Tag

democracia

Browsing

JESÚS SILVA-HERZOG MÁRQUEZ

REFORMA

 

 

 

Ya no son tiempos de simulación en el PRI. Son tiempos de cinismo. Ese no ha sido nunca un partido de ideas y ya no quiere dar apariencia de tenerlas. ¿Para qué disfrazar la disciplina como si fuera coincidencia intelectual? Basta con hablar del progreso y de tachar a los otros de regresivos. El PRI no ha sido espacio deliberativo y no le interesa aprender a discutir. Alzar la mano, echar porras, aclamar al Presidente son los ritos de una identidad que ha vuelto con orgullo. Sabemos que el PRI no ha sido nunca un partido democrático. Los priistas lo saben mejor que nadie y están hartos de fingir que adoptan prácticas ajenas. Así somos y así podemos ganar, nos dicen.

 

La atlacomulquización del PRI es el retorno a la identidad primaria: un partido disciplinado que aplaude y espera la instrucción. Un partido volcado a la cortesanía y refractario a la discusión. Una guarida de corruptos. Ya no hay asomo de aquellos pudores que empezaron a sentirse en las últimas décadas del siglo pasado. No hay ala crítica, no hay disidencia. El único ruido que se escucha en su reunión es el de las matracas, los aplausos y las porras. Se ha dejado el discurso de la renovación. Ya nadie apuesta al “nuevo PRI”. Una enorme fortuna acompaña el retroceso: la fragmentación. En ella radica la esperanza del PRI. Gracias a la pulverización, el partido más abominado ve con optimismo el futuro. La reelección del PRI es probable. Por lo que hemos visto, se mantendrá unido, respaldará al candidato que designe el Presidente, logrará la adhesión de un par de partidos chatarra. La oposición estará dividida. Un gobierno aborrecido puede terminar premiado.

 

Debe reconocerse que la asamblea de los priistas fue un éxito. El partido se mostró unido, logró cambiar sin disturbios un par de reglas, celebró al mandamás. Nada salió de control. Una asamblea atada y bien atada. El Presidente tiene libertad para designar a quien quiera. El dirigente del PRI consumó su legitimación. No encara adversarios de importancia y podrá ejecutar puntualmente las instrucciones de su jefe. En las lecciones del Estado de México se funda una estrategia razonable. Unir al PRI y dividir a la oposición. En todo cinismo hay una lectura de la realidad. El PRI sabe bien que no necesita ganar la mayoría, no necesita siquiera estar cerca de la mayoría. Necesita alcanzar el tercio mayor y está en la peor fase de desprestigio, cerca del umbral. El PRI puede perder millones de votos y ganar. El PRI puede tener una gran mayoría en su contra, y ganar. De ahí que al PRI no le interese ya hacer una convocatoria nacional. Ha renunciado a ella. No perderá el tiempo buscando votos imposibles. Le interesa cuidar sus lealtades. Apenas necesita ampliar mínimamente su base para alzarse con el triunfo. Por primera vez en su historia, el PRI está convencido de que le basta con el PRI. O casi.

 

Un partido para sí mismo. Lo podemos ver en el evento reciente. El PRI que se festejaba este fin de semana no era una organización que intentara enviar un mensaje a la sociedad mexicana. Dudo que alguien fuera del Palacio de los Deportes crea que el gobierno de Peña Nieto sea una “autoridad moral”, como dijo el presidente de la República. Los mensajes de la asamblea del PRI fueron bocados para la tribu. El PRI se atrinchera porque se separa voluntariamente del resto de la sociedad mexicana. Sabe bien que no necesita ser un instrumento de la diversidad sino una palanca de esa facción aún determinante de la vida política del país. No importa la mayoría. En el México de la fragmentación política, para el PRI es prescindible el resto de la sociedad mexicana. Puedo exagerar pero no mucho. El PRI de Ochoa no es un partido que quiera hacerse simpático. No es un partido que ofrezca un proyecto, que pretenda persuasión de los escépticos. Refugiándose en sí mismo es un partido en las antípodas del de Colosio.

 

Si el PRI se encierra en sí mismo no es por distracción sino por estrategia. Puede verse este PRI como el más viejo de su propia historia porque es el más abiertamente faccioso. En su larga historia, en sus tres encarnaciones, el partido de Calles se ha pensado instrumento nacional. Hoy el PRI es un instrumento para el PRI. Lo importante ahora es la unidad. Mañana será el miedo.

