Tag

Reino Unido

Browsing

Twitter acusó al partido conservador del primer ministro Boris Johnson de «engañar» a los británicos, al presentar durante el debate electoral de ayer una de sus cuentas en la red social como si fuera una cuenta de verificación de información.

Mientras Johnson y su opositor laborista Jeremy Corbyn se enfrentaban en su primer debate televisivo, la cuenta de Twitter del servicio de prensa de los Tories, @CCHQPress, cambió su nombre a «FactcheckUK».

Twitter, que recientemente dejó de aceptar la publicidad política en todo el mundo, lanzó una advertencia contra el Partido Conservador anunciando que tomaría medidas en caso de nuevos intentos de «engañar a la gente» durante la campaña en el Reino Unido.

La cuenta en cuestión tiene la marca azul que significa que está verificada y es una garantía de confianza.

«Twitter se compromete para que pueda celebrarse un debate sano durante la campaña electoral británica. A nivel internacional tenemos normas que prohíben conductas engañosas, incluso con cuentas certificadas», dijo un portavoz de la red social.

«Todo nuevo intento de engañar a la gente modificando información certificada, tal como se hizo durante el debate sobre las elecciones en el Reino Unido, conllevará sanciones», añadió.

El portavoz del partido demócrata liberal Tom Brake denunció una maniobra «que salió directamente del manual de Donald Trump o de Vladimir Putin». Indicó que los votantes saben que no pueden «creer una palabra de lo que Boris Johnson o los conservadores dicen», añadió.

Por su parte el diputado laborista David Lammy consideró que este asunto pone de relieve el «desprecio» del partido conservador y del gobierno «por la verdad».

El ministro de Asuntos Exteriores Dominic Raab respondió afirmando que se trataba de que el partido refutara, en tiempo real, las «tonterías» proferidas, según él, por Jeremy Corbyn. Quien haya visto la controvertida cuenta de Twitter «más de una fracción de segundo no puede ser engañado», afirmó en la BBC.

El primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró hoy que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea (UE) el próximo 31 de enero, tras señalar que el acuerdo que se negociará con el bloque comunitario será «como ningún otro».

«Estaremos fuera de la UE y esto es lo más importante», afirmó el líder conservador en una entrevista con la cadena británica BBC, como parte de la campaña para las elecciones generales del 12 de diciembre.

Johnson defendió el acuerdo de retirada que negoció con la UE y dijo que espera que el nuevo Parlamento lo apruebe porque permitirá a los británicos recuperar «su dinero, sus fronteras, sus leyes, podrán hacer acuerdos de libre comercio y, lo más importante, el Reino Unido en su conjunto saldrá» de la UE.

El «Brexit» permitirá al Reino Unido hacer cosas «de otra manera, alcanzar acuerdos de libre comercio, estaremos fuera y esa será una gran oportunidad para nuestro país», añadió.

Asimismo, resaltó que el acuerdo que se negociará con la UE será «como ningún otro» que el bloque haya hecho porque lo hará con un país que «ya está en perfecta armonía con sus arreglos (de regulación)».

Johnson sostuvo que no hay ninguna razón por la que, entre enero y finales del año próximo (el periodo de transición tras el brexit) no completen el  libre acuerdo comercial y tengan una «maravillosa» nueva relación con la UE basada en tarifas cero, cero cuotas.

Según el primer ministro, lo importante es que las empresas podrán tener «certeza» de que hasta finales de 2020 regirán «los mismos arreglos» y «tarifas cero» con «nuestros amigos europeos».

De acuerdo con las recientes encuestas, el Partido Conservador de Boris Johnson ha logrado afianzar su ventaja sobre el Partido Laborista de Jeremy Corbyn , y mantiene una ventaja de 14 puntos (42% a 28%), cuando faltan cuatro semanas para elecciones del 12 diciembre.

Johnson cuenta con suficiente ventaja no sólo para revalidar su estancia en Downing Street, sino para lograr su ansiada mayoría parlamentaria y poder culminar el Brexit el 31 de enero.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este miércoles que no tuvo «otra elección» más que convocar elecciones anticipadas en el Reino Unido debido a que el Parlamento «rechazó una y otra vez cumplir con el Brexit.

Tras una reunión con la reina Isabel II para comunicarle la disolución de las cámaras parlamentarias, el líder conservador marcó el inicio oficial de la campaña con un discurso a las puertas de su despacho en Londres, en el que pidió a los ciudadanos: «Vengan con nosotros».

