Tag

Juan Guaidó

Browsing

Juan José Márquez, tío del líder opositor venezolano Juan Guaidó, fue detenido por autoridades venezolanas en Caracas tras ingresar al país con explosivos, confirmó hoy el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello.

“Fue detenido un señor, que dice ser tío de Juan Guaidó, porque traía dentro del avión un material muy peligroso, violó las normas de aeronáutica civil. Primero, entró a un vuelo de estos con chaleco antibala, eso está prohibido. A nombre de quién está esos chalecos antibalas, en la factura dice JJ Rendón. No lo declaró y lo traía puesto», anunció Cabello en el canal estatal VTV.

Juan José Rendón, conocido como JJ Rendón, es un estratega político venezolano perseguido por el chavismo que vive exiliado en Estados Unidos desde 2004.

Márquez fue puesto a la orden de las autoridades nacionales, al arribar en compañía de Guaidó, quien terminó el miércoles una gira internacional para pedir el respaldo de diversos representantes.

Cabello detalló que tras una revisión del teléfono del detenido, encontraron pruebas que revelan su “contacto telefónico con un funcionario del Servicio Secreto de Estados Unidos, de nombre Charles.

Cabello detalló que Márquez también portaba linternas que en su interior tenían sustancias químicas presumiblemente C-4, al igual que cápsulas de recarga de perfumes pero con presuntos elementos dañinos.

“Eso no es todo, este señor traía un control remoto y dentro de ese un pendrive, memoria con documento en inglés que detalla operaciones que iban a hacer contra Venezuela y que no puedo revelar por motivos de seguridad», dijo.

Sobre la denuncia realizada por Guaidó sobre la situación de su tío, Cabello cuestionó, “¿Qué pensaron? ¿Que no lo íbamos a detener porque es tío de ‘Juanito Alimaña’? Que van a chillar, que chillen, pero si esto permite salvarle la vida a un venezolano se la vamos a salvar.

Por su parte la esposa de Guaidó, Fabiana Rosales, señaló que el gobierno venezolano realizó una “simulación de audiencia de presentación en los tribunales del estado de Vargas para el tío de su marido.

 

El líder opositor Juan Guaidó se juramentó este martes como presidente del Parlamento de Venezuela con los votos de diputados opositores, a pesar de que los militares intentaron impedir su entrada al recinto, además de los corte de luz sufridos en el Palacio Legislativo.

«¡Lo juro!», gritó Guaidó desde el podio presidencial de la unicameral Asamblea Nacional, único poder en manos de la oposición en Venezuela.

El opositor, quien al frente del Legislativo se proclamó mandatario interino en 2019, cargo reconocido por medio centenar de países, juró cumplir «en nombre de Venezuela (…) con los deberes de presidente encargado» para buscar una «solución a la crisis».

El diputado rival Luis Parra, autoproclamado el domingo presidente de la cámara con el apoyo del chavismo, presidió justo antes otra sesión. A la llegada de Guaidó, abandonó del hemiciclo.

Guaidó llegó a la sede del Congreso en una camioneta acompañado por una caravana de autobuses donde se trasladaban varios diputados de la bancada opositora, tras recorrer unos cinco kilómetros por el centro de Caracas sorteando varios piquetes policiales.

Luego de que Guaidó entonara el himno nacional venezolano junto a parlamentarios opositores, el Congreso quedó a oscuras por un corte eléctrico, momento en que varios diputados iluminaron el recinto con las linternas de sus celulares.

Cuando Guaidó abandonaba el Parlamento, miembros de grupos prochavistas acusados por la oposición de ser el «brazo armado» del gobierno, le arrojaron una pequeña granada de gas lacrimógeno. El líder opositor salió ileso.

Varios periodistas sufrieron agresiones de estos colectivos, según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), principal agrupación del gremio periodístico en el país caribeño.

El gobierno venezolano anunció este viernes que presentará evidencias ante la Fiscalía General para que emprenda una investigación sobre el supuesto vínculo del líder opositor Juan Guaidó con narcotraficantes colombianos tras la polémica desatada por la difusión de fotografías en las que aparece junto a dos miembros de uno de esos grupos.

Guaidó rompió el viernes el silencio que había mantenido tras la difusión de las fotografías junto a los jefes del grupo delictivo Los Rastrojos, Albeiro Lobo Quintero, alias Brother, y Jhon Jairo Durán, alias Menor, y dijo en una entrevista con la emisora colombiana Blu Radio que «era difícil saber quién me pedía fotos».

El jefe de la Asamblea Nacional expresó que durante la travesía que realizó de Venezuela a Colombia, en la que debió sortear varios bloqueos de vías de las autoridades para acudir al concierto benéfico que se realizó el 22 de febrero en Cúcuta, se tomó muchas fotos y sostuvo que era «difícil discriminar quién pide una foto».

