Tag

estrategia

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que el país «ha podido evitar un desbordamiento» del sistema de salud por la pandemia de Covid-19, que dijo, va «de acuerdo a lo que se proyectó».

«Se está atendiendo la pandemia. Lo más importante de todo es que a pesar del sufrimiento de la pérdida de vidas humanas, hemos podido evitar un desbordamiento. Eso lo podemos descartar», dijo AMLO en su conferencia matutina.

El presidente destacó que una de las cosas que se ha hecho con mucha responsabilidad es tener las camas de hospitalización suficientes, pese a que Ciudad de México ya se aproxima a una saturación.

Recordemos que ayer, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que en capital ya estaban ocupadas el 80% de las camas de hospitalización general, por lo que empezaron trabajos para ampliar la capacidad. Explicó que en cuanto a las camas de terapia intensiva, se encuentran ocupadas al 65%.

«En estos días, sobre todo aquí en la Ciudad de México, desgraciadamente han perdido la vida muchas personas. Lo lamentamos. Siempre mi pésame a familiares, pero estamos haciendo todo lo que corresponde. Nada que ver con los países que desgraciadamente han sido muy afectados», añadió López Obrador.

El presidente aplaudió la labor de los profesionales que han estado al frente de la estrategia federal, pues dijo, «funcionó la estrategia de los médicos mexicanos y de los científicos mexicanos de aplanar la curva».

AMLO dijo que si no se hubiesen tomado las medidas de la sana distancia y no nos hubiese ayudado la gente como lo ha hecho, entonces se hubiese desbordado por completo la pandemia y no se hubiera podido atender a los mexicanos que requirieran hospitalización.

López Obrador aprovechó para atacar la cobertura de la contingencia que está haciendo la prensa, a la que acusó de «falta de profesionalismo» por comparar a México con otros países de menor población.

«Los que no nos ven con buenos ojos, medios de comunicación, ya no los voy a mencionar, siempre andan comparando y las notas son de lo más alarmistas», acusó.

Ante la crítica de distintos exsecretarios de Salud a la estrategia del actual gobierno federal para enfrentar la pandemia del Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que los exfuncionarios están en su derecho de opinar, aunque dijo, sus opiniones tienen una carga política.

López Obrador criticó que durante su tiempo como funcionarios, y como responsables del sector salud, dejaron un «cementerio» de hospitales y centros de salud.

«Respeto esas posturas, pero tiene que ver con los intereses políticos, partidistas, todos ellos estuvieron en gobiernos opositores a nuestro movimiento y yo creo que ya los mexicanos saben quién es quién», expuso el mandatario.

Acusó que todos los que lo critican dejaron el sistema de salud lleno de corrupción, pues se robaban el dinero de las medicinas, además de que cientos de hospitales quedaron inconclusos. Ahora, dijo, se está «levantando» al sector salud.

Indicó que los exsecretarios de Salud, tienen todo el derecho de opinar, de manifestarse, de criticar, de disentir, aunque es la gente la que tiene que opinar sobre las actuaciones de cada uno.

«Lo voy a repetir, que eso que llamaban Seguro Popular ni era seguro ni era popular. No había medicinas, no había médicos y mucha corrupción, muchísima corrupción, entonces, es natural que ellos no vean con buenos ojos lo que nosotros estamos haciendo. Pero qué bueno que hay este debate», añadió AMLO.

Reiteró su confianza a a actuación y decisiones del Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, que además de ser un experto en tema, es un hombre honesto. Lo mismo dijo del subsecretario Hugo López-Gatell, quien dijo es una gente honesta, humanista, con una postura en favor de la gente, en favor del pueblo, no a favor del mercantilismo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) agradeció el comportamiento de toda la población, y dijo que, hasta ahora, ha sido exitoso el tratamiento que se ha dado en México a la contingencia sanitaria.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario reconoció que estamos en la etapa más difícil de la pandemia, en la cual se necesita unión de elementos, voluntades, esfuerzos y recursos para continuar con el tratamiento de la pandemia como se ha venido haciendo.

Reconoció la participación de la población que ha permanecido en sus casas, pues más de la mitad de la población está «desmovilizada» en el país, sin necesidad de usar medidas coercitivas, “por eso hablaba que México está en los primeros lugares en nivel de concientización política, es de los países con menos analfabetismo político”, dijo.

