Tag

eua

Browsing

Luego de una reunión de tres horas con el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, dijo que habían discutido “algunos asuntos difíciles”. Ese lenguaje fue un alejamiento de sus habituales evaluaciones optimistas posteriores a la reunión, aunque inespecíficas.

Cuando se le preguntó cuáles eran los “temas difíciles”, un funcionario del gobierno canadiense dijo: “19. Como siempre”, en referencia al capítulo que habla de la Revisión y Solución de Controversias en Materia de Cuotas Antidumping y Compensatorias.

Los dos gobiernos han estado discutiendo sobre el Capítulo 19 para resolver las disputas del TLCAN, el cual Estados Unidos quiere eliminar y Canadá insiste en mantener, además del proteccionismo de Canadá hacia su industria láctea, que EUA pide sea abierto para sus granjeros.

Otro problema parecía ser la cuestión de los aranceles automotrices. Canadá ha estado buscando algún tipo de protección contra la posibilidad de que el presidente Donald Trump imponga aranceles a los automóviles y repuestos fabricados en Canadá.

 

 

Con información de The Star

Si Canadá no se suma al Tratado de Libre Comercio de América del Norte no habría posibilidad de tener un acuerdo, pues esto va en contra de las bases de la Autoridad de Promoción Comercial y cambiaría las reglas, advirtió la US Chamber of Commerce.

“Si Canadá no entra al acuerdo, no hay acuerdo. No puedes hacer un acuerdo con México sólo porque tuviste discusiones con ellos. Primero, la TPA no está ahí, por lo que 435 miembros de la Cámara y 100 miembros del Senado podrían tener la libertad de editar el acuerdo”, dijo Thomas Donohue, presidente de la US Chamber of Commerce, durante un evento.

El TPA es un mecanismo legal que le da autoridad al presidente de Estados Unidos para negociar acuerdos comerciales y llevarlos al Congreso para que sean votados sin ser editados por los legisladores, sin embargo, los objetivos planteados por Trump para la negociación del TLCAN fueron establecidos con una base trilateral, situación que eliminaría las características del mecanismo, consideró Donohue.

En una carta enviada al representante comercial de EUA, Robert Lighthizer, Donohue y los presidentes y CEO de la Business Roundtable, Joshua Bolten, y de la National Association of Manufactureres, Jay Timmons, afirmaron que un acuerdo sin Canadá es inaceptable.

Este miércoles, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que quiere ver flexibilidad de Estados Unidos para llegar a un acuerdo para renovar el TLCAN, algo que EUA insiste en que debe lograrse para fin de mes.

Canadá quiere suavizar las crecientes demandas del Gobierno del presidente Donald Trump para que haga concesiones que Estados Unidos dice que son vitales para lograr un acuerdo que modernice el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

“Estamos interesados ​​en lo que podría ser un buen negocio para Canadá”, dijo Trudeau a periodistas en Ottawa.

Mientras que la canciller canadiense, Chrystia Freeland, se reunió con el Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en una cuarta tanda de conversaciones en cuatro semanas en Washington, en donde las partes mantienen desacuerdos en algunos asuntos importantes.

Freeland dijo a periodistas que las conversaciones habían sido constructivas y destacó que volvería a encontrarse con Lighthizer más tarde este miércoles. “Somos un país que es bueno para lograr compromisos y ese es un talento que nuestros negociadores ciertamente demuestran. Al mismo tiempo, nuestro objetivo principal es defender el interés nacional”, puntualizó.

Este miércoles, la ministra canadiense, Chrystia Freeland, regresó a Washington para sostener negociaciones con su contraparte estadounidense, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

“Estamos llegando a otra reunión con el embajador Lighthizer y su equipo. Desde nuestra reunión la semana pasada, el embajador Lighthizer y yo hemos estado en un contacto cercano y nuestros equipos han estado trabajando muy duro, estuvieron aquí, el equipo canadiense estuvo aquí la semana pasada, estuvieron de regreso esta semana y han estado trabajando de manera muy muy intensa”, dijo la ministra a su llegada a las oficinas de Representación Comercial de Estados Unidos.

Freeland señaló que algunos integrantes del equipo canadiense estuvieron trabajando hasta las 7 de la mañana de este miércoles con miembros del equipo negociador estadounidense a fin de avanzar en el proceso.

“(Ayer) hubo un equipo de negociadores canadienses que trabajó con sus contrapartes americanas toda la noche, y de hecho terminaron su reunión hasta la 7 de la mañana, hay un trabajo muy intenso”, dijo Freeland.

El encuentro entre los ministros se da a sólo un día de la fecha que el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, consideró como óptima para que Canadá se sume al tratado comercial en función de adaptar los textos a una realidad trilateral.

Este martes, China informó que tomará represalias contra las nuevas tarifas comerciales de Estados Unidos, lo que aumenta el riesgo de que el presidente estadounidense, Donald Trump, pueda pronto imponer aranceles sobre prácticamente todos los productos chinos que compra la nación norteamericana.

