Tag

crisis

Browsing

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguró que se bien hay algunos aciertos en el plan de reactivación económica ante el Covid-19 que anunció la tarde de ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), fue una respuesta incompleta para el tamaño de crisis que se enfrenta.

«Desafortunadamente, nos parece una respuesta incompleta ante la gran dimensión de la crisis que enfrentamos», indicó el CCE.

Indicaron que si bien reconocían los avances en los programas sociales del Gobierno de México y veían con buenos ojos algunas de las acciones anunciadas, tales como el compromiso a aumentar la inversión pública para generar empleos, la ampliación del programa de créditos de la banca de desarrollo y de las instituciones de vivienda, y su instrucción al SAT para apresurar las devoluciones pendientes de IVA a las empresas, éstas no eran suficientes.

Recordó que desde el 18 de marzo pasado, el CCE envió al Presidente una propuesta para preservar el empleo formal e informal de 36 millones de mexicanos mediante acciones inmediatas para apoyar la sobrevivencia de las pequeñas y medianas empresas.

En ese sentido, señalaron que el 2 de abril pasado, presentaron al Presidente un plan para suscribir un convenio nacional entre gobierno, trabajadores, sector social y empresarios para transitar los próximos noventa días, que aseguraron los empresarios, serán críticos.

«No pedimos reducción de impuestos, ni privilegios, ni concesiones. Siempre hemos puesto a los trabajadores, sus familias y al país como nuestra prioridad. Nuestras propuestas aún no han sido tomadas en cuenta», denunció la cúpula empresarial.

Señalaron que su objetivo es proteger el empleo, los salarios y los ingresos de las familias; sentar las bases para una recuperación inmediata; evitar que la crisis de liquidez se convierta en una crisis de solvencia; y contar con recursos para continuar los programas sociales.

Afirmaron que cuando presentaron los principios de dimensión social, los empresarios se comprometimos a impulsar una relación responsable y propositiva con el presidente López Obrador, exigiendo reglas claras, certidumbre jurídica, normativa y económica para las inversiones.

«Como mexicanos, siempre hemos estado unidos ante la adversidad. Siempre hemos sacado lo mejor de nosotros mismos: la fraternidad y la solidaridad. La crisis del Covid-19 nos obliga a unirnos una vez más. Es momento de propuestas y de acuerdos», enfatizó el CCE.

Finalizó indicando que el buen juicio es esencial en tiempos difíciles, así como que lo concreto importa más que las generalidades. Hizo un llamado a «tener sentido de la realidad».

«Todos esperamos que un estadista nos muestre su sabiduría; que esté familiarizado con los hechos relevantes; y que actúe. El liderazgo siempre exige un buen criterio; nunca dejar que las pasiones ni la emoción nos impidan hacernos las preguntas fundamentales. En este momento de crisis, posponer decisiones es en sí una mala decisión. Cada día perdido se traduce en un mayor daño para las familias mexicanas», añadió el Consejo.

Afirmaron que AMLO cuenta con los empresarios en su proyecto de vencer a la corrupción, a la pobreza extrema, a la inseguridad y a la crisis del Covid-19. Pidieron actuar en unidad y con responsabilidad.

Previo al anuncio que hará este domingo el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sobre el plan de rescate económico ante la pandemia de Covid-19, el mandatario aseguró que llegó a un acuerdo con los principales empresarios para «trabajar juntos» en la lucha contra la crisis derivada de la emergencia sanitaria.

López Obrador recibió la tarde de ayer en Palacio Nacional durante varias horas a representantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Confederación de Cámaras Industriales, (CONCAMIN), el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y la Asociación de Bancos de México (ABM)

En su conferencia de prensa matutina, el presidente dijo que mantuvo una «muy buena reunión con los empresarios y el sector empresarial» y acordaron «trabajar juntos» para superar la crisis de Covid-19, que hasta ahora registra 1,510 contagios y 50 muertes.

«Ellos hicieron una propuesta y escucharon mi planteamiento. Les expliqué acerca del modelo que vamos a poner en práctica, que no será más de lo mismo que se hacía antes», dijo López Obrador negándose a detallar las medias, pues éstas serán develadas el próximo domingo.

Además, informó que nombró al jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, para que sirva de «enlace» con los empresarios y que exista un contacto «permanente».

