Tag

Economía

Browsing

Al afirmar que México está por salir de la pandemia de Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que la economía necesita reactivarse a la brevedad para dejar atrás la crisis que provocó la contingencia sanitaria.

«Estamos por salir de la pandemia y necesitamos reactivar la economía, salir de la recesión económica, de la caída que produjo el coronavirus en la economía mundial y que nosotros podamos salir lo más rápido posible», comentó el mandatario en su rueda de prensa matutina.

López Obrador reiteró su optimismo este lunes al señalar que el miércoles realizará una ceremonia en uno de los patios de Palacio Nacional para conmemorar el segundo aniversario de su triunfo electoral.

El presidente aprovechó para criticar el «pesimismo» del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una contracción de hasta 10.5% del PIB para este año. Acusó que los pronósticos del organismo «siempre se caracterizan
por su pesimismo» y que solo son optimistas «cuando manejan las  economías de los países».

Como indicadores de «optimismo», López Obrador citó que en junio se perderán menos de 100,000 empleos formales en comparación con los cerca de 1 millón perdidos entre marzo y mayo, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

También enunció el incremento anual promedio de 10% de las remesas recibidas en el primer semestre del año. Indicó que gracias a las remesas, entre 8 y 10 millones de familias mexicanas se ven beneficiadas.

Dijo que la llegada del dinero desde otros países  es relevante dadas las circunstancias, ya que ayudan a «atemperar la  crisis» y a que esta no pase de ser una crisis económica a una crisis  de bienestar social.

López Obrador consideró «muy importante» y «muy oportuna» la entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que este miércoles reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El nuevo acuerdo, dijo, «va a significar inversión» y «generación de empleos» para el país.

«Todo indica que ya tocamos fondo y vamos hacia la superficie, vamos a emerger, vamos a crecer económicamente, ya tenemos elementos para decir que ya pasó lo peor en términos económicos», remató.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) manifestó este viernes su «enorme preocupación» tras conocer que la actividad económica de México cayó un 19.9% en abril de 2020 respecto al mismo mes del año anterior debido a la caída del sector industrial y de servicios por la pandemia de coronavirus.

«Estamos enormemente preocupados», declaró el presidente del CCE, Carlos Salazar Lomelín. «Hoy conocimos los datos sobre el desempeño del mes de abril, la caída más grande, histórica, que hemos tenido de nuestra economía con una cifra superior al 17%», apuntó.

Y es que esta mañana, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (IENGI) dio a conocer que el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), según cifras desestacionalizadas, cayó un 17.3% respecto al mes previo producto de la caída de todos los sectores; mientras que en términos anuales, el IGAE registró una reducción real de 19.7%.

«Son preocupantes las cifras del desempeño del crecimiento económico y donde no hay crecimiento no hay empleo y donde no hay empleo, las personas sufren condiciones cada vez más desfavorables», añadió el CCE.

Salazar destacó que una de las recomendaciones del organismo para incentivar la economía era hacer obra pública en cada una de las entidades, por lo que aplaudieron la propuesta de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, de obras de infraestructura «como un detonador del crecimiento y desarrollo económico». Confiaron en que dicha propuesta se pueda ver en todo el país.

Sobre el avance de la pandemia de Covid-19, Carlos Salazar dijo que las cifras «siguen siendo preocupantes» y que como empresarios entienden el dilema que están enfrentando las autoridades.

«Por un lado requerimos regresara a nuestra vida normal, a actividades productivas, pero por el otro necesitamos priorizar la salud de los trabajadores, es un dilema constante de qué es lo que tenemos que hacer», apuntó y refirió que los empresarios «el único enemigo» que tienen es el Covid-19.

Latinoamérica y el Caribe serán la región con una menor recuperación en 2021, de apenas el 3.7 %, tras una contracción récord en 2020 por la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, advirtió este viernes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se trata del pronóstico de crecimiento más bajo regional del mundo para 2021, después del hundimiento del 9.4% anticipado para este año.