Los impuestos del Gobierno de Xi Jinping contra productos estadounidenses serán por 60,000 millones de dólares y tendrán un rango de aumento de entre el 5 y el 10%.

Los nuevos aranceles chinos entrarán en vigor en el primer minuto del 24 de septiembre.

La declaración del Ministerio de Comercio chino se produjo horas después de que Trump anunciara que estaba imponiendo aranceles del 10% sobre importaciones de China por un valor de 200,000 millones de dólares y amenazó con aranceles sobre otros 267,000 millones de dólares si China respondía contra las acciones estadounidenses.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, comentó en una conferencia de prensa que los pasos de Estados Unidos han traído “nueva incertidumbre” a las conversaciones entre los dos países.

“China siempre ha enfatizado que la única forma correcta de resolver el problema comercial chino-estadounidense es a través de conversaciones y consultas celebradas sobre una base igual, sincera y mutuamente respetuosa. Pero en este momento, Estados Unidos no da la impresión de sinceridad o buena voluntad “, agregó.

Posteriormente, el Ministerio de Comercio de China presentó una queja ante la Organización Mundial de Comercio por la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles adicionales a las importaciones de bienes chinos.

La futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que México no será la policía de Estados Unidos.

Al ser cuestionada sobre una nota que publicó el diario estadounidense ‘The New York Times’, en referencia a los recursos que el gobierno de Donald Trump plantea pagar a México para detener la migración, dijo que eso no está en la mesa.

“No se ha puesto en la mesa que México sea la policía de Estados Unidos, de ninguna manera”.

Asimismo, Sánchez Cordero agregó que “ya se ha platicado en reuniones de alto nivel para que, conjuntamente, logremos detonar desarrollo en el triángulo norte centroamericano y en el sureste mexicano, que siguen siendo los grandes expulsores”.

Y reiteró que “lo que quiere Andrés Manuel es que la gente emigre a Estados Unidos por su gusto, no por necesidad, ahorita hay gran necesidad para detonar desarrollo”.

El Gobierno de México señaló que está analizando la propuesta del Departamento de Estado de Estados Unidos de aportar fondos al país para la repatriación de migrantes.

La Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Gobernación señalaron en un comunicado que el Gobierno mexicano continúa evaluando una propuesta, pero todavía no la ha aceptado ni de manera verbal ni escrita.

“El Gobierno de México continuará con la cooperación que en materia de migración se tiene con el gobierno de Estados Unidos, buscando en todo momento y de manera constructiva promover una migración ordenada, legal, segura, con pleno respeto a los derechos humanos y al marco jurídico internacional,” afirmaron las dependencias en el comunicado conjunto.

Y es que, de acuerdo con información difundida por el diario ‘The New York Times’, la Administración de Donald Trump tiene la intención de invertir 20 millones de dólares en asistencia para ayudar a México a deportar a más de 17,000 personas que se encuentran actualmente en el país de forma ilegal. Este importe permitirá aumentar la deportación de ciudadanos procedentes de América Central, muchos de los cuales pasan por México para llegar a la zona fronteriza con Estados Unidos.

La Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) incluyó en su lista de los 10 narcotraficantes más buscados a Jesús Alfredo Guzmán Salazar, “Alfredillo”, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Alfredillo” está acusado en una Corte de Chicago, Illinois, de los delitos de conspiración por posesión e intento de distribuir sustancias controladas, y por conspirar para importar y exportar sustancias controladas para su distribución.

El expediente apunta que entre mayo de 2005 y diciembre de 2014, Guzmán Salazar colaboró para el trasiego de cocaína, heroína y marihuana de México a Estados Unidos; además de que en esta operación hubo lavado de dinero en beneficio del Cártel de Sinaloa.

En la lista de los más buscados de la DEA, el hijo de “El Chapo”, aparece junto a otros narcotraficantes mexicanos como Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación; Ismael “El Mayo” Zambada, y Rafael Caro Quintero.

A partir de la última detención y extradición de “El Chapo”, “Alfredillo” y su hermano mayor, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, disputaron el mando del Cártel de Sinaloa a la fracción que encabezaba Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, ya detenido y extraditado a Estados Unidos.

Como resultado de esa disputa, “Alfredillo” fue secuestrado el 15 de agosto de 2016 por un comando que se lo llevó del restaurante La Leche, en Puerto Vallarta, Jalisco.

A Alfredo se le atribuye haber servido de enlace para que su padre se reuniera con los actores Kate del Castillo y Sean Penn, en octubre de 2015, en algún lugar de la sierra del llamado Triángulo Dorado, entre los estados de Chihuahua, Sinaloa y Durango.

Luego de prometer desde que estaba en campaña que México pagaría por la construcción de un muro fronterizo, ahora el presidente de Estados Unidos planea pagar a nuestro país para que lidie con los indocumentados.

El Gobierno estadounidense tendría la intención de usar 20 millones de dólares de fondos de asistencia extranjera para ayudar a México a pagar boletos de avión y autobús para deportar a 17 mil migrantes, según un aviso enviado al Congreso citado por el diario The New York Times.

