Tag

negociación

Browsing

En su tercer parada por Chiahuahua, de visita por Parral, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a cambiar la forma de referirse al episodio que se vivió la semana pasada con Estados Unidos y la posible imposición de aranceles.

«Acaba de suceder una situación especial. Tuvimos que enfrentar una amenaza del gobierno de Estados Unidos que quería cobrar impuestos a las mercancías que se producen en México y se venden en Estados Unidos», dijo AMLO cuando en los eventos previos se refirió a dicha situación como una «crisis» y más tarde como una «difícil situación».

López Obrador recordó que se pudo resolver el problema, porque en vez de caer en la provocación y en el enfrentamiento, su gobierno decidió buscar la conciliación para mantener la amistad con el gobierno de Estados Unidos, con el presidente Trump, y sobre todo con el pueblo estadounidense.

El mandatario enfatizó que durante los días en que se realizó la negociación, en Estados Unidos mucha gente apoyó a México: tanto ciudadanos como autoridades.

Recordó que en un encuentro de alcaldes de Canadá, de Estados Unidos y de México que se realizó en Los Cabos, algo que le conmovió mucho fue que el alcalde de Los Ángeles se levantó a hablar y dijo: ‘Yo estoy con México, porque mis abuelos eran de Parral’.

Fue en ese momento cuando AMLO hizo un llamado a toda la ciudadanía a seguir apoyando al gobierno, pues dijo, lo que él encabeza es un gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo. Dijo que él solo no podría conducir al país.

En ese sentido, mencionó que al llegar a Chihuahua lo primero que hizo fue visitar al gobernador Javier Corral en el Palacio de Gobierno, demostrando que no existe con ninguna diferencia con el mandatario local. Adicional reconoció que el presidente municipal de Parral también lo acompaña, y se trabaja de manera coordinada.

Desde la cancillería, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, ofreció una conferencia de prensa en la que ofreció detalles sobre lo conversado y negociado con el gobierno de Estados Unidos la semana pasada.

Ebrard resaltó que es «inusual» dar a conocer un informe pormenorizado sobre lo que discute en un acuerdo de esta naturaleza, pero dijo, esta vez se hace pues el gobierno federal tiene la convicción de que haya total transparencia.

El funcionario mexicano indicó que al llegar a la reunión que sostuvieron el miércoles 5 de junio, se argumentó ante la delegación estadounidense, que estuvo encabezada por el vicepresidente Mike Pence, lo siguiente:

  • México ha implementado diversas acciones para responder al flujo irregular de personas, aunque reconoció que había más que hacer.
  • Las acciones que México ha llevado a cabo han dado buenos resultados para ordenar el transito de migrantes.
  • Se está persiguiendo a las redes de traficantes de personas.
  • Despliegue gradual de 6 mil elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur.
  • Modernización de puntos fronterizos en la frontera sur, reforzamiento de puntos de control e intercambio de información con EUA.
  • Solicitar a EUA que acelere la resolución de las solicitudes de asilo que recibe.
  • Manifestar la confianza de que las acciones descritas ayudarán a que el flujo migratorio disminuya.
  • Aumento sustancial en el número de solicitudes de asilo en nuestro país.

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence, insistió en que su país quería que se suscribiera un acuerdo de tercer país seguro, pues dijo que eso podría disminuir el numero de migrantes que llegan a su país. Mike Pence, secretario de Estado, les reconfirmó que el presidente Donald Trump estaba interesado en encontrar una respuesta al tema migratorio, por lo que estaba convencido de que la imposición de aranceles podría obligar a resolver el problema.

El canciller reconoció que la delegación mexicana planteó que la respuesta al fenómeno migratorio debe ser regional, pues los países de la región deben de intervenir para ayudar a encontrar una solución, por lo que más que una cuerdo de tercer país seguro, se debían explorar otras opciones tales como un sistema de gestión migratoria regional.

