Tag

eua

Browsing

La Corte Suprema de Estados Unidos aprobó que la administración del presidente Donald Trump comience a prohibir que la mayoría de las personas transgénero sirva en las fuerzas armadas.

Los jueces, con votos de 5 contra 4, suspendieron las decisiones de los tribunales inferiores que habían bloqueado la entrada en vigor de la prohibición prevista por el gobierno. Los jueces Ruth Bader Ginsburg, Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan discreparon.

El tribunal no llegó a un acuerdo para escuchar los argumentos de manera expedita, como lo había solicitado la administración. Sin embargo, al permitir que la prohibición entre en vigencia, el tribunal le dio a la administración una gran victoria e insinuó que los jueces en última instancia mantendrán las restricciones.

Las tropas transgénero han estado sirviendo abiertamente desde junio de 2016, cuando la administración del entonces presidente Barack Obama comenzó a levantar una prohibición de larga data. Los opositores a la prohibición dicen que reincorporarla infringiría la cláusula de protección igualitaria de la Constitución.

“Este caso se trata de si a los hombres y mujeres que desean servir en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos para proteger a su país y que pueden y están calificados para hacerlo, se les debe prohibir ejercer el servicio militar porque son personas transgénero”, según las presentaciones de la corte en nombre de miembros militares.

Un informe del Pentágono en 2018 consignó que al tener tropas transgénero “se corre el riesgo de aumentar en forma innecesaria los desafíos que enfrentan los líderes en todos los niveles, lo que podría debilitar la cohesión de las unidades y amenazar el buen orden y la disciplina”.

El secretario de Defensa de entonces, James Mattis, encargó el estudio después de que Trump señalara en un tuit que el gobierno “no aceptaría ni permitiría a personas transgénero servir en ningún cargo en el Ejército de EUA”.

La política de la administración es menos absoluta de lo que sugiere el tuit original de Trump, ya que permite que las personas continúen sirviendo si comenzaron a hacer la transición de su género en dependencia de la política de Obama. No obstante, impediría a cualquiera iniciar una transición de género mientras esté en las fuerzas armadas. Y la política impediría que las personas se unan a la milicia si ya han hecho la transición.

Un restaurante propiedad del músico Jon Bon Jovi anunció que regalaría comida a empleados de gobierno y sus familiares afectados por el cierre de gobierno en Estados Unidos.

JBJ Soul Kitchen en Red Bank anunció a través de Facebook que proporcionaría comida gratis a los empleados.

“En línea con nuestra misión, se alienta a los trabajadores federales a visitarnos para una deliciosa comida y aprender sobre el apoyo adicional y los recursos disponibles en nuestra comunidad”, indica el local en una publicación.

JBJ Soul Kitchen se inauguró en 2011, es operado por la Fundación Jon Bon Jovi, es un restaurante sin fines de lucro donde los clientes pueden comer, independientemente de si pueden pagar una donación sugerida. Los clientes pueden pagar con una donación o hacer trabajo como voluntarios para cubrir el costo de sus alimentos.

Han pasado 31 días desde que el gobierno cerró parcialmente y muchos empleados federales están recurriendo a los bancos de alimentos para alimentar a sus familias.

Docenas de restaurantes en todo el país están ofreciendo comida gratis durante el cierre.

El Gobierno de Estados Unidos separó a miles de niños más de los reportados previamente, de acuerdo a una auditoría interna, pero la cifra exacta no está clara debido a la falta de seguimiento de los casos.

La Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos norteamericano ha analizado el antes y el después de la política de “tolerancia cero” aplicada por el presidente, Donald Trump, en la frontera sur, que ordenaba la separación de las familias migrantes sin importar que en ellas hubiese menores de edad. En la primavera de 2018, la Administración ordenó separar a las familias para que los adultos quedasen bajo arresto de las autoridades federales y los niños, entre tanto, al cuidado de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR).

La Justicia ordenó el 26 de junio paralizar esta controvertida política y reunir a las familias, a raíz de una demanda colectiva. Una investigación oficial, sin embargo, ha detectado que desde verano de 2017 ya hubo un “drástico incremento” de la separación de niños en la frontera y que hasta el dictamen judicial de junio del año siguiente, la ORR recibió y liberó a “miles” de menores. En julio de 2018 tenía registrados mas de 2,600 casos.

Asimismo, entre julio y noviembre del año pasado, la citada oficina recibió al menos 118 niños más, según la Oficina del Inspector General, que no obstante no ha podido cerrar una cifra completa de los menores separados por la falta de registros completos y el retraso de trámites.

