Tag

corrupción

Browsing

La empresa brasileña Odebrecht manifestó su interés en colaborar con las autoridades mexicanas para esclarecer los hechos relacionados con el director de Pemex, Emilio Lozoya, luego de que se diera a conocer que recibió millonarios sobornos a cambio de beneficios en contratos.

 

Al responder la solicitud del diario Reforma por conocer la postura de la empresa, al empresa manifestó que “en México, Construtora Norberto Odebrecht reitera su interés en colaborar de manera directa con las autoridades mexicanas competentes con el objetivo de que los hechos cuestionados se esclarezcan, mediante el procedimiento de investigación y las disposiciones legales aplicables en el ámbito nacional e internacional”.

 

“Comprende que éstas tienen las atribuciones y facultades legales para evaluar cualquier relato o testimonio específico emanado de los ejecutivos y ex ejecutivos de la empresa”, señala la carta que emitió la empresa, en donde además manifestó su respeto por las autoridades encargadas del sistema de procuración y administración de justicia.

 

Al indicar que luego de destaparse toda la red de corrupción, ofreció una disculpa pública a finales del año pasado, al reconocer los errores en los que incurrió, por lo que desde dicha fecha se encuentra colaborando con las autoridades de diversos países para esclarecer cualquier relación que haya surgido de las declaraciones de sus colaboradores y ex funcionarios.

 

“Por lo que la empresa está comprometida a combatir y a no tolerar la corrupción en cualquiera de sus formas a nivel global, adoptando las mejores prácticas corporativas y políticas de integridad, cumplimiento ético y transparencia”, concluye la empresa.

 

Con información de Reforma / Foto: Archivo APO

Luego de que se dieran a conocer la supuesta asignación de sobornos por parte de la empresa brasileña Odebrecht al ex director de Pemex, Emilio Lozoya, éste ha indicado que demandará por daño moral a quien resulte responsable, pues indicó las acusaciones no cuentan con “fundamentos”.

 

 

El ex funcionario federal señaló que las acusaciones tendrán que ser probadas y reiteró su disposición para colaborar con la PGR a aclarar la situación.

 

Por su parte el abogado de Lozoya, Javier Coello, aseguró en entrevista con Radio Fórmula que “Él (Lozoya) fue director de Pemex una temporada, pero él es un hombre público desde hace muchos años… Obviamente no hay ninguna prueba… No nos han citado, he tenido algunas entrevistas con el subprocurador y con uno de los fiscales… Es lo que a mí dijeron, no tenemos mayores elementos, para qué lo citamos, porque la Fiscalía de Brasil no nos ha dado los elementos”.

 

 

Con información de Radio Fórmula / Foto: Archivo APO

En plena contienda electoral de 2012, la constructora Odebrecht transfirió 3 millones 140 mil dólares a una empresa establecida en Islas Vírgenes, ligada a Emilio Lozoya Austin, quien en aquellos días fungía como Coordinador de Vinculación Internacional en la campaña del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) obtuvo copia de estados de cuenta del Meinl Bank de Antigua (propiedad de Odebrecht) en los que aparecen siete transferencias a favor de Latin American Asia Capital Holding, la cual ha sido señalada por un delator de la constructora brasileña como la empresa a través de la cual se pagaban sobornos a Lozoya.

 

Las transferencias equivalen a 40 millones de pesos, al tipo de cambio de aquel entonces.

El dinero fue enviado desde la cuenta 244006 del Meinl Bank, ubicado en la isla de Antigua, a nombre de la compañía ‘fachada’ Innovation Research Engineering and Development Ltd. (IRED), que era utilizada por Odebrecht para ocultar el pago de sobornos a políticos latinoamericanos.

La misma cuenta había sido utilizada entre octubre de 2010 y febrero de 2011 para transferir casi un millón de dólares a una compañía ‘fantasma’ establecida en Poza Rica, Veracruz, de nombre Blunderbuss Company SA de CV, detrás de la cual opera una red de prestanombres vinculada al Gobierno veracruzano cuando fue encabezado por Javier Duarte, según constató MCCI.