Añadió que el comportamiento de los mexicanos ha sido ejemplar y convocó a que continúen de la misma manera, al tiempo que reconoció el trabajo de médicos, enfermeras, camilleros y todos los trabajadores de la salud, tanto de hospitales públicos como privados, a quienes denominó héroes y heroínas.

“No olvidemos que el sistema de salud en nuestro país estaba en ruinas, en el suelo, empezando por el déficit de médicos, de especialistas. Con la suma de esfuerzos y voluntades estamos contando con camas de hospitalización, camas para terapia intensiva y especialistas en esta misma área y se está consiguiendo a todos los que se puedan necesitar”, resaltó.

Y aunque dijo que aún no se puede cantar victoria, pues afirmó que viene también la etapa más difícil para la economía, resaltó que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) que reportó esta mañana el INEGI no fue tan fuerte como se preveía.

“Algunos pronosticaron que iba a ser mayor la caída y afortunadamente no fue así; 1.6 con relación al trimestre anterior del año pasado”, destacó el mandatario.

En ese sentido, destacó que pese a la contingencia sanitaria, la recaudación fiscal hasta abril reporta un aumento en términos reales lo cual será benéfico para la hacienda pública.

Indicó que la emergencia económica podría prolongarse hasta el cuarto trimestre del año (agosto-septiembre-octubre), aunque señaló, ya se tiene una estrategia para reactivar la economía.

La sorpresa respecto al informe del presidente López Obrador del domingo de Ramos hubiese sido que abandonara la Cuarta Transformación para encarar la crisis sanitario-económica del Covid-19. No sólo no la abandonó, sino que dobló la apuesta al proclamar su profundización y anunciar el fin del neoliberalismo no sólo en México, sino en el mundo.

El presidente basa su optimismo para enfrentar con éxito el reto de salud y sobreponerse al tsunami económico que ya golpean a México en su naturaleza transitoria y en la fortaleza de la 4T. La transitoriedad es, obviamente, relativa. AMLO percibe su presidencia e impacto en la sociedad mexicana no en términos de años, ni de décadas, sino quizá de siglos. Está convencido de que su gobierno representa un punto de quiebre en la historia como aquellos pocos hitos que fundan un país. Siente también que la transformación es un proceso que ya se dio, cuyo suceso pertenece al pasado y que por ende la labor de su gobierno es sólo asegurar su irreversibilidad. Por eso no se puede echar para atrás.

El presidente cuenta con 25 prioridades inamovibles para la implementación de su programa de gobierno. Pedirle que las modifique es anatema y cualquier evento externo que las ponga en riesgo, no importa cuán relevante, debe ser puesto de lado para que no estorbe, incluido el coronavirus y sus víctimas.

Visto en un contexto que va más allá de décadas, la crisis del Covid-19 parece transitoria, un detalle, un bache en el camino que con el tiempo terminará olvidándose y no se notará en el curso del progreso nacional. Esta valoración es equivocada en dos dimensiones: la 4T no puede ser considerada como un momento fundacional del México moderno, o por lo menos, no todavía. Por otra parte, esta crisis no es un detalle en la larga historia, sino que tendrá un impacto duradero en todo el mundo y un altísimo costo humano, en vidas; social, en la forma de relacionarse; y económico, por los desequilibrios que producirá, varios de ellos permanentes.

Subestimar la profundidad de la crisis que se vive es un gran error. El reto que se enfrenta es, quizá, el más severo de los últimos cien años. La sociedad mexicana está siendo vapuleada por un choque sanitario sin precedentes y para el cual el cuerpo humano no tiene todavía anticuerpos. Hasta ahora en México no ha empezado la fase más crítica de la pandemia. Sin embargo, es iluso, y desde el punto de vista de planeación negligente, pensar que el mexicano será inmune al SARS CoV-2. Las curvas de crecimiento basadas en fallecimientos, las de contagiados confirmados no sirven por el bajo número de pruebas, no colocan al país en la trayectoria de naciones como Japón o Corea del Sur que han manejado la pandemia de manera ejemplar, sino que indican una aceleración del contagio similar al promedio, por lo que debe esperarse un muy rápido incremento en el número de decesos en las próximas semanas que se contarán no en cientos, sino miles. El sistema de salud quedará abrumado y con poca preparación a pesar de que el retraso de la expansión en territorio nacional debería haber permitido pertrecharse de equipos de pruebas y curativos. Vienen días muy difíciles.

