Tag

reforma laboral

Browsing

Eel presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aplaudió la aprobación de la Reforma Laboral, pues dijo representa un avance para que los trabajadores elijan libremente y con voto secreto a sus líderes sindicales.

“Estamos muy contentos por la aprobación de la reforma laboral. Lo ocurrido ayer en el Senado garantiza democracia sindical y cumple con compromiso con el gobierno de Estados Unidos para la firma del Tratado de libre comercio con ese país y Canadá”, dijo AMLO.

Afirmó que la aprobación de la Reforma Laboral es un trabajo de todos los sectores, pues recordó que fue apoyada por los empresarios, sindicatos y senadores, además de que tendrá el aval de los diputados.

López Obrador añadió que, con la aprobación de la Reforma, también se cumplió con el compromiso que se hizo con el gobierno de Estados Unidos y Canadá en la firma del Tratado de Libre Comercio (T-MEC).

“Se hizo el compromiso de que se iba a llevar a cabo una reforma laboral, apegada a lo que exigen las normas internacionales en cuanto a la defensa de los derechos laborales (…) Estamos demostrando que en México cumplimos los compromisos”, sostuvo el mandatario.

En ese sentido dijo que al México cumplir con su compromiso, ahora corresponde al gobierno de Estados Unidos, a sus legisladores, terminar de aprobar el T-MEC.

PABLO HIRIART

EL FINANCIERO

El jueves el presidente alentó la destrucción de la reforma educativa con el argumento de que fue impuesta desde el exterior, lo cual es falso.

La única reforma impuesta por Estados Unidos ha sido la que él promueve y será aprobada esta semana en el Congreso: la laboral.

Este presidente ha tenido, como ninguno antes que él, la posibilidad de transformar a México para bien, pero ha usado su poder para destruir lo bueno.

Falta todavía para que el daño se sienta en los niveles de vida de la población, pero el único indicador que va al alza es el de la inseguridad.

Con la destrucción de la reforma educativa, los sindicatos volverán a tener la voz cantante en esa materia y la desigualdad se va a agudizar.

Las escuelas privadas dan acceso al inglés, a tecnologías y tienen maestros capacitados. Esos instrumentos los contemplaba la reforma para las escuelas públicas y emparejar así el piso para reducir nuestra escalofriante desigualdad, y fue destruida.

Acaba de destruir el proyecto de Zonas Económicas Especiales, que daba incentivos para invertir en los estados más rezagados del país. Ya estaban comprometidos ocho mil 234 millones de dólares en Coatzacoalcos, Lázaro Cárdenas, Progreso, Puerto Chiapas, Salina Cruz, Campeche y Tabasco. Adiós.

Cerró Proméxico, el organismo encargado de promover al país y atraer negocios e inversiones. Llegaron 200 mil millones de dólares y se crearon cuatro millones de empleos.

¿A cambio de qué destruyeron Proméxico?

¿Alguien sabe de alguna nueva planta automotriz que haya anunciado su instalación en el país?

¿Alguna petroquímica que se venga a México?

¿Alguna empresa aeroespacial que traiga sus capitales y su tecnología para desarrollar productos aquí?

Nada. Lo que hay es lo que ya estaba en curso.

Sí hay inversiones financieras, conocidas como ‘capitales golondrinos’, y son las que básicamente sostienen al peso frente al dólar. Así como vienen se pueden ir, o quedar. Toquemos madera.

No vemos al presidente que salga al exterior a promover inversiones fijas, productivas.

Para crear empleo y generar riqueza se necesita inversión, por lo que es necesario –y no es «turismo» como lo llama él– que viaje a Frankfurt, Nueva York, a reunirse con grandes comunidades de negocios para entusiasmarlos con su proyecto.

No lo hace, y las inversiones productivas se están yendo a Brasil u otras naciones.

Nuestro horizonte es cada vez más municipal.

Destruyó el Consejo Nacional de Promoción Turística, que puso a México en el sexto lugar mundial de países más visitados, y nos dieron una entrada de divisas de 23 mil 510 millones de dólares sólo en 2018.

Una consulta sin ningún rigor ni seriedad avaló la promesa del presidente de destruir el nuevo aeropuerto internacional de Texcoco, que iba a mover a 70 millones de pasajeros al año, sin cargo al erario porque se pagaba con el impuesto de los viajeros (TUA).

