Tag

seade

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que se tiene previsto que esta semana la Cámara Alta del Congreso de los Estados Unidos apruebe el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

López Obrador indicó que Jesús Seade, subsecretario para América del Norte y jefe negociador del acuerdo comercial, con quien se reunió esta mañana, le informó que ya hay acuerdo entre senadores estadounidenses.

Desayuné con «Jesús Seade, que me trae buenas noticias. Es muy probable que se apruebe en el Senado de Estados Unidos el tratado en esta semana. Entonces ahora me va a informar de eso”, refirió López Obrador.

Una vez que se logré la aprobación en Estados Unidos, México solo deberá de esperar la aprobación que debe de realizar Canadá.

Recordemos que el acuerdo modificatorio del T-MEC fue firmado el pasado 10 de diciembre por los representantes comerciales de las tres naciones, Seade por México, Robert Lighthizer de Estados Unidos y Crrystia Freeland de Canadá.

Adicional, durante la conferencia de prensa, AMLO aprovechó para informar que este miércoles y jueves se llevará a cabo una reunión el cuerpo diplomático del país, además de que se entregarán reconocimientos a embajadores y cónsules.

¿Podemos confiar en Estados Unidos? La respuesta es un claro y rotundo no. No podemos confiar en Estados Unidos. No lo podíamos hacer antes, cuando tenían presidentes mucho más serios, capaces y profesionales que Donald Trump, porque siempre hemos sabido que nuestro vecino del norte no tiene amigos ni aliados, tiene intereses.

Si eso era verdad con Obama, Bush, Clinton y tantos otros presidentes antes de ellos, lo es aun más con un Donald Trump que el día de hoy se convertirá en el tercer presidente en toda la historia del país en ser sometido a un juicio político precisamente señalado por ver por sus intereses antes que por los de su país.

Y su interés desde que estaba en campaña ha sido ganar las simpatías y los votos de su base electoral principalmente a través de los señalamientos de que la relación con México ha sido perniciosa para Estados Unidos. Lo ha sido así en materia migratoria, de seguridad y de comercio.

Por eso, por lo negativo que ha sido el intercambio comercial con México, es que Trump declaró que el TLCAN era el peor acuerdo que Estados Unidos había firmado en su historia y por ello, desde el día uno lo quiso cancelar.

Ya en el curso de su presidencia el TMEC o TLCAN, como le queramos llamar, ha sido de los pocos temas en los que hemos visto rectificar marginalmente a Trump. De quererlo cancelar, estuvo dispuesto a renegociarlo, pero siempre con la idea de que el nuevo tratado sería benéfico para sus intenciones políticas: colgarse la medalla de cancelar un mal acuerdo comercial. Esto del ganar-ganar no está en el ideario del presidente norteamericano.

Tomando esto en cuenta, es evidente que la prisa que le entró al presidente Andrés Manuel López Obrador por firmar el adendum al TMEC para que la Cámara de Representantes de Estados Unidos hiciera lo propio antes de que terminara el año ha resultado bastante costoso para la cancillería y para México.

El 25 de noviembre, el Subsecretario para América del Norte y negociador del TMEC, Jesús Seade, veía poco probable que se lograra legislar y aprobar el TMEC en el legislativo estadounidense antes de que concluyera el año. Así lo dijo en la conferencia matutina en Palacio Nacional, en la que dijo claramente: estoy pesimista. AMLO, ni tarde ni perezoso, lo corrigió inmediatamente.

A partir de esta diferencia de visiones del negociador y de su jefe, el presidente, se revirtió la inercia que traía el proceso de ratificación del TMEC. Se aceleró todo hasta llegar a la firma del adendum en Palacio Nacional y la ratificación fast-track en el senado mexicano el 10 y 12 de diciembre, respectivamente.

De ahí siguió el caos del fin de semana que llevó a Seade a tomar un avión para entrevistarse con el encargado comercial, Robert Lighthizer, en Washington. La intención fue externar su sorpresa por el lenguaje utilizado en la carta de implementación del TMEC que envió La Casa Blanca al legislativo en torno a la figura de los agregados laborales. La sorpresa vino porque precisamente no se puede confiar en Estados Unidos. En lugar de esperar a que avanzara el proceso en EUA, como lo ha estado haciendo Canadá, y mientras tanto seguir funcionando bajo las reglas del TLCAN original, México quiso jugarle al gigante por las prisas del presidente López Obrador.

