Tag

Irán

Browsing

Esta mañana durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) negó que su administración tenga lazos con el gobierno de Irán, como se dio a conocer en el periódico Wall Street Journal (WSJ).

El mandatario relató que hace unos días alguien le comentó que un columnista mexicano había escrito que el diario estadounidense hablaba de que tenía información de vínculos del gobierno mexicano con el de Irán

Ante ello López Obrador opinó que el periódico no es objetivo, «la verdad es que ni leo eso. Si me preguntan les contesto que no es objetivo, me consta», enfatizó el presidente.

Hizo referencia a una columna escrita por la periodista Anastasia O’Grady, quien cita a “una fuente de inteligencia, confiable le aseguró que desde que López Obrador asumió la presidencia había establecido relaciones con el gobierno de Irán»:

“Qué importancia le puedo dar a eso nada. No me quita el tiempo», indicó López Obrador al señalar que dedica poco tiempo a polemizar con sus adversarios.

AMLO aseguró que está enfocado en México, en transformar al país a través de una fórmula sencilla: combatiendo la corrupción y la impunidad, y lo que se ahorre destinarlo al bienestar del pueblo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, propuso este martes trabajar para que un nuevo acuerdo negociado por el presidente Donald Trump reemplace el tratado internacional firmado entre Irán y las grandes potencias para impedir que Teherán desarrolle armas nucleares.

Johnson hizo la propuesta al indicar que «si vamos a prescindir de él, entonces necesitamos reemplazarlo».

Reino Unido, Francia y Alemania son los tres países europeos que firmaron en 2015, junto a Estados Unidos, China y Rusia, el acuerdo con Irán sobre su programa nuclear y están intentando rescatarlo desde que Washington lo denunció y abandonó en 2018, provocando que Irán dejase de aplicar algunas disposiciones.

Ante el incumplimiento por Teherán, las tres potencias europeas decidieron el martes activar el mecanismo de resolución de disputas.

Precisaron, sin embargo que con esto «no se suman a la campaña que tiende a ejercer una presión máxima contra Irán», dando a entender que no querían unirse a la política de sanciones de Estados Unidos.

En entrevista con la televisión pública BBC, Johnson subrayó que «desde la perspectiva estadounidense» el actual acuerdo es «defectuoso, además de que fue negociado por el presidente (Barack) Obama». «Desde su punto de vista tiene muchos, muchos defectos», subrayó.

Por ello, propuso que se debe reemplazar con un acuerdo de Trump. «Eso es lo que necesitamos. Creo que sería una gran forma de avanzar», aseguró.

En su opinión, «el presidente Trump es un gran negociador». «Lo dice él y lo dicen muchos», afirmó, al tiempo que llamaba a «trabajar juntos para reemplazar este acuerdo y obtener el acuerdo de Trump en su lugar».

Irán efectuó este martes varios arrestos vinculados con el derribo involuntario de un avión civil ucraniano por uno de sus misiles la semana pasada cerca de Teherán, coincidiendo con la tercera noche de protestas en sus calles por la gestión gubernamental de esta tragedia.

Las fuerzas armadas iraníes reconocieron el sábado su responsabilidad en la catástrofe del vuelo PS572 de Ukraine International Airlines, derribado por error el 8 de enero por un misil iraní, poco después de haber despegado de Teherán, causando la muerte de sus 176 ocupantes.

Previamente, Teherán había negado durante al menos dos días la hipótesis de que el avión hubiese sido derribado por un misil.

Este martes, en una intervención en la televisión, el ministerio de Justicia anunció estas detenciones aunque sin precisar el número de personas implicadas. «Se ha llevado a cabo una exhaustiva investigación, y algunas personas han sido detenidas» anunció el martes el portavoz del ministerio de Justicia, Gholamhossein Esmaili.

