Tag

crecimiento

Browsing

El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo este martes su pronóstico de crecimiento global para 2019 a 3%. Así lo reveló en su informe Perspectivas de la Economía Mundial (WEO). Dicho ajuste representa 0.2 puntos porcentuales menos que su cálculo de julio pasado.

Al destacar que este es el ritmo más lento desde la crisis financiera global, la economista en jefe del FMI, Gita Gopinath, escribió en una publicación de blog que el crecimiento sigue siendo debilitado por las crecientes barreras comerciales y las tensiones geopolíticas en aumento.

«El crecimiento también está siendo afectado por factores específicos de los países en varias economías de mercado emergentes, y por fuerzas estructurales, tales como un crecimiento bajo de la productividad y una demografía que envejece en las economías avanzadas», señaló Gopinath.

El crecimiento en las economías avanzadas disminuiría a 1.7% en 2019 y 2020; en tanto que el de las economías de mercados emergentes y en desarrollo repuntaría de 3.9% en 2019 a 4.6% en 2020. Alrededor de la mitad de esa mejora es atribuible a la recuperación o a recesiones menos profundas en mercados emergentes sometidos a tensiones, como Turquía, Argentina e Irán, y el resto, a la recuperación de países cuyo crecimiento en 2019 fue significativamente inferior al de 2018, como Arabia Saudita, Brasil, México, India y Rusia.

En el caso de nuestro país, indicó que junto a economías como las de la India, Brasil, Rusia y Sudáfrica, el crecimiento será drásticamente más bajo en 2019 que en 2018, también por razones idiosincráticas, aunque se prevé una  recuperación en 2020.

Para la economía mexicana, la proyección de crecimiento para 2019 es de 0.4%, mientras que para 2020 es de 1.3%. Las nuevas proyecciones representan una diferencia de 0.5 puntos y 0.6 respectivamente respecto al WEO de julio y de 1.2 puntos y 0.6 del WEO presentado en abril.

El informe WEO de octubre también revisó a la baja la proyección del crecimiento global para 2020 a 3.4%, 0.1 puntos porcentuales menos respecto al cálculo de julio.

Anteriormente, el informe WEO de julio ya había disminuido los pronósticos de crecimiento para 2019 y 2020, cada uno en 0.1 puntos porcentuales menos con respecto al cálculo de abril.

La calificadora Moody’s Investors Service dio a conocer este lunes que redujo nuevamente sus proyecciones de crecimiento para la economía mexicana de 2019 y 2020, como resultado de la desaceleración del consumo privado y la inversión.

De acuerdo con sus nuevos cálculos, el Producto Interno Bruto (PIB) de México podría crecer este año un 0.2%, una proyección menor que el 0.5% que anticipaba en la revisión que hizo en agosto pasado.

Para el 2020, la calificadora estima ahora una expansión de 1.3% desde el cálculo anterior de 1.5%.

«Esperamos que la inversión se estabilice en 2020, en parte debido a los efectos de la base de comparación, pero también a un mejor acomodo del sector privado al nuevo entorno político», explicó Moody’s en un comunicado. «En forma adicional, esperamos una ligera recuperación de la inversión pública y el consumo del gobierno», agregó.

Recordemos que el Banco de México (Banxico) estima un crecimiento del PIB mexicano para este año de entre un 0.2% y un 0.7%, frente al aumento de 2.0% registrado en 2018.

Especialistas del sector privado revisaron a la baja las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2019 de 0.50 % que se había indicado en agosto a 0.43 % en septiembre, según una encuesta realizada por el Banco de México.

Para el año próximo fijaron la previsión de crecimiento en 1.35%, frente al 1.39% del sondeo previo del banco central.

De acuerdo con la encuesta, efectuada del 24 al 27 de septiembre entre 37 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, las expectativas de inflación general para los cierres de 2019 y 2020 disminuyeron en relación a la encuesta de agosto.

Para el cierre de este año se espera que la inflación general se ubique en 3.08%, frente al 3.31 % estimada en agosto. Y para 2020 la expectativa pasó de 3.54% a 3.49%.

Las expectativas sobre el nivel del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para el cierre de 2019 permanecieron en niveles cercanos a los de agosto, al pasar de 19.91 19.88. Para el cierre de 2020, las perspectivas sobre dicho indicador también se mantuvieron en niveles similares a los de la encuesta anterior, pasando de 20.38 a 20.36.

