Tag

pemex

Browsing

Pemex planea un fuerte recorte en el número de equipos de perforación de compañías privadas utilizados este año y previstos para el próximo, de acuerdo a un documento de planeación interna al que la agencia Reuters accedió.

El documento «Movimiento de Equipos, Programa Operativo Trimestral», detalla 76 suspensiones de plataformas este año, 14 planeadas para el campo más productivo de la empresa, Ku Maloob Zaap (KMZ), responsable de cerca de la mitad de la actual producción de petróleo de Pemex.

Las medidas de reducción de costos detalladas en el plan reflejan los recortes hechos por otros productores mundiales tras el colapso de la demanda y la caída de los precios este año, pero van en contra de la reiterada promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de aumentar, no de recortar, la producción de crudo.

El programa afectaría directamente a 10 compañías privadas de servicios petroleros que Pemex contrata para el uso de sus plataformas en tierra y mar.

Dicho plan dejaría ver que Pemex está buscando ejecutar un recorte de 40,000 millones de pesos, anunciado a finales de abril, alrededor del 15% de su presupuesto de inversión de este año.

La propuesta detalla además una reducción de plataformas de perforación marinas de 42 actuales a 20 en diciembre, mientras que los equipos en tierra bajarían de 43 a 29. Las reducciones propuestas para el próximo año son más pronunciadas, ya que las plataformas en el mar se reducirán a 14 y en tierra a sólo una para finales de 2021.

Entre las empresas mencionadas están la británica Seadrill así como importantes proveedores de servicios mexicanos Grupo R, propiedad del millonario Ramiro Garza, y Perforadora México, de la minera y ferroviaria Grupo México. Ninguna de estas empresas respondió inmediatamente a solicitudes de comentarios.

Las suspensiones de plataformas en KMZ eliminarían la perforación de nuevos pozos y la reparación de existentes el resto de este año, lo que probablemente reduciría la producción y costaría unos 5,000 empleos entre contratistas, según una fuente con conocimiento de la propuesta que pidió el anonimato.

La demanda de gasolina en México durante el primer mes de la contingencia sanitaria registró una caída de 34.9%, al promediar en 520.4 mil barriles diarios; sin embargo, la reducción fue de hasta un 50.11% a mediados de abril.

De acuerdo con información de la Secretaría de Energía (Sener), la disminución entre el 28 de marzo y el 1 de mayo fue de 279 mil barriles diarios en relación con los 799.4 mil barriles registrados en las mismas semanas de 2019.

Y es que luego de que se emitiera la declaratoria de emergencia el 30 de marzo, la demanda de gasolina en la semana terminada el 3 de abril bajó 26.34%, al pasar de 816 mil barriles a 601 mil; para el 10 de abril la disminución fue de 32.15% en relación los 793 mil barriles registrados en 2019 y ubicarse en 538 mil.

Sin embargo, el punto más bajo se registró en la semana 16 del año, concluida el 17 de abril, al situarse en 429 mil barriles diarios en promedio, una caída de 50.11% respecto a los 860 mil barriles del año anterior.

Una semana después, la demanda gasolina fue de 507 mil barriles diarios, una contracción de 33.81% en comparación con los 766 mil reportados en 2019; mientras que en la concluida el 1 de mayo fue de 527 mil barriles, una reducción anual de 30.83%.

Durante el mes de abril, el volumen de ventas de gasolina Petróleos Mexicanos (Pemex) cayó 40.08% respecto al mismo mes del año pasado, al pasar de 745.1 mil barriles diarios en promedio a 446.7 mil barriles diarios.

En términos económicos, las ventas de gasolina de Pemex en este lapso colapsaron 70.82%, ya que en el cuarto mes de 2019 representaron 42 mil 37.8 millones de pesos y este año se ubicaron en 12 mil 263 millones.

El precio de la gasolina en abril de 2020 promedio a nivel nacional fue de 15.10 pesos por litro, según datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), 22.64 por ciento menos respecto al mismo mes del año pasado.

SERGIO SARMIENTO

REFORMA

«Sostengo que lo justo no es

otra cosa que lo que conviene

al más fuerte».

Trasímaco

La secretaria de energía, Rocío Nahle, compartió ayer por Twitter «el último reporte de los avances de la construcción» de la refinería de Pemex en Dos Bocas. En un video mostró la cimentación de las áreas de proceso, lo que sin duda ha generado envidia en muchas empresas de construcción cuyas obras han sido detenidas porque el gobierno las consideró «no esenciales». La ley no se aplica a todos por igual en nuestro país.