«Latinoamérica ya era la que venía creciendo a una tasa más moderada», explicó Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental, al presentar el informe regional.

Por ello, y dados los problemas «estructurales» de la región, como la falta de productividad, la baja inversión y problemas de regulación, la región seguirá estando a la cola el próximo año.

Latinoamérica concentra ya cerca del 25% de los casos de contagios confirmados Covid-19 en todo el mundo.

«La pandemia todavía se está expandiendo con rapidez, lo que indica que se necesitará que las medidas de distanciamiento social se mantengan en vigor por un mayor tiempo, lo que deprimirá la actividad económica en la segunda mitad de 2020 y dejará aún más cicatrices», agregó el economista.

Recordemos que el miércoles pasado, el FMI ajustó sus perspectivas para el conjunto regional de América Latina y el Caribe al pronosticar que su actividad económica se desplomará un 9.4% este año por el impacto de la pandemia del coronavirus. Indicó que las dos economías más grandes, Brasil y México, se contraigan un 9.1% y 10.5% respectivamente en 2020.

Werner aprovechó para recomendar cautela a los países de América Latina a la hora de reabrir sus economías y dejar a la ciencia y a los datos guiar el proceso de  reapertura de la región.

Respecto a las prioridades en las políticas de las autoridades, el  director explicó que la prioridad inmediata de los gobiernos consiste  en proteger las vidas de las personas. Dado el espacio fiscal  limitado de los países, Werner indica que los países deberán repensar los gastos e incrementar la eficiencia de los mismos a través de  «maneras creativas» para alcanzar a diferentes segmentos de la sociedad, especialmente en aquellos sitios en los que los niveles de informalidad son altos.

En cuanto a la política monetaria, el FMI aconsejó que los bancos centrales mantengan una política expansiva, dada la perspectiva de inflación moderada, las brechas en la producción y las altas tasas de desempleo. Así, el recorte en los tipos de interés y otras medidas proyectadas para mercados específicas deberían ser consideradas hasta donde sea posible para apoyar la actividad económica y asegurar el apropiado funcionamiento de los mercados financieros.

En ese sentido, apuntó que el Banco de México (Banxico) todavía tiene espacio suficiente para  seguir recortando los tipos de interés, los cuales se ubican  actualmente en el 5% después de haber sufrido cinco recortes consecutivos en lo que va del año.

Por otro lado, Werner ha asegurado que la relocalización de las cadenas de valor y los suministros tras la pandemia de Covid-19, que  comenzó en Asia y produjo una disrupción en dichas cadenas al localizarse buena parte de ellas en el continente, beneficiará a México por la búsqueda de la proximidad, sobre todo en el caso de compañías estadounidenses.

Apuntó la entrada en vigor del acuerdo de libre comercio entre  Estados Unidos, Canadá y México (T-MEC), el cual dijo, se prevé favorezca la inversión en el país.

«La combinación de la entrada en vigor del T-MEC claramente debería beneficiar a México y que (las cadenas de producción) se reubiquen de otras latitudes a territorio mexicano es un fenómeno que va a ocurrir», dijo  Werner.

Sin embargo, advirtió que el T-MEC no va a compensar en los próximos dos años la pérdida de confianza e incertidumbre que está afectando la inversión en nuestro país.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer esta mañana que el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) mostró una disminución de 17.3% en términos reales en el cuarto mes del presente año respecto al mes previo.

Las cifras corresponden a abril, primer mes en que comenzaron con las medidas de confinamiento en el país, a raíz de la pandemia de Covid-19.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) permite conocer y dar seguimiento a la evolución del sector real de la economía, en el corto plazo, proporcionando valiosa información para la toma de decisiones.

El dato revelado hoy por el INEGI se trata de la caída más fuerte desde que hay registro (febrero 1993) de acuerdo a la variación mensual, y se ubica en un nivel no visto desde 2010 con los efectos de la recesión económica global.

