Tag

partidos

Browsing

En el marco de la XL sesión extraordinaria del Consejo Político del PRI, que encabezó la tarde de ayer su Presidente Nacional, Enrique Ochoa, se indicó que después de la tragedia que se vivió por los sismos y sus réplicas “la sociedad respondió con una demostración impresionante de solidaridad hacia las personas afectadas”.

 

 

“El PRI supo responder a la exigencia social y en solidaridad con nuestros hermanos afectados por el desastre natural, fuimos los primeros en aportar 258 millones de pesos, el 100% de nuevo financiamiento público por lo que resta del 2017, destinados estrictamente a la reconstrucción nacional y a la atención a las familias damnificadas por los sismos”, indicó Ochoa Reza y añadió que su partido logró encontrar un mecanismo respetuoso de las leyes para hacer su donación “sin violar las disposiciones electorales de nuestro país”.

 

Aseguró que dicha ruta fue propuesta a todos los partidos políticos para juntar entre todos cerca de mil millones de pesos para la reconstrucción, y subrayó que sólo el Partido Verde, Encuentro Social y Movimiento Ciudadano, se sumaron a la labor de apoyo. “Lamentablemente los demás partidos, con excusas insalvables, intentan salirse por la tangente. Ni el PAN, ni MORENA, ni el PRD le han cumplido al pueblo de México”.

 

“Dijeron que destinarían el cien por ciento del financiamiento público a los esfuerzos de reconstrucción y entre simulaciones y evasivas, simplemente no lo han hecho. El apego al dinero público, el apego de Anaya, Barrales y López Obrador a ese dinero, debería darles vergüenza”, enfatizó el priísta, e hizo un llamado a los dirigentes a “recapacitar y expulsar la avaricia de sus corazones. Siempre es mejor dar que recibir, sobre todo hoy que el dinero del pueblo debe destinarse a la reconstrucción nacional. Que no se les olvide nunca: en México el pueblo manda”.

 

Hace poco vivimos el rechazo a los partidos políticos y el enaltecimiento de los ciudadanos que quisieran hacer lo que evidentemente los que gobernaban no podían: entregar resultados a los gobernados. Hoy hay más opciones ciudadanas que partidistas y se asoma el oportunismo de quienes quieren el poder por el poder, aun si es fuera de los partidos. Algunas de estas opciones se presentan como independientes siendo que poco antes de irse a inscribir estaban afiliados a algún partido.

 

El común denominador es que estamos rodeados de malos políticos, aun cuando se quieran envolver en el aura ciudadana.

 

Por un lado está el partido en el poder, el PRI, que sigue barajando sus opciones y cuya decisión principal parece depender de la decisión que tome el Frente Ciudadano por México sobre su candidato presidencial y no enfocado en los méritos de sus propias alternativas o en las propuestas de éstos por un mejor país.

 

Habla mucho del PRI que lleguen a la contienda sin que uno solo de sus militantes entusiasme, como sí les ocurrió hace seis años con Enrique Peña Nieto. Y que, siendo el partido en el poder, sientan la tentación de voltear a ver la opción de un no militante para quedarse con la presidencia.

 

El Frente Ciudadano por México pensaba llamarse Frente Amplio Opositor, lo cual hacía sentido con su intención de oponerse tanto al PRI de Peña como a Morena de AMLO. Pero también ellos -PAN, PRD y MC –  cayeron en la tentación de ciudadanizarse y lo hicieron modificando el nombre, aun cuando no hay nada que indique que se inclinarán por darle la candidatura presidencial a un ciudadano.

 

 

 

 

Columna completa en El Universal

 

La nueva encuesta de Buendía & Laredo revela que si bien un 32% de los encuestados ve en el Frente Ciudadano por México la opción con mayores posibilidades de ganar la Presidencia, el proyecto de Andrés Manuel López Obrador sigue manteniendo la delantera en cuanto a preferencia electoral.

 

Al medir la preferencia por partido, sin mencionar nombres, Morena se coloca a la cabeza con 22%; PAN con 19%; PRI con 16%; PRD 5%; MC 5%; PVEM 4%; PT 2% y PANAL 1%. Paralelamente el rechazo a partidos ubica al PRI en el primer lugar al sumar 41% de las opiniones; PAN y Morena empatan con 13%; PRD se queda con 8%; el resto de los partidos alcanza una respuesta negativa igual o menor a 4%.

