenzado a reunir para comenzar a fraguar quien ocupará la posición de Fiscal General, lo cual indicó, no es tiempo de que se defina.

 

“Se debe esperar a que pasen las elecciones y se elija al nuevo Presidente de México para decidir sobre el nuevo Fiscal general de la República y sobre el Fiscal Anticorrupción, no con ánimo de venganza, no es mi fuerte la veganza, justicia, pero no venganza”, sostuvo AMLO, añadiendo que no se puede mantener el régimen de corrupción y de impunidad.

 

 

 

El tabasqueño hizo un llamado a que sea el próximo Presidente el que envíe una terna de candidatos para ocupar el cargo de Fiscal General, pues “sería incomodo que se elija desde ahora al que será el fiscal por los próximos 10 años”.

 

 

El Senador Miguel Barbosa aseguró que la respuesta de los políticos a la emergencia que dejaron los sismos ha sido equivocada, demagógica y oportunista, además de que sostuvo que la reacción de los gobiernos estatales y federal ha sido insuficiente, populista y desorganizada.

El político indicó que todos los planteamientos que hemos escuchado por parte de los políticos y partidos han sido enfocados a ganar simpatías ante la tragedia, “propuestas sólo de dientes para fuera, sin ninguna posibilidad ni voluntad para concretarse, el objetivo consiste en sobrevivir en este océano de rechazo a la clase política”.

“Después de este evento, el miedo del Gobierno, de los partidos políticos y de las organizaciones sociales privilegiadas -ésas que son funcionales al poder- es enorme ante la posibilidad de que surja una organización real de la sociedad mexicana que tenga la capacidad de asumir el poder. Por eso el aislamiento a la gente para que no participe en la construcción y ejecución de un plan de acción para atender el desastre”, indicó el ex perredista.

Barbosa subrayó que el Gobierno Federal está rebasado por la magnitud del siniestro, pues la tragedia evidenció la corrupción y la pobreza. “Un gran porcentaje de muertos y de daños a casas, edificios, monumentos, escuelas y en general a la infraestructura urbana, se generaron por corrupción y pobreza”.

Ante el desprestigio de la clase política y su derivado, el hartazgo con los partidos y sus integrantes, se han puesto de moda los ciudadanos como impolutos y como la solución a nuestros problemas. Todos los partidos y/o alianzas voltean a ver a la candidatura ciudadana como respuesta para poder ganar en el 2018.

 

El PRI y sus rémoras voltean a ver a José Antonio Meade o a José Narro como sus alternativas ciudadanas. Meade no está afiliado a ningún partido, es cierto. Pero de que es político, no hay duda. Es además un extraordinario servidor público, con décadas de serlo y sin escándalos de por medio. Ni de corrupción, ni personales, ni partidistas o chapulineos. A pesar de haber trabajado con presidentes del PRI, del PAN.

 

José Narro sí acredita ser PRIísta por haber sido titular de lo que hoy conocemos como la Fundación Colosio, antes la Fundación Siglo XXI. Venderlo como ciudadano es intentar hacerlo con calzador. Sería mejor que el PRI lo perfilara como un Bernie Sanders región 4, que, a sus 68 años puede mover los ánimos de jóvenes, como lo hizo el demócrata en la contienda interna del partido en contra de Hillary Clinton. Pero como lo ciudadano está de moda, así quieren que se vea a Narro.

 

En Morena Andrés Manuel López Obrador se presenta como antisistema y conserva la palabra Movimiento como emblema de que lo suyo es distinto a los desprestigiados partidos y que por eso él no se mancha ni con el pétalo de una P de político.

 

Irónico por que él ha sido PRIísta y PRDista y es el ejemplo del político que no ha vivido más que del erario. No conocemos cómo le ha hecho para pagar esa vida de giras a diestra y siniestra. Las sumas no dan, como sucede con muchos otros políticos y es razón importante del desprestigio que hoy aclama cambios. Pero AMLO no le encuentra la incoherencia.

 

Y ahora el Frente Ciudadano por México, que antes se pensó que se llamaría Frente Amplio Opositor, pero, como están de moda los ciudadanos, prefirieron botar eso de Amplio y sumarle la palabra mágica: Ciudadano.

