Tag

Putin

Browsing

El presidente ruso Vladimir Putin dijo este miércoles que se postergará el voto por su reforma constitucional a raíz de la pandemia de coronavirus, y declaró asueto laboral la semana próxima para frenar la expansión del virus.

«Creo que la votación tiene que ser postergada», afirmó Putin en referencia al plebiscito previsto para el 22 de abril en un poco frecuente discurso retransmitido por la televisión.

Frente al covid-19, «lo más seguro actualmente es estar en casa», afirmó.

Putin anunció que los rusos no trabajarán la semana que viene, hasta el 5 de abril, para «desacelerar» la propagación del Covid-19.

La reforma constitucional apunta a permitirle a Putin volver a presentarse en la elección presidencial de 2024. Y aunque se tomó dicha decisión, el presidente no decretó el confinamiento total como se está haciendo en muchos países.

Los comercios y la administración pública permanecerán abiertos.

«No se fíen al azar. Esto puede afectar todo el mundo, lo que ocurre en otros países puede ser nuestro futuro cercano», afirmó Putin.

Putin también anunció una serie de medidas económicas para las empresas y los trabajadores, afirmando que la «economía rusa está bajo fuerte presión debido a las consecuencias de la epidemia».

En particular, el presidente decretó la renovación automática de todas las ayudas sociales durante seis meses, un aumento del seguro de paro y una pausa en los rembolsos de los préstamos contraídos por los particulares.

Para las empresa, Putin anunció un aplazamiento de seis meses para el pago de los impuestos.

«Todas las medidas que se adoptan y adoptarán funcionarán, tendrán resultados, si nos mostramos unidos y comprensivos ante la actual situación», dijo Putin al hacer un llamado a la «solidaridad».

El número de casos declarados oficialmente en Rusia no ha dejado de aumentar, aunque es bajo con respecto a Europa occidental. El país reporta 658 casos confirmados de Covid-19.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, apoyó la propuesta de celebrar una consulta popular sobre su reforma constitucional el próximo 22 de abril, declaró hoy el diputado Pável Krashenínnikov.

«Vladímir Putin acaba de expresar su conformidad, por lo cual partimos de esto», dijo a la prensa el también copresidente del grupo de trabajo para las enmiendas a la Constitución rusa.

El legislador añadió que esta votación se celebrará el 22 de abril, día que será declarado no laborable, y se vinculará a los festivos previstos por el Código Laboral.

Esta fecha se viene manejando desde el 11 de febrero pasado, cuando fuentes del grupo de trabajo que estudia las enmiendas a la Constitución propuestas por Putin el pasado 15 de enero en su discurso sobre el estado de la nación informaron de que «efectivamente» la votación podría celebrarse el 22 de abril, miércoles.

En el pasado se habló también del 12 de abril, día en que Yuri Gagarin, el primer cosmonauta de la historia, dio la vuelta a la Tierra; del 19 de abril, en que se celebra la Pascua ortodoxa, y del 26, en que se recuerda la catástrofe nuclear de la central de Chernóbil.

En todo caso, la idea es que los rusos acudan a votar antes del 9 de mayo, cuando se celebrará el 75º aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi.

En principio, habría que aprobar una ley especial para convocar la consulta popular en día de semana.

Tras hacerse pública la propuesta de celebrar la consulta popular el 22 de abril, el día en que se cumplirán 150 años desde el nacimiento del fundador de la Unión Soviética, Vladímir Lenin (1870), los comunistas expresaron su rechazo a esta elección.

El líder de los comunistas rusos, Guennadi Ziugánov, aseveró que hay otras fechas para esta consulta y «no hay que correr con la aprobación de la Constitución».

Putin es el principal impulsor de esta reforma. Entre las propuestas figura limitar el número de mandatos presidenciales y revisar el actual equilibrio de poderes, para que el Gobierno sea nombrado por el Parlamento y no por el jefe de Estado.

Putin ha rechazado que vaya a aspirar a un nuevo mandato en el  Kremlin, pero no ha descartado por ahora seguir en la vida política  rusa. A finales de diciembre de 2019 cumplió 20 años en el poder, en  su mayoría como presidente salvo un paréntesis de cuatro años en los que, por ley, se vio forzado a seguir como primer ministro.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmó este martes que su reciente propuesta de revisión constitucional no tiene como finalidad «prolongar su poder» luego de que concluya su mandato en 2024.