 

Luego de que el jueves pasado el presidente Nicolás Maduro diera órdenes a su personal diplomático de gestionar una llamada con su homólogo estadounidense para “retomar el diálogo”, la Casa Blanca rechaz´ó la solicitud al afirmar que no existen las condiciones para hacerlo.

 

En un comunicado de prensa emitido por la Casa Blanca, se afirma que el presidente “Trump hablará con gusto con el líder de Venezuela en cuanto la democracia sea instituida de nuevo en ese país”.

Se añade que “Trump le ha pedido a Maduro que respete la constitución de Venezuela, que efectúe elecciones libres e imparciales, que libere a los prisioneros políticos, que ponga fin a todas las violaciones a los derechos humanos, y que deje de oprimir al gran pueblo de Venezuela”.

 

El gobierno de Trump finalizó al asegurar que en lugar de retomar el camino de la democracia y paz para su país, “Maduro ha elegido la ruta de la dictadura”.

 

 

Foto: Archivo APO

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró que su país no reconocerá los resultados de la Asamblea Constituyente que se votará este próximo domingo 30 de julio. “Esta Asamblea Constituyente tiene un origen ilegítimo y por ello no reconoceremos los resultados”.

 

 

El mandatario indicó que nunca ha estado de acuerdo la iniciativa del gobierno de Nicolás Maduro e reafirmó que su país siempre apoyará una salida pacífica y democrática a la crisis que enfrenta Venezuela.

 

“No estuve de acuerdo con esa Constituyente, como no estuvo de acuerdo la comunidad internacional, con la convocatoria a esa Asamblea Constituyente el próximo domingo (…) se debe lograr una solución pacífica, ojalá rápida y democrática”.

 

Las declaraciones de Santos llegan luego de varios desencuentros con el presidente Maduro, quien ha llegado a llamarlo cobarde y sumiso ante el gobierno de Estados Unidos.

 

Con información de El País / Foto: Twitter

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha decidido utilizar sus redes sociales como vía principal de comunicación, y ahora fue el turno de que exhibiera la relación que ha entre el delegado de la SEP en Guanajuato y el hijo de Martha Sahagún.

 

 

En el marco de su visita al Estado de Guanajuato, el líder nacional de Morena aseguró que tras conocerse dichos vínculos que son una muestra clara de tráfico de influencias, “No cabe duda que la Reforma Educativa es una maravilla”.

 

 

Adicional a través de su Facebook, AMLO indicó que es natural que el ex presidente Vicente Fox  asegure que impedirá su triunfo en 2018, pues le preocupa dejar de recibir los 5 millones de pesos que representa su pensión, situación que el tabasqueño ha asegurado cortará de llegar a La Presidencia.

 

Adicional López Obrador llamó “corrupto, reaccionario a la democracia” al ex mandatario.

 

 

Foto: Facebook López Obrador

Quien quiera saber algo de las extrañas aguas en que México navega hacia el futuro debe leer el libro de Andrés Manuel López Obrador, el hombre que trata por tercera vez de ganar la presidencia y va adelante en las encuestas.

 

El libro se llama 2018: La salida. Decadencia y renacimiento de México.El retrato de la decadencia carga las tintas al describir los males del país. La promesa de renacimiento es de una simpleza que desarma. Pero la mezcla del relato indignado y de la promesa utópica toca parte de las “ganas de creer” que hay en el fondo de la incredulidad mexicana.

 

Según López Obrador, desde que se implantó en 1983 el “modelo neoliberal”, México es “una “república simulada, no un gobierno del pueblo para el pueblo”. Desde entonces, afirma, el “Estado ha sido convertido en un mero comité al servicio de una minoría rapaz”.

 

Tolstoi ha dicho: “Un Estado que no procura la justicia no es más que una banda de malhechores”. Desde 1983, asegura López Obrador, México está gobernado por una banda de malhechores : una “mafia en el poder”. Los instrumentos de esa mafia son “privatizar, sinónimo de robar”; el “contratismo voraz”; “la delincuencia de cuello blanco”; y haberle torcido “el pescuezo a la gallina de los huevos de oro”: la renta petrolera monopólica de Pemex.

 

El recuento es eficaz y deja al lector colgado de la memoria de sus propias iras. Lo que uno espera a continuación es la promesa de limpia. Pero lo que sucede a continuación es que López Obrador otorga el perdón a los malhechores.