Ebrard señaló que durante las reuniones posteriores, Estados Unidos siguió insistiendo en la firma de un acuerdo de tercer país seguro, a lo que México reiteró que no compartía dicha visión, además de que era algo que no podían firmar en ese momento, pues desconocían su contenido, aunado a que tendría que ser el Senado quien lo autorizara.

Para el viernes 07 de junio, se detalló que la posición de EUA seguía siendo la misma, firmar acuerdo de tercer país seguro, además de que ampliar la sección 235 en todos los puntos fronterizos entre ambos países.

Por la tarde, explicó el colaborador de AMLO, se integró un borrador de los acuerdos alcanzados, que incluían las tres propuestas de México (despliegue de la Guardia Nacional; instrumentación de la sección 235; detonar el desarrollo de Centroamérica), además de una sección que hablara sobre posibles medidas en caso de que lo propuesto no diera los resultados esperados.

De ahí, los abogados de ambos países acordaron los plazos en que se podrían alcanzar los resultados deseados. Dicho borrador fue presentado al presidente Donald Trump.

Confirmó que la tarde del viernes, conversó con el presidente Donald Trump, con quien habló sobre el acuerdo que se discutía, lo que permitió que se concretara lo expuesto en Washington por ambas delegaciones.

Ebrard dijo lo que se logró fue un «plazo de 45 días» para demostrar que lo propuesta daría resultados o bien, para que se prepararan mejor ante una nueva ronda de negociaciones, en las que dijo, saben que se discutirá la opción del tercer país seguro o alguna política parecida.

El canciller concluyó su exposición para afirmar que lo que se obtuvo fue un resulta positivo, especialmente la no imposición de los aranceles, además de que se pudo transmitir al gobierno de Estados Unidos la visión que tiene México para combatir el fenómeno migratorio.

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que se lograron avances durante la reunión de 90 minutos en la Casa Blanca entre el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, y altos funcionarios estadounidenses y que «algo muy dramático podría suceder» en los próximos días.

Negociadores estadounidenses y mexicanos retomaron las conversaciones este jueves, con poco tiempo para evitar la amenaza del presidente Donald Trump de implementar aranceles la próxima semana.

«Le dijimos a México que los aranceles van» si no se llega a un acuerdo, declaró Trump a los medios este jueves mientras viajaba a Francia para asistir a una ceremonia para conmemorar el 75 aniversario del desembarco de Normandía. «Tienen que tomar acción», afirmó.

No está claro cuánto se puede avanzar hacia un acuerdo hasta que Trump regrese a Washington luego de una gira de una semana por Europa.

«Si no se llega a un acuerdo, los aranceles a nivel del 5 por ciento comenzarán el lunes, con incrementos mensuales según lo programado», escribió previamente Trump en Twitter.

“¡Mientras más elevados sean los aranceles, mayor será el número de empresas que volverán a Estados Unidos!”, señaló.

La máxima del sexto presidente de EU, John Quincy Adams, sigue vigente hoy: Estados Unidos no tiene amistades permanentes, sino intereses permanentes. Y con este postulado debe lidiar México. Hoy los intereses de Estados Unidos los representa, nos guste o no, Donald Trump.

Ante los impulsos que rayan en la irracionalidad de Trump, Andrés Manuel López Obrador tiene dos alternativas: confrontarlo o abrazarlo.

Si decide la confrontación, AMLO debe tomar en cuenta la asimetría económica y política de los antecedentes de otros gobiernos que han optado por esta ruta. Canadá, con Justin Trudeau, y los europeos, encabezados por Angela Merkel y Emmanuel Macron, han optado por ponerle un alto a Trump. Los resultados no han sido favorables. Pero, aun así, México puede optar por esta vía ya que tenemos la ventaja geográfica para meterle presión a Estados Unidos con nuestras decisiones.

México podría decidir, por ejemplo, buscar y anunciar una alianza con China en materia tecnológica. Hoy hay una guerra en esta área por ver quien logra desarrollar las comunicaciones utilizando la red 5G. Los chinos, con la empresa Huawei, están amenazando con quedarse con esta medalla que algunos ven como el símbolo de quien
será la gran potencia en el siglo XXI.