Johnson, que gobierna en minoría tras llegar al poder en julio sin pasar por las urnas, aseguró que «no deseaba» convocar los comicios del 12 de diciembre pero lo hizo porque desde el referendum de 2016 sobre el Brexit los diputados han impedido «una y otra vez» cumplir con el mandato del pueblo de salir de la Unión Europea (UE).

El «tory» subrayó  en su mensaje que, si regresa al Gobierno con una mayoría suficiente en la Cámara de los Comunes, «ejecutará el Brexit en la fecha prevista del 31 de enero, con el acuerdo «recién salido del horno» que negoció con la UE el pasado octubre.

Se espera que esta noche presente en un acto en Birmingham el manifiesto del Partido Conservador, donde, además de la retirada del bloque europeo, prometerá, según se ha adelantado, inversión en los servicios públicos.

Pese a que es favorito en las encuestas, Johnson ha empezado de mala manera la campaña, debido a varias polémicas en su partido que amenazan con empañar su mensaje de tono optimista.

Luego de que el pasado 29 de octubre de 2019, Karime Macías, esposa de Javier Duarte, quedara en detención tras se presentarse voluntariamente a la Corte inglesa en donde fue informada de la solicitud de detención provisional con fines de extradición en su contra, este martes quedó en libertad.

Su equipo legal indicó que la justicia inglesa le impuso en la audiencia del pasado 29 de octubre como condición para poder enfrentar en libertad el procedimiento de extradición no ausentarse del país, el pago de una fianza de 150 mil mil libras, equivalente a más de tres millones pesos.

«El día de ayer, 4 de noviembre, la familia y amigos estuvieron finalmente en condiciones de reunir las cantidades y cubrir la fianza. Hoy 5 de noviembre, se celebró una audiencia en la que se acreditó el pago de la fianza y por tanto fue puesta en libertad», detalló su defensa.

Indicaron que ahora, la exprimera dama estatal de Veracruz seguirá en libertad el procedimiento de extradición, mismo que dijeron «se estima no resistirá la defensa consistente en que la orden de aprehensión fue librada de manera absolutamente ilegal, en el marco de una brutal persecución de la que la hicieron víctima».

Los abogados indicaron que las autoridades obtuvieron declaraciones en contra de Macías con tortura.

Señalaron que  se está ante un asunto lleno de atropellos a los derechos más fundamentales en el marco de una persecución que dio incluso lugar a forzar la entrega de su esposo a cambio de no afectar a su familia.

Reconocieron que tanto la Fiscalía General de la República y la Secretaría de Relaciones Exteriores, están están haciendo lo que por ley corresponde, además de que denunciaron, son ajenas a las conductas indebidas de autoridades veracruzanas.

«¿No ha habido Brexit? ¡No es culpa mía!», señaló este jueves el primer ministro británico Boris Johnson, acusando a la oposición laborista de haberle impedido lograrlo.

Johnson llegó al poder en julio con la promesa de que el Brexit tendría lugar «costara lo que costara», el 31 de octubre. Aseguró que prefería estar «muerto en una zanja» antes que solicitar un nuevo aplazamiento.

Pero se vio obligado a ceder y a pedir a los europeos una nueva fecha, ya que el acuerdo de divorcio negociado con Bruselas no superó la prueba del parlamento británico.

«Hoy debería haber sido el día en que se realizara el Brexit y finalmente abandonáramos la UE», señaló Johnson antes de visitar una escuela, un hospital y una comisaria, lugares que dan una idea de los temas que centrarán su campaña para las elecciones legislativas del 12 de diciembre, las terceras en cuatro años.

Según Johnson, si el Reino Unido no ha concretado el Brexit es por culpa del líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn.

«A pesar del excelente nuevo acuerdo al que he llegado con la UE, Jeremy Corbyn se ha opuesto a que esto suceda y ha preferido más indecisión, más aplazamientos y más incertidumbre para las familias y las empresas», agregó el jefe de gobierno.

Inmediatamente después de su llegada a la jefatura del gobierno hace 100 días, Johnson empezó a librar una guerra abierta con los diputados y a favor del «pueblo», al que dice representar.

Por su parte, Corbyn rechazó las acusaciones del jefe de gobierno. «Boris Johnson ha pasado meses prometiendo que hoy saldríamos de la UE. El es el único responsable de que no se llevara a cabo», comentó en Twitter.

