Tag

Reino Unido

Browsing

El Partido Laborista de Reino Unido ha cerrado este lunes el plazo para presentar candidaturas a las primarias con cinco candidatos, entre los cuales destaca el diputado Keir Starmer, responsable de las cuestiones relativas al Brexit dentro de la principal formación opositora de Reino Unido.

Para optar al puesto que ocupa actualmente Jeremy Corbyn, que tras la reciente debacle electoral anunció que no repetiría como candidato, los aspirantes debían reunir en una primera fase los avales de al menos 22 diputados o eurodiputados, el diez por ciento de los legisladores electos, antes de las 14:30 horas de este lunes.

Cinco candidatos han superado el requisito, entre ellos Starmer, que encabeza la terna gracias a la obtención de más de 80 apoyos, incluido el del antiguo líder laborista Ed Miliband. Le siguen las diputadas Rebecca Long Bailey, Lisa Nandy, Jess Philips y Emily Thornberry, esta última después de presentar los avales apenas diez minutos antes de que expirase el plazo y gracias en gran medida al desvío de apoyos tras la retirada ‘in extremis’ de Clive Lewis.

Los candidatos, no obstante, también están obligados a lograr antes del 14 de febrero el respaldo del 5 por ciento de las circunscripciones o de tres organizaciones afines, de las cuales al menos dos deben ser sindicatos. Unison, el principal grupo sindical, ya ha dado su apoyo a Starmer.

La fase de votación comenzará el 21 de febrero y a ella están llamados tanto los miembros del Partido Laborista como los simpatizantes que estén registrados. Cada participante deberá establecer un orden entre los distintos candidatos, de tal forma que, si ninguno de ellos obtiene una mayoría, se redistribuyan los votos
hasta que alguno supere el umbral del 50%.

Los resultados se conocerán el 4 de abril, momento en el que se sabrá quién sucede a Corbyn y, por tanto, se convierte en el principal contrapeso político al actual primer ministro, Boris Johnson.

La persona elegida tendrá como reto recuperar la confianza del electorado y calmar las divisiones internas tras el fracaso electoral del 12 de diciembre, cuando el Partido Conservador obtuvo una sólida mayoría absoluta.

Este jueves se dio a conocer que la Corte de Magistrados de Westminster en el Reino Unido fijó fecha para llevarse a cabo la audiencia donde se definirá si Karime Macías, esposa del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, es extraditada a México o no.

Aunque el tramite viene de tiempo atrás, la fecha que se fijó es para finales de año, el 16 de noviembre. La audiencia tendrá una duración de 5 días.

Recordemos que Macías está en libertad condicional, por lo que el juez de la Sala Tres la emplazó a presentarse a la sesión, aunque aclaró que con ella y sin ella la audiencia se realizará

El juez también advirtió a la mexicana que en caso de violar las restricciones de la libertad condicional que goza, hasta el día de la audiencia, será detenida.

Quien fuera la primera dama del estado de Veracruz, y presidenta honorífica del DIF estatal, es requerida por las autoridades mexicanas al relacionarla con el delito de fraude por 112 millones de pesos en contra del erario de la entidad.

Karime Macías fue detenida en Londres en octubre del año pasado, y tras pagar una fianza de 150 mil libras esterlinas se le concedió seguir su proceso en libertad.

Poniendo fin a años de caos y división, los diputados británicos aprobaron este jueves, en una sesión histórica, el acuerdo para sacar al Reino Unido de la Unión Europea el 31 de enero.

La Cámara de los Comunes, ampliamente dominada por los conservadores del primer ministro Boris Johnson, dio por 330 votos contra 231 su aprobación definitiva al proyecto de ley que traduce a la legislación británica el acuerdo de divorcio con Bruselas.

Recordemos que días después de las elecciones generales en las que ganó Johnson, los diputados ya habían dado su visto bueno preliminar a un texto que permitirá al Reino Unido romper sus lazos con el bloque comunitario el próximo viernes 31.

