Tag

drogas

Browsing

El presidente Donald Trump amenazó este jueves al gobierno mexicano con «descertificar» a México por incumplir sus compromisos internacionales contra el narcotráfico e incluir así a ese país en una lista en la que aparecen países como Venezuela y Bolivia.

En un memorándum enviado al secretario de Estado, Mike Pompeo, Trump identificó a 22 países, en su mayoría latinoamericanos y caribeños, como grandes productores o plataformas para el tráfico de drogas.

Esa lista de países, que «no refleja necesariamente los esfuerzos antidrogas de sus gobiernos o el nivel de cooperación con Estados Unidos», la integran Afganistán, Bahamas, Belice, Birmania, Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua,
Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela.

Hace dos años, Trump amenazó con incluir a Colombia en la lista por «el extraordinario incremento de los cultivos de coca y la producción de cocaína»; esta vez el mandatario ha lanzado el aviso a nuestro país.

«Necesitamos que el Gobierno de México intensifique sus esfuerzos para aumentar la erradicación de la amapola, las incautaciones, los procesos judiciales y la confiscación de bienes», dijo Trump, que también le exigió una «estrategia integral de control de drogas».

En concreto, el republicano indicó que la plena cooperación de México es esencial para reducir la producción de heroína y combatir la producción ilegal de fentanilo y todas las formas de narcotráfico, incluido a través de los puertos de entrada de Estados Unidos.

«Sin mayor progreso en el próximo año, consideraré determinar que México ha fracasado de forma demostrable en cumplir sus compromisos internacionales antidrogas», advirtió el mandatario.

Trump ordenó a Pompeo que entregue este memorándum al Congreso para que los legisladores lo tengan en cuenta para asignar sus programas de cooperación internacional, aunque en el caso de Venezuela recordó que los programas de ayuda al líder opositor Juan Guaidó son «fundamentales para los intereses de Estados Unidos».

En el caso de Colombia, lejos de la amenaza que Trump lanzó en 2017 contra el entonces Gobierno de Juan Manuel Santos, el mandatario ahora elogió a su homólogo, Iván Duque, por el «rápido progreso en la reducción de los niveles récord de cultivo de coca y producción de cocaína heredados de su predecesor».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó esta mañana durante su conferencia de prensa que en el combate a las adicciones no se descarta nada, incluida la despenalización de algunas drogas.

Indicó que dicha posibilidad se podría analizar para atender lo que consideró un «grave problema de salud»; sin embargo afirmó, tiene que verse con responsabilidad.

Al encabezar la presentación de la Estrategia Nacional para la Prevención de las Adicciones, AMLO señaló que por ahora todo lo que se haga respecto a la problemática tendrá que ver con la prevención, que es la base para tomar cualquier otra decisión.

“Tenemos que analizarlo, no descartar nada que signifique atender este grave problema de salud, pero tenemos que verlo con responsabilidad”, indicó el mandatario federal.

Añadió que lo principal en la estrategia de su gobierno para lograr la paz es el bienestar, la justicia, “crear oportunidades para que no haya pobreza, marginación no desintegración familiar”.

Durante la mañanera, se aprovechó para presentar a Gady Zabicky Sirot, a quien se nombró titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conafic).

El nuevo titular del organismo dijo que la encomienda  que tiene es atender los reclamos de la sociedad civil, de colegas y de las familias afectadas por el problema de las adiciones a las sustancias psicoactivas, y que ello implica dar un giro de la criminalización y la mano dura hacia la liberad, la ciencia libre y el desarrollo de la personalidad.

Afirmó que ahora que está del otro lado de la mesa, comprende de qué tamaño es el problema, y ahora, en lugar de criticar o hacer señalamientos sobre lo que se debería de hacer, tendrá que considerar los recursos con los el Conadic cuenta y sobre eso actuar.

