Tag

Rusia

Browsing

Los diputados rusos confirmaron este jueves por una abrumadora mayoría como nuevo primer ministro a Mijail Mishustin, quien dijo que era prioritario recuperar «la confianza entre las autoridades y las empresas».

Mishustin recibió 383 votos a favor, ninguno en contra y 41 abstenciones. «La decisión está tomada» dijo el presidente de la Duma rusa, Viatcheslav Volodin tras la votación.

«Es necesario estimular el crecimiento de las inversiones y recuperar la confianza entre las autoridades y las empresas» para reactivar la economía rusa, dijo Mishustin ante los legisladores poco antes de la votacion.

Mishustin, quien venía desempeñándose como jefe de la oficina recaudadora de impuestos, aseguró que tal como lo indicó Vladímir Putin, los cambios que se han propuesto son necesarios, pues la gente ya debería estar sintiendo mejorías reales.

También dijo a los diputados que el gobierno tenía una gran cantidad de trabajo por delante y estaría abierto a críticas constructivas.

Recordemos que ayer, Dmitry Medvedev, dijo que dejaría el cargo de Primer Ministro para darle espacio a Putin a fin de llevar a cabo los cambios. Y aunque no era a quien los medios y especialistas perfilaban, Putin sorprendió al pedir considerar la candidatura a Mishustin.

«El presidente Vladímir Putin mantuvo una reunión de trabajo con Mijaíl Mishustin y le propuso ocupar el cargo del primer ministro; tras obtener su consentimiento, presentó la candidatura de Mishustin para el puesto del primer ministro a la Duma de Estado», comunicó el servicio de prensa gubernamental la tarde de ayer.

Foto: Twitter

Vladimir Putin propuso este miércoles una votación en Rusia sobre profundos cambios constitucionales que darían mayor poder al Parlamento y al primer ministro ruso en detrimento del presidente, una medida que podría permitirle mantenerse en el poder tras abandonar el Kremlin.

Ante el anuncio de Putin, el gabinete presentó su renuncia. El primer ministro, Dmitry Medvedev, dijo que dejaría el cargo para darle espacio a Putin a fin de llevar a cabo los cambios.

Medvedev, un viejo aliado de Putin y expresidente, anunció su renuncia en la televisión estatal sentado junto al mandatario, quien le agradeció su trabajo.

La atención ahora se dirige a quién se convierte en el próximo primer ministro. Entre los posibles candidatos aparecía el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin.

Sin embargo, Putin sorprendió al proponer considerar la candidatura del actual jefe del Servicio Federal de Impuestos ruso (FNS), Mijaíl Mishustin, para el puesto de primer ministro.

«El presidente Vladímir Putin mantuvo una reunión de trabajo con Mijaíl Mishustin y le propuso ocupar el cargo del primer ministro; tras obtener su consentimiento, presentó la candidatura de Mishustin para el puesto del primer ministro a la Duma de Estado», comunicó el servicio de prensa gubernamental.

El propuesto por Putin tiene un pasado corporativo pues anteriormente fue director del Catastro Federal, en la Agencia Federal de Zonas Económicas Especiales dentro del Ministerio de Desarrollo Económico. Quien fuera jefe del FNS desde 2010, ahora deberá ser refrendado por la Duma, cámara baja rusa.

Putin, de 67 años y quien ha sido mandatario o primer ministro desde 1999, renunciará en 2024 cuando finalice su cuarto periodo presidencial. Todavía no ha dicho qué planea hacer cuando expire su mandato, pero según la actual Constitución, que prohíbe a cualquiera cumplir más de dos mandatos presidenciales sucesivos, Putin tiene prohibido volver a presentarse de inmediato.

Putin dijo a la élite política del país, en su discurso anual sobre el estado de la nación, que está a favor de cambiar la Constitución para entregar a la Duma, la cámara Baja del Parlamento, el poder de elegir al primer ministro de Rusia y otros cargos clave.

