Tag

Rusia

Browsing

Donald Trump Jr., el hijo mayor del presidente estadounidense, ha aceptado comparecer ante el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos tras alcanzar un acuerdo con los legisladores para hablar de sus contactos con los rusos.

De acuerdo a ese pacto, Donald Trump Jr. testificará entre dos y cuatro horas a mediados de junio y las preguntas se centrarán en cinco o seis temas relacionados con sus contactos con los rusos.

Tras esa comparecencia, el hijo del mandatario Donald Trump, no tendrá que volver a testificar ante el Comité de Inteligencia del Senado, según los términos del acuerdo.

El pasado 8 de mayo, ese comité emitió una citación judicial para forzar a Donald Trump Jr. a testificar sobre sus contactos con los rusos, entre sospechas de que podría haber mentido a los legisladores sobre ese tema.

La citación judicial es la primera que el Congreso de EUA emite contra un hijo del presidente estadounidense, y confirma que la rama legislativa mantiene abierta su indagación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, después de que el fiscal especial Robert Mueller concluyera su propia pesquisa.

El comité, de mayoría republicana, quiere que Donald Trump Jr. vuelva a testificar ante ellos, a puerta cerrada, sobre las circunstancias que rodearon el encuentro que mantuvo con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya, el 9 de junio de 2016 en la Torre Trump de Nueva York.

La oposición demócrata cree que, en sus conversaciones anteriores con el Congreso, el hijo del mandatario podría haber mentido a los legisladores acerca de si informó o no a Trump de que se produciría esa reunión, informó en su momento el diario The Washington Post.

El encuentro en la Torre Trump, al que también asistieron el yerno del ahora presidente, Jared Kushner, y su entonces jefe de campaña, Paul Manafort, centró parte de la investigación de Mueller, pero él concluyó que no había pruebas de que la campaña republicana hubiera colaborado con Rusia en su presunta injerencia electoral.

Sin embargo, el informe de Mueller indica que Michael Cohen, que durante la campaña de 2016 era el abogado personal de Trump, asegura que estuvo en una reunión en la que Donald Jr. le dijo a su padre que tenía previsto ir a un encuentro «para obtener información desfavorable sobre (Hillary) Clinton», la candidata demócrata.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró este martes que ha llegado la hora de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, abandone el poder.

«Ha llegado la hora de que Maduro deje el poder», dijo Pompeo en una rueda de prensa tras reunirse con su colega ruso, Serguéi Lavrov.

El colaborador del presidente Donald Trump reveló que exhortó a Rusia a que dejara de apoyar a Nicolás Maduro. Además, pidió a Rusia demostrar que interferir en elecciones «es cosa del pasado”.

Lavrov por su parte defendió la posición rusa y dijo que las amenazas que recibe el gobierno de Maduro por parte de funcionarios estadounidenses, unido al aparente apoyo de Guaidó a una intervención militar extranjera «no tienen relación con la democracia».

Pompeo aprovechó para afirmar que el presidente Tump está «decidido a mejorar» las tensas relaciones con Rusia. «Estoy aquí porque el presidente Trump está decidido a mejorar esta relación», dijo Pompeo en Sochi, una ciudad balnearia a orillas del Mar Negro.

Lavrov pidió a Estados Unidos relaciones «más responsables» entre ambos para salir de la «triste situación» actual.

«Creo que es hora de empezar a construir un modelo nuevo, más responsable y constructivo, de nuestra percepción mutua (…) Nosotros estamos listos”, remató el funcionario ruso.

Un avión con 73 pasajeros a bordo se incendió el domingo al aterrizar de emergencia en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú, dejando 41 muertos, dijo una portavoz de la Comisión Investigadora de Rusia.

El Sujoi SSJ100, operado por la aerolínea nacional Aeroflot, también llevaba cinco tripulantes cuando tocó tierra y se desplazó por la pista en llamas.

Tomas de video mostraron a pasajeros desesperados saltando desde la nave por un tobogán inflable y luego corriendo por la pista, algunos de ellos con equipaje.

