Tag

estrategia

Browsing

Se requieren 170 mil elementos de la Guardia Nacional para atender las necesidades de seguridad en todo el país y apenas se cuenta con 70 mil, expuso esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al indicar que al nuevo cuerpo de seguridad “lo están pidiendo en distintas partes».

El mandatario criticó que un secretario de Seguridad Pública de gobiernos anteriores estuviera vinculado a grupos delictivos, en referencia a Genaro García Luna, detenido y bajo proceso en Estados Unidos.

“Es gravísimo, en qué país sucede de que el jefe de la policía esté al servicio de una de las bandas de mayor influencia. El brazo derecho del presidente, como si nada hubiese pasado, es gravísimo y ni modo que nosotros inventamos esto. Que es un asunto político. No, está el señor detenido en Estados Unidos», dijo AMLO.

López Obrador añadió que el proceso de incorporación de más elementos a la Guardia Nacional lleva tiempo, porque la anterior administración federal dejó una situación muy difícil en el tema de seguridad e incluso se está trabajando en desarmar a las autodefensas.

“Se está teniendo más presencia de la Guardia Nacional, pero es un proceso, lleva tiempo desarmarlos (dijo respecto a las autodefensas), convencerlos de que no debe haber justicia por propia mano, tenemos algunos casos en Guerrero», comentó.

Al referirse al caso del niño que asesinó a su maestra y se suicidó en Torreón la semana pasada, dijo que para reducir la violencia se requiere más que un operativo de «mochila segura. «Vamos por una sociedad mejor con bienestar material y bienestar del alma».

Aludió al periodo neoliberal que midió el índice de crecimiento del país, el número de homicidios en 36 años, pero no puso atención al grado de desintegración en las familias que produjo ese modelo económico.

“No, no hay investigación sobre eso (…), y sobre todo el por qué de la desintegración. Por qué las familias rotas, ¿qué llevó a eso?», cuestionó. López Obrador añadió que su gobierno no solo busca implementar medidas para prevenir actos como lo sucedido el viernes en Coahuila.

“Es el fortalecimiento de los valores culturales, morales, espirituales. Que no se sigan desintegrando las familias, es muy importante atender las causas. Como enajenados, (los conservadores) se dedicaron a enfrentar la violencia con violencia. Nunca repararon en que había que combatir la pobreza y fortalecer los valores», criticó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó este viernes que aún se estudia la estrategia para la aplicación de una ley que permite el consumo de drogas, en particular la marihuana.

“Sigue estando presente la estrategia, el poder definir si se permite o se mantiene la prohibición, o se limita, o se relaja todo lo que tiene que ver con la ley para el consumo de ciertos aspectos o circunstancias, en particular la marihuana», dijo López Obrador desde Ciudad Juárez.

Señaló que los esfuerzos se han concentrado en disminuir los índices delictivos con la formación de la Guardia Nacional para el combate a los grupos delictivos, así como el trabajo en las comunidades necesitadas, mediante los programas sociales.

“Estamos enfrentando el problema de inseguridad en orden de prioridades, aunque está en el Plan Nacional de Desarrollo para llevarlo a la práctica porque de otro modo lo ahí expuesto, será letra muerta», dijo AMLO al admitir que está pendiente establecer cómo se regulará el consumo de marihuana ya sea con fines terapéuticos o lúdicos.

El secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó que hay plena certeza de que en el equipo de primera línea del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) “no se va a encontrar jamás” a un funcionario coludido con el crimen, tal y como ocurre con Genaro García Luna.

Al participar en la XXXI Reunión de embajadores y cónsules (REC 2020), Durazo Montaño expuso que el combate a la corrupción es la vertiente fundamental de la estrategia de seguridad nacional.

«Porque no puede haber seguridad en ninguno país, si no cuentan con cuerpos de seguridad que tengan una clara frontera entre el crimen organizado y los cuerpos uniformados responsables de combatirlo», indicó el funcionario.

En ese sentido, Durazo Montaño aseveró que el gobierno garantizará particularmente que la Guardia Nacional “no se contamine de los vicios de la corrupción”, además de que se reforzará con más elementos.