Reconoció que sus antecesores hicieron un buen trabajo en la materia, y afirmó que a su llegada no encontró un ámbito de las adicciones desierto, pues se han hecho avances y esfuerzos suficientes que permitirán seguir con el trabajo en beneficio de los mexicanos.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre la estrategia de seguridad que sigue su gobierno y si, tal como lo anunció en su campaña, sigue considerando echar a andar el plan de amnistía.

López Obrador dijo que tanto la amnistía como la legalización de las drogas son temas que se están analizando como parte del Plan que el gobierno tiene. Indicó que su equipo actúa a partir de un “plan, no son ocurrencias”.

Explicó que su Plan se compone por al menos diez puntos, lo primero, mejorar la situación económica y social del pueblo de México, mejorar las condiciones de vida y de trabajo, y atender las causas que originan la inseguridad y la violencia.

Lo segundo, garantizar la seguridad de los ciudadanos, quienes estaban desprotegidos e incluso en manos de la delincuencia. En este sentido destacó la creación de la Guardia Nacional.

El tercer punto es dar seguimiento a los problemas de manera directa por parte del presidente. Otro punto es atender a los jóvenes, dándoles oportunidades de estudio y trabajo, para que no caigan en las drogas.

“Si posteriormente vemos que hace falta lo de la amnistía, lo tratamos (…) está en espera, como también el análisis, la discusión sobre la legalización de ciertas drogas, otros temas no descartados”, expresó AMLO.

Otro de los puntos que conforman su Plan, es revisar un acuerdo para el control de armas en coordinación con Estados Unidos, entre otros.

Autoridades de Estados Unidos dijeron que buscan una orden judicial que exija que el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán entregue 12 mil 700 millones de dólares, luego de que este año fue hallado culpable de asociación ilícita y tráfico de drogas.

La cifra representa la cantidad total de cocaína, mariguana y heroína que un jurado determinó que Guzmán había contrabandeado, multiplicada por los precios promedios de esas drogas, según un documento presentado por fiscales en una corte federal en Brooklyn.

No estuvo claro de inmediato qué activos, en caso de que haya alguno, podría incautar Estados Unidos para cubrir el monto. Un portavoz de la fiscalía rechazó hacer comentarios al respecto.

«Esto es mayormente un ejercicio académico debido a que el Gobierno nunca ha ubicado ni identificado un centavo de estos 12 mil 700 millones de dólares en ganancias que presuntamente generó el señor Guzmán», dijo Jeffrey Lichtman, abogado del mexicano.

Guzmán, de 62 años, fue hallado culpable el 12 de febrero de los 10 cargos que se presentaron en su contra, después de que los jurados escucharon evidencia de más de 50 testigos de la fiscalía que ofrecieron una mirada sin precedentes al funcionamiento interno del Cártel de Sinaloa.

El mexicano enfrenta una posible condena a cadena perpetua en prisión cuando se lea su sentencia el 17 de julio.

El miércoles, el juez de distrito Brian Cogan rechazó una moción para desestimar el veredicto y realizar un nuevo juicio. Los abogados de Guzmán habían argumentado que era necesario un nuevo proceso después de que Vice News publicó una entrevista con uno de los jurados, quien dijo que sus compañeros desobedecieron las órdenes de la corte durante el caso.

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó este miércoles que «el negocio de las drogas ha crecido un 50%» en Colombia desde que Iván Duque llegó al poder en 2018.

Acusó a ese país, junto a Honduras, Guatemala y El Salvador, de enviar a propósito a sus criminales a Estados Unidos.

«No tengo dudas de que Honduras, Guatemala, El Salvador y Colombia (…) los están mandando a Estados Unidos porque no los quieren, porque creen que la gente de Estados Unidos es estúpida y los reciben», dijo Trump en un acto de recaudación de fondos para su campaña electoral en San Antonio, Texas.

Y es que Trump ha centrado sus discursos y acusaciones en los últimos días a la supuesta emergencia nacional que se vive en la frontera sur de su país. Este mismo miércoles Trump aseguró que tendrá que movilizar a más militares en la frontera con México.