En el ámbito económico se enfrenta un choque masivo de oferta con el cierre de cadenas productivas en manufactura y servicios de todo tipo. Un choque más, de demanda, por el colapso del consumo y la inversión que implican el aislamiento y la falta de liquidez. La caída en ventas e ingresos para familias y empresas restringen de manera severa la liquidez, que puede fácilmente traducirse en una crisis de solvencia en serie que ponga en riesgo no sólo la actividad económica, sino la recuperación al final del proceso.

Además, se enfrenta un tercer choque por el incremento de la incertidumbre y la volatilidad, que impacta los instrumentos en pesos por la alta tenencia, antes del Covid-19, de valores denominados en moneda nacional que aprovechaban el diferencial de tasas de interés. Inversionistas de muchos países, y nacionales también, se endeudaban en dólares, euros o yenes a tasas cercanas a cero y compraban deuda en pesos para ganar tasas superiores a 7%. Esta estrategia, llamada carry-trade, funcionó durante varios años, pero ya no es atractiva por el incremento en la volatilidad de los mercados internacionales y del riesgo país.

Resulta irónico que varios de los líderes populistas que ahora gobiernan (Donald Trump, Jair Bolsonaro, Boris Johnson, López Obrador) hayan llegado al poder gracias a crisis previas y ahora les toque enfrentar la más profunda. Todos ellos se formaron en la oposición y utilizaron las crisis y a las medidas para paliarlas como catapulta para su posicionamiento y campañas. Por ello la dificultad que encuentran para modificar los parámetros que probaron exitosos para ganar el favor de un electorado cansado de gobiernos ineficaces y de la corrupción, a favor de un esquema para enfrentar con éxito el cuádruple choque del Covid-19.

Ante este panorama desolador uno esperaría un plan integral, liderado por el gobierno, para paliar los efectos más graves de la crisis que ahora inicia. El presidente, sin embargo, tiene otros datos y espera que cada uno enfrente el vendaval a cappella tanto en términos sanitarios, como económicos. La escalofriante realidad que se observa en el extranjero no ha hecho mella en los planes de gobierno ni ha impreso un sentido de urgencia, ya que la crisis es sólo “transitoria”.

Curiosamente, valdría mucho más la pena un plan si la crisis fuere transitoria, ya que sólo requeriría de un puente de liquidez para cruzar las aguas turbulentas, que cuando se está seguro de que el río es tan ancho y profundo que no merece la pena invertir en la construcción de un puente que no llegará a la otra orilla. Sin embargo, si esa fuera la evaluación, entonces sería indispensable preparar a los hogares para que allí se atienda la abrumadora mayoría de los casos, realizar cientos de miles de pruebas para confinar a contagiados asintomáticos, aislar a la población vulnerable por su edad y/o padecimientos crónicos, y tener un sólido programa para poder regresar a laborar: pruebas y más pruebas para identificar infectados y curados, estrictos protocolos sanitarios y de higiene en centros de trabajo y medios de transporte, uso universal y obligatorio de mascarillas seguras, estricta etiqueta social saludable y cierre de actividades en centros donde se inicien contagios.

En resumen: comportarse como Japón y Corea del Sur. Mientras, a cappella.

Twitter: @eledece

 

Columna publicada originalmente en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el gobierno federal actúa de manera responsable desde que que se informó de la aparición del nuevo coronavirus, Covid-19, y de que se confirmara el primer caso en el país.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario explicó que se está reforzando el apoyo en los médicos y los especialistas, quienes diariamente indican toda la estrategia sanitaria a seguir en el país.

«Hoy, después de la reunión de seguridad general a las 7:00 de la noche, el subsecretario de Salud López-Gatell va a dar a concoer los acuerdos, le pido al pueblo que este atento», dijo AMLO.

López Obrador enfatizó que no hay peor peste que la violencia y se trabaja para erradicar la corrupción «que es el mayor problema y vamos avanzando, por eso estoy seguro que vamos a salir adelante ante el coronavirus y cualquier calamidad porque estamos atacando el mayor problema de México, la corrupción».

Adelantó que encabezará el Consejo de Salubridad, en el que continuará el análisis del panorama en México por el Covid-19 y de las acciones a impulsar desde el gobierno federal para hacer frente a la epidemia.

“Se van a tomar medidas a partir del diagnóstico que presenten los médicos, los científicos. Ellos son los que van a recomendarnos lo que se debe de hacer”, aseveró.

AMLO dijo que está totalmente descartado hacer uso de la fuerza para que la población acate las recomendaciones de aislamiento masivo y sana distancia.