El diario brasileño O’Globo y la organización mexicana El Quinto Elemento Lab revelaron ayer el contenido de la declaración del ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto Meneses Weyll, en la que éste aseguró que en marzo de 2012 se reunió con Emilio Lozoya, y que en ese encuentro el entonces integrante de la campaña presidencial de Peña Nieto le solicitó cinco millones de dólares como pago por haberlo auxiliado en el posicionamiento de la compañía en Veracruz, en donde Odebrecht asentó su base de operaciones.

La campaña presidencial de 2012 en México inició el 30 de marzo, y a las tres semanas empezaron a fluir los depósitos de Odebrecht, según los estados de cuenta del Meinl Bank obtenidos por MCCI.

Una primera transferencia por 250 mil dólares a favor de Latin American Asia Capital Holding se realizó el 20 de abril de 2012; el 25 y el 27 del mismo mes, hubo otros dos depósitos, uno por 495 mil y otro por 505 mil dólares. Siguieron varios depósitos más, incluso una pausa en el flujo de dindeor, pero los depósitos de Odebrecht reiniciaron hasta el 7 de noviembre de 2012, pero a una segunda empresa ligada a Lozoya, de nombre Zecapan SA, también con base en Islas Vírgenes Británicas.

En esa ocasión la transferencia del Meinl Bank se realizó desde la cuenta 244001, a nombre de Klienfeld Services Ltd., otra empresa ‘fachada’ que era utilizada por Odebrecht para encubrir sobornos. Ese depósito fue por 137 mil 478 dólares.

Unos días después de esa transferencia, el 12 de noviembre de 2012, el entonces presidente electo Enrique Peña Nieto se reunió con Marcelo Odebrecht, de acuerdo con una relación de correos electrónicos interceptados por la Policía Federal de Brasil, a los que tuvo acceso MCCI.

 

 

Para consultar la investigación completa AQUÍ 

JESÚS SILVA-HERZOG MÁRQUEZ

REFORMA

 

 

 

Ya no son tiempos de simulación en el PRI. Son tiempos de cinismo. Ese no ha sido nunca un partido de ideas y ya no quiere dar apariencia de tenerlas. ¿Para qué disfrazar la disciplina como si fuera coincidencia intelectual? Basta con hablar del progreso y de tachar a los otros de regresivos. El PRI no ha sido espacio deliberativo y no le interesa aprender a discutir. Alzar la mano, echar porras, aclamar al Presidente son los ritos de una identidad que ha vuelto con orgullo. Sabemos que el PRI no ha sido nunca un partido democrático. Los priistas lo saben mejor que nadie y están hartos de fingir que adoptan prácticas ajenas. Así somos y así podemos ganar, nos dicen.

 

La atlacomulquización del PRI es el retorno a la identidad primaria: un partido disciplinado que aplaude y espera la instrucción. Un partido volcado a la cortesanía y refractario a la discusión. Una guarida de corruptos. Ya no hay asomo de aquellos pudores que empezaron a sentirse en las últimas décadas del siglo pasado. No hay ala crítica, no hay disidencia. El único ruido que se escucha en su reunión es el de las matracas, los aplausos y las porras. Se ha dejado el discurso de la renovación. Ya nadie apuesta al “nuevo PRI”. Una enorme fortuna acompaña el retroceso: la fragmentación. En ella radica la esperanza del PRI. Gracias a la pulverización, el partido más abominado ve con optimismo el futuro. La reelección del PRI es probable. Por lo que hemos visto, se mantendrá unido, respaldará al candidato que designe el Presidente, logrará la adhesión de un par de partidos chatarra. La oposición estará dividida. Un gobierno aborrecido puede terminar premiado.

 

Debe reconocerse que la asamblea de los priistas fue un éxito. El partido se mostró unido, logró cambiar sin disturbios un par de reglas, celebró al mandamás. Nada salió de control. Una asamblea atada y bien atada. El Presidente tiene libertad para designar a quien quiera. El dirigente del PRI consumó su legitimación. No encara adversarios de importancia y podrá ejecutar puntualmente las instrucciones de su jefe. En las lecciones del Estado de México se funda una estrategia razonable. Unir al PRI y dividir a la oposición. En todo cinismo hay una lectura de la realidad. El PRI sabe bien que no necesita ganar la mayoría, no necesita siquiera estar cerca de la mayoría. Necesita alcanzar el tercio mayor y está en la peor fase de desprestigio, cerca del umbral. El PRI puede perder millones de votos y ganar. El PRI puede tener una gran mayoría en su contra, y ganar. De ahí que al PRI no le interese ya hacer una convocatoria nacional. Ha renunciado a ella. No perderá el tiempo buscando votos imposibles. Le interesa cuidar sus lealtades. Apenas necesita ampliar mínimamente su base para alzarse con el triunfo. Por primera vez en su historia, el PRI está convencido de que le basta con el PRI. O casi.