En una reunión con la prensa el lunes en la madrugada, Elena Markovskaya, portavoz de la Comisión Investigadora, indicó que 41 personas fallecieron en el accidente y 37 sobrevivieron.

Sin embargo, la ministra de Salud Veronika Skvortsova dijo posteriormente que 38 personas salieron con vida, aunque no dio una cifra de muertos.

El avión, que partió del aeropuerto de Sheremetyevo hacia la ciudad de Murmansk, en el norte del país, regresó por razones técnicas no especificadas e hizo el aterrizaje forzoso que desató las llamas, indicó el aeropuerto en un comunicado.

La aeronave rebotó varias veces contra tierra, según reportaron varios medios.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, estaba preparado para salir del país el martes por la mañana ante el llamado al levantamiento del líder opositor Juan Guaidó, reveló el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

En entrevista con la cadena CNN, Pompeo indicó que pese a los reportes que tuvieron, Maduro revirtió su plan luego de la intervención de Rusia.

«Tenían un avión en la pista. Estaba listo para partir esta mañana, según sabemos. Los rusos le indicaron que debía quedarse», dijo Pompeo.

Por su parte el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que su Gobierno no formó parte de las negociaciones entre miembros de la oposición venezolana y el ministro de Defensa Vladímir Padrino para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

«EE.UU. no fue parte de esas negociaciones, las negociaciones eran entre venezolanos», dijo Abrams.

Abrams y John Bolton, el asesor de seguridad nacional de La Casa Blanca, afirmaron hoy que Padrino está en contra de Maduro y ha estado negociando con la oposición.

«En el último mes o dos, ha habido unas interesantes negociaciones entre venezolanos, dentro del régimen y fuera sobre el retorno a la Constitución», explicó Abrams.

El diplomático señaló que, en esas conversaciones, participaron Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno, y el Comandante de la Guardia de Honor Presidencial y director General de Contrainteligencia Militar, Iván Rafael Hernández Dala.

Como parte de las negociaciones, se había acordado que Padrino, Moreno y Hernández Dala mantendrían su puesto una vez que Guaidó se hiciera con el poder.

«El acuerdo era que iban a retener sus posiciones. Pero creo que lo importante es saber que esto no era algo repentino. Es parte de un largo proceso, de intentar restaurar la Constitución», dijo el funcionario estadounidense.

John Bolton, el asesor de seguridad nacional de La Casa Blanca, reiteró que Washington mantiene «todas las opciones sobre la mesa» ante la tensión que se vive en Venezuela.

En un breve encuentro con los medios, aprovechó para advertir a Rusia que no «intervenga» para mantener en el poder al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

«Creemos que los cubanos han desempeñado un papel muy importante hoy para mantener en el poder a Maduro, posiblemente con la ayuda de los rusos (…). Cuando las vidas de los venezolanos están en juego, esperamos que Rusia no intervenga», dijo Bolton.

El colaborador del presidente Donald Trump, aseguró que tres importantes figuras del Gobierno venezolano, entre ellos el ministro de Defensa, Vladímir Padrino, están en contra de Maduro, por lo que les pidió volverse oficialmente contra él hoy mismo.

Boltón señaló que además de Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Maikel Moreno, y el comandante de la Guardia de Honor Presidencial, Iván Rafael Hernández, han comunicado a la oposición que «Maduro debe irse».

El líder norcoreano Kim Jong-un invitó al presidente ruso, Vladimir Putin, a visitar Corea del Norte y la oferta fue «aceptada», informó este viernes la prensa estatal de Pyongyang.

Durante la cumbre celebrada en Vladivostok, el líder norcoreano sugirió a Putin visitar su país «en el momento oportuno». Kim calificó el encuentro con el presidente ruso como «abierto y amistoso».

«Acabamos de tener un intercambio de opiniones muy sustancial», dijo Kim tras recordar los vínculos históricos entre Rusia y Corea del Norte.

Por su parte Putin aseguró que la desnuclearización de la península coreana «es posible», pero que Pionyang exige a cambio garantías de seguridad.