“No al Estado de sitio; no al autoritarismo. Lo que decía el presidente Juárez: Nada por la fuerza, todo por la razón y el Derecho. Tenemos que convencer, tenemos que persuadir y afortunadamente contamos con el apoyo de la gente. Nos escuchan. Si no fuese así, sería un desorden y un caos. Pero la gente que nos está viendo, que nos está escuchando, nos respeta como nosotros a ellos”, enfatizó.

El mandatario reiteró el llamado a la población para que de manera responsable y voluntaria permanezca en casa, que solo salgan a la calle en casos muy necesarios.

“Esta epidemia no se cura solo en los hospitales, se cura en la familia con medidas preventivas, con el cuidado que tengamos todos. Afortunadamente tenemos una ventaja con relación a otros países: una familia fraterna; los mexicanos contamos con ese gran activo y eso permite que cuidemos a nuestros adultos mayores, la población más vulnerable. Ya se está haciendo y quiero felicitar a todos por su apoyo”, subrayó.

Indicó que en el informe a la nación el próximo 5 de abril dará a conocer el plan para la salud y la reactivación de la economía ante el coronavirus. Afirmó que los Programas Integrales de Bienestar se mantendrán y reforzarán. Indicó que el primer fin de semana de abril visitará hospitales que se están preparando para atender pacientes con Covid-19.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió este jueves que su gobierno tiene un plan estratégico para combatir la pandemia del coronavirus Covid-19, el cual se ha seguido sin ningún contratiempo, además de que cuenta con la confianza de la gente, pese a la desinformación.

En conferencia de prensa, el mandatario federal aseguró que el país está preparado médicamente, con camas suficientes en hospitales y centros de salud, así como presupuesto. Incluso reveló que ya se trabaja en una Plan DN-III.

«Si se requiere ya se está preparando un Plan DN-III con este propósito, vamos a contar, como siempre, con el apoyo del Ejército y la Marina, con todo su personal médico, sus instalaciones, está todo el gobierno preparado», indicó el mandatario.

López Obrador informó que hoy se llevarán a cabo dos reuniones de Gabinete para tratar la forma en que el gobierno está tratando la emergencia por el Covid-19.

La primera reunión del Consejo de Salud, que se llevará a cabo en Palacio Nacional, será en las 17:00 horas y será encabezada por Jorge Alcocer, titular de la Secretaría de Salud.

A las 20:00 horas, el mandatario federal encabezará una reunión de Salubridad general con el Gabinete legal y ampliado, con el motivo de trazar la ruta que seguirá el gobierno ante la precipitación de la pandemia.

Descartó que por la emergencia del coronavirus vaya a haber una reducción en los impuestos o estímulos fiscales adicionales a empresas.

El mandatario garantizó que durante este periodo no habrá modificación de la política fiscal, ni se promoverán nuevos impuestos. “Reducción de impuestos, no, pero sí garantizar que no va a haber aumentos de nada de impuestos, eso sí, mantener la misma política fiscal”, afirmó.

Refirió que de acuerdo con el plan de contingencia se atenderá a la población más vulnerable de manera inmediata, como los adultos mayores, y por ello se dispersarán 40 mil millones de pesos.

AMLO aprovechó su conferencia para agradecer que el gobierno de Estados Unidos no tome decisiones unilaterales respecto a México por la emergencia del Covid-19, esto en referencia al cierre de fronteras.

El mandatario federal explicó que se mantiene una respetuosa comunicación con el presidente Donald Trump para abordar las acciones para contener la pandemia. “Estamos hablando con el gobierno de Estados Unidos, ellos han tenido un trato respetuoso como siempre con nosotros; no han tomado una medida unilateral».

El abogado Javier Coello visitó hoy al ex director general de Pemex, Emilio Lozoya, en la prisión de Alhaurín de la Torre en Málaga, España.

Coello se entrevistó con su cliente este martes sin embargo declinó hacer declaraciones sobre la estrategia que seguirá.

De forma breve indicó que encontró al exfuncionario mexicano en buenas condiciones.

«Tenemos que contar con un abogado en España», dijo en referencia a los abogados que enfrentarán la demanda mexicana de extradición de Lozoya para que responda por los cargos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, delincuencia organizada y cohecho.

Lozoya se encuentra en una celda con capacidad para dos reclusos aunque por ahora está solo. Carece de medidas extraordinarias de vigilancia por ser la primera vez que está recluido.

Los recursos ilícitos que habría malversado sumaron 10 millones de dólares provenientes de la constructora brasileña Odebrecht, en uno más de sus casos de corrupción en diversos países latinoamericanos.