Son muy extraños los criterios con los que se definen en esta emergencia sanitaria las actividades esenciales y las no esenciales. La producción de tequila, por ejemplo, es esencial, pero no la de cerveza. La industria farmacéutica o la de alimentos son esenciales, lógico, pero no la de empaques y envases, lo cual hace cada vez más difícil enviar los medicamentos y alimentos a los puntos de venta. Muchas fábricas deben seguir ofreciendo productos de todo tipo, entre ellos instrumentos médicos, pero las minas están cerradas, lo cual deja a muchas sin insumos básicos. Si llegamos a tener desabasto será por ineptitud, por falta de conocimiento sobre cómo funcionan las cadenas de producción y de distribución.

El gobierno de López Obrador se ha preocupado mucho por atender las exigencias del gobierno de Estados Unidos para que se abran las actividades que se encuentren en las cadenas de producción de las empresas estadounidenses, pero no muestra el mismo interés por atender los reclamos de las empresas mexicanas que han visto cerradas sus actividades a pesar de que podrían estar trabajando con las adecuadas medidas de salud.

Los criterios de cierre de empresas o tiendas son en buena medida irracionales. Favorecen a algunas firmas y consumidores, pero castigan a otras sin razón. Esto me quedó claro hace unos días cuando decidí comprar una bicicleta para trasladarme en estos días en que las restricciones a la circulación y al transporte público hacen más complicado de lo necesario acudir todos los días a mis programas informativos de radio y de televisión (clasificados como actividades esenciales). Quise primero adquirirla en una tienda especializada en bicicletas, pero estaba cerrada, porque no es un producto esencial. Busqué una en un Elektra cercano, que sí estaba abierto (aclaro interés: colaboro con TV Azteca, una empresa propiedad del mismo grupo corporativo), pero me dijeron que no podían vendérmela porque las autoridades dijeron a la tienda que podía mantener sus actividades esenciales, pero no las no esenciales, y la venta de bicicletas no lo es. Fui después a un Walmart y ahí sí había esas bicicletas no esenciales, solo que no me gustaron. Al final compré una en Amazon, pero nunca entendí los criterios para que en algunos lugares se pudiera vender una bicicleta y en otros no.

Las decisiones de las autoridades sobre qué actividades o productos son esenciales representan enormes diferencias en las posibilidades de supervivencia de un negocio en esta crisis. Las tiendas de electrónicos no telefónicos, por ejemplo, han tenido que cerrar ya que sus productos no se consideran esenciales, por lo que muchas pueden quebrar, pero los supermercados sí venden pantallas en lo que constituye un caso de competencia desleal.

Tenemos también el cierre forzoso de muchas empresas de construcción mientras que se exenta a las que están trabajando en los proyectos favoritos del presidente, como la refinería de Dos Bocas. Por eso resulta tan insultante el video de la secretaria de energía para todos aquellos que laboraban en obras que han tenido que cerrar.

Infodemia

Hemos pasado de las «benditas redes sociales» al cuestionamiento de la «infodemia» de las redes. Todo el que aplauda al presidente es bendito, quienquiera que lo cuestione es generador de pandemias informativas.

Twitter: @SergioSarmiento

Una de las industrias más afectada a nivel mundial por el coronavirus es la energética. Gigantes como Exxon Mobil tuvieron pérdidas en el primer cuarto del año por primera vez en tres décadas. Mientras el año pasado, Exxon tuvo ganancias por $2.4 mil millones de dólares en los primeros tres meses del 2019, en el mismo periodo ahora tuvo $610 millones de dólares de pérdidas atribuibles principalmente al área de refinación.

Por esta razón, el CEO de Exxon, Darren Woods, ha decidido hacer un recorte en los gastos de capital que tenía proyectados la empresa por unos $10 mil millones de dólares en el 2020. Esto significa un recorte del 30 por ciento en el presupuesto de la empresa petrolera más grande de todo Estados Unidos que quiere adaptarse a la contracción de la demanda.

Por su parte, Chevron ha reportado que va a reducir su producción petrolera entre 200 mil y 300 mil barriles al día durante mayo y entre 200 mil y 400 mil barriles al día en junio. A ello va a agregar un recorte en su gasto corriente de miles de millones de dólares. El director de Chevron, Mike Wirth, declaró que la industria y el mundo se encuentra en una situación demasiado complicada, con baja demanda de energéticos que no se espera se revierta.

En el mismo canal está Royal Dutch Shell, que decidió recortar dividendos por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial; British Petroleum y Shell. De ese tamaño es el problema en el sector.

Y mientras estos gigante energéticos hacen ajustes y recortes, en México el gobierno decide doblar la apuesta con Pemex y seguir adelante con sus planes pre-COVID, como si nada estuviera ocurriendo; como si la empresa no estuviera perdiendo 23 mil millones de dólares trimestrales. Se le está metiendo dinero bueno al malo.

