Tag

empelos

Browsing

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que al 31 de diciembre de 2019, se tuvo registro de 20,421,442 (veinte millones cuatrocientos veintiún mil cuatrocientos cuarenta y dos) puestos de trabajo.

Indicó que de dichas plazas, el 86% son permanentes y el 14% eventuales. Precisó que en los últimos años, estos porcentajes se han mantenido relativamente constantes.

Sin embargo, reconoció que «como todos los cierres de año y debido a factores estacionales, se registra una caída de 382,210 puestos, equivalente a una tasa mensual de -1.8%».
Señaló que dicha disminución es similar a la reportada en los diciembres desde que se tiene registro, con una tasa promedio de -1.8%.
Resaltó que pese a la caída reportada, la creación de empleo en 2019 fue de 342,077 puestos, equivalente a una tasa anual de 1.7%, de los cuales, el 95.4% corresponde a empleos permanentes.
Detalló que el crecimiento anual registrado fue impulsado por el sector de comunicaciones y transportes con 5.6%, comercio con 2.4% y servicios para empresas con 2.4%.
En ese sentido enfatizó que los estados con mayor incremento anual de afiliación son Nayarit, Campeche y Querétaro con porcentajes superiores a 5%.
Finalmente indicó que al 31 de diciembre de 2019, se tuvieron registrados ante el Instituto 1,001,793 (un millón mil setecientos noventa y tres) patrones, equivalente a un crecimiento anual de 2.4%.

Una encuesta realizada por el portal de la bolsa de trabajo OCCMundial, el 87% de los empleados mexicanos se sienten desmotivados en su trabajo actual, y por ende se sienten estancados laboralmente hablando.

Los consultados señalaron que dicha situación se debe a las malas prácticas de las empresas (30%) y a su falta de planes para ofrecer crecimiento y desarrollo laboral (33%). El 20% reveló que es por desmotivación personal, 15% por tener un mal jefe, mientras que 2% reconoció que se debe a su bajo desempeño.

La encuesta reveló que las principales razones por las que los mexicanos dijeron que se sienten desmotivados y estancados es por la falta de oportunidades de crecimiento profesional (75%); no tener un aumento de sueldo (49%); siempre hacer lo mismo, sin tener mayores retos (43%); la empresa no les brinda ningún tipo de capacitación o actualización (36%); no los toman en cuenta (28%); llevan mucho tiempo desempeñando el mismo puesto de trabajo (26%) y la falta de prestaciones (22%).

Caso contrario, los participantes en el sondeo destacaron que entre los principales factores que determinan el desarrollo y el crecimiento laboral están el hecho de tener nuevos retos (69%), contar con aumento de salario (64%), recibir capacitación o actualización constante (57%), obtener un mejor puesto de trabajo (56%), aumento de prestaciones de cualquier tipo (monetarias y emocionales) (41%), que le brinden bonos de productividad (41%), recibir mayores responsabilidades (40%), liderar un proyecto (39%) y que la empresa ofrezca planes de flexibilidad (35%).

Los encuestados indicaron que las empresas podrían poner en marcha acciones para evitar el estancamiento de sus colaboradores, tales como ofrecer capacitación, actualización o algún tipo de coaching (96%); evaluar el desempeño y dar retroalimentación (88%); dar nuevas responsabilidades (55%); ofrecer herramientas tecnológicas para desempeñar mejor su trabajo (32%) y ofrecer flexibilidad (26%).

 

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aseguró este jueves que un TLCAN renegociado que implique pérdida de empleos existentes en México es inaceptable, esto al referirse a declaraciones del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

En un panel de discusión organizado en el Club Económico de Nueva York, Trudeau manifestó que la preocupación específica de Trump ha sido desde hace un tiempo específicamente sobre el empleo hacia México y preocupaciones sobre la industria automotriz

“México ha puesto sobre la mesa propuestas que en realidad ayudarán a reducir el déficit comercial de Estados Unidos con México y, de hecho, a traer de vuelta algunos empleos de automóviles de México a Estados Unidos», agregó el primer ministro canadiense.

En un mensaje vía Twitter, Guajardo felicitó a Trudeau por su participación en Nueva York, pero aclaró la posición de México respeto al tema de los empleos.

Guajardo puntualizó que México ha trabajado de manera constructiva en las negociaciones del TLCAN. «Nuestras propuestas pretenden rebalancear el comercio trilateral al crear nuevas oportunidades de negocios y empleo para los tres países».

Por su parte el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, aseguró que no se están nada cerca de un acuerdo tal como lo han declarado en los últimos días funcionarios canadienses.