 

79% de los encuestados está a favor de un cambio de partido en el poder, mientras que un 14% prefiere continuidad al PRI. De los que están a favor de un cambio 21% cree que Morena debe ser la opción de cambio; 19% prefiere al PAN; y el resto de los partidos obtiene 5% o menos.

 

Al realizar los famosos careos, las posiciones quedan de la siguiente manera:

 

CAREO 1

  • Ricardo Anaya – Frente Ciudadano 24%
  • Miguel Ángel Osorio Chong – PRI/PVEM/PANAL/PES 20%
  • Andrés Manuel López Obrador – Morena/PT 25%
  • Margarita Zavala – Independiente 8%
  • Marichuy – Independiente 3%
  • Pedro Ferriz de Con 3%
  • El Bronco 2%

 

CAREO 2

  • Miguel Ángel Mancera – Frente Ciudadano 22%
  • Miguel Ángel Osorio Chong – PRI/PVEM/PANAL/PES 22%
  • Andrés Manuel López Obrador – Morena/PT 27%
  • Margarita Zavala – Independiente 8%
  • Marichuy – Independiente 2%
  • Pedro Ferriz de Con 3%
  • El Bronco 2%

 

CAREO 3

  • Rafarl Moreno – Frente Ciudadano 19%
  • Miguel Ángel Osorio Chong – PRI/PVEM/PANAL/PES 23%
  • Andrés Manuel López Obrador – Morena/PT 27%
  • Margarita Zavala – Independiente 9%
  • Marichuy – Independiente 3%
  • Pedro Ferriz de Con 3%
  • El Bronco 2%
  • Armando Ríos Piter 1%

El Instituto Nacional Electoral (INE) informó que de acuerdo al último corte, se ha descontado un total de 118.7 millones de pesos a cuatro partidos políticos, y que serán canalizados al apoyo de damnificados que dejó el sismo .

 

Los descuentos aplicados se detallan de la siguiente forma:

 

  • PRI: 83 millones 694 mil 832 pesos
    • 254 mil 174 pesos para el pago de multas
    • 83 millones 440 mil 658 pesos para los damnificados
  • Movimiento Ciudadano: 26 millones 110 mil 979 pesos
    • 972 mil 805 pesos para el pago de multas
    • 25 millones 138 mil 174 pesos los damnificados
  • PVEM: De una bolsa de 28 millones 168 mil 530 pesos de prerrogativas
    • 14 millones 084 mil 265 para el pago de multas
    • 3 millones 521 mil para los damnificados
    • 10 millones 563 mil 199 pesos los retuvo el partido
  • PES: de una bolsa de 19 millones 183 mil 507
    • 2 millones 455 mil para el pago de multas
    • 3 millones 401 mil 044 para los damnificados
    • 13 millones 326 mil 941 los retuvo el partido

Por su parte, Morena, PAN y PRD, quienes crearon sus propios fondos para los damnificados, al no confiar en que el dinero sea destinado a este fin recibieron :

  • Morena 31.7 millones de pesos
    • No presenta multas
  • PAN: 63 millones 286 mil 842 pesos
    • 69 mil pesos para pagar multas
  • PRD: 37.9 millones de pesos
    • 18.9 millones para pagar multas
  • Panal: 20.2 millones de pesos
    • 1.3 millones para pagar multas
  • PT: 18.1 millones de pesos
    • 295 mil pesos para pagar multas

 

 

 

Con información de Reforma / Foto: Archivo APO

JOSÉ WOLDENBERG

REFORMA

 

 

 

 

En solidaridad con Leonardo Curzio.

El malestar que flota en el ambiente en contra de los partidos políticos combina nutrientes profundos y prejuicios muy extendidos. Atender a los primeros y desmontar a los segundos parece ser una tarea de primer orden. Pero los propios partidos parecen dar la espalda a los auténticos problemas mientras alimentan las consejas más desinformadas y tontas que emergen de la sociedad. La mala conciencia de los dirigentes, sumada a la simpleza, el oportunismo y la demagogia están destruyendo las coordenadas de un debate medianamente racional. Y los adjetivos no son azarosos: demagogia, porque no intentan elevar el nivel de la comprensión y discusión sino se pliegan al mínimo común denominador que priva en la sociedad; simpleza, porque cualquier planteamiento moderadamente sofisticado no cabe en las fórmulas pegajosas de la mercadotecnia; y oportunismo, porque con esos recursos piensan en “ganar” a la mayoría. Perdieron la brújula.