Detalló que como parte de su fortalecimiento, que inició con el despliegue en el mes de junio pasado de 52 mil elementos, actualmente cuenta con 72 mil y cerrará el mes de febrero con 92 mil.

Indicó que este año se reclutará a 21 mil 170 nuevos elementos más para la Guardia Nacional, y se tiene como meta consolidar la maduración imprescindible de esta esta organización para que en 2021 tenga 150 mil y de esta forma, “podamos hablarnos de tú por tú, con el crimen organizado”.

Al referirse al caso del exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, el funcionario federal lamentó el caso de niveles de penetración institucional a los que llegó el crimen organizado.

Asimismo, mencionó que en el año 2000, México ocupaba el lugar 53 en el ranking internacional de corrupción y cundo recibieron el país estaba en 138, de 175 países, por lo que confió en que en la siguiente evaluación internacional habrán de mejorar de manera sustantiva estos números.

Durazo Montaño mencionó que otro elemento fundamental de la estrategia de seguridad es la creación y rediseño de las instituciones en la materia, como el Gabinete de Seguridad que sesiona diariamente, y la creación de las mesas estatales y regionales de Construcción de la Paz.

“Aún cuando la estadística no nos dé todavía la razón, hemos logrado construir las instituciones que son imprescindibles para lograr resultados en seguridad. En 2020 habremos de consolidar los avances para entregar un país en paz y tranquilidad”, sostuvo el funcionario del gobierno federal.

Al respecto…

Por Alejandro Aguirre Guerrero

 

Sí, el padre Alejandro Solalinde me dijo que criticar la estrategia de seguridad de AMLO era, en pocas palabras, igual que desaprobar las enseñanzas de Jesucristo cuando de lidiar con la violencia se trata.

Tomando como base esas afirmaciones, los asistentes a la “marcha del primero de diciembre” convocada por la familia LeBarón, estarían cometiendo “pecado” por ir contra la filosofía bíblica, contra la política de “abrazos y no balazos” del Presidente López Obrador.

Solalinde me sostuvo que la línea pacifista de AMLO es acorde a “poner la otra mejilla”, tal como lo enseñaba Jesús, y no aplicando la dinámica del “ojo por ojo”. Para el sacerdote, simple y sencillamente, en poco tiempo los resultados en seguridad llegarán.

“Jesús no nos dice que dejemos de lado la justicia, nos dice que la forma de combatir de raíz al mal es con el bien, y que lo único que mata al odio es el amor”, me afirmó Solalinde, muy seguro de que AMLO ejecuta el plan de Dios en materia de seguridad.

Los asistentes a la marcha convocada por los LeBarón no merecieron, (a juicio de AMLO), mención alguna durante sus palabras en el Zócalo. Perdió la oportunidad de mostrarse como el mandatario de todos los mexicanos, y prefirió reafirmarse como el Presidente de sus simpatizantes.

Si bien es cierto el número de personas en el Zócalo fue mayor que el reunido en el Ángel de la Independencia, ha sido la marcha más nutrida contra AMLO hasta el momento, y el Presidente optó por continuar polarizando, más allá de buscar comprometerse con los que se sienten defraudados, entre ellos, su amigo Javier Sicilia.

Por cierto, el poeta y escritor, quien encabezará una mega marcha a principios del 2020, me dijo que “la estrategia de AMLO es totalmente ajena a la dimensión de emergencia nacional que se padece, misma que con el tiempo se hace más profunda”.

Solalinde me afirmó que AMLO hace bien al aplicar la filosofía de Jesucristo con los delincuentes: “poner la otra mejilla”. Bajo esa lógica, ¿no debería el Presidente “amar a sus enemigos”, a los que llama conservadores o neoliberales?, ¿no debería haber volteado al Ángel de la Independencia mientras estaba en el Zócalo?

 

alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

A un año de asumir la presidencia de la República, el 57.8% de la ciudadanía está de acuerdo con la forma de gobernar del mandatario Andrés Manuel López Obrador (AMLO), lo anterior, de acuerdo con la última encuesta de Gabinete de Comunicación y Estrategia.