Por su parte el presidente del CCE, Carlos Salazar, reveló que acordaron con el presidente volver a reunirse el 15 de abril, aunque reveló que las posturas de la IP y del Gobierno siguen alejadas.

«El presidente tiene la idea de que va a tener suficientes recursos fiscales para afrontar esta crisis; nosotros no pensamos igual», dijo Salazar, quien reveló que no consiguieron concretar el aplazar los pagos de impuestos para que las empresas puedan pagar los salarios.

Salazar insistió que el Gobierno debe prever que esta crisis durará al menos tres meses y subrayó el compromiso de los empresarios de mantener los empleos.

«Todo nuestro enfoque ha sido defender el empleo y defender el salario. Si eso no se logra, ya veremos por qué no se logró. Si no se logra creo que sabremos exactamente quién y cómo se tomó esta decisión», dijo.

Recordemos que López Obrador ha exhortado a los empresarios a tener un comportamiento «humanista»y no despedir a trabajadores durante la crisis sanitaria.

«El que nos ayuden para mantener a sus trabajadores en sus casas resguardados con sus familias y sin preocupación de que van a perder el trabajo. Ese es el llamado de apoyo al sector empresarial», ha declarado el mandatario.

Recordó que hay empresarios que «tienen capacidad para resistir» ante desastres y aplaudió la iniciativa de los banqueros de aplazar los pagos durante tres meses. AMLO ha insistido en que la crisis que se vive será  «transitoria».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se dijo optimista de poder remontar la crisis sanitaria por el coronavirus y aseguró que en las crisis es donde se ve «de qué están hechos los gobernantes».

Incluso dijo que acepta el desafío que la crisis representa, pues está seguro que vamos a salir adelante y que se va a lograr el renacimiento de México.

“Sobre cómo veo el futuro, mi situación política, estoy optimista, pese a lo que puedan opinar mis adversarios que los respeto mucho, no tengo enemigos tengo adversarios; estoy bien y de buenas no estoy ‘apanicado’, ni angustiado, ni vencido. Además siempre he dicho copiando una frase de Omar Torrijos: ‘el que se aflige, se afloja'», puntualizó.

El mandatario añadió que es en periodos complicados como el que se está viviendo en estos momentos en el mundo donde se prueban los liderazgos.

Dijo que en este periodo, algo que es fundamental el hacer valer la Cuarta Transformación.

Aseguró que no solo es enfrentar el coronavirus o salir adelante de la crisis económica; la Cuarta Transformación se trata, dijo, de establecer las bases de una patria nueva.

Ante ello, dijo que entiende la desesperación de sus adversarios. «No es el coronavirus, ni la crisis economía, no lo que está en juego, es si triunfa el cambio verdadero o fracasa».

AMLO aprovechó para informar que la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) intervendrá ante posibles abusos de empresas que se cometan durante la emergencia sanitaria.

Durante su conferencia matutina señaló: “si no se tiene justificación para los despidos o los trabajadores no reciben su sueldo y las empresas actúan con afán de lucro, debe intervenir la Secretaria de Trabajo».

Ayer la titular de la STPS, Luisa María Alcalde, se reunió con todos los secretarios de Trabajo estatales para establecer la ruta ante la declaratoria de emergencia sanitaria antes causas de fuerza mayor, que contempla que las empresas paguen los salarios íntegros de los empleados que deben resguardarse en sus casas hasta el 30 de abril.

Las autoridades de Nueva York advirtieron este lunes de que el «tsunami» del coronavirus está llegando y de que la ciudad espera todavía las «semanas más duras», coincidiendo con la llegada a puerto del buque hospital USNS Comfort de las Fuerzas Armadas con el objetivo de ayudar a los hospitales de la ciudad.

«El tsunami está llegando. Lo sabemos, es el momento de reunir suministros y hacer las preparaciones porque ayer fue muy tarde», dijo el gobernador del estado, Andrew Cuomo, en una entrevista con la cadena MSNBC.

Por su parte, el alcalde de la ciudad Nueva York, Bill de Blasio, aseguró durante la recepción oficial del buque hospital en Manhattan: «Esto es solo el principio. (…), ahora mismo, las semanas más duras están por venir».