Todo esto tiene una explicación que ha repetido una y otra vez el presidente Andrés Manuel López Obrador: se busca que México logre autonomía e independencia energética. Que dejemos de requerir importar energéticos y que aquí, en el país, se extraiga el petróleo necesario para nuestra demanda y se refine lo suficiente para no tener que importar gasolinas. Pemex es, a ojos de AMLO, el símbolo de la soberanía del pueblo mexicano.

Hay dos grandes problemas con esta premisa del presidente. El primero es que ningún país que se ha propuesto dicha independencia energética, ni siquiera Estados Unidos que logró en 2018 ser el principal productor de petróleo de todo el mundo, lo ha logrado. EUA, bajo la presidencia de Nixon vio como los países árabes le recortaron el suministro de petróleo por el apoyo a Israel en la guerra de Yom Kipur. Desde ese año, 1973, se propuso lograr independencia energética cosa que hoy no ha logrado. Basta con ver que en estos momentos hay buques provenientes de Arabia Saudita esperando en sus costas para la entrega de petróleo que se había comprado antes de que llegara el virus. Ni siquiera Estados Unidos con todo y el revolucionario descubrimiento del shale gas/oil ha logrado en más de 40 años esa soberanía energética.

 

Columna completa en El Universal

Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó este jueves una pérdida neta de 562,130 millones pesos (unos 23,620 millones de dólares) en el primer trimestre del año, golpeada principalmente por la depreciación del peso frente al dólar.

La paraestatal, cuya deuda financiera cerró el primer trimestre en 104,800 millones de dólares, dijo que la pérdida cambiaria de 469,000 millones de pesos (19,708 millones de dólares) constituye una partida de valuación “virtual” y no implica salidas de flujo de efectivo.

Las ventas totales de la petrolera disminuyeron un 20% interanual en los primeros tres meses del año por una baja del 21% en las ventas nacionales y del 19% en las de exportación por la caída del precio de la mezcla mexicana de exportación.

A ello se sumaron menores precios de referencia de gasolina y diésel y la disminución de volúmenes en las ventas locales y externas por las medidas de confinamiento para reducir el impacto de la pandemia del coronavirus.

Pemex, la petrolera más endeudada del mundo, y bajo la lupa de las calificadoras de riesgo, dijo que los apoyos del Gobierno para este año suman 156,158 millones de pesos (6,562 millones de dólares) entre reducción de impuestos, aportaciones presupuestadas y el cobro de un pagaré de pasivo laboral.

Gozalo Monroy, experto en temas energéticos y director de la firma especializada GMEC, indicó que para dimensionar la perdida que Pemex registró, en el PEF 2020: Para TODO 2020, el Ramo 33 asciende a 759,760 mmp; Pemex habría perdido el 74% de ese monto en tan solo 3 meses.

«Esa pérdida equivale a 3 veces el presupuesto de Bienestar, o 1.7 veces el de Educación».

Adicional, ejemplificó con dicha pérdida, se pudo comprar diversas aerolíneas: American (valor de mercado $4.8 billion). United Airlines (7.2 billion), o comprar completamente Ford Motors Company ($21.3 billion).

JORGE SUÁREZ-VÉLEZ

REFORMA

 

Si López Obrador hubiese sido el capitán del Titanic, se mantendría fijo el timón y chocaría de frente contra el iceberg, sin frenar. Su ruta era esa y no entendería por qué hay que sacarle la vuelta a un hielito que está donde no debe.

A diferencia de la naturaleza imprevisible de un terremoto que nos obliga a improvisar, las primeras víctimas en China de la terrible pandemia se reportaron a inicios de enero. Tuvimos meses para prepararnos. La primera reacción del Presidente siempre es política y ésta no merecía respuesta pues sólo era el invento de «los conservadores» para desestabilizar su gobierno. Contaremos en vidas humanas el costo de su negligencia.

En lo económico, López Obrador sigue sin entender la gravedad de lo que viene, ni la de insistir en una ruta que ya probó ser equivocada. La normalización de la actividad económica en el mundo será mucho más lenta de lo que se cree. Todos resultaremos afectados. La magnitud del daño en cada país será inversamente proporcional a la capacidad para adaptarse a un entorno diametralmente diferente a la situación de la cual venimos. Con AMLO estamos fritos.

Estamos siendo expuestos a información irrefutable sobre porqué es pésima idea basar el futuro económico de México en un modelo petrolero setentero. Rescatar incondicionalmente a Pemex arruinará nuestras finanzas públicas. Pemex sufre de malas prácticas de procura de insumos básicos -tanto para refinerías como para producción- que fomentan corrupción; de serios problemas de mantenimiento donde se evita el mantenimiento preventivo para que al hacer mantenimiento correctivo se puedan invocar excepciones a los procesos de adquisiciones, y así hacer asignaciones directas; y tiene enormes ineficiencias en materia de distribución -terminales, ductos- como consecuencia de la corrupción en los carísimos contratos con transportistas. Meterle dinero ilimitado a una empresa así equivale a querer resolver el problema de drogadicción de un adolescente aumentándole el domingo.