El texto se someterá ahora al escrutinio de los Lores, donde el Gobierno no cuenta con una mayoría asegurada y su tramitación podría sufrir retrasos. Si los Lores modifican el texto, la legislación deberá volver a ser votada en los Comunes. En otro caso, estará lista para recibir el asentimiento final de la reina Isabel II.

Un portavoz de Downing Street pidió a los parlamentarios que no entorpezcan la aprobación. «Este país envió un mensaje muy claro (en las elecciones) de que quiere que el ‘brexit’ quede resuelto», indicó ese portavoz, que urgió a la Cámara Alta a dar su visto bueno con tanta celeridad como sea posible.

Durante once meses, el Reino Unido se mantendrá integrado en las estructuras comunitarias y cumplirá las normativas de la Unión Europea.  Pasado ese periodo de transición, deberá entrar en vigor un nuevo tratado bilateral entre Londres y Bruselas a fin de evitar un escenario similar al de un «brexit» sin acuerdo.

Tras poner en diciembre el acuerdo de Brexit de Boris Johnson en la vía de una aprobación asegurada, los diputados británicos retoman este martes con paso firme los trámites para su histórica salida de la Unión Europea a final de mes.

El primer ministro espera que su proyecto de ley, que traduce a la legislación británica el Tratado de Retirada negociado con Bruselas, sea definitivamente aprobado por los diputados el próximo jueves.

Decidida por 52% de votos en un referéndum en 2016, la salida británica del bloque europeo debía inicialmente tener lugar en marzo de 2019 pero el bloqueo por un Parlamento fragmentado obligó a tres aplazamientos, ahora hasta el 31 de enero a las 23 hora local.

Ahora, gracias a una sólida mayoría conservadora, el Reino Unido pondrá fin en poco más de tres semanas a 47 años de complicada relación con la UE.

Por su parte la Unión Europea perderá por primera vez en su historia, a un país miembro y ganará un poderoso competidor comercial y financiero.

Para marcar el momento, un grupo de legisladores euroescépticos presentó una petición para que el Big Ben, el reloj más famoso del mundo con siglo y medio de antigüedad, desconectado desde hace tiempo debido a una gran restauración, toque excepcionalmente su campana a final de mes.

Un intento anterior había sido bloqueado por el entonces presidente de la Cámara de los Comunes, el controvertido John Bercow, conocido por su teatral grito de «¡Orden, orden!». Pero este fue reemplazado en noviembre por Lindsay Hoyle.

De regreso de sus vacaciones de fin de año, los diputados retoman el debate este martes por la tarde. El calendario acelerado definido por el gobierno prevé que el proyecto de ley sea adoptado por la cámara baja en tres días antes de pasar a la cámara alta, la de los Lores, que tampoco debería poner contratiempos.

El acuerdo de Brexit incluye un período de transición hasta el 31 de diciembre de 2020 en el que, en la práctica, las relaciones entre ambas partes permanecerán inalteradas para evitar roturas brutales hasta que se pueda acordar una nueva asociación económica.

Londres y Bruselas emprenderán inmediatamente una segunda fase de negociación, la de su futura relación, que Johnson prometió terminar antes de finales de este año, aunque los responsables europeos aseguren que el tiempo es insuficiente.

La nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el negociador jefe europeo, el francés Michel Barnier, viajarán el miércoles a Londres para su primer encuentro desde que la alemana tomó las riendas de la institución europea en diciembre pasado.

El Parlamento británico, con mayoría conservadora, aprobó este viernes el proyecto de ley del acuerdo de retirada de la Unión Europea (UE), a fin de que el Reino Unido pueda salir del bloque en la fecha prevista del 31 de enero.

Los diputados de la Cámara de los Comunes autorizaron por 358 frente a 234 votos que el texto auspiciado por el primer ministro, Boris Johnson, pase a su siguiente trámite parlamentario, la fase de comités, donde podrá ser enmendado antes de su aprobación definitiva, ya en 2020.