«Como dije la semana pasada, hay diferencias amplias en propiedad intelectual, acceso a mercado en agricultura, niveles en el ‘de mínimis’ de envíos, energía, asuntos laborales, reglas de origen, denominaciones geográficas y muchas más», dijo Lighthizer a través de un comunicado.

 

Con información de Notimex / Foto: Archivo APO

La Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), indicó que el crecimiento alcanzado durante 2017 fue mucho menor de lo que se esperaba al inicio del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, cuando se logró la implementación de las reformas estructurales.

 

La confederación aseguró que de acuerdo al Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) estima que el 2017 cerrará con una tasa de crecimiento del 2.1%, ligeramente superior al 1.6% que se estimaba al inicio del año debido a una sutil aceleración que ha sucedido en el último trimestre, sin embargo «representa menos de la mitad de lo que un país como México debiera crecer para generar suficientes oportunidades de ingreso para nuestros jóvenes».

 

Señala que en 2013, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estimaba que la aprobación de 11 reformas estructurales haría crecer a nuestro país a tasas de entre 5 y 6%. Dichas predicciones han resultado ser por demás optimistas. En los últimos 5 años, México a crecido a un promedio anual de tan solo 2.2%

 

Es ante este crecimiento insuficiente, la COPARMEX asegura que hay una necesidad de aumentar la inversión pública como uno de los motores del crecimiento económico. Resaltó que en el último trimestre la inversión pública creció solo 0.1%, con algunos trimestres de 2017 en dígitos negativos. «Un México que crezca requiere de inversión en infraestructura y obra pública para reducir los costos de transporte, producción y logística, y con ello aumentar la competitividad».

 

Adicional señala que la principal consecuencia del bajo crecimiento económico ha sido que no se han podido generar suficientes empleos formales en 2017.

 

«Las autoridades insisten en regocijarse de que, por primera vez en la historia del país, durante un sexenio se ha superado la cifra de 3 millones de empleos formales creados. Sin embargo, esto no es, para nada, un logro». Se señala que dicha cifra supone un rezago constante en el número de empleos necesarios. Para que México pueda dar empleo a los jóvenes que se incorporan a la vida económicamente activa, sería necesario crear 100 mil empleos al mes. Esto significa que, los 3.4 millones de empleos formales creados en lo que va del sexenio son apenas en 56% de los estrictamente necesarios.

 

 

Otra de las constantes preocupaciones del año que cierra ha sido la inflación. Se estima que la inflación terminará el año al 6.3%, el nivel más alto desde los años noventa. «La inflación del 2017 se explica por una pérdida de competitividad del peso ante el dólar, ocasionada por la llegada de Trump al poder y la consecuente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), así como por los incrementos en el precio de los energéticos que se dieron al inicio del año debido al llamado gasolinazo».

 

 

 

La finalización del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que el presidente Donald Trump está considerando seriamente, podría causar que 30 mil personas por mes puedan perder sus empleos, según una nueva investigación.

 

DACA fue presentado por el ex mandatario Barack Obama en 2012 y se convirtió en el escudo de los inmigrantes ilegales que llegaron a los Estados Unidos como niños, y los protege de la deportación por 2 años a la vez, y los hace elegibles para obtener un permiso de trabajo.

 

La investigación proviene de FWD.us, un grupo de reforma pro-inmigración co-fundado por Mark Zuckerberg, y el Center for American Progress, con datos del Instituto Cato. Están revelando los hallazgos de esta mañana, a la que Axios obtuvo un avance.

 

Los hallazgos: El 91% de los beneficiarios de DACA, 700 mil personas en total, están empleados. Si Trump finaliza las renovaciones del programa, 1,400 personas por día laboral perderán sus autorizaciones para trabajar.

 

Por qué es importante: Terminar DACA no significa que todos los «dreamers» sean deportados. Pero significaría que perderían su capacidad para trabajar legalmente, y eso podría tener consecuencias económicas significativas.

 

Además del impacto en empleos, la decisión del Presidente Trump podría desencadenar una respuesta furiosa de corporaciones y algunos miembros de su propio personal, pues de acuerdo a altos ejecutivos, incluyendo líderes en tecnología y comercio, planean ser duros si Trump termina con el DACA. Pero están callando por ahora porque temen hostigarlo en una pregunta que podría tener implicaciones masivas para su fuerza de trabajo.

 

Un alto ejecutivo de Silicon Valley me dijo: «No hay problema más desalentador que este: son personas que salieron de las sombras, obtuvieron empleos e hipotecas, lo vemos como traicionar a sus compañeros estadounidenses … Esto está consumiendo una Tonelada de tiempo en cada compañía importante. «

 

Algunas multinacionales están incluso haciendo planes de contingencia para trasladar trabajadores vulnerables a lugares en el extranjero.