Al preguntar si el presidente está llevando el país por un buen o mal camino, un 62% de los entrevistados dijo que a un buen camino, mientras que un 32.1% mal camino.

Sin embargo, sobre el avance de México, un 49.5% señaló que el país está estancado, lo que representó un aumento de 6% respecto lo que opinaba la gente al mes de octubre; un 29.6% dijo que está avanzando.

En torno al principal problema que enfrenta el país, el 46.2% respondió que es la inseguridad, el 13% la corrupción, y el 10% la economía. Los encuestados perciben que la inseguridad en las calles aumentó mucho (41.1%), un 24% dijo que ha aumentado poco, un 27.9% considera que ha disminuido algo y un 3.8% disminuido mucho.

Respecto a si consideran que el gobierno de López Obrador debería cambiar la estrategia de seguridad, un 72.3% dijo que sí y un 22.1% que no.

Ante el cuestionamiento “en lo personal en qué le ha beneficiado el nuevo gobierno” un 5.6% indicó que el apoyo a adultos mayores, 5.5% apoyo a personas que más lo necesitan y un 3.9% apoyo a educación. Para los consultados la mejor medida del gobierno ha sido la austeridad con 10.2%, combate a la corrupción con 8.5%, apoyo a adultos mayores 7.8%, apoyo a los más necesitados 7.8%, y apoyo a la educación/becas 5.6%.

En tanto, para los ciudadanos encuestados la peor medida ha sido el combate a la delincuencia con un 13%, ha gobernado mal o no ha cumplido 4.9%, la cancelación del aeropuerto 4.5%, y apoyos a “ninis”, 4.2%.

México no ha logrado resolver la grave crisis de derechos humanos, a un año de que Andrés Manuel López Obrador  (AMLO) llegara a la Presidencia de México, indicó la organización Amnistía Internacional (AI) en su informe «Cuando las palabras no bastan».

En el documento, que se presentó este miércoles en Ciudad de México, Amnistía Internacional reconoció que el Gobierno de López Obrador recibió un país con una profunda crisis en materia de derechos humanos. Pero señaló que luego de un año AI sigue documentando «la grave situación que atraviesa México y observa con preocupación la continuación de esta crisis».

La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, consideró que el gobierno de López Obrador «ha mostrado voluntad» por avanzar parcialmente en algunas iniciativas, sobre todo en el tema de desapariciones.

Aunque después de un año, indicó, «no se observan cambios sustanciales» en la sociedad mexicana, que enfrenta una grave crisis en materia de derechos humanos que se ha prolongado por más de una década.

Guevara-Rosas sostuvo que los altos niveles de violencia, que atentan contra el derecho a la vida, la tortura, aún generalizada, los alarmantes índices de violencia contra las mujeres y una estrategia de seguridad militarizada más viva que nunca son una muestra de la trágica realidad en México.

Amnistía Internacional destacó temas que el actual Gobierno «debe abordar de forma urgente», entre ellos los derechos de los pueblos indígenas y la protección de sus territorios, la situación de violencia que enfrentan las personas LGBTI, el acceso a derechos sexuales y reproductivos y el ejercicio de derechos sociales y económicos.

Enfatizó que el Gobierno de López Obrador, que se inició el 1 de diciembre de 2018, no se ha alejado sustancialmente de la estrategia de seguridad altamente militarizada de sus predecesores» Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La organización destacó que el actual mandatario se ha negado a reconocer la tortura como práctica generalizada y ha endurecido la gestión migratoria. Además ha restringido indebidamente y puesto en riesgo el ejercicio de la libertad de reunión pacífica y ha estigmatizado consistentemente a periodistas y organizaciones de la sociedad civil que han criticado sus políticas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este jueves que si bien se han enfrentado situaciones difíciles, su gobierno no cambiará la estrategia de seguridad, que a diferencia de los gobiernos anteriores, se basa en atender las causas que originan la violencia e inseguridad.

Indicó que casos como el de Culiacán y la tragedia de la familia LeBarón, en el norte del país, son lamentables, “pero esto no nos va a desviar, al contrario, en las crisis, aunque sean transitorias, se definen más las posturas», dijo AMLO.

Precisó que dichos hechos despertaron “los afanes autoritarios de uso de la fuerza y todo esto que llevó en su momento a declarar la guerra al narco».

El mandatario federal sostuvo que la estrategia que sigue su gobierno no es una ocurrencia como han denunciando los opositores, e incluso dijo está escrita en el Plan Nacional de Desarrollo de manera clara, “es algo que hemos analizado durante mucho tiempo, vamos a seguir actuando de la misma manera».

En ese sentido agradeció a los ciudadanos por el respaldo que han dado a su gobierno y a las acciones que han emprendido.

«Se necesita sacar adelante la transformación y enfrentar todas las adversidades y vamos bien que no hay duda de que vamos muy bien y que vamos a ir superando todo esto que es una herencia de una política fracasada que nunca más se volverá a aplicar en el país», añadió AMLO.

López Obrador aseguró que en su gobierno los criminales que cometan un delito serán castigados, además de que no habrá complicidad entre autoridades y delincuencia pues dijo, el gobierno no tiene precio, en especial su dignidad.

“Nada de que vamos a respetar a los delincuentes, el que cometa un delito va a ser castigado, nada de que con dinero se logra todo, nosotros no tenemos precio, nuestra dignidad no tiene precio, por eso tengo confianza de que vamos a poder, remató el presidente.

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre el plazo que impuso para comenzar a ver resultados en materia de seguridad. Se le recordó que en abril pasado indicó que en seis meses comenzaría a verse un cambio.

«Ya tenemos resultados, ya se ha podido detener la escalada de violencia, el ascenso de cómo iba creciendo la incidencia delictiva, cómo hemos estabilizado primero, y yo espero que empecemos a disminuir la incidencia delictiva», contestó AMLO.

Indicó que se basa en la información que presentaron hace unos días, referente a dos delitos que se denuncian, en los que no hay cifra negra, que es homicidio y robo de vehículo.

Aprovechó el cuestionamiento para aclarar que el hecho de seguir recordando el pasado y a las anteriores administraciones, lo que llama el modelo neoliberal, es porque ese fue lo que causó la desgracia que hoy se vive.

«Imagínense, si después de 36 años de saqueos, de corrupción en 11 meses se logra revertir todas esas calamidades, de 36 años (…)  Ahora son 36 años y todavía hay resistencias, pero nadie o muy pocos hablan de por qué llegamos a esta situación, ¿o fue a partir del 1º de diciembre que se originó esto, del año pasado?», reprochó el presidente.

Señaló que casos como el reciente ataque a la familia LeBarón son cosas que vienen de tiempo atrás, que se agravaron por la fallida  estrategia que se impuso de querer resolver las cosas sólo con la fuerza.

Incluso AMLO se disculpó por hacer referencia al pasado, lo que justificó diciendo que si no sabemos de dónde venimos, no vamos a saber hacia dónde vamos.

En ese sentido adelantó que seguirá hablando, aunque no les parezca, de todos los expresidentes. «De Salinas, porque entregó los bienes del pueblo, de la nación; de Zedillo porque convirtió las deudas privadas de unos cuantos en deuda pública; de Fox porque engañó que iba a haber un cambio y se convirtió en un traidor a la democracia; de  Calderón nada más se robó la Presidencia en complicidad con Fox y declaró la guerra; y de Peña también voy a seguir hablando», remató el mandatario.

De acuerdo a la más reciente encuesta de Consulta Mitoksky, la problemática que más urge atender en el país es la inseguridad (50.9%), mientras que en Sinaloa, donde se llevó a cabo el recién operativo fallido para detener a Ovidio Guzmán, la inseguridad es también el mayor problema a resolver (30.8%).

La opinión que se tiene sobre el Ejército es, a nivel nacional, 62.5% buena, 26.4% regular y solo un 10.1% mala. En Sinaloa, la opinión es 51.5% buena, 33.8% regular y 13.6% mala.

Sobre usar al Ejército para combatir al crimen organizado, el 82% de los encuestados indican que es correcto emplear al Ejército, mientras que en Sinaloa 82.6% coincide con dicha afirmación.