Por grandes grupos de actividades, las Secundarias cayeron 25.1%, las Terciarias 14.4% y las Primarias descendieron 6.4% durante abril de 2020 frente al mes precedente.

En términos anuales, el IGAE registró una reducción real de 19.7% en el mes de referencia.

Foto: Profeco

El Banco de México (Banxico) recortó este jueves por novena ocasión consecutiva su tasa de interés de referencia, a 5%, ante los riesgos que la pandemia de Covid-19 representa para la economía y los mercados financieros.

La Junta de Gobierno decidió «por unanimidad», disminuir en 50 puntos base el objetivo para la tasa interbancaria, detalló la institución en un comunicado.

«Los retos derivados de la pandemia para la política monetaria incluyen tanto la importante afectación a la actividad económica como un choque financiero», agregó Banxico.

Reconoció que la economía tuvo una importante contracción en el primer trimestre del año mientras las afectaciones derivadas de la pandemia «se exacerbaron en abril».

«Si bien la reapertura de algunos sectores y regiones en mayo y junio propiciará cierta recuperación en la actividad económica, la afectación ha sido considerable y persiste incertidumbre», advirtió la Junta de Gobierno.

Así, Banxico prevé que la actividad económica seguirá por debajo de su potencial en el horizonte en que opera la política monetaria y que el balance de riesgos para el crecimiento «se mantiene significativamente sesgado a la baja».

Para Gabriela Siller, analista del banco local BASE, «el recorte en tasa incentiva al consumo y la inversión fija». Recordó que este es el menor nivel de la tasa referencial desde noviembre de 2016.

Banxico estima que la economía mexicana podría caer este año hasta 8.8% debido al impacto de la pandemia, mientras que el FMI ajustó su estimación y señaló una caída del 10.5%.

La economía estadounidense cayó a un ritmo anual del 5% en el primer trimestre de 2020 por los efectos de la pandemia del nuevo coronavirus, siendo la primera caída trimestral registrada desde la crisis financiera de 2008.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos publicó hoy su tercer y último reporte sobre la evolución del producto interior bruto (PIB) entre enero y marzo en el país, en el que mantuvo su anterior cálculo de una tasa anual del -5%.

Aunque el primer trimestre del año ya refleja parte del impacto de la crisis desencadenada por el coronavirus, los economistas apuntan al segundo trimestre como el periodo en el que se verá en toda su magnitud, con una contracción estimada de la economía que podría rondar el 30% anual.

La actividad económica en el país se paralizó durante casi dos meses por las medidas de confinamiento y las restricciones de movilidad para contener la expansión del virus, que ha dejado más de 2.3 millones de contagios confirmados y 120,000 muertos por la pandemia.

La pandemia obligó a miles de empresas en EUA a cerrar o restringir severamente sus actividades para frenar la propagación del virus, lo que llevó el índice de empleo al 14.7%, una cifra récord, aunque ahora se encuentra en el 13.3%.

Esta situación provocó el desplome del PIB más grande desde la Gran Recesión, hace más de una década.

Ayer, en una revisión de sus previsiones mundiales, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que la economía estadounidense caerá un 8% este año, casi dos puntos más que el 6.1% que preveía en abril pasado.

Para 2021, el FMI espera que Estados Unidos registre un crecimiento del 4.8%, una cifra prometedora pero insuficiente para una recuperación total de la actividad económica del país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó la proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una caída del 10.5% de la economía en 2020. «Está muy pesimista», dijo el mandatario.

«Yo estoy muy optimista a partir de datos objetivos, datos reales, datos duros. Sostengo que nos vamos a recuperar pronto», sostuvo el mandatario en su conferencia matutina.

López Obrador recordó que se pronosticaba una caída del 5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre del año, y «no fue así», sino que se quedó en el 1.4%.