«Por supuesto, estos son cambios muy serios al sistema político», dijo Putin, quien agregó que cree que el Parlamento y la sociedad civil están listos para los cambios. «Aumentaría el papel y la importancia del Parlamento del país (…) y la independencia y responsabilidad del primer ministro».

Los críticos han acusado a Putin durante mucho tiempo de planear quedarse en algún puesto para ejercer el poder después de que renuncie. Putin sigue siendo popular entre muchos rusos que lo ven como una fuente de estabilidad, incluso pese a que otros se quejan de que ha estado al mando demasiado tiempo.

Los críticos han sugerido que está considerando varias opciones para permanecer en el poder, incluso dar mayor peso al Parlamento par asumir como primer ministro después de 2024. Otra opción que a menudo se menciona es que encabece un Consejo de Estado, un organismo que Putin dijo el miércoles que debería recibir más poderes.

El procedimiento de destitución del presidente Donald Trump en el Congreso estadounidense por abuso de poder se basa en acusaciones «totalmente inventadas», dijo este jueves Vladimir Putin.

«Aún debe pasar al Senado, donde los republicanos son mayoría. Y es poco probable que quieran sacar del poder a un representante de su partido basándose en acusaciones totalmente inventadas», dijo Putin durante su rueda de prensa anual.

El presidente ruso consideró que la crisis que sacude a Washington era la «continuación de las luchas políticas internas» en Estados Unidos.

El líder ruso acusó que el partido que perdió las elecciones, el partido demócrata, intenta lograr sus objetivos usando otros medios y otras herramientas, acusando a Trump de complot con Rusia. «Y cuando queda claro que no fue así entonces inventan la historia de presión contra Ucrania», dijo Putin.

Y es que la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la noche de ayer los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso contra Trump, lo cual abre la vía para un juicio en el Senado para su destitución.

Trump se convirtió así en el tercer presidente de Estados Unidos en ser sometido a este tipo de juicio en el Senado, después de Andrew Jonhson en 1868 y de Bill Clinton en 1998.

Se necesitan al menos 67 votos en el Senado para una destitución. Los republicanos tienen 53 senadores actualmente.

El Kremlin dijo el viernes que espera que Washington no revele detalles confidenciales de las conversaciones telefónicas sostenidas entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Donald Trump.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, hizo el comentario tras ser consultado respecto a la difusión por parte de la Casa Blanca de una transcripción de la conversación telefónica del 25 de julio entre Trump y su par de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, que desencadenó una tormenta política en Estados Unidos.

Peskov afirmó que no es una práctica diplomática normal dar a conocer detalles confidenciales de tales llamadas y destacó que espera que las deterioradas relaciones con Washington no condujeran a una situación similar respecto a Rusia.

Y es que de acuerdo con Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, Trump habría presionado al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, investigar a Joe Biden, principal contendiente demócrata a La Casa Blanca, y a su hijo Hunter.

El Kremlin confirmó este martes haber dado trabajo en su administración a un hombre identificado por la prensa como un agente de la CIA, que se fue de Rusia hace dos años.

Y aunque confirmó que empleó al estadounidense, negó que hubiera estado en contacto con el presidente Vladimir Putin.

Varios medios estadounidenses afirmaron la tarde/noche de ayer que la CIA hizo salir de Rusia en 2017 a uno de sus agentes, un alto responsable de la administración rusa con acceso directo a Putin y que habría podido confirmar que fue el presidente ruso el que organizó la injerencia en la elección presidencial estadounidense de 2016.

Según el periódico ruso Kommersant, que cita fuentes sin identificar, se trata de un empleado de la administración rusa que en 2017 desapareció en Montenegro junto a su familia. Rusia creyó durante un tiempo que había muerto hasta que supo que seguía en vida en el extranjero.

El hombre «trabajó en la administración presidencial pero fue despedido hace algunos años», dijo a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, sin explicar las razones de su despido que tuvo lugar en 2016 o 2017.