Los laboristas esperan poder negociar su propio acuerdo antes de someterlo a referéndum. «El partido laborista resolverá el Brexit dando la última palabra al pueblo en un plazo de seis meses, para que pueda elegir entre un acuerdo de divorcio creíble y permanecer dentro (de la UE). Y cumpliremos lo que se decida», prometió Corbyn.

Los británicos saldrán a votar en diciembre después de que la Cámara de los Comunes respaldara este martes la realización de elecciones anticipadas, las cuales podrían poner fin al impasse político del país provocado por el Brexit.

El primer ministro Boris Johnson espera que elegir a nuevos legisladores le dé a su partido, el Conservador, una mayoría y permita romper el punto muerto que ha paralizado la separación del Reino Unido de la Unión Europea.

La UE concedió esta semana una prórroga de tres meses al Brexit.

La Cámara de los Comunes aprobó con 428 votos a favor y 20 en contra, una propuesta de ley que autorizaría una elección el 12 de diciembre. Se formalizará en ley una vez que sea aprobada el miércoles por la Cámara de los Lores, que no tiene el poder de anular a la Cámara de los Comunes.

Johnson apuesta que una elección le dará mayoría a los conservadores, pero tras tres años de disputas políticas por el Brexit, los votantes británicos están agotados y los resultados de una elección son difíciles de pronosticar.

Johnson, quien tuvo que romper su juramento de liderar a Gran Bretaña durante la salida de la UE el 31 de octubre «a matar o morir», acusó a sus opositores de querer prolongar el proceso del Brexit «hasta el 12 de nunca».

«Sólo hay una forma de lograr el Brexit ante este constante obstruccionismo parlamentario, esta negación interminable, obstinada, dedos cruzados, de cumplir con el mandato del pueblo, y es renovar este Parlamento y darle al pueblo una opción», dijo Johnson.

El camino para las elecciones se abrió cuando el principal partido opositor, el Partido Laborista, que se había opuesto en tres intentos previos de Johnson para una elección, cambió su postura.

Ahora que se pospuso el Brexit, el líder laborista Jeremy Corbyn dijo que su partido votaría a favor de unas elecciones anticipadas porque ya no está sobre la mesa que Gran Bretaña pueda salir de la UE sin un acuerdo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, informó este lunes que aceptó la prórroga flexible hasta el próximo 31 de enero que le han dado sus socios europeos para llevar a cabo el Brexit, recalcando en una carta remitida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que no aceptará nuevas prórrogas.

En su misiva, Johnson ha subrayado que la nueva prórroga, la tercera, le ha sido «impuesta» a su Gobierno «contra su voluntad» y que él considera que es «dañina para nuestra democracia y para la relación entre nosotros y nuestros amigos europeos».

Johnson ha dejado claro que aunque no tratará de «perturbar deliberadamente» el funcionamiento de la UE en los meses adicionales en que Reino Unido siga siendo miembro, seguirá protegiendo los intereses de su país, «incluido en la toma de decisiones de la UE».

Por otra parte, Johnson ha indicado a Tusk que le hubiera gustado que el Parlamento hubiera ratificado el acuerdo alcanzado hace dos semanas. «Desgraciadamente, me temo que este Parlamento nunca lo hará mientras tenga la opción de seguir demorándolo», ha subrayado.

Por ello, ha añadido, busca la convocatoria de elecciones generales anticipadas para lograr un «nuevo Parlamento que sea capaz de resolver la cuestión conforme con nuestras normas constitucionales».

En caso de que también se opusiera, ha añadido, reclamaría a sus socios europeos que dejaran claro que «una prórroga adicional después del 31 de enero no es posible».

Según Johnson, aún queda «mucho tiempo» para que el acuerdo sea ratificado y para evitar que la Cámara de los Comunes «amplíe nuestra permanencia una y otra vez».

La confirmación por parte de Johnson de que acepta la prórroga abre el procedimiento escrito necesario para que se formalice la prórroga en las capitales, un trámite que llevará 24 horas.

Por su parte la Unión Europea a 27 aprobó conceder a Reino Unido la nueva prórroga para evitar una ruptura caótica este 31 de octubre; la prórroga tiene previsto que el divorcio pueda consumarse antes si Londres logra que el acuerdo de retirada sea aprobado previamente por la Cámara de los Comunes.