AMLO reconoció que «el trimestre más difícil, sin duda, es este: abril, mayo y junio. Abril, mayo y junio»; en ese sentido, afirmó que en julio ya no va a haber pérdida de empleos.

Sobre la situación del empleo en el país, López Obrador recordó que en abril se perdieron 555,000 empleos, en mayo 340,000, y con eso dijo, «ya tocamos fondo». Adelantó que en lo que va de junio, se tienen datos preliminares de que se han perdido 85,000 empleos; incluso dijo que en junio ha habido días en que se han registrados nuevos empleos.

El mandatario estimó que para finales de mes, habrá una pérdida total de aproximadamente 130,000 puestos de
trabajo formales.

«Sigo sosteniendo que (el crecimiento) va a ser una V, ya hay elementos. No como algunos que dicen que va a ser una L», reiteró.

En sus ya singulares afirmaciones, AMLO dijo que México saldrá adelante, y dijo que si «estamos amargados, con odios, nos enfermamos. Eso no es bueno. Entre más estemos contentos, felices, alegres, nos va a ir muchísimo mejor. Hay un dicho que es muy certero: ‘Al mal tiempo buena cara'»

El presidente aprovechó para hablar de la candidatura de Jesús Seade, actual subsecretario para América del Norte a la dirección de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El mandatario insistió en que Seade es un experto en comercio internacional, por lo que reiteró su apoyo a la candidatura del subsecretario.

«Este organismo se fortalecería mucho con la dirección de Jesús Seade, ese es mi punto de vista», apuntó.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó este miércoles que en la primera quincena de junio de 2020 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un aumento de 0.32% respecto a la quincena inmediata anterior, por lo que la inflación anual se ubicó en 3.17%.

Comparado con el mismo periodo de 2019, las variaciones fueron de 0.01% quincenal y de 4.00% anual. La inflación reportada se ubicó por encima de lo esperado por analistas.

Al interior del INPC, el índice de precios subyacente presentó un alza de 0.29% quincenal y de 3.66% anual, mientras que el índice de precios no subyacente creció 0.39% quincenal y 1.63% anual.

En cuanto al índice de precios subyacente, los precios de las mercancías se incrementaron 0.43% y los de los servicios 0.15% quincenal. La inflación subyacente es aquella que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles.

Dentro del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios retrocedieron 0.92%, en tanto que los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron 1.48% quincenal.

La alza del INPC se da como resultado de los índices de 106.495 y de 106.158 en la primera quincena de junio de 2020 y en la quincena inmediata anterior.

El índice de precios de la canasta básica presentó un incremento quincenal de 0.53%  y anual de 2.52%. En la misma quincena de 2019 las cifras fueron de -0.18 y de 3.59%, respectivamente.

La pandemia de Covid-19 está ocasionando daños más profundos y extendidos a la actividad económica que lo previsto inicialmente, dijo este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI) al ajustar a la baja sus proyecciones sobre crecimiento económico.

El FMI detalló que su nueva proyección indica que el Producto Interno Bruto (PIB) global se contraerá 4.9% en 2020, lo que contrasta con el 3% que informó en abril pasado. Añadió que la recuperación en el 2021 será débil, ya que el crecimiento mundial se situaría en 5.4% en comparación con el avance de 5.8% estimado en el reporte anterior.

Aunque muchas economías han empezado a reactivarse, la institución dijo que las características singulares de las cuarentenas y el distanciamiento social han deteriorado la inversión y el consumo.

«Por lo tanto, existe un choque generalizado en la demanda agregada que incluye interrupciones en las cadenas de suministros provocadas por los confinamientos», dijo el FMI en su informe Perspectivas de la Economía Global de junio.

La actividad en Estados Unidos registrará un declive de 8% y la zona euro se contraerá 10.2%. China, donde las empresas empezaron a reabrir en abril, será la única gran economía que presentará un crecimiento positivo en 2020, que llegará al 1%.