 

Escribe: “Les decimos a los integrantes del grupo en el poder que a pesar del gran daño que le han causado al pueblo y a la nación no les guardamos ningún rencor y les aseguramos que tras su posible derrota en 2018 no habrá represalias, persecución o destierro para nadie” (página 102).

 

Si prometiera esto otro candidato, López Obrador diría que tanta magnanimidad no puede ser sino complicidad. Y tendría razón.

 

Pasado el trago del perdón, López Obrador se desborda en su propuesta. Cree, con el general Francisco J. Múgica, amigo del presidente Lázaro Cárdenas, paradigma histórico de López Obrador, junto con Fidel Castro y Salvador Allende, que para lograr la prosperidad de México hacen falta sólo “la simple moralidad” y “algunas pequeñas reformas”.

 

López Obrador no ha ido muy lejos para encontrar al personaje que encarna la reserva de “simple moralidad” que Múgica soñaba. Le ha bastado verse en el espejo: la reserva de “simple moralidad” que le falta a México es él mismo. Él es el instrumento capaz de poner fin a la corrupción que agobia a la república. Bastará hacerlo presidente, y la limpia vendrá desde arriba.

 

Explica: “Los comportamientos corruptos, aparentemente estructurales, se van a eliminar con relativa facilidad porque, entre otras cosas, el presidente de la república no será parte de esos arreglos y, por el contrario, se convertirá en el principal guardián del presupuesto y en promotor decidido de la nueva cultura de la honestidad dentro del Gobierno y en la sociedad” (página 151).

 

La suspensión de la corrupción, según López Obrador, permitirá al Gobierno un ahorro de 500.000 millones de pesos cada año, con los cuales el Estado podrá recobrar la iniciativa destruida por el neoliberalismo, hacer las inversiones necesarias para que haya crecimiento económico y equidad social, y atraer la inversión privada en proporciones de 1 a 16: por cada peso invertido por el Estado, los privados pondrán 16, como fue el caso, según López Obrador, durante sus años de gobierno de la Ciudad de México (2000-2005).

 

Mediante estas sencillas fórmulas, México crecerá al 4% en los primeros cuatro años del Gobierno de López Obrador, y al 6% en los dos últimos. Para entonces “los trabajadores habrán recuperado cuando menos el 20% de su poder adquisitivo. Ningún mexicano padecerá hambre y nadie vivirá en la pobreza extrema. Los adultos mayores gozarán de pensiones justas y vivirán sin preocupaciones materiales y serán felices”.

 

Porque López Obrador no sólo quiere traer a México prosperidad y bienestar, también quiere implantar una “república amorosa para promover el bien y lograr la felicidad” (página 261).

 

Dejamos aquí los linderos de la política y entramos en los del delirio o la fe. La agenda se vuelve evangelio, el proyecto político, camino a la felicidad.

 

No he visto nunca en López Obrador sino a un político profesional. Soy incapaz de penetrar o de creer en su dimensión ética o moral. Lo que veo en su evangelio es sobre todo el propósito político. Creo que lee bien la revuelta moral (contra la corrupción, contra la impunidad, contra la ineficacia del Gobierno) que recorre México. Para subirse a esa creciente marea ha decidido ir un paso más allá del discurso de la indignación, hasta el discurso religioso.

 

Creo que actúa en esto con pragmatismo absoluto, subiendo las apuestas: si tenemos que hacer promesas incumplibles, que sean gigantescas; si tenemos que dar soluciones difíciles, que sean absolutas; si tenemos que estimular la fe, prometamos el cielo en la tierra.

 

El llamado a creer puede ser la pieza más potente de la propuesta de López Obrador, porque está leyendo algo sencillo y profundo de las emociones que dominan el desencanto mexicano.

 

Ese algo podría resumirse de la siguiente manera: ahí donde todos dicen ya no creer en nada, debe haber unas ganas enormes de creer en algo que rompa con todo.

 

No hace falta que las ganas de creer ganen las emociones de todos los mexicanos. Basta con que un tercio de los votantes se disponga a creer que la promesa de López Obrador se hará realidad. Entonces López Obrador ganará la presidencia y los mexicanos pagaremos por partida doble: por no haber creído en nada y por haber creído de más.

