Tag

Estados Unidos

Browsing

Donald Trump, que busca la reelección en las elecciones presidenciales de noviembre, atacó cada vez más en redes sociales al exalcalde de Nueva York, un magnate como él, y quien busca enfrentarle en las próximas elecciones presidencial, a quien se dirige como «Mini Mike», debido a su talla.

«Mini Mike Bloomberg es un PERDEDOR con dinero, pero no sabe debatir, no tiene presencia ninguna, ya verán», escribió en Twitter Trump este jueves.

«Mini Mike es un peso muerto de 1.63 m que no quiere debatir con políticos profesionales», agregó.

 

Trump ya había acusado a Bloomberg de racismo al retuitear el martes el extracto de una grabación de 2015 en la que el exaclalde de Nueva York justificaba una controvertida política de control policial sobre las minorías; política de la que se disculpó en noviembre antes de lanzarse a la carrera por la nominación presidencial demócrata.

Bloomberg, uno de los hombres más ricos del mundo, no dejó pasar por alto el mensaje del republicano, y respondió este en la misma red social.

«@realDonaldTrump, conocemos a muchas personas en común en Nueva York. Se ríen de ti a tus espaldas y te llaman un payaso de feria», escribió el aspirante a la nominación demócrata.

«Saben que heredaste tu fortuna y la arruinaste con tus estúpidos planes y tu incompetencia. Tengo la experiencia y los recursos para vencerte. Y te venceré», sentenció Bloomberg.

Este intercambio se produce luego de que Bloomberg, que ha batido todos los récords en gastos publicitarios para su campaña presidencial con más de 260 millones de dólares hasta el momento, subió en las encuestas.

El promedio de los sondeos a nivel nacional lo ubican en tercer lugar, detrás del senador Bernie Sanders y el exvicepresidente Joe Biden.

Asimismo, Bloomberg es cada vez más blanco de críticas de sus rivales partidarios, que lo acusan de querer «comprar la elección».

El magnate decidió no participar en las cuatro primeras etapas de la carrera demócrata para obtener delegados en la comvención de julio que decidirá quién será el contrincante de Trump en noviembre próximo.

Por el momento se concentra en los 14 estados que celebrarán primarias en el llamado «Súpermartes», el 3 de marzo, entre ellos Texas y California, que aportan un gran número de delegados.

 

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) pidió al gobierno de Donald Trump suspender «de forma inmediata» el programa migratorio por el que envía a solicitantes de asilo a ciudades, consideradas por la organización como «altamente peligrosas» de México, donde aseguran sufren secuestros y violaciones, además de experimentar pensamientos suicidas.

En enero de 2019, Estados Unidos firmó con México los Protocolos de Protección del Migrante (MPP), donde se estipula que los demandantes de asilo deben esperar en este país el trámite de sus solicitudes. A raíz de eso, afirman, ese año las agresiones contra extranjeros se dispararon.

«En los primeros nueve meses de 2019, el número de casos (277) de violencia sexual atendidos por MSF aumentó más del doble (un 134%) en relación al mismo periodo del año anterior (118)», denuncia el informe titulado ‘Sin salida’ y presentado este martes en Ciudad de México.

Uno de los médicos de la organización, con sede en Suiza, relató en el informe el horror vivido por una mujer migrante. «Tuve una paciente que había sufrido numerosos abusos. Me contaba cómo veía su cuerpo desdoblado (…) Le costaba tener contacto físico con su propio cuerpo y no dejaba que nadie se le acercara», relata el informe.

Entre la mujeres encuestadas de Guatemala, Honduras y El Salvador un 37% habían tenido pensamientos suicidas, advierte Médicos Sin Fronteras.

Bajo el MPP, también conocido como «Quédate en México», han sido devueltas a este país de enero a octubre de 2019 «más de 55,000 personas (…) incluyendo embarazadas», detalla el informe.

Algunos de los puntos a los que están siendo devueltos son los municipios fronterizos de Nuevo Laredo y Matamoros, en Tamaulipas, una región que el Departamento de Estado estadounidense cataloga tan insegura como Irak o Afganistán y a la que recomienda a sus ciudadanos no viajar bajo ninguna circunstancia.

Estados Unidos debe «suspender de forma inmediata cualquier proceso de deportación de solicitantes de asilo a terceros países», recalca el informe.

