Tag

elecciones

Browsing

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, insistió este miércoles en la celebración de elecciones anticipadas como única solución para terminar las protestas contra las reformas económicas del gobierno de Lenín Moreno, incluso se ofreció a ser candidato.

«Si es necesario que sea candidato, lo seré. A mí me inhabilitaron entre comillas para ser presidente porque todo fue ilegal, todo fue inconstitucional, pero de vicepresidente para abajo, yo no tengo ningún problema para participar», dijo en rueda de prensa en el Parlamento Europeo en Bruselas.

El exmandatario, sobre quien pesa dos órdenes de detención en Ecuador, aseguró que el actual gobierno intentará impedir su participación. “¿Qué se inventarán? Ah, es que tiene orden de prisión», aseguró.

“Yo voy y que me metan preso, pero que me dejen inscribir primero. Van a hacer lo que le hicieron a Lula de Silva, lo metieron preso y le impidieron inscribirse, señaló en referencia al exmandatario de Brasil.

Recordó que la Constitución de Ecuador establece la anticipación de elecciones en caso de grave conmoción social, que dijo, es lo que el país está viviendo, para resolver este conflicto de manera pacífica y democrática.

«Me equivoqué con Moreno, el mayor farsante de nuestra era, no me equivoqué cuando les dije que todo era cuestión de tiempo (…) recuperaremos la Patria», expuso Correa  en un video publicado en sus redes sociales.

Correa expresó su apoyo a quienes salen a las calles para unirse a las protestas contra el gobierno y el paquete de reformas económicas pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pues dijo, con ellas han destrozado la Patria ya que no había razones para llevarlas a cabo, pues en el país no ha caído el precio del petróleo o han sufrido un desastre natural.

Acusó que todo es resultado de la corrupción e ineptitud que el gobierno presenta.

El jefe saliente del gobierno español, Pedro Sánchez, lanzó este lunes su nueva campaña electoral del próximo 10 de noviembre con la promesa de traer «estabilidad» a un país muy fragmentado políticamente y que celebrará sus cuartas elecciones en cuatro años.

«Somos la única fuerza política que puede ofrecer estabilidad, sentido de Estado y una hoja de ruta clara», dijo el líder del PSOE en un acto en Madrid, arropado por su gobierno y otros dirigentes del partido.

«Somos la izquierda de gobierno», enfatizó Sánchez, lo que pareció un mensaje directo a la izquierda radical que representa Podemos.

Con el anuncio del lanzamiento de su campaña, se presentó el lema: «Ahora, Gobierno. Ahora, España».

Pese a sus promesas de estabilidad, el mismo Pedro Sánchez, vencedor sin mayoría absoluta de las legislativas del 28 de abril, fue incapaz de entenderse con otros partidos para articular una mayoría con la que continuar al frente del gobierno.

Especialmente fue incapaz de entenderse con Podemos, en teoría su «socio preferente», al que ofreció en una precipitada negociación un gobierno de coalición que los de Pablo Iglesias rechazaron por considerarla insuficiente.

«No hay tiempo que perder para lamentos ni para juegos de culpas», dijo a propósito el líder socialista, prometiendo entre otras cosas una ley de eutanasia.

La izquierda irá ahora más fragmentada a los comicios, ya que en las urnas estará también una escisión de Podemos, Más País, liderada por su ex número dos, Íñigo Errejón.

Enfrente tendrán a tres partidos de la derecha: el conservador Partido Popular, los liberales de Ciudadanos, y la extrema derecha de Vox. A los que se añaden al menos tres partidos separatistas catalanes, y dos partidos nacionalistas vascos.

Con la duda pendiente del desempeño que tendrá Más País, los sondeos anticipan un incremento de escaños al PSOE, que en las pasadas elecciones obtuvo 123 de los 350 asientos de la cámara baja. Pero en ningún caso se espera una mayoría absoluta, con lo que se planteará de nuevo la cuestión de con quién pactar.

El primer ministro saliente afgano, Abdulá Abdulá, principal rival del jefe del Estado Ashraf Ghani, se declaró triunfador lunes en las elecciones presidenciales que se llevaron a cabo el sábado pasado.

«Tenemos el mayor número de votos en estas elecciones», dijo Abdulá durante una rueda de prensa en la que afirmó que «no habrá segunda vuelta».

La Comisión Electoral Independiente (CEI) no ha anunciado todavía las cifras de la participación en estos comicios, cuyos resultados preliminares se publicarán el 19 de octubre.

