Tag

reconstrucción

Browsing

El gobierno de la Ciudad de México (CDMX), planteó nuevas disposiciones al Reglamento de Construcciones de la Ciudad de México, con el fin de establecer normas de reforzamiento a la seguridad estructural de obras nuevas y, reforzar la normatividad para la restructuración de inmuebles dañados.

 

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, indicó que la próxima semana sostendrá una reunión con el Colegio de Ingenieros, el Colegio de Arquitectos y especialistas en estructuras para avanzar en las nuevas disposiciones que serán publicadas en un máximo de tres semanas.

 

“Esto lo vamos a ver con nuestro grupo de expertos que da seguridad estructural a la capital del país, una vez que nos entregue el equipo técnico el documento y que este sea discutido y validado, haremos la publicación inmediata”, abundó.

 

En el marco de la XL sesión extraordinaria del Consejo Político del PRI, que encabezó la tarde de ayer su Presidente Nacional, Enrique Ochoa, se indicó que después de la tragedia que se vivió por los sismos y sus réplicas “la sociedad respondió con una demostración impresionante de solidaridad hacia las personas afectadas”.

 

 

“El PRI supo responder a la exigencia social y en solidaridad con nuestros hermanos afectados por el desastre natural, fuimos los primeros en aportar 258 millones de pesos, el 100% de nuevo financiamiento público por lo que resta del 2017, destinados estrictamente a la reconstrucción nacional y a la atención a las familias damnificadas por los sismos”, indicó Ochoa Reza y añadió que su partido logró encontrar un mecanismo respetuoso de las leyes para hacer su donación “sin violar las disposiciones electorales de nuestro país”.

 

Aseguró que dicha ruta fue propuesta a todos los partidos políticos para juntar entre todos cerca de mil millones de pesos para la reconstrucción, y subrayó que sólo el Partido Verde, Encuentro Social y Movimiento Ciudadano, se sumaron a la labor de apoyo. “Lamentablemente los demás partidos, con excusas insalvables, intentan salirse por la tangente. Ni el PAN, ni MORENA, ni el PRD le han cumplido al pueblo de México”.

 

“Dijeron que destinarían el cien por ciento del financiamiento público a los esfuerzos de reconstrucción y entre simulaciones y evasivas, simplemente no lo han hecho. El apego al dinero público, el apego de Anaya, Barrales y López Obrador a ese dinero, debería darles vergüenza”, enfatizó el priísta, e hizo un llamado a los dirigentes a “recapacitar y expulsar la avaricia de sus corazones. Siempre es mejor dar que recibir, sobre todo hoy que el dinero del pueblo debe destinarse a la reconstrucción nacional. Que no se les olvide nunca: en México el pueblo manda”.

 

La secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) presentó el “Censo de viviendas y acciones para la reconstrucción: transparencia y rendición de cuentas”, respecto a las acciones que se realizan en los estados de Chiapas y Oaxaca a consecuencia de los sismos de septiembre pasado.

 

 

 

 

La Titular de la SEDATU, Rosario Robles, dio a conocer las diferentes etapas que a partir de la emergencia se realizan para la reconstrucción de un total de 121 mil 701 viviendas de Oaxaca y Chiapas que se vieron afectadas por los sismos y que involucró a 7 mil brigadistas que realizaron el censo correspondiente, dar paso a la limpieza y a la entrega de tarjetas, que aseguró, “es la manera más transparente de apoyar sin que hubiera el uso de un recurso público en efectivo”, pues se hará a través de tarjetas de débito de Bansefi.

 

“Una tarjeta para efectivo que se les da a la gente que tuvieron daño parcial; en el caso de Chiapas y Oaxaca es de 15 mil pesos; y para quienes tuvieron daños totales se les entregarán dos tarjetas que en cuatro ministraciones tendrán 120 mil pesos, de los cuales 20% es para el pago de mano de obra y 80% para la compra de material de construcción”, señaló la funcionaria federal, e indicó que las tarjetas están etiquetadas para la compra de material, por lo que no hay forma de que se utilicen en otra cosa.