A nivel nacional, 56.7% de los mexicanos se sientes seguros cuando miembros del Ejército patrullan los municipios y estados.

Respecto al operativo de Culiacán, Sinaloa, 55.5% de los encuestados a nivel nacional, y 71.4% en Sinaloa, indican que el gobierno hizo bien en liberar a Ovidio Guzmán debido a los actos violentos y amenazas contra la sociedad que los delincuentes hicieron en respuesta a la detención del hijo de «El Chapo».

Al plantear a la ciudadanía qué hubieran hecho si ellos hubieran sido los responsables de decidir sobre la liberación o no de Ovidio Guzmán, 56% a nivel nacional y 69.7% en Sinaloa afirmaron que hubieran liberado al narcotráficante para evitar muertes civiles. Solo 38.1% y 23.3% respectivamente lo hubieran mantenido retenido y encarcelado pese a las vidas civiles que se hubieran podido perder.

La mayoría de los encuestados (68.1% y 73.2%) coincidieron en que si no se hubiera soltado a Ovidio Guzmán el crimen organizado hubiera cumplido su amenaza en contra de la sociedad.

51.8% de los encuestados a nivel nacional aseguran que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) actuó de buena manera respecto al operativo, mientras que 58.6% calificaron al actuación del Ejército del mismo modo.

Sobre la estrategia de seguridad que mantiene el gobierno federal, el 53% de los consultados a nivel nacional refirieron que debe modificarse porque no está dando resultados, mientras que 42.4% indicaron que debe mantenerse.

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, indicó que para revertir la caída de la producción petrolera se desarrollan 20 nuevos campos, que tendrán una producción adicional de 100 mil barriles al próximo 31 de diciembre.

Al comparecer ante las Comisiones Unidas de Energía y de Infraestructura, con motivo de la Glosa del Primer Informe de Gobierno, también se refirió al robo de combustible, que calculó en 5 mil barriles diarios, que han provocado graves daños a las finanzas de la empresa.

Pese a lo que se había informado con anterioridad, detalló que la producción petrolera cayó. “En enero de 2019 llegamos a un millón 626 mil barriles, casi 300 mil barriles con relación a enero de 2018. Se cayeron 300 mil barriles en un año”.

Indicó que estiman que los nuevos campos ofrecerán una producción adicional, para este año, de 100 mil barriles. Esos mismos 20 nuevos campos, para el 2020, darán producción a diciembre de 2020, de 255 mil barriles de aceite.

Reconoció que en 2019, Pemex tiene un déficit, pero adelantó que para 2020 disminuirá de manera importante, y “a partir del tercer año de la administración tendremos un superávit”. Señaló que la situación de Pemex cambiará principalmente al quitarle la carga fiscal «brutal» y por el incremento de la producción.

Respecto de los Ahorros Consolidados de Pemex al mes de septiembre, detalló que al sumar el resultado del combate al robo de combustibles, que son 23 mil millones de pesos; por Nuevos Contratos, otros 23 mil, y un conjunto de medidas de austeridad del gasto, por 7 mil 600 millones, da un gran total, a septiembre, de 55 mil millones de pesos (mdp).

Sobre el robo de combustibles, sostuvo que era un flagelo que afectaba a la empresa desde hace muchísimos años. En el 2014 le significó pérdidas de 7 mil 700 millones de pesos. En el 2015, 11 mil millones, igual que en 2016. En el 2017, el robo costó 24 mil 600 mdp, y en 2018 escaló a 36 mil 163 mdp. La suma es de más de 100 mil millones de pesos; es decir, era casi el 80 por ciento de los vencimientos del 2019.

Detalló que en noviembre del año pasado, la cifra ascendió a 81 mil barriles robados cada día. “Para tener una idea, 56 mil barriles es el consumo diario de toda la gasolina de la Ciudad de México, o la suma del consumo diario de Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Chiapas y Oaxaca, diarios. Agregó que para el 20 de diciembre el promedio era de 74 mil barriles diarios de pérdida”.