Es también claro que difícilmente habría un peor momento para invertir en una refinería, cuando la demanda por gasolina ha caído 70% y por turbosina 90%; o para comprometer recursos públicos, que urgentemente necesitamos para otros fines, intentando expandir producción petrolera que será vendida con enormes pérdidas.

México ha cambiado para bien desde la última vez en que quisimos «administrar la abundancia» petrolera en la época de López Portillo. Logramos integrarnos a la economía mundial volviéndonos un gran productor de manufacturas, exportando más que el resto de América Latina sumada. Exportar manufacturas no es un fin en sí mismo, pero sí es camino que nos permitió superar la dependencia -fiscal y comercial- de exportar materias primas, precisamente para evitar estar expuestos a la volatilidad de sus precios y, en el caso del petróleo, al hecho de que en un par de décadas desaparecerá la demanda por hidrocarburos. En su condición actual, Pemex no es viable. Para serlo, necesitaría sufrir una profunda estructuración que AMLO no hará y que tomaría décadas en dar futuro.

Muchos (Carlos Puig, por ejemplo) defienden obras como Dos Bocas por ser un proyecto que generará empleos. Como dijera Milton Friedman cuando vio una carretera vietnamita que, para dar empleos, se hacía sin maquinarías: si de eso se trata, quítenle las palas y denles cucharas. Hacer una «inversión» de casi 200 mil millones de pesos que estará destinada a perder dinero desde el primer día es absurdo donde sea, más en un país pobre. Hay miles de usos alternativos para esos recursos que permitirían trabajos dignos y empleo productivo. ¿Cuál es la lógica de sacar dinero vía impuestos de los bolsillos de individuos y empresas para dilapidarlos en inversiones perdedoras?

Cuando vemos un iceberg a kilómetros de distancia, siempre es mejor esquivarlo; hay un millón de rutas alternativas y, en una de esas, alguna nos lleva a un sitio mejor que el punto de partida. Hoy es al fondo del océano a donde nos dirigimos.

La agencia calificadora Fitch rebajó este viernes, por segunda ocasión en lo que va de abril, las notas crediticias de largo plazo, en moneda local y extranjera, de Pemex; la calificación pasa de ‘BB’ a ‘BB-‘ con una perspectiva de calificación estable.

El nuevo ajuste se da como resultado del recorte que recientemente se le hiciera a la calificación soberana de México.

«Las calificaciones de Pemex están tres niveles por debajo de las del soberano como resultado del continuo deterioro de su perfil de crédito independiente a ‘ccc-‘ en medio de la recesión en la industria mundial del petróleo y el gas, los supuestos más bajos del precio del petróleo de Fitch y la debilitamiento de la vinculación crediticia entre México y Pemex», indica el reporte de la calificadora.

Así, Pemex se queda con la nota más baja junto con Petrobras, entre las cinco compañías estatales más importantes de América Latina.

Fitch también recortó las notas de CFE a ‘BBB-’ desde ‘BBB’. Con dicho ajuste, la calificación de la institución que dirige Manuel Bartlett queda a un paso del grado especulativo.

Recordemos que el pasado miércoles, Fitch anunció una rebaja a la nota crediticia de México a ‘BBB-‘ desde ‘BBB’, un escalón por encima del grado especulativo, argumentando que el choque económico del coronavirus llevará al país a una “severa recesión” en 2020.

Pese a los recortes en calificaciones, el peso mexicano cerró la semana con una ligera recuperación. De cacuerdo a datos oficiales del Banco de México (Banxico), el tipo de cambio cerró en un nivel de 23.8670 unidades por dólar, frente a sus 24.0100 pesos del miércoles pasado.

Petróleos Mexicanos (Pemex) confirmó que hasta el día de hoy se tienen 83 casos positivos de Covid-19 entre sus trabajadores y beneficiarios, de los cuales siete fallecieron.

«Hasta el día de hoy, se han registrado 991 casos sospechosos, se han realizado 345 pruebas de diagnóstico, de las cuales se han logrado confirmar 83 casos», informó la paraestatal.

Pemex explicó que de los 83 casos de coronavirus detectados, 12 fueron dados de alta, 33 continúan en aislamiento domiciliario, 21 están hospitalizados y 10 están en terapia intensiva.

Sobre los decesos, dijo que de las siete que se registran, 6 ocurrieron en jubilados y una en un familiar.