Horas antes de ser votado, Boris Johnson dijo que cumpliría su promesa de «cerrar la votación del Brexit para Navidad» después de su contundente victoria electoral.

A más de tres años desde que Reino Unido votó a favor de salir de la UE en un referendum de 2016, la profunda incertidumbre sobre el Brexit había sido reemplazada por un plazo claro establecido para el 31 de enero.

«Este es el momento en que avanzamos y descartamos las viejas etiquetas de ‘salir’ y ‘permanecer’ (…) ahora es momento de actuar juntos como una nación revitalizada, un Reino Unido», dijo Johnson al Parlamento antes de la votación.

Las últimas etapas de la ratificación se realizarán después de Navidad y la Cámara baja del Parlamento tiene hasta el 9 de enero para aprobar la ley, lo que le da poco más de tres semanas para que pase por la Cámara alta y que reciba el consentimiento real.

Después de dejar la UE, Reino Unido necesitará lograr nuevos acuerdos de comercio con el bloque, o una futura amistad, según el primer ministro.

Johnson busca hacer algunos cambios a la Ley del Acuerdo de Retiro para asegurarse de que no exista opción legal de extender esas negociaciones más allá de fines del próximo año.

El Gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, publicó este jueves la ley que regulará la salida oficial del Reino Unido de la Unión Europea (UE) el próximo 31 de enero y prohibirá alargar el periodo de transición del «brexit» más allá de diciembre de 2020.

La Cámara de los Comunes someterá mañana a una primera votación esa legislación, que desarrolla el acuerdo sobre los términos de salida que han pactado Londres y Bruselas.

Johnson abrirá el debate en el Parlamento el viernes por la mañana y se espera que la votación se celebre a las 14:30 hora local. En enero continuará la tramitación del texto en ambas cámaras parlamentarias, con vistas a que esté lista para recibir asentimiento de la reina Isabel II en las primeras semanas del nuevo año.

El Partido Conservador obtuvo una sólida mayoría absoluta en las elecciones generales del pasado día 12, por lo que se espera que la ley resulte aprobada sin complicaciones.

Como estaba previsto, el texto revelado hoy incluye una nueva cláusula que prohíbe explícitamente que un miembro del Gobierno extienda la transición del «brexit» más allá de la fecha acordada, el 31 de diciembre de 2020.

Hasta ese momento, el Reino Unido continuará integrado en las estructuras comunitarias, aunque no participará en la toma de decisiones.

La nueva versión de la ley del «brexit» elimina además las disposiciones que otorgaban al Parlamento cierto control sobre el diálogo con Bruselas en torno a la futura negociación comercial entre ambos lados del Canal de la Mancha, que comenzarán una vez el Reino Unido esté fuera del bloque comunitario.

El Gobierno británico también ha suprimido una cláusula en la que se expresaba el compromiso a no rebajar los estándares laborales adquiridos a través de la legislación europea. El Ejecutivo ha asegurado, al mismo tiempo, que planea blindar esos derechos a través de una normativa separada.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no quiere perder tiempo: tras su victoria en las legislativas que le dio carta blanca para llevar a cabo el Brexit, el viernes someterá su acuerdo de divorcio al nuevo Parlamento.

«Presentaremos un proyecto de ley que asegure que el Brexit esté listo antes de finales de enero. Reflejará los acuerdos alcanzados con la Unión Europea sobre nuestra salida del bloque», declaró su portavoz este lunes a los periodistas.

No estaba claro, sin embargo, si los diputados votarán alguna fase de este proyecto de ley que debe traducir a la legislación británica el Tratado de Retirada negociado con Bruselas. O si dejarán los debates y la aprobación final para después del receso de fin de año, que debe comenzar ese mismo día.

«Planeamos comenzar el proceso antes de Navidad y lo haremos siguiendo el procedimiento constitucional adecuado en acuerdo con el presidente» de la Cámara de los Comunes, explicó el portavoz.

Las sucesivas versiones del acuerdo de divorcio entre Londres y Bruselas, primero negociado por Theresa May y después por Johnson cuando la reemplazó en julio como líder del Partido Conservador, fueron rechazadas una y otra vez por un Parlamento de Westminster fragmentado entre varios grupos políticos.

Así, el Brexit, decidido por 52% de votos en un referéndum en 2016 e inicialmente previsto para marzo de 2019, tuvo que ser aplazado tres veces, ahora hasta el 31 de enero.

Sin embargo, las legislativas del pasado jueves dieron a Johnson la más amplia mayoría conservadora desde 1987: 365 diputados en una cámara de 650 escaños. Y la salida de la UE tiene ahora vía libre.

El primer ministro británico, Boris Johnson, logró la amplia mayoría parlamentaria que necesitaba para permanecer en el cargo e impulsar su plan de Brexit.

«Pondré fin a todas esas tonterías y llevaremos a cabo (el Brexit) a tiempo el 31 de enero», asegurando que lo hará sin «peros» o «tal vez»; así lo declaró minutos antes de ir a ver a la reina Isabel II en el Palacio de Buckingham para que le encomiendara formar gobierno.

En el poder desde julio pero con minoría en el Parlamento, el primer ministro se había arriesgado a convocar comicios anticipados en diciembre, un mes oscuro y frío, poco propicio a atraer a los británicos a las urnas.

Sumando una tras otra circunscripciones tradicionalmente obreras, su Partido Conservador obtenía 363 diputados, 45 más que en 2017, en una cámara de 650 escaños. Es la mayor victoria conservadora desde 1987.

El presidente estadounidense Donald Trump fue uno de los primeros en felicitarlo por «su gran victoria». «El Reino Unido y Estados Unidos serán libres ahora para forjar un masivo acuerdo comercial tras el Brexit», tuiteó el estadounidense.

«Muy decepcionados», los opositores del Partido Laborista, encabezados por Jeremy Corbyn, perdieron 59 diputados para quedarse con 203. Corbyn anunció que lanzará «una reflexión» interna y no liderará el partido en unas próximas elecciones.

Los independentistas escoceses del SNP llegaron en tercera posición con 48 escaños. Y por detrás, con 11 diputados, los centristas del Partido Liberaldemócrata, cuya líder Jo Swinson perdió su escaño tras hacer campaña prometiendo revocar el Brexit.

Los británicos votan este jueves, elecciones de donde saldrá el Parlamento que dé respuesta a la cuestión más compleja en la historia reciente del país: el Brexit.

Los colegios electorales abrieron sus puertas a las 07:00 hora local, y cerrarán a las 22:00, cuando se conocerán los sondeos a pie de urna.

Sin embargo, dado el particular sistema electoral británico, habrá que esperar hasta bien entrada la madrugada del viernes para tener un resultado oficial claro, especialmente si la contienda es muy reñida.

Durante las cinco semanas de campaña, las encuestas situaron a la cabeza al Partido Conservador del primer ministro Boris Johnson, que votó al final esta mañana en Westminster y posó para los fotógrafos con su perro Dilyn en brazos.

El último sondeo de YouGov, considerado el más fiable, indicó el martes pasado que todas las opciones seguían abiertas: los «tories» pueden obtener su mejor resultado desde 1987 con Margaret Thatcher o el país puede volver a encontrarse con un Parlamento fragmentado y un eventual gobierno de coalición proeuropeo.

En el poder desde julio pero sin mayoría absoluta, Johnson corrió el riesgo de convocar estos comicios anticipados en diciembre, un mes oscuro y frío poco propicio a atraer a los británicos a las urnas, con la esperanza de obtener una hegemonía que le permita cumplir su promesa de sacar al país de la UE el 31 de enero.