En Alhaurín de la Torre, Lozoya espera su traslado a una cárcel cercana a Madrid, donde un juez de la Audiencia Nacional celebrará la segunda audiencia de su caso, luego de la primera la semana pasada en que se ordenó su reclusión ante el riesgo de fuga que representa.

Este miércoles, el extitular de Pemex y antes responsable de asuntos Internacionales en la campaña del expresidente Enrique Peña Nieto, cumplió una semana de haber sido detenido en un fraccionamiento de lujo en Málaga, en atención a una solicitud de detención emitida por el gobierno mexicano.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) hizo un llamado para que todo el sector empresarial asuma su rol para erradicar la desigualdad de género en el ámbito laboral y económico.

La Confederación instó al gobierno a que enfrente con una estrategia clara y contundente, la violencia de la que todos los días son víctimas las mujeres.

En un comunicado, indicó que México ocupa la posición 124 de 149 países por su brecha de género. Prueba de ello es el contexto laboral en nuestro país. Resaltó que solo 45% de las mujeres en edad trabajar se encuentra en el mercado laboral, esta es una de las tasas más bajas entre los países de Latinoamérica y de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

A nivel estatal, aseguró que hay casos preocupantes en Chiapas y Veracruz donde apenas 3 de cada 10 mujeres participan en el mercado laboral, panorama similar al de países musulmanes como Turquía y Omán.

La peor fotografía de la violencia de género, expuso la Coparmex, se observa con los 10 feminicidios que ocurren en promedio todos los días.

Ante este panorama, dijo que no se observa un respuesta enérgica ni una estrategia clara de la autoridad para erradicar el problema. Y en el ámbito empresarial, la brecha de género se amplía conforme se avanza en la escala del organigrama laboral.

Actualmente, la tasa de graduados en estudios universitarios se ubica en un promedio de 45% de mujeres; sin embargo, al incorporarse a una empresa, la proporción desciende a un 37% de ellas.

Conforme se avanza en la jerarquía, la brecha aumenta. Por ello, Coparmex propone 10 acciones para acelerar la igualdad de las empresarias dentro de su organigrama.

Primero el Consejo Directivo de Coparmex deberá expresar con hechos su voluntad de impulsar las acciones afirmativas de igualdad de género; erradicar los páneles de participación exclusiva de varones; afianzar la participación femenina en los Consejos de Administración de las empresas; apoyar a las emprendedoras; modificar la Norma Mexicana para conseguir una igualdad laboral; crear protocolos para combatir violencia y acoso sexual en centros de trabajo, entre otras.

El presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo De Hoyos, exigió al Gobierno Federal dar resultados en materia de seguridad y dejar atrás su “política de abrazos”.
“Es evidente que las tácticas que se han aplicado no han dado resultados; es tiempo de que se deje atrás esta política de solo privilegiar los abrazos y aplicar rigurosamente la ley”, indicó el dirigente.
Sostuvo que el operativo implementado en Culiacán, Sinaloa, para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, es la evidencia más clara de “un mando acobardado” en la toma de decisiones.
El empresario refirió que el 2019 fue particularmente grave en materia de homicidios dolosos y otros indicadores de violencia e inseguridad.
Recordó que la Coparmex respaldó la conformación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y de la Guardia Nacional, por lo que reiteró su exigencia al Gobierno Federal de dar resultados en esta materia.
En otro tema, el líder empresarial acusó al Gobierno Federal de obstaculizar el crecimiento del país al implementar políticas erráticas en distintos ámbitos como el económico, energético y en infraestructura.
“El principal causante de que el país no esté creciendo es el Gobierno Federal por las políticas erráticas que ha emprendido. Hay casos evidentes como el abandono de las obras del aeropuerto de Texcoco”, indicó.

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, aseguró que a partir de diciembre de este año se podrán ver los resultados de la estrategia de seguridad, con una reversión a la inseguridad y violencia que se viven en el país.

Al participar en la IV Reunión Plenaria de los senadores de Morena, junto con las fracciones del PT, PES y PVEM, el encargado de la seguridad pública añadió que a partir de diciembre de 2018, cuando asumió la responsabilidad en el actual gobierno federal, se rompió la tendencia creciente de la violencia en el país.

Reconoció que se tienen alzas y bajas en los meses del primer año de gobierno, “pero la tendencia es primeramente la estabilización y control de la tendencia de crecimiento para luego lograr su reversión, meta que nos proponemos cumplir en el transcurso del año, y habremos de presentar resultados a más tardar el primero de diciembre que se cumplen los dos años de nuestro gobierno», señaló.