Pero el ministro de Relaciones Interiores, mayor general Néstor Reverol, lo acusó de tener «vinculación directa» con los líderes de Los Rastrojos, señalados de participar en actividades de narcotráfico, contrabando de combustible, asesinatos y reclutamiento de menores, y dijo que el gobierno consignaría las evidencias en la Fiscalía General para que se inicie una investigación y se «haga justicia».

Desde el palacio presidencial Reverol afirmó que Guaidó «fue custodiado por estas organizaciones narco paramilitares colombianas» en febrero en su paso por la frontera y mostró algunas fotografías del opositor junto a supuestos paramilitares.

Guaidó atribuyó esas acusaciones a una acción que busca «distraer la atención» y retó Reverol, y al fiscal general Tarek William Saab a que detengan a los «narcoterroristas» y miembros de grupos guerrilleros colombianos que están en Venezuela.

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, llamó a sus seguidores a no caer en la inacción ante el miedo, luego de movilizaciones que la prensa internacional calificó como «tímidas» para repudiar una ofensiva del oficialismo tras el fallido alzamiento militar contra el presidente Nicolás Maduro.

En la plaza Alfredo Sadel, en el este de Caracas, una zona de mayoría opositora, Guaidó habló ante unas 2,000 personas, lo que según los medios, fue una baja asistencia frente a las multitudinarias marchas que ha liderado semanas atrás.

«Llegamos al momento histórico: o somos presas del miedo, de la desesperanza, de la inacción (…) o nos mantenemos unidos en las calles, con esperanza, con fuerza», dijo el jefe del parlamentario, reconocido como presidente interino por más de 50 países.

Guaidó hizo un llamado para que «no descansemos» un solo día hasta lograr el cambio en Venezuela. Se comprometió a que el movimiento que él encabeza no descansará a pesar de la persecución y del hostigamiento que viven.

Y es que Guaidó corre el riesgo de ser detenido en cualquier momento, luego de perder su fuero parlamentario en abril pasado.

«¿Hasta cuando podemos resistir como sociedad?», preguntó este sábado Guaidó, refiriéndose a la persistente crisis económica y social que se vive en su país, la peor de su historia reciente.

El autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, reapareció este miércoles en Caracas en una manifestación en la que celebró que miles de personas estén las calles protestando contra el gobierno de Nicolás Maduro «a pesar de la intimidación».

Y es que luego de la movilización que encabezó este martes y que buscaba sacar a Nicolás Maduro de Miraflores, Guaidó permaneció medio día en las calles de Caracas, en las concentraciones que se presentaron.

Horas más tarde, Guaidó fue llevado a una casa de seguridad de la cual se desconocía su ubicación, con el fin de garantizar su protección ante posibles represalias por parte del gobierno de Maduro.

La oposición dio a conocer que sería la tarde ayer, cerca de las 18:00 horas (Caracas) que ofrecería un mensaje para pedir a la gente que no dejara las calles y para dar a conocer la ruta que habría que seguir. Finalmente, Guaidó no reapareció en las calles.

Se limitó a emitir un mensaje videograbado en el que calificó como un “día histórico en el país” por dar inicio a la fase definitiva del cese de la usurpación.

Fue este miércoles, en las marchas que se viven en Venezuela con motivo del día de trabajo y las convocadas por la oposición que Guaidó reapareció.

Dijo que la movilización seguirá adelante, y pidió a todos los venezolanos “tender la mano” a todos los militares para que apoyen y respalden la libertad que Venezuela necesita. «Todos hablaremos con los militares, los sumaremos a nuestra causa, igual que a los empleados públicos. Estamos en el camino correcto, todo lo que hemos hecho nos ha traído hasta aquí».

Sobre las acusaciones que han hecho a la oposición de orquestar un golpe de Estado, Guaidó dijo que “la única forma de que haya un golpe de Estado, es que me detengan. Por el contrario, hoy los valientes militares y civiles que damos un paso adelante estamos con nuestra Constitución».

Al decir que el régimen creyó que habían llegado a su máximo nivel de expresión, dijo que se equivocaron, pues a partir de mañana darán inicio los paros escalonados, hasta lograr una huelga general.

Reconoció que muchos venezolanos han dado hasta la vida a lo largo de las últimas semanas. “Pedir más a veces es injusto. Pero se los pido porque siempre he dado la cara. Mientras mantengamos la presión en las calles, estaremos más cerca», remató Guaidó.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, estaba preparado para salir del país el martes por la mañana ante el llamado al levantamiento del líder opositor Juan Guaidó, reveló el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

En entrevista con la cadena CNN, Pompeo indicó que pese a los reportes que tuvieron, Maduro revirtió su plan luego de la intervención de Rusia.