Hasta diciembre de 2019, solo 11 personas habían recibido asilo bajo los Protocolos de Protección de Migrantes, apuntó el informe.

Indican que las políticas migratorias de Estados Unidos están teniendo un efecto «perverso» y aún no existe ayuda humanitaria internacional coordinada para atender a quienes padecen esta situación.

Aunque la migración irregular de Centroamérica es una problemática desde hace décadas, miles de indocumentados empezaron a marchar en caravanas hacia Estados Unidos desde finales de 2018 huyendo de la violencia y la pobreza, lo que generó un endurecimiento de las políticas migratorias de Washington.

El ayatolá Ali Khamenei, líder Supremo de Irán, dijo hoy en una reunión con miles de seguidores que el “plan estúpido» presentado por el presidente estadounidense, Donald Trump, para solucionar el conflicto israelí-palestino, «morirá antes que el ejecutivo de ese país».

Por ello, reconoció, no vale la pena “viajar y gastar dinero en él y lanzar una controversia es una tontería», pues el acuerdo presentado por Trump en conjunto con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, fue negociado con “los sionistas por algo que no les pertenece. Palestina pertenece a los palestinos y su toma de decisiones».

Khamenei agregó que la nación, los elementos y las organizaciones palestinas deben «sacrificar» a Washington en el terreno y el estrecho enemigo sionista, y todo el mundo musulmán, también apoyan esta valiente resistencia.

Por otra parte, también mencionó que el mártir Qasem Soleimani, ex líder de la Fuerza Quds, asesinado el mes pasado por un ataque aéreo estadounidense, era un individuo “comprometido con la fe» que incluso “los enemigos se ven obligados a admirar por sus rasgos de personalidad».

El documento presentado por Trump establece a Jerusalén como capital de Israel y a su región oriental como futura capital del Estado Palestino, además de reconocer la soberanía israelí sobre asentamientos judíos en suelo palestino de Cisjordania.

Al respecto, Trump dijo ayer en su discurso del Estado de la Unión que cuando Soleimani fue asesinado, planeaba nuevos ataques contra fuerzas estadounidenses.

El asesinato de Soleimani demuestra que los terroristas que ataquen a Estados Unidos pagarán sus agresiones con la vida, señaló el mandatario, quien consideró al general el más brutal carnicero de Irán. Asimismo, Trump llamó al gobierno iraní a abandonar sus planes de desarrollar energía nuclear.

El gobierno de Nicolás Maduro acusó este miércoles a Donald Trump de lanzar «violentas amenazas» contra Venezuela, un día después de que el presidente estadounidense prometiera «aplastar la tiranía» que según él encabeza el líder socialista.

«Trump ofende e irrespeta al pueblo venezolano al proferir violentas amenazas contra su integridad y contra el gobierno constitucional, legítimo y democrático del presidente Nicolás Maduro», señaló en conferencia de prensa el canciller Jorge Arreaza.

Arreaza afirmó que Donald Trump es un «charlatán soberbio», en respuesta a las críticas del presidente de Estados Unidos a Nicolás Maduro durante su discurso sobre el estado de la Unión.

En su aparición ante el Congreso el martes por la noche, Trump calificó al Gobierno del líder socialista de ilegítimo y sostuvo que «la tiranía de Maduro será aplastada».

Arreaza acusó a Trump de faltar el respeto a la soberanía de Venezuela y despreciar la paz por sus «ínfulas de emperador».

En ese sentido, recordemos que e líder opositor venezolano Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más 50 países, fue uno de los invitados al discurso del Estado de la Unión que ofreció Trump la noche de ayer,

Trump no se ha reunido nunca con Guaidó, aunque sí recibió en la Casa Blanca en marzo del año pasado a su  esposa, Fabiana Rosales, a quien aseguró que estaba con ellos «al cien por cien».

Estados Unidos fue el primer país en reconocer a Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional venezolana, como presidente interino de Venezuela después de que el líder opositor se proclamara el 23 de enero de 2019 mandatario encargado de ese país tras invocar la Constitución.

Sin embargo, desde mediados del año pasado, Trump ha dado señales de frustración por la falta de resultados en la estrategia de su Gobierno para derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y llevar al poder a Guaidó.

Trump responsabilizó de los errores en esa campaña a su exasesor de seguridad nacional John Bolton, al que acusó el pasado mayo de querer meterle «en una guerra» en Venezuela, según informó entonces el diario The Washington Post.