«Es posible… Corea del Norte necesita garantías de seguridad. Eso es todo», dijo Putin en rueda de prensa. Sobre el tema, Kim agregó que la paz en la península norcoreana dependía de Estados Unidos.

Al tocar el tema de los Estados Unidos, en sus declaraciones a la prensa, Kim Jong-un afirmó que considera que el gobierno de Donald Trump actuó con «mala fe» durante la cumbre que sostuvo con el republicano en Hanói el pasado mes de febrero, poniendo en un «punto crítico» la situación en la península.

Y es que recordemos que la semana pasada, el régimen norcoreano lanzó una advertencia al gobierno de los Estado Unidos, específicamente contra Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, al pedir que no participe más en las negociaciones entre ambos países.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se reunirá con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, el próximo 25 de abril en la ciudad rusa de Vladivostok, anunció este martes el asistente del presidente ruso, Yuri Ushakov.

Será el primer encuentro entre ambos mandatarios y la primera visita al extranjero del presidente del Consejo de Estado norcoreano, el máximo órgano rector de ese país, después de su reelección en ese puesto.

El tema central de las conversaciones entre ambos líderes será una solución pacífica al problema nuclear de la península de Corea, según ha declarado Ushakov.

«Por supuesto, las conversaciones se centrarán en una solución política y diplomática al problema nuclear de la península de Corea», afirmó el asistente de Putin.

Asimismo, Ushakov aseguró que esta visita se considera «un evento clave en los últimos años» que será importante «para facilitar la resolución política y diplomática de los problemas de la península de Corea y garantizar la seguridad del noreste de Asia en general».

Previamente, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, anunció el inicio de «la fase final» de la preparación del encuentro entre Putin y Kim.

Un portavoz del gobierno de Rusia afirmó este viernes que el informe del fiscal especial Robert Mueller, que fue divulgado este jueves, no contiene «ninguna prueba» de la supuesta injerencia de su país en las elecciones de 2016 en Estados Unidos.

«El informe no presenta ninguna prueba razonable de que Rusia interfiriera presuntamente en el proceso electoral de Estados Unidos», dijo a la prensa el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

El funcionario dijo que su país lamenta que «documentos de tal calidad» influyan directamente en el desarrollo de las relaciones bilaterales ruso-estadounidenses, que reconoció, no pasaban por su mejor momento.

Peskov sugirió que los estadounidenses deben reflexionar sobre si valió la pena gastar dinero en una investigación tan exhaustiva con ese resultado. «¿En qué se gastó el dinero de los estadounidenses? Pero dejemos que sean los mismos contribuyentes estadounidenses quienes se hagan esa pregunta».

Y es que el informe del fiscal especial concluyó que la campaña de Trump no conspiró con los rusos para influir en los comicios que lo llevaron a La Casa Blanca.

Al respecto, el presidente Donald Trump desestimó las criticas que se han hecho a la conclusión que presentó el informe. Dijo que dichos comentarios son «fabricados» por sus enemigos políticos.

«Algunas personas hacen declaraciones sobre mí en el Loco Informe Mueller, escrito por 18 enojados Demócratas llenos de Odio hacia Trump, que son fabricadas y totalmente falsas», tuiteó el magnate.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, visitará Rusia este mes, anunció hoy el Kremlin, para reunirse con el presidente ruso Valdimir Putin, quien tendrá la oportunidad de surgir como intermediario en las largamente estancadas conversaciones nucleares y elevar el perfil de Rusia en asuntos regionales.

Kim visitará Rusia «en la segunda mitad de abril» a invitación de Putin, según el breve comunicado del Kremlin, que no dio más detalles.

Los medios rusos han recogido rumores en los últimos días sobre la que sería la primera reunión entre los dos mandatarios.

Putin tiene previsto viajar a China este mes y algunos medios señalaron que podría reunirse con Kim en Vladivostok, una ciudad portuaria en el extremo oriental del país, cerca de la frontera con Corea del Norte.

Kim dijo la semana pasada que está abierto a una tercera cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump, pero dio a Washington como plazo el fin de año para ofrecer términos mutuamente aceptables para que Pyongyang acceda a ceder sus instalaciones, armas y misiles nucleares.