Uno de los directivos de esta comisión, Habib Rahman Nang, reaccionó inmediatamente en televisión a las declaraciones de Abdulá para recordar que «ningún candidato tiene el derecho de proclamarse vencedor».

«Según la ley es la Comisión Electoral Independiente la que decide quién es el vencedor», afirmó el funcionario.

Abdulá Abdulá ya había impugnado los resultados de las elecciones de 2014, empañadas por irregularidades y que desembocaron en una grave crisis. Tras la intervención de Estados Unidos, se resolvió otorgándole el puesto de primer ministro a Abdulá.

La primera vuelta de las presidenciales se desarrolló sin demasiados incidentes pero con una baja participación. Numerosos observadores independientes estimaron que fueron más transparentes y mejor organizados que los comicios anteriores.

«Los resultados serán anunciado por la CEI pero nosotros obtuvimos el mayor número de votos», afirmó por su parte Abdulá Abdulá.

El responsable de la comisión electoral recordó que la CEI anunciará primero los resultados preliminares el 19 de octubre, y después la comisión de quejas examinará las que se hayan presentado y los resultados definitivos serán anunciados el 7 de noviembre por la CEI.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se describió a sí mismo este miércoles como el mandatario peor tratado luego de que los opositores demócratas iniciaran una investigación formal en su contra la cual da inicio a un proceso de destitución.

Al anunciar la investigación, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que Trump había traicionado su juramento al cargo al buscar ayuda de Ucrania para perjudicar a su rival, Joe Biden.

«No ha habido un presidente en la historia de nuestro país que haya sido tratado tan mal como yo», dijo en Twitter el mandatario desde Nueva York, donde se encuentra para asistir a la Asamblea General de la ONU.

«Los demócratas están paralizados por el odio y el miedo. No hacen nada. Nunca se debe permitir que esto le pase a otro presidente. ¡Cacería de brujas!», tuiteó Trump.

La dramática medida marca el primer paso en un complejo proceso que tiene pocas probabilidades de sacar a Trump de la presidencia. El inicio del proceso de impeachment también empuja a la política estadounidense a un nuevo y peligroso capítulo de 14 meses antes de las nuevas elecciones para el control de La Casa Blanca y el Congreso.

Pelosi y otros líderes del Partido Demócrata se habían resistido a iniciar el proceso durante meses, prefiriendo centrarse en la próxima contienda electoral.

Sin embargo, las acusaciones más recientes de que Trump condicionó la entrega de asistencia militar a Ucrania a cambio de ayuda para dañar al principal candidato demócrata, Biden, provocó una oleada de apoyo entre los miembros del partido para iniciar un proceso de destitución.

Al respecto, La Casa Blanca publicó este miércoles la transcripción de la llamada entre Trump y Volodímir Zelenski, e indicó a través de sus redes sociales, si después de conocer el contenido de la llamada, los demócratas se disculparían.

El primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, recibió hoy el encargo del presidente de Israel, Reuvén Rivlin, de intentar formar el próximo Gobierno del país, tras los comicios de la semana pasada.

«La responsabilidad de formar el gobierno será entregada al primer ministro y al líder del Likud, Benjamin Netanyahu, tras lo cual el presidente Rivlin y Netanyahu harán una declaración», informó la oficina presidencial antes del anuncio oficial.

Netanyahu y el candidato centrista, Beni Gantz, que encabezó la lista más votada Azul y Blanco, mantuvieron un encuentro previo con el presidente en su residencia, que el lunes les había instado a llegar a un acuerdo para formar un ejecutivo de unidad nacional.

En el marco del anuncio, el comité electoral de Israel publicó este miércoles los resultados definitivos de las elecciones legislativas de la semana pasada, los cuales dan un escaño más al Likud, el partido del primer ministro saliente Benjamin Netanyahu, aunque no cambian el bloqueo político en el país.

Los resultados definitivos de las legislativas del 17 de septiembre dieron al partido conservador Likud de Netanyahu 32 escaños frente a los 33 del centrista Azul-Blanco de Gantz.

Recordemos que el parlamento israelí (Knéset) tiene 120 escaños. Netanyahu tiene el apoyo de 55 parlamentarios para ser primer ministro, mientras que 54 apoyan a Gantz.

El escaño adicional del Likud fue a expensas de uno de los partido ultraortodoxos, el Judaísmo Unificado de la Torá, que ahora se quedó con siete escaños.

Los partidos árabes israelíes, que se presentan juntos en una Lista Unida, terminaron como tercera fuerza en el parlamento, con 13 escaños.

El presidente israelí se reunirá con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y su principal oponente, Benny Gantz, al mismo tiempo este lunes para intentar que sus partidos formen un Gobierno de unión tras las elecciones de la semana pasada.