Para 2019 y 2020 las expectativas del déficit comercial se revisaron a la baja con respecto al mes anterior. Para este año la previsión del déficit pasó de 8.435 a 6.464 millones de dólares, y para el siguiente disminuyó de 11.890 a 9.610 millones de dólares.

Los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores que obstaculizan el crecimiento son la gobernanza (41%) y las condiciones económicas internas (27%). A nivel particular, los principales factores son, en orden de importancia, la incertidumbre política interna (15% de las respuestas), los problemas de inseguridad pública (14%), la incertidumbre sobre la situación económica interna (13%), la debilidad del mercado externo y la economía mundial (10%), y la política de gasto público (8%).

La Organización Mundial de Comercio (OMC) rebajó este martes, de manera significativa, de 2.6% a 1.2%, su previsión de crecimiento del comercio mundial para 2019, debido sobre todo a las tensiones entre China y Estados Unidos.

«Las oscuras perspectivas que se ciernen sobre el comercio son desalentadoras, pero eran esperadas», declaró el director general de la OMC, Roberto Azevedo, en un comunicado.

Estados Unidos y China no lograron hasta ahora llegar a un acuerdo para eliminar las trabas aduaneras y el presidente Donald Trump estaría preparando nuevas restricciones para las inversiones en China.

«Los conflictos comerciales aumentan la incertidumbre, lo que lleva a varios actores a retrasar sus inversiones», lamentó Azevedo.

El responsable también advirtió de que la creación de empleo podría verse amenazada porque las empresas dan trabajo cada vez a menos gente para producir bienes y servicios destinados a la exportación.

Arabia Saudí empezará a recibir turistas internacionales por primera vez en su historia bajo un nuevo régimen de visados que ha sido anunciado este viernes y que beneficiará a ciudadanos de 49 países.

De acuerdo a informes, las autoridades saudíes esperan recibir alrededor de 100 millones de turistas al año.

Arabia Saudí es uno de los países menos accesibles para el turismo.  Hasta ahora, solo concedía permisos de entrada para viajes de negocios, peregrinaciones o visitas a familiares.

Los nuevos visados podrán solicitarse a través de un portal electrónico o a la llegada a país, mientras que el costo será de 440 riales saudíes (unos 2,300 pesos) más impuestos.

La Comisión Saudí para el Turismo y el Patrimonio  Nacional ha detallado que los turistas podrán obtener un visado para  un año con múltiples entradas y que les permitirá estar en el país  durante periodos de hasta 90 días.

Los 49 países beneficiados por la medida son los 28 países de la  Unión Europea, Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Montenegro,  Noruega, Rusia, San Marino, Suiza y Ucrania, en Europa; Estados  Unidos y Canadá, en América; Australia y Nueva Zelanda, en Oceanía; y  Brunéi, China, Corea del Sur, Japón, Kazajistán, Malasia y Singapur, en Asia.

La Comisión Saudí para el Turismo y el Patrimonio Nacional ha apuntado que este programa de visados podría elevar el empleo en el  sector turístico hasta los 1,6 millones de trabajadores de cara a  2030, hará que el sector suponga más del diez por ciento de la  economía saudí, en comparación con el tres por ciento actual, llevará a los aeropuertos a incrementar su capacidad a 150 millones de pasajeros al año.

Foto: Twitter @angelesespinosa

La OCDE rebajó este jueves de manera considerable sus previsiones de crecimiento de la economía mundial para 2019 y 2020 y las situó en el nivel más bajo desde la crisis financiera de 2008/2009.

El crecimiento mundial pasará este año por debajo del 3% y se situará en un 2.9%, es decir un 0.3% menos que en las últimas previsiones de mayo.

En 2020 permanecerá en 3% (un 0.4% menos que en las previsiones de mayo), publicó la institución, que cita como razones principales de esta reducción del crecimiento la incertidumbre provocada por el Brexit, la guerra comercial y el endeudamiento privado.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que revisa sus cifras cuatro veces al año, señala que será el crecimiento mundial «más bajo desde la crisis financiera, con riesgos que siguen en aumento».