 

Durante su visita al poblado de Ixtacuixtla, en Tlaxcala, uno de los estados afectados por el sismo del pasado 19 de septiembre, el Secretario de Educación, Aurelio Nuño, informó que ascendió a 20 mil millones de pesos (mdp) la estimación de recursos para rehabilitar escuelas afectadas por los sismos, esto luego de que aumentara el número de planteles que deberán reconstruirse totalmente.

 

 

 

 

Nuño subrayó que hay otras 15 mil escuelas que tienen algún tipo de afectación tras los sismos del 7 y 19 de septiembre, por lo que se comprometió a que antes de que concluya esta administración se habrán de realizar las reparaciones menores; rehabilitaciones parciales, y reconstrucciones totales de escuelas.

 

El titular de la SEP afirmó que de acuerdo a los tiempos planeados, esta semana se regularizará el  regreso a clases en todas las escuelas de los estados afectados, y sostuvo que se ha intensificado el plan para reubicar en aulas provisionales y escuelas cercanas a alumnos de planteles que requerirán reparaciones.

 

Informó que en diciembre se concluirán las reparaciones menores; en noviembre se iniciarán las rehabilitaciones parciales, y en diciembre se trabajará en las reconstrucciones totales, con los proyectos respectivos.

 

El funcionario federal reiteró que no hay riesgo de perder el ciclo escolar, y manifestó que la Secretaría de Educación Pública mantiene la flexibilidad para que las autoridades educativas estatales determinen cómo recuperarán el tiempo, de acuerdo con la vocación económica y la realidad de cada región, ya sea a través de clases en vacaciones o fines de semana; cursos a contraturno, o aumento de horas, precisó.

 

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), informó que esta tarde recibió la confirmación de la activación del Bono Catastrófico por parte del Banco Mundial, el cual se detonó a partir del sismo del pasado 7 de septiembre.

 

La dependencia detalló que conforme a lo establecido en los procedimientos de activación y confirmación de parámetros, la agencia verificadora precisó que se cumplieron los parámetros de localización (epicentro), profundidad, e intensidad del terremoto, suficientes para detonar el pago por 150 mdd, que representa el 100% del Bono Catastrófico. Los recursos de este Bono serán transferidos del Banco Mundial al FONDEN, lo que precisó la dependencia, dará soporte a la reconstrucción de la infraestructura dañada en todas las entidades afectadas.

 

El Bono Catastrófico es parte de la la red con la que cuenta el gobierno federal para enfrentar siniestros como los que han afectado al país en las últimas semanas. Su activación confirma la solidez de los mecanismos financieros, parte de la política prudencial de finanzas públicas del país.

 

La verificación corre a cargo del United States Geological Survey (USGS), agencia experta en medición de terremotos a nivel mundial. 

 

 

Durante su visita al Estado de Oaxaca, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, reiteró a los habitantes de la zona el compromiso del presidente Enrique Peña Nieto de que en cuatro meses estarán reconstruidas o reparadas las casas dañadas por los sismos del mes pasado.

 

 

 

 

Al acudir a hacer la entrega de 200 lonas, 160 casas de campaña, 15 toldos y 100 despensas, que serán de utilidad mientras reconstruyen o reparan los hogares, Ruiz Esparza sostuvo que con la participación de todos, autoridades y sociedad, las casas quedarán mejor construidas y dignas para ser habitadas, con lo que, además, las familias recuperarán su patrimonio.

 

El funcionario presenció el inicio de la demolición de la iglesia de la Santa Cruz de los Pescadores, dañada por los temblores y contigua al albergue que atiende la SCT.

 

 

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, realizó un recorrido por el municipio de Benito Juárez en Chiapas, uno de los más afectados por el sismo del pasado 7 de septiembre, en donde indicó que la reconstrucción de las vivienda “es nuestra primera atención, nuestra mayor prioridad, porque queremos que las familias recuperen lo que perdieron que fue su casa”.

 

 

 

 

El mandatario señaló que paralelamente se seguirá trabajando en la recuperación de “escuelas, templos, que son parte del patrimonio cultural, lo mismo que algunas carreteras que resultaron afectadas; todo esto es parte de la tarea de reconstrucción”.