«Las enmiendas que propuse son simplemente dictadas por la vida (…) He adquirido la certeza al ejercer mis funciones de presidente y de jefe de gobierno que algunas cosas no funcionan como deberían», declaró Putin.

En una reunión con representantes de la sociedad civil transmitida por la televisión, Putin negó que busque prolongar su permanencia en el poder como han acusado sus detractores.

«¿Deberíamos prolongar el poder del actual presidente? Pienso que no», agregó Putin, quien no puede volver a presentarse en 2024 a la presidencia, pues alcanzó el límite constitucional de dos mandatos consecutivos.

Putin sorprendió en enero al proponer una serie de cambios que transfieren al Parlamento prerrogativas como la designación del primer ministro, refuerza poderes del presidente y el papel del Consejo de Estado, hasta ahora un órgano consultativo.

Al respecto, los diputados rusos aprobaron el jueves por unanimidad y en primera lectura todas las enmiendas constitucionales. El presidente dijo el martes que espera que el texto sea adoptado definitivamente de aquí a poco más de tres meses.

Las reformas deben ser sometidas a votación de los rusos, pero no ha sido anunciado ni en qué forma ni cuando.

Para muchos analistas, Putin organiza con esta reforma el período posterior a 2024, cuando termine su mandato, dejándose un máximo de puertas abiertas para preservar su influencia en el país que dirige, como presidente o primer ministro, desde hace 20 años.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró este jueves al presidente ruso Vladimir Putin que el polémico plan presentado el martes por Donald Trump era «una oportunidad única» de resolver el conflicto israelo-palestino.

Putin, que recibió a Netanyahu en el Kremlin, no hizo comentarios al inicio de esta reunión.

«Usted es el primer dirigente con el que hablo del ‘acuerdo del siglo’ de Donald Trump (…) Pienso que hay ahí quizás una oportunidad única y quiero hablar con usted de esto y escuchar también su opinión», dijo Netanyahu.

Rusia no comentó en detalle hasta el momento la propuesta de Trump, pero sí destacó que le parecía que entraba en contradicción con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Moscú también instó al diálogo directo entre israelíes y palestinos para lograr «un compromiso mutuo aceptable».

Este plan hace muchas concesiones a Israel, sobre todo reconoce el derecho israelí de anexar colonias en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, concretamente en el estratégico y fértil valle del Jordán.

Los diputados rusos confirmaron este jueves por una abrumadora mayoría como nuevo primer ministro a Mijail Mishustin, quien dijo que era prioritario recuperar «la confianza entre las autoridades y las empresas».

Mishustin recibió 383 votos a favor, ninguno en contra y 41 abstenciones. «La decisión está tomada» dijo el presidente de la Duma rusa, Viatcheslav Volodin tras la votación.

«Es necesario estimular el crecimiento de las inversiones y recuperar la confianza entre las autoridades y las empresas» para reactivar la economía rusa, dijo Mishustin ante los legisladores poco antes de la votacion.

Mishustin, quien venía desempeñándose como jefe de la oficina recaudadora de impuestos, aseguró que tal como lo indicó Vladímir Putin, los cambios que se han propuesto son necesarios, pues la gente ya debería estar sintiendo mejorías reales.

También dijo a los diputados que el gobierno tenía una gran cantidad de trabajo por delante y estaría abierto a críticas constructivas.

Recordemos que ayer, Dmitry Medvedev, dijo que dejaría el cargo de Primer Ministro para darle espacio a Putin a fin de llevar a cabo los cambios. Y aunque no era a quien los medios y especialistas perfilaban, Putin sorprendió al pedir considerar la candidatura a Mishustin.

«El presidente Vladímir Putin mantuvo una reunión de trabajo con Mijaíl Mishustin y le propuso ocupar el cargo del primer ministro; tras obtener su consentimiento, presentó la candidatura de Mishustin para el puesto del primer ministro a la Duma de Estado», comunicó el servicio de prensa gubernamental la tarde de ayer.