«Tenían un avión en la pista. Estaba listo para partir esta mañana, según sabemos. Los rusos le indicaron que debía quedarse», dijo Pompeo.

Por su parte el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que su Gobierno no formó parte de las negociaciones entre miembros de la oposición venezolana y el ministro de Defensa Vladímir Padrino para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

«EE.UU. no fue parte de esas negociaciones, las negociaciones eran entre venezolanos», dijo Abrams.

Abrams y John Bolton, el asesor de seguridad nacional de La Casa Blanca, afirmaron hoy que Padrino está en contra de Maduro y ha estado negociando con la oposición.

«En el último mes o dos, ha habido unas interesantes negociaciones entre venezolanos, dentro del régimen y fuera sobre el retorno a la Constitución», explicó Abrams.

El diplomático señaló que, en esas conversaciones, participaron Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno, y el Comandante de la Guardia de Honor Presidencial y director General de Contrainteligencia Militar, Iván Rafael Hernández Dala.

Como parte de las negociaciones, se había acordado que Padrino, Moreno y Hernández Dala mantendrían su puesto una vez que Guaidó se hiciera con el poder.

«El acuerdo era que iban a retener sus posiciones. Pero creo que lo importante es saber que esto no era algo repentino. Es parte de un largo proceso, de intentar restaurar la Constitución», dijo el funcionario estadounidense.

Como resultado de los enfrentamientos que se registraron este martes a las afueras de la base aérea «La Carlota», horas después de que el líder opositor Juan Guaidó encabezara un levantamiento militar contra el mandatario, se informó de al menos 69 heridos.

Entre los lesionados se encuentra un coronel de la Guardia Nacional que recibió un disparo de arma de fuego en el cuello.

Las autoridades del municipio capitalino de Chacao indicaron esta tarde que en su registro de salud había al menos 69 heridos: 41 heridos por balas de goma, dos por disparo de arma de fuego, 21 por traumatismos y tres por problemas respiratorios.

El movimiento liderado por Guaidó parecía tener un apoyo militar limitado aunque hasta ahora ha sido el desafío más serio para el gobierno de Maduro desde que el opositor, respaldado por Estados Unidos y decenas de países, se declaró presidente interino en enero tras acusar al gobierno de usurpar el poder por lograr la reelección en elecciones consideradas fraudulentas.

Los eventos comenzaron esta madrugada cuando Guaidó, flanqueado por unas pocas docenas de guardias nacionales y algunos vehículos blindados, difundió un video en el que convocó a civiles y otros miembros de las fuerzas armadas a unirse a la «Operación Libertad» para derrocar a Maduro.

Junto a él se encontraba Leopoldo López, el opositor más prominente de la nación, quien no había sido visto desde que fue detenido en 2014 y luego condenado por dirigir disturbios contra el gobierno. López dijo que había sido liberado de su arresto domiciliario por las fuerzas de seguridad que se habían adherido a una orden de Guaidó.

Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, miembros del Grupo de Lima, emitieron un posicionamiento en el que expresaron su pleno respaldo al proceso «constitucional y popular» que inició esta mañana el presidente encargado, Juan Guaidó, en Venezuela.

Indicaron que lo que se busca es recuperar la democracia en Venezuela, por lo que rechazaron que se trate de un golpe de Estado.

Exigieron el pleno respeto a la vida, la integridad y la libertad de todos los venezolanos, y en particular, de todos los miembros de la Asamblea Nacional y de todos los líderes de las fuerzas políticas democráticas venezolanas, así como la liberación inmediata de los presos políticos.

Aprovecharon para hacer un llamado a la Fuerza Armada Nacional de Venezuela para manifestar su lealtad a Guaidó, y para que, «fieles a su mandato constitucional de estar al servicio exclusivo de la Nación y no al de una persona, cesen de servir como instrumentos del régimen ilegítimo para la opresión del pueblo venezolano y la violación sistemática de sus derechos humanos».

Pidieron a Nicolás Maduro a cesar la usurpación y abandonar el poder, con el fin de que pueda empezar la transición democrática, la normalización constitucional y la reconstrucción económica y social de Venezuela.

Señalaron a Maduro y a los cuerpos armados y de inteligencia al servicio de su régimen, como responsables de la violencia que se vive en las calles del país, y que se ha usado para reprimir a quienes buscan la transición democrática y el restablecimiento del Estado de Derecho.

Finalizaron indicando que el Grupo de Lima quedará en sesión permanente, y anunciaron que representantes de los gobiernos que integran el grupo se reunirán de manera presencial el próximo viernes 3 de mayo en Lima, Perú.

El presidente estadounidense, Donald Trump, expresó hoy el respaldo de su Gobierno «al pueblo de Venezuela y su libertad», en referencia al levantamiento del líder opositor Juan Guaidó frente al gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

«Estoy siguiendo muy de cerca la situación en Venezuela. ¡EEUU respalda al pueblo de Venezuela y su libertad!», escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Las palabras del mandatario se producen después de que otros miembros de su Gobierno, como el vicepresidente, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, mostrasen su apoyo a Guaidó.