Sostuvo que en su país hay una sola persona a cargo de la política de inmigración: él. Y es que cuando salía de La Casa Blanca, fue cuestionado sobre si había considerado nombrar a Stephen Miller para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional tras la renuncia de Kirstjen Nielsen.

Miller «es un tipo excelente» y un «hombre brillante», pero agregó que «francamente, solamente hay una persona a cargo: ¿saben quién?, yo». Trump escogió al comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza Kevin McAleenan como secretario interino.

Miguel Ángel Martínez, alias “El Tololoche», quien se identificó como gerente de las operaciones de tráfico de drogas de Joaquín “El Chapo» Guzmán, comenzó hoy a testificar en el juicio que se le sigue al narcotraficante en una corte de Nueva York.

Al arrancar la tercera semana del  juicio contra Guzmán Loera, Martínez testificó que trabajó para el Cártel de Sinaloa entre 1986 y 1998, en donde se encargó de recibir aviones con cocaína, almacenar y enviar drogas y pagar.

Subrayó que sabía que el papel de Guzmán en el Cártel de Sinaloa era de “jefe», porque “desde que lo conocía nos daba órdenes a todos».

El testigo narró que en el primer viaje que realizó desde Colombia transportó mil 470 kilos de cocaína, luego de lo cual realizó numerosos viajes de negocios a ese país. Asimismo, dijo haber sido el encargado de hablar con cárteles de Colombia para que enviaran “tantas toneladas como pudieran de cocaína hacia México».

Martínez afirmó que fue el encargado de abrir lo que definió como la oficina del Cártel de Sinaloa en la Ciudad de México, donde laboró con un abogado a quien identificó como Humberto Loya Castro, quien subrayó, “hacía todos los arreglos de Guzmán con la policía; dichos arreglos explicó, se hacían para que la policía “le permitiera (a Guzmán) trabajar con drogas».

De acuerdo con órdenes del juez Brian Cogan, el rostro actual de Martínez no puede ser identificado en los bosquejos realizados por la corte, por lo cual se le consideraba como el testigo sin rostro.

 

A nombre de la bancada de Morena en la Cámara de Senadores, la legisladora Olga Sánchez Cordero, presentó la iniciativa para expedir la Ley General para la Regulación y Control de Cannabis, la cual busca permitir el uso de la marihuana para su consumo personal, médico y científico.

La futura Secretaria de Gobernación indicó que la propuesta tiene como finalidad privilegiar las libertades y derechos de los mexicanos, y de vivir en un país en paz. Descartó que se busque la liberación absoluta de as drogas.

«Estamos en favor de la regulación de la cannabis, de su uso medicinal, de la autodeterminación, de liberar a aquellos que se encuentran en las garras de la amenaza por parte del crimen organizado y de la pobreza», dijo al subir a la tribuna.

Sánchez Cordero explicó que la propuesta señala, entre otros puntos, que toda persona tendrá derecho a portar hasta 30 gramos de marihuana para su consumo.

Además se contempla la creación del Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis (IMRCC), ante quien se solicitará un permiso en caso de que se requiera portar una cantidad mayor a la estipulada.

También se señala que se podrá fumar en cualquier espacio público a excepción de los libres de tabaco.

Se menciona también la posibilidad de sembrar y aprovechar hasta 20 plantas de cannabis para consumo personal, siempre y cuando la producción de estas no sobrepase los 480 gramos por año, y se realice un registro de las plantas ante el IMRCC.

 

La propuesta completa AQUÍ

 

El diputado de Morena, Manuel Huerta Martínez, hizo un llamado a discutir con seriedad y madurez la regulación de drogas en México, con un enfoque de salud y no desde una perspectiva criminalística.

El legislador junto a varios colegas más, resaltaron que ante la ineficacia de las estrategias antidrogas y el crecimiento del mercado ilícito, se requiere ordenar el consumo. “Es una realidad, cuyo destino ya nos alcanzó y es la papa caliente en el país”.