El Senado de Estados Unidos exoneró este miércoles  al presidente Donald Trump, de los cargos de abuso de poder y
obstrucción al Congreso presentados en su contra en el marco de un  proceso de destitución (impeachment) por presuntamente haber presionado a Ucrania para obtener favores políticos.

Con 48 votos a favor y 52 en contra, el Senado concluyó que el magnate neoyorquino no incurrió en un delito de abuso de poder. Poco después y en una rápida votación, Trump obtuvo el apoyo de 53 senadores frente a 47 que votaron a favor de condelarle, por el segundo cargo de obstrucción al Congreso.

Así, Trump podrá finalizar su mandato, tal y como estaba previsto  dado que los republicanos poseen la mayoría en el Senado y todo  apuntaba a que pocos romperían la disciplina de partido.

El único que se ha desmarcado del voto republicano y apoyó la moción de condenar a Trump por abuso de poder fue Mitt Romney, que se ha convertido en el primer senador de la historia de Estados Unidos en votar a favor de condenar a un presidente de su misma formación.

Así fue como estar tarde, concluyó el tercer juicio político en contra de un presidente de Estados Unidos.

El presidente Donald Trump presumió la noche de ayer sus promesas «cumplidas» en su discurso anual ante el Congreso, que tal como se esperaba, tuvo un con tono electoral.

Nueve meses antes de los comicios en que buscará la reelección, Trump resaltó una economía «rugiente» ante el pleno de los legisladores; prefirió no mencionar una sola palabra sobre su proceso de destitución, que se espera una absolución casi segura este miércoles en el Senado.

La polarización que se vive en la política estadounidense fue evidente: al llegar, Trump evitó darle la mano a Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder de la oposición demócrata, quien, en un gesto político que enloqueció las redes sociales, rompió en pedazos su copia del discurso sobre el Estado de la Unión apenas el mandatario terminó de hablar.

«A diferencia de muchos que vinieron antes que yo, cumplo mis promesas», afirmó Trump, interrumpido incesantemente por las ovaciones de pie y los cánticos de «USA, USA, USA» y «¡Cuatro años más!» de los republicanos, mientras que los miembros de la oposición demócrata permanecían sentados y sin expresión alguna.

En el mismo recinto donde la Cámara de Representantes lo acusó de abuso de poder y obstrucción al Congreso, Trump repasó todos los temas de la campaña: su «poderoso muro» contra la inmigración, su intención de prohibir el aborto tardío, y las acusaciones contra los candidatos demócratas que según él propician «una toma socialista de nuestro sistema de salud».

Pero sobre todo enfatizó «el gran éxito económico» de Estados Unidos. Afirmó que la estrategia que propuso para rescatar la economía de su país «funcionó».

Al defender su política exterior, Venezuela cobró protagonismo. «Maduro es un gobernante ilegítimo, un tirano que brutaliza a su pueblo. Pero el dominio de la tiranía de Maduro será aplastado y roto», dijo Trump al presentar a Guaidó, considerado presidente interino por Estados Unidos y unos 60 países, quien como invitado especial del presidente y su esposa Melania observaba desde la galería.

Trump pasó por alto su confrontación con Irán y su plan de paz israelo-palestino, antes de reafirmar su intención de «regresar a casa» a los soldados estadounidenses en Afganistán. «No es nuestra función ser la agencia de seguridad de otros países», dijo.

Los invitados decían mucho del ánimo electoral. Además de Guaidó, Trump invitó al exjefe policial venezolano Iván Simonovis, quien el año pasado huyó de su país tras pasar 15 años preso y fue acogido por Estados Unidos. Además, estaban presentes un alto oficial de la patrulla fronteriza y una mujer cuyo hermano fue asesinado por un inmigrante ilegal en 2018.

En un guiño a su base, Trump anunció que el locutor de radio conservador Rush Limbaugh, que acaba de revelar que sufre de cáncer de pulmón, recibiría la «Medalla de la Libertad», la cual le fue entregada en medio de aplausos por la primera dama.

En la réplica demócrata a Trump en español, la congresista por Texas Verónica Escobar acusó al mandatario de atizar el odio contra los latinos después de que el autor de la masacre de El Paso el año pasado dijera que su objetivo eran los mexicanos.

