Tag

honestidad

Browsing

El talón de Aquiles de Andrés Manuel López Obrador es su honestidad. Se dice diferente. Se dice inmune a la corrupción. Declara que con él ese México corrupto va a quedar atrás. Que, hacia adelante, con él en la presidencia, viene el México de la esperanza.

 

Y sin embargo…

 

…Sin embargo está el caso de su aliado, el PT, y el manejo que el partido-negocio le ha dado al dinero recibido para subsidiar escuelas particulares.

 

Cuando creíamos que los partidos recibían un dineral, nos enteramos que además de las prerrogativas, reciben dinero público para otros propósitos. En el caso del PT, es para los Centros de Desarrollo Infantil, los CENDIS, que son guarderías y preprimarias que son un híbrido público privado. Reciben dinero de los Estados que a su vez es depositado por la federación, además de las colegiaturas que les cobran a los alumnos.

 

CENDIS hay en todos los estados del país excepto en Morelos y Querétaro en donde hay CADIs, Centro Asistencial de Desarrollo Infantil. El PT administra CENDIs en doce Estados: los de Baja California, Sonora, Durango Nayarit, Guanajuato, Colima, Michoacán, Chiapas, Puebla, Aguascalientes, Zacatecas y Nuevo León.

 

Así lo ha venido haciendo por más de una década. Los recursos que reciben los administradores de los CENDIs para su manejo varían dependiendo el acuerdo al que llega el dueño con el gobernador; Secretario de Finanzas y Secretario de Educación de cada Estado.

 

Hoy la PGR está investigando a la esposa del líder del PT, Guadalupe Rodríguez Martínez, porque recibió depósitos del Estado de Nuevo León directamente a su cuenta para el supuesto manejo de los 12 CENDIs del estado.

 

Y la respuesta de AMLO a esta investigación es que se trata de una venganza política del PRI por la alianza del PT con Morena que arrancó desde que el candidato del Edo Mex declinó a favor de Delfina Gómez.

 

 

Columna completa en EL UNIVERSAL

A principios de noviembre pasado, justo antes del día de las elecciones, Barack Obama fue trasladado a través de la noche a las afueras de Charlotte, Carolina del Norte llamado por Hillary Clinton. No era algo traqnuilo ni seguro. Las encuestas, las “analíticas”, permanecieron a favor de Clinton, pero Obama, con el único punto de vista de ser el primer presidente afroamericano, había visto como, noche tras noche, inmensas multitudes aplaudían y gritaban por un demagogo que había lanzado una carrera de negocios contra los negros y sus necesidades, además de una carrera política con una teoría racista de la conspiración conocida como birtherism. Durante su discurso en Charlotte esa noche, Obama advirtió que nadie cambia realmente en la Presidencia; más bien, la oficina “magnifica” quién eres tú. Así que si “acepta el apoyo de los simpatizantes del KKK antes de ser presidente, o si se es un poco lento en negarlo, entonces así serás como presidente”.

El ascenso de Donald Trump no fue la primera señal de que los estadounidenses no habían considerado uniformemente la elección de Obama como un capítulo inspirador en el progreso hacia la igualdad del país. Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes, lo había calificado como el “Presidente marcado por los alimentos”. En los medios de comunicación de derecha y blanco nacionalistas, Obama era socialista, musulmán, anticristo, fascista liberal , “Quien estaba reuniendo a su propia Juventud Hitlerista. Un tren de alta velocidad desde Las Vegas a Anaheim que formaba parte del paquete de estímulos económicos, y que fue pieza clave para conectar los burdeles de Nevada a los inocentes lugares  de Disneyland. Por naturaleza, era sospechoso. “Simplemente mira el lenguaje corporal, y hay algo que está pasando”, dijo Trump el verano pasado. Mientras tanto, a partir del día de la primera toma de posesión de Obama, el Servicio Secreto presentó una cantidad sin precedentes de amenazas contra el Presidente.

Y así, acelerando hacia otro aeropuerto el pasado noviembre, Obama parecía un hombre cansado que albergaba una semilla ardiente de aprensión. “Hemos visto venir esto”, dijo. “Donald Trump no es un atípico; Es una culminación, una conclusión lógica de la retórica y las tácticas del Partido Republicano durante los últimos diez, quince o veinte años. Lo que me sorprendió fue el grado en que esas tácticas y retórica salieron de control”.

 

Durante medio siglo, de hecho, los líderes de la GOP han alimentado las llamas del resentimiento racial en los Estados Unidos. A través de un cálculo político y una retórica astuta, desde la “estrategia del sur” de Richard Nixon hasta las últimas acusaciones de fraude electoral en los distritos mayoritarios afroamericanos, hacerlo ha valido la pena en las urnas. “No había principios rectores”, dijo Obama. “No había nadie que dijera: ‘No, esto va demasiado lejos, esto no es lo que defendemos'”.

La semana pasada, el mundo observó al sucesor de Obama en la Casa Blanca, sin consolidar y desquiciado, actuando más o menos como Obama había predicho. En 2015, una semana después de que Trump declarara su candidatura, habló a favor de retirar la bandera confederada de la capital de Carolina del Sur: “Pónganla en un museo y déjenla ahí”. Pero la semana pasada, el presidente Trump hizo patente su indulgente simpatía por los neonazis, los miembros de KKK y los supremacistas blancos no afiliados, que marchaban con antorchas, rifles de asalto, clubes y consignas racistas y antisemitas por las calles de Charlottesville, Virginia. Un participante incluso adoptó una táctica de terror parecida a la de ISIS, dirigiendose directamente a una multitud de gente que se manifestaba pacíficamente contra los racistas. Trump había declarado una guerra de la cultura “America First” en su discurso inaugural, y ahora, como sus números en la encuesta cayeron, como perdió una y otra vez en los tribunales y en el Congreso, la investigación de Mueller, profundizó en su miserable historia de negocios.