Poco antes, el presidente iraní Hasan Rohani había dicho que se debe «castigar» a todos los responsables de la catástrofe del Boeing ucraniano. «Para nuestro pueblo es muy importante que cualquier persona que haya tenido culpa o haya sido negligente en este asunto» sea llevado ante la justicia, dijo Rohani en un discurso retransmitido por la televisión. «Todos los que deban ser castigados lo serán», insistió.

Irán está sometido a presión internacional para que se lleve a cabo una investigación exhaustiva y transparente sobre la tragedia aérea, que además ha desatado la molestia de los propios iraníes.

El avión ucraniano, que se dirigía a Kiev, fue derribado mientras las fuerzas iraníes se hallaban en alerta tras haber lanzado una serie de misiles contra bases en Irak que albergan a soldados estadounidenses. Irán lanzó estos misiles en represalia por el asesinato, pocos días antes, del general Qasem Soleimani, jefe de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución, abatido el 3 de enero en Bagdad por un dron norteamericano.

Al respecto, el presidente Rohani dijo que pese a que «la raíz de estos males procede de Estados Unidos (…) ello no puede ser una razón para que nosotros no revelemos todas las causas» que provocaron el desastre aéreo.

El presidente también pidió a los responsables de su país que expliquen por qué se tardó tanto tiempo en anunciar la verdadera causa de la tragedia del avión ucraniano.

Representantes de cinco naciones cuyos ciudadanos murieron cuando el avión en el que viajaban fue derribado por Irán la semana pasada se reunirán en Londres el jueves para discutir posibles medidas legales, confirmó el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania.

En los márgenes de una visita oficial a Singapur, Vadym Prystaiko dijo que los países también debatirán sobre la compensación y la investigación del incidente.

Las 176 personas a bordo del vuelo murieron en el accidente del miércoles, minutos después de que el avión despegara del aeropuerto de Teherán.

Prystaiko dijo que las indicaciones de Irán de que el avión de Ukrainian International Airlines fue derribado mientras volaba cerca de una base militar sensible en un momento de alta tensión eran «tonterías». Añadió que Teherán había aceptado entregar las cajas negras del avión a Kiev para su investigación.

«Hemos creado un grupo de ministros de asuntos exteriores de las naciones en duelo. El 16 de enero nos reuniremos en persona en Londres para discutir las formas, incluidas las legales, sobre cómo vamos a seguir esto», dijo Prystaiko.

Agregó que las cinco naciones incluían a Canadá, que tenía al menos 57 ciudadanos en el vuelo, Suecia, Afganistán y un quinto país del que no se reveló el nombró. Canadá ya dijo que estos cuatro países y Reino Unido han establecido un grupo de coordinación para apoyar a las familias de las víctimas.

Muchas de las personas que murieron a bordo del avión eran iraníes con doble nacionalidad.

Después de llevar días negándolo, Irán reconoció el sábado que sus militares habían derribado el avión en lo que calificó de «desastroso error». Prystaiko dijo que Ucrania no fue informada por Irán de que iba a asumir la responsabilidad antes del anuncio público.

Teherán dijo que sus defensas antiaéreas dispararon por error mientras la república islámica estaba en alerta después de que un misil iraní atacara objetivos estadounidenses en Irak, y que el avión fue confundido con un «objetivo hostil» después de que se dirigiera a una base militar sensible de la Guardia Revolucionaria cerca de la capital.

«Esto son tonterías porque nuestro avión fue grabado y confirmado, iba dentro de la ruta internacional que le fue asignada por los despachadores (…) Nada fue extraordinario», dijo Prystaiko, agregando que los investigadores dijeron que las últimas palabras del piloto fueron «todo está bien a bordo y voy a cambiar al piloto automático».

Irán negó este lunes haber intentado «encubrir» su responsabilidad en la tragedia del avión de pasajeros ucraniano derribado por error el miércoles cerca de Teherán.