Afirmó que “hay demasiado fondo, porque se tiene que hablar de seguridad, que es uno de los temas torales», razón por la que dijo que aclaró que “México no es ni Uruguay ni Canadá para aplicar la misma estrategia que se ha implementado en esas naciones.

Por su parte el diputado Víctor Gabriel Varela López consideró que este análisis de regularización debe realizarse desde un punto de vista de salud y no desde una perspectiva criminalística. Dijo que en el caso de las llamadas “drogas duras”, el tema será más difícil a causa de la resiliencia social.

La directora general de México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), Lisa María Sánchez Ortega, explicó que México tiene todas las posibilidades para hacer una regulación de forma seria, además de que cuenta con una variedad de propuestas legislativas, algunas aportadas por la sociedad y organizaciones civiles, aunque, comentó: “se debe comenzar invitando a pequeños productores a registrarse y evitar crear un gigante comercial en la materia”.

Aclaró que incluir a los pequeños productores en un registro de personas dedicadas a la siembra y cosecha de esta planta, ayudaría a evitar a que sigan siendo víctimas del crimen organizado.

Martin Jelsma, director del Programa de Drogas y Democracia del Transnational Institute de Países Bajos, indicó que ante la ineficacia de las estrategias antidrogas y el crecimiento del mercado ilícito, se observa una rápida expansión en la tendencia a regular legalmente el consumo de la cannabis, después de aprobarse en Uruguay y algunas entidades de Estados Unidos.

Steve Rolles, investigador del Centro de Estudios Transform del Reino Unido, aclaró que “la legalización de la cannabis no es el milagro para deshacernos de la delincuencia organizada, pero sí va a ayudar, porque les va a reducir sus ganancias y su poder”.

Los planteamientos se realizaron en el marco del seminario “Reforma a las políticas de drogas: una conversación sobre el estado del debate en México y en el mundo” que se realizó en San Lázaro.

El expresidente de México, Ernesto Zedillo, admitió que las políticas prohibicionistas de drogas aplicadas en las últimas décadas en el país, incluso en su sexenio (1994-2000), han sido equivocadas y causaron mucho daño.

“Lo que hemos hecho durante ya casi un siglo está mal. La prohibición está mal. La prohibición está causando mucho daño. Hemos seguido políticas equivocadas y nótese que digo hemos», afirmó Zedillo.

Al participar en la presentación del informe ‘Regulación. El Control Responsable de las Drogas’, elaborado por la Comisión Global de Política de Drogas, el exmandatario dijo que no omite responsabilidad en este problema.

“Yo seguí una política equivocada”, insistió al advertir que México no fue la excepción, pues el fracaso rotundo de la política prohibicionista fue en “prácticamente todos los lugares en los que se ha aplicado”.

Señaló que esto, además, de violencia ha dejado “terribles violaciones a los derechos humanos”.

Es por esto que el exmandatario se pronunció por la regulación del mercado de drogas, que permita arrebatar el control que mantiene el crimen organizado sobre la producción, tráfico y distribución de estupefacientes.

A través de una carta pública, 559 personas y 128 organizaciones de la sociedad civil, manifestaron su apoyo al proceso de pacificación anunciado por el equipo de transición del virtual futuro Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Aprovecharon para hacer público su respaldo a la propuesta de despenalizar las drogas, pues argumentaron que el país no ha contado con una política de drogas orientada a la protección de sus ciudadanos desde 1940. Lamentaron que durante muchos años, la política de drogas se ha reducido a satisfacer la exigencia extranjera de mantener una prohibición absoluta que privilegia la represión y desatiende las necesidades de prevención y tratamiento de la población.