La llegada del USNS Comfort supone «750 camas para aliviar la presión sobre el sistema de salud», dijo De Blasio, que subrayó que el barco, con 1,200 personas entre marineros y personal médico, es la muestra de que los neoyorquinos no están solos.

En una rueda de prensa celebrada en el muelle 90 de Manhattan, el alcalde insistió en la metáfora de la guerra que ha utilizado desde el comienzo de la crisis desatada por el coronavirus.

«Estamos en una atmósfera de guerra. Puede que hayamos tenido diferencias en tiempo de paz, pero, en todo lo posible, tenemos que ser uno en tiempo de guerra. Sé que nuestros colegas militares entienden esto, ahora todos tenemos que entenderlo», expresó de Blasio, con el buque militar de fondo y junto al contraalmirante John Mustin.

El estado de Nueva York se ha convertido en el epicentro de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, país con más contagios mundiales con más de 148,000, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins; adicional, se registran más de 2,500 muertos.

Ante esta situación, Trump alargó la tarde de ayer las medidas restrictivas para frenar la propagación del coronavirus. Incialmente, había sugerido que las medidas estarían vigentes hasta el 12 de abril, finalmente, las medidas se prolongan hasta el 30 de abril.

Y aunque dijo que el país empezará a recuperarse a principios de junio, Trump señaló que «nada sería peor que declarar la victoria antes de que la victoria sea ganada».

El mandatario también dijo que Estados Unidos está lejos aún del pico de la pandemia, mientras uno de sus consejeros, el doctor Anthony Fauci, aseguraba que el virus podría dejar hasta 200,000 muertos en el país.

El presidente estadounidense minimizó inicialmente la pandemia y luego ha oscilado entre un tono sombrío sobre la evolución de la situación y una voluntad de reactivar rápidamente la economía, mientras el número de personas en desempleo sobrepasa los tres millones y se prevé aumente en las próximas semanas.

Incluso las empresas consideradas esenciales y que trabajan a toda máquina, como el gigante del comercio en línea Amazon, sumamente demandado por los estadounidenses mientras están en gran parte confinados en sus casas, han tenido dificultades por la pandemia.

Trump sostuvo este lunes una llamada telefónica con el presidente ruso, Vladimir Putin, en la que discutieron una colaboración más estrecha en la lucha contra el nuevo coronavirus.

«Los jefes de Estado expresaron una grave preocupación por la rápida propagación del coronavirus en el mundo e intercambiaron información sobre las medidas adoptadas en sus países para enfrentar esta amenaza. Las posibilidades de una interacción más estrecha entre los dos países en esta dirección fueron discutidos», dijo en un comunicado el Kremlin.

También discutieron el estado actual del mercado petrolero mundial, y acordaron consultas ruso-estadounidenses al respecto mediante los ministros de Energía.

Foto: Twitter @GarethRhodes

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador  (AMLO) no desperdiciar más tiempo y aplicar el decálogo de medidas económicas que la iniciativa privada le envió a su oficina hace más de una semana.

Señaló que dichas acciones están encaminadas a defender la mayor cantidad de empleos de millones de mexicanos, si se aplican de manera oportuna.

Sin embargo, lamentó que el presidente López Obrador ha dejado pasar mucho tiempo valioso, el cual se agota para tomar las decisiones ante la contingencia sanitaria que vivimos ante el Covid-19, la cual dijo, traerá consigo una grave crisis económica.

«La diferencia es qué tan bien o mal librados salgan los países de los efectos negativos de la crisis en materia de salud, la marcará la falta o presencia de líderes que sepan dirigir el rumbo de sus naciones», expresó la Confederación.

Recordó que el sector empresarial presentó desde hace unos días un decálogo de “Medidas urgentes para evitar la disminución drástica de la inversión, apoyar a las PyMEs y preservar el empleo de millones de mexicanos” a la Presidencia de la República, para que juntos logren enfrentar exitosamente el reto, y que una vez que pase la pandemia, se esté listo para seguir adelante.

Las propuestas del Sector Empresarial se agrupan en cinco frentes: asegurar liquidez al mercado interno; estimular el consumo privado; facilitar y estimular la inversión privada; elevar consumo e inversión del sector público; y dar señales positivas a los mercados internacionales.