«Quiero llevar a cabo el Brexit. Quiero concentrarme en sus prioridades. Quiero dar vía libre al potencial de este país», lanzó a los electores el excanciller y exalcalde de Londres, de 55 años. «Hoy es nuestra oportunidad de unirnos como país y dejar la incertidumbre de lado para que la gente pueda seguir con sus vidas».

Por su parte Jeremy Corbyn, líder del partidos laborista, prometió negociar un nuevo acuerdo que mantenga estrechas relaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE y someterlo a un nuevo referéndum junto con la posibilidad de simplemente anular el Brexit.

Corbyn votó este mediodía en Islington, en el norte de Londres, donde se permitió selfis y charló con electores.

Twitter acusó al partido conservador del primer ministro Boris Johnson de «engañar» a los británicos, al presentar durante el debate electoral de ayer una de sus cuentas en la red social como si fuera una cuenta de verificación de información.

Mientras Johnson y su opositor laborista Jeremy Corbyn se enfrentaban en su primer debate televisivo, la cuenta de Twitter del servicio de prensa de los Tories, @CCHQPress, cambió su nombre a «FactcheckUK».

Twitter, que recientemente dejó de aceptar la publicidad política en todo el mundo, lanzó una advertencia contra el Partido Conservador anunciando que tomaría medidas en caso de nuevos intentos de «engañar a la gente» durante la campaña en el Reino Unido.

La cuenta en cuestión tiene la marca azul que significa que está verificada y es una garantía de confianza.

«Twitter se compromete para que pueda celebrarse un debate sano durante la campaña electoral británica. A nivel internacional tenemos normas que prohíben conductas engañosas, incluso con cuentas certificadas», dijo un portavoz de la red social.

«Todo nuevo intento de engañar a la gente modificando información certificada, tal como se hizo durante el debate sobre las elecciones en el Reino Unido, conllevará sanciones», añadió.

El portavoz del partido demócrata liberal Tom Brake denunció una maniobra «que salió directamente del manual de Donald Trump o de Vladimir Putin». Indicó que los votantes saben que no pueden «creer una palabra de lo que Boris Johnson o los conservadores dicen», añadió.

Por su parte el diputado laborista David Lammy consideró que este asunto pone de relieve el «desprecio» del partido conservador y del gobierno «por la verdad».

El ministro de Asuntos Exteriores Dominic Raab respondió afirmando que se trataba de que el partido refutara, en tiempo real, las «tonterías» proferidas, según él, por Jeremy Corbyn. Quien haya visto la controvertida cuenta de Twitter «más de una fracción de segundo no puede ser engañado», afirmó en la BBC.

El primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró hoy que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea (UE) el próximo 31 de enero, tras señalar que el acuerdo que se negociará con el bloque comunitario será «como ningún otro».

«Estaremos fuera de la UE y esto es lo más importante», afirmó el líder conservador en una entrevista con la cadena británica BBC, como parte de la campaña para las elecciones generales del 12 de diciembre.

Johnson defendió el acuerdo de retirada que negoció con la UE y dijo que espera que el nuevo Parlamento lo apruebe porque permitirá a los británicos recuperar «su dinero, sus fronteras, sus leyes, podrán hacer acuerdos de libre comercio y, lo más importante, el Reino Unido en su conjunto saldrá» de la UE.

El «Brexit» permitirá al Reino Unido hacer cosas «de otra manera, alcanzar acuerdos de libre comercio, estaremos fuera y esa será una gran oportunidad para nuestro país», añadió.

Asimismo, resaltó que el acuerdo que se negociará con la UE será «como ningún otro» que el bloque haya hecho porque lo hará con un país que «ya está en perfecta armonía con sus arreglos (de regulación)».

Johnson sostuvo que no hay ninguna razón por la que, entre enero y finales del año próximo (el periodo de transición tras el brexit) no completen el  libre acuerdo comercial y tengan una «maravillosa» nueva relación con la UE basada en tarifas cero, cero cuotas.