Katie Waldman, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, dijo que el programa estaba destinado a ayudar a aliviar los flujos de migración en la frontera entre ambos países y que el dinero ayudaría a aumentar las deportaciones de centroamericanos, muchos de los cuales pasan por México para llegar a la frontera estadounidense.

“Estamos trabajando estrechamente con nuestras contrapartes mexicanas para enfrentar el aumento de las aprehensiones fronterizas -específicamente, un aumento del 38% de las familias solo en este mes-“, dijo Waldman.

El nuevo programa busca que México sea el responsable de detener y proporcionar revisión judicial a los migrantes antes de deportarlos, proceso legal que es tardado en EUA en los casos de solicitantes de asilo.

De acuerdo con el diario neoyorquino, el dinero se transferiría del Departamento de estado al Departamento de Seguridad Nacional para luego enviarse a México.

Este miércoles, Estados Unidos propuso una nueva ronda de negociaciones con China ante la disputa comercial que mantienen desde hace meses, informó el diario Wall Street Journal.

El gobierno de Donald Trump, quiere darle una oportunidad al régimen de Xi Jinping respecto a las controversias generadas por los aranceles, según informaron fuentes consultadas por el rotativo.

La semana pasada, Trump amenazó con imponer nuevos aranceles a los productos chinos, esta vez por 267,000 millones de dólares.

Estos gravámenes serían adicionales a los 200,000 millones de dólares con los que previamente amenazó en caso de que no se logre un avance en las negociaciones comerciales con China.

La implementación de aranceles “tendrá lugar muy pronto dependiendo de lo que suceda”, dijo Trump a periodistas hace una semana.

Los negociadores canadienses y estadounidenses tendrían que lograr un acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte a más tardar el 20 de septiembre, a fin de poder tener margen de maniobra para poder adaptar los textos a una realidad comercial trilateral, dijo este miércoles el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

“Existe claramente la necesidad de tener un par de semanas, 10 días de horizonte para organizar lo que se va a presentar en cualquiera de los escenarios que se de. Yo esperaría que en los próximos días o a más tardar la siguiente semana haya una solución (entre Canadá y EU)”, dijo el funcionario en el marco del Mexico Economic Forum del Institute of Internacional Finance.

Guajardo aseguró que el interés por parte de México sigue enfocándose en que Canadá se sume al ‘barco’ del pacto comercial y acompañe este proceso, ya que la trilateralidad es un gran activo para la región, pero a pesar de esto no descarta otros escenarios.

“Nos interesa mucho el acompañamiento de Canadá en este proceso, el TLCAN es un acuerdo trilateral y esa cualidad es un gran activo. Si vemos que finalmente el escenario es el que no esperamos, pero que no es descartable, el que no hay acuerdo, México tiene que tomar el siguiente paso que es avanzar en el contexto de un acuerdo bilateral si es necesario”, indicó.

En caso de que el pacto terminara en una versión en donde los tres países de la región están involucrados se tendrían que modificar 4 o 5 temas, expuso el funcionario .

China pedirá la próxima semana a la Organización Mundial del Comercio permiso para imponer sanciones a Estados Unidos, según mostró este martes una agenda de la reunión programada por el organismo.

La iniciativa busca abordar lo que el país asiático considera el incumplimiento por parte de EUA de una resolución sobre una disputa que China abrió en 2013 sobre aranceles antidumping impuestos por Estados Unidos. Es probable que la solicitud desemboque en años de discusiones legales sobre las sanciones y su cantidad.

Cabe recordar que el año pasado, China ganó un fallo de la OMC sobre la disputa, relacionada con varias industrias como maquinaria y productos electrónicos, industria ligera, metales y minerales, con un valor de exportación anual de hasta 8 mil 400 millones de dólares.

China dijo a la OMC el mes pasado que el plazo para que Estados Unidos cumpliera con la sentencia expiró el 22 de agosto.

La OMC publicó este martes una agenda para una reunión de su organismo de resolución de disputas el 21 de septiembre, que muestra que China planea dar el paso legal de pedir autorización para sanciones.

Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, consideró que a pesar de la polémica que ronda las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Estados Unidos quiere un acuerdo con Canadá, dada la relevancia que representa el mercado de su país para esa nación.

“Creo que EUA quisiera un acuerdo, también Canadá, el ánimo, la atmósfera en la mesa de negociaciones es absolutamente positiva, y creo que también es importante para los canadienses recordar que el comercio, por definición, no es una calle de un solo sentido, claro que el comercio con EUA es importante para Canadá, pero Canadá es importante para EUA también, somos el mercado más grande para EUA, más grande que China, Japón y el Reino Unido juntos”, dijo en una entrevista a un medio canadiense.

De acuerdo con la canciller, a estas alturas de las pláticas que sostienen los países desde hace más de un año, Canadá sabe lo que EUA necesita para obtener un acuerdo y viceversa, “lo que se necesita para materializarlo es más flexibilidad”, aseguró Freeland.

Cabe recordar que uno de los temas que está deteniendo las discusiones es el acceso de productos lácteos estadounidenses al mercado canadiense.