Este encuentro clave llega después de que los resultados de los comicios, en el que las formaciones de Gantz y Netanyahu quedaron empatadas, pusieran en peligro la permanencia de este último en el cargo.

El presidente, Reuven Rivlin, anunció en un comunicado que invitó a ambos a reunirse con él, juntos, este lunes por la noche, mientras sigue estudiando a quién encomendará la tarea de formar gobierno.

Previamente, Rivlin había consultado a las distintas formaciones políticas con representación en el Parlamento, para escuchar sus recomendaciones sobre quién debería formar el próximo gobierno.

El partido Azul-blanco (centro) de Benny Gantz recabó 33 escaños en los comicios del 17 de septiembre, mientras que el Likud de Benjamin Netanyahu (derecha) obtuvo 31 diputados.

Tanto Netanyahu como Gantz defendieron la formación de un gobierno de unión. Sin embargo, Gantz afirmó que él debería liderarlo, porque su partido quedó primero en las elecciones.

La situación incluso dio lugar a especulaciones sobre la celebración de nuevas elecciones, que serían las terceras en un año, pero Rivlin sostuvo que hará cuanto esté en su mano para evitar la convocatoria a nuevos comicios.

El lunes, Netanyahu reiteró su llamado a Gantz para formar un ejecutivo de unión, consciente de su incapacidad para formar una coalición de derecha, como esperaba poder hacer.

«El único gobierno que puede formarse en estas condiciones es uno grande, de unión, entre nosotros», dijo Netanyahu durante una reunión con diputados del Likud.

Rivilin afirmó que quiere que el Likud y Azul-blanco configuren un gobierno de unión a través de una coalición «estable», pero cómo conseguirlo sigue siendo una incógnita.

El encuentro tendrá lugar un día después de que la Lista Unida de los partidos árabes rompieran con la actitud que mantuvieron en el último cuarto de siglo y decidieran apoyar a un candidato a primer ministro, en este caso, a Benny Gantz.

Al anunciar su decisión, la alianza árabe quiso recalcar que lo hacían para ayudar a expulsar a Netanyahu del poder, y no porque vayan a apoyar necesariamente las políticas de Benny Gantz. La Lista Unida de partidos árabes obtuvo 13 diputados y se convirtió en la tercera fuerza política en el Parlamento.

Se espera que Rivlin designe a un candidato para formar gobierno el miércoles, cuando le entreguen los resultados definitivos de las elecciones.

El Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, aseguró que la capacidad que tiene la autoridad electoral de prever posibles escenarios adversos durante los procesos electorales es lo que le ha permitido a la institución la organización de 198 elecciones exitosas en tan sólo cinco años de su existencia.

Córdova Vianello afirmó que «de las elecciones depende la estabilidad política, de las elecciones depende la estabilidad social y la paz pública, de las elecciones depende la estabilidad económica”.

Dijo que, para que quien asuma que hacer elecciones es algo sencillo, y que hacer elecciones es ir y nada más poner casillas y convocar a los ciudadanos, debe darse cuenta de todo lo que está detrás, en términos de la planeación y previsión de los puntos que tienen que tomarse en cuenta para la organización de una elección y que muy frecuentemente, ni siquiera son «ni entendidos, ni observados, ni ponderados».

Refirió que no es sencillo hacer elecciones en un país con las complejidades que tiene México.

El Consejero Presidente señaló que gracias a planeación, previsión, generación de rutas alternativas para poder enfrentar cualquier excepcionalidad, es que México ha tenido procesos electorales libres, donde el voto se expresa de manera autónoma con garantías de libertad y de certeza.

Mencionó que las implicaciones y complejidades que lleva consigo la organización de las elecciones es particularmente importante de cara a las discusiones que en breve se tendrán en la Cámara de Diputados, respecto a una posible reforma electoral.

Insistió en que si bien no están en contra de aplicar e instrumentar políticas de austeridad en el ejercicio presupuestal del Instituto, advirtió que «malas decisiones en esta materia pueden ser mucho más costosas para el país, porque de las elecciones dependen la estabilidad política, social, económica y la paz pública”.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sorprendió este jueves al país al invitar a Benny Gantz a formar un gobierno de unión nacional, dos días después de unas elecciones legislativas en las que ambos quedaron empatados.

Gantz respondió que también quería un gobierno de unidad para sacar al país del bloqueo político, pero que desea dirigir ese ejecutivo.