Al presentar los resultados comparativos de cómo fue en ascenso la inseguridad y violencia de 2016 a 2019, indicó que es importante que se conozca porque es un gran mérito, pues de 2018 a 2019, la inseguridad se redujo en un 2.5%, en comparación con el periodo anterior (2017-2018), que fue de 16.9%.

“Y esto es un gran mérito, me pregunto. Claro que no, pero es obligado que les presentemos a ustedes la estadística para que sepamos de qué se habla cuando nos critican por la falta de resultados», apuntó.

Durazo señaló que hay quienes dicen se debe cambiar de estrategia, aunque lamentó que nadie dice en que consiste el cambio de estrategia. Afirmó que pueden estar o no de acuerdo con la estrategia que tiene el gobierno, pero lo que nadie puede negar es que hay una estrategia clara.

Afirmó que la estrategia que se empleó en el pasado no dio resultado, por lo cual, ahora se apuesta a fortalecer los elementos policíacos y militares, donde resaltó la creación de la Guardia Nacional, así como en acciones de inteligencia financiera, que es donde más le duele a las organizaciones criminales.

Al referirse a los homicidios por año, expuso que son 17 mil 198 frente a 17 mil 773 del 2018, lo que reconoció que no es un mérito esa diferencia, “pero tiene el mérito de romper la tendencia de crecimiento», ese es el tema.

Se requieren 170 mil elementos de la Guardia Nacional para atender las necesidades de seguridad en todo el país y apenas se cuenta con 70 mil, expuso esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al indicar que al nuevo cuerpo de seguridad “lo están pidiendo en distintas partes».

El mandatario criticó que un secretario de Seguridad Pública de gobiernos anteriores estuviera vinculado a grupos delictivos, en referencia a Genaro García Luna, detenido y bajo proceso en Estados Unidos.

“Es gravísimo, en qué país sucede de que el jefe de la policía esté al servicio de una de las bandas de mayor influencia. El brazo derecho del presidente, como si nada hubiese pasado, es gravísimo y ni modo que nosotros inventamos esto. Que es un asunto político. No, está el señor detenido en Estados Unidos», dijo AMLO.

López Obrador añadió que el proceso de incorporación de más elementos a la Guardia Nacional lleva tiempo, porque la anterior administración federal dejó una situación muy difícil en el tema de seguridad e incluso se está trabajando en desarmar a las autodefensas.

“Se está teniendo más presencia de la Guardia Nacional, pero es un proceso, lleva tiempo desarmarlos (dijo respecto a las autodefensas), convencerlos de que no debe haber justicia por propia mano, tenemos algunos casos en Guerrero», comentó.

Al referirse al caso del niño que asesinó a su maestra y se suicidó en Torreón la semana pasada, dijo que para reducir la violencia se requiere más que un operativo de «mochila segura. «Vamos por una sociedad mejor con bienestar material y bienestar del alma».

Aludió al periodo neoliberal que midió el índice de crecimiento del país, el número de homicidios en 36 años, pero no puso atención al grado de desintegración en las familias que produjo ese modelo económico.

“No, no hay investigación sobre eso (…), y sobre todo el por qué de la desintegración. Por qué las familias rotas, ¿qué llevó a eso?», cuestionó. López Obrador añadió que su gobierno no solo busca implementar medidas para prevenir actos como lo sucedido el viernes en Coahuila.

“Es el fortalecimiento de los valores culturales, morales, espirituales. Que no se sigan desintegrando las familias, es muy importante atender las causas. Como enajenados, (los conservadores) se dedicaron a enfrentar la violencia con violencia. Nunca repararon en que había que combatir la pobreza y fortalecer los valores», criticó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó este viernes que aún se estudia la estrategia para la aplicación de una ley que permite el consumo de drogas, en particular la marihuana.

“Sigue estando presente la estrategia, el poder definir si se permite o se mantiene la prohibición, o se limita, o se relaja todo lo que tiene que ver con la ley para el consumo de ciertos aspectos o circunstancias, en particular la marihuana», dijo López Obrador desde Ciudad Juárez.

Señaló que los esfuerzos se han concentrado en disminuir los índices delictivos con la formación de la Guardia Nacional para el combate a los grupos delictivos, así como el trabajo en las comunidades necesitadas, mediante los programas sociales.