De acuerdo con una nueva encuesta, más de la mitad de los votantes registrados en Estados Unidos dicen que han decidido no apoyar al Presidente Trump en 2020.

En una encuesta de PBS NewsHour / NPR / Marist Institute publicada este jueves, el 57 por ciento de los votantes registrados dijo que definitivamente no apoyaría a Trump para la reelección.

La cifra incluye solo 10 por ciento de republicanos, pero 91 por ciento de demócratas y casi dos tercios, el 62 por ciento, de los votantes independientes registrados, según la encuesta.

En comparación, solo el 30 por ciento de los votantes registrados dijo que definitivamente votarían por el presidente en el próximo ciclo electoral, una cifra que incluye el 69 por ciento de republicanos, el 5 por ciento de demócratas y una cuarta parte de los votantes independientes.

“El presidente ha tenido su base y no mucho más”, dijo Lee Miringoff, director del Instituto Marista para la Opinión Pública, según PBS NewsHour.

El presidente también recibe una mayoría de culpa en la encuesta por el cierre del gobierno, que el jueves se extendió hasta su día 27 y afecta aproximadamente al 25 por ciento del gobierno federal.

Más de la mitad de los adultos estadounidenses, el 54 por ciento, dice que Trump es el culpable principal del cierre, mientras que el 31 por ciento dice que los demócratas en el Congreso tiene la culpa.

Los estadounidenses están de acuerdo en que ambas partes deberían hacer más para llegar a un acuerdo y poner fin al cierre, con más de la mitad de los votantes registrados que dicen que ambas partes deben encontrar un punto medio.

“Lo que estamos viendo en cada una de estas preguntas es la sensación de que se desea un compromiso y que ambas partes deberían trabajar más con la otra”, dice Miringoff.

La encuesta PBS / NPR / Marist, realizada entre el 10 de enero y el 13 de enero, contactó a 1,023 adultos estadounidenses, incluidos 873 votantes registrados. El margen de error general de la encuesta es de 3.8 puntos porcentuales y 4.2 puntos porcentuales para los votantes registrados.

 

Con información de The Hill

Luego de que la prensa estadounidense reportara que la gira de trabajo que realizó el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa, y su equipo en recientes días por Nueva York no había sido exitosa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) defendió la labor de su colaborador.

“Le fue muy bien”, dijo AMLO ante cuestionamientos de la prensa. Dijo que durante su gira por Estados Unidos, Urzúa pronosticó que bajaría el dólar; que bajaría a menos de 19 pesos, por lo que se apreciaría el peso.

“Ayer el peso se fortaleció, bajó el dólar. Y sí, en efecto, está el tipo de cambio a menos de 19 pesos por dólar. Tenemos un buen secretario de Hacienda. Entonces, le fue bien”, enfatizó.

El mandatario cuestionó que si el titular de Hacienda hubiera ido a Estados Unidos, y tal como sucedió pronosticara el fortalecimiento del peso, y regresara y hubiera sucedido lo contrario, eso hablaría muy mal de él.

“Es muy buen técnico, es un profesional”, concluyó AMLO.

Sin embargo analistas como Jorge Suárez-Velez reportaron que tras las reuniones que sostuvo el equipo de Hacienda con diversos banqueros en Nueva York, el Bank of America redujo en un punto su pronóstico de crecimiento para México en 2019. “Ahora estiman sólo 1%”, reportó.

 

Este domingo, el presidente estadounidense, Donald Trump, defendió la construcción del muro fronterizo y criticó a los demócratas por la crisis migratoria en Estados Unidos.

En un primer mensaje publicado a través de su cuenta de twitter, el mandatario señaló que a los demócratas no les interesa discutir el programa DACA, razón por la cual muchos latinos se unirán próximamente al Partido Republicano.

Posteriormente, afirmó que “¡la construcción del Muro en la Frontera Sur disminuirá los índices criminales a lo largo de todo el país!”.

Finalmente, en un tercer mensaje indicó: “estoy en la Casa Blanca, esperando. Los demócratas están en todos lados menos en Washington, mientras la gente espera su pago. ¡Se están divirtiendo y no hablando!”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó el reporte del diario The Wall Street Journal que asegura que su gobierno ha reducido de manera drástica el volumen de importaciones de gasolina y crudo ligero de Estados Unidos.

Cuestionado por reporteros sobre la versión de que con su llegada al Poder Ejecutivo ha provocado que el promedio de importaciones de barriles de petróleo de Estados Unidos se haya reducido en un 28 por ciento respecto a cifras de diciembre de 2017 y enero de 2018, el mandatario descartó la información y cuestionó la credibilidad del rotativo estadounidense.