Y aunque no se detalló a qué complejos pertenecen sus trabajadores y beneficiarios contagiados por coronavirus, a inicios de semana informó que se efectuaron 31 pruebas médicas en su plataforma Abkatún-A; de esas 13 fueron considerados «casos sospechosos».

Pemex subrayó que ha implementado un «modelo de prevención integral» para minimizar el contagio del nuevo coronavirus entre sus trabajadores, jubilados y sus familiares.

«Se han intensificado medidas de Sana Distancia, el trabajo en casa para actividades administrativas y personal vulnerable, filtros sanitarios, limpieza y sanitización en centros de trabajo y distanciamiento de personal operativo», indicó.

Los diputados del PRI indicaron que el acuerdo alcanzado por la OPEP y aliados, la OPEP+, para reducir en 9.7 millones de barriles diarios la producción de petróleo a nivel mundial, genera diversas dudas, por ejemplo, el recorte adicional con el que Estados Unidos contribuirá a nombre de México.

Los legisladores del tricolor señalaron que no se sabe la forma, tiempo y precio al cuál México retribuirá al Gobierno de los Estados Unidos los barriles con los que apoyará.

Acusaron que el alza de precios esperada por el acuerdo, podría significar que México adquiera una deuda onerosa e incierta hacia adelante.

«Un elemento adicional de incertidumbre es la duración del acuerdo. La OPEP ha anunciado que la temporalidad es de 2 años y que los países firmantes se comprometieron a reducir su producción petrolera por ese tiempo. Sin embargo, las autoridades mexicanas solamente se han referido a un recorte por los siguientes meses del año. Es necesario que se aclare oficialmente que sucederá después», dijeron los priístas.

Los diputados indicaron que no está claro si habrá consecuencias para la diplomacia petrolera mexicana, por el desacuerdo expresado en la OPEP, que puso en riesgo el acuerdo.

Precisaron que conforme se recupere el precio internacional, se espera un aumento en el precio de la mezcla mexicana de petróleo, lo que equivaldría a que no sea posible que se lleguen a cumplir los supuestos bajo los cuales se construyó el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020.

Recordó que el Presupuesto aprobado en la Cámara de Diputados estimaba una plataforma de producción petrolera de 1.9 millones de barriles diarios, que no se cumplirá, y un precio promedio de 49 dólares por barril, que aún es incierto. 

«Es importante que la Secretaa de Hacienda continúe tomando las medidas de ajuste presupuestal, para no profundizar la crisis económica que ya afecta al país», dijo el grupo parlamentario del PRI.

Advirtieron también que el aumento en el precio internacional de petróleo, podría ocasionar que haya aumentos en el precio de la gasolina y el diésel en México, afectando la economía familiar; por lo que pidieron al gobierno federal reduzca el impuesto a la gasolina y el diésel (IEPS), en la magnitud necesaria para que el precio de los combustibles no suba.

Pese a las dudas que señaló, los diputados del PRI reconocieron que el acuerdo podría elevar el precio internacional de petróleo y dar cierta estabilidad al mercado, conforme se cumplan los acuerdos de reducción petrolera a partir de mayo, con lo cual se presionarán menos las finanzas públicas y podrá ser un respiro financiero para Pemex.

Finalizaron indicando que la reducción acordada para México, por 100 mil barriles diarios de petróleo, en realidad no afecta significativamente la producción actual de Pemex.

De acuerdo a informes difundidos por la agencia Bloomberg, México habría aceptado el recorte de producción de petróleo propuesto por la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+), aunque en un inicio se había pronunciado en contra del acuerdo.

El cambio de posición del gobierno mexicano llegó luego de que Rusia y Arabia Saudita acordaran un esquema para reducir la producción de petróleo, lo que podría aliviar la crisis del mercado, que coincidió con la pandemia del Covid-19 que afecta al mundo entero.

El recorte acordado, según la información preliminar, sería de hasta 10 millones de barriles de crudo y entraría en vigor a partir del próximo 1 de mayo.

La OPEP+ buscaban un recorte a la producción de petróleo de 15 millones a 20 millones de barriles por día (bpd), es decir, del 15% al 20% de los suministros mundiales.

Las fuentes consultadas por Bloomberg señalan que pequeños productores, entre ellos México, quien en la reunión fue representado por la secretaria de Energía, Rocío Nahle; y los asiáticos Kazajistán y Brunéi se mostraron en contra de unirse a la medida.

Pemex defendía su meta de duplicar la perforación de pozos este año y acelerar el desarrollo de 15 descubrimientos recientes.

Y es que hasta ahora Pemex no ha anunciado cambios en el objetivo de producción que estableció en su plan comercial, que señala 1.87 millones de barriles por día, un aumento del 11% en comparación con el año pasado.