 

En una nueva encuesta de NBC News / Survey Monkey, cerca de dos tercios de la población apoyan el programa DACA. En este sondeo también se aprecia como la mayoría de los estadounidenses desaprueba la decisión del presidente Trump de indultar al ex alguacil de Arizona, Joe Arpaio.

 

Entre líneas: Trump sabía que su decisión de perdonar a Arpaio enojaría a la mitad del país, pero no le importó. Y ahora, agravado con su postura agresiva contra «dreamers», su comportamiento lo está golpeando duro en las encuestas. Según Gallup, la calificación global de aprobación de Trump ha permanecido por los treintas porcieton desde el 20 de agosto.

 

Los resultados de la encuesta:

 

  • El 60% de los encuestados dijeron que sentían que el indulto de Trump Arpaio era «incorrecto», mientras que el 34% pensaba que era «lo correcto».
  • 64% dijeron apoyar que los «dreamers» permanezca en los Estados Unidos, mientras que el 30% se opone al programa DACA.
  • El 71% dijo que consideraba que los inmigrantes indocumentados que trabajan en los Estados Unidos deberían tener la oportunidad de solicitar su estatus legal, mientras que el 26% dijo que cree que deberían ser deportados.
  • El 61% dijo tener una opinión negativa de Trump, mientras que el 36% dijo tener una opinión positiva.
  • 59% dijeron que desaprueban la forma en que Trump está manejando la presidencia, y el 39% dijo que lo aprueban.

 

 

Texto publicado en Axios

Foto: Archivo APO

A pesar de los esfuerzos y festejos que hizo Donald Trump por su acuerdo con Carrier Corp. para salvar cientos de empleos en la planta de Indianapolis, tal parece que la empresa decidió hacerle un regalo al mandatario en el marco de sus primeros seis meses al frente de la Casa Blanca.

 

Carrier confirmó que eliminaría 338 puestos de trabajo precisamente en la fábrica de Indianapolis, los cuales se ha informado serán trasladados a su planta en Santa Catarina Nuevo León, México.

 

Todo parece indicar que el acuerdo que se firmó en diciembre pasado no rindió muchos frutos. La confirmación llegó en territorio mexicano, pues luego de sostener un encuentro con José Gómez, director de operaciones de Carrier Monterrey, el subsecretario de Inversión y Fomento Industrial de la secretaría de Economía, Samuel Peña Guzmán, indicaron que “es correcto, estos empleos que están siendo transferidos ya van a estar siendo contratados acá en las plantas de Nuevo León”.

 

Se prevé que este sea el primer recorte de la empresa, que tiene contemplado un total de 630 puestos antes de que finalice el años. Por su parte la compañía matriz de Carrier, United Technologies Corp., también planea despedir a otros 700 trabajadores en una fábrica en Huntington.

 

Con información de IndyStar

Grandes bolsas caen bajo los ojos de Brian Bousum mientras sorbe whisky y agua en el apartamento de un amigo en una tarde de domingo. Con 51 años, ha pasado las últimas dos décadas operando máquinas de tornillo e instalando prensas de perforación en la planta de rodamientos Rexnord en el lado oeste de Indianápolis, cerca de la fábrica de Carrier que el presidente Trump hizo famosa.

 

Para un individuo que no fue a la universidad, dice, el trabajo es difícil de superar: el sindicato ofreció seguridad en el trabajo y suficientes horas extras para ganar hasta $ 75,000 mil dólares al año, un salario que le permitió comprar su propia casa, incluso con una piscina al aire libre. El hijo de Bousum se le unió en la planta después de graduarse de la secundaria.

Para finales del verano, ambos estarán sin trabajo. Rexnord, una compañía de 1.900 millones de dólares con sede en Milwaukee, está cerrando la planta de Indianápolis y trasladando sus operaciones a México. Allí, la mano de obra cuesta alrededor de $3 dólares la hora, en lugar de los $25 que Rexnord paga a sus empleados de los sindicatos más antiguos en Indiana. La medida de la empresa dejará a más de 300 estadounidenses sin trabajo. Antes de que eso suceda, algunos de los trabajadores aquí están aprovechando la oferta de Rexnord,  un sueldo que va de los $4 a los $10 dólares por hora para entrenar a sus reemplazos mexicanos. Algunos no aceptan debido a al dolor y orgullo.

