Tag

reforma electoral

Browsing

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, refirió que existe viabilidad y pertinencia de una reforma electoral, siempre y cuando no haya retroceso alguno en cuatro pilares del sistema que se ha construido a lo largo de cuatro décadas.

“Una reforma no debe retroceder ni un milímetro sobre las columnas vertebrales del sistema: la autonomía de las autoridades electorales, los procedimientos que dan certeza a las elecciones, las reglas de equidad en las condiciones de la competencia y la posibilidad de mantener la representación de la pluralidad política”, dijo.

Lorenzo Córdova enfatizó que nadie está en contra de la austeridad, pues las leyes que rigen el sistema electoral son perfectibles, pero cualquier cambio debe tener en la mira hacer más eficiente el modelo, incrementar los derechos de las y los ciudadanos, así como contar con el consenso de todas las fuerzas políticas.

Recalcó que si no hay reforma electoral, “no pasa nada, podemos las autoridades electorales ir a las complejísimas elecciones 2021 con las reglas hoy vigentes que han sido probadas y sirven para recrear la pluralidad política del país en paz, una conquista que coloca al sistema electoral mexicano en paz”.

Córdova Vianello sostuvo que la renovación pacífica del poder lograda después de las elecciones de 2018, no es resultado de un evento fortuito, sino de una larga y compleja evolución de la sociedad mexicana y de su sistema político.

Mencionó que a lo largo de ocho reformas electorales se construyó un Padrón Electoral confiable, un sistema basado en la equidad, un modelo de comunicación política con acceso gratuito de los partidos y candidatos a tiempos en radio y televisión, así como la estandarización de las reglas con que se organizan los procesos electorales locales y federales.

El Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, afirmó que cambios a la legislación electoral son bienvenidos, siempre y cuando se orienten a fortalecer y mejorar el sistema de elecciones.

Sin embargo, dejó en claro que dichos cambios no deben tocar tres ejes fundamentales del sistema electoral: la autonomía de los órganos electorales, la certeza y la equidad en la contienda, así como la representación de la pluralidad política que existe en el país.

Al sostener una reunión con la Comisión Ejecutiva del Consejo Coordinador Empresarial, encabezada por su presidente, Carlos Salazar Lomelín, Lorenzo Córdova, señaló que existe coincidencia con la cúpula empresarial en que, “si bien tener ahorros en los procesos electorales es deseable, no pueden verse como un fin en sí mismos, si ello implica retroceder en lo que hemos construido”.

El Consejero Presidente mencionó que existe la posibilidad de hacer cambios que permitan disminuir el costo de las elecciones sin la necesidad de modificar las leyes; sin embargo, éstos deben contar con el acompañamiento de los partidos políticos.

“Si nosotros tomamos medidas que abaraten las elecciones, pero éstas generan problemas políticos, estaríamos en un escenario donde la solución acaba siendo más costosa que el problema a resolver”, dijo.

Lorenzo Córdova recordó que existen cambios legales, como la implementación de la urna electrónica, la cual podría generar ahorros por 4,500 millones de pesos solamente en las elecciones federales.

Insistió en que hay modo de abaratar las elecciones a partir de cambios en las leyes o bien, tomando determinaciones administrativas, pero siempre, dichos cambios deben preservar la certeza y la equidad en la competencia.

Los dirigentes del PRI, PAN, PRD y MC ofrecieron este miércoles una conferencia de prensa desde la Cámara de Diputados, en la que fijaron postura respecto a la reforma electoral que se analiza en el Congreso.

Marko Cortés, dirigente de Acción Nacional, rechazó dar paso a la reforma electoral impulsada desde el gobierno, pues sostuvo que puede dar lugar a una peligrosa contra-reforma que dañe todo lo avanzado.

Planteó cinco temas que se deben contemplarse en una eventual reforma en la materia, con el fin de mejorar la calidad de la democracia.

  • Proporcionalidad, es decir, que el porcentaje de votación que obtenga un partido se refleje fielmente en el número de representantes en la Cámara de Diputados
  • Coaliciones, porque no posible que los partidos que ya desaparecieron, como el PES, tengan casi el 6% de representación, gracias a un convenio de coalición.
  • Programas sociales, evitar que se degeneren en clientelismo electoral y que se utilicen las estructuras de los partidos políticos para repartir o prometer las ayudas sociales.
  • Segunda vuelta electoral para gobernadores y para presidente de la República, con el fin de que el ganador de la elección presidencial o de gobernador tenga una mayor legitimidad y apoyo ciudadano.
  • Tiempos oficiales, flexibilizar los métodos de comunicación de los tiempos oficiales, para permitir que la gente pueda contrastar mejor las ideas.

Sobre la propuesta de revocación de mandato, el panista dijo que “lo decimos con total claridad: no estamos de acuerdo en que el Presidente de la República aparezca en la boleta en la Elección Federal del 2021, con el pretexto de la revocación de mandato”.

Los dirigentes alertaron en que no se debe permitir atentar contra la autonomía del Instituto Nacional Electoral (INE), y coincidieron en que sí se pueden hacer ahorros, pero sin debilitar a la autoridad electoral. Por ejemplo, reconocieron que el INE puede funcionar con 7 Consejeros sin perder su autonomía.