Según el organismo, las dificultades se siguen acumulando para el conjunto de las principales economías mundiales, sobre todo para las de la zona euro y las de los grandes países emergentes, afectados por la desaceleración de China y la caída de sus exportaciones de materias primas.

Alemania, primera economía europea, sufrió una de las revisiones más importantes, con un crecimiento previsto a 0.5% este año (-0.2%) y de 0.6% el año que viene.

Por su parte, Estados Unidos, que atravesaba uno de los ciclos de crecimiento más largos de su historia, se situará a 2.4% este año (-0.4%) y retrocederá hasta 2% en 2020 (-0.3%).

En este contexto, la institución redujo sobre todo sus previsiones en los países emergentes, especialmente India, con un crecimiento de 5.9% (-1.3%) este año y 6.3% en 2020 (1.1%). La situación más crítica es la de Argentina, en plena crisis económica y financiera, que tendrá este año una recesión de 2.7% de su PIB, y de 1.8% el año que viene.

En el caso de México, su previsión de crecimiento se situó para este año en 0.5% desde el 1.6% que publicó en mayo pasado; para 2020 será de 1.5%  para 2020.

“El crecimiento del PIB se ha desacelerado bruscamente en México este año, en parte debido a factores temporales como huelgas y mayor incertidumbre política. A medida que estos factores se desvanecen,las tasas de interés más bajas, las fuertes remesas y el aumento del salario mínimo deberían ayudar al crecimiento del PIB a fortalecerse a 1.5 por ciento en 2020”, indicó el organismo en su reporte “Perspectivas Económicas Interinas de la OCDE”.

Alfonso Romo, el jefe de la oficina de la Presidencia de la República, reconoció que este año el crecimiento económico de México se quedará lejos de la meta del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, del 2 por ciento.

Luego de su participación en la firma del convenio entre el Infonavit y de la Asociación de Bancos de México, Romo Garza, indicó que “esperan un crecimiento económico de lo que todos los economistas dicen de 0.6 o 0.7 por ciento”.

Además el funcionario destacó que los sectores energéticos y el de la construcción son los motores que pueden sacar al país de la atonía del crecimiento.

Experto consultados por el Banco de México (Banxico) ajustaron a la baja su perspectiva de crecimiento para 2019 y 2020.

De acuerdo a los resultados de la encuesta de agosto de 2019 sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, el país crecerá en 2019 0.50%, mientras que en 2020 lo hará en 1.47%.

La encuesta fue recabada por el Banco de México entre 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero.

Las expectativas de inflación general para los cierres de 2019 y 2020 disminuyeron en relación a la encuesta de julio, pasando a 3.31% para 2019 y a 3.54% el próximo año.

Por su parte, las expectativas de inflación subyacente para los cierres de 2019 y 2020 permanecieron en niveles cercanos a los del mes anterior: 3.62% y 3.44% respectivamente.

Las expectativas sobre el nivel del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para los cierres de 2019 y 2020 aumentaron en relación al mes previo, colocándose en 19.91 y 20.38 respectivamente. Con esto, prevén un dólar más caro que como se cotiza actualmente.

Al ser consultados sobre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país, los analistas consultados por Banxico consideraron que, a nivel general, los principales factores se asocian con la gobernanza (38%) y las condiciones económicas internas (32%).

A nivel particular, los principales factores son, en orden de importancia: la incertidumbre política interna (17% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (15% de las respuestas); los problemas de inseguridad pública (12% de las respuestas); la política de gasto público (10% de las respuestas); y la plataforma de producción petrolera (9% de las respuestas).

Este miércoles el Banco de México recortó nuevamente su pronóstico de crecimiento para la economía de nacional a un rango de entre 0.2 y 0.7 ciento desde el 0.8 al 1.8 por ciento anterior.

En su informe trimestral de abril a junio, Banxico indicó que: La revisión para 2019 se deriva del hecho de que, de acuerdo con la información publicada por el INEGI, el crecimiento del PIB en el segundo trimestre fue menor a lo previsto, lo que indica una debilidad más profunda de los componentes de la demanda interna a lo estimado con anterioridad, así como de ajustes a la baja en el crecimiento esperado a lo largo del horizonte de pronóstico para la producción industrial en Estados Unidos y en la plataforma de producción petrolera.