 

Que los partidos, en conjunto, hubiesen destinado un porcentaje importante de sus recursos a las tareas de auxilio a las víctimas, reconstrucción de inmuebles, atención a los damnificados hubiese sido un gesto de solidaridad digno de ser apreciado. Es más, si cada uno lo hubiese realizado por su cuenta también. Pero no, acicateados por la fiebre del malestar interiorizado, empezaron una carrera desbocada para ver quién se flagelaba más y con mayor contundencia, hasta llegar a la peregrina iniciativa de suprimir por completo el financiamiento público. Sin reparar en la historia ni en las posibles derivaciones de esa iniciativa ni en un análisis comparado de lo que sucede en el mundo, desataron, diría el cínico, los mejores resortes de la demagogia de la mala. (La demagogia “buena” es aquella en la que el demagogo gana y los demás pierden, la demagogia “mala” es aquella en la que todos pierden incluyendo al demagogo).

 

Al parecer es obligado recordar lo elemental: solo hay dos grandes fuentes de financiamiento para los partidos: públicas y privadas. En nuestro caso se optó por la preeminencia de la primera para alcanzar tres objetivos estratégicos que mantienen su vigencia: a) los recursos públicos son más transparentes que los privados, b) sirven para equilibrar las condiciones de la competencia y c) deben ser un dique contra la injerencia de los donantes privados en los partidos. Suprimir ese financiamiento solo llevará a una mayor opacidad en el manejo de las finanzas, a un nuevo desequilibrio en las condiciones de la competencia y a una sumisión cada vez mayor de los partidos en relación a los grandes grupos económicos.

 

El tema además se discute en un ambiente de marcada irracionalidad. Escuchando y leyendo a algunos parecería que la salud de las finanzas públicas y las posibilidades de la atención a las víctimas y las tareas de reconstrucción dependen de dichos recursos. No se recuerda que el financiamiento público a los partidos en 2017 representó el 0.13 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación y que además ya se ha ejercido en un 75 por ciento. Se puede reducir, por supuesto, pero eliminarlo solo acarrearía secuelas peores.

 

También montada en la ola antipolítica, la dirigencia del PRI propone eliminar a los diputados y senadores plurinominales. No centran su argumentación en el núcleo duro del tema: las fórmulas de representación sino en el ahorro que ello implicaría. Con visión de tendero (que me perdonen los tenderos), se olvidan que lo crucial del tema es intentar traducir de la manera más exacta posible el porcentaje de votos en porcentaje de escaños. Y que la fórmula uninominal tiende de manera “natural” a sobrerrepresentar a la mayoría y subrepresentar a las minorías. No se percatan siquiera que en la mayor parte de los países de Europa y América Latina la fórmula plurinominal es hegemónica y parecen pensar que la vía natural para construir representación es la acuñada en la Gran Bretaña y Estados Unidos.

 

En lugar de dar un paso hacia adelante, por ejemplo, quitar el premio de sobrerrepresentación de 8 por ciento para la primera fuerza, quieren volver, en términos normativos, a los tiempos anteriores a los llamados diputados de partido (1963). Un dislate mayúsculo, que además resulta una apuesta de pronóstico reservado porque nadie puede saber a quién acabará beneficiando.

 

 

 

El líder nacional del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza, acusó que el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el partido Morena, no renunciaron de manera inmediata al dinero público del mes de octubre para destinarlo a los damnificados por los sismos.

 

Subrayó que los partidos de oposición le mintieron al pueblo de México al recibir el financiamiento del Instituto Nacional Electoral (INE), el cual se les entregará los primeros días de octubre. Acusó que eso es una abierta “simulación con la sociedad civil, a la que pretenden engañar diciéndole que darían esos recursos públicos para el apoyo a las personas afectadas”.

 

Ochoa Reza reiteró que los afectados por los sismos no pueden esperar, por lo que esos partidos deben pasar de las palabras a los hechos, pues desde el 22 de septiembre, los dirigentes del PAN, PRD y Morena se comprometieron a renunciar al financiamiento, sin embargo puntualizó, en los hechos, Anaya, Barrales y López Obrador se comportan de manera muy distinta, “le mienten al pueblo de México, pues no han renunciado al financiamiento público, y ahora es tarde para que devuelvan los recursos que corresponden a octubre”.

 

 

 

Ochoa Reza aseguró que “aquí es donde se distingue a aquellos que cumplen lo que prometen y quienes están en la simulación y en la demagogia. Esta es una muestra clara de lo que sería el improbable gobierno de Anaya, Barrales o López Obrador: la constante mentira al pueblo mexicano”.