 

Su visita se debió a que comenzó la entrega de entrega de tarjetas bancarias a las familias damnificadas para apoyar la reconstrucción de sus viviendas, en donde al igual que en Oaxaca, se entregará un apoyo de 120 mil pesos en cuatro exhibiciones, para aquellas personas que perdieron la totalidad de su casa, y enfatizó que el apoyo entregado “permite la reconstrucción de una vivienda digna y decorosa con dos cuartos como lo mandata la nueva reglamentación de política en vivienda que hemos seguido desde el inicio de la Administración”.

 

Peña Nieto confió en que con la participación y el compromiso de todos, se logrará una “reconstrucción de manera muy rápida y acelerada. Hay quienes me dicen que soy muy optimista, porque creo que en cuatro meses o cinco, a lo más, nuevamente la vivienda, particularmente la vivienda, estará reconstruida”.

 

Los habitantes escucharon atentos una de las propuestas del mandatario, al firmar que “creo que si se organizan a modo de tandas, como suele llamarse, se organizan cuatro familias y deciden entre todos construir una primera casa, se sortea la de quién, luego la que sigue, la que sigue, y así las cuatro casas, trabajando en equipo pueden lograr la reconstrucción de sus viviendas”.

 

JOSÉ WOLDENBERG

REFORMA

 

 

 

 

En solidaridad con Leonardo Curzio.

El malestar que flota en el ambiente en contra de los partidos políticos combina nutrientes profundos y prejuicios muy extendidos. Atender a los primeros y desmontar a los segundos parece ser una tarea de primer orden. Pero los propios partidos parecen dar la espalda a los auténticos problemas mientras alimentan las consejas más desinformadas y tontas que emergen de la sociedad. La mala conciencia de los dirigentes, sumada a la simpleza, el oportunismo y la demagogia están destruyendo las coordenadas de un debate medianamente racional. Y los adjetivos no son azarosos: demagogia, porque no intentan elevar el nivel de la comprensión y discusión sino se pliegan al mínimo común denominador que priva en la sociedad; simpleza, porque cualquier planteamiento moderadamente sofisticado no cabe en las fórmulas pegajosas de la mercadotecnia; y oportunismo, porque con esos recursos piensan en “ganar” a la mayoría. Perdieron la brújula.

 

Que los partidos, en conjunto, hubiesen destinado un porcentaje importante de sus recursos a las tareas de auxilio a las víctimas, reconstrucción de inmuebles, atención a los damnificados hubiese sido un gesto de solidaridad digno de ser apreciado. Es más, si cada uno lo hubiese realizado por su cuenta también. Pero no, acicateados por la fiebre del malestar interiorizado, empezaron una carrera desbocada para ver quién se flagelaba más y con mayor contundencia, hasta llegar a la peregrina iniciativa de suprimir por completo el financiamiento público. Sin reparar en la historia ni en las posibles derivaciones de esa iniciativa ni en un análisis comparado de lo que sucede en el mundo, desataron, diría el cínico, los mejores resortes de la demagogia de la mala. (La demagogia “buena” es aquella en la que el demagogo gana y los demás pierden, la demagogia “mala” es aquella en la que todos pierden incluyendo al demagogo).

 

Al parecer es obligado recordar lo elemental: solo hay dos grandes fuentes de financiamiento para los partidos: públicas y privadas. En nuestro caso se optó por la preeminencia de la primera para alcanzar tres objetivos estratégicos que mantienen su vigencia: a) los recursos públicos son más transparentes que los privados, b) sirven para equilibrar las condiciones de la competencia y c) deben ser un dique contra la injerencia de los donantes privados en los partidos. Suprimir ese financiamiento solo llevará a una mayor opacidad en el manejo de las finanzas, a un nuevo desequilibrio en las condiciones de la competencia y a una sumisión cada vez mayor de los partidos en relación a los grandes grupos económicos.

 

El tema además se discute en un ambiente de marcada irracionalidad. Escuchando y leyendo a algunos parecería que la salud de las finanzas públicas y las posibilidades de la atención a las víctimas y las tareas de reconstrucción dependen de dichos recursos. No se recuerda que el financiamiento público a los partidos en 2017 representó el 0.13 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación y que además ya se ha ejercido en un 75 por ciento. Se puede reducir, por supuesto, pero eliminarlo solo acarrearía secuelas peores.