Las economías de Latinoamérica, donde los contagios de Covid-19 siguen creciendo, sufrieron los mayores ajustes en las estimaciones del FMI. La actividad económica de América Latina y el Caribe se desplomará un 9.4% en 2020.

«En América Latina, donde la mayoría de los países aún luchan por contener infecciones, prevemos que las dos economías más grandes, Brasil y México, se contraigan un 9.1% y un 105%, respectivamente, en 2020», detallan los expertos.

En cuanto a nuestro país, detalla que la proyección se ve afectada debido, en gran parte, a sus lazos con Estados Unidos. En su informe previo, el organismo proyectaba una caída de 6.6% de la economía nacional.

México es así el país de América Latina con la previsión más negativa, así como una de las cinco naciones en el mundo que se espera tenga un mayor golpe a su economía.

Las perspectivas para el 2021 mejoran ligeramente para ambos países respecto a lo proyectado en abril pasado, ya que el FMI espera ahora que la economía brasileña avance un 3.6% y que la mexicana lo haga un 3.3%.

El coordinador de los diputados del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, afirmó que México enfrenta cinco grandes crisis: salud, economía, inseguridad, corrupción y falta de gobernanza, todas, con un gobierno que no ejerce el dinero y no sabe ejercerlo, no tiene transparencia ni rendición de cuentas.

Al participar en una conferencia de prensa virtual con el presidente nacional de su partido, Marko Cortés, y el coordinador de los senadores, Mauricio Kuri, el diputado aseveró que las cinco grandes crisis son una mezcla explosiva.

«La crisis de salud no atendida; segundo, la crisis de economía, que se descompone todos los días; tercero, la de inseguridad, que se incrementa; cuarto, de la corrupción, que también tiene casos cada semana; y la quinta, que es una falta de gobernanza, porque no hay un espíritu federalista del gobierno nacional hacia los gobiernos locales”, sostuvo Romero Hicks.

Acusó que además ha quedado claro que el gobierno no reconoce el Estado de derecho y no respeta instituciones.

Señaló que mientras en el país cada día mueren cientos de personas a consecuencia de la pandemia, y se pierden miles de empleos, el presidente sólo está concentrado en las elecciones; por ello, le pidieron se concentre en la atención de la pandemia, pues aunque se quiera simular y decir que ya se aplanó la curva, no es cierto.

Romero Hicks subrayó que la crisis de salud no empezó recientemente, inició desde el año pasado, cuando la 4T desmanteló el sector salud, el Seguro Popular, el presupuesto del área y las estancias infantiles, además de que desde el año pasado empezó el desabasto de medicinas.

Por otra parte, agregó que otra de las crisis que más está afectado al país, es la de la inseguridad. Indicó que se necesita una mayor cooperación entre la parte estatal y la parte federal.

La economía mexicana será de los países emergentes más afectados por la pandemia del Covid-19, con efectos negativos en el producto interior bruto (PIB), que podría cerrar el 2020 con una caída de hasta 12%, apuntó este viernes BBVA.

Las economías del mundo encaran un efecto devastador por las medidas de distanciamiento a causa de la pandemia, y en el caso de México, «será una de las economías emergentes más afectadas», apuntó el BBVA en su reporte «La recuperación económica de México será lenta y con forma de raíz cuadrada».

El grupo financiero explicó que la incertidumbre asociada al impacto económico de la pandemia y el tiempo que durarán las medidas de distanciamiento le han llevado a pronosticar que el PIB pasará del escenario base del -7% al escenario adverso de -12% al cierre del 2020.

BBVA consideró que la recuperación económica no ocurrirá en forma de «V» ni de «U», como espera el gobierno, sino que será más parecida al símbolo de la raíz cuadrada, aunque una nueva ola de contagios haría que tuviera la forma de una «W».