Las fuerzas armadas iraníes reconocieron el sábado su responsabilidad en la catástrofe del vuelo PS572 de Ukraine International Airlines, derribado el 8 de enero por un misil iraní muy poco después de haber despegado de Teherán.

Sin embargo, el jueves y el viernes, la Organización de la Aviación Civil iraní y el gobierno seguían negando la hipótesis de que el avión hubiese sido derribado por un misil, mencionada ya desde el miércoles a la noche por el gobierno de Canadá.

Las 176 personas a bordo del avión, iraníes y canadienses en su mayoría, murieron en el percance.

«En estos días de tristeza, hubo críticas a los responsables y las autoridades del país. Algunos responsables fueron acusados incluso de mentir y de intentar encubrir lo ocurrido, cuando, verdadera y honestamente, ese no fue el caso», dijo este lunes el vocero del gobierno iraní, Ali Rabii.

«La verdad es que no mentimos. Mentir es disfrazar la verdad de manera intencional y concienzuda. Mentir es encubrir informaciones. Mentir es conocer un hecho y no decirlo o deformar la realidad», agregó Rabii.

El portavoz indicó que lo que ellos dijeron el jueves pasado, estaba basado en las informaciones que habían sido presentadas al conjunto del gobierno y según las cuales no había ningún vínculo entre el accidente y un disparo de misil.

El anuncio de la responsabilidad de las fuerzas armadas provocó una ola de indignación en Irán.

El sábado por la noche, una ceremonia en homenaje a las víctimas en una universidad de Teherán se transformó en manifestación contra las autoridades al grito de «muerte a los mentirosos», antes de ser dispersada por la policía.

El domingo por la noche, movilizaciones de una amplitud difícil de evaluar tuvieron lugar en la capital iraní, según videos publicados en las redes sociales que no pudieron ser autentificados. El jefe de la policía de Teherán declaró este lunes que recibió órdenes de actuar con «moderación» frente a las manifestaciones contra las autoridades tras el derribo por error del avión civil ucraniano.

El gobierno alemán había exhortado este lunes a Irán a permitir que se produzcan «protestas de forma pacífica y libre».

El presidente iraní, Hasan Rohani, prometió una «exhaustiva investigación» sobre el desastre aéreo, durante una conversación el domingo por la noche con el primer ministro sueco Stefan Lofven, según indicó su oficina.

Irán negó firmemente este viernes la versión según la cual el avión ucraniano que se estrelló el miércoles pasado cerca de Teherán fue derribado por un misil, tal y como afirman varios países, entre ellos Canadá, que perdió a varios de sus ciudadanos.

El accidente, en el que murieron 176 personas, en su mayoría iranocanadienses pero también británicos, suecos y ucranianos, ocurrió de madrugada, poco después de que Irán disparara misiles contra bases militares en Irak donde hay soldados estadounidenses.

El ataque se produjo en respuesta al asesinato de un alto militar iraní, mediante disparos desde un dron estadounidense en Bagdad.

Canadá y Reino Unido aseguraron que el avión, un Boeing 737, fue derribado por un misil iraní, probablemente por error, y se publicaron varios vídeos en las redes sociales que apuntan hacia esa hipótesis.

«Una cosa es segura, este avión no fue alcanzado por un misil», declaró el presidente de la Organización de la Aviación Civil iraní (CAO), Ali Abedzadeh, en una rueda de prensa en Teherán.

El vuelo PS752 de la compañía Ukraine Airlines International (UAI) despegó de Teherán en dirección de Kiev y se estrelló dos minutos más tarde.

Un vídeo de unos veinte segundos muestra imágenes de un objeto luminoso que sube rápidamente hacia el cielo y toca lo que parece ser un avión.

«Hemos visto algunos vídeos», dijo Abedzadeh. «Confirmamos que el avión estuvo en llamas durante unos 60 o 70 segundos» aunque, según él, asegurar que «fue alcanzado por algo no es correcto desde el punto de vista científico».