En lugar de Texcoco vamos a tener una ampliación de la base militar de Santa Lucía, que moverá 18 millones de pasajeros, va a costar 78 mil millones de pesos –más los gastos que surjan derivados de “imponderables”, como la existencia de un cerro que no habían visto– y estará operando a su total capacidad en el año 2069.

La destrucción de Texcoco se decidió porque iba a ser un aeropuerto demasiado grande, que no nos merecíamos al tener tantos pobres, pero va a costar más dinero cancelarlo que terminarlo, y era un gran negocio para el Estado.

El 70 por ciento de su construcción estaba financiada con inversión privada. Para abajo. Un gran país conducido con vocación municipal.

Anunciaron la destrucción del Seguro Popular, que atiende a 53 millones de personas, y en su lugar se creará otro organismo que dará los mismos servicios. ¿Por qué lo destruyen si funcionaba?

Porque “no es seguro ni es popular”, fue todo el argumento para su demolición.

Destruyeron el programa de apoyos a las estancias infantiles, que daban servicio a 330 mil niños para que madres trabajadoras dejaran a sus hijos en manos profesionales y con alimentación sana.

El pretexto fue que resultaba mejor dar ese dinero a las mamás: 800 pesos al mes y que a sus hijos los cuiden alguna tía o los abuelitos.

Los niños no se van a desarrollar con otros niños ni tendrán atención profesional, sino que estarán sentados en un departamento viendo tele y comiendo lo que les den.

Destruyeron el programa de comedores comunitarios porque “había corrupción”.

Seguramente en algunos casos sí la había, pero en lugar de limpiarla cortaron la ayuda a esos comedores donde 600 mil personas de escasos recursos se alimentaban bien todos los días por 10 pesos.

Les quitaron el apoyo (346 millones de pesos) a los refugios para mujeres víctimas de la violencia.

Destruir, destruir y destruir, cuando tienen en sus manos erradicar males y dinamizar lo positivo. Todo indica que no habrá rectificación.

Con 120 votos a favor y 2 abstenciones, el Pleno del Senado avaló este lunes, en lo general, la Reforma Laboral que previamente fue aprobada por los Diputados.

El dictamen avalado contempla cambios a la Ley Federal del Trabajo; la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación; la Ley Federal de la Defensoría Pública; la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, y la Ley del Seguro Social, en materia de libertad sindical, justicia laboral y negociación colectiva.

Los cambios aprobados garantizarán la justicia laboral, la democracia sindical y la negociación colectiva.

Con esta acción, México estaría cumpliendo el compromiso adquirido en la firma del T-MEC, y los convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habló este jueves sobre la reunión que sostuvo con el senador Napoleón Gómez Urrutia, con quien confirmó abordó el tema de la reforma laboral.

AMLO dijo que “debe de aprobarse la reforma laboral”, por lo que hizo votos para que la reforma se apruebe en el Senado, pues recordó que contiene avances importantes como la democracia sindical.

Sobre la reunión con Gómez Urrutia, reconoció que efectivamente es un personaje polémico, pues acusó que “los que se sentían dueños de México”, lo expulsaron de México.

Fue en ese momento cuando dijo que “nosotros ayudamos” para que él regresara al considerar que era una injusticia.

Explicó que “como aportaban dinero para las campañas y ayudaban a los candidatos, ya cuando imponían a una autoridad”, los que sentían dueños de México “traían de llaverito al presidente, de títere”.

Al ser cuestionado sobre las acusaciones que recaen en Gómez Urrutia, AMLO dijo que si bien su gobierno protege a quienes son perseguidos, no permitirán ningún acto antidemocrático. “Estamos en contra del charrismo sindical, estamos a favor de la democracia sindical”.

Al retomar el tema de la reforma laboral, el presidente dijo que no quieren que dicho tema se utilice como pretexto para que Estados Unidos acuse a México de que no está cumpliendo con lo plasmado en el T-MEC y quieran reabrir la negociación.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado de la República, Ricardo Monreal, señaló que hay urgencia en dos materias: la reforma laboral y las leyes secundarias de la Guardia Nacional, por lo que ya se preparan las rutas a seguir.

En el caso de la reforma laboral, informó que será a partir del próximo lunes que se comenzará a deliberar y discutir el tema en el seno de las comisiones dictaminadoras para buscar los consensos necesarios.