Si la información dada a conocer por Bloomberg se confirma, México tendrá que recortar su producción en 400 mil barriles diarios, para situarla en 1.33 millones de barriles diarios.

Esta mañana, el canciller Marcelo Ebrard informó que será el próximo lunes cuando la cancillería esté presentando ante el gobierno español la solicitud formal de extradición de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.

«La extradición, se tiene que presentar el expediente de extradición antes del jueves de la semana entrante y te puedo garantizar, porque ya la Fiscalía General de la República nos remitió la documentación necesaria, que va a ser presentada en tiempo y forma», respondió el canciller al ser cuestionado sobre el tema.

Indico que debido a que hay ciertas dificultades, no se esperarán hasta el jueves para presentarla. Estimó que el día lunes esté debidamente presentada.

Recordemos que el excolaborador del sexenio pasado está acusado de los delitos de asociación delictuosa y delitos con recursos de procedencia ilícita; actualmente se encuentra preso en una cárcel de Madrid, a donde fue trasladado desde una prisión de Málaga, ciudad donde fue detenido el pasado 12 de febrero.

El extitular de Pemex es señalado de haber recibido sobornos por más de 10 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht.

Además, el actual director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, informó que Lozoya Austin aprobó la compra de acciones de un astillero español, que estaba a punto de declararse en quiebra, lo que ha representado una pérdida de 50 millones de euros a las finanzas de la paraestatal; al respecto, se presentó una denuncia penal ante la FGR.

En el proceso que se le sigue a Lozoya Austin, el pasado 11 de marzo, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Penalratificó el amparo solicitado por su defensa para acceder a los registros de la carpeta de investigación en su contra por el caso de Agro Nitrogenados.

Al encabezar la ceremonia de conmemoración del 82 Aniversario de la Expropiación Petrolera, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró que por primera vez en los últimos 14 años no hubo reducción en la producción petrolera y, por el contrario, actualmente se producen 88 mil barriles diarios más que en diciembre de 2018.

Además, el mandatario celebró que el impulso a las refinerías permitirá la autosuficiencia en la producción de combustibles.

“Hemos aumentado la capacidad de refinación de 32 a 42 por ciento y después de más de 40 años ya está en construcción la nueva refinería de Dos Bocas en Paraíso Tabasco para conseguir la autosuficiencia en energéticos, para no depender del extranjero, para hacer realidad nuestra soberanía nacional”,enfatizó.

López Obrador reafirmó que no modificará los contratos entregados en el periodo de la reforma energética porque aún es preponderante el dominio de la nación sobre el petróleo.

“Nos dejaron el 80 por ciento del potencial. No cambiaremos el marco legal porque queremos respetar los acuerdos que se tomaron, aunque pensamos de manera distinta. Consideramos importante mantener la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros para sumar voluntades, esfuerzos y recursos en beneficio del pueblo y de la nación mexicana. Ya se terminó el periodo privatizador”, subrayó.

AMLO no dejó pasar la oportunidad de acusar que aunque con Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón el precio del barril de petróleo fue el más alto de toda la historia, todos los excedentes se usaron para engrandecer el aparato burocrático y transferir recursos de la Hacienda pública a particulares, incluyendo el subsidio que significó no cobrar impuestos a las grandes corporaciones económicas y financieras.

Por su parte el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, aseguró que la estrategia petrolera de la actual administración está dando importantes resultados, ya que la producción de crudo fue de más de un millón 790 mil barriles. Es decir, 175 mil barriles más de lo que se produjo en el mes de enero de 2019, cuando la producción registró su nivel mínimo en más de 15 años.

Ante la reciente volatilidad de los mercados financieros y petroleros, e incertidumbre económica, Romero Oropeza dijo que Petróleos Mexicanos ha iniciado la ejecución de su protocolo para mitigar los riesgos sobre sus finanzas. Por ello, la empresa redujo su exposición de riesgo de liquidez.
Señaló que dicho elemento es sumamente importante en las circunstancias actuales, porque la empresa cuenta con una disponibilidad inmediata en líneas de crédito revolvente por 6 mil 800 millones de dólares y una disponibilidad de 6 mil millones en moneda nacional. El acceso a este financiamiento es inmediato y no está sujeto de ninguna garantía ni procedimiento adicional. Con dicha disponibilidad de liquidez, aseguró que Pemex está preparado para garantizar su posición financiera y enfrentar los escenarios actuales de estrés en los mercados.
Y aunque diversos analistas señalan lo contrario, el director afirmó que Pemex es una de las empresas más rentables de la industria petrolera internacional, que, contra toda propaganda negativa o mal intencionada, la empresa opera con niveles de eficiencia y rentabilidad por arriba del promedio de la industria petrolera.
“Es falsa la idea que la empresa genera pérdidas, para 2019 el margen EBITDA de PEMEX fue de 29 por ciento, este indicador internacional nos muestra que PEMEX está por arriba del promedio de la industria petrolera en términos de rentabilidad. Es decir, está generando valor”, señaló el colaborador de AMLO.
Romero Oropeza informó que se han aplicado medidas de austeridad, de combate a la corrupción y de disciplina económica para lograr estabilizar las finanzas de la empresa y avanzar hacia el rumbo claro para convertir a Pemex en palanca del desarrollo nacional.
Llamó la atención que durante el evento de hoy, y pese a asegurar que acata los protocolos dictados por las autoridades sanitarias del país en el marco de la lucha contra el nuevo coronavirus, el presidente López Obrador estrechó mano con el director de Pemex.
El no saludar de mano es una de las principales recomendaciones que han  hecho las autoridades para evitar la propagación del Covid-19.