«Usó las mismas palabras de odio usadas por el presidente Trump para describir a los inmigrantes y latinos», dijo.

Si Trump hubiese imaginado un buen escenario para el arranque de las campañas en las que él busca reelegirse, no habría ideado lo que está ocurriendo. Es algo demasiado bueno como para creerlo cierto. Y es un regalazo que le están haciendo los demócratas.

Iowa, aun cuando es el primer estado en elegir delegados del partido demócrata, es realmente insignificante en términos numéricos para definir la candidatura. Sólo aporta 41 de los mil 991 delegados que se requiere para ser el o la candidat@ del partido. En el estado solo pueden votar 250 mil personas de los 250 millones de ciudadanos estadounidenses que pueden participar en la elección general. Sin embargo, los contendientes pasan meses antes del caucus invirtiendo tiempo y grandes sumas de dinero porque saben que Iowa significa momentum. Quien gana Iowa logra la tracción para seguir recabando fondos y simpatizantes.

Pete Buttigieg invirtió 10.5 millones de dólares en Iowa; Bernie Sanders 10.8 millones; Biden 4.2 millones; el millonario Tom Steyer, 16.3 millones; Elizabeth Warren 6.3. Esto sin contar el dineral de los Super Pacs, que se estima invirtieron más de 14 millones de dólares tan solo en anuncios.

Además está el tiempo invertido. A Iowa viajaron todos los candidatos para entrevistarse cara a cara con los ciudadanos en múltiples eventos, chicos y grandes, en los que se tomaron selfies y respondieron las preguntas de los ciudadanos del estado que se enorgullece de ser muy activo políticamente. Este dineral en anuncios y campañas; este tiempo invertido logró, por el caos del caucus, que el momentum se lo llevara ¡Trump!

¡Vaya regalazo para el presidente!

Un problema con una aplicación que se quiso estrenar en este caucus generó el relajo en el conteo de votos que culminó con Buttigieg y Sanders declarando victoria y Biden reclamando el mal manejo de los resultados. Por un momento durante la noche del lunes parecía que estabamos ante los resultados de una elección en una democracia bananera, no en Estados Unidos. Buttigieg y Sanders, ambos, se declararon ganadores. ¿Cuándo habíamos visto eso en una elección estadounidense?

Trump, evidentemente se fue a su cuenta de twitter para burlarse de los demócratas: “El caucus demócrata es un tremendo desastre. Al igual que su manejo del país, nada funciona. Recuerdan el sitio web de Obamacare que costó 5 mil millones de dólares cuando debería haber costado el 2% de esa cantidad. La única persona que puede reclamar una gran victoria en Iowa es «Trump». Así, en tercera persona.

Ya se sabe que el presidente de EUA se crece cuando hay caos. Y entre el juicio político que culminará hoy con su exoneración y el desastre de Iowa que terminó sin poder dar resultados claros para los demócratas, Trump sabe que va en caballo de hacienda rumbo a su reelección.

A ello hay que agregar la popularidad de Trump: de acuerdo con la más reciente encuesta de Gallup, es de 49 por ciento, el nivel más alto desde que llegó a La Casa Blanca. Y entre los republicanos su apoyo es del 94 por ciento. Casi total.

Así que, en las últimas horas, entre el desastre de Iowa y estos números de Trump, el presidente no ha dejado de presumir que el partido demócrata está dividido mientras el republicano está más unido que nunca.

 

Columna completa en El Universal

Estados Unidos instó este miércoles a Reino Unido a replantearse su decisión de permitir que la firma china Huawei tenga un rol en sus redes 5G, advirtiendo que la información estadounidense sólo pasará por redes confiables.

El primer ministro Boris Johnson autorizó el martes que Huawei tenga un papel limitado en la red móvil 5G de Reino Unido, frustrando los esfuerzos de Estados Unidos por excluir al gigante chino de los sistemas de comunicaciones de próxima generación en Occidente.

«También existe la posibilidad de que Reino Unido revise esto a medida que avanza la implementación», dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, a reporteros durante su vuelo a Londres.

«Nos cercioraremos de que cuando la información estadounidense pase por una red podamos estar seguros de que esa red es confiable», afirmó. «Nuestra opinión es que poner a Huawei en tus sistemas crea un riesgo real», agregó.

Pompeo llegó a Londres este miércoles. Tiene previsto reunirse con su homólogo británico, Dominic Raab, y con Johnson. Dijo que las telecomunicaciones y la seguridad serían «parte de la conversación».

En lo que algunos han comparado a la rivalidad de la Guerra Fría con la Unión Soviética, Estados Unidos teme que el dominio de la red 5G se convierta en un hito hacia la supremacía tecnológica de China que pueda definir la geopolítica del Siglo XXI.

Washington dice que Huawei, fundada en 1987 por un exingeniero del Ejército de Liberación Popular, es una extensión del Estado chino y ayuda a la inteligencia china a robar secretos, algo que la compañía niega.

«Esta es una extensión del Partido Comunista Chino con la exigencia legal de entregar información al Partido Comunista Chino», dijo Pompeo sobre Huawei. «Evaluaremos lo que hizo Reino Unido».

Huawei, el mayor productor mundial de equipos de telecomunicaciones, ha dicho que Estados Unidos quiere frustrar su expansión porque ninguna compañía estadounidense puede ofrecer la misma variedad de tecnología a un precio competitivo.

Durante un mitín en Wildwood, Nueva Jersey, el presidente Donald Trump retomó el tema del muro fronterizo, una de sus principales promesas de campaña; y en esta ocasión, aseguró que nuestro país está pagando por la barrera en la frontera entre ambos países.

Adicional, en su mensaje agradeció la labor que el gobierno de México, en especial el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está llevando a cabo en materia migratoria. Indicó que AMLO es “amigo mío”.

“Y con todo respeto para México, nos gusta México mucho y lo hemos conseguido muy bien con México, y el presidente es un amigo mío y pienso que está haciendo un trabajo fantástico y es una situación difícil, pero México está, de hecho, pronto se darán cuenta, pagando por el muro”, afirmó Trump.

Ante los aplausos de los asistentes, insistió en que el muro está siendo pagado por México, y aseguró que la barrera es algo que le beneficia también a nuestro país.

Recordemos que el tema del muro ha causado roces entre ambos países, especialmente durante la anterior administración. México ha rechazado pagar el muro fronterizo y cada que el presidente Trump aseguraba que nuestro país pagaría por el muro, el gobierno salió a desmentirle.

Sin embargo, durante la actual administración, Trump amenazó con imponer aranceles a México a menos de que este país detuviera la llegada de migrantes a su frontera sur; ante eso, el gobierno decidió enviar a miiles de elementos a la Guardia Nacional para detener el ingreso de centroamericanos al país, evitando así la llegada masiva de ellos a Estados Unidos.

Dicha acción es la que es considerada como el muro fronterizo que López Obrador le dio a Trump.

Al respecto, esta mañana el presidente López Obrador respondió a lo comentado por Trump. Reiteró que «aunque cuquen’ no se enganchará, y coincidió en que hay una buena relación con el gobierno de Estados Unidos.

«Hay elecciones en Estados Unidos, es un tiempo especial, nuestra relación con el gobierno es buena, no queremos pelearnos. Amor y paz, y aunque nos cuquen no nos vamos a enganchar. Lo que quisieran nuestros adversarios, los que dejaban pasar armas, ellos quisieran que nos peleáramos con el presidente Trump», dijo en su conferencia de prensa.

El presidente Donald Trump dio a conocer este martes su plan de paz para Oriente Medio como una «solución realista de dos Estados», aunque propuso reservar para Israel parte de Cisjordania y Jerusalén como «capital íntegra».

El plan respalda la anexión por parte de Israel del valle del Jordán, que constituye alrededor del 30% del territorio de Cisjordania, un reclamo de la derecha israelí que promete indignar a los palestinos y a parte de la comunidad internacional.

En una ceremonia en La Casa Blanca junto al primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, Trump aseguró que su plan es «diferente» del de sus predecesores porque contiene muchos más detalles «técnicos» de partida, con 80 páginas de propuesta.

«Esta es la primera vez que Israel ha autorizado la publicación de un mapa conceptual que ilustra las concesiones territoriales que está dispuesto a hacer para conseguir la paz», afirmó Trump.

El presidente publicó después en su cuenta de Twitter ese mapa, que contempla la conexión de los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania mediante un túnel y reserva a Israel el valle del Jordán, ubicado al oeste del río del mismo nombre y junto a la frontera con Jordania.