Sobre sus propuestas, la Coparmex señaló que es fundamental para preservar los empleos, que en los casos en que los trabajadores no puedan trabajar en periodos prolongados durante la contingencia, el Gobierno Federal haga una aportación equivalente al menos al 50% de sus sueldos, que sea complementada por las empresas según sus capacidades, con especial énfasis en los trabajadores de menores ingresos en la economía formal.

«El País requiere de un liderazgo claro, con decisiones racionales y oportunas, que tomen los ejemplos exitosos que están a la vista en otras naciones», remató la agrupación.

La crisis sanitaria por el COVID-19 nos agarra a los mexicanos en un escenario de debilidad económica y división social tremenda. El presidente López Obrador, lejos de ser un líder para todos lo mexicanos, ha sido quien ha alimentado este discurso de división. Su falta de claridad respecto a los riesgos de que muchos mexicanos nos contagiemos al mismo tiempo y con ello desbordemos el de por si precario sistema de salud, aumentando el número de muertes, ha generado la idea entre la población de que el COVID-19 es un virus que solo afecta a los fifís que viajan.

Sin duda en México se debe tomar en cuenta las miles de carencias que sufren más de 60 millones de mexicanos para quienes eso del “home-office” es una idea profundamente irreal por varias razones. Partiendo de que no hay acceso a internet hasta que la oficina en casa es inviable si tu sustento es lavando y estacionando coches en la calle o vendiendo quesadillas en la esquina afuera del metro.

Además, esto de lavarnos las manos durante 20 segundos puede sonar sumamente sencillo para quienes tenemos agua con solo abrir la llave del baño, pero para un 46.4 por ciento de los mexicanos no hay suministro de agua de manera cotidiana dentro de su vivienda, según datos de Coneval.

La manera como podemos enfrentar el COVI-19 varía de forma importante dependiendo de la situación económica en que nos encontremos y eso es algo que las autoridades tendrán que tomar en cuenta al momento de idear respuestas para hacerle frente a la pandemia.

El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que su gobierno se va a enfocar en proteger a los débiles y a los pobres del COVID-19. “Nada de rescates al estilo del periodo neoliberal, que les daban a los bancos y a las grandes empresas. No, que ni estén pensando en que habrá condonaciones de impuestos.”

No quiero defender los rescates que han hecho los gobiernos de México en el pasado por que varios de ellos han ayudado a pocos con el dinero de todos los mexicanos. Pero esos errores del pasado no son excusa para no darnos cuenta de la importancia de sacar adelante a los más desfavorecidos a través de, entre otras palancas de desarrollo, los empresarios. Pequeños y grandes.

El gobierno claramente no puede solo. Pero el presidente y varios de quienes le escuchan viven bajo la impresión de que todas las empresas y todos los empresarios son unos egoístas depredadores que se enriquecen a costa del pueblo bueno. En esta visión maniquea se olvidan que los empresarios invierten, generan empleos y pagan impuestos.

En estos días de pandemia, se hizo viral que una empresa que es dueña de, entre otras marcas, las cafeterías Starbucks, había tomado la decisión de no pagarle a los empleados que decidieran dejar de ir a trabajar. En seguida vinieron ataques en redes sociales para la empresa depredadora. Los comparativos de lo que Starbucks está haciendo en Estados Unidos no se dejaron esperar. Allá, entre otras medidas, Starbucks le mantiene el sueldo a quienes no acudan a trabajar y se lo están aumentando a los empleados que sí se presenten.

¿Por qué en EUA lo pueden hacer y en México no, aun cuando en ocasiones son las mismas marcas? Porque el gobierno estadounidense está ideando un paquete de ayuda federal de 2 billones de dólares para familias y empresas (que fue parte del motivo de la fuerte alza de los mercados financieros ayer).

Entiendo la diferencia de tamaño de las economías. Pero eso no es excusa para que el plan del gobierno mexicano, anunciado un día después de la cancelación ilegal de la planta de Constellation Brands, sea presumir que tenemos en caja 400 mil millones de pesos extras producto de “ahorros” derivados de la no corrupción.

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que se otorgarán un millón de créditos a pequeños comercios para hacer frente a la crisis económica que dejará la pandemia del nuevo coronavirus, Covid-19.