La Fiscalía General del Estado de Tabasco (FGET) informó que remitió a la Fiscalía General de la República (FGR) las carpetas de investigación relacionadas con las muertes de pacientes en el Hospital Regional de Pemex en Villahermosa, al indicar que es un tema de competencia federal.

A finales del mes pasado, 67 derechohabientes que recibían tratamiento de hemodiálisis en el hospital de Pemex en la capital tabasqueña, fueron afectados por el suministro del medicamento Heparina sódica, el cual estaba contagiado con una bacteria, por lo que han fallecido cinco pacientes, según datos oficiales. Adicional, hay 22 pacientes aún hospitalizados y 31 personas más en atención diaria fuera del centro hospitalario.

La FGET indicó, en un comunicado, que con las carpetas de investigación fueron enviadas a la delegación en Tabasco de la FGR “muestras debidamente aseguradas bajo cadena de custodia, para que se realicen los estudios anatomopatológicos y toxicológicos que permitan la obtención de la causa de muerte definitiva en cada uno de los casos».

Precisó que se trata de tres averiguaciones iniciadas en el Centro de Procuración de Justicia de Villahermosa, en las cuales la Fiscalía estatal actuó en auxilio y colaboración con la instancia federal, tras el fallecimiento de tres personas: dos hombres y una mujer.

Señaló que como órgano de procuración de justicia del fuero común actúa de buena fe en los casos que se le solicita, y también colabora con las demás instituciones que se lo requieran.

Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y seis países europeos sostuvieron conversaciones conjuntas para discutir sus preocupaciones sobre la política energética de México, dijeron fuentes allegadas a la agencia Reuters.

Reuters señala que el encuentro diplomático es una muestra de cómo la actual política sobre energía, opuesta a la del gobierno anterior, inquieta a economías que tradicionalmente han sido algunos de los mayores inversionistas en México.

Funcionarios de Estados Unidos, Canadá y Europa expresaron en privado su preocupación de que la postura energética de México está erosionando las bases legales de contratos de miles de millones de dólares firmados bajo la administración previa.

El gobierno de AMLO niega que esté socavando esos acuerdos, pero ha insistido en que los contratos firmados en la pasada administración han dañaron al país, por lo que ha tratado de renegociar los términos de algunos de ellos.

En una reunión organizada el viernes en la mañana en Ciudad de México por la embajada estadounidense, diplomáticos de Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España y los Países Bajos abordaron sus inquietudes y la mejor manera de transmitírselas a López Obrador, según personas familiarizadas con el encuentro.

Cuando se le pidió un comentario, la embajada de Estados Unidos respondió a Reuters que no discute públicamente sus conversaciones diplomáticas. Las otras embajadas ni la oficina de la presidencia en Palacio Nacional contestaron a solicitudes de comentarios.

Los detalles de lo que sucedió en la reunión no fueron claros de inmediato, aunque hubo una discusión sobre si hacerlo público o no, dijo una persona. Todas las fuentes hablaron bajo condición de anonimato, debido a la sensibilidad del asunto.

Los diplomáticos dijeron que los distintos gobiernos difieren sobre cuán abiertamente deberían comunicar sus quejas al mandatario mexicano, para que no sienta que lo están presionando y termine adoptando un enfoque más rígido.

López Obrador se ha comprometido a fortalecer el papel del estado en el sector energético, argumentando que la liberalización del mercado y la privatización de otras industrias en el pasado profundizaron la desigualdad en el país y alentaron la corrupción.