Trump también generó confusión al prometer inicialmente a Israel que Jerusalén seguiría siendo su «capital íntegra» y anunciar después que los palestinos podrían instalar la suya en la zona oriental de esa ciudad.

«Este mapa duplicará el territorio de los palestinos, con una capital en el este de Jerusalén, donde Estados Unidos abrirá orgullosamente una embajada», dijo Trump.

Ese mapa concedería a los palestinos un Estado fragmentado y contenido por completo dentro de Israel, sin ninguna frontera con otro país, algo que Netanyahu definió como necesario para permitir que los israelíes «se defiendan a sí mismos por sí mismos».

Por su parte Netanyahu  indicó que el mapa planteado dará una frontera oriental «permanente para defendernos»; sin embargo, la ONU ha descrito dicha posibilidad como contraria a la legalidad internacional.

Trump dio un plazo de cuatro años a los palestinos para comprometerse con su iniciativa, y Netanyahu confirmó después que, durante ese periodo, Israel «mantendrá el statu quo» para favorecer una negociación con los palestinos.

Aunque los palestinos no aceptan a EUA como mediador debido a los múltiples regalos políticos de Trump a Netanyahu, el mandatario estadounidense confió en convencerles a medio plazo de negociar, y les prometió una inversión de 50,000 millones de dólares para duplicar su PIB y crear un millón de empleos.

A la ceremonia en la Casa Blanca asistió también el principal rival de Netanyahu en las elecciones israelíes del 2 de marzo, el líder centrista Beny Gantz, quien según Trump se ha comprometido también con el plan; así como los embajadores en Washington de tres países del Golfo: Omán, Baréin y Emiratos Árabes Unidos.

El presidente Donald Trump aseguró este miércoles que su país tiene un plan para contener el brote del nuevo coronavirus que se originó en la ciudad china de Wuhan, tras confirmarse el primer caso en el país.

«Tenemos un plan y creemos que se va a manejar bien. Ya lo hemos manejado muy bien», afirmó Trump a la cadena CNBC, al margen del Foro Económico Mundial, que se celebra en Davos, Suiza.

Trump además calificó como «muy profesional» el trabajo que realiza el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), que confirmó el martes que un residente del condado de Snohomish, estado de Washington, fue diagnosticado con el coronavirus Wuhan.

“Lo tenemos bajo control, declaró Trump. “Es una persona que viene de China. Va a estar bien».

El paciente estadounidense diagnosticado con coronavirus, tras haber sido hospitalizado por neumonía la semana pasada, es residente del condado de Snohomish, Washington y actualmente se encuentra en cuarentena en el Centro Médico Regional de Providence Everett, ubicado en la misma entidad.

Trump dijo que confía en la información que envía China sobre la enfermedad. Y es que indicó que tanto el presidente Xi Jinping como sus funcionarios de salud seguirán informando al mundo todo lo que necesitan saber sobre el virus.

En China, la cifra de muertos por coronavirus subió a nueve víctimas y ya se tiene registro de 440 casos confirmados, la mayoría en la ciudad de Wuhan, en la central provincia de Hubei, localidad donde se sospecha que el virus surgió. Sin embargo, medios locales hablan de hasta 17 muertos.

Hasta el momento, el virus se ha propagado a Japón, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y Estados Unidos, pero también se tiene sospecha de nuevos casos en Filipinas y Australia. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó esta mañana que se vigila un posible caso de coronavirus en el país, específicamente en el estado de Tamaulipas.

El coronavirus forma parte de los patógenos relacionados con el resfriado común, pero también con la neumonía y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), este último ocasionó la muerte de casi 350 personas en China durante el 2002.

El presidente Donald Trump rechazó este lunes las acusaciones del juicio político o «impeachment» que se alcanzaron en la Cámara de Representantes, y calificó los argumentos de que ha abusado de su poder y obstruido el Congreso como afrentas a la Constitución de Estados Unidos que deben desestimarse.

«El Senado debe rechazar rápidamente estos deficientes artículos de impugnación y absolver al presidente», indica el resumen del alegato previo al juicio de Trump, que constituye la primera defensa integral del presidente republicano antes de que comience su juicio en el Senado.

Trump, cuarto presidente estadounidense que se enfrenta a la posibilidad de ser destituido por un juicio político, está acusado de abusar de los poderes de su cargo al pedir a Ucrania que investigue a un rival político demócrata, Joe Biden, y de obstruir una investigación del Congreso sobre su conducta.