«Su puesto no formaba parte de los de más alto nivel (…) y no preveía ningún contacto con el presidente», añadió el funcionario, calificando la información publicada por medios estadounidenses como una «novela».

Según la cadena CNN, el agente trabajaba para los estadounidenses desde hacía varias décadas, tenía acceso directo a Putin y tomó fotografías a escondidas en la oficina del presidente ruso. Por su parte el New York Times asegura que este informador permitió a Washington llegar a la conclusión de que el propio Putin coordinó la injerencia rusa a favor de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016, algo que Rusia siempre negó.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiym inauguró el “nuevo confinamiento seguro” que cubre los restos del reactor número 4 de la planta de Chernobyl.

La construcción del recinto costó mil 500 millones de euros y el proyecto tomó nueve años en completarse con una inversión total de dos mil 200 millones de euros.

Las autoridades describieron el contenedor como la estructura terrestre móvil más grande que se haya construido, abarcando 257 metros y con un peso de más de 40 mil toneladas.

El reactor 4 de la planta de lo que en ese entonces era la Ucrania soviética estalló y se incendió el 26 de abril de 1986. El número de víctimas ligadas al desastre sigue siendo objeto de debates y conjeturas.

La rama de investigación contra el cáncer de la Organización Mundial de Salud calcula que unas nueve mil personas morirán de cáncer y leucemia relacionados con la exposición a la radiación en caso de que los efectos de salud sigan el patrón de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

Unas 350 mil personas fueron evacuadas del área de la explosión en los primeros días después del accidente. Unas 600 mil tuvieron elevados niveles de exposición a la radiación al combatir el incendio en la planta o trabajando para limpiar el área contaminada.

La nueva estructura fue diseñada para impedir que el polvo radioactivo se mueva y como salvaguarda contra más derrumbes en el reactor. Una sección de la sala de máquinas se desplomó en 2012.

Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela, anunció que realizará una inversión junto a la multinacional Huawei y otras empresas chinas y rusas para aumentar la capacidad de las telecomunicaciones y establecer el sistema 4G en su país.

Sin ofrecer mayores detalles, Maduro indicó que ordenó hacer una “inversión inmediata” con la firma china y otras compañías para superar las dificultades que Venezuela enfrenta desde hace varios años por el deterioro en los sistemas de comunicación, que analistas atribuyen al atraso en la infraestructura tecnológica.

Maduro mantiene estrechas relaciones políticas y comerciales con Rusia y China, que se han convertido, junto con Cuba, en sus más estrechos aliados en medio de la compleja crisis económica y social por la que atraviesa.

El anuncio del mandatario venezolano se da en medio de las tensiones comerciales generadas luego de que el gobierno de Donald Trump prohibiera a las empresas estadounidenses utilizar dispositivos elaborados por compañías que puedan suponer un riesgo para la seguridad nacional, entre ellas Huawei.

Ante ese anuncio, compañías como Google, Panasonic y Microsoft le han ‘cerrado las puertas’ a esa empresa china.

Donald Trump Jr., el hijo mayor del presidente estadounidense, ha aceptado comparecer ante el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos tras alcanzar un acuerdo con los legisladores para hablar de sus contactos con los rusos.

De acuerdo a ese pacto, Donald Trump Jr. testificará entre dos y cuatro horas a mediados de junio y las preguntas se centrarán en cinco o seis temas relacionados con sus contactos con los rusos.

Tras esa comparecencia, el hijo del mandatario Donald Trump, no tendrá que volver a testificar ante el Comité de Inteligencia del Senado, según los términos del acuerdo.

El pasado 8 de mayo, ese comité emitió una citación judicial para forzar a Donald Trump Jr. a testificar sobre sus contactos con los rusos, entre sospechas de que podría haber mentido a los legisladores sobre ese tema.

La citación judicial es la primera que el Congreso de EUA emite contra un hijo del presidente estadounidense, y confirma que la rama legislativa mantiene abierta su indagación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, después de que el fiscal especial Robert Mueller concluyera su propia pesquisa.