Foto: Twitter

Vladimir Putin propuso este miércoles una votación en Rusia sobre profundos cambios constitucionales que darían mayor poder al Parlamento y al primer ministro ruso en detrimento del presidente, una medida que podría permitirle mantenerse en el poder tras abandonar el Kremlin.

Ante el anuncio de Putin, el gabinete presentó su renuncia. El primer ministro, Dmitry Medvedev, dijo que dejaría el cargo para darle espacio a Putin a fin de llevar a cabo los cambios.

Medvedev, un viejo aliado de Putin y expresidente, anunció su renuncia en la televisión estatal sentado junto al mandatario, quien le agradeció su trabajo.

La atención ahora se dirige a quién se convierte en el próximo primer ministro. Entre los posibles candidatos aparecía el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin.

Sin embargo, Putin sorprendió al proponer considerar la candidatura del actual jefe del Servicio Federal de Impuestos ruso (FNS), Mijaíl Mishustin, para el puesto de primer ministro.

«El presidente Vladímir Putin mantuvo una reunión de trabajo con Mijaíl Mishustin y le propuso ocupar el cargo del primer ministro; tras obtener su consentimiento, presentó la candidatura de Mishustin para el puesto del primer ministro a la Duma de Estado», comunicó el servicio de prensa gubernamental.

El propuesto por Putin tiene un pasado corporativo pues anteriormente fue director del Catastro Federal, en la Agencia Federal de Zonas Económicas Especiales dentro del Ministerio de Desarrollo Económico. Quien fuera jefe del FNS desde 2010, ahora deberá ser refrendado por la Duma, cámara baja rusa.

Putin, de 67 años y quien ha sido mandatario o primer ministro desde 1999, renunciará en 2024 cuando finalice su cuarto periodo presidencial. Todavía no ha dicho qué planea hacer cuando expire su mandato, pero según la actual Constitución, que prohíbe a cualquiera cumplir más de dos mandatos presidenciales sucesivos, Putin tiene prohibido volver a presentarse de inmediato.

Putin dijo a la élite política del país, en su discurso anual sobre el estado de la nación, que está a favor de cambiar la Constitución para entregar a la Duma, la cámara Baja del Parlamento, el poder de elegir al primer ministro de Rusia y otros cargos clave.

«Por supuesto, estos son cambios muy serios al sistema político», dijo Putin, quien agregó que cree que el Parlamento y la sociedad civil están listos para los cambios. «Aumentaría el papel y la importancia del Parlamento del país (…) y la independencia y responsabilidad del primer ministro».

Los críticos han acusado a Putin durante mucho tiempo de planear quedarse en algún puesto para ejercer el poder después de que renuncie. Putin sigue siendo popular entre muchos rusos que lo ven como una fuente de estabilidad, incluso pese a que otros se quejan de que ha estado al mando demasiado tiempo.

Los críticos han sugerido que está considerando varias opciones para permanecer en el poder, incluso dar mayor peso al Parlamento par asumir como primer ministro después de 2024. Otra opción que a menudo se menciona es que encabece un Consejo de Estado, un organismo que Putin dijo el miércoles que debería recibir más poderes.

El procedimiento de destitución del presidente Donald Trump en el Congreso estadounidense por abuso de poder se basa en acusaciones «totalmente inventadas», dijo este jueves Vladimir Putin.

«Aún debe pasar al Senado, donde los republicanos son mayoría. Y es poco probable que quieran sacar del poder a un representante de su partido basándose en acusaciones totalmente inventadas», dijo Putin durante su rueda de prensa anual.

El presidente ruso consideró que la crisis que sacude a Washington era la «continuación de las luchas políticas internas» en Estados Unidos.

El líder ruso acusó que el partido que perdió las elecciones, el partido demócrata, intenta lograr sus objetivos usando otros medios y otras herramientas, acusando a Trump de complot con Rusia. «Y cuando queda claro que no fue así entonces inventan la historia de presión contra Ucrania», dijo Putin.

Y es que la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la noche de ayer los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso contra Trump, lo cual abre la vía para un juicio en el Senado para su destitución.