Las fuerzas de seguridad de Reino Unido detuvieron este viernes a dos personas más por su presunta relación con los 39 cadáveres localizados el miércoles en el interior de un camión en el condado de Essex, por los cuales fue detenido el conductor del vehículo, un norirlandés de 25 años.

En el marco de las investigaciones, la Policía efectuó una operación en el condado de Cheshire y ha detenido a un hombre y una mujer, ambos de 38 años. Están acusados de conspiración para el tráfico de personas y 39 cargos de homicidio, según un comunicado de la Policía de Essex.

A falta de que concluya el proceso de identificación de los cuerpos, las autoridades británicas ya han apuntado que se trata de ciudadanos chinos. El jueves, comenzó el traslado de los cadáveres hasta la morgue del Hospital Broomfield de Chelmsford, donde este viernes han comenzado las autopsias.

La Policía de Essex ha insistido en que será un proceso «largo», seguido muy de cerca desde China. La Embajada china en Londres, que ha enviado un equipo a Essex para reunirse con las fuerzas locales, ha evitado dar por confirmadas la nacionalidad de los fallecidos.

La portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, también confía en que las autoridades británicas puedan «confirmar y verificar lo antes posible la identidad de las víctimas, averiguar qué pasó y castigar severamente a los criminales involucrados».

Medios británicos informaron que los 39 muertos hallados ayer en un camión frigorífico cerca de Londres eran ciudadanos chino. Se informó que eran 8 mujeres y 31 hombres.

En el Reino Unido existe un caso similar a este drama. En junio de 2000, 58 migrantes clandestinos chinos fueron encontrados muertos por asfixia en un camión cerca del puerto de Douvres, en el sur de Inglaterra.

Ayer, la policía británica fue alertada por los servicios de rescate, del descubrimiento de un camión con cadáveres en su interior una zona industrial en la localidad de Grays, a unos 30 kilómetros de Londres.

Desde entonces se puso en marcha una investigación para aclarar las circunstancias de estas muertes, que ya provocaron llamamientos al gobierno para que se refuerce la lucha contra las redes de migración clandestina, que usan métodos muy arriesgados e inseguros para evadir los controles.

La madrugada de hoy, la policía británica registró dos propiedades en Irlanda del Norte. El conductor del camión, un norirlandés de 25 años, está detenido desde el miércoles y es objeto de una investigación por asesinato.

Según la prensa británica, se trata de Mo Robinson, habitante de Portadown, en el condado de Armagh, donde se llevaron a cabo los registros en las últimas horas.

Las autoridades se concentraban en saber qué itinerario siguió ese camión antes de llegar a las afueras de Londres. Según la policía británica, el remolque del camión llegó aproximadamente a las 23 horas del lunes a Purfleet, un puerto del Támesis, procedente de Zeebruges, en Bélgica, mientras que la cabina del camión que remolcó el contenedor partió de Irlanda del Norte.

El jefe del gobierno británico, Boris Johnson, se declaró «horrorizado por este trágico acontecimiento». «Todos los traficantes de seres humanos deberían ser perseguidos y procesados», dijo en el Parlamento.

Reino Unido y la Unión Europea (UE) anunciaron este jueves un «justo y equilibrado» acuerdo sobre el Brexit, que ya generó rechazo entre los diputados británicos, antes de una cumbre crucial de mandatarios para alejar el temido divorcio a las bravas el 31 de octubre.

«Cuando hay voluntad, hay un acuerdo. ¡Tenemos uno! Es un acuerdo justo y equilibrado para la UE y Reino Unido (…) Recomiendo al Consejo Europeo que respalde este acuerdo», anunció el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Desde Londres, el primer ministro británico, Boris Johnson, celebró un «excelente nuevo acuerdo que retoma el control», en referencia a las promesas de los partidarios de salir de la UE en el referéndum de junio de 2016 sobre tomar el control de sus leyes y política comercial.

Sin embargo, el rechazo al pacto por el Parlamento británico, como ya ocurrió con el precedente acuerdo cerrado en noviembre por la entonces primera ministra británica Theresa May, reapareció con la oposición de aliados y rivales de Johnson.

El laborista Jeremy Corbyn, líder del primer partido de la oposición, llamó rápidamente a «rechazar» el nuevo acuerdo, al considerar que «la mejor forma de resolver el Brexit es darle a la población la última palabra a través de un voto popular».