¿Quién lo habría predicho? Cualquiera, en serio. Hace dos años, el Daily Stormer, el principal sitio de noticias neonazis del país, llamó a los hombres blancos a “votar por primera vez en nuestras vidas por el único hombre que realmente representa nuestros intereses”. Trump nunca rechazó el apoyo de esta corriente. Los invitó, los explotó. Con Stephen Bannon, el nacionalismo blanco ganó bienes raíces de primera clase en el ala oeste de la Casa Blanca. Bannon escribió mucho del discurso inaugural, y fue calificado como “El Gran Manipulador” en una historia de la portada del TIME que golpeó el ego presidencial. Pero Bannon ha estado marginado por meses. El viernes pasado, en la estela de Charlottesville, Trump finalmente lo despidió. Se dirige de nuevo a Breitbart News. Pero él era personal; Su partida no es decisiva. La cultura de esta Casa Blanca era, y sigue siendo, la de Trump.

Cuando Trump fue elegido, hubo quienes consideraron su historia e insistieron en que se trataba de una especie de emergencia nacional, y que normalizar esta Presidencia era una peligrosa ilusión. Al mismo tiempo, hubo quienes, con espíritu de paciencia y cortesía nacional, sostuvieron que Trump era “nuestro Presidente”, y que “se le debe dar una oportunidad”. ¿Ha tenido bastantes oportunidades? Después de su conferencia de prensa en el vestíbulo de Trump Tower el pasado martes, cuando ignoró los intentos escritos de regular sus impulsos y reveló sus verdaderas alianzas, no puede haber duda de quién es. Este es el hecho ineludible: el 9 de noviembre, Estados Unidos eligió a un ser humano deshonesto, inepto, desequilibrado e inmoral como Presidente y Comandante en Jefe. Trump ha demostrado ser inflexible a las apelaciones de decencia, unidad, moderación o hechos. Está dispuesto a poner en peligro la paz civil y el tejido social de su país simplemente para satisfacer su narcisismo y excitar las peores inclinaciones de sus seguidores principales.

 

Esta última indignación ha desalentado un poco al círculo de Trump; los directores de negocios, generales y funcionarios de seguridad, asesores e incluso miembros de la familia han descubierto su desesperación privada. Una de las imágenes más duraderas de la apariencia esquálida de Trump el martes fue la de su jefe de gabinete, John Kelly, que estaba escuchando a él con una mirada de vergüenza. Pero Trump todavía conserva el apoyo de aproximadamente una tercera parte del país, y de la mayoría del electorado republicano. La figura política que Obama consideró como una “conclusión lógica de la retórica y las tácticas del Partido Republicano” aún no ha desaparecido de la base del Partido.

La resistencia más importante a Trump tiene que provenir de la sociedad civil, de instituciones y de individuos que, a pesar de sus diferencias, creen en normas constitucionales y tienen un respeto fundamental por los valores de honestidad, igualdad y justicia. El imperativo es encontrar formas de contrarrestar y disminuir su influencia maligna no sólo en el ámbito abiertamente político, sino también en el social y cultural.

 

 

 

Texto publicado en The New Yorker por David Remnick

Foto: Archivo APO

En una investigación especial del sitio BuzzFeed News México, se detectó una falta de coincidencia entre información declarada por el entonces candidato a la gubernatura del Estado de México, Alfredo del Mazo,  sobre su declaración patrimonial.

 

El su 3de3 como se le conoce a las declaraciones que los políticos han entregado, el documento incluía los datos de una casa comprada de contado en 2016 en la delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México, supuestamente por 5.3 millones de pesos.

 

 

Sin embargo el sitio reporta que al acceder al Registro Público de la Propiedad de la gobierno capitalino, la casa de Del Mazo, primo del presidente Enrique Peña Nieto, tuvo en realidad un costo superior a los 31.5 millones de pesos. El inmueble se encuentra ubicado en la colonia Lomas de Chapultepec, muy cerca del Paseo de la Reforma y de la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec.

 

La diferencia que se le “pasó” declarar al priísta fue de 26.2 millones de pesos.

 

Durante su campaña a gobernador, Del Mazo declaró que “la presentación de mi (declaración) 3 de 3 atiende a la exigencia de los ciudadanos de transparencia, honestidad y rendición de cuentas, pero también lo hago por convicción, porque tengo una familia que quiero que se sienta orgullosa de mi trabajo y a la que quiero seguir viendo a los ojos”.
 
 
 
Con información de BuzzFeed News México / Foto: Archivo APO

Como ya se ha hecho costumbre, el presidente Donald Trump ocupó su red social para defender el uso de cuenta de Twitter como medio predilecto para dirigirse a todo el país.

 

“Los falsos medios de comunicación están trabajando muy duro para tratar de que no use redes sociales. Odian que yo pueda lanzar mi mensaje honesto y sin filtros”, aseguró en el primer mensaje al respecto.

 

 

En un segundo mensaje, aseguró que si el se hubiera dependido de las falsas noticias que emitieron medios como CNN, NBC, ABC, CBS, The Washington Post o The New York Times, habría tenido cero probabilidades de ganar Washington, haciendo referencia a la presidencia de su país.

 

 

Con estos mensajes, una vez defiende el uso de su cuenta de Twitter que tanto le ha sido criticado incluso por demócratas y algunos republicanos. Se ha sabido que diversos asesores han pedido al presidente contenerse en sus publicaciones, sin embargo el magnate ha hecho caso omiso a las recomendaciones.

 

Recientemente el diario The Washington Post reveló que la La Casa Blanca estudia poner en manos de abogados la supervisión de los mensajes que Trump en su cuenta de Twitter.

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO