Tag

TRUMP

Browsing

A un día que de que Estados Unidos y Corea del Sur comiencen los ejercicios militares conjuntos a los que han llamado “Guardián de la Libertad Ulchi”, el gobierno de Norcorea calificó dichas actividades como un “comportamiento irresponsable que llevan la situación a la fase incontrolable de la guerra nuclear”.

 

El gobierno de Kim Jong-un afirmó que “si Estados Unidos fantasea con la idea de que una guerra en la península se situaría en el umbral de un país lejano al otro lado del Pacífico, está más equivocado que nunca”, esto en referencia a que ningún territorio de Estados Unidos, Guam, Hawai o el territorio continental podrían “evadir el ataque sin piedad”.

El mensaje fue publicado por el periódico Rodong Sinmun, diario oficial del gobierno, en donde el editorial añade que “el ejercicio conjunto es la muestra más explícita de hostilidad contra nosotros, y nadie puede garantizar que el ejercicio no acabe tornándose en un combate real”.

 

Con información de CNN / Foto: Archivo APO

Luego de la salida de Steve Bannon de la salida de Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utilizó sus redes sociales para mandar un mensaje de agradecimiento a su ex colaborador y para aplaudir su decisión de reintegrarse a la dirección de un portal de noticias.

 

 

 

En su primer mensaje el mandatario señaló que “Quiero agradecer a Steve Bannon por su servicio. Llegó a la campaña durante mi carrera contra la retorcida Hillary Clinton, y  fue genial! Gracias S”. Es el primer mensaje que emitió desde que se conoció la noticia.

La incógnita ahora es cuanto tiempo durará la “buena” relación que el mensaje parece mostrar quedó entre ambos republicanos.

 

 

 

En un siguiente mensaje, el magnate aseguró que “Steve Bannon será una voz fuerte e inteligente en @BreitbartNews … tal vez incluso mejor que nunca”. Recordemos que antes de colaborar con él, Bannon dirigía este polémico portal de ultraderecha, lo que llevó a ser cuestionado sobre su posición a ciertos temas que han afectado al país, tales como los distubios de Charlottesville. “¡Las Fake News necesitan competencia!” remató el presidente.

 

 

Cuando se trata del TLCAN , la estrategia “America First” del presidente Donald Trump nunca será exitosa si se la considera a “México Segundo”.

 

Esa es la realidad política que el presidente estadounidense enfrentará cuando su representante comercial y equipo de negociadores reabran el acuerdo comercial de casi un cuarto de siglo en las conversaciones con Canadá y México que comenzaron esta semana.

 

Mientras que Trump salió victorioso el año pasado con la promesa de conseguir un mejor trato para los trabajadores estadounidenses y revertir el déficit comercial de Estados Unidos, ahora tiene la tarea de reconciliar esa promesa con la necesidad de trabajar con sus contrapartes norteamericanas para forjar un pacto con el que los canadienses y los mexicanos esten de acuerdo también. De muchas maneras, ha hablado a su manera en un lugar difícil.

 

En México, en particular, donde el odio a la administración Trump está en su punto más alto, y donde los votantes exigen cada vez más que el presidente Enrique Peña Nieto y su gobierno se planten frente a los Estados Unidos, pues cualquier concesión sería vista como un suicidio político antes de las elecciones presidenciales del próximo año.

 

“Aquí es donde lo que se dice en público va a ser tan importante – si no más – que lo que realmente se discute o se decide en privado”, dijo Brett Bruen, un ex oficial de servicio exterior que trabajó como director de la participación mundial en el Casa Blanca de Obama.

 

“Es fundamental que Trump y otros tengan en cuenta que esto tiene que pasar por otros dos gobiernos y legislaturas, y eso no va a ser fácil si están atacando particularmente a los mexicanos y presumiendo todas las concesiones que han logrado”, agregó.

 

Los votantes mexicanos, su sentimiento de orgullo nacional herido por la retórica de Trump, se están reuniendo alrededor de los candidatos presidenciales en su país que se ven sin miedo a enfrentarse a la administración de Estados Unidos y que no quieren comprometer los intereses domésticos de México. El ex jefe capitalino, Andrés Manuel López Obrador, un candidato de extrema izquierda que se ha apoderado de un hilo similar de populismo enojado que envolvió las elecciones presidenciales de Estados Unidos el año pasado y que se ha posicionado como el anti-Trump.

 

Peña Nieto, por su parte, hasta ahora ha sido bastante tibio en sus respuestas a la Casa Blanca, pero cada nueva promesa o tweet del presidente de Estados Unidos prometiendo ganar concesiones de México ofrece a los candidatos de su partido,, les da armas para inclinarse más a lo anti-trump, dicen analistas políticos y expertos.

 

El resultado que algunos legisladores temen, podría ser que la administración Trump empuje tanto al comercio que podría ayudar a elegir un candidato vehementemente antiamericano a la presidencia mexicana, amenazando así la relación bilateral más amplia entre Estados Unidos y México.

 

La pregunta, por lo tanto, es hasta qué punto la administración Trump debería impulsar una victoria comercial antes de retirarse para preservar otros aspectos de la relación.

 

“Si los Estados Unidos de alguna manera demuestran su mano dura, será contraproducente”, dijo Antonio Ortiz-Mena, un ex negociador comercial mexicano que ahora colabora en el Albright Stonebridge Group, una firma de análisis político. “Si los Estados Unidos no son capaces de hacer un acuerdo de ganar-ganar, en lugar de un acuerdo de suma cero, podría ser mejor (para México) buscar otras opciones”.

 

Eso significa, en parte, buscar socios comerciales alternativos, lo que México ya ha comenzado a hacer: está acelerando las negociaciones para actualizar su pacto con la Unión Europea, por ejemplo, y avanzar con los demás miembros restantes de la Asociación Transpacífica para intentar conseguir un acuerdo comercial sin los Estados Unidos.

 

Pero también significa dar la espalda a Estados Unidos en asuntos urgentes como la seguridad fronteriza y la inmigración. El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, señaló a comienzos de año que México estaría de acuerdo en renegociar el TLCAN, como lo pidió Trump, pero también estaría seguro de plantear asuntos fuera del ámbito comercial.

 

Cualquier paso para traer asuntos más allá del comercio, especialmente donde Estados Unidos es algo dependiente de la cooperación de México, “podría funcionar muy bien, teniendo en cuenta todo lo que México está haciendo y el apalancamiento que tienen allí, pero es un gran riesgo”, dijo Christopher Wilson, subdirector de la oficina de México del Woodrow Wilson International Center for Scholars.

 

“México ha hecho una tremenda cantidad de trabajo en la frontera sur para tratar de frenar el flujo de inmigración ilegal hacia el norte, y la administración de Peña Nieto ha tomado el mayor trabajo”, dijo un ayudante republicano del capitolio, quien solicitó el anonimato. “No estoy seguro de que nadie sepa lo que sucedería con ese tipo de trabajo si la relación empeora”.

 

“La pregunta es: ¿La gente del comercio va a hablar con la gente de la Seguridad Nacional que va a hablar con la gente del Departamento de Estado?”, Agregó el asistente. “¿Están manejando esto como un asunto de varios lados, o va a haber una falta de comunicación y un silencio?”.

 

Todo esto podría evitarse si la administración Trump encuentra la manera de vender el acuerdo renegociado como una victoria mutuamente beneficiosa para las tres partes, en parte centrándose en cambios no controvertidos que promueven un comercio justo o inclusivo una victoria sólo para los Estadsos Unidos.

 

El secretario de Economía Mexicano, Ildefonso Guajardo Villarreal, ofreció un adelanto de lo que México estaría de acuerdo a permitir, señalando que para que un acuerdo tenga éxito, “tiene que trabajar para todas las partes involucradas, de lo contrario no es un trato”. “México se ha comprometido a obtener algo benefico para los tres países”, agregó, frase que se convirtió en una referencia a las conversaciones.

 

Los principales asesores estadounidenses de Trump también han comenzado a empujar un argumento similar: el secretario de Comercio Wilbur Ross ha enfatizado en reuniones privadas con partes interesadas y funcionarios gubernamentales la necesidad de una victoria trilateral, dijeron dos fuentes, mientras que el vicepresidente Mike Pence hizo eco de la misma frase en comentarios a los gobernadores en Providence el mes pasado.

 

Los altos funcionarios “lo han estado diciendo … pero también hemos aprendido que no importa lo que dicen o lo que ellos entienden que es el caso”, dijo Jorge Guajardo, ex cónsul general de México en Texas.

 

Guajardo, que ahora tiene su sede en Washington como director senior de McLarty Associates, una firma internacional de asesoría estratégica, señaló que independientemente de lo que los negociadores estén de acuerdo o lo que otros miembros del Gabinete de Trump dicen públicamente, todo el discurso de negociaciones con México podría descarrilarse si Trump decide llevar el tema a Twitter o bien para complacer a su base con la retórica anti-México.

 

“En cualquier momento, no importa lo que hayas acordado, él puede socavarte de inmediato y humillarte completamente humillarte”, dijo Guajardo. “Así que cualquiera que se enfrenta a eso tiene que tomar eso en consideración y ser extremadamente cuidadoso en cualquier concesión y en cualquier cosa que hagan o digan”.

 

 

Texto publicado en Politico.com por MEGAN CASSELLA

El ex gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, aprovechó una entrevista con el portal Attn, para enviar un mensaje a los “neonazis, nacionalistas blancos y neoconfederados”, a quienes dijo “permítanme ser todo lo claro posible: sus héroes son perdedores. Ustedes luchan en el lado perdedor. Créanme, conozco a los verdaderos nazis. Nací en 1947, poco después de la Segunda Guerra ndial en Austria, y crecí rodeado de hombres rotos”.

 

 

 

En su mensaje también se dirigió al presidente Donald Trump, a quien le dijo “No hay dos lados. La única manera de acallar las voces racistas y el odio, es gritar más fuerte que todos ellos juntos. Y esto se lo digo a usted también, presidente Trump. Como presidente de un gran país, usted tiene la responsabilidad moral de enviar un mensaje claro: que usted no apoya el odio y el racismo. Déjeme ayudarlo a escribir su discurso un poco: ‘Como presidente de los Estados Unidos y como republicano, me niego a apoyar a quienes sostienen la supremacía blanca. En el país que venció al ejército de Hitler, no hay lugar para banderas nazis'”.

 

Durante el video el actor sostiene un muñeco de Trump a quien se dirige y afirma: “¿Ves? ¿Era tan difícil?”

 

 

Al final de su mensaje, el protagonista de Terminator envío un mensaje a todos los ciudadanos al asegurar que “si alguno de ustedes ha estado en silencio, también tiene que evolucionar. Yo he aprendido con el paso del tiempo que la única forma de que podamos eliminar el odio realmente, es enfrentándonos de frente. No siempre es fácil, obviamente, pero los estereotipos sobre el racismo, religión, género y cualquier cosa… Son como el cáncer. Si tuvieras un tumor, no estarías esperando a que desapareciera poco a poco. Querrías atacar a esa mierda con quimioterapia, acabar con ella. Probarías con tratamientos experimentales hasta que se hubiera ido. No hay diferencia alguna”.

 

 

Con información de Agencias / Foto: Twitter

El ex estratega en jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, anunció su regresó este viernes a la revista Breitbart News como presidente ejecutivo,  luego de que se confirmara su salida del equipo del presidente Donald Trump.

 

 

 

 

 

“El movimiento populista-nacionalista se fortaleció mucho hoy”, dijo Alex Marlow, redactor jefe de Breitbart News. “Breitbart ganó un presidente ejecutivo con su dedo en el pulso de la agenda de Trump.”

 

Bannon, ya dirigía el sitio de noticias populista antes de unirse a la campaña del presidente Donald Trump el año pasado, sin embargo una vez que se confirmó su salida del gobierno, fue recibido de nueva cuenta.

 

Analistas aseguran que si la relación entre Bannon y Trump no terminó de la mejor manera, el ex asesor tendrá armas suficientes para que la administración del republicano se desestabilice, pues posee información privilegiada luego de participar activamente al interior de la Casa Blanca.

 

 

Con información de Politico / Foto: Archivo APO

El mandatario estadounidense Donald Trump, conversó hoy con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, un día después de que se perpetraran los atentados en Barcelona y Cambrils, que han dejado hasta ahora 14 muertos, entre ellos un estadounidense.

 

 

President Donald J. Trump & Chief of Staff General John Kelly speaking with President Mariano Rajoy of Spain on Air Force One – en route to Camp David. 🇪🇸🇺🇸

Una publicación compartida de President Donald J. Trump (@realdonaldtrump) el

 

Trump publicó una fotografía en su cuenta de la red social Instagram, en la que se le ve al teléfono junto con su jefe de gabinete, el general John Kelly, a bordo del avión presidencial Air Force One.