Según el primer ministro, lo importante es que las empresas podrán tener «certeza» de que hasta finales de 2020 regirán «los mismos arreglos» y «tarifas cero» con «nuestros amigos europeos».

De acuerdo con las recientes encuestas, el Partido Conservador de Boris Johnson ha logrado afianzar su ventaja sobre el Partido Laborista de Jeremy Corbyn , y mantiene una ventaja de 14 puntos (42% a 28%), cuando faltan cuatro semanas para elecciones del 12 diciembre.

Johnson cuenta con suficiente ventaja no sólo para revalidar su estancia en Downing Street, sino para lograr su ansiada mayoría parlamentaria y poder culminar el Brexit el 31 de enero.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este miércoles que no tuvo «otra elección» más que convocar elecciones anticipadas en el Reino Unido debido a que el Parlamento «rechazó una y otra vez cumplir con el Brexit.

Tras una reunión con la reina Isabel II para comunicarle la disolución de las cámaras parlamentarias, el líder conservador marcó el inicio oficial de la campaña con un discurso a las puertas de su despacho en Londres, en el que pidió a los ciudadanos: «Vengan con nosotros».

Johnson, que gobierna en minoría tras llegar al poder en julio sin pasar por las urnas, aseguró que «no deseaba» convocar los comicios del 12 de diciembre pero lo hizo porque desde el referendum de 2016 sobre el Brexit los diputados han impedido «una y otra vez» cumplir con el mandato del pueblo de salir de la Unión Europea (UE).

El «tory» subrayó  en su mensaje que, si regresa al Gobierno con una mayoría suficiente en la Cámara de los Comunes, «ejecutará el Brexit en la fecha prevista del 31 de enero, con el acuerdo «recién salido del horno» que negoció con la UE el pasado octubre.

Se espera que esta noche presente en un acto en Birmingham el manifiesto del Partido Conservador, donde, además de la retirada del bloque europeo, prometerá, según se ha adelantado, inversión en los servicios públicos.

Pese a que es favorito en las encuestas, Johnson ha empezado de mala manera la campaña, debido a varias polémicas en su partido que amenazan con empañar su mensaje de tono optimista.

Luego de que el pasado 29 de octubre de 2019, Karime Macías, esposa de Javier Duarte, quedara en detención tras se presentarse voluntariamente a la Corte inglesa en donde fue informada de la solicitud de detención provisional con fines de extradición en su contra, este martes quedó en libertad.

Su equipo legal indicó que la justicia inglesa le impuso en la audiencia del pasado 29 de octubre como condición para poder enfrentar en libertad el procedimiento de extradición no ausentarse del país, el pago de una fianza de 150 mil mil libras, equivalente a más de tres millones pesos.

«El día de ayer, 4 de noviembre, la familia y amigos estuvieron finalmente en condiciones de reunir las cantidades y cubrir la fianza. Hoy 5 de noviembre, se celebró una audiencia en la que se acreditó el pago de la fianza y por tanto fue puesta en libertad», detalló su defensa.

Indicaron que ahora, la exprimera dama estatal de Veracruz seguirá en libertad el procedimiento de extradición, mismo que dijeron «se estima no resistirá la defensa consistente en que la orden de aprehensión fue librada de manera absolutamente ilegal, en el marco de una brutal persecución de la que la hicieron víctima».

Los abogados indicaron que las autoridades obtuvieron declaraciones en contra de Macías con tortura.

Señalaron que  se está ante un asunto lleno de atropellos a los derechos más fundamentales en el marco de una persecución que dio incluso lugar a forzar la entrega de su esposo a cambio de no afectar a su familia.

Reconocieron que tanto la Fiscalía General de la República y la Secretaría de Relaciones Exteriores, están están haciendo lo que por ley corresponde, además de que denunciaron, son ajenas a las conductas indebidas de autoridades veracruzanas.

WordPress Lightbox Plugin