Los aliados parlamentarios de Johnson, los unionistas noirlandeses del DUP, mantenían su oposición expresada durante la mañana, según una fuente interna, al temer que la provincia de Irlanda del Norte quede aislada del resto de Reino Unido, en la isla de Gran Bretaña.

Más de dos años después del inicio de las negociaciones, Londres y Bruselas buscaban cómo garantizar un intercambio fluido de bienes entre Irlanda, país de la UE, y la provincia británica de Irlanda del Norte, sin necesitar la reintroducción de una frontera física.

Para lograr ese objetivo, Johnson abandonó la idea de su predecesora de mantener a todo Reino Unido en una unión aduanera con la UE tras el Brexit mientras se lograba una solución mejor en el marco de un acuerdo de libre comercio durante el período de transición.

El nuevo plan prevé que Irlanda del Norte siga respetando las reglas del mercado único europeo. Respecto a las aduanas, esta provincia británica seguirá vinculada a Reino Unido, pero al mismo tiempo se evitarán controles aduaneros dentro de la isla de Irlanda.

De conseguir el visto bueno de los mandatarios, el tiempo apremia para ratificar un eventual acuerdo tanto por el Parlamento británico como por la Eurocámara, a dos semanas del Brexit, previsto el 31 de octubre.

Londres, que tenía hasta el sábado para lograr un acuerdo o de lo contrario pedir una nueva prórroga, deberá convencer ahora a su Parlamento británico, que debería pronunciarse el sábado en un voto orientativo, de aprobar este pacto.

La Unión Europea (UE) y Reino Unido aseguraron este martes que es «posible» llegar a un acuerdo sobre el Brexit esta semana, y con ello alejar el temido divorcio sin acuerdo previsto para el próximo 31 de octubre, aunque todavía quedan puntos por acordar.

«Las conversaciones no han parado durante el fin de semana y lunes y aunque parezca cada vez más difícil es posible lograr un acuerdo esta semana», dijo el negociador europeo Michel Barnier a su llegada a una reunión con ministros de la UE para informarles sobre la situación.

Desde Luxemburgo, el ministro británico para el Brexit, Steve Barclay, que no estaba invitado a la reunión de los ministros de Asuntos Europeos, también consideró «muy posible todavía» un acuerdo, precisando que las «discusiones siguen en curso».

Barnier debe reunirse así en el Gran Ducado con Barclay, su contraparte en las negociaciones, para intentar avanzar de cara a la cumbre de mandatarios europeos de jueves y viernes, que se espera sea clave a dos semanas de la fecha límite del Brexit.

El canciller irlandés, Simon Coveney, destacó también los avances, pero advirtió que la negociación tiene que progresar «de forma significativa» este martes, si se quiere llegar a un acuerdo que Barnier pueda presentar a la UE el miércoles antes de la reunión de mandatarios.

El primer ministro británico, Boris Johnson, tiene como «prioridad» sacar a su país de la UE ese día, tres años después del referéndum en el que los británicos votaron a favor de abandonar el bloque, confirmó la reina Isabel II al presentar el programa gubernamental la mañana de ayer.

Johnson heredó de su predecesora Theresa May, que no logró que el Parlamento británico aprobara su acuerdo cerrado en noviembre con sus 27 socios europeos, el principal problema: cómo evitar una frontera para bienes entre Irlanda, país de la UE, y la británica Irlanda del Norte.

Los dos puntos de desacuerdo son la manera de evitar la aplicación de controles aduaneros y el derecho de control dado a las autoridades de Irlanda del Norte sobre el acuerdo de divorcio, que debe salvaguardar el mercado único europeo y los acuerdos de paz de Viernes Santo de 1998.

Para los europeos, «Reino Unido va a convertirse en un nuevo competidor a las puertas de Europa», tal y como aseguró este martes la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, para quien la UE se enfrentará «al desafío de ser competitiva y asumir su responsabilidad geopolítica».

El viernes, ambas partes decidieron intensificar las negociaciones para intentar alcanzar un acuerdo esta semana, que pueda ser ratificado tanto por Westminster como por la Eurocámara antes del 31 de octubre, plazo difícil de respetar, según fuentes diplomáticas.

Johnson tiene como límite el 19 de octubre para lograr un acuerdo, según la ley aprobada por su parlamento contra su opinión que le obliga a pedir entonces una nueva prórroga del Brexit, la tercera desde marzo de 2019 y algo a lo que se muestra reticente.