 

 

 

En un intento por acomodarse a la situación que se vive actualmente tras los sismos de hemos vivido en las últimas semanas, los dirigentes de los principales partidos políticos han manifestado su posición respecto a la ayuda a los damnificados, sin embargo habría que tener claro que los partidos no pueden donar lo que no es de ellos, pues este dinero es algo que reciben de todos los mexicanos, por lo que más bien debería de entenderse como una devolución del recurso.

 

No te pierdas este análisis en voz de Ana Paula Ordorica…

 

 

Ante la tragedia del 19-S la respuesta de la clase política ha sido decir que quieren hacer ‘donativos’ para solidarizarse ante la tragedia. Pongo donativos entre comillas porque es difícil hablar de donar algo que de entrada les fue entregado del erario, pero hasta ahí llega la generosidad de la clase política.

 

Entre las propuestas de los partidos hay diferencias sobre como ‘donar’.

 

El PRI renunció ya formalmente a 258 millones de pesos que es el monto del financiamiento público de lo que resta de este año. Además, propuso una reforma que elimine diputados y senadores plurinominales y que a partir de ahora el financiamiento a los partidos se haga a través de recursos privados provenientes de donativos de militantes y simpatizantes, así como del público en general interesado en apoyar al partido de su elección.

 

Morena se comprometió a donar el 50 por ciento de su presupuesto y pidió que el dinero sea manejado por un fideicomiso especial y pidió que el INE done lo mismo. También proponen eliminar pensiones a ex presidentes y vender la flota aérea del gobierno.

 

El PAN dijo que renunciaría a todo aquello que legalmente no esté comprometido para este año, así como la renuncia total a su pauta de medios. Además, propone eliminar prerrogativas como seguro de gastos médicos y pagos de celulares a funcionarios públicos.

 

 

 

Columna completa en EL UNIVERSAL

El dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, hizo un llamada a cada partido político para sumarse a  la renuncia de los recursos públicos que recibiría cada uno en el ejercicio 2017, esto luego de que se presentara en copañía de otros líderes priístas ante el INE, donde formalizó su acción en favor de los damnificados del sismo.

 

 

 

 

Ochoa Reza dio a conocer las cifras que cada partido podría destinar a los damnificados del sismo si es que se suman a esta acción (montos aproximados):

 

  • Partido Acción Nacional,  190 millones de pesos
  • Partido de la Revolución Democrática, 113 millones de pesos
  • Partido del Trabajo, 54 millones de pesos
  • Partido Verde Ecologista de México, 84 millones de pesos
  • Partido Movimiento Ciudadano, 78 millones de pesos
  • PANAL, 60 millones de pesos
  • MORENA, 95 millones de pesos

 

El priísta aprovechó para indicar que “López Obrador que quiere apoyar a la población damnificada, lo hace de manera tramposa, porque su apoyo llegaría hasta las campañas de 2018, en algo más o menos como seis meses”.

 

 

Los dirigentes del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado, respectivamente, dieron a conocer el posicionamiento del Frente Ciudadano por México respecto a los recursos que se destinan a partidos políticos, en medio de la crisis que vive el país dados los recientes sismos.

 

“Hemos escuchado a los ciudadanos, tienen  toda la razón, el dinero de los partidos políticos debe destinarse al 10% para ayudar a las personas afectadas. Hacemos hoy un planteamiento de fondo sin sumulaciones y de largo alcance”, indicó Anaya en su mensaje.

 

“Eliminar al 100% el financiamiento público a todos los partidos. El dinero no debe provenir de los impuestos que paga la gente, debe de provenir de las aportaciones voluntarias de nuestros militantes y simpatizantes”, reza Dante Delgado.

 

Sin embargo, los dirigentes aprovecharon el mensaje para pedir acciones concretas en contra de la clase política. “Proponemos reducir los topes de campaña. basta de campañas costosas en un país con tantas necesidades (…) proponemos también reorientar de inmediato el presupuesto para apoyar a los damnificados y sus familias”, sostiene la perredista Alejandra Barrales.

 

“Exigimos un verdadero programa de austeridad, que entre otras cosas implique eliminar los seguros de gastos médicos de los altos funcionarios (…) eliminar viáticos, celulares, gasolina (…) y eliminar los altos costos de publicidad gubernamental”, afirman los dirigentes.

 

 

 

Foto: Archivo APO