«Ya va a venir una etapa de recuperación económica. Les adelanto que en su momento vamos a otorgar créditos sin intereses o con tasas muy bajas a un millón de pequeños negocios», dijo López Obrador esta mañana.

Detalló que los créditos se otorgarán a pequeños comercios: fondas, taquerías, talleres, a todo negocio que resulte afectado por la crisis económica.

López Obrador hizo un llamado a la población para seguir las medidas de seguridad sanitarias y priorizar su salud, pues aseguró que se apoyará a quienes resulten afectados en sus comercios, pero “primero está la salud”.

Aseguró que México saldrá adelante de toda dificultad; además se comprometió a seguir trabajando como hasta ahora, conduciendo todo el plan de salud y económico, escuchando las recomendaciones de los técnicos, de los científicos, que son quienes saben cómo actuar ante estas situaciones.

«Estoy pendiente, dedicado de tiempo completo, 16 horas diarias y no las 24, 16, porque estoy durmiendo bien, dedico mi tiempo también a descansar y me mantengo muy bien físicamente en salud y sobre todo en mis convicciones, en mi inquebrantable fe en la causa que estamos enarbolando y llevando a la práctica. Estoy fuerte física y moralmente y, además seguros, seguros todos, y seguro el gobierno de que vamos a salir adelante por la fortaleza de nuestro pueblo», remató AMLO.

Este martes, también se anunció que el programa de Bienestar convocará a médicos especialistas para formar parte del equipo que atenderá especialmente la pandemia del coronavirus.

Se informó de la convocatoria especial por la que se solicitan médicos especialistas en terapia intensiva, urgencias, medicina interna, neumología, infectología y anestesiología. También se requieren enfermeras expertas en terapia intensiva e inhaloterapia.

Los ministros de Finanzas y presidentes de los bancos centrales del G7 prometieron este martes «hacer todo lo necesario» para salvaguardar la economía y el empleo ante la crisis provocadas por la pandemia del nuevo coronavirus, Covid-19.

«Haremos todo lo necesario para restaurar la confianza y crecimiento económico y para proteger los empleos, empresas y recuperación del sistema financiero», dicen un comunicado emitido por los ministros, en el que también afirman estar trabajando en forma conjunta en «paquetes sustanciales y complementarios» para ayudar a las empresas a afrontar la crisis.

Paralelamente a los esfuerzos de los países para extender los servicios de salud, los ministerios de Finanzas del G7 recomendaron desarrollar un apoyo en materia de liquidez y una expansión fiscal para atenuar los impactos económicos negativos asociados a la propagación del coronavirus, añadieron en el comunicado.,

También indicaron su voluntad de apoyar la economía tanto tiempo como sea necesario, en tanto pidieron enfocar «eficazmente» los esfuerzos para respaldar a los ciudadanos y las empresas más vulnerables.

«Nos comprometemos a mantener políticas expansivas tanto tiempo como sea necesario y estamos listos a tomar nuevas medidas, utilizando todos los instrumentos disponibles en función de nuestros mandatos», añadieron.

El G7, que reúne a Alemania, Canadá, Francia, Estados Unidos, Italia, Japón y Reino Unido, destaca igualmente que la economía mundial está mejor parada que cuando estalló la crisis financiera de 2008.

Los bancos centrales y ministerios de Finanzas señalan asimismo que mantienen contactos «estrechos», intercambiando información sobre la evolución económica y financiera de la situación, para dar una respuesta coordinada a la pandemia.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió ayer que la recesión que seguirá a la pandemia puede ser peor que la que provocó la crisis financiera de 2008.

La titular del FMI, Kristalina Georgieva, pidió a las economías avanzadas brindar más apoyo a los países de bajos ingresos, que enfrentan una salida masiva de capital, y dijo que el el organismo está «listo para desplegar toda (su) capacidad de préstamo de un billón de dólares».

En 2009 el PIB mundial se contrajo 0.6%, según datos del FMI. Para las economías más desarrolladas, la caída fue de 3.16%. El FMI espera una reactivación en 2021.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó hoy que, en caso de ser necesario, habrá una cadena nacional de radio y televisión para informar a los mexicanos sobre el Covid-19.