 

Columna completa en El Universal

El subsecretario para América del Norte y jefe negociador del gobierno de México en el tratado comercial, México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), Jesús Seade, anunció esta tarde que no habrá inspectores laborales estadounidenses en nuestro país.

Tras una reunión con el representante Comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, aseguró que lo que acordó y será lo que se implementará son agregados laborales, que enfatizó, no desempeñarán funciones de inspectores en México.

«No va a haber inspectores, no van a ser inspectores», enfatizó Seade en la conferencia de prensa al ser cuestionado por la prensa.

El funcionario mexicano aseguró que, tras reunirse con Lighthizer, México está satisfecho con la respuesta que le dio el funcionario estadounidense a la carta que le envió el pasado 14 de diciembre, en la que nuestro país lamentó la decisión del gobierno de Donald Trump de nombrar agregados laborales para supervisar el cumplimiento de la ley del trabajo en México.

Al preguntarle si al revisar el documento que Estados Unidos presentó al Congreso, no han detectado otros aspectos que pudieran preocupar a México, Seade indica que hasta ahora no hay otros puntos que sean cuestionables.

El funcionario mexicano aseguró que los agregados laborales ayudarán a la implementación de la reforma laboral en nuestro país, así como a la solución de las controversias; los agregados de México serán elegidos por el gobierno de EUA, mientras que los estadounidenses serán elegidos por México.

En la respuesta que dio Lighthizer a Seade, señaló que los agregados laborales cumplirán y se sujetarán a las leyes mexicanas.

Adicionalmente, el funcionario de la administración Trump indicó que buscan que el T-MEC entre en vigor tan rápido como sea posible.

El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como un hecho «clandestino» que el Congreso de Estados Unidos haya enviado una ley para designar a cinco agregados laborales en México, en el marco de la negociación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

En su conferencia de prensa matutina, AMLO destacó que el Senado de la República avaló con un gran consenso el tratado y que ello ayuda a las tres naciones a crecer y tener desarrollo social.

«En un proceso que depende más de una decisión de Estados Unidos, se envió una ley al Congreso para la supervisión de este tratado que habla de que cada seis meses pueden venir inspectores, habrá cinco inspectores, lo cual no se aprobó en el Tratado, esto sale de manera clandestina», dijo el presidente.

El mandatario descartó que esta legislación afecte el fondo del tratado comercial y afirmó que esta nueva diferencia con el gobierno de Estados Unidos se tratará por la vía del diálogo.

Por su parte, el canciller Marcelo Ebrard aclaró que la ley que impulsa el Congreso de Estados Unidos para designar agregados laborales es legal, sin embargo, por cortesía diplomática, debió ser notificado Jesús Seade, subsecretario para América del Norte.

Ebrard expuso que por convenciones internacionales, México debe avalar la llegada de agregados al país y que de acuerdo con la legislación vigente, ninguno puede realizar incursiones de campo de supervisión.

Por su parte, Jesús Seade, subsecretario y jefe negociador por parte de México en el T-MEC, viajó a Washington este fin de semana para tratar dicho asunto con el encargado comercial de La Casa Blanca, Robert Lighthizer.

A través de sus redes sociales, Seade indicó que los 5 agregados diplomáticos laborales en México que pretende autorizar el congreso norteamericano, son una concesión interna que se está dando a los demócratas duros de la Cámara de Representantes, en algo que considera Seade es inofensivo pero que debió haberse advertido.

Su omisión despierta desconfianza, escribió el subsecretario. Y agregó que México jamás aceptará esta medida de inspectores disfrazados por que la ley mexicana lo prohíbe.

Jesús Seade, subsecretario para América del Norte, confió que en la primavera de 2020 entre en vigor el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en materia comercial.

El funcionario mexicano planteó que según sus previsiones antes del 20 de diciembre el congreso estadounidense ratificará el acuerdo, mientras que Canadá podría hacerlo en estos días.

“El tratado entra en vigor tres meses después de que los tres países lo hayan ratificado y Canadá probablemente podría tardarse más que los otros», indicó luego de reunirse con senadores de las comisiones de Puntos Constitucionales, Relaciones Exteriores, Relaciones Exteriores con América del Norte, Economía y Trabajo y Previsión Social, para dictaminar el Protocolo Modificatorio del T-MEC.

Planteó que “si Canadá hace lo que está considerando ahorita, que es ratificar mañana, el último que lo hará es Estados Unidos el 20 de diciembre y entraría tres meses después del 31 de diciembre. Si Canadá se va a enero, será un mes más tarde, lo que quiere decir que en la primavera tendremos T-MEC.