Trump se encuentra justo en estos momentos de gira en Londres con el propósito no solamente de codearse con la realeza. Lo que más le interesa es convencer al gobierno inglés de no permitir que sea Huawei quien participe en el desarrollo de la red 5G en Reino Unido. Si gran Bretaña accede a dejar que Huawei participe en su red 5G, Estados Unidos ha dicho que podría dejar de colaborar en varios temas, incluyendo inteligencia, con Reino Unido, ya que eso implicaría comprometer la seguridad ante una China a la que acusa de espionaje a través del desarrollo de esta tecnología.

 

Columna completa en El Universal

Este viernes, el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard anunció el inicio de las negociaciones con Estados Unidos a través de llamadas telefónicas con Jared Kushner, principal asesor de la Casa Blanca, y Mike Pompeo, secretario de Estado de dicho país.

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que el canciller viajaría a Washington, junto con otros miembros del gobierno, para iniciar negociaciones con el vecino del norte, luego de que el presidente de EUA, Donald Trump, anunciara que a partir del 10 de junio se aplicará un arancel gradual, que inicia en 5 por ciento, a todos los productos importados desde México.

Esto debido a que Trump considera que México no ha hecho lo suficiente para detener a los migrantes centroamericanos y de otros países que viajan a EUA para pedir asilo.

Ante esto, el mandatario mexicano, a través de una carta, le propuso a Trump profundizar el diálogo y buscar alternativas al problema migratorio.

A través de su cuenta de Twitter, Ebrard afirmó que en las conversaciones escuchó «interés y respeto» hacia la carta de López Obrador dirigida a Trump.

Previo a su partida hacia Washington, Ebrard afirmó que la afluencia de migrantes centroamericanos que se dirigen a Estados Unidos, así como el alto consumo de drogas en dicho país, no son responsabilidad de México.

Finalmente, el canciller mexicano informó que la cumbre para resolver el diferendo de EUA con nuestro país será el miércoles en Washington y que Mike Pompeo encabezará la delegación norteamericana. Y remató: «Seremos firmes y defenderemos la dignidad de México».

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó por mayoría de votos nuevas medidas de racionalidad y disciplina presupuestarias e instruyó a Juntas Locales y Distritales a implementar procesos innovadores que ayuden a afrontar las condiciones de austeridad.

El Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova, explicó que con dicho proyecto, no sólo se da cumplimiento a lo que establece la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, sino que reafirma el compromiso del Instituto con la austeridad y eficacia en el uso de recursos públicos.

“Ningún órgano del Estado ha tomado decisiones de esta naturaleza, atendiendo justamente a la responsabilidad de esta institución y a la coincidencia de la misma, respecto de los momentos de precariedad o de dificultad económica que ha enfrentado la sociedad mexicana”, sostuvo.

Lorenzo Córdova dijo que, pese al difícil contexto en que se colocó al INE con el recorte de 950 millones de pesos a su presupuesto para el 2019, para no poner en riesgo ninguno de los derechos de las y los ciudadanos, ni las condiciones de equidad en la competencia, se está en negociaciones con la Secretaria de Hacienda para solicitar una ampliación presupuestal.

Pese al cabildeo que se hace con Hacienda, el consejero presidente enfatizó que el INE no dejará de lado el compromiso con las medidas de austeridad, «que siempre han sido acompañadas por este Instituto”.

 

A menos de una semana de la fecha límite impuesta por Estados Unidos para lograr un nuevo pacto comercial en América del Norte, el lento avance en temas clave ha puesto en duda si Canadá y EUA podrán llegar a un acuerdo a tiempo, reveló al diario The Star un funcionario canadiense.

Entre los puntos conflictivos se encuentra una concesión que México hizo a Estados Unidos que exime a algunas compras en línea del impuesto a las ventas. Canadá no está dispuesta a hacer lo mismo.

Ese punto muerto, junto con otros obstáculos, podría evitar que las negociaciones formales se reanuden a tiempo para cumplir con el plazo del 30 de septiembre fijado por el presidente estadounidense Donald Trump para que Canadá suscriba el acuerdo ya alcanzado entre los Estados Unidos y México.