Esta es la quinta ocasión que el Banco Central revisa a la baja su estimado para el PIB de este año, desde que lo diera a conocer en noviembre de 2017. En su informe trimestral de esa ocasión, el Banxico pronosticó una tasa de expansión de entre 2.2 y 3.2 por ciento.

El recorte al pronóstico de este miércoles se da después de que la semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informara que el PIB creció apenas 0.02 por ciento en el segundo trimestre, frente al trimestre previo.

El Banco Central también revisó a la baja su pronóstico de crecimiento para 2020, de un rango de 1.7 – 2.7 por ciento a 1.5 – 2.5 por ciento.

Además Banxico también redujo su expectativa sobre los empleos formales que serán creados en el país durante este año. En su informe trimestral abril-junio señaló que se concretarán entre 450 mil y 550 mil puestos de trabajo, de un rango previo de 530 mil y 630 mil puestos en el informe previo.

En el marco de la conferencia matutina del gobierno federal, Carlos Slim fue cuestionado sobre cómo ve la situación del país en materia económica. El empresario reconoció que en los objetivos que tiene el gobierno, todos han estado 100% de acuerdo: combatir la corrupción, la impunidad, crecer al cuatro por ciento, bajar el gasto corriente, entre otros aspectos.

Dijo que en una primera etapa del gobierno, lo que ha faltado es la inversión masiva que es la que genera actividad económica y empleo. Enfatizó que en el momento en que se eche a andar el programa de inversión, las cosas serán muy diferentes.

Reconoció que hay confianza por parte de los inversionistas para ejecutar o para invertir desde el punto de vista del sector privado; hay interés y mucha confianza, expresó.

Slim dijo que a diferencia de las condiciones que hay en el mundo, México es un paraíso en el que los inversionistas pueden tener tasas del 8% en Cetes; y lo ideal es que pueda haber una alternativa de proyectos de largo plazo que son muy interesantes para el país, sobre todo los programas de desarrollo que tiene este gobierno en el sureste y en toda la República.

«En mi opinión estamos en una situación en la que el crecimiento puede ser cero o dos, o 0.2 o 0.8, no es importante, lo importante es que está así porque no ha habido esa gran inversión que se está planteando, que está dentro de los programas de gobierno y que es inminente que se puede echar a andar, inclusive quizás a partir de este año», sostuvo Slim.

Aclaró que el empresario invierte, no porque tenga poca o mucha confianza en el gobierno, sino toma en cuenta si tiene mucha o poca demanda: «si hay demanda, pues invierte, si no es un tonto, va a perder sus actividades».

En ese sentido, el empresario dijo que está convencido de que el país crecerá bien y pronto.

Fue en ese punto donde se le cuestionó si le gustaría que se retomara la construcción del aeropuerto de Texcoco en lugar de Santa Lucía. «Eso ya lo dirá el futuro. No sé», contestó rápidamente Slim, quien indicó que el aeropuerto es uno de mil 600 proyectos de inversión, de infraestructura, que se tienen.

Por su parte el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelí dijo que los proyectos existen, la capacidad financiera del país existe, se tiene una estabilidad macroeconómica envidiable, las finanzas se han manejado con una pulcritud impresionante, se han vuelto a alcanzar superávits primarios, por lo que podían decir que están todas las cosas puestas para que el país arranque un proceso de inversión.

«Yo me uno a la creencia de que nuestro país tiene mucho para crecer, mucho para hacer, mucho para poder integrar nuestras cadenas de valor con todo lo que exportamos, mucho para crear infraestructura en todo el país con todo lo que necesitamos y mucho para desarrollarnos también socialmente», sostuvo el también empresario.

El director general de Citibanamex, Ernesto Torres Cantú, sostuvo que un repunte del crecimiento de la economía hacia final del 2019 dependerá de la inversión que se detone tanto en el ámbito público como privado.

Luego de su su participación en el Foro “Compromiso de Citibanamex con los Jóvenes de México”, al que asistió la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde, dijo que en repunte en la inversión también impactaría de forma positiva en la demanda de crédito, por lo que la banca está a la espera de que inicien las inversiones.

A pesar del entorno, Torres Cantú aseguró que hay confianza en que la economía mejore porque el país sigue contando con cuestiones estructurales a su favor como es su ubicación geográfica con respecto de Estados Unidos y la industria manufacturera de «clase mundial».