 

 

 

 

Columna completa EL UNIVERSAL

El Presidente Nacional del PAN, Ricardo Anaya, así como militantes y liderazgos de Acción Nacional en la Ciudad de México, se reunieron la noche de ayer en el Ángel de la Independencia, en el marco del aniversario de  la fundación del Partido y conmemorar el Grito de Independencia.

 

“Nos reunimos a reiterar que la Independencia del siglo XXI para la que luchamos y trabajamos es la Independencia que implicara acabar con la corrupción teniendo un gobierno honesto y de resultados”, sostuvo Anaya.

 

El dirigente añadió que la verdadera independencia del siglo XXI será acabar con la impunidad “para vivir en un auténtico estado de derecho”, acompañado del fin de la incongruencia y la desigualdad “que hoy lastima a millones de mexicanas y mexicanos”.

 

“La independencia del siglo XXI será acabar con la violencia y construir una economía fuerte que crezca, pero que crezca para todos”, remató el líder blanquiazul.

 

 

 

 

Foto: Twitter

Vidal Llerenas Morales

EL ECONOMISTA

 

 

 

Me parece que no mucho. Las diferencias entre la propuesta del Ejecutivo y la que aprueba el Congreso se reducen a dos aspectos por el lado del gasto.

 

Uno son los etiquetados a estados y municipios para proyectos específicos, sin planificación alguna, muchas veces ligados a prácticas de corrupción.

 

El otro son incrementos a rubros que la SHCP sistemáticamente recorta en su propuesto original, porque normalmente los diputados los incrementan.

 

Es el caso de los recursos para universidades estatales y los de las organizaciones agropecuarias. Los recursos para financiar dichos cambios en el gasto generalmente provienen de fondos que nadie defiende, como los de medio ambiente, desarrollo urbano o fomento económico.

 

También proviene de que, año con año, se incrementa la estimación del tipo de cambio, lo que lleva a un mayor cálculo de los ingresos petroleros, una parte se registra como ganancia de Pemex, otra nutre el obscuro rubro de aprovechamientos. El resto del paquete permanece intocado. El gobierno compra con los etiquetados y recursos a grupos de interés el evitar que el Congreso se convierta en una arena para la discusión de las finanzas públicas.

 

En el Congreso no se cuestionan con seriedad las variables que determinan el presupuesto, ni el pronóstico de crecimiento, ni el de inflación, ni de tasa de interés, ni la plataforma petrolera, ni la recaudación de cada una de las fuentes de ingresos.

 

Las capacidades técnicas del Congreso son muy limitadas, pero también los espacios de discusión real de dichas variables.

 

Tampoco existe una valoración de las políticas que tenga impacto en las asignaciones presupuestales, incluso en áreas en donde la evaluación es intensa, como en la política social.

 

El proceso de discusión del paquete financiero sirve poco para que las propuestas de ingresos y gasto pasen por el ácido de una revisión profunda.

 

Eso permite que sucedan cosas como que la inversión del gobierno sea menor al costo financiero de la deuda y al propio crecimiento del endeudamiento, o a que no sepamos qué proyectos en específico se pagan con deuda.

 

La otra razón por el que la discusión es relativamente irrelevante es porque el gasto y los ingresos del gobierno son muy distintos a los aprobados por los legisladores.

 

Mientras en el 2015 el gobierno recaudó más de 190,000 millones de pesos del Impuesto Especial a las Gasolinas, en el 2017, tan sólo al tercer trimestre, decidió dejar de ingresar, por medio del famoso subsidio, 33,500 millones, que puede terminar en más de 45,000 millones al final del año. Es un gobierno que en promedio gasta 1 punto del PIB más de lo programado, pero que el año pasado tuvo un excedente de ingresos de más de 3 puntos.

 

Una parte de estos ingresos extras tienen reglas para su ejercicio, otros no, lo mismo sucede con los fideicomisos, cuyo monto supera ya los 680,000 millones de pesos. De hecho, no conocemos exactamente la fuente de financiamiento de cada incremento del gasto.

 

Los que tienen mayores recursos a los aprobados son siempre los mismos, la Presidencia, la propaganda, las oscuras partidas a seguridad y las transferencias discrecionales a los estados. Es decir, discutir el presupuesto sirve de poco porque al final lo importante siempre se modifica durante el ejercicio.