“No es cierto. ¿Quién dice eso? Ah, es que no son serios”, señaló el mandatario a su salida del evento en Ciudad Ayala, Morelos, donde firmó el decreto que formaliza el 2019 como el año de Emiliano Zapata.

Luego de la polémica desatada por la información presentada y que algunos periodistas en México replicaran el artículo sugiriendo que el combate de AMLO al huachicoleo era solo un pretexto para ocultar la reducción en las importaciones de gasolina, el periodista de The Wall Street Journal, Robbie Whelan, aclaró en su cuenta de Twitter que bajo ningún motivo en su texto se insinúa que la actual escasez de combustible que enfrentan algunos estados deriva de la supuesta reducción en las importaciones de Pemex.

A las autoridades policiales de Estados Unidos se les hizo preocupante el comportamiento del presidente Donald Trump después de que despidió al director del FBI, James Comey, que comenzaron a investigar si había estado trabajando para Rusia en contra de los intereses de su país, según un reporte del diario The New York Times.

El reporte menciona a exfuncionarios policiales anónimos y a otras personas al tanto de la investigación.

La pesquisa obligó a los investigadores de contrainteligencia a evaluar si Trump era una amenaza potencial para la seguridad del país, y también procuraron determinar si el mandatario estaba trabajando deliberadamente para Rusia o había sido influido involuntariamente por Moscú.

El periódico señaló que agentes del FBI y algunos altos funcionarios comenzaron a sospechar de los vínculos de Trump con el Kremlin durante la campaña presidencial de 2016, pero no iniciaron una investigación en esa época porque no estaban seguros de cómo enfocar una pesquisa tan delicada e importante, según las fuentes.

Pero el comportamiento de Trump en los días en que Comey fue despedido en mayo de 2017, en especial en dos momentos en los que pareció vincular el despido del director con la investigación sobre Rusia, ayudaron a que se iniciara la parte de contrainteligencia de la pesquisa, según las fuentes del Times.

Robert Mueller se hizo cargo de la investigación cuando fue nombrado fiscal especial poco después del despido de Comey.

La pesquisa en general examina la interferencia rusa en los comicios de 2016 y si la campaña de Trump se coordinó con Moscú. El diario dice que se desconoce si Mueller aún investiga el ángulo de contrainteligencia.

Rudy Giuliani, abogado de Trump, le dijo al periódico que no estaba al tanto de la investigación al mandatario, pero indicó que, como fue abierta hace año y medio y no se había escuchado nada al respecto, aparentemente “no encontraron nada”.

Con 22 días, el actual cierre parcial de la administración de Donald Trump bate el récord como el más largo de Estados Unidos desde que una reforma presupuestaria en 1976 permitiese esta medida, inédita entre las democracias modernas.

El cierre parcial del gobierno federal de Estados Unidos ha dejado a 800,000 funcionarios sin paga por el enfrentamiento entre el presidente Donald Trump y la oposición sobre el muro en la frontera con México.

Al pasar la medianoche del sábado, este cierre gubernamental superó los 21 días de otro “shutdown” que se dio entre 1995 y 1996 bajo el mandato de Bill Clinton.

Y es que, es díficil que se logre un acuerdo, ya que ni Trump, que exige destinar 5,700 millones de dólares para cumplir su promesa de campaña, ni la oposición demócrata en el Congreso, que se niega a liberar esos fondos para financiar un muro que considera “inmoral”, caro e ineficaz para combatir la inmigración ilegal, dan su brazo a torcer.

Trump retrocedió en sus amenazas previas de acabar con el punto muerto en las negociaciones declarando una emergencia nacional e intentando procurar fondos saltándose al Congreso, una medida que casi seguramente hundiría al país en una tormenta política y auguraría una batalla en las cortes por la extralimitación de los poderes presidenciales.

“La solución fácil para mí es declarar una emergencia nacional… (pero) no lo voy a hacer tan rápido porque le corresponde hacerlo al Congreso”, dijo Trump a periodistas el viernes.

Este jueves, el presidente estadounidense Donald Trump se dirigió a los republicanos, a quienes le advirtió que en el tema del muro fronterizo: “o ganamos o llegamos a un consenso”, pues explicó que se necesita una barrera para que “el MS-13 no entre”.

Esto en conferencia de prensa antes de iniciar su viaje a McAllen, Texas, para visitar la frontera sur, donde también reiteró que México va a pagar por el muro indirectamente, aunque aclaró que no lo hará mediante un cheque.

“Cuando dije frente a miles de personas que México pagaría por el muro, jamás me imaginé a México extendiéndome un cheque”, manifestó el funcionario estadounidense.

Asimismo, Trump afirmó que si continúa el cierre del gobierno, no asistirá al Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, programado entre el 22 y el 25 de enero.

Donald Trump defendió su administración en la Casa Blanca tras los rumores difundidos acerca de que los demócratas puedan iniciar un proceso de juicio político o impeachment para destituirlo.

El mandatario estadounidense argumentó que lo quieren destituir debido a que “tiene éxito”.

A través de su cuenta de Twitter, Trump escribió:

“Solo quieren lanzar un proceso de destitución porque saben que no pueden ganar en (las elecciones de) 2020. ¡Demasiado éxito!”.

Asimismo, Trump se cuestionó sobre cómo es posible que los demócratas tengan la intención de destituir al presidente que “tuvo los dos primeros años más exitosos de cualquier mandatario estadounidense en la historia”.

¿Cómo destituir a un presidente que ha ganado quizás las mejores elecciones de todos los tiempos, no ha hecho nada malo (sin conspiración con Rusia, fueron los Demócratas), tuvo los dos primeros años más exitosos de cualquier presidente y es el republicano más popular en la historia del partido?”.

Cabe señalar que dichos rumores sobre su destitución se dieron luego de que dos legisladores demócratas presentaron el pasado 3 de enero una serie de acusaciones en contra de Donald Trump pues consideran que han cometido “obstrucción a la Justicia”, con el objetivo de poner en marcha el proceso legislativo para su destitución”.

El cierre parcial del gobierno tiene casi dos semanas, sin un final a la vista. Las negociaciones entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso para reabrir el gobierno están estancadas. El presidente Donald Trump quiere 5,000 millones para su muro fronterizo. Los demócratas dicen que no hay manera.

El gobierno ha sido parcialmente cerrado por 13 días y 10 horas.

Y así continúa el estancamiento. Eso plantea la pregunta: ¿cuál fue el cierre más largo en la historia de los Estados Unidos?

Ese sería el choque de 21 días entre el presidente Bill Clinton y el Congreso del Partido Republicano que se extendió desde diciembre de 1995 hasta enero de 1996.

Los republicanos del Congreso se enfrentaron con Clinton, un demócrata, por el gasto federal. Los republicanos se negaron a aprobar un proyecto de ley de gastos porque querían que los demócratas y la Casa Blanca, entre otras cosas, aceptaran profundos recortes en Medicare y Medicaid.

El Partido Republicano también quería que la Casa Blanca se basara en las cifras de la Oficina de Presupuesto del Congreso para sus cálculos de presupuesto, que no eran tan optimistas como las proyecciones de la Oficina de Administración y Presupuesto del gobierno.

El cierre finalizó después de 21 días completos, desde el 16 de diciembre de 1995 hasta el 5 de enero de 1996. Y lo hizo solo después de que Clinton se inclinó ante una demanda republicana clave: presentar un plan de presupuesto equilibrado de siete años calificado por la Oficina de Presupuesto del Congreso.

No fue el único cierre durante la administración Clinton. Uno anterior duró cinco días, del 14 de noviembre al 19 de noviembre de 1995.

El cierre fue claramente atribuido a los republicanos, según las encuestas realizadas en ese momento. Los republicanos controlaban la Cámara de Representantes y el Senado en ese momento, a pesar de que el demócrata Clinton estaba en la Casa Blanca.

Otras formas de cierre de gobierno también han ocurrido durante otras administraciones. Y no siempre fue por dinero. El gobierno también ha cerrado por abortos y un portaaviones.

 

Con información de CNN

Tras las demandas de los demócratas de restaurar la administración este jueves, Sarah Huckabee, vocera de la Casa Blanca, aseguró que es “imposible” que cedan al partido demócrata la oportunidad de abrir el gobierno pues sus propuestas para la seguridad fronteriza no satisfacen las “necesidades” de los estadounidenses.

“La oradora designada, Nancy Pelosi, lanzó un plan que no reabrirá el Gobierno porque falla en asegurar la frontera y pone las necesidades de otros países por encima de las necesidades de nuestros ciudadanos”, dijo Sanders.

El pasado lunes, los demócratas anunciaron que planean aprobar un proyecto de ley de presupuesto provisional para financiar el Departamento de Seguridad Nacional hasta el 8 de febrero, ampliando los fondos para cercados fronterizos y otras medidas en mil 300 millones de dólares, lejos de los 5 mil millones de dólares solicitados por el presidente Donald Trump para la construcción de un muro de concreto en la frontera con México.