Tag

ESPECIALISTAS

Browsing

Especialistas del sector privado revisaron a la baja las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México para 2019 desde 0.26% en su pronóstico de octubre a 0.04% en noviembre, según una encuesta realizada por el Banco de México (Banxico).

Para el año próximo, fijaron la previsión de crecimiento en 1.08%, frente al 1.21% del sondeo previo del banco central.

De acuerdo con la encuesta, efectuada del 22 al 28 de noviembre entre 39 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, las expectativas de inflación general para los cierres de 2019 y 2020 disminuyeron en relación a la encuesta de octubre.

Para el cierre de este año se espera que la inflación general se ubique en 2.93%, frente al 2.96% estimado hace un mes. Y para 2020 la expectativa pasó de 3.43% a 3.45%.

Las expectativas sobre el nivel del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para el cierre de 2019 permanecieron en niveles cercanos a los de octubre, al pasar de 19.72 a 19.59 pesos.

Para el cierre de 2020, las perspectivas sobre dicho indicador también se mantuvieron en niveles similares a los de la encuesta anterior, pasando de 20,17 a 20,09 pesos. Para 2019 y 2020 las expectativas del déficit comercial se revisaron a la baja con respecto al mes anterior.

Los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores que obstaculizan el crecimiento son la gobernanza (49%) y las condiciones económicas internas (27%). En su pronóstico más reciente, Banco de México recortó el pronóstico de crecimiento para la economía nacional a un rango de 0.2 a -0.2%, por lo que el país podría tener un decrecimiento.

Especialistas del sector privado revisaron a la baja las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2019 de 0.50 % que se había indicado en agosto a 0.43 % en septiembre, según una encuesta realizada por el Banco de México.

Para el año próximo fijaron la previsión de crecimiento en 1.35%, frente al 1.39% del sondeo previo del banco central.

De acuerdo con la encuesta, efectuada del 24 al 27 de septiembre entre 37 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, las expectativas de inflación general para los cierres de 2019 y 2020 disminuyeron en relación a la encuesta de agosto.

Para el cierre de este año se espera que la inflación general se ubique en 3.08%, frente al 3.31 % estimada en agosto. Y para 2020 la expectativa pasó de 3.54% a 3.49%.

Las expectativas sobre el nivel del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para el cierre de 2019 permanecieron en niveles cercanos a los de agosto, al pasar de 19.91 19.88. Para el cierre de 2020, las perspectivas sobre dicho indicador también se mantuvieron en niveles similares a los de la encuesta anterior, pasando de 20.38 a 20.36.

Para 2019 y 2020 las expectativas del déficit comercial se revisaron a la baja con respecto al mes anterior. Para este año la previsión del déficit pasó de 8.435 a 6.464 millones de dólares, y para el siguiente disminuyó de 11.890 a 9.610 millones de dólares.

Los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores que obstaculizan el crecimiento son la gobernanza (41%) y las condiciones económicas internas (27%). A nivel particular, los principales factores son, en orden de importancia, la incertidumbre política interna (15% de las respuestas), los problemas de inseguridad pública (14%), la incertidumbre sobre la situación económica interna (13%), la debilidad del mercado externo y la economía mundial (10%), y la política de gasto público (8%).

Experto consultados por el Banco de México (Banxico) ajustaron a la baja su perspectiva de crecimiento para 2019 y 2020.

De acuerdo a los resultados de la encuesta de agosto de 2019 sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, el país crecerá en 2019 0.50%, mientras que en 2020 lo hará en 1.47%.

La encuesta fue recabada por el Banco de México entre 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero.

Las expectativas de inflación general para los cierres de 2019 y 2020 disminuyeron en relación a la encuesta de julio, pasando a 3.31% para 2019 y a 3.54% el próximo año.

Por su parte, las expectativas de inflación subyacente para los cierres de 2019 y 2020 permanecieron en niveles cercanos a los del mes anterior: 3.62% y 3.44% respectivamente.

Las expectativas sobre el nivel del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para los cierres de 2019 y 2020 aumentaron en relación al mes previo, colocándose en 19.91 y 20.38 respectivamente. Con esto, prevén un dólar más caro que como se cotiza actualmente.

Al ser consultados sobre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país, los analistas consultados por Banxico consideraron que, a nivel general, los principales factores se asocian con la gobernanza (38%) y las condiciones económicas internas (32%).