 

También montada en la ola antipolítica, la dirigencia del PRI propone eliminar a los diputados y senadores plurinominales. No centran su argumentación en el núcleo duro del tema: las fórmulas de representación sino en el ahorro que ello implicaría. Con visión de tendero (que me perdonen los tenderos), se olvidan que lo crucial del tema es intentar traducir de la manera más exacta posible el porcentaje de votos en porcentaje de escaños. Y que la fórmula uninominal tiende de manera “natural” a sobrerrepresentar a la mayoría y subrepresentar a las minorías. No se percatan siquiera que en la mayor parte de los países de Europa y América Latina la fórmula plurinominal es hegemónica y parecen pensar que la vía natural para construir representación es la acuñada en la Gran Bretaña y Estados Unidos.

 

En lugar de dar un paso hacia adelante, por ejemplo, quitar el premio de sobrerrepresentación de 8 por ciento para la primera fuerza, quieren volver, en términos normativos, a los tiempos anteriores a los llamados diputados de partido (1963). Un dislate mayúsculo, que además resulta una apuesta de pronóstico reservado porque nadie puede saber a quién acabará beneficiando.

 

 

 

Durante su participación en la presentación de Medidas para la Reconstrucción por el Sismo en la Ciudad en México, el Secretario de Educación, Aurelio Nuño, aseguró que esperan en los próximos 10 días estar concluyendo la etapa de revisión de escuelas, con lo que se podrían estar regularizando las actividades educativas en todas las escuelas del país.

 

Nuño indicó que tomando en cuenta todos los niveles educativos, desde preescolar hasta universidad, 4 mil 675 escuelas han sido revisadas, mismas que cuentan con un Dictamen de Seguridad Estructural, lo que equivale al 48% de todas las escuelas o planteles educativos, lo que se traduce en una una matrícula de 1.3 millones de estudiantes que ya están de regreso en las clases.

 

Al detallar sobre los niveles educativos de escuelas que ya están de regreso a clases, el funcionario indicó:

 

  • Educación básica es 49% de las escuelas y 51% de la matrícula; 830 mil niños
  • Educación media superior es 52% de las escuelas y 42% de la matrícula; 200 mil jóvenes
  • Educación superior es el 43% de las escuelas y el 55% de la matrícula; 260 mil jóvenes

 

El titular de la SEP subrayó que tal como se indicó, el proceso de revisión se llevaría tres semanas, por lo que al ir “justo a la mitad (…) si logramos mantener este ritmo, en diez días más estaremos cumpliendo con haber revisado la totalidad de las escuelas con Directores Responsables de Obra (…) y obviamente bueno pues ya estarán operando todas las escuelas en diez días que tienen esta condición”.

 

Nuño agregó que el costo aproximado de las reparaciones de escuelas en la Ciudad de México es de aproximadamente mil 500 millones de pesos.

 

En entrevista con el programa de Despierta con Loret de Noticieros Televisa, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, aseguró que se encuentra fuera de la carrera presidencial aunque aclaró, esa situación es momentánea, pues se encuentra enfocado en las labores de reconstrucción tras el sismo que golpeó a la capital del país el pasado 19 de septiembre.

 

Mancera aseguró que se haber estado inmerso en el desarrollo de la carrera por la presidencia de México, se hubiera sentado a dialogar con Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Silvano Aureoles para definir la mejor ruta para que el Frente Ciudadano por México defina al abanderado presidencial, que coincidió, debe ser mediante una elección abierta, pues ello dará transparencia, certeza y certidumbre.

 

Al abordar el tema de la reconstrucción de la Ciudad, Mancera indicó que se encuentra a la espera de que se concluyan los trámites para comenzar la demolición de los edificios que representan un peligro para la ciudadanía, y que vislumbró se pueda llevar a cabo en un par de semanas.

 

El Jefe capitalino indicó que para este proceso de demolición, se tiene un cálculo de 2 mil 500 millones de pesos, monto que se cubrirá entre el FONDEN y el gobierno de la Ciudad, a quien le tocará abogar un aproximado de 1,250 millones de pesos.

 

 

 

Con información de Noticieros Televisa / Foto: Archivo APO