El banco estimó en su análisis que el efecto de la pandemia en el PIB del segundo trimestre del año será de entre -10.8% y -16% con respecto al primer trimestre del 2020.

«La magnitud de dicho efecto se desvanecerá muy gradualmente hasta ser menor a 1.0% dentro de dos y cuatro años, bajo los escenarios base y adverso, respectivamente», señaló BBVA.

Añadió en su valoración que el desplome previsto del PIB mexicano en el segundo trimestre del 2020 no solamente será una preocupación para el desempeño económico del año, «sino también para los siguientes años».

El grupo financiero reconoció que México tiene un espacio fiscal reducido para enfrentar los choques negativos actuales.  Aun así, consideró, la disciplina fiscal podría mantenerse mientras cualquier aumento del gasto público sea acompañado de una propuesta de reforma fiscal que entre en vigor cuando se haya superado la contingencia sanitaria.

La economía mexicana ya no está en la lista de los 25 países prioritarios del Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa (IED), reveló este martes la firma global de consultoría Kearney.

«Esto refleja que los inversionistas consideran que México es un destino menos atractivo para la IED respecto a otros países. Es la segunda vez desde la creación del índice en la que México se encuentra fuera, lo estuvo previamente en 2011», advirtió la consultoría en un informe.

El índice se elaboró con base en una encuesta a 500 altos ejecutivos de las principales corporaciones del mundo realizada entre enero y marzo, antes de que la economía mexicana resintiera los efectos plenos de la pandemia de la COVID-19.

Para superar la crisis, el gobierno mexicano ha presumido el crecimiento anual de 1.7% en IED en el primer trimestre del año, hasta 10,334 millones de dólares, y el nuevo Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entrará en vigor el 1 de julio.

Sin embargo, la firma alertó que esto no será suficiente para atraer el capital extranjero.

«A pesar de la ratificación del T-MEC y el efecto ‘nearshoring’ (estar cerca de las cadenas de valor), México necesita reenfocar sus esfuerzos para recuperar la confianza de los inversionistas extranjeros», consideró.

México se encontraba en el lugar 25 del índice en 2019, aunque llegó a ocupar el octavo puesto en 2010 y el noveno en 2013 y 2015.  En esta ocasión, lo superan países como Brasil, en el lugar 22 y el único latinoamericano de la lista.

En los primeros cinco puestos aparecen Estados Unidos, Canadá, Alemania, Japón y Francia.  Las únicas economías emergentes que aparecen, además de Brasil, son China en el octavo lugar y Emiratos Árabes Unidos en el decimonoveno escalón.

«Los mercados emergentes y fronterizos sufrirán mucho más a manos de Covid-19. Está en juego una confluencia de factores, que incluyen infraestructura médica inadecuada, opciones fiscales limitadas, sobreendeudamiento significativo y niveles más altos de pobreza», expuso Erik Peterson, coautor del estudio.

Este anuncio ocurre el mismo día en el que se reveló que México cayó tres posiciones en el Índice Mundial de Competitividad que elabora la escuela de negocios IMD Business School en conjunto con el Foro Económico Mundial (WEF).

El país está ahora en el sitio número 53 de un total de 63 tras la contracción del 0.3 % del PIB que sufrió en 2019. El factor que mayor influencia ha tenido en este declive es el económico; en los últimoscinco años el país pasó de la posición 23 a la 38.

México ha caído ocho lugares en el ranking desde 2016, pasando del lugar 45 al sitio 53.

El índice considera el desempeño económico, la eficiencia del gobierno, la eficiencia de los negocios y la infraestructura, como elementos para determinar la posición de los países. Esta medición se lleva a cabo desde 1989.

A pesar de algunas señales positivas recientes, persiste una «gran incertidumbre» sobre la recuperación de la economía de Estados Unidos, dijo este martes el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell.

Y a menos que la población tenga certeza de que se superó la epidemia del Covid-19, «una recuperación total es poco probable», advirtió en su testimonio semestral ante el Comité Bancario del Senado.