 

La república amorosa de López Obrador quiere volver al México anterior a 1983. Busca la restauración del viejo Estado grande y el viejo presidencialismo populista. Es la versión mexicana del oleaje de utopías regresivas que bañan al mundo.

 

No es una casualidad histórica que vaya ganando.

 

 

Texto publicado en El País por Héctor Aguilar Camín

Foto: Archivo APO

La Asamblea Nacional venezolana, de mayoría opositora, aprobó hoy un acuerdo en el que se compromete a renovar los poderes públicos, crear las condiciones para que en el país se realicen “elecciones libres” y a promover la conformación de un Gobierno de transición.

 

La Asamblea “adoptará las medidas constitucionales necesarias para el restablecimiento efectivo de la vigencia de la Constitución” y “para ello se procederá a la renovación de los Poderes Públicos”, reza la declaración que la Cámara aprobó este martes, sin que ningún diputado del chavismo asistiera al debate.

 

Estos anuncios se producen dos días después de que la oposición venezolana realizara una consulta al margen del Gobierno en la que, según cifras de los organizadores, 7,5 millones de ciudadanos participaron para rechazar el cambio de Constitución que promueve el jefe de Estado, Nicolás Maduro.

 

Con información de EFE / Foto: Archivo APO

Luego de que el pueblo venezolano acudiera a las urnas para manifestar su rechazo a la Asamblea Constituyente que ha propuesto el presidente Nicolás Maduro, el mandatario estadounidense lamentó que “sus fuertes y valientes acciones” sigan siendo ignoradas por “un mal líder que sueña con convertirse en dictador”.

 

Trump, amenazó hoy con imponer “fuertes y prontas” sanciones económicas contra Venezuela si es que el gobierno de Maduro sigue adelante con sus planes de convocar y formar una Asamblea Constituyente, y que se tiene contemplado para el próximo 30 de julio.

 

“Estados Unidos no se quedará sentado mientras Venezuela se desmorona (…) Los Estados Unidos nuevamente piden elecciones libres y justas y se unen al pueblo de Venezuela en su intento de restaurar en su país una democracia plena y próspera”.

 

Foto: Archivo APO

Al encabezar el evento de conmemoración del XV Aniversario de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), el presidente Enrique Peña Nieto (EPN) sostuvo que en México y en el grupo “se privilegia lo que nos acerca y nos fortalece, no lo que nos separa y nos debilita; lo que nos une y nos identifica, no lo que nos divide y desconoce. Aquí se manifiesta la unidad en la pluralidad, que distingue y enaltece a la democracia mexicana”.

 

Al respecto añadió que en una sociedad democrática como la nuestra, caracterizada por la pluralidad y la diversidad, no hay lugar para imposiciones ni visiones únicas. El mandatario indicó que la clave es el diálogo abierto, franco y directo, en un marco de respeto y tolerancia.

 

EPN subrayó que “la fuerza de México se sustenta en la fuerza de sus municipios, estados y regiones, en la medida que éstos se consoliden, el desarrollo del país será más rápido y más equilibrado”.

 

 

 

Peña Nieto señaló que la CONAGO “nos enseñó a los mexicanos que podemos construir consensos cuando dialogamos de manera abierta y propositiva, cuando nos escuchamos unos a otros en un marco de respeto y tolerancia”, dijo.

 

Con información de Notimex / Foto: Twitter

En el marco de la firma de un convenio entre el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), sobre apoyo y colaboración en la promoción de la participación ciudadana y el voto libre y secreto en México, el consejero presidente del instituto, Lorenzo Córdova, aseguró que quien menosprecie la labor que realizan, menosprecia la base fundamental de la democracia.

 

 

Córdova Vianello aseguró que el INE está preparado para enfrentar el proceso electoral del próximo año e indicó que trabajan en poder tener un sistema lo más equilibrado posible. “En México se hacen las elecciones y se hacen bien”, sostuvo en respuesta a los señalamientos que se han hecho al instituto.

 

“Claro que nos preocupa, por eso estamos en esta lógica de no de autocomplacencias, de autoconformismos, sino en una lógica de autocrítica para tratar de mejorar lo que haya que mejorar, pero subrayando lo que se hace bien que es mucho”.

 

El consejero presidente reconoció que “va a venir mucha turbulencia, va a venir mucha especulación y es natural porque es una elección presidencial”. 

 

Con información de Milenio / Foto: Twitter