«La información en las cajas negras es absolutamente crucial» para la investigación, dijo Abedzadeh. «Cualquier declaración antes de que se extraigan los datos no es una opinión de experto», subrayó.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció este jueves que varias fuentes de inteligencia, incluidos los servicios canadienses, sugieren que el Boeing 737 que se estrelló cerca de Teherán el miércoles fue «derribado por un misil tierra-aire iraní».

«Tenemos información de múltiples fuentes, incluidos nuestros aliados y nuestros propios servicios», que «indica que el avión fue derribado por un misil tierra-aire iraní. Puede que no haya sido intencional», dijo en una conferencia de prensa.

En el maro de las declaraciones del primero ministro canadiense, se confirmó que el ministro de Relaciones Exteriores de dicho país, Francois-Philippe Champagne, conversó anoche por teléfono con su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif.

Los dos intercambiaron condolencias por las víctimas de ambos países en el accidente que sufrió el avión de Ukraine International Airlines.

En la conversación, Champagne enfatizó la necesidad de que se conceda a los funcionarios canadienses un rápido acceso a Irán para ofrecer servicios consulares, ayudar con la identificación de los fallecidos y participar en la investigación del accidente.

Recordemos que Canadá e Irán no han tenido relaciones diplomáticas formales desde que Canadá cerró su embajada en Irán en 2012. Diplomáticos iraníes fueron expulsados en ese entonces de Canadá.

El Boeing 737 de la compañía Ukraine International Airlines que se estrelló el miércoles en Teherán, causando la muerte de 176 personas, tuvo que dar media vuelta poco después de despegar debido a un «problema», según los primeros elementos de la investigación iraní.

En Ucrania, el presidente Volodimir Zelensky decretó este jueves una jornada de duelo nacional.

«La prioridad para Ucrania es establecer las causas de esta catástrofe», dijo el mandatario. Prometió que saldría la «verdad», después de enviar a 45 expertos ucranianos a Teherán para participar en la investigación.

El vuelo PS752 de UIA desapareció de los radares tras dos minutos de vuelo.

La Organización de la Aviación Civil (CAO) iraní indicó el jueves que el «el piloto no transmitió ningún mensaje de radio sobre circunstancias inusuales».

Sin embargo, el informe preliminar de la CAO afirma que de acuerdo a testigos presenciales «se observó un incendio en el avión que se hacía más intenso».

Tras el inicio de este fuego, cuyo origen todavía se desconoce, «el avión que se dirigía al principio hacia al oeste para salir de la zona del aeropuerto, giró hacia la derecha debido a un problema y estaba en el camino de regreso al aeropuerto cuando se estrelló» cerca de la localidad de Chahriar, al oeste de la capital iraní, según la CAO.

Esta organización dio a entender que los testigos serían personas que se encontraban en tierra y otras que estaban en un avión que volaba a mayor altitud que el Boeing en el momento del percance.

La CAO señaló asimismo que este jueves se llevó a cabo una primera reunión entre expertos iraníes y ucranianos.

Según Zelensky, los expertos de su país tienen que participar en el «descifrado de las cajas negras» y se encargarán de «identificar y repatriar» a las víctimas ucranianas.

Las autoridades de Kiev indicaron que se están barajando siete hipótesis, entre ellas la de un disparo de misil, la de un atentado y la un problema técnico.

Según la diplomacia ucraniana, a bordo del Boeing había 82 iraníes, 63 canadienses, 10 suecos, 4 afganos y 3 británicos. Otros 11 eran ucranianos, incluidos nueve tripulantes.

La CAO indicó que 146 pasajeros tenían pasaporte iraní, 10 un pasaporte afgano, cinco un pasaporte canadiense, cuatro un pasaporte sueco y 11 ucraniano.

La diferencia se explica por la presencia de numerosos binacionales (entre ellos 140 iraníes-canadienses), que sólo pueden entrar y salir de la República Islámica previa presentación de su pasaporte iraní.