Powell prometió una vez más que la Fed usará todas sus herramientas para ayudar a garantizar la recuperación del país, que, según explicó, ha perjudicado más a las minorías y a los grupos de bajos ingresos.

Aunque hubo un repunte en el empleo en mayo, se perdieron casi 20 millones de puestos de trabajo desde febrero; Powell advirtió que la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) en el trimestre abril-junio «probablemente sea la más grave registrada» en Estados Unidos.

Dijo que incluso con algunos datos prometedores, los niveles de producción y empleo permanecen muy por debajo de sus niveles previos a la pandemia, y persiste una gran incertidumbre sobre el momento y la fortaleza de la recuperación.

Powell aseguró que el golpe económico de los cierres de los negocios para contener la propagación del virus «no ha recaído por igual en todos los estadounidenses»; indicó que los menos capaces de resistir la recesión han sido los más afectados».

Apuntó que la mayor pérdida de empleos se dio entre los hispanos, los afroestadounidenses y las mujeres.

Y dijo que «si no se contiene y revierte, la recesión podría ampliar aún más las brechas en el bienestar económico que la larga expansión había logrado empezar a cerrar».

La economía de Estados Unidos entró en recesión en febrero, terminando 128 meses de crecimiento en medio de la recesión brutal causada por la pandemia.

Incluso antes de que entraran en vigor las órdenes de detener la actividad en todo el país a partir de mediados de marzo, la Fed redujo las tasas de interés a cero e inundó el sistema financiero con efectivo, y luego lanzó una serie de programas de préstamos para apoyar a las empresas, así como a los gobiernos estatales y locales.

Joe Biden dio a conocer este jueves un plan de ocho puntos para reabrir la economía de Estados Unidos tras la pandemia del nuevo coronavirus, Covid-19.

Al presentar su plan, Biden aseguró que está mejor preparado, a diferencia del presidente Donald Trump, para proteger a las empresas y los empleados, y crear más plazas sin tomar riesgos innecesarios para la salud.

El democrata prometió garantizar la aplicación de más prueba de Covid-19 virus y dotar del equipo de protección necesario para las personas que regresan al trabajo; además, propuso usar dinero federal para garantizar la licencia pagada para cualquier persona que se enferme.

«Trump básicamente ha tenido un plan de un punto: abrir negocios», dijo Biden. «No hace nada para mantener seguros a los trabajadores, para mantener a las empresas abiertas y, en segundo lugar, hace muy poco para aumentar la confianza de los consumidores».

El plan busca proteger contra la discriminación a las personas mayores, personas con discapacidad y otras personas con alto riesgo de infección por el coronavirus. Habló dd un programa de «compradores seguros» destinado a hacer que los consumidores se sientan más seguros. Proporcionaría dinero a los funcionarios estatales y locales para certificar a las empresas cumplan con las normas de prueba y realicen «verificaciones puntuales según sea necesario» para evitar la propagación del coronavirus.

También quiere dotar de mayores recursos a pequeñas y medianas empresas, así como inyectar capital para la reapertura de escuelas y centros de cuidado infantil.

El plan de Biden llega un día después de manifestar su preocupación de que el presidente Donald Trump tratará de «robarse» las elecciones de noviembre o se niegue a dejar La Casa Blanca si pierde.

En respuesta, la secretaria de prensa de la Casa Blanca acusó a Biden de «traficar teorías de conspiración».

Sobre sus declaraciones, a Biden se le preguntó si había considerado qué pasaría si Trump se niega a dejar la presidencia si no es reelecto. «Lo he considerado», dijo, antes de indicar que las fuerzas armadas pudieran intervenir para garantizar una transición política pacífica.

Los comentarios de Biden se produjeron en momentos en que Trump intensifica sus afirmaciones de que los votos por correo, que muchos estados han adoptado para evitar grandes congregaciones ante  la pandemia de coronavirus, aumenta las posibilidades de fraude.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió este miércoles al gobierno federal adquirir deuda por hasta 2% del PIB, tras el pronóstico del Banco Mundial (BM), que prevé una contracción de 7.5% de la economía para 2020.

En específico, la Coparmex pidió destinar dichos recursos al llamado salario solidario, una iniciativa para garantizar el ingreso de 19.9 millones de trabajadores afectados por la pandemia.

«Para implementarlo, hemos propuesto que los recursos se obtengan a partir de la adquisición de deuda de forma responsable. Consideramos que la adquisición de deuda del orden del 1% y 2% del PIB es totalmente sostenible dado nuestro nivel de endeudamiento», aseguró en un comunicado.

La Confederación indicó que México se verá afectado por diversos frentes, tales como la caída en las exportaciones, la caída en los precios del petróleo y las medidas de confinamiento que afectan la actividad económica, sobre todo a
sectores como el turismo.

Pese a los efectos de la pandemia, López Obrador ha rechazado contraer más deuda pública al argumentar que su política de austeridad y el cobro de adeudos fiscales le permitirán apoyar a la población.

«Para poner en perspectiva, la aplicación del #SalarioSolidario para todo el empleo formal implica solo el 20% de dicha línea de crédito», aseveró la Coparmex.

Destacó los remanentes de las reservas internacionales que entregará el Banco de México (Banxico) al gobierno en abril de 2021 por la depreciación del tipo de cambio, lo que «podría ser una fuente de recursos para pagar la contratación de deuda».

La Confederación reprochó «el apoyo fiscal limitado» del gobierno ante la pandemia, que equivale a menos del 1% del PIB, según el FMI, situándose en el nivel más bajo de la región.

Además, solicitó al Gobierno no usar los recursos públicos «para un uso clientelar o para pagar ‘elefantes blancos’, como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el aeropuerto de Santa Lucía, que en nada contribuyen a incrementar la competitividad y productividad del país».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo este miércoles que México atraviesa por el peor momento económico derivado de la crisis del nuevo coronavirus, Covid-19, aunque adelantó que pronto habrá un repunte.

«Hasta cierto punto es alentador (el panorama) porque estamos tocando fondo con la crisis económica. Sin embargo, en recaudación de impuestos y lo que tiene que ver con el impuesto sobre la renta tenemos 1.3% de aumento y en IVA tenemos un aumento del 0.5% a pesar de la situación tan complicada», dijo el mandatario.

Detalló que los ingresos tributarios tienen 50 mil millones de pesos adicionales y en total 35 mil millones de pesos en comparación con el 2019.

También mencionó la recuperación del peso frente al dólar de las últimas semanas, que dijo, es un indicador positivo al igual que el alza del precio del barril de petróleo.

El presidente reconoció que una asignatura pendiente para lo que resta del año es la recuperación de empleos. Indicó que sólo en abril se perdieron 555 mil empleos, y en mayo, adelantó, la cifra rondará los 350 mil.

«Mi pronóstico es que vamos a perder en empleos de la economía formal alrededor de un millón con la crisis, por eso estamos incentivado la economía para crear dos millones de nuevos empleos y se están otorgando cuatro millones de créditos para pequeños negocios de la economía formal y de la informal y créditos personales», agregó.

López Obrador admitió que la peor parte se la han llevado los trabajadores informales, por lo que insistió en el discurso que ha venido manejando al decir que si se atiende a los de ‘abajo’, se benefician los de ‘arriba’.

Sostuvo que el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entrará en vigor el 1 de julio, ayudará a empresas nacionales y extranjeras. Puso como ejemplo que el sector de la maquila generará 3 millones de empleos y un millón la industria automotriz.

“México tiene una situación muy favorable. Tenemos confianza de que va a llegar más inversión extranjera por el Tratado y todo esto nos ayudará a reactivar la economía”, remató.