 

Un partido para sí mismo. Lo podemos ver en el evento reciente. El PRI que se festejaba este fin de semana no era una organización que intentara enviar un mensaje a la sociedad mexicana. Dudo que alguien fuera del Palacio de los Deportes crea que el gobierno de Peña Nieto sea una “autoridad moral”, como dijo el presidente de la República. Los mensajes de la asamblea del PRI fueron bocados para la tribu. El PRI se atrinchera porque se separa voluntariamente del resto de la sociedad mexicana. Sabe bien que no necesita ser un instrumento de la diversidad sino una palanca de esa facción aún determinante de la vida política del país. No importa la mayoría. En el México de la fragmentación política, para el PRI es prescindible el resto de la sociedad mexicana. Puedo exagerar pero no mucho. El PRI de Ochoa no es un partido que quiera hacerse simpático. No es un partido que ofrezca un proyecto, que pretenda persuasión de los escépticos. Refugiándose en sí mismo es un partido en las antípodas del de Colosio.

 

Si el PRI se encierra en sí mismo no es por distracción sino por estrategia. Puede verse este PRI como el más viejo de su propia historia porque es el más abiertamente faccioso. En su larga historia, en sus tres encarnaciones, el partido de Calles se ha pensado instrumento nacional. Hoy el PRI es un instrumento para el PRI. Lo importante ahora es la unidad. Mañana será el miedo.

 

Javier Coello Trejo, abogado de Emilio Lozoya indicó que “mientras no nos cite la Procuraduría General de la República y nos muestren las pruebas, todo sigue siendo mediático. Mi cliente no recibió ningún soborno de Odebrecht”.

Las declaraciones del abogado fueron vertidas en un programa radiofónico de Grupo Fórmula luego de la información que difundiera este fin de semana el diario brasileño O Globo en el que se indicaba que Lozoya recibió 10 millones de dólares en pago de “sobornos” por contratos en México.

 

Coello indicó que las acusaciones contra Lozoya son parte de la guerra por sucesión, además de reafirmar que su cliente nunca se ha escondido, “está en el país, en su casa”.

 

Con información de Grupo Fórmula / Foto: Twitter

Luego de que el diario brasileño O Globo diera a conocer sobre las “propinas” que Odebrecht dio al mexicano Emilio Lozaya, ex director de Pemex, este reaccionó al respecto, y negó “categóricamente” las aseveraciones que se realizaron y que fueron retomadas por la prensa nacional.

 

 

El ex funcionario indicó que “niego categóricamente las imputaciones y la información que hace referencia a supuestos actos de solicitud y/o recepción de sobornos directa o indirectamente por mi parte a la empresa Odebrecht o a sus funcionarios”.

 

Lozoya sostuvo que la información difundida carece de pruebas y “relata una historia absolutamente  falsa, dolosa e inexistente de principio a fin”. Añadió que los encuentros que se detallan son con personas “que incluso no sé ni quiénes son, ni los he conocido”.

 

El priísta aclaró que aunque existieran alegato en su contra, habría que considerar que “estas personas (las que hacen las declaraciones al medio brasileño) que pueden “decir cualquier cosa a cambio de reducciones de condenas”

 

“Jamás he participado en actos de corrupción”, finalizó el ex colaborador de la campaña presidencial del actual presidente Enrique Peña Nieto.

 

 

Foto: Archivo APO

La Procuraduría General de la República y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, emitieron un comunicado sobre las investigaciones que se siguen en torno a la red de corrupción de la brasileña Odebrecht, en donde hacen mención del “interés periodístico, de meses atrás, en torno al presunto caso de corrupción Odebrecht-Braskem y que ha incluido varias de las revelaciones periodísticas de la prensa nacional e internacional en las respectivas carpetas de investigación”.