Ayer por la noche, Netanyahu seguía insistiendo en que el país sólo tenía dos opciones: un gobierno de derecha dirigido por él o un «gobierno peligroso que se apoye en los partidos árabes», un ataque indirecto a Gantz, que se dijo dispuesto a negociar con las formaciones árabes israelíes, tercera fuerza más votada, con la esperanza de lograr una coalición.

El giro brutal llegó este jueves por la mañana, cuando el primer ministro, en el poder desde hace una década, propuso negociaciones directas con su principal rival, Gantz, ex jefe del Estado Mayor del ejército.

«Durante la campaña exhorté a formar un gobierno de derecha. Desgraciadamente, los resultados de las elecciones muestran que no será posible (…) Por ello, la única opción es formar un gobierno de unión, tan amplio como sea posible», dijo Netanyahu.

En una ceremonia este jueves en Jerusalén en memoria del ex primer ministro y premio Nobel de la Paz Shimon Peres, ambos hombres se estrecharon la mano.

Los resultados hasta ahora de las elecciones otorgan al Likud, el partido de Netanyahu, 31 escaños de los 120 de la Knéset, el Parlamento israelí. La formación de Gantz, Azul-Blanco, habría logrado 33.

Ninguna de las dos fuerzas políticas tiene cómo reunir los 61 escaños necesarios para gobernar, ni siquiera apoyándose en sus aliados.

El empate registrado en las legislativas israelíes del martes entre el partido del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el de su gran rival, el general Benny Gantz, sitúa al jefe de gobierno en la cuerda floja y obliga a los principales actores políticos a negociar y realizar concesiones para formar una coalición.

Benjamin Netanyahu, que es primer ministro desde hace 10 años, siempre ha sabido salir a flote en sus citas con las urnas, pero esta vez podría no tenerlo tan fácil.

La prensa israelí, citando fuentes de la Comisión electoral, estimó que con un 92% de los votos escrutados, el partido Likud (derecha) de Netanyahu y la formación de centro-derecha Azul-Blanco, de Gantz, obtuvieron cada una 32 escaños sobre el total de 120 que tiene la Knéset, el Parlamento israelí.

Ninguna de las dos formaciones, ni siquiera con el apoyo de sus aliados, logrará llegar a los 61 escaños, mayoría necesaria para gobernar.

«Vamos a esperar los resultados finales (…) vamos a esperar un día o dos y manifestar nuestro deseo de un gobierno de unión en Israel», dijo Gantz este miércoles.

Horas antes, este general y ex jefe de Estado Mayor, pidió «un gobierno de unidad que refleje la voluntad del pueblo». «Hemos iniciado las negociaciones y hablaré con todo el mundo», dijo.

Menos conciliador, Netanyahu pidió la formación de una «gobierno sionista fuerte» sin la participación de los partidos árabes antisionistas.

«No puede haber y no habrá un gobierno que se apoye en los partidos árabes antisionistas, partidos que niegan la existencia de Israel como Estado judío y democrático», dijo el jefe de gobierno.

Según la prensa, la Lista Unida de partidos árabes sería la tercera fuerza más votada con 12 escaños. Los partidos árabes ya advirtieron de que se opondrían a Netanyahu como jefe de gobierno, aunque no dejaron claro si apoyarán claramente a Gantz.

«La era Netanayhu ha terminado», zanjó Ahmed Tibi, uno de los líderes de la Lista Unida. «Si Benny Gantz nos llama, le comunicaremos nuestras condiciones para apoyarlo», agregó.

Estas elecciones eran cruciales para Netanyahu, que comparecerá ante la justicia el 3 de octubre para declarar sobre varios escándalos que le salpican y por los que podría ser formalmente acusado de corrupción, malversación y cohecho. El primer ministro desea obtener la inmunidad parlamentaria que le blinde mientras siga en el cargo.

Los jefes de los principales partidos de Israel viven este lunes la recta final de la campaña electoral, un día antes de las elecciones legislativas que muchos asemejan a un referéndum sobre el futuro del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Un promedio de sondeos difundido por la prensa coloca al Likud de Benjamin Netanyahu, en el poder desde hace diez años ininterrumpidos, y a la formación Kahol Lavan del exjefe del ejército Benny Gantz, en situación de empate, con 32 escaños a cada uno, de los los 120 que tiene la Knéset, el parlamento israelí.

«Raros son los momentos en los que los electores están ante dos opciones tan diferentes, dos caminos, y deben elegir cuál de ellos tomar», dijo Benny Gantz en un artículo en hebreo publicado este lunes en los principales diarios.