Por su parte, la dirigente del PRI, Claudia Ruiz Massieu, indicó que la reforma electoral que hoy se plantea carece de consensos, por lo que era necesario abordarla desde un punto de vista integral, buscando proteger y garantizar el pluralismo democrático.

“Si se trata de reducir el costo de nuestra democracia, abordemos el tema desde una perspectiva integral, estudiando cómo podemos hacer más eficientes los distintos órganos del sistema político-electoral mexicano”, subrayó la dirigente.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, afirmó que el organismo que dirige, en la actualidad no podría hacerse cargo de todas las elecciones del país, como se plantea en el proyecto de la nueva reforma electoral.

“En las condiciones actuales no puede organizar todas las elecciones del país, habría que refundar al INE y eso, evidentemente, significa tener una institución mucho más grande porque va a tener nuevas atribuciones y mucho más presupuesto del que se le destina”, indicó el consejero presidente.

Córdova Vianello resaltó que el INE no está en contra de medidas de racionalidad del gasto, ni de la austeridad, pero, dijo, es primordial cuidar la certeza en las elecciones.

Subrayó que la reforma electoral que se discute no debe improvisarse y mucho menos imponerse, porque se trata de reglas para el juego democrático y la disputa civilizada del poder. Por ello, dijo, se requiere además de una profunda deliberación, un amplio consenso y el acuerdo de todas las fuerzas políticas, de lo contrario, puede abrirse la puerta a descalificaciones futuras de las elecciones por causa de las reglas.

“Debemos mejorar el sistema electoral con una regla básica: el consenso. Sobre las reglas del juego democráticas, tiene que haber consenso, de lo contrario, el día de mañana, quien pierda una elección, eventualmente puede impugnar que las reglas no eran correctas y que éstas eran parte del problema”, precisó.

El consejero presidente planteó implementar la urna electrónica como una medida para reducir los costos del sistema electoral, pues insistió en que la impresión de boletas y de actas es muy costoso, lo que podría también subsanarse con el voto electrónico.

El presidente del Senado de la República, Martí Batres, indicó que los legisladores están abiertos a discutir una nueva Reforma del Estado y electoral profunda, que en esencia garantice una mayor intervención de la sociedad en los asuntos públicos.

Dijo que uno de los planteamientos es la reducción de las prerrogativas de los partidos políticos en 50%, lo cual amerita una enmienda constitucional.

El senador también refirió que uno de los temas relacionado con la austeridad y que se incluiría en la reforma, es que sea el Instituto Nacional Electoral (INE) el que organice todas las elecciones y prescindir de los Órganos Electorales Locales (OPLEs) de las entidades federativas.

Indicó que el balance general sobre estos órganos (OPLEs) «es negativo», pues hay una tendencia de dificultades y conflictos para solicitar la organización de los procesos electorales locales directamente al INE.

También se refirió a temas complicados que requerirán un amplio debate, como es el de la representación proporcional, que consideró, «no debe desaparecer».

«Debe mantenerse la representación proporcional y analizarse, en todo caso, las fórmulas para reducir el tamaño del Congreso, si es eso lo que se pretende, pero combinando adecuadamente la representación proporcional y la mayoría relativa», sostuvo el morenista.

Batres Guadarrama insistió en que el mensaje que se recibió en las urnas el 1 de julio de 2018 fue transformar todo, por lo que es necesario discutir una reforma en este sentido.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, afirmó que una reforma electoral requiere, además de una profunda deliberación, un amplio consenso y el acuerdo de todas las fuerzas políticas.

“La reforma electoral no debe improvisarse, ni mucho menos imponerse; estamos hablando de las reglas para el juego democrático y la disputa civilizada del poder político. No entenderlo puede significar abrir la puerta a la descalificación futura de las elecciones precisamente por las reglas, algo, por cierto, que ya vivimos en el pasado”, advirtió.

Córdova Vianello reconoció que el sistema electoral es un sistema perfectible, “pero cambios mal planeados, mal procesados o claramente mal intencionados, pueden implicar una regresión antidemocrática”.

Señaló que en la reforma no se puede dar marcha atrás en la certeza que se ha logrado en la construcción democrática de México. Al respecto recordó que las elecciones de 2018 convirtieron a México en un referente internacional por la capacidad de organizar elecciones en contextos de complejidad.

Argumentó que el centro de una posible reforma electoral no está en el funcionamiento del modelo, sino en el costo de las elecciones.

El consejero presidente del INE dijo que si lo que se quiere es reducir los costos, no se necesita revisar el modelo electoral, sino repensar algunos aspectos del mismo, como las fórmulas para determinar el financiamiento público que se otorga a los partidos a nivel nacional y local; la duración de las campañas electorales y avanzar hacia el voto electrónico, entre otros.

Córdova Vianello enfatizó que reducir los costos de las elecciones minando las reglas, los procedimientos y las instituciones construidas para inyectar certeza por un tema de costos, “es no tener claras las prioridades y abrir la puerta a un pasado superado, cuando, apenas hace treinta años las elecciones eran el principal de los problemas nacionales. Nadie está contra la austeridad, pero lo primero en lo electoral, no nos equivoquemos, es cuidar la certeza”.