Trump se convirtió así en el tercer presidente de Estados Unidos en ser sometido a este tipo de juicio en el Senado, después de Andrew Jonhson en 1868 y de Bill Clinton en 1998.

Se necesitan al menos 67 votos en el Senado para una destitución. Los republicanos tienen 53 senadores actualmente.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, afirmó este miércoles que él no vio «nada comprometedor» en la polémica conversación telefónica de Donald Trump y el mandatario de Ucrania, Vladímir Zelenski, la cual ha motivado la apertura de un proceso de juicio político contra el estadounidense.

«Por lo que sabemos, yo no veo nada comprometedor. El presidente Trump se dirigió a su homólogo con la petición de que se investiguen presuntas transacciones corruptas del liderazgo anterior. Es definitivamente la obligación de cualquier líder» hacer esto, declaró Putin durante la sesión plenaria de la Semana Energética de Rusia.

Putin indicó que todo el mundo tiene el derecho a saber si hubo corrupción o no, por lo que dijo que «no he visto en esa llamada telefónica en absoluto que el presidente Trump haya exigido material comprometedor a Zelenski a toda costa y amenazando con limitar» la ayuda militar de su país a Kiev, añadió.

Y es que el presidente de EUA pidió en una conversación telefónica el pasado 25 de julio a Zelenski que investigase al exvicepresidente y precandidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, y a su familia por presunta corrupción en Ucrania.

Trump, además, bloqueó una transferencia millonaria en ayuda militar a Kiev hasta semanas después de la llamada, que motivó una queja interna de un agente de la CIA y el inicio de un proceso para un juicio político en contra el presidente de EUA. La Casa Blanca publicó finalmente la conversación.

Putin dijo haber aprendido en su «carrera anterior» en el KGB soviético que todas las conversaciones pueden salir a la luz, pero dejó claro que él no lo aprueba porque hay cosas que son confidenciales.

Explicó que aún así dio permiso a La Casa Blanca cuando algunos legisladores demócratas apuntaron a la posibilidad de que Trump pudiera haber hecho promesas escandalosas a Putin en Helsinki y exigieron que compareciera la intérprete, la única que tenía notas sobre la reunión que ambos líderes celebraron a solas.

En opinión de Putin, en EUA los demócratas «han utilizado cualquier pretexto para atacar a Trump», y después de que el informe del ya ex fiscal especial Robert Mueller probara que no hubo conspiración entre el presidente Trump y su gobierno para ayudarle a ganar en 2016 las elecciones a la demócrata Hillary Clinton, «ahora han encontrado un nuevo pretexto: Ucrania».

Putin recalcó que Rusia «no ha tomado ni un solo paso destructivo hacia EUA» y que a Moscú no le interesa interferir en ningunas elecciones, tampoco en las estadounidenses de 2020. Sostuvo que Rusia tiene «muchos problemas propios que resolver» y  que estos son «su principal foco de atención».

El Kremlin dijo el viernes que espera que Washington no revele detalles confidenciales de las conversaciones telefónicas sostenidas entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Donald Trump.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, hizo el comentario tras ser consultado respecto a la difusión por parte de la Casa Blanca de una transcripción de la conversación telefónica del 25 de julio entre Trump y su par de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, que desencadenó una tormenta política en Estados Unidos.

Peskov afirmó que no es una práctica diplomática normal dar a conocer detalles confidenciales de tales llamadas y destacó que espera que las deterioradas relaciones con Washington no condujeran a una situación similar respecto a Rusia.

Y es que de acuerdo con Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, Trump habría presionado al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, investigar a Joe Biden, principal contendiente demócrata a La Casa Blanca, y a su hijo Hunter.

Este viernes, el presidente Donald Trump pidió a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que no interfiera en las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos, en las que buscará la reelección.

«No se entrometa en la elección», dijo sarcásticamente Trump a Putin, después de ser presionado por los periodistas al inicio de las conversaciones entre ambos líderes en el marco de la cumbre del G-20 en Osaka, Japón, de acuerdo con un despacho de la agencia Kyodo.

Es la primera reunión entre los dos dirigentes desde que el fiscal especial estadounidense Robert Mueller determinó que Rusia no intervino en la campaña de Trump en 2016.