Senadores reprocharon a Seade que en el dictamen que distribuyeron venían dos acuerdos firmados el 10 de diciembre, y que hasta ahora sabían de ellos, a lo que el funcionario subrayó que no son propiamente acuerdos sino aclaraciones.

Detalló que esos «acuerdos» son en relación con el Tratado de Humedales y de cooperación en materia aduanera para intercambiar información e impedir el tránsito de productos de origen animal, como ropa o zapatos de piel de cocodrilo, entre otras especies prohibidas o en peligro de extinción.

El protocolo modificatorio del T-MEC obtuvo el aval en comisiones, por lo que pasó al Pleno para su discusión y eventual ratificación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó que ayer fue un «buen día» para México por la firma de las modificaciones al Tratado Comercial entre México Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ya que es un acuerdo de dimensión mundial que atraerá inversiones de diversas partes del mundo.

«Fue un buen día para el país, ya salimos de esto, hay condiciones inmejorables para invertir en México», expresó el mandatario federal al recordar que algunos, entre ellos el propio Jesús Seade, en su momento se dijo pesimista de lograrlo.

En ese sentido, AMLO destacó el trabajo de Seade para concretar el acuerdo comercial. “Fue un buen acuerdo pensaban que no se iba a firmar, pero sí se concretó gracias a Jesús Seade. Se debe a él en mucho que se haya firmado, es un excelente negociador y conoce a los negociadores de Estados Unidos y Canadá».

López Obrador indicó que con la firma del T-MEC, la región va a tener ventajas como país para que puedan establecerse empresas, que llegue la inversión extranjera a México y al mismo tiempo se logra que haya condiciones laborales en beneficio de los obreros.

Indicó que si es posible, hoy mismo se envía el documento al Senado para su ratificación antes de que termine el periodo ordinario de sesiones, pues hay ya un acuerdo y se les consultó antes de firmar.

Afirmó que cuando se les planteó a los Senadores los cambios, se puso como condición que no se firmaría nada hasta que ellos no dieran su aprobación.

La tarde de ayer, la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado de la República, recibió a los titulares de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Economía, así como al jefe negociador de México para el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La reunión tuvo como objetivo, que se le comunicara al Senado sobre el proceso de negociación que se mantiene en Estados Unidos, respecto a temas específicos del acuerdo comercial.

El canciller Marcelo Ebrard destacó que tan pronto se les comunicó a los legisladores, se procedió a comunicar la postura de México a su contraparte en Estados Unidos. Destacó que se viven «horas decisivas» en la negociación del T-MEC.

El titular de la SRE indicó que se informó a lo Senadores sobre el tema laboral. Explicó que hubo de parte de varias voces en Estados Unidos, planteamientos de inspecciones directas o fórmulas de presencia de funcionarios de Estados Unidos en territorio mexicano para supervisar plantas o empresas.

«Evidentemente eso no es aceptable ni se va a aceptar, y en eso hay consenso de todos quienes hoy hemos conversado», dijo Ebrard Casaubón. Indicó que por el contrario, México ve con muy buenos ojos los páneles, páneles que en los últimos años no han funcionado para resolver controversias entre México y Estados Unidos.

Añadió que otro tema que se planteó a los legisladores fue el de medio ambiente; el tema de los medicamentos biogenéricos o biotecnológicos, y el del acero y el aluminio.  

El canciller dijo que esos son los elementos que configuran la posición mexicana que fue transmitida a Estados Unidos. 

«Nosotros vamos a fijar una posición respecto a un proceso o dentro de un proceso todavía interno en Estados Unidos. Es decir, podríamos habernos enterado de otra forma, podría haber sido, en el peor de los casos, que se hiciera una aprobación o un envío a la Cámara de Representantes en Estados Unidos, y después nosotros fijar nuestra postura. Aquí no está siendo así, está siendo de manera previa porque así lo planteó México desde un principio. Dicho de otro modo, no aceptaríamos un Tratado aprobado en el Legislativo de los Estados Unidos, sin conocimiento previo de México, del Ejecutivo, y en este caso del Senado de la República», enfatizó el canciller.

Explicó que el 90% del tratado no está sujeto a discusión o a revisión, y lo que se va a tener es un adendum que contiene las líneas rojas que explicó a los legisladores.

El subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, se reunió este viernes con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para tratar temas sobre las reformas laborales en México y facilitar el camino a la ratificación del tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC).