 

Indicó que luego de lo difundido este fin de semana y que implicaba “propinas” al ex director de Emilio Lozoya, la dependencia informó que fue buscada para “por diversos medios de comunicación” para hacer un posicionamiento al respecto, para “no poner en riesgo las investigaciones que se están llevando a cabo y la eventual presentación de los inculpados ante la justicia federal” emite el siguiente pronunciamiento:

 

  1. La PGR a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, (SEIDF) ha estado en constante comunicación con las autoridades de Brasil para recabar los datos que éstas poseen respecto de la empresa Odebrecht.
  2. La Fiscalía brasileña ha ido variando la fecha de entrega de la información correspondiente y no ha ofrecido una nueva fecha a México. Ha argumentado que el caso se está desahogando ante el Tribunal Superior de Brasil. Esta semana en la reunión de fiscales latinoamericanos, que se realizará en la Ciudad de Puebla, esperábamos a la representación brasileña, pero hoy ha cancelado su asistencia. En esta reunión, varios de los fiscales que investigan el caso de corrupción de referencia tendrán oportunidad para intercambiar información.
  3. Respecto de los hechos en México, en diciembre  2016, las empresas brasileñas Odebrecht y Braskem se declararon culpables ante la Corte Federal del Distrito de Nueva York de los Estados Unidos de América por haber pagado sobornos a funcionarios de varios países. En el caso de México a funcionarios de PEMEX por $10,500,000,00 dólares, en un periodo comprendido entre 2010-2014.
  4. Dentro de la carpeta de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000117/2017  constan ya las declaraciones de 10 servidores públicos y 9 ex funcionarios de PEMEX que intervinieron en la adjudicación de tres contratos de obra pública asignados al conglomerado brasileño. También se han tomado declaraciones a 3 directivos de la empresa, incluido a Marcelo Bahía Odebrecht, ex Presidente de la empresa que lleva su nombre.
  5. Representantes de las empresas brasileñas ofrecieron un acuerdo reparatorio, mismo que no fue aceptado y que bajo ningún supuesto inhibirá el sancionar administrativa y penalmente a los ex funcionarios y/o funcionarios públicos involucrados.
  6. PGR-SEIDF han realizado las diligencias en torno a esta investigación, así como la apertura formal de canales de asistencia jurídica internacional, especialmente con Venezuela, República Dominicana, Brasil y Chile, y de cooperación internacional para abrir las vías de comunicación correspondientes. La investigación continúa.

 

La PGR informó que “a pesar de no contar con la información de la fiscalía brasileña dado la asistencia internacional con otros países y en particular las diligencias que se están llevando a cabo con funcionarios de PEMEX y con los más altos directivos de la empresa brasileña, este caso será llevado hasta sus últimas consecuencias y directamente contra el o los responsables”.

 

 

Foto: Archivo APO

El diario brasileño O Globo reveló que el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, recibió “propinas” por 10 millones de dólares a cambio de otorgar una fallo favorable a la empresa Odebretch respecto a una licitación de la refinería de Tula, Hidalgo.

 

El rotativo se basa en los testimonios de tres ex directivos de la constructora brasileña, quienes de acuerdo a documentos presentador muestran que a cambio de esa “dadiva”, Odebrecht ganó una licitación de 115 millones de dólares para hacer las obras de terraplén de la refinería ubicada en ese estado.

“Según el ex director de Odebrecht en aquel país, Luis Alberto de Meneses Weyll, los pagos comenzaron en marzo de 2012, cuando Lozoya era uno de los principales integrantes del comité de campaña del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, y se extendieron hasta el año 2014”.

O Globo revela que en En 2011, Lozoya fue  quien recomendó a Odebrecht asociarse a una empresa local, la contratista Construcciones Industriales Tapia, para participar en la futura licitación de la construcción de una nueva refinería en Tula, que sería abierta por el gobierno federal . La orientación sería fundamental: el dueño de Tapia, Juan Carlos Tapia, era de la ciudad de Tula y transitaba entre todo el espectro político y en las tres esferas de gobierno, siendo capaz de, asociado a la experiencia de Odebrecht, conquistar la millonaria obra que se esperaba.