Salir de la Unión Europea (UE) a final de mes es «prioridad» en el gobierno británico, afirmó este lunes la reina Isabel II al abrir las sesiones del parlamento.

El mensaje de la monarca se da cuando las negociaciones se encuentran en un difícil momento, y cuando al ruta del Brexit entra en una semana crítica.

«La prioridad de mi gobierno siempre ha sido asegurar la salida del Reino Unido de la Unión Europea el 31 de octubre», dijo Isabel II. Londres «tiene la intención de trabajar hacia una nueva asociación con la Unión Europea, basada en el libre comercio y la cooperación amistosa», agregó leyendo palabras escritas por el ejecutivo.

Y es que británicos y europeos están actualmente inmersos en una difícil negociación de un acuerdo de divorcio que según el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, podría alcanzarse antes de la fecha de salida, prevista en dos semanas y media.

Como dicta la tradición, Isabel II, de 93 años, presentó en su discurso el programa legislativo del gobierno de Boris Johnson.

Aprobado en referéndum por 52% de votos en 2016, el Brexit debía haberse realizado el pasado marzo. Pero el reiterado rechazo del parlamento británico al acuerdo negociado por la anterior primera ministra Theresa May, provocó dos aplazamientos.

Johnson presentó la semana pasada una contrapropuesta con la que busca modificar su punto más conflictivo: cómo mantener abierta la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la vecina Irlanda, país miembro de la UE, para no amenazar el frágil acuerdo de paz que en 1998 puso fin a tres décadas de conflicto.

Johnson prometió que el país saldrá de la UE a final de mes «cueste lo que cueste», pese a una ley que le obliga a solicitar un nuevo aplazamiento si el sábado no ha logrado un tratado con Bruselas o la más que improbable luz verde del parlamento para un Brexit brutal.

El gobierno británico dio a entender este martes que la negociación sobre el Brexit está a punto de derrumbarse por culpa de la Unión Europea (UE), lo que irritó al presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, quien criticó el «estúpido juego de reproches».

Una fuente de Downing Street dijo a los periodistas que la canciller alemana Angela Merkel advirtió por teléfono al primer ministro Boris Johnson de que es «abrumadoramente improbable» alcanzar un acuerdo a menos de que Londres acepte lo inaceptable: mantener la provincia británica de Irlanda del Norte en una unión aduanera con la UE.

Para Londres, esta exigencia hace que un acuerdo sea «esencialmente imposible», agregó la fuente, subrayando que Johnson defendió ante Merkel haber presentado una propuesta razonable.

Y es que recordemos que la semana pasada, Londres presentó a Bruselas su esperado plan de divorcio y pidió a sus 27 socios que hicieran concesiones para llegar a un acuerdo. De lo contrario, Johnson prometió retirar a su país de la UE el 31 de octubre de forma abrupta.

Los europeos señalaron dos puntos «problemáticos» en su propuesta: la necesidad de controles aduaneros entre Irlanda del Norte e Irlanda, país de la UE, y el veto acordado al parlamento autónomo norirlandés.

En respuesta, los británicos presentaron ayer un nuevo texto con «aclaraciones» que sin embargo «no responden» a las demandas europeas, según fuentes implicadas en la negociación. El enviado británico David Frost debía reunirse de nuevo hoy con la negociadora europea Paulina Dejmek-Hack.

«Boris Johnson, lo que está en juego no es ganar un estúpido juego de reproches. Lo que está en juego es el futuro de Europa y del Reino Unido, así como la seguridad e intereses de nuestros ciudadanos», tuiteó Tusk dirigiéndose al primer ministro.

Otra fuente cercana a Johnson, que muchos sospechan se trata de su consejero especial Dominic Cummings, había declarado previamente a la revista conservadora The Spectator que Londres preveía el fracaso de las negociaciones.

Los líderes europeos, que se reúnen en cumbre el 17 y 18 de octubre, se habían fijado como plazo el final de esta semana para considerar si hay base para un acuerdo con el Reino Unido.

Tras el referéndum de 2016, el Reino Unido debía haber abandonado el bloque el pasado marzo. Pero ante el reiterado rechazo del Parlamento británico al acuerdo de divorcio negociado por la anterior primera ministra, Theresa May, la fecha fue retrasada dos veces, hasta este 31 de octubre.

WordPress Lightbox Plugin