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves tener «sospechas» sobre el accidente aéreo, al mismo tiempo que funcionarios estadounidenses informaron que Irán lo había derribado por error.

Funcionarios no identificados dijeron a medios locales que los sistemas de defensa aérea iraníes probablemente derribaron por error el Boeing 737 de la compañía Ukraine International Airlines, que se estrelló el miércoles matando a las 176 personas a bordo.

«Tengo mis sospechas», dijo el mandatario. «Estaba volando en un vecindario bastante duro y alguien podría haber cometido un error». «Algunas personas dicen que fue mecánico. Personalmente no creo que eso esté siquiera en cuestión», dijo Trump, agregando que «sucedió algo muy terrible».

Dos cohetes impactaron este miércoles en las inmediaciones de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, situada en el perímetro de la Zona Verde, que alberga un gran número de sedes diplomáticas y edificios gubernamentales.

Una fuente del Ministerio de Interior iraquí que pidió el anonimato confirmó la caída de dos proyectiles tipo Katyusha en esta zona de la capital iraquí, sin que por el momento se haya informado de víctimas o daños materiales.

Este es el tercer ataque de este tipo en los últimos cinco días en el centro de Bagdad, donde ya cayeron proyectiles los pasados sábado y domingo, en uno de los casos acompañados de impactos también en la base militar de Al Balad, donde hay presencia de tropas estadounidenses.

Uno de los cohetes del pasado fin de semana causó heridas a cinco civiles tras caer en una vivienda cercana a la Zona Verde.

Todo ello se produce en medio de una grave escalada de tensión en Oriente Medio desencadenada tras el ataque de EEUU en Bagdad que el viernes acabó con la vida del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC), general Qasem Soleimaní, y líderes de las milicias Multitud Popular, apoyadas por Teherán.

Irán respondió anoche a esta acción con el lanzamiento de misiles contra dos bases militares que albergan a tropas estadounidenses en el oeste y norte de Irak, un ataque que no causo víctimas, según han confirmado fuentes de Bagdad y Washington.

Grupos integrados en la Multitud Popular, agrupación iraquí progubernamental, mayoritariamente chií y que perdió a su número dos en la acción de Estados Unidos que acabó también con la vida de Soleimaní, han amenazado con lanzar acciones contra objetivos estadounidenses como venganza.

Sin embargo, los ataques con cohetes contra la Zona Verde son relativamente frecuentes y se han venido produciendo a menudo con anterioridad al estallido de la escalada entre Washington y Teherán en los últimos días.

El presidente Andrés Manuel López Obrador  (AMLO) se pronunció esta mañana sobre el conflicto entre Estados Unidos e Irán.

AMLO reiteró hoy su postura de neutralidad ante la tensión que se vive entre los países, e hizo votos porque se evite un conflicto armado.

«No al uso de la fuerza, no a la guerra, esa es la postura de nuestro país. Nosotros estamos por la búsqueda de soluciones pacíficas y en una postura de neutralidad, de no intervención», dijo en su conferencia de prensa matutina.

Sostuvo que la postura de México es de respeto a la decisión que toman las naciones y al mismo tiempo exhortar a que no haya guerra, que no haya confrontación armada, y que impere el diálogo.

«No a la guerra, si a la paz», declaró el mandatario.

Al ser cuestionado sobre las fluctuaciones del dólar y el peso, así como el precio del petróleo debido al conflicto entre EUA e Irán, y cómo esto afectará la economía mexicana, López Obrador dijo que esperaba que se lograra un acuerdo con el diálogo entre los países.

«Mientras sea yo presiente de los Estados Unidos, Irán jamás podrá tener un arma nuclear», dijo el presidente Donald Trump al inicio del mensaje que ofreció esta mañana, en el que trató de tranquilizar a los estadounidenses después de que Irán llevara a cabo ataques con misiles a bases militares en Irak.