“Estamos enfrentando el problema de inseguridad en orden de prioridades, aunque está en el Plan Nacional de Desarrollo para llevarlo a la práctica porque de otro modo lo ahí expuesto, será letra muerta», dijo AMLO al admitir que está pendiente establecer cómo se regulará el consumo de marihuana ya sea con fines terapéuticos o lúdicos.

El secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó que hay plena certeza de que en el equipo de primera línea del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) “no se va a encontrar jamás” a un funcionario coludido con el crimen, tal y como ocurre con Genaro García Luna.

Al participar en la XXXI Reunión de embajadores y cónsules (REC 2020), Durazo Montaño expuso que el combate a la corrupción es la vertiente fundamental de la estrategia de seguridad nacional.

«Porque no puede haber seguridad en ninguno país, si no cuentan con cuerpos de seguridad que tengan una clara frontera entre el crimen organizado y los cuerpos uniformados responsables de combatirlo», indicó el funcionario.

En ese sentido, Durazo Montaño aseveró que el gobierno garantizará particularmente que la Guardia Nacional “no se contamine de los vicios de la corrupción”, además de que se reforzará con más elementos.

Detalló que como parte de su fortalecimiento, que inició con el despliegue en el mes de junio pasado de 52 mil elementos, actualmente cuenta con 72 mil y cerrará el mes de febrero con 92 mil.

Indicó que este año se reclutará a 21 mil 170 nuevos elementos más para la Guardia Nacional, y se tiene como meta consolidar la maduración imprescindible de esta esta organización para que en 2021 tenga 150 mil y de esta forma, “podamos hablarnos de tú por tú, con el crimen organizado”.

Al referirse al caso del exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, el funcionario federal lamentó el caso de niveles de penetración institucional a los que llegó el crimen organizado.

Asimismo, mencionó que en el año 2000, México ocupaba el lugar 53 en el ranking internacional de corrupción y cundo recibieron el país estaba en 138, de 175 países, por lo que confió en que en la siguiente evaluación internacional habrán de mejorar de manera sustantiva estos números.

Durazo Montaño mencionó que otro elemento fundamental de la estrategia de seguridad es la creación y rediseño de las instituciones en la materia, como el Gabinete de Seguridad que sesiona diariamente, y la creación de las mesas estatales y regionales de Construcción de la Paz.

“Aún cuando la estadística no nos dé todavía la razón, hemos logrado construir las instituciones que son imprescindibles para lograr resultados en seguridad. En 2020 habremos de consolidar los avances para entregar un país en paz y tranquilidad”, sostuvo el funcionario del gobierno federal.

Al respecto…

Por Alejandro Aguirre Guerrero

 

Sí, el padre Alejandro Solalinde me dijo que criticar la estrategia de seguridad de AMLO era, en pocas palabras, igual que desaprobar las enseñanzas de Jesucristo cuando de lidiar con la violencia se trata.

Tomando como base esas afirmaciones, los asistentes a la “marcha del primero de diciembre” convocada por la familia LeBarón, estarían cometiendo “pecado” por ir contra la filosofía bíblica, contra la política de “abrazos y no balazos” del Presidente López Obrador.

Solalinde me sostuvo que la línea pacifista de AMLO es acorde a “poner la otra mejilla”, tal como lo enseñaba Jesús, y no aplicando la dinámica del “ojo por ojo”. Para el sacerdote, simple y sencillamente, en poco tiempo los resultados en seguridad llegarán.

“Jesús no nos dice que dejemos de lado la justicia, nos dice que la forma de combatir de raíz al mal es con el bien, y que lo único que mata al odio es el amor”, me afirmó Solalinde, muy seguro de que AMLO ejecuta el plan de Dios en materia de seguridad.

Los asistentes a la marcha convocada por los LeBarón no merecieron, (a juicio de AMLO), mención alguna durante sus palabras en el Zócalo. Perdió la oportunidad de mostrarse como el mandatario de todos los mexicanos, y prefirió reafirmarse como el Presidente de sus simpatizantes.

Si bien es cierto el número de personas en el Zócalo fue mayor que el reunido en el Ángel de la Independencia, ha sido la marcha más nutrida contra AMLO hasta el momento, y el Presidente optó por continuar polarizando, más allá de buscar comprometerse con los que se sienten defraudados, entre ellos, su amigo Javier Sicilia.