“Es muy importante porque es un compromiso que adquirió México en la firma del T-MEC, y le otorga congruencia a lo que firmaron los Ejecutivos de México, Estados Unidos y Canadá”, precisó el morenista.

Respecto a la Guardia Nacional, el senador comentó que la premura es por el estado de violencia e inseguridad que vive el país. “Debemos otorgarles los instrumentos jurídicos adecuados a los integrantes de este cuerpo de seguridad”, agregó.

Ricardo Monreal dijo que se intentará sacar adelante las leyes secundarias antes de que concluya el periodo de sesiones, que termina el último día de abril.

El también coordinador del Grupo Parlamentario de Morena comentó que se revisarán otras normas jurídicas, como la consulta popular y otras leyes pendientes, así como nombramientos y designaciones de embajadores para América Latina y Europa.

“Tenemos una carga de trabajo fuerte para los próximos días del periodo de sesiones. Estamos dispuestos, como grupo parlamentario en caso de no concluir la agenda, a convocar a periodos extraordinarios; los que sean necesarios, para poder sacar adelante estas reformas fundamentales para la vida pública del país”, remató.

El coordinador de los diputados del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, afirmó que con la aprobación de la reforma laboral, el gobierno federal ya no tiene pretextos para implementar los cambios necesarios, para atender “las sombrías señales que se ciernen sobre la economía” del país.

Indicó que entre los aspectos relevantes de la legislación se destaca la refundación del sistema de justicia laboral y la desaparición de las Juntas Federales y Locales de Conciliación y Arbitraje. Manifestó que los diputados del PAN votaron a favor de dichos cambios, pues también se atiende la refundación del sistema de justicia y la democratización de las organizaciones sindicales.

Señaló que con la legislación su cumple con lo acordado en el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en el anexo laboral 23-A y de paso se responde a la advertencia de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos de Norteamérica: “a menos que México apruebe una legislación acorde con el T-MEC ni siquiera podremos considerar podremos considerar su ratificación”.

Recordó que con esta reforma se modificaron cinco leyes y más de 100 artículos relacionados con la justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.

Advirtió que corresponderá al gobierno federal implementar con éxito la legislación para que concretar la creación de empleos e inversiones.

“El grupo parlamentario del PAN ya puso su parte para que el gobierno federal no ponga pretextos para implementar los cambios derivados de esta reforma, pero exigimos una atención más puntual para atender las sombrías señales que se ciernen sobre la economía”, precisó.

El presidente del Senado de la República, Martí Batres, celebró la reforma laboral que aprobó la Cámara de Diputados el pasado jueves, misma que ahora se encuentra en el Senado para su análisis y eventual ratificación.

El morenista dijo que se trata de una decisión histórica, de fondo, que incrementa los derechos de los trabajadores.

«Se ha dado un paso importante en materia de justicia laboral, transparencia en los contratos colectivos, negociación colectiva y democracia sindical, así como en el derecho de la clase trabajadora a elegir a sus dirigentes mediante el voto libre y secreto», consideró el senador.

Indicó que aunque hace falta la labor de análisis y de trabajo en el Senado de la República, el proyecto que aprobó la colegisladora “es una reforma histórica”, progresiva, que beneficiará a empleados y empresarios.

Batres Guadarrama indicó que entre más pronto se avale la minuta en la Cámara de Senadores “es mejor” para el país, aunque reconoció que el trabajo legislativo lo determinarán las comisiones que se encargarán de dictaminar la minuta.

Dijo que aunque se generó un amplio consenso sobre la iniciativa entre los diferentes grupos parlamentarios, se tiene que escuchar a todos involucrados: empresarios, trabajadores, expertos y académicos. “Yo mismo voy a recibir a dirigentes de la CTM para escucharlos”.

Reconoció que en el respaldo que obtuvo la reforma laboral influyeron las negociaciones relativas al Tratado México-Estados Unidos y Canadá, T-MEC, pero también se dio por el cambio en la correlación de fuerzas políticas que ocurrió en el país y que ha permitido que se apruebe una reforma de esta naturaleza.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) afirmó que es necesario rectificar algunos puntos de la reforma a las leyes en materia de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva aprobadas por la Cámara de Diputados.