Subrayó que el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) instruyó vigilar las principales instalaciones de la empresa y “de repente encontramos algo que a lo mejor estaba a la vista de todos: la mayor parte del robo de combustible se daba en los principales ductos que transportan gasolinas y diésel en el país”.

Luego de dar parte a las autoridades, aseguró, en los diez días finales de diciembre el robo cayó a 23 mil barriles diarios. En enero fue de 18 mil barriles, febrero 9 mil, marzo 8 mil, y abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre y hasta ahora, oscila entre 4 y 5 mil barriles de desviación.

Destacó que Pemex ocupa el noveno lugar en el ámbito global, con una producción de 2.1 millones de barriles de crudo. Registra uno de los Ebitda (un indicador financiero) más elevados de la industria y de los más bajos niveles de gasto de operación, lo que la coloca como una empresa competitiva en el mercado petrolero.

Manifestó que los ingresos presupuestarios obtenidos de los ingresos petroleros siempre han sido muy importantes; por ejemplo, significaron 44 por ciento del total de los ingresos en 2008, y el 19 por ciento el año pasado.

También refirió la relación del endeudamiento de Pemex, que en el sexenio anterior observó un incremento marcado, al pasar de 1.05 a 2.2 billones de pesos; es decir, se duplicó y llegó a niveles que convirtieron a la empresa en una de las más endeudadas del mundo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que inició la recuperación de la producción petrolera y que es exitosa la estrategia implementada por su gobierno para rescatar a Pemex.

Indicó que lo que se busca al rescatar y fortalecer a la petrolera es que se convierta en la palanca de desarrollo nacional.

AMLO señaló que a diferencia de lo que sucedía en el pasado, de que los gobiernos anteriores no invertían en Pemex, ahora se impulsa la inversión pública para aumentar la producción petrolera.

Al señalar que en tiempos pasados «se dedicaron a exprimir a Pemex mediante el cobro de contratos sin beneficios para la hacienda pública», afirmó que ahora con los excedentes que se obtengan de la producción habrá más recursos para el campo, “vamos a sembrar el petróleo”, para impulsar la actividad productiva, así como lograr la autosustentabilidad alimentaria.

Enfatizó que su gobierno tendrá mucho cuidado de no depender sólo del petróleo como se acostumbraba hacer, y tampoco van a modificar los términos de la reforma energética.

“Entonces, se logró estabilizar la caída, ya empezó la estabilización en las refinerías, que estaban abandonadas por completo, paradas muchas o varias de ellas,” mientras que ahora se levanta la producción, externó.

El presidente recordó que su administración recibió a Pemex en situación deplorable, pues los tecnócratas, voceros y expertos engañaron diciendo que la reforma energética era la “panacea y que si se aprobaba se produciría más petróleo y que a estas alturas se tendrían tres millones de barriles diarios”.

López Obrador resaltó que de los 107 contratos que se otorgaron, se produce una cantidad marginal, muy limitada de petróleo.

El mandatario también enumeró las acciones que emprende su gobierno para fortalecer el desarrollo del país: financiar el desarrollo de México desterrando la corrupción, la impunidad y cero lujos en el gobierno.

A ello se suma la recuperación del sector energético porque significa ingresos para la nación y el crecimiento económico, que permitirá al país convertirse en una potencia y traer más empleo, finanzas públicas más fuertes y más recaudación.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad dio a conocer que entre mayo y agosto disminuyó un 56% el flujo migratorio hacia Estados Unidos, como resultado de la estrategia implementada por el gobierno mexicano para atender el fenómeno migratorio.

La cifra que se tiene es que se pasó de 144 mil 266 migrantes detenidos en la frontera de Estados Unidos con México en mayo pasado a 63 mil 989 en agosto.

Al presentar un informe de las medidas implementadas del Plan de Desarrollo y Migración, el canciller detalló que un total de 25,451 elementos de la Guardia Nacional participan en las acciones de migración y seguridad.

Detalló que 14 mil 951 elementos apoyan en la frontera norte del país y 10 mil 500 en la frontera sur. Sobre la actuación que han tenido, Ebrard señaló que sólo se han recibido siete quejas, por lo que se puede considerar un despliegue exitoso y con respeto a los derechos humanos.