«Bajo mi gobierno, el partido Azul-Blanco cambiará la dirección del timón del Estado israelí hacia más democracia. Se acabaron las divisiones para reinar; al contrario, se tomarán acciones rápidas para formar un gobierno de unión» aseguró Gantz, que dice querer dirigir el país en «el interés de todos los israelíes» y «no en el interés de los grupos de presión».

Esas palabras apuntan indirectamente hacia Benjamin Netanyahu, acusado por sus adversarios de mantenerse en el poder gracias a sus apoyos entre los partidos ultra-ortodoxos y el movimiento de los colonos en los territorios ocupados.

Foto: Twitter Reuters

El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, aseguró que Acción Nacional apuesta toda su experiencia para defender las instituciones, las libertades y la democracia, ante las violaciones y errores que está cometiendo el actual gobierno federal.

“Ante un gobierno, clientelar, recesivo y totalitario que se guía por las ideas regresivas de un solo hombre y no toma en cuenta las opiniones técnicas de la sociedad, hoy Acción Nacional es más necesario que nunca y nuestro reto es defender el Estado de Derecho, la división de poderes, las instituciones, las libertades y la democracia», indicó el líder.

Cortés Mendonza sostuvo que México vive uno de sus peores momentos de la época moderna y por eso el objetivo más importante de Acción Nacional en este momento es lograr consolidarse como la alternativa de los mexicanos en las próximas elecciones, para poder incidir en el cambio de rumbo que requiere México.

El panista aseguró que está convencido que su partido es el instrumento que México necesita para poder salir adelante en sus problemas y sus deficiencias.

Afirmó que quieren volver a conquistar el corazón y la confianza de la mayoría de los mexicanos, pues dijo que al igual que muchos ciudadanos, el PAN ha alzado la voz para señalar que las cosas no van bien en este gobierno.

Marko Cortés remató diciendo que frente a las incongruencias, errores y omisiones del gobierno federal, que han empeorado los principales problemas de México, «solo en Acción Nacional radican la experiencia, la fuerza transformadora, la certeza y el anhelo de poder tener un mejor país».

El Kremlin confirmó este martes haber dado trabajo en su administración a un hombre identificado por la prensa como un agente de la CIA, que se fue de Rusia hace dos años.

Y aunque confirmó que empleó al estadounidense, negó que hubiera estado en contacto con el presidente Vladimir Putin.

Varios medios estadounidenses afirmaron la tarde/noche de ayer que la CIA hizo salir de Rusia en 2017 a uno de sus agentes, un alto responsable de la administración rusa con acceso directo a Putin y que habría podido confirmar que fue el presidente ruso el que organizó la injerencia en la elección presidencial estadounidense de 2016.

Según el periódico ruso Kommersant, que cita fuentes sin identificar, se trata de un empleado de la administración rusa que en 2017 desapareció en Montenegro junto a su familia. Rusia creyó durante un tiempo que había muerto hasta que supo que seguía en vida en el extranjero.

El hombre «trabajó en la administración presidencial pero fue despedido hace algunos años», dijo a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, sin explicar las razones de su despido que tuvo lugar en 2016 o 2017.

«Su puesto no formaba parte de los de más alto nivel (…) y no preveía ningún contacto con el presidente», añadió el funcionario, calificando la información publicada por medios estadounidenses como una «novela».

Según la cadena CNN, el agente trabajaba para los estadounidenses desde hacía varias décadas, tenía acceso directo a Putin y tomó fotografías a escondidas en la oficina del presidente ruso. Por su parte el New York Times asegura que este informador permitió a Washington llegar a la conclusión de que el propio Putin coordinó la injerencia rusa a favor de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016, algo que Rusia siempre negó.

Este lunes el Parlamento británico rechazó el exhorto del primer ministro, Boris Johnson, para realizar unos comicios anticipados previos al Brexit en octubre.

El miércoles pasado, Johnson propuso una elección nacional el 15 de octubre, diciendo que era la única forma de salir del estancamiento del Brexit en el país luego de que los legisladores de la oposición se movieran para bloquear su plan de abandonar la Unión Europea el próximo mes sin un acuerdo de ‘divorcio’.

Después de que los legisladores en la Cámara de los Comunes aprobaron un proyecto de ley diseñado para detener un Brexit sin acuerdo, entregando el segundo revés a Johnson, comentó: «Solo hay un camino a seguir para el país».

Johnson insiste en que Reino Unido debe abandonar la Unión Europea el 31 de octubre, con o sin un acuerdo, y acusó a la oposición de tratar de «anular el mayor voto democrático de nuestra historia», refiriéndose al resultado del referéndum de 2016 para abandonar el bloque.


WordPress Lightbox Plugin