Trump y Putin acordaron «continuar la discusión sobre un modelo de control de armamentos, que el mandatario estadounidense declaró que necesitaba incluir a China», informó después la Casa Blanca.

A la cena oficial de la primera jornada del G20, el presidente ruso Vladimir Putin llevó su propio termo para brindar con sus homólogos, despertando sospechas sobre el posible temor a ser envenenado o algo más.

El mandatario de Rusia fue fotografiado y filmado mientras bebía a sorbos de un recipiente inesperado y completamente diferente al del resto de líderes mundiales: copas de cristal.

«Si ustedes hubieran visto lo que yo he visto, también hubieran traído su propia taza», comentó en Twitter la cuenta satírica en inglés @DarthPutinKGB al hacer referencia a envenenamientos que han padecido otros presientes e integrantes de la oposición rusa.

En las imágenes se observa a Putin brindando a distancia con el presidente estadounidense Donald Trump, ambos sentados a los costados del anfitrión y primer ministro japonés Shinzo Abe.

Las reacciones sospechosistas a las fotografías y videos divulgados en televisión y redes sociales ameritaron un pronunciamiento de la vocería del Kremlin

El Kremlin quiso desactivar rápidamente la polémica. «Lo que sucede es que él bebe té constantemente con ese termo», explicó su portavoz, Dmitri Peskov.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladimir Putin este viernes.

Durante más de una hora, discutieron la posibilidad de un nuevo acuerdo nuclear, sobre Corea del Norte, Ucrania y acerca de la situación política en Venezuela.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo a periodistas que Trump y Putin hablaron sobre la posibilidad de un nuevo acuerdo nuclear multilateral entre Estados Unidos, Rusia y China, o una extensión del actual tratado nuclear estratégico entre Estados Unidos y Rusia.

Sanders dijo que «en general fue una conversación positiva».

Los dos mandatarios, que habían conversado por última vez informalmente en una cena de líderes mundiales en Buenos Aires el 1 de diciembre, también discutieron sobre la situación en Venezuela.

Estados Unidos está preocupado por la presencia militar rusa en Venezuela y quiere que el presidente Nicolás Maduro deje el poder.

Trump le dijo a Putin que «Estados Unidos está con el pueblo de Venezuela» y quiere llevar ayuda al país, informó Sanders.

El nuevo tratado START de 2011, el único pacto de control de armas entre Estados Unidos y Rusia, expira en febrero de 2021, pero puede extenderse por cinco años si ambas partes están de acuerdo.

Sin el acuerdo, podría ser más difícil saber las intenciones de los demás, dicen los defensores del control de armas.

Trump ha dicho que el START es un «mal acuerdo» y que es «unilateral».

El líder norcoreano Kim Jong-un invitó al presidente ruso, Vladimir Putin, a visitar Corea del Norte y la oferta fue «aceptada», informó este viernes la prensa estatal de Pyongyang.

Durante la cumbre celebrada en Vladivostok, el líder norcoreano sugirió a Putin visitar su país «en el momento oportuno». Kim calificó el encuentro con el presidente ruso como «abierto y amistoso».

«Acabamos de tener un intercambio de opiniones muy sustancial», dijo Kim tras recordar los vínculos históricos entre Rusia y Corea del Norte.

Por su parte Putin aseguró que la desnuclearización de la península coreana «es posible», pero que Pionyang exige a cambio garantías de seguridad.

«Es posible… Corea del Norte necesita garantías de seguridad. Eso es todo», dijo Putin en rueda de prensa. Sobre el tema, Kim agregó que la paz en la península norcoreana dependía de Estados Unidos.

Al tocar el tema de los Estados Unidos, en sus declaraciones a la prensa, Kim Jong-un afirmó que considera que el gobierno de Donald Trump actuó con «mala fe» durante la cumbre que sostuvo con el republicano en Hanói el pasado mes de febrero, poniendo en un «punto crítico» la situación en la península.

Y es que recordemos que la semana pasada, el régimen norcoreano lanzó una advertencia al gobierno de los Estado Unidos, específicamente contra Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, al pedir que no participe más en las negociaciones entre ambos países.

WordPress Lightbox Plugin