“Hace 12 años el prohibicionismo fue llevado a su extremo, cuando en una decisión errada el presidente Felipe Calderón decidió militarizar aún más los esfuerzos anti-narcóticos e iniciar una “guerra contra las drogas”. Pese a lo evidente de su fracaso y lo innegable de sus costos, la decisión no se sometió a revisión durante la siguiente administración y, en su lugar, el gobierno de Enrique Peña Nieto prefirió ignorar la crisis y perpetuarla, negándose a iniciar la reforma y optando por consolidar la militarización”, indica la carta.

Los firmantes indican que hoy se vive un momento histórico que debe aprovecharse, pues la elección del 1 de julio fue un contundente mandato a favor de la construcción de la paz y en contra de la guerra.

Reconocieron que en congruencia con ese mandato, Olga Sánchez Cordero y Alfonso Durazo, han anunciado su compromiso con un proceso de pacificación que incluye la justicia transicional, la desmilitarización de la seguridad pública y, como condición previa e indispensable, la regulación de las drogas. “Los firmantes apoyamos este posicionamiento”.

Aseguraron que hoy en día, México cuenta hoy con una población lista para construir otros caminos, además de que existe una masa crítica de ciudadanos y ciudadanas que están proponiendo políticas de drogas alternativas.

Reconocieron que para lograr la política de drogas propuesta, habrá “serios obstáculos”, tales como que desde el extranjero habrá quienes exijan continuar la guerra a la vez que avanzan en sus propios procesos de regulación o quienes en el país busque defender los intereses de la fallida estrategia o quienes, de buena fe, tardarán en aceptar la evidencia cada día más contundente de su fracaso.

 

De enero a junio de 2018, el crimen organizado perpetró más de 11 mil ejecuciones, un promedio de 60 al día, afirmó Santiago Roel, titular de la organización civil Semáforo Delictivo.

Roel advirtió que la cifra representa un récord histórico y es 28% más alta que en el mismo periodo de 2017; el incremento, agregó, está impulsado por las ejecuciones por narcomenudeo.

“Estas ejecuciones son producto de una política de drogas equivocada, perversa y caótica. Intentar combatir la oferta de drogas con policías y represión, sólo genera violencia, corrupción y un incremento en el consumo”, dijo.

Ante ello, Roel se solidarizó con el reclamo social de lograr la pacificación del país. “El reclamo de los electores el primero de julio fue muy claro: buen gobierno y paz para el país” .

Señaló que las drogas se combaten con inteligencia, prevención, enfoque de salud e intervención estatal.

“Ninguna droga debe estar en manos de mafias sino del Estado; de eso se trata la regulación, de cuidar a la población de manera efectiva; prohibir no es reducir consumos y regular no es promover drogas”, agregó.

En conferencia de prensa para presentar las cifras recabadas por el organismo, Roel insistió en que los homicidios registrados en México no son ordinarios, sino producto de la defensa de los territorios para la venta de drogas .

“Con plata o con plomo, las mafias se han adueñado de las ciudades de México y han colapsado el Estado de derecho. Esta tragedia va a continuar si no regulamos algunas drogas como primer paso hacia la paz”, aseguró.

La Administración del presidente Donald Trump expresó hoy su oposición a la posibilidad de legalizar las drogas o a cualquier política que resulte en la llegada de más drogas a los Estados Unidos.

Sarah Huckabee Sanders, portavoz del Presidente Trump, fue cuestionada sobre la posible despenalización de las drogas por parte del próximo gobierno del virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

“Vamos a continuar teniendo contactos con nuestros socios mexicanos. No tengo un anuncio específico de una política en ese frente», respondió Sanders en una rueda de prensa en La Casa Blanca.

“Sin embargo, puedo decir que no apoyaríamos la legalización de ninguna droga en ninguna parte y ciertamente no nos gustaría hacer algo que permita la entrada de más drogas a este país, añadió.

Olga Sánchez Cordero, propuesta para futura Secretaria de Gobernación ha señalado que para lograr la pacificación de México es necesario considerar la ley de amnistía, reparación integral, reducción de penas, despenalización de drogas, así como de recuperación de zona económicas.

 

Con información de Notimex / Foto: Archivo APO