«Los empresarios y en general los mexicanos la visión que debemos de tener es de mediano y largo plazo, siempre estamos buscando el progreso del país», refirió.

Cuestionado sobre el balance de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, con motivo de su Primer Informe de Gobierno, consideró que ha habido avances y lo importante es ver hacia adelante y comprometerse con el país.

Al ser cuestionado sobre el ajuste que hizo el INEGI respecto al PIB del segundo trimestre de 2019, el cual indicó que no se creció el 0.1% anunciado con anterioridad, sino que que el crecimiento fue de cero, lo que demostraba que la economía estaba estancada, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo algunas precisiones..

¿Mantiene usted su apuesta de crecimiento de dos por ciento para este año o la ajustaría? ¿Cuál sería la estrategia para que despegue la economía? ¿Usted considera normal este arranque lento del sector económico?

Aseguró que es normal un lento arranque en el sector económico al inicio del sexenio, pues son otros parámetros de medición los que se tendrían que tomar; dijo que mantiene sus proyecciones.

«Antes tenían una metodología que se sigue aplicando para medir crecimiento, a nosotros sí nos importa el crecimiento, pero nos importa más el desarrollo porque, repito, crecer es crear riqueza y el desarrollo es crear riqueza y distribuir la riqueza», dijo AMLO.

En ese sentido dijo, todo lo que está haciendo su gobierno tiene que ver con que haya una mejor distribución de la riqueza, lo que permite que haya mayor desarrollo y mayor bienestar.

Insistió en que crecer puede ser que beneficie a un pequeño grupo, por lo que ahora se está creciendo y hay más y mejor distribución del ingreso.

Sobre si modificaría su proyección de crecer 2.0% este año, AMLO dijo que no, que su apuesta sigue en el mismo sentido.

Dijo que el país va muy bien, muy distinto a lo que piensan los expertos quienes pronostican que se caiga en una recesión y que el gobierno tenga un descalabro en materia económica.

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) presentó este viernes los resultados del Producto Interno Bruto (PIB), los cuales indicaron que no registró variación en términos reales durante el segundo trimestre de 2019 respecto al precedente.

Dicho ajuste se realiza con cifras ajustadas por estacionalidad, con lo que el crecimiento estimado inicialmente de 0.1%. Ahora se sabe que la economía nacional se estancó durante el periodo en cuestión.

Por componentes, el PIB de las Actividades Terciarias aumentó 0.2%, en tanto que el de las Primarias se redujo 3.4%, al igual que el de las Secundarias en un 0.2% en el trimestre abril‑junio de este año frente al trimestre previo.

En su comparación anual el Producto Interno Bruto reportó un incremento real de 0.3% en el segundo trimestre del año actual con relación al mismo lapso de 2018.

Por grandes grupos de actividades económicas, el PIB de las Actividades Primarias creció 1.7% y el de las Terciarias 1%, mientras que el de las Secundarias descendió 1.7% en igual periodo.

Durante los primeros seis meses de 2019, el PIB a precios constantes registró una variación de 0.2% frente a igual semestre de 2018, con cifras desestacionalizadas.

El INEGI aclaró que  en el informe presentado este viernes, se destacan las variaciones porcentuales de las series desestacionalizadas o ajustadas estacionalmente, tanto respecto al trimestre anterior como respecto al mismo trimestre del año anterior, ya que la gran mayoría de las series económicas se ven afectadas por factores estacionales.

«Éstos son efectos periódicos que se repiten cada año y cuyas causas pueden considerarse ajenas a la naturaleza económica de las series, como son las festividades, el hecho de que algunos meses tienen más días que otros, los periodos de vacaciones escolares, el efecto del clima en las diferentes estaciones del año, y otras fluctuaciones estacionales como, por ejemplo, la elevada producción de juguetes en los meses previos a la Navidad provocada por la expectativa de mayores ventas en diciembre», indicó el Instituto.

Explicó que la desestacionalización o ajuste estacional de series económicas consiste en remover estas influencias intra-anuales periódicas, debido a que su presencia dificulta diagnosticar o describir el comportamiento de una serie al no poder comparar adecuadamente un determinado trimestre con el inmediato anterior.


WordPress Lightbox Plugin