Uno de los ex directivos señalaron que en 2012, “Emilio Lozoya había alcanzado una posición destacada en el PRI”, que disputaba las elecciones presidenciales de julio de ese año, cuyo candidato era el favorito en las encuestas. “Lozoya se había convertido en uno de los líderes del comité de campaña, por lo que probablemente se convertiría en una persona influyente en la administración pública del país”.

“Me dijo Lozoya que, bajo el pretexto de haberme ayudado en el posicionamiento respecto a la licitación de Tula, entendía que era debido un pago en su favor de 5 millones de dólares”, contó Weyll al diario.

 

 

Con información de O GLobo / foto: Archivo APO

El Parlamento sudafricano rechazó hoy una moción de censura presentada contra el presidente del país, Jacob Zuma, cuyo partido volvió a protegerlo de una oposición que quiere destituirlo por sus supuestas prácticas de corrupción y abusos de poder.

 

La votación llegó luego de varias semanas en que se vivieron manifestaciones en todo el país, en las que se exigía la renuncia de Zuma, incluso esta mañana los manifestantes volvieron a llenar las calles de Ciudad del Cabo, donde se encuentra el Parlamento, por lo que el gobierno desplegó un fuerte operativo para custodiar el inmueble.

 

La propuesta, que fue rechazada por 198 votos en contra frente a 177 a favor y nueve abstenciones, acusaba al mandatario de corrupción, toda vez que tiene 738 cargos pendientes con la Justicia, y le responsabilizaba de una crisis económica que ha hecho perder el trabajo en Sudáfrica a dos millones de personas desde 2009, año en el que llegó al poder.

Esta moción de censura, la séptima a la que se enfrenta Zuma como presidente, fue la primera en la que los diputados pudieron votar de forma secreta, sin embargo no logró avanzar.

 

 

Con información de EFE / Foto: Twitter

En entrevista exclusiva con la asociación Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), el juez brasileño que ha llevado las investigaciones sobre el caso Lava Jato, el escándalo de corrupción que ha sacudido a 12 países de América Latina y África, advirtió que aplicar la ley contra los intereses de los poderosos, acabar con la impunidad y hacer pública la información de los casos han sido las claves para enfrentar uno de los peores males de las democracias modernas.

 

Hace tres años, Brasil vivía sumido en la corrupción institucionalizada. Los sobornos eran una práctica común para obtener contratos en el Gobierno. Y lo peor, había un clima de impunidad: los poderosos podían transar a sus anchas, sin riesgo de castigo. Ese entorno cambió radicalmente, a partir de marzo de 2014, cuando se hizo pública la operación Lava Jato, que como cascada empezó a revelar el involucramiento de cientos de políticos, empresarios y funcionarios en una red criminal que tenía su origen en el saqueo de fondos en la petrolera brasileña Petrobras.

 

La red se extendió por el mundo y desató un terremoto en al menos 12 países; en Brasil, Perú, Panamá, Colombia y El Salvador, los delatores involucraron a ex presidentes y a mandatarios en funciones, a quienes habían financiado sus campañas electorales con dinero sucio. A la fecha se ha apresado a 160 involucrados y hay más de 500 órdenes de búsquedas de captura. Los sobornos en este caso superaron los 3 mil millones de dólares a nivel global.

 

El personaje central en esta sacudida internacional se llama Sergio Moro, quien encabezó la Operación Lava Jato desde la 13 sala criminal federal en la ciudad de Curitiba, considerada por los propios brasileños como la capital anticorrupción, porque fue en esta población al sur de Brasil donde se ha investigado, procesado y sentenciado a decenas de personajes influyentes, incluido el expresidente Luiz Inacio Lula.

 

Como caso especial, el juez decidió hablar con periodistas de América Latina y de África que integran la red Investiga Lava Jato. “Acepté dar esta entrevista especialmente en reconocimiento al trabajo de periodistas investigativos que resolvieron actuar de manera cooperativa”, explicó.

 

En el caso del operativo Lava Jato, el mayor logro fue el combate a la impunidad, afirma el juez. “La corrupción siempre va a existir. Pero lo importante es que la impunidad no sea más la regla para ese tipo de criminalidad tan dañina a la economía, a las arcas públicas y a la propia democracia (…) Cuando la impunidad de la corrupción era la regla en Brasil, eso también generaba un sentimiento de descrédito en la democracia”.

 

 

 

Con información de MCCI / Foto: Archivo APO