Trump dijo que Estados Unidos no sufrió víctimas en los ataques de la noche de ayer, y confirmó que los daños materiales fueron menores. «El Ejército de los Estados Unidos está listo para lo que sea necesario», dijo el republicano.

El mandatario aseguró que Irán podría suavizar su posición y guardar «mesura», lo cual es bueno para ellos (Estados Unidos e Irán) y para el mundo. Indicó que el servicio de alerta ante los ataques funcionó correctamente, lo cual ayudó a evitar bajas.

Lamentó que durante los últimos años, muchos países han permitido a Irán una conducta «inaceptable», al promover el terrorismo en la región. Ante ello, dijo que evitaron que un terrorista pusiera en peligro de ciudadanos estadounidenses, refiriéndose a la operación en que perdió la vida del general iraní Qasem Soleimani.

«Con su muerte, estamos enviando un mensaje claro a los terroristas del mundo. Siempre responderemos y los haremos responder por sus actos», dijo Trump.

Adelantó que se analiza imponer nuevas sanciones económicas contra el régimen de Irán, adicionales a las ya impuestas, mientras dicho país no cambie de política.

Acusó que cuando se firmó el acuerdo nuclear con Irán, se le entregaron 152 mil mdd, dinero que ocupó para financiar el ataque de ayer a las bases militares, además de que promovió el terrorismo en la región.

Trump hizo un llamado a países aliados a desmarcarse de manera definitiva de lo que queda del acuerdo nuclear de Irán, y actuar conjuntamente para lograr un acuerdo, que incluya a Irán, que promueva la tranquilidad en todo el mundo.

Adelantó que solicitará a la OTAN que participe de manera estrecha en lo que suceda en medio oriente.

«Queremos para ustedes un gran futuro (…) Estados Unidos está listo para estrechar su mano y para ver por la paz», finalizó Trump en un mensaje al pueblo iraní.

Un avión comercial ucraniano con 176 personas a bordo, principalmente iraníes y canadienses, se estrelló este miércoles en Irán poco después de despegar de Teherán, sin dejar supervivientes.

El incidente se produjo en un momento de fuertes tensiones en Oriente Medio y sucedió poco después de que Teherán lanzara misiles contra tropas estadounidenses basadas en Irak.

Sin embargo, nada apuntaba que ambos acontecimientos estuvieran relacionados y el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, exigió que se evite cualquier «especulación».

La televisión oficial iraní emitió imágenes del lugar del accidente en las que se ve a los socorristas de la Media Luna Roja iraní buscando en un terreno en el que hay restos materiales esparcidos.

El vuelo PS752 de Ukraine International Airlines (UIA) había despegado a las 06:10 hora local del aeropuerto Imán Jomeini de Teherán rumbo al aeropuerto Boryspyl de Kiev, pero desapareció de los radares minutos después.

El Boeing 737 se estrelló en unos terrenos agrícolas a unos 45 km al noroeste del aeropuerto, según medios estatales. Tanto responsables ucranianos como iraníes descartaron cualquier posibilidad de encontrar supervivientes.

La Autoridad de la aviación civil iraní anunció que se encontraron las dos cajas negras del aparato, pero descartó entregárselas a Estados Unidos. «No le daremos las cajas negras al constructor ni a los estadounidenses», señaló Ali Abedzadeh, director de la Organización de la Aviación Civil de Irán, citado por la agencia Mehr.

Según la diplomacia ucraniana, a bordo del avión iban 82 iraníes, 63 canadienses, 10 suecos, cuatro afganos, tres alemanes, tres británicos y once ucranianos, incluyendo a nueve miembros de la tripulación.

Citado por la agencia de información semioficial Isna, el vicegobernador de la provincia de Teherán, Mohamad Taghizadeh, precisó que había 15 niños en el avión. Otros trece pasajeros eran estudiantes de la universidad Sharif de Teherán, una de las más prestigiosas del país, según Isna.