“El sector patronal reitera su respaldo a la reforma laboral y al cumplimiento de acuerdos internacionales como el T-MEC y el Convenio 98 de la OIT. Sin embargo, estos compromisos no deben menoscabar la competitividad y estabilidad de las empresas”, señaló el presidente nacional de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther.

El dirigente del sector patronal reconoció a los diputados que tomaron en cuenta algunas de las observaciones de los empleadores en materia de derechos individuales y colectivos de los trabajadores, que dijo, ayudarán a garantizar la libertad de asociación y de negociación colectiva.

Sin embargo, lamentó que hubo planteamientos que no fueron atendidos y que ponen en riesgo la estabilidad de las empresas, como el hecho de dejar sin tutela el derecho de no pertenecer a ningún sindicato, así como la posibilidad de celebrar múltiples contratos colectivos de trabajo en una empresa.

Específicamente en materia de justicia laboral, consideraron preocupante que no se garantice el carácter tripartita, que permita el diálogo entre sectores productivos, en la conformación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral. 

«El sindicato patronal advirtió la urgencia de rectificar algunos puntos del nuevo marco normativo, debido a que las cargas legales para el gobierno, los sindicatos y las empresas podrían tener un fuerte impacto, en especial para las micro, pequeñas y medianas empresas, que generan nueve de cada 10 puestos de trabajo formales en el país», remató.

La Cámara de Diputados aprobó en lo general el dictamen que contempla diversos cambios a la reforma laboral, entre los que se encuentra la libertad y la democracia sindical de los trabajadores.

Luego de someterlo a votación ante el Pleno, el dictamen fue avalado por 417 diputados, mientras que una legisladora del PAN votó en contra, y se registraron 29 abstenciones.

Las leyes que se reforman son: Federal del Trabajo, Orgánica del Poder Judicial de la Federación, Federal de Defensoría Pública, del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y del Seguro Social (IMSS).

Tras su aprobación en lo general, la Mesa Directiva informó que se presentaron 104 reservas para discutirse en lo particular.

El PAN, quien fue uno de los grupos parlamentarios que más se opuso al dictamen, acusó que se estaba de «rodillas» ante el gobierno de los Estados Unidos, pues dijeron hubo presión por parte del país vecino para que se aprobara, todo relacionado con la ratificación del T-MEC.

Lamentaron que ante las presiones, faltó tiempo para el análisis y discusión de la reforma, la cual calificaron como «avanzada», misma que ahora «queda corta».

El tema que causó división entre la bancada de Morena, y que fue apoyado por la bancada del PT, fue del outsourcing. Solicitaban que el outsourcing y la subcontratación desaparecieran del proyecto. “No al outsourcing», “No a la subcontratación», “basta de sindicatos charros», reclamaron con pancartas.

El coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, informó que el dictamen sobre la reforma en materia laboral podría aprobarse en comisión la próxima semana, esto en el marco de la presunta presión que Estados Unidos está ejerciendo como parte del proceso para ratificar el T-MEC.

El legislador indicó que existe la posibilidad de que el dictamen se discuta y vote en el Pleno cameral el jueves próximo.

“Hoy la mesa directiva de la Comisión de Trabajo va a tener una sesión para distribuirse un dictamen sobre la reforma laboral. Es una reforma en materia de Justicia laboral y democratización sindical”, expuso el legislador en un breve encuentro con los medios de comunicación.

Indicó que la iniciativa ya lleva un par de meses en la Cámara, incluso recordó que a finales de febrero se realizaron audiencias públicas y al dictamen se incorporaron las participaciones de las organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, trabajadores y empresarios.

Enfatizó que se atenderán “las distintas obligaciones adquiridas en la negociación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá; en materia de libertad sindical y negociación colectiva también se va a crear el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral”.

Delgado Carrillo añadió que también se modifican los requisitos que deberán cumplir los estatutos de los sindicatos, esto para salvaguardar la democracia de sus elecciones y las dirigencias sindicales.

Finalizó indicando que el tema de derechos humanos y perspectiva de género se reafirma en la reforma, pues por primera vez se van a incluir protocolos para prevenir la discriminación por razones de género y atención de casos de violencia y acoso sexual.

“Estamos seguros de que vamos a avanzar en esta reforma, tenemos hasta el momento opiniones favorables de todos los grupos parlamentarios”, remató.