El líder norcoreano culpó del colapso de la cumbre de febrero con Trump a lo que describe como exigencias unilaterales por parte de Estados Unidos.

Rusia participó en las conversaciones entre seis países lideradas por los chinos y cuyo objetivo fue persuadir a Corea del Norte a abandonar sus programas nucleares a cambio de garantías de asistencia y seguridad. Sin embargo, Corea del Norte se retiró de esas conversaciones en 2009.

Rusia rechazó este miércoles la exigencia de Estados Unidos de retirar a su personal militar en Venezuela, afirmando que dicha presencia es totalmente legítima.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, dijo que la presencia del personal militar ruso en Venezuela no necesita aprobación de la Asamblea Nacional venezolana, que es controlada por la oposición.

Zakharova afirmó que el presidente estadounidense Donald Trump primero debería cumplir su propia promesa de retirar todas sus fuerzas de Siria, antes de pedirle a ellos retirar sus tropas de Venezuela.

«Algunos comparan a Estados Unidos con un elefante en una tienda de porcelana, pero en realidad esos animales se mueven con delicadeza y usan la razón, mientras que Estados Unidos actúa más como un vaquero en el Museo de Louvre», dijo Zakharova.

En la televisión rusa, Konstantin Kosachev, jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara alta del Parlamento ruso, también defendió la cooperación militar con Venezuela como «totalmente legítima».

Rechazó el pedido estadounidense de cesar el apoyo a Maduro como «totalmente inaceptable» y llamó a Estados Unidos a «dar el ejemplo» reduciendo su propia presencia militar en todo el mundo.

«La lista de países fuera del Hemisferio Occidental donde Estados Unidos no debería a estar sería muy larga», escribió Kosachev en Facebook. «Y la retirada del ‘policía global’ definitivamente impulsaría la democracia y la independencia en esas regiones mucho más que esa constante presencia militar».

 

Luego de que el Ministerio de Exteriores de Rusia confirmara el arribo de personal militar de Moscú a Venezuela el pasado fin de semana, el presidente Donadl Trump pidió el retiro de dichas tropas.

Las diferencias entre Rusia y Estados Unidos sobre la forma de resolver la crisis en la nación sudamericana se ampliaron tras la llegada de personal militar para respaldar el presidente Nicolás Maduro.

Al respecto, este miércoles el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, afirmó que el arribo de dos aviones militares rusos con casi 100 efectivos representaba una «provocación».

Quien también se refirió al tema fue el presidente Donald Trump, quien dijo que soldados rusos deben abandonar Venezuela, y sostuvo que «todas las opciones» estaban disponibles para lograrlo.

«Rusia tiene que salir», dijo Trump a periodistas durante una reunión con la esposa del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

Consultado sobre cómo podría ocurrir que Rusia removiera a sus soldados, Trump respondió: «Ya veremos. Todas las opciones están abiertas».

 

La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones de Estados Unidos en 2016 no detectó que el presidente Donald Trump ni ningún otro funcionario conspirara con ese país, según el fiscal general William Barr.

Barr envió un resumen de las conclusiones del informe a los líderes del Congreso y los medios de comunicación este domingo por la tarde.

«El informe encontró evidencia en ambos lados de la pregunta y deja sin resolver lo que el abogado especial considera como cuestiones difíciles de la ley», y citó a Mueller al decir que «si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera».

 

Barr, en conjunto con el vicefiscal general Rod Rosenstein, concluyó «que la evidencia desarrollada durante la investigación del asesor especial no es suficiente para establecer que el presidente (Trump) cometió un delito de obstrucción de la justicia».

El informe será leído por los partidarios de Trump para aclarar las dos principales acusaciones sobre su presidencia: la colusión y la obstrucción de la justicia.

A raíz de esta investigación, se ha imputado a 34 personas, incluidos seis exasesores de Trump: Paul Manafort, Rick Gates, George Papadopoulos, Michael Cohen, Michael Flynn y Roger Stone, además de y 26 rusos que probablemente no serán juzgados porque Estados Unidos no tiene tratado de extradición con Rusia.