A nivel particular, los principales factores son, en orden de importancia: la incertidumbre política interna (17% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (15% de las respuestas); los problemas de inseguridad pública (12% de las respuestas); la política de gasto público (10% de las respuestas); y la plataforma de producción petrolera (9% de las respuestas).

El Banco de México (Banxico) presentó este jueves los resultados de la encuesta correspondiente a julio de 2019 sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado.

La encuesta fue recabada por Banxico entre 36 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero.

Destaca que las expectativas de inflación general para los cierres de 2019 y 2020 se mantuvieron en niveles similares a los de la encuesta de junio, al igual que las expectativas de inflación subyacente.

Sin embargo, las expectativas de crecimiento del PIB real para 2019 y 2020 se revisaron a la baja con respecto a la encuesta anterior.

Los analistas recortaron su proyección para colocarse en 0.8% para el cierre del año, desde un 1.10% reportado en junio pasado. Para 2020 también ajustaron su proyección, pasando de 1.70% a 1.50%.

De igual forma, las expectativas sobre el nivel del tipo de cambio del peso frente al dólar para los cierres de 2019 y 2020 disminuyeron en relación al mes previo.

Prevén que la monea del país vecino esté ligeramente más barato, ajustando su pronóstico anterior de 19.78 a 19.70 pesos. Para 2020, dejaron sin cambios su previsión de 20 pesos.

Los especialistas consideraron que, a nivel general, los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México se asocian con la gobernanza y las condiciones económicas internas. A nivel particular, los principales factores son, en orden de importancia: la incertidumbre política interna; la incertidumbre sobre la situación económica interna; los problemas de inseguridad pública; la política de gasto público; y la plataforma de producción petrolera.

La UNAM, a través del instituto de Geofísica e Ingeniería, dieron a conocer precisiones sobre el sismo del pasado 19 de septiembre, sobre el que comentaron que a pesar de que el sismo de 1985 liberó 32 veces más energía sísmica que el de la semana pasada, los daños fueron grande

 

Añadió que este sismo ocurrió dentro de la placa oceánica de Cocos (i.e. sismo intraplaca), por debajo del continente, a una profundidad de 57 km. Si bien este tipo de sismo no es el más común en México, de ninguna manera es extraordinario. Subrayarón que los movimientos del suelo del sismo de magnitud 7.1 fueron muy violentos y, de cierto modo, comparables a los de 1985 a pesar de haber sido  provocados por una ruptura (falla geológica) mucho más pequeña que, sin embargo,  ocurrió mucho más cerca de la Ciudad.

 

Los especialistas indicaron que hasta el momento no hay  indicios de que las fuerzas de diseño actualmente vigentes en el reglamento de construcción de la Ciudad de México se hayan excedido durante el sismo del 19 de septiembre de 2017. Por lo tanto, los edificios construidos en los últimos años no deberían haber  sufrido daños. Sin embargo, en el caso de estructuras comunes, el Reglamento de Construcciones de la ciudad no exige que las edificaciones antiguas sean reforzadas  para resistir las fuerzas especificadas en las normas emitidas después de su fecha de construcción.

 

Sobre si se espera un sismo de mayor intensidad en la Ciudad de México, los académicos de la UNAM informaron que es muy probable. «Bajo las costas del estado de Guerrero, por ejemplo, existe una brecha sísmica (i.e. segmento donde no ha ocurrido un terremoto significativo en más de 60 años) de 250 km de longitud en dónde podría ocurrir un sismo de magnitud superior a 8. Este segmento se encuentra a unos 300 km de la Ciudad de México. Es decir, aproximadamente 150 km más cerca que la zona epicentral del terremoto de 1985. Estimaciones hechas por sismólogos de la UNAM sugieren que, si este sismo ocurriera en un futuro, las aceleraciones del suelo blando en la Ciudad de México podrían ser, bajo ciertas condiciones, mayores que las del sismo reciente de magnitud 7.1, y de 2 a 3 veces mayores que las de 1985 en particular para edificios de más de 10 pisos. La duración del movimiento del suelo sería mayor que las experimentadas en 2017 (alrededor de 3 minutos en su fase intensa).

 

 

WordPress Lightbox Plugin