Trump ha dicho que un nuevo acuerdo comercial de América del Norte se enviará al Congreso la próxima semana, con o sin Canadá a bordo.

El acuerdo con México aumenta la exención de impuestos para compras en línea a $100 dólares, pero también exime las compras en línea de menos de $100 dólares del impuesto a las ventas, dijo un funcionario canadiense, que habló bajo condición de anonimato para discutir los problemas clave.

«Si aplicamos eso a Canadá, por ejemplo, si te conectas a CanadianTire.ca y compraste algo por $80 dólares, tendrías que pagar impuestos, pero si compras en Amazon de Estados Unidos no pagarías si aceptamos lo que los mexicanos aceptaron», dijo el funcionario.

«Sería una injusticia fundamental que no podamos cumplir. Por lo tanto, la opinión del gobierno canadiense es que dar una ventaja fiscal injusta a los minoristas estadounidenses sobre los minoristas canadienses simplemente no está a discusión».

Desde el jueves, cuando la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, salió de Washington, ambas partes han expresado sus puntos de vista sobre una serie de cuestiones, pero no mucho ha cambiado desde entonces, dijo el funcionario. Se espera que Freeland se reúna este martes en el marco de la cumbre de la ONU con su contra parte estadounidense, Robert Lighthizer.

 

 

Con información de The Star

Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, consideró que a pesar de la polémica que ronda las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Estados Unidos quiere un acuerdo con Canadá, dada la relevancia que representa el mercado de su país para esa nación.

“Creo que EUA quisiera un acuerdo, también Canadá, el ánimo, la atmósfera en la mesa de negociaciones es absolutamente positiva, y creo que también es importante para los canadienses recordar que el comercio, por definición, no es una calle de un solo sentido, claro que el comercio con EUA es importante para Canadá, pero Canadá es importante para EUA también, somos el mercado más grande para EUA, más grande que China, Japón y el Reino Unido juntos”, dijo en una entrevista a un medio canadiense.

De acuerdo con la canciller, a estas alturas de las pláticas que sostienen los países desde hace más de un año, Canadá sabe lo que EUA necesita para obtener un acuerdo y viceversa, “lo que se necesita para materializarlo es más flexibilidad”, aseguró Freeland.

Cabe recordar que uno de los temas que está deteniendo las discusiones es el acceso de productos lácteos estadounidenses al mercado canadiense.

El coordinador de la bancada del Partido Verde en la Cámara de Diputados, Arturo Escobar, reconoció que sí hubo negociaciones con Morena para que legisladores pasaran a su bancada, pero descartó que tuvieran que ver con la licencia que se le otorgó a Manuel Velasco.

Escobar indicó que fue su homólogo de Morena, Mario Delgado, quien lo buscó para negociar la transferencia de cinco diputados, pues se le estaba «complicando» sumar los 251 que necesitaban para tener mayoría absoluta.

Detalló que el acuerdo que se hizo con Morena, fue para que impulsaran programas de atención prioritaria al cáncer infantil, tema que dijo, fue causa suficiente para ceder a sus legisladores. Incluso dijo el acuerdo «nos salió baratísimo».

Escobar aclaró que aunque sus los legisladores forman parte ya de la bancada de Morena, mantendrán su militancia al Partido Verde.

 

Con información de Reforma / Foto: Archivo APO

El presidente Donald Trump confirmó esta tarde los comentarios ‘extraoficiales’ que hizo sobre las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el gobierno de Canadá.

Como se ha hecho costumbre, fue a través de sus redes sociales que confirmó lo que el diario Toronto Star reveló este viernes. Acusó a la agencia Bloomberg de haber violado el acuerdo de que las declaraciones no se harían públicas.

“Oh, bueno, solo más informes deshonestos. Estoy acostumbrado a eso. ¡Al menos Canadá sabe lo que pienso!», añadió Trump.