“Cuando se necesite, me explicaban que ya hay enlaces del canal 11 y el 22, pero si se necesita en su momento para que tengamos más cobertura canales de televisión y radios quieren ayudarnos a la difusión, mejor”, señaló el mandatario en su conferencia matutina.

Sobre las medidas que están tomando los gobernadores, entre las que destacan llamar a la población a no salir a las calles, López Obrador aseguró que está de acuerdo con las acciones, siempre y cuando las decisiones se consulten con los especialistas.

Indicó que hoy se reunirá con el Gabinete de Salud para continuar definiendo la estrategia del gobierno federal, y recalcó que además de cuidar la salud de los mexicanos, se tiene que cuidar al mismo tiempo la economía nacional.

Ayer, de visita por Oaxaca, el presidente reconoció que se está frente a una crisis económica derivada de la epidemia del nuevo coronavirus.

«Si no nos pega mucho la crisis económica que se está avizorando y sintiendo ya por el coronavirus, por la caída en el precio del petróleo, si atemperamos esa crisis», habrá recursos para proyectos de infraestructura, dijo AMLO.

En ese sentido, confió que México podrá salir adelante, pues recordó que se tienen reservas económicas, ya que en el tiempo que lleva gobernando se han acumulado 10 mil millones de dólares de reservas del Banco de México (Banxico) y, aunque ha habido inestabilidad y depreciación del peso, ha sugerido a Banxico cuidar dichas reservas.

Dijo que ha pedido no intentar detener la depreciación del peso sacando reservas, «que nos aguantemos, porque en todo esto hay también un buen componente de especulación de quienes están sacando provecho de esta incertidumbre financiera».

Aeroméxico, la principal línea aérea del país, anunció ajustes a sus operaciones, con el fin de garantizar la seguridad de sus clientes y colaboradores ante la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Las modificaciones se derivan del cierre de fronteras y restricciones en algunos países, adicional a la reducción en la demanda por el brote del nuevo coronavirus. Los ajustes son los siguientes:

Los ajustes en la operación doméstica son los siguientes:

Adicional, anunció que se implementan políticas de flexibilidad para realizar cambios de vuelo, así como protocolos y medidas preventivas  de salud.

Por su parte Avianca indicó que debido al cierre de fronteras, que ha limitando la movilidad de pasajeros nacionales y extranjeros en la región, a partir de las 00:00 horas del 23 de marzo suspende toda la operación internacional y se reducirá un 84% la doméstica. La operación doméstica incluye la atención desde Bogotá a ciudades capitales y algunas de las regiones.

Por los ajustes, indicó que se ve forzada a dejar en tierra 132 aviones: 22 wide-body, 100 narrow-body y 10 ATR. Mantendrá destinados 5 Airbus 320 y 5 ATR para la operación doméstica.

Sobre las medidas labores que implementará, dijo que procederá a la congelación de contrataciones y autorizará licencias voluntarias no remuneradas; suspensiones de contratos de trabajo y negociaciones de las condiciones de pago con proveedores y aliados. 

“Esta es sin duda la mayor crisis de la industria aérea en la historia. Las decisiones que estamos tomando nos duelen, son extremadamente difíciles, pero debemos ser flexibles y afrontar la situación. La suspensión total de nuestra operación internacional y la fuerte contracción de la doméstica nos obliga a que la mayoría de nuestros empleados vayan a casa. Es momento de que los gobiernos de la región tomen medidas excepcionales que mitigen el impacto social y económico que afecta a cientos de industrias», declaró Anko van der Werff, presidente y CEO de Avianca Holdings.

Las aerolíneas del mundo piden ayuda para sobrevivir a la crisis generada por la pandemia del nuevo coronavirus,  Covid-19, que obliga a mantener a sus aviones en tierra.

El temor generalizado, los cierres de fronteras y las prohibiciones de viajes llevaron a anular unos 185,000 vuelos.

La pandemia «es peor que el 9/11 para la industria del transporte aéreo», dijo el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, en una conferencia de prensa en La Casa Blanca, en alusión a los atentados del 2001 en su país.

«Para fines de mayo de 2020, la mayor parte de las compañías aéreas del mundo irán a la quiebra», alertó por su lado la firma de análisis de mercados CAPA.