El titular de la SRE destacó que se han logrado tres cosas: recudir el flujo migratorio que ponía en tensión la política migratoria mexicana; el respeto a los derechos humanos de los migrantes, y que México da el ejemplo de que con poco dinero se pueden generar empleos en países como El Salvador, Honduras y Guatemala, lo que “es mejor que cualquier otra política” para atender la migración.

Durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el canciller refirió que hasta ahora cuatro mil 300 migrantes han sido integrados al programa Sembrando Vida, principalmente en estados como Chiapas, Tabasco, Campeche y Oaxaca.

Sobre las acciones que ha tenido la Fiscalía General de la República (FGR), Ebrard señaló que se han abierto 778 carpetas de investigación, además de que hay mil 99 imputados por tráfico de personas de los cuales se ha vinculado a proceso a 357 por el delito de tráfico de personas. 622 personas han sido puestas a disposición de un juez.

Adicional informó que elementos de la Policía Federal han rescatado a 2 mil 186 personas que eran transportadas de forma ilegal en 35 tractocamiones. 40% de dichas personas han sido menores de edad.

Pese a que este jueves en su conferencia matutina aseguró que ya no iba a culpar a las pasadas administraciones de los problemas que se tienen en el país, este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a señalar a Felipe Calderón de ser el responsable de la inseguridad que se vive en el país.

Al ser consultado sobre el tema de la seguridad, AMLO dijo que en una primera etapa se está consolidando todo lo que tiene que ver con el bienestar, pues insistió en  que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia. Reiteró que no se resuelven los problemas de inseguridad sólo con medidas coercitivas.

«Calderón declaró la guerra, le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero y nos metió en todo esto que estamos padeciendo todavía. No había ni siquiera un plan y en vez de atender las causas, quiso, de manera espectacular, resolver el problema sólo con el uso de la fuerza», acusó AMLO.

Incluso fue más allá con sus señalamientos, pues recordó que cuando Calderón declara la guerra a la delincuencia organizada, va a Michoacán, en Apatzingán, vestido de militar, «se pone un chaleco, que hasta le quedaba grande, parecía el comandante Borol, y ahí declara la guerra».

Dijo que recordaba la culpabilidad del expresidente pues se puede llegar a pensar que el problema de la inseguridad surgió con este gobierno, que aunque asume la responsabilidad de garantizar la paz y la tranquilidad, no se puede dejar de considerar los antecedentes y qué la originó.

AMLO sostuvo que se está aplicando un nuevo paradigma en la aplicación de la política de seguridad, que parte de atender las causas, que haya trabajo, que haya bienestar y que se atienda a los jóvenes.

Destacó que ahora hay un trabajo coordinado entre todas las corporaciones, pues anteriormente cada institución hacía lo propio, la Secretaría de la Defensa, la Secretaría de Marina, la Policía Federal; ahora es un solo mando, mencionó.

En ese sentido recordó que se creó la Guardia Nacional. Ahí hizo un reconocimiento a las Fuerzas Armadas, quienes dijo le dan la seguridad, la confianza y el mismo optimismo en enfrentar el grave problema de la inseguridad.

Indicó que también se comienza a analizar otras acciones para pacificar al país, como lo es una convocatoria para que se puedan llevar a cabo acciones de reinserción de quienes hayan tomado el camino de las conductas antisociales, y que ahora quieran incorporarse.

Adelantó que eso podría suceder el próximo año dependiendo de cómo se vaya avanzando en el plan general. Señaló que en la medida de que tengamos más orden, más organización, se avance más, se podrán iniciar otras fases.

Sobre el tema de las autodefensas, AMLO insistió en que su gobierno no va a hacer lo que se hizo anteriormente, que se incumplió con la responsabilidad del Estado de garantizar la seguridad pública. «No es posible que se permita que se formen grupos para garantizar la seguridad cuando es una responsabilidad del Estado; eso fue una estrategia totalmente ilegal y equivocada, que no dio resultado, tan es así que lo que hicieron fue incrementar aún más la inseguridad y la violencia».

WordPress Lightbox Plugin