El comité, de mayoría republicana, quiere que Donald Trump Jr. vuelva a testificar ante ellos, a puerta cerrada, sobre las circunstancias que rodearon el encuentro que mantuvo con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya, el 9 de junio de 2016 en la Torre Trump de Nueva York.

La oposición demócrata cree que, en sus conversaciones anteriores con el Congreso, el hijo del mandatario podría haber mentido a los legisladores acerca de si informó o no a Trump de que se produciría esa reunión, informó en su momento el diario The Washington Post.

El encuentro en la Torre Trump, al que también asistieron el yerno del ahora presidente, Jared Kushner, y su entonces jefe de campaña, Paul Manafort, centró parte de la investigación de Mueller, pero él concluyó que no había pruebas de que la campaña republicana hubiera colaborado con Rusia en su presunta injerencia electoral.

Sin embargo, el informe de Mueller indica que Michael Cohen, que durante la campaña de 2016 era el abogado personal de Trump, asegura que estuvo en una reunión en la que Donald Jr. le dijo a su padre que tenía previsto ir a un encuentro «para obtener información desfavorable sobre (Hillary) Clinton», la candidata demócrata.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró este martes que ha llegado la hora de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, abandone el poder.

«Ha llegado la hora de que Maduro deje el poder», dijo Pompeo en una rueda de prensa tras reunirse con su colega ruso, Serguéi Lavrov.

El colaborador del presidente Donald Trump reveló que exhortó a Rusia a que dejara de apoyar a Nicolás Maduro. Además, pidió a Rusia demostrar que interferir en elecciones «es cosa del pasado”.

Lavrov por su parte defendió la posición rusa y dijo que las amenazas que recibe el gobierno de Maduro por parte de funcionarios estadounidenses, unido al aparente apoyo de Guaidó a una intervención militar extranjera «no tienen relación con la democracia».

Pompeo aprovechó para afirmar que el presidente Tump está «decidido a mejorar» las tensas relaciones con Rusia. «Estoy aquí porque el presidente Trump está decidido a mejorar esta relación», dijo Pompeo en Sochi, una ciudad balnearia a orillas del Mar Negro.

Lavrov pidió a Estados Unidos relaciones «más responsables» entre ambos para salir de la «triste situación» actual.

«Creo que es hora de empezar a construir un modelo nuevo, más responsable y constructivo, de nuestra percepción mutua (…) Nosotros estamos listos”, remató el funcionario ruso.

Un avión con 73 pasajeros a bordo se incendió el domingo al aterrizar de emergencia en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú, dejando 41 muertos, dijo una portavoz de la Comisión Investigadora de Rusia.

El Sujoi SSJ100, operado por la aerolínea nacional Aeroflot, también llevaba cinco tripulantes cuando tocó tierra y se desplazó por la pista en llamas.

Tomas de video mostraron a pasajeros desesperados saltando desde la nave por un tobogán inflable y luego corriendo por la pista, algunos de ellos con equipaje.

En una reunión con la prensa el lunes en la madrugada, Elena Markovskaya, portavoz de la Comisión Investigadora, indicó que 41 personas fallecieron en el accidente y 37 sobrevivieron.

Sin embargo, la ministra de Salud Veronika Skvortsova dijo posteriormente que 38 personas salieron con vida, aunque no dio una cifra de muertos.

El avión, que partió del aeropuerto de Sheremetyevo hacia la ciudad de Murmansk, en el norte del país, regresó por razones técnicas no especificadas e hizo el aterrizaje forzoso que desató las llamas, indicó el aeropuerto en un comunicado.

La aeronave rebotó varias veces contra tierra, según reportaron varios medios.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, estaba preparado para salir del país el martes por la mañana ante el llamado al levantamiento del líder opositor Juan Guaidó, reveló el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

En entrevista con la cadena CNN, Pompeo indicó que pese a los reportes que tuvieron, Maduro revirtió su plan luego de la intervención de Rusia.