Frente a dicho escenario, las aerolíneas esperan ser rescatadas por las autoridades, de la misma forma que se rescataron a los bancos durante la crisis global de 2008.

Las compañías aéreas estadounidenses, que debieron suspender millones de vuelos y rutas transatlánticas, así como congelar los pedidos, necesitan 25,000 millones de dólares en forma urgente y otro tanto en créditos a corto y mediano plazo. «Debemos apoyar a las compañías aéreas. No es su culpa», dijo el presidente estadounidense Donald Trump en la Casa Blanca, sin anunciar medidas concretas.

Sus pares británicas pidieron más de 9.000 millones de dólares al gobierno.

Por su lado, el gobierno italiano se dispone a nacionalizar Alitalia. Según los medios, Roma previó otorgar 600 millones de euros para todo el sector aéreo del país, en el que Alitalia tiene el liderato.

Pero esa ayuda no está exenta de controversia, especialmente entre quienes criticaron los planes de rescate del sector bancario en 2008. Tampoco entre los grupos ambientalistas, que acusan al transporte aéreo, muy contaminante, de propiciar el cambio climático. Muchos países deberán decidir cómo priorizan las ayudas ante la amenaza de la recesión.

En tanto, las aerolíneas buscan reducir costos con recortes de empleos, cancelación de rutas, renegociación de contratos con proveedores y la utilización de aviones más pequeños y baratos.

Air France impulsará a partir del 23 de marzo un plan de desempleo parcial para todos sus empleados por un período de seis meses, una medida que afectará en promedio un 50% del tiempo de trabajo, según fuentes sindicales.

Air France-KLM prevé una reducción de entre 70% y 90% de su actividad al menos en los próximos dos meses. La alemana Lufthansa prevé suprimir «hasta el 90%» de su capacidad de vuelos de largo alcance y mantendrá apenas 20% de su capacidad para los trayectos cortos. Su filial austríaca Austrian Airlines suspenderá todos sus vuelos a partir del jueves y hasta el 28 de marzo.

En tanto, IAG, la casa matriz de British Airways, anunció que prevé una reducción de «al menos 75%» de su capacidad de vuelo entre abril y mayo.

El gobierno francés declaró una «guerra económica» al coronavirus, en la que no excluye la nacionalización de grandes empresas del país en peligro, para evitar una cascada de quiebras ante el freno de toda la actividad económica por el confinamiento de la población.

«Hay también una guerra económica y financiera. Será larga y violenta, y debe movilizar todos nuestra fuerza», declaró el martes el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, a la radio RTL, al día siguiente de que el presidente Emmanuel Macron declarara la «guerra» a la pandemia COVID-19.

Macron instauró restricciones estrictas a la circulación de las personas en toda Francia, que impactarán a la economía, en momentos en que muchas empresas ya están al borde del abismo.

Para limitar los daños, sobre todo una cascada de quiebras de empresas demasiado frágiles para soportar un cierre total de su actividad durante semanas, el gobierno va a inyectar en lo inmediato 45,000 millones de euros. La mayoría de este monto, 32,000 millones de euros, se utilizará para aplazar o cancelar las contribuciones a la seguridad social y los impuestos.

Foto: Twitter @euroefe

Ante la turbulencia económica que se registró el día de ayer en los mercados internacionales, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este martes que las finanzas de México son sanas por lo que se podrá enfrentar la emergencia.

El mandatario recordó que existe un fondo económico para atender cualquier complicación. Adelantó que hoy la Secretaría de Hacienda dará un informe sobre la situación.

López Obrador afirmó que ante las crisis en los mercados, «ahí vamos resistiendo. Ayer les comentaba que tenemos finanzas públicas sanas, porque logramos blindarnos, no se gastó más de lo que tenemos de ingresos, no se endeudó el país, al contrario poquito, pero bajó».

Resaltó que también creció el monto de reservas que son de 184 mil millones de dólares, registrando un crecimiento en 10 mil 500 millones de dólares de reservas; además dijo que «resistió nuestro peso, porque está complicado y todavía está complicado».

El mandatario indico que aunque se cayó todo el sistema financiero a nivel internacional, el peso mexicano aguantó, por lo que dijo qué hay condiciones para a hacer frente a la crisis que atribuyó a los temores del coronavirus y de las diferencias por la producción petrolera entre Rusia y Arabia Saudita.