Recordemos que empresas de todo el mundo se comprometieron a invertir miles de millones de dólares en México bajo cambios constitucionales que abrieron el mercado de la energía, en particular para el petróleo y el gas, promulgados por el expresidente Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, AMLO ha puesto un freno al proceso de liberalización, argumentando que no ha producido beneficios para México; ejemplo de ello es quién tiene actualmente el derecho de operar un importante descubrimiento de crudo en alta mar, cuyo depósito estaría compartido entre la estatal Pemex y un consorcio de inversionistas privados liderado por Estados Unidos.

El año pasado, el gobierno federal molestó a varios países al amenazar con romper contratos infraestructura por unos 12,000 millones de dólares firmados bajo la administración de Peña Nieto, argumentando que fueron dañinos para los contribuyentes.

Los pasos del gobierno para fortalecer la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) han reducido los incentivos para que el capital privado ingrese a proyectos renovables, lo que nubla aún más la confianza de los inversores en México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo este jueves que el jurista español Baltasar Garzón «lo tiene difícil» para defender al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya, quien ha trascendido lo habría contratado para que sea su abogado.

«Los abogados suelen ser buenos cuando se trata de defender una causa justa, pero si se trata de defender a un posible defraudador, por muy bueno que sea el abogado, lo tiene difícil», dijo el presidente esta mañana en su conferencia de prensa.

López Obrador, quien ha expresado su simpatía hacia Garzón por haber procesado al exdictador chileno Augusto Pinochet, aseguró que el español es «un abogado que como cualquier profesional da un servicio».

Sin embargo, justificó que el contratarse con Lozoya es un tema que cae en la esfera de lo particular. «Él es un abogado que trabaja para defender a clientes».

Recordemos que Emilio Lozoya fue arrestado el 12 de febrero pasado en una lujosa zona del sur de España y recluido mientras se decide su extradición a México por un supuesto fraude de 280 millones de dólares.

Lozoya, sobre el que pesaba una orden de búsqueda y captura internacional desde mayo de 2019 por su presunta implicación en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, fue director de Pemex entre 2012 y 2016, en el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto.

Garzón alcanzó fama internacional por dictar en 1998 un auto de procesamiento contra el exdictador chileno Augusto Pinochet que tuvo como efecto su detención durante casi cinco meses en el Reino Unido, aunque finalmente no fue extraditado a España.

En los últimos tiempos, Garzón ejerció como abogado y figuró en el equipo de representantes de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar su extradición.

Petróleos México (Pemex) reportó en el cuatro trimestre de 2019 una pérdida de 169 mil 768 millones de pesos, un 8.0% más que los 157 mil 330 millones de pesos del mismo periodo de 2018.

De acuerdo con su reporte financiero, la deuda financiera total de la compañía disminuyó 4.8% comparada con el cierre de 2018, al finalizar en 105.2 mil millones de dólares.

Con ello, se reportó una pérdida neta de 18,367 millones de dólares en 2019, cifra que representa casi el doble de las del año previo, que fueron de 9,575 millones de dólares.

Sus ingresos bajaron un 16.5% el año pasado, ubicándose en 74,474 millones de dólares, mientras que la deuda con proveedores se disparó un 23% a 9,807 millones de dólares y las reservas para beneficios de empleados creció un 35% a 77,305 millones dólares.

Las ventas totales de la empresa productiva del Estado disminuyeron 21.6% en los últimos tres meses del año pasado, al finalizar en 320 mil 87 millones de pesos.

La petrolera detalló que de octubre a diciembre registró una baja de 20% en las ventas nacionales, que cerraron en 189 mil 470 millones de pesos; mientras que las externas retrocedieron 23.4%, a 129 mil 560 millones de pesos.

“Las variables más importantes que explican esta situación son la caída del precio de la mezcla mexicana de exportación; menores precios de referencia de gasolinas y diésel; y la disminución en volúmenes de ventas nacionales y de exportación», dijo la petrolera en su informe presentado hoy.

Asimismo, informó que la producción de crudo y condensados de Pemex alcanzó un millón 712 mil de barriles diarios en promedio, cifra que representa una disminución de 29 mil barriles con respecto al mismo trimestre de 2018.

La empresa detalló que el desempeño se explica por la declinación natural de algunos campos maduros y por el incremento del flujo fraccional de agua en algunos yacimientos en aguas someras. Sin embargo, se redujo la tasa de declinación debido a la producción de campos nuevos.

La producción de gas natural de Pemex, sin incluir nitrógeno, registró tres mil 767 millones de pies cúbicos diarios, esto es un aumento de 19 millones respecto al mismo periodo del año pasado.

Asimismo, resaltó que después de 14 años de caídas en el nivel de reservas 1P, de acuerdo con cifras preliminares, al 31 de diciembre de 2019 de alcanzaron los siete mil 180.75 millones de barriles de petróleo crudo equivalente; cuya inversión en exploración y producción en 2019 creció 13.6% en términos reales.