«Tenían un avión en la pista. Estaba listo para partir esta mañana, según sabemos. Los rusos le indicaron que debía quedarse», dijo Pompeo.

Por su parte el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que su Gobierno no formó parte de las negociaciones entre miembros de la oposición venezolana y el ministro de Defensa Vladímir Padrino para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

«EE.UU. no fue parte de esas negociaciones, las negociaciones eran entre venezolanos», dijo Abrams.

Abrams y John Bolton, el asesor de seguridad nacional de La Casa Blanca, afirmaron hoy que Padrino está en contra de Maduro y ha estado negociando con la oposición.

«En el último mes o dos, ha habido unas interesantes negociaciones entre venezolanos, dentro del régimen y fuera sobre el retorno a la Constitución», explicó Abrams.

El diplomático señaló que, en esas conversaciones, participaron Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno, y el Comandante de la Guardia de Honor Presidencial y director General de Contrainteligencia Militar, Iván Rafael Hernández Dala.

Como parte de las negociaciones, se había acordado que Padrino, Moreno y Hernández Dala mantendrían su puesto una vez que Guaidó se hiciera con el poder.

«El acuerdo era que iban a retener sus posiciones. Pero creo que lo importante es saber que esto no era algo repentino. Es parte de un largo proceso, de intentar restaurar la Constitución», dijo el funcionario estadounidense.

John Bolton, el asesor de seguridad nacional de La Casa Blanca, reiteró que Washington mantiene «todas las opciones sobre la mesa» ante la tensión que se vive en Venezuela.

En un breve encuentro con los medios, aprovechó para advertir a Rusia que no «intervenga» para mantener en el poder al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

«Creemos que los cubanos han desempeñado un papel muy importante hoy para mantener en el poder a Maduro, posiblemente con la ayuda de los rusos (…). Cuando las vidas de los venezolanos están en juego, esperamos que Rusia no intervenga», dijo Bolton.

El colaborador del presidente Donald Trump, aseguró que tres importantes figuras del Gobierno venezolano, entre ellos el ministro de Defensa, Vladímir Padrino, están en contra de Maduro, por lo que les pidió volverse oficialmente contra él hoy mismo.

Boltón señaló que además de Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Maikel Moreno, y el comandante de la Guardia de Honor Presidencial, Iván Rafael Hernández, han comunicado a la oposición que «Maduro debe irse».

El líder norcoreano Kim Jong-un invitó al presidente ruso, Vladimir Putin, a visitar Corea del Norte y la oferta fue «aceptada», informó este viernes la prensa estatal de Pyongyang.

Durante la cumbre celebrada en Vladivostok, el líder norcoreano sugirió a Putin visitar su país «en el momento oportuno». Kim calificó el encuentro con el presidente ruso como «abierto y amistoso».

«Acabamos de tener un intercambio de opiniones muy sustancial», dijo Kim tras recordar los vínculos históricos entre Rusia y Corea del Norte.

Por su parte Putin aseguró que la desnuclearización de la península coreana «es posible», pero que Pionyang exige a cambio garantías de seguridad.

«Es posible… Corea del Norte necesita garantías de seguridad. Eso es todo», dijo Putin en rueda de prensa. Sobre el tema, Kim agregó que la paz en la península norcoreana dependía de Estados Unidos.

Al tocar el tema de los Estados Unidos, en sus declaraciones a la prensa, Kim Jong-un afirmó que considera que el gobierno de Donald Trump actuó con «mala fe» durante la cumbre que sostuvo con el republicano en Hanói el pasado mes de febrero, poniendo en un «punto crítico» la situación en la península.

Y es que recordemos que la semana pasada, el régimen norcoreano lanzó una advertencia al gobierno de los Estado Unidos, específicamente contra Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, al pedir que no participe más en las negociaciones entre ambos países.

WordPress Lightbox Plugin