El sumario ejecutivo afirmaba que la «novedosa teoría de ‘abuso de poder'» de los demócratas de la Cámara de Representantes no es una ofensa que pueda ser objeto de un juicio político suplantando el criterio constitucional de «traición, soborno u otros delitos y faltas graves».

«La teoría recién inventada de ‘abuso de poder’ de los demócratas de la Cámara de Representantes se derrumba en el umbral porque no alega ninguna violación de la ley en absoluto», dice el resumen.

También rechazó la acusación de obstrucción al Congreso por ser «frívola y peligrosa», afirmando que el presidente ejerció sus derechos legales al resistirse a las demandas de información del Congreso, también conocidas como citaciones.

«Los demócratas de la Cámara de Representantes proponen que se destituya al presidente de su cargo porque hizo valer los derechos y privilegios legales de la rama ejecutiva contra citaciones defectuosas, basándose en el asesoramiento del Departamento de Justicia», dice el resumen. «Aceptar esa teoría haría un daño duradero a la separación de poderes» entre las ramas ejecutiva, legislativa y judicial del Estado.

También acusó a los demócratas de la Cámara de Representantes de llevar a cabo un proceso amañado, dijo que solo lograron demostrar que Trump no había hecho nada malo y argumentó, como lo ha hecho la Casa Blanca en repetidas ocasiones, que se trata de una maniobra para anular la victoria electoral de Trump en 2016.

Aunque es muy poco probable que el Senado, controlado por los republicanos, destituya a Trump de su cargo, el presidente republicano quiere desacreditar las acusaciones demócratas como parte de una cacería de brujas partidista.

Trump necesita limitar el daño político a su campaña para reeditar su cargo en las elecciones de noviembre.

El equipo legal de Trump dice que estaba dentro de su autoridad constitucional ejercer presión el año pasado sobre el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, para que investigara a Biden y a su hijo Hunter como parte de una campaña, según Trump, en contra de la corrupción. Los Biden niegan haber cometido ninguna infracción y las acusaciones de Trump han sido refutadas de forma rotunda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador agradeció a su homólogo Donald Trump y a los legisladores de ese país, así como a los funcionarios mexicanos, incluidos los de la pasada administración, tras la aprobación del T-MEC en el Senado de Estados Unidos la mañana de ayer.

López Obrador reiteró que la aprobación con 89 votos a favor y 10 en contra por parte del Senado estadounidense genera mucha confianza y certidumbre para que se invierta en México, haya más empleo y mejores salarios para los trabajadores.

“Solo falta la firma del presidente Trump. Estoy seguro que va a firmar. Quiero agradecer a los legisladores de Estados Unidos, a los representantes de cámaras, a senadores por confiar en esta opción de comercio libre entre las tres naciones, y también agradecerles por confiar en México», expresó.

El mandatario mexicano expresó en particular su agradecimiento a Donald Trump, pues aseguró que ayudó a que se concretara el acuerdo que considero es benéfico para los tres países.

De manera especial, agradeció a Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores; Jesús Seade, subsecretario para América del Norte; Graciela Márquez Colín, secretaria de Economía; Martha Bárcena, embajadora de México en Estados Unidos, e, incluso, a los funcionarios de la administración pasada.

“Agradecer a los que participaron en esto e incluso con quienes participaron en el gobierno anterior (…) A nosotros nos tocó una etapa, a lo mejor la más complicada, pero también participaron funcionarios de la administración pasada», comentó.

López Obrador mencionó que solo falta la aprobación de Canadá, aunque este proceso tardará un poco por la situación especial en el parlamento de ese país. Al respecto dijo que ayer habló con el primer ministro, Justin Trudeau, quien le confirmó que ellos también apoyarán.

Expuso que la aprobación de ayer en el Senado estadounidense se convirtió en un evento muy importante, pues en cuanto a tratados comerciales, este es el segundo más votado por el Congreso del país vecino del norte; el primero fue uno que hicieron con Israel.

En cuanto al sector empresarial, López Obrador sostuvo que están contentos porque se resuelven temas arancelarios. “Estuve hablando con empresarios mexicanos del acero que ahora se benefician porque no van a tener esos obstáculos de aranceles en sus exportaciones hacia Estados Unidos», indicó.

WordPress Lightbox Plugin