Tras la reunión con Trudeau, Seade continuó las discusiones con la nueva viceprimera ministra canadiense y exministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, sobre «el apoyo de Canadá a las reformas laborales en México».

El periódico canadiense «The Globe and Mail» señaló hoy que México ha solicitado a Canadá que financie las reformas laborales que los congresistas estadounidenses exigen para ratificar el acuerdo que fue firmado por los tres países en noviembre de 2018.

La ratificación en el Congreso de los Estados Unidos, que domina el Partido Demócrata, es el último problema que impide la entrada en vigor del acuerdo comercial que sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

México ya ha ratificado el T-MEC, mientras que Canadá ha señalado que hará lo propio tan pronto como el Congreso estadounidense dé luz verde al acuerdo.

Los congresistas demócratas están preocupados de que sin las reformas laborales, la transferencia de empleos de Estados Unidos a México se hará más pronunciada si el T-MEC entra en vigor sin modificaciones.

Según el periódico canadiense, las negociaciones de última hora entre los tres países y los demócratas en Washington se centran en estándares laborales más estrictos en México, el fortalecimiento del mecanismo de resolución de disputas, medidas para evitar el aumento de los precios de los medicamentos y protección medioambiental.

Poco antes de su reunión con Trudeau, Seade afirmó que el Gobierno mexicano entiende las preocupaciones de los congresistas demócratas. «Muchos de los temas planteados por los demócratas son muy válidos y lo que saldrá es muy bueno. No quiero especular ahora, todavía tenemos que llegar a la meta», declaró Seade a los medios de comunicación mientras saludaba a Trudeau en su oficina.

Por su parte, Trudeau afirmó que Canadá apoya «las medidas de México para la reforma laboral». Seade dijo a Trudeau que la negociación del T-MEC ha sido «un viaje muy largo, un viaje muy complicado».

Seade añadió que EUA es un socio comercial «muy atractivo» aunque «al mismo tiempo, nunca es uno que es fácil» y alabó al representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer, al calificarlo como «honorable y competente».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y Jesús Seade Kuri, subsecretario para América del Norte, difirieron de manera «respetuosa y fraterna» durante la conferencia matutina, sobre si el T-MEC​ será aprobado antes de que concluya 2019.

Todo comenzó cuando el canciller Marcelo Ebrard reiteró que México ha cumplido con cada una de las observaciones del legislativo estadounidense, como la asignación de recursos para la aplicación de la reforma laboral y la libertad sindical para la ratificación del acuerdo comercial, por lo que su votación depende exclusivamente de una valoración política de la Cámara de Representantes.

Al ser cuestionado sobre su pronóstico de ratificación del T-MEC en el congreso de Estados Unidos, Jesús Seade se dijo poco optimista de que el acuerdo sea ratificado este año, debido a las presiones políticas que se viven en ese país, de cara a las elecciones presidenciales del año próximo.

«Ha sido un diálogo oral, entre ellos no ha habido documentación por escrito donde digamos esto es lo que se está haciendo. Todo es discutir ideas. Todo lo que necesitan es llegar ya a una decisión que podría darse en unos cuantos días para poder tener un documento claro. No excluyo que en diciembre podría salir, pero estoy pesimista porque en días recientes, o sea hace dos o tres semanas, el tono era muy positivo hacia el acuerdo, pero el último día que era el cierre del congreso ya empezaron a surgir ideas que ya estaban descartadas», expuso Seade.

Ante ello, López Obrador difirió de dicha postura y se dijo optimista de que el congreso del país vecino logre un acuerdo y se apruebe el tratado comercial entre Canadá, Estados Unidos y México.

El mandatario federal dijo que con el exhorto respetuoso que enviará a los demócratas en la Cámara de Representantes y a su líder Nancy Pelosi, el T-MEC logrará tener una vía rápida para su aprobación antes de que concluya el año.

«Yo estoy optimista y creo que antes de que finalice este año se va a aprobar en el Congreso y es una diferencia muy fraterna, democrática, Jesús Seade es de lo mejor que hay, de lo mejor que tenemos, es un orgullo contar con un servidor público como él», señaló el presidente de la República.

En ese sentido dijo que confía en que Nancy Pelosi y los legisladores del partido demócrata van a ayudar en el proceso. Adicional señaló que tienen la información de que el presidente Donald Trump y legisladores del partido republicano están de acuerdo en que se apruebe pronto el tratado.