Por su parte el presidente turco Recep Tayyip Erdogan condenó el «intento de golpe» en Venezuela.

«Como país que luchó contra golpes de Estado y que ha experimentado las consecuencias negativas causadas por golpes, condenamos el intento de golpe en Venezuela» dijo Erdogan, quien se ha mostrado como uno de los aliados del presidente Nicolás Maduro.

El contralor general de Venezuela, Elvis Amoroso, anunció este jueves la inhabilitación del jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente encargado del país, para el ejercicio de cargos públicos durante 15 años.

Amoroso señaló que se «presume» que Guaidó «ocultó o falseó» datos de su declaración jurada de patrimonio, y a su vez recibió dinero de instancias internacionales y nacionales sin justificar.

Por su parte el líder opositor desconoció la inhabilitación que le fue impuesta por el contralor Elvis Amoroso, ya que dijo, dicho funcionario fue nombrado ilegalmente.

«No es contralor. No lo es (…), ni existe una inhabilitación (…). el Parlamento legítimo es el único que puede designar un contralor», aseveró Guaidó, recordando que Amoroso fue nombrado por la oficialista Asamblea Constituyente, controlada por el gobierno de Nicolás Maduro.

Quien también reaccionó al respecto fue el gobierno de Estados Unidos, quien calificó como «ridícula» la inhabilitación al líder opositor venezolano. «Es ridículo», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino.

El Grupo de Contacto Internacional (GCI) sobre Venezuela también condenó la inhabilitación anunciada. Condenó «la reciente decisión del contralor general de Venezuela de inhabilitar a Juan Guaidó» y considera que ese tipo de decisiones «menoscaban aún más los esfuerzos para conseguir una solución pacífica y democrática a la crisis en Venezuela».

El autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, arrancó este sábado una gira por el país para organizar una movilización nacional hacia el palacio de Miraflores en Caracas, siguiente paso en su estrategia para sacar del poder al presidente Nicolás Maduro.

«Iniciamos una etapa nueva (…), vamos a visitar todos los estados posibles, vamos a organizarnos muy bien en la operación libertad por el cese definitivo de la usurpación», dijo Guaidó, reconocido como presidente encargado por más de 50 países encabezados por Estados Unidos.

Ante miles de seguidores en la ciudad de Valencia (norte), el jefe parlamentario explicó que serán conformados «comandos por la libertad», células que movilizarán a la base opositora. Adelantó que «muy pronto», cuando haya recorrido y organizado cada rincón del país, se dirigirán a Miraflores a «reclamar lo que es del pueblo».

Sin embargo, el líder opositor no indicó fecha para llevar a cabo dicha marcha.

Guaidó insistió en que sus partidarios deben estar «muy organizados» para evitar una «confrontación», y les pidió convencer a los militares y funcionarios que conozcan de que abandonen a Maduro.

«Todas las opciones están en la mesa con responsabilidad, con fuerza, pero depende de nosotros, cualquier opción nos debe encontrar movilizados», reiteró el opositor, quien no descartó pedir una intervención militar extranjera.

Paralelamente, cientos de partidarios de Maduro marcharon en el centro de Caracas, a la vez que la Fuerza Armada inició dos días de ejercicios para blindar la infraestructura hidroeléctrica tras el apagón del 7 de marzo que paralizó el país durante una semana.

Diosdado Cabello advirtió ante miles de chavistas que la «oligarquía (…) no volverá a entrar al palacio del pueblo revolucionario».

El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, autorizó este lunes al autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, declarar un «estado de alarma nacional» debido a la «calamidad» que atraviesa la nación por un apagón que cumple ya 4 días.

Los diputados de la bancada opositora aprobaron de forma unánime el decreto, que se entiende «como modalidad del estado de excepción» y regirá por 30 días.

Y es que Venezuela sufre desde el pasado jueves un fallo del servicio eléctrico que afecta aún a gran parte del país y que, según el Gobierno de Nicolás Maduro, ocurrió luego de un «ataque cibernético» a la central hidroeléctrica de Guri, que abastece a cerca del 70 % del territorio.

Al respecto, Guaidó convocó para mañana a manifestaciones en todo el país  a protestar por el apagón. «Mañana, a las tres de la tarde, toda Venezuela a las calles», dijo el también jefe legislativo.

Por su parte el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, dijo esta tarde que el gobierno extendió por 24 horas la suspensión de actividades laborales y educativas por el apagón que ya lleva más de 90 horas.

El ministro, en una declaración transmitida en la televisión oficial, recomendó ahorro en el consumo de energía.

 

WordPress Lightbox Plugin