La compañía UIA afirmó que el avión había sido sometido a una revisión técnica hace dos días.

El presidente ucraniano, que interrumpió sus vacaciones en Omán para volver a Ucrania, ordenó la apertura de una investigación y anunció que se inspeccionará «toda la flota aérea civil» ucraniana, independientemente de las causas del incidente.

Zelenski también advirtió contra posibles «especulaciones» sobre el accidente y pidió que no se difundan «versiones no verificadas de la catástrofe».

Irán llevó a cabo este miércoles un ataque con misiles contra dos bases militares en Irak en las que hay soldados estadounidenses, como represalia a la muerte del general iraní Qasem Soleimani.

En plena noche y en tan solo media ahora, un total de 22 misiles balísticos cayeron sobre las bases de Ain al Asad y Erbil que albergan a militares extranjeros, entre ellos algunos de los 5,200 soldados estadounidenses desplegados en Irak.

Según el ejército iraquí, los bombardeos no causaron muertos entre sus filas. La televisión estatal iraní dijo que al menos 80 estadounidenses murieron en este ataque, una información que no se ha confirmado.

«Se están evaluando los daños y las víctimas. Hasta ahora ¡todo va bien!, se limitó a decir el presidente Donald Trump en la red social Twitter.

Tanto el gobierno iraquí como las fuerzas de la coalición fueron avisadas directa o indirectamente de la inminencia de un ataque, según fuentes iraquíes y militares.

Los ataques se produjeron exactamente a la misma hora en que un dron estadounidense mató a Soleimani cerca del aeropuerto de Bagdad, el 3 de enero. La operación de este miércoles se llamó «mártir Soleimani», en honor a este popular general, considerado el arquitecto de la estrategia de Teherán en Oriente Medio.

El guía supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, afirmó que la operación fue «una bofetada en la cara» de Estados Unidos; pidió que la venganza vaya aún más lejos. «La presencia corrompida de Estados Unidos en la región debe terminar».

«No retrocedemos» frente a Estados Unidos, se felicitó por su parte el presidente iraní Hasan Rohani.

Esta fue la primera respuesta militar iraní tras la muerte del general y las reacciones no se hicieron esperar. La Unión Europea lo calificó de «escalada». El Reino Unido, Francia y Alemania condenaron con firmeza el accionar de Teherán.

En Bagdad, el presidente Barham Saleh lamentó este ataque y pidió que su país no se convierta en un «campo de batalla» regional.

Los miedos a una escalada regional o a un conflicto directo entre Irán y Estados Unidos siguen presentes, pero los dirigentes de ambos países parecen querer calmar los ánimos y han enviado mensajes que dan a entender que no quieren una guerra.

«No estamos buscando una escalada o la guerra», dijo el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, explicando que las represalias fueron «proporcionadas» y se daban por «terminadas».

En Irak, el Hashd al-Shaabi, coalición de grupos paramilitares proiraníes, amenazó a Estados Unidos con una «respuesta» tan «importante como la efectuada por Irán y que durará hasta que se marche el último soldado estadounidense».

ELos Guardianes de la revolución iraníes, ejército ideológico de la República Islámica, aconsejaron a Washington, en un comunicado, que retire sus tropas de la región «con el fin de evitar nuevas pérdidas», y amenazaron a Israel y a los gobiernos «aliados» de Estados Unidos «que ceden sus bases al ejército terrorista».

Antes del ataque con misiles lanzado por Irán, varios Estados miembros de la coalición internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos anunciaron su intención de retirar a sus tropas o a parte de ellas de Irak, después de que las bases en las que están desplegados sufrieran varios disparos con morteros en las últimas semanas.

Una retirada de las tropas estadounidenses «sería lo peor que puede ocurrir a Irak», aseguró Trump.

WordPress Lightbox Plugin