Por cierto, el poeta y escritor, quien encabezará una mega marcha a principios del 2020, me dijo que “la estrategia de AMLO es totalmente ajena a la dimensión de emergencia nacional que se padece, misma que con el tiempo se hace más profunda”.

Solalinde me afirmó que AMLO hace bien al aplicar la filosofía de Jesucristo con los delincuentes: “poner la otra mejilla”. Bajo esa lógica, ¿no debería el Presidente “amar a sus enemigos”, a los que llama conservadores o neoliberales?, ¿no debería haber volteado al Ángel de la Independencia mientras estaba en el Zócalo?

 

alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

A un año de asumir la presidencia de la República, el 57.8% de la ciudadanía está de acuerdo con la forma de gobernar del mandatario Andrés Manuel López Obrador (AMLO), lo anterior, de acuerdo con la última encuesta de Gabinete de Comunicación y Estrategia.

Al preguntar si el presidente está llevando el país por un buen o mal camino, un 62% de los entrevistados dijo que a un buen camino, mientras que un 32.1% mal camino.

Sin embargo, sobre el avance de México, un 49.5% señaló que el país está estancado, lo que representó un aumento de 6% respecto lo que opinaba la gente al mes de octubre; un 29.6% dijo que está avanzando.

En torno al principal problema que enfrenta el país, el 46.2% respondió que es la inseguridad, el 13% la corrupción, y el 10% la economía. Los encuestados perciben que la inseguridad en las calles aumentó mucho (41.1%), un 24% dijo que ha aumentado poco, un 27.9% considera que ha disminuido algo y un 3.8% disminuido mucho.

Respecto a si consideran que el gobierno de López Obrador debería cambiar la estrategia de seguridad, un 72.3% dijo que sí y un 22.1% que no.

Ante el cuestionamiento “en lo personal en qué le ha beneficiado el nuevo gobierno” un 5.6% indicó que el apoyo a adultos mayores, 5.5% apoyo a personas que más lo necesitan y un 3.9% apoyo a educación. Para los consultados la mejor medida del gobierno ha sido la austeridad con 10.2%, combate a la corrupción con 8.5%, apoyo a adultos mayores 7.8%, apoyo a los más necesitados 7.8%, y apoyo a la educación/becas 5.6%.

En tanto, para los ciudadanos encuestados la peor medida ha sido el combate a la delincuencia con un 13%, ha gobernado mal o no ha cumplido 4.9%, la cancelación del aeropuerto 4.5%, y apoyos a “ninis”, 4.2%.

México no ha logrado resolver la grave crisis de derechos humanos, a un año de que Andrés Manuel López Obrador  (AMLO) llegara a la Presidencia de México, indicó la organización Amnistía Internacional (AI) en su informe «Cuando las palabras no bastan».

En el documento, que se presentó este miércoles en Ciudad de México, Amnistía Internacional reconoció que el Gobierno de López Obrador recibió un país con una profunda crisis en materia de derechos humanos. Pero señaló que luego de un año AI sigue documentando «la grave situación que atraviesa México y observa con preocupación la continuación de esta crisis».

La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, consideró que el gobierno de López Obrador «ha mostrado voluntad» por avanzar parcialmente en algunas iniciativas, sobre todo en el tema de desapariciones.

Aunque después de un año, indicó, «no se observan cambios sustanciales» en la sociedad mexicana, que enfrenta una grave crisis en materia de derechos humanos que se ha prolongado por más de una década.

Guevara-Rosas sostuvo que los altos niveles de violencia, que atentan contra el derecho a la vida, la tortura, aún generalizada, los alarmantes índices de violencia contra las mujeres y una estrategia de seguridad militarizada más viva que nunca son una muestra de la trágica realidad en México.

Amnistía Internacional destacó temas que el actual Gobierno «debe abordar de forma urgente», entre ellos los derechos de los pueblos indígenas y la protección de sus territorios, la situación de violencia que enfrentan las personas LGBTI, el acceso a derechos sexuales y reproductivos y el ejercicio de derechos sociales y económicos.

Enfatizó que el Gobierno de López Obrador, que se inició el 1 de diciembre de 2018, no se ha alejado sustancialmente de la estrategia de seguridad altamente militarizada de sus predecesores» Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La organización destacó que el actual mandatario se ha negado a reconocer la tortura como práctica generalizada y ha endurecido la gestión migratoria. Además ha restringido indebidamente y puesto en riesgo el ejercicio de la libertad de reunión pacífica y ha estigmatizado consistentemente a periodistas y organizaciones de la sociedad civil que han criticado sus políticas.