Sin embargo, Joydeep Mukherji, responsable de la calificación soberana de México de Standard and Poor’s, reconoció que la calificación del país está bajo estrés.

Señaló que la calificación crediticia de México, de BBB+, con perspectiva negativa, corre el riesgo de degradación en la medida en que se prologuen los bajos precios del petróleo y estos logren afectar los ingresos fiscales del gobierno o permanezca el bajo crecimiento de la economía de Estados Unidos de América.

“México podría salir lastimado debido a los recientes acontecimientos, porque obviamente tiene un significativo sector petrolero y por supuesto está conectado con la economía de Estados Unidos», dijo el analista.

Por su parte el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, afirmó que a pesar de la fuerte caída de los precios del petróleo y de la reciente depreciación del tipo de cambio, “tenemos más o menos controlada» la parte de las finanzas públicas, por las coberturas petroleras y porque la mayor parte de la deuda del país está en pesos.

“Nosotros, el Gobierno Federal y Hacienda, en particular, hemos sido cuidadosos, no nada más en la cobertura, es decir, nosotros vemos la deuda, prácticamente el 80 por ciento de la deuda está en pesos y prácticamente el 80 por ciento, en un monto muy parecido, está a largo plazo, y una parte muy importante está a tasa fija», abundó.

Bajo dichas condiciones, dijo Herrera que hay mucho margen de maniobra para enfrentar fenómenos como el que se vive hoy en día.

Precisó que se tienen fijos los ingresos con la cobertura, lo mismo que las condiciones del servicio de la deuda y eso les permite poder sortear este tipo de fenómenos tan fuertes a nivel internacional, en condiciones mucho mejores que las que enfrentan algunos otros países.

Expresó que se tiene que mantener el optimismo de que en unos meses se llegará a un acuerdo de alguna forma entre los países productores de petróleo para estabilizar la cotización del precio del hidrocarburo.

“Donde hay mucho más incertidumbre es en el posible impacto del coronavirus y hacia eso es hacia lo que nos estamos preparando», añadió.

México no ha logrado resolver la grave crisis de derechos humanos, a un año de que Andrés Manuel López Obrador  (AMLO) llegara a la Presidencia de México, indicó la organización Amnistía Internacional (AI) en su informe «Cuando las palabras no bastan».

En el documento, que se presentó este miércoles en Ciudad de México, Amnistía Internacional reconoció que el Gobierno de López Obrador recibió un país con una profunda crisis en materia de derechos humanos. Pero señaló que luego de un año AI sigue documentando «la grave situación que atraviesa México y observa con preocupación la continuación de esta crisis».

La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, consideró que el gobierno de López Obrador «ha mostrado voluntad» por avanzar parcialmente en algunas iniciativas, sobre todo en el tema de desapariciones.

Aunque después de un año, indicó, «no se observan cambios sustanciales» en la sociedad mexicana, que enfrenta una grave crisis en materia de derechos humanos que se ha prolongado por más de una década.

Guevara-Rosas sostuvo que los altos niveles de violencia, que atentan contra el derecho a la vida, la tortura, aún generalizada, los alarmantes índices de violencia contra las mujeres y una estrategia de seguridad militarizada más viva que nunca son una muestra de la trágica realidad en México.

Amnistía Internacional destacó temas que el actual Gobierno «debe abordar de forma urgente», entre ellos los derechos de los pueblos indígenas y la protección de sus territorios, la situación de violencia que enfrentan las personas LGBTI, el acceso a derechos sexuales y reproductivos y el ejercicio de derechos sociales y económicos.

Enfatizó que el Gobierno de López Obrador, que se inició el 1 de diciembre de 2018, no se ha alejado sustancialmente de la estrategia de seguridad altamente militarizada de sus predecesores» Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La organización destacó que el actual mandatario se ha negado a reconocer la tortura como práctica generalizada y ha endurecido la gestión migratoria. Además ha restringido indebidamente y puesto en riesgo el ejercicio de la libertad de reunión pacífica y ha estigmatizado consistentemente a periodistas y organizaciones de la sociedad civil que han criticado sus políticas.

WordPress Lightbox Plugin