Finalmente, el Ejecutivo federal exhortó a las autoridades legislativas de ese país a no mezclar los asuntos políticos que por la coyuntura electoral se viven, con temas económicos y comerciales.

México confía en que la presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, decida llevar a votación el tratado comercial que firmó con Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, tan pronto el Congreso estadounidense reanude funciones el 15 de octubre para que el acuerdo quede ratificado en enero o febrero del próximo año.

«Con la luz verde de Pelosi no es imposible ratificar en enero o febrero», dijo el subsecretario Jesús Seade, tras reunirse con Robert Lighthizer.

Seade indicó que mantiene su expectativa aún a pesar de que la mayoría demócrata en la cámara baja iniciara una investigación sobre posible abuso de autoridad del presidente republicano Donald Trump con su homólogo ucraniano.

La investigación al presidente Trump «sí estorba porque toma mucho tiempo y atención pero no lo veo como obstáculo. No tiene nada que ver», indicó Seade.

También reiteró su postura de que si el Congreso estadounidense no ratifica el acuerdo durante los meses iniciales de 2020, entonces «habrá que pensar en seguir» con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) hasta las elecciones presidenciales de noviembre.

Recordemos que congresistas demócratas y dirigentes sindicales estadounidenses han expresado preocupaciones sobre la reforma que implementa México para modernizar en cuatro años sus 550,000 contratos colectivos y desplazar al poder judicial el arbitraje de disputas laborales.

Seade dijo haberle comunicado a Lighthizer ideas que para México resultan inaceptables, tales como visitas de equipos binacionales de inspectores laborales.

El subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Jesús Seade Kuri, refirió que es impensable reabrir el texto del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) para negociar puntos específicos en los que el gobierno estadounidense no está del todo de acuerdo para agilizar los temas en los que hay diferencias.

“Es un riesgo enorme que no queremos enfrentar, ni nosotros ni las autoridades de Estados Unidos, porque sería reabrir toda una negociación, una negociación que se concluyó con el gobierno anterior, que el gobierno actual dijo: vamos a dejarla pasar en términos generales”, señaló.

En entrevista con la agencia Notimex, el funcionario federal destacó que las prioridades de México fueron negociadas “con mucho esfuerzo y con mucho éxito, pero no quiere decir que no haya temas que el nuevo gobierno y el nuevo congreso quisieran reconsiderar”.

Seade agregó que todas las preocupaciones que se han generado en Estados Unidos sobre el tema laboral y sobre verificación de la aplicación de las medidas, es un tema más comercial que laboral.

De ahí, dijo, “con la mejor fe, vamos a trabajar con ellos y estamos dispuestos a hablar con los congresistas demócratas que han expresado oposición, para contrarrestar enfoques que le den satisfacción a sus preocupaciones”.

En ese sentido, puntualizó que lo que el gobierno mexicano puede hacer, es adelantar la preparación para resolver controversias en materia laboral y adelantar con la identificación de panelistas, entre otras medidas, para encontrar soluciones.

Jesús Seade, quien fue representante del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) será el próximo subsecretario de Relaciones Exteriores, confirmó este martes Marcelo Ebrard, futuro Canciller de México.

Jesús Seade fue profesor emérito de la Universidad de Lingnan de Hong Kong. Es ingeniero químico por la UNAM, y cuenta con una maestría en Economía por el Colegio de México, y un doctorado en Economía por la Universidad de Oxford.

Seade ha trabajado en el Colegio de México, el Banco Mundial y en la Organización Mundial de Comercio, en donde llegó a ser director general adjunto.

Ebrard informó que también se contempla a Julián Ventura como subsecretario de Relaciones Exteriores, a Martha Delgado Peralta como subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, y a Maximiliano Reyes Zúñiga en el área de América Latina y el Caribe.

Jesús Seade, el representante del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador para la negociación del Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), aseguró que el acuerdo contiene estatutos que profundizan en la materia social.

Un ejemplo de esto, dijo, es observar que el T-MEC realiza “un tratamiento profundo de temas sociales como la anticorrupción, el sector laboral, las pequeñas empresas, la cultura y el medio ambiente”.

En cuanto a la relación trilateral entre las naciones, destacó que pese a las diferencias que se guardan entre sí, se mantiene una relación comercial que, afirmó, se debe de cumplir.

Además, Seade reiteró que el país debe de “hacer un esfuerzo diversificador” en los distintos sectores de la industria, pues esto lograría un comercio abierto con otros mercados.

 

 

Con información de MVS Noticias

WordPress Lightbox Plugin