Recodemos que las declaraciones que fueron filtradas por el diario canadiense indicaban que Trump no estaba comprometido con las renegociaciones del acuerdo comercial con el gobierno de Justin Trudeau, y que en caso de que se llegara a un acuerdo, este sería bajo las condiciones que el equipo negociador de su país pusiera.

 

Con información de Reuters / Foto: Archivo APO

La principal negociadora comercial de Canadá se unirá este martes a sus homólogos mexicano y estadounidense en Washington en un intento por seguir siendo parte del TLCAN.

Canadá está bajo presión para aceptar nuevos términos sobre el comercio de autos y las reglas de solución de controversias, luego de que Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo bilateral como parte de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, se une a las conversaciones después de un paréntesis de varias semanas, mientras Estados Unidos y México resolvían los desacuerdos bilaterales pendientes en la renegociación del acuerdo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado con seguir imponiendo aranceles a los automóviles fabricados en Canadá si ese país no se une a sus vecinos y advirtió que esperaba concesiones en las protecciones lácteas canadienses.

El denominado sistema de gestión del suministro de Canadá, que incluye los productos lácteos, equilibra la producción canadiense con el consumo interno, fija los precios e impone aranceles elevados para limitar las importaciones.

No obstante, el portavoz de Freeland dijo que Canadá sólo firmaría un nuevo acuerdo si es bueno para su país.

México y Estados Unidos podrían resolver los temas remanentes en las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en las próximas horas o en los siguientes días, afirmó este miércoles el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

“Esperamos que podamos tener una solución (a los temas entre México y EUA) en las próximas dos horas o en los dos próximos días. Vamos a tratar de cubrir los temas que aún tenemos delante de nosotros”, dijo Guajardo en el marco de su llegada a las reuniones con el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer.

De acuerdo con el funcionario mexicano, la incorporación canadiense a la mesa de negociación dependerá de los avances que tenga la negociación de este miércoles con Lighthizer.

«Lo que estamos haciendo es tratar de resolver los asuntos más importantes entre Estados Unidos y México. Eso llevará a una reunión trilateral con Canadá», puntualizó Guajardo.

Con relación a conseguir un “apretón de manos” con la administración de Trump en los temas relativos al acuerdo, Guajardo afirmó que no se puede asegurar eso, ya que dependerá de cómo fluyan las conversaciones.

 

 

 

Con información de Reuters

Representando un aumento significativo de 11 puntos desde diciembre de 2017, el 56% de los canadienses aprueba el trabajo que el gobierno de Justin Trudeau está haciendo en las negociaciones en curso sobre el TLCAN con Estados Unidos y México. Solo el 24% lo desaprueba y el 20% no está seguro.

De acuerdo con investigaciones de Pollara sobre las percepciones, preferencias y expectativas públicas con respecto a las negociaciones del TLCAN, la opinión pública se ha mantenido estable desde diciembre de 2017, excepto por este aumento notable en las calificaciones de aprobación, que ha ocurrido en todas las provincias canadienses.

Las preferencias canadienses por el resultado de las negociaciones permanecen claras. Una mayoría (55%; +1) continúa queriendo un nuevo acuerdo del TLCAN solo si hay concesiones moderadas o menores hacia Estados Unidos, ya que pocos apoyan un acuerdo que haga grandes concesiones.

Las expectativas públicas no han cambiado desde diciembre. Cuatro de cada diez (42%) esperan que las negociaciones produzcan un TLCAN revisado que sea un acuerdo justo (23%) o demasiado favorable para Estados Unidos (19%). Otro tercio(25%) espera que el TLCAN sea cancelado, ya sea sin un reemplazo inmediato a la vista (8%) o reemplazado por acuerdos individuales entre dos países (17%). Menos de uno de cada diez (7%) espera que el TLCAN emerja sin cambios, y aproximadamente una cuarta parte (26%) no está seguro.

Notablemente, la mayoría de los canadienses siguen sintiendo que el TLCAN ha sido bueno para Canadá (49%; +3) y su provincia (46%; +4), con pocos sintiendo que ha sido malo (16%), pero alrededor de dos de cada diez no están seguros.

 

Encuesta completa en pollara.com