 

El outsourcing de los trabajos en fábricas de Estados Unidos no es nada nuevo. Desde 1999, la fuerza laboral manufacturera del país ha caído un 28%, pasando de 17.3 millones de puestos de trabajo a 12.4 millones, a medida que las empresas huyen a países con costos laborales más baratos. Entre 2001 y 2016, los Estados Unidos tuvieron una pérdida neta de cerca de 54 mil empresas manufactureras. En las que quedan, más y más trabajo está siendo hecho por los robots y las computadoras avanzadas, que son supervisadas generalmente por los ingenieros, los programadores y otros con por lo menos cuatro años de universidad.

 

«Este es un tren fugitivo», dice Anthony Carnevale, director del Centro de Educación y Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown. «Al final, la tecnología y los mercados mundiales mejoran la productividad y nos benefician a todos. Lamentablemente, nos duele más a algunos que a otros».

 

Donald Trump prometió hacer que el dolor se detuviera, y debe su triundo en parte a los trabajadores de las fábrica del Medio Oeste que creían que cumpliría el compromiso. «Absolutamente me envolvieron en este mensaje», dice el maquinista de Rexnord, Gary Canter, de 46 años, quien ha comenzado a entregar pizza para Papa John, tres noches a la semana, para obtener dinero extra antes de su inminente despido. Para Bousum, la razón era simple: «He votado a favor de Trump basado en el hecho de que él podría salvar nuestros trabajos».

 

El presidente electo anunció un acuerdo con el fabricante de equipos de calefacción y refrigeración, Carrier, para mantener 1,100 puestos de trabajo en Indianápolis en lugar de trasladarlos a México (aunque cerca de 300 eran para los trabajadores de «cuello blanco» que nunca estuvieron en peligro). Al día siguiente, Trump dirigió su ira hacia Rexnord, que ya había anunciado su plan de reubicarse. «Rexnord de Indiana se está mudando a México y despidiendo a todos sus trabajadores», dijo el presidente electo. «Esto está pasando por todo nuestro país, ¡no más!».

 

Cinco meses después, Rexnord sigue amenazando con su movimiento. El Senador Joe Donnelly, un demócrata de Indiana, que ha discutido el cierre con el Presidente, advierte que es improbable un aplazamiento de última hora. «No quiero crear falsas esperanzas», dice Donnelly a TIME.

 

«Esta ha sido una decisión muy difícil y entendemos su impacto en nuestros asociados, sus familias y la comunidad de Indianápolis», dijo Rexnord en un comunicado. Pero la compañía, que anotó $68 millones de dólares en el año fiscal 2016, señaló que «las decisiones difíciles son una parte del ambiente de negocios de hoy. Para ser una empresa viable que contribuye al crecimiento económico, debemos satisfacer las necesidades de los clientes con productos de alta calidad a precios competitivos.»

 

Si el trato de Trump a Carrier era un recordatorio de cómo el púlpito intimidador podría utilizarse para hacer que el sector privado se doblegara, el cierre de Rexnord muestra sus límites y ofrece una lección sobre los desafíos de revertir una tendencia económica global que está en marcha. Cuando Trump hablo sobre Rexnord en Twitter el 7 de mayo, dijo que el acuerdo para salir del país fue hecho durante la administración de su predecesor, y aludió a imponer «grandes» impuestos sobre los productos fabricados en México que la compañía regresara a Estados Unidos para su venta

 

Pero eso no revivirá un estilo de vida entero en el Medio Oeste, ni se dirigirá a la multitud que vive con problemas económicos, sociales y políticos que desencadena la partida de empresas. «La vida sindicalizada y bien pagada es todo lo que he conocido», dice Bousum, sacando de su vaso de whisky. -¿Cómo diablos voy a sobrevivir?.

 

Cada lugar de trabajo tiene un lugar de entretenimiento cercano, donde los empleados van a celebrar una promoción, celebran una jubilación o simplemente se desahogan. Para muchos en Carrier y Rexnord, ese lugar es el «Sully», un bar deportivo ubicado frente a la planta Carrier. Entre los cambios recientemente, TJ Bray y Kyle Beaman se sentaron en el bar para relajarse. Beaman, de 62 años, trabajó en control de calidad en Rexnord, mientras que Bray, de 33 años, comenzó a trabajar en Carrier hace 15 años, un día antes de graduarse de la escuela secundaria.

 

Hace un año, Bray pensó que sería el que quedaría sin trabajo. La compañía matriz de Carrier, United Technologies (UTC), anunció planes para cerrar su planta de Indianápolis y trasladar sus trabajos a Monterrey, México. Entonces Trump se llenó de ira. En los actos de la campaña, el candidato «azotador» se mostró como el salvador de los «asesinos» de empleos, convirtiendo a Carrier en un símbolo de la devastación que la globalización había causado a los trabajadores de la nación.

 

Texto publicado en Time por Sean Gregory

Foto: Twitter

WordPress Lightbox Plugin