Al ser cuestionado sobre la presunta presión que está ejerciendo Estados Unidos para que sea aprobada en nuestro país la nueva reforma laboral, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fijó postura.

Indicó que su gobierno hizo el compromiso cuando participaron como observadores en las pláticas para acordar el nuevo acuerdo comercial entre Canadá, México y Estados Unidos (T-MEC), de apoyar lo que se pactó en todos sus términos.

“Apoyamos lo que se acordó en el Tratado de Libre Comercio y esto lo hemos expresado abiertamente al sector empresarial, al sector obrero y lo hemos dado a conocer a los legisladores, que son independientes, son autónomos”, dijo AMLO.

Sin embargo, enfatizó que su gobierno ha sido muy claro en que debe de aprobarse una Reforma Laboral apegada a los acuerdos que se establecieron en dicho tratado, pues no quieren dar ningún motivo para reabrir las negociaciones del tratado.

Afirmó que reabrir las negociaciones del T-MEC, es algo que “no le conviene al país”, y reiteró que lo que se logró, lo que se pactó, es bueno para México y fue aceptado por Estados Unidos y por Canadá.

“No queremos dar ningún motivo, ningún pretexto, que no haya ninguna excusa para utilizar como argumento o esgrimir que nosotros no estamos cumpliendo con lo que se acordó”, añadió.

Ante la insistencia de la prensa sobre la supuesta presión que hay desde la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, específicamente de la líder demócrata, Nancy Pelosi, de que para avanzar en la ratificación del T-MEC era necesaria la aprobación de la reforma laboral en México, el mandatario negó que se trate de presión.

“No, es lo que se acordó y hay que cumplir, los acuerdos se cumplen y hacerlo ya en este tiempo, porque esto tiene que ser discutido y resuelto también en Estados Unidos”, remató.

El coordinador de la bancada del PRI, René Juárez Cisneros, rechazó que la Cámara de Diputados discuta la reforma laboral bajo algún tipo de presión externa, esto luego de que la tarde de ayer, la líder de los demócratas en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, condicionara la ratificación del T-MEC a la aprobación de dicha reforma.

“El ritmo lo marcan los acuerdos parlamentarios (…) ya estamos en ruta, tenemos varias semanas trabajando en este tema”, indicó el legislador.

Negó que los diputados estén trabajando bajo presiones, y por el contrario dijo, es un tema que está en la discusión y que en las próximas semanas se tendrá canalizado.

En ese sentido afirmó que la reforma laboral la vamos a sacar cuando se tengan los acuerdos entre los distintos grupos parlamentarios. “El ritmo lo va a marcar los acuerdos en comisiones, más que cualquier expresión de otra naturaleza”, insistió.

Añadió que las expresiones del Congreso estadounidense de condicionar la ratificación del T-MEC con la existencia de una reforma laboral en México, “no es un tema que nos angustie, ni nos acelera, ni nos hace que caminemos más lento”.

La diputada de Morena, Dolores Padierna, aseguró que el dictamen de la reforma educativa que presentó el Ejecutivo y que se ha venido discutiendo en las últimas semanas, está «casi listo» para aprobarse en este mes.

“La reforma educativa se agendaría para subir al Pleno, en el momento en que aseguremos una mayoría calificada, pero está casi lista y marzo es un buen mes para aprobarla”, señaló en un breve encuentro con la prensa.

Agregó que también se prevé que la reforma laboral se apruebe en este periodo ordinario de sesiones que, aunque reconoció que no es muy amplia, dijo que es muy importante.

“Las reformas educativa y laboral se verán en este periodo, se están revisando a fondo las iniciativas enviadas por el Ejecutivo federal, pero las vamos a aprobar. Se ha venido generando un consenso en ambas”, indicó.

En otro, al ser cuestionada sobre los casos de abucheos que se han vivido en contra de gobernadores de oposición durante los mítines del presidente López Obrador, Padierna Luna rechazó que su partido esté detrás de los ataques.

“No creo que eso sea un acto provocado, en Morena no estamos apoyando esas acciones, no son prefabricadas”, dijo la legisladora; sin embargo, se sumó al llamado del Ejecutivo federal a respetar a las autoridades, a los gobernadores y que “no responsabilicen a Morena, nosotros no acostumbramos esos métodos”.