 

“El presidente Donald J. Trump y el jefe de gabinete John Kelly hablan con el presidente Rajoy de España abordo del Air Force One , en ruta hacia  Camp David”, indica el pie de foto, que no ofrece más detalles.

 

Horas antes el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, se manifestó en contra el racismo y el fanatismo, al sostener que “Condenamos firmemente cualquier forma” de racismo y fanatismo (…) el odio no es un valor estadounidense, sino la antítesis de la idea de Estados Unidos”.

 

Con información de EFE / Foto: Twitter El Mundo

El diario estadounidense The New York Times, reveló que el presidente Donald Trump informó a sus principales asesores la decisión de remover a Stephen K. Bannon, su estratega en jefe,  de la Casa Blanca, esto luego de lo señalamientos que se hicieran en su contra por pertenecer a las filas de la ultra derecha del país, grupos que propiciaron los hechos de violencia en Charlottesville.

 

La información fue confirmada por la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sander, quien informó en una breve declaración que luego de una reunión entre el jefe de gabinete John Kelly y Bannon, “acordaron mutuamente que hoy sería el último día de Steve”.

 

 

 

Otra persona cercana a Bannon y consultados por el diario, aseguraron que la salida del estratega había sido su idea, e incluso presentó su renuncia al presidente desde el pasado 7 de agosto, y sería dado a conocer a principios de esta semana, pero tras los hechos de Virginia, se retrasó el anuncio.

 

 

 

Con información de The New York Times / Foto: Archivo APO

No está México ni los mexicanos en la polémica. Tampoco Rusia. Ni Hillary Clinton, Arnold Schwarzenegger o la reportera Megyn Kelly. En esta ocasión Trump se fue en contra de la identidad misma de los estadounidenses al poner en igual plano moral a los neo-Nazis, Ku Klux Klan, racistas, antisemitas que se manifestaron en Charlottesville, Virginia, con los contra manifestantes que se juntaron en repudio a estos supremacistas.

 

Sabemos que Trump ha sido muy rápido en atacar, criticar, desdeñar aquello que no le parece. En el caso de los supremacistas que dejaron a una mujer de 32 años muerta, la condena tardó 48 horas y después se desdijo alegando que había radicales de ambos lados y buenas personas entre los dos grupos.

 

El resultado ha sido una nueva catástrofe para Donald Trump quien, mediante esta actuación se ha generado una nueva crisis auto infligida que lo deja de nueva cuenta aislado con su nivel de aprobación bajando (está en 34%); peleado con los líderes republicanos en el congreso; con los medios de comunicación (incluyendo a Fox News cuyos conductores – como Shepard Smith, han confesado que no pueden encontrar a un solo republicano para salir a defender a Trump al aire); líderes mundiales, en especial los europeos que vivieron los horrores del nazismo; afro-americanos; líderes militares que expresaron su repudio a Trump; gobernadores (el de Arizona, Greg Stanton, le pidió vía twitter a Trump que reconsidere postergar el rally que tiene programado para el día 22 en Phoenix) y hasta miembros de su staff en La Casa Blanca que han filtrado a la prensa que no están contentos con las expresiones de su jefe.

 

 

Columna completa en El Universal

Foto: Archivo APO

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), sostuvo que “si las cosas no salen bien México tiene opciones. México tiene la oportunidad de seguir exportando a Estados Unidos pagando, en el caso automotriz pagando 2.5% más y tiene a Europa y Sudamérica, tiene la relación con Japón y con sus socios estratégicos”.

 

 

 

En entrevista con Despierta con Loret de Noticieros Televisa, el también empresario sostuvo que en caso de que este escenario se presente (no salgan bien las cosas), el gobierno mexicano tendría que implementar medidas para atraer más inversiones y atraer mayor comercio exterior.

 

Sobre el primer planteamiento de parte de los gobierno de Estados Unidos y Canadá, Castañón reconoció que era la que esperaban “la natural, esperábamos que Canadá fuera más amigable y abierta al diálogo , esperábamos una posición dura de Estados Unidos”.

 

El líder empresarial afirmó que los mercados financieros tomaron “muy bien” el arranque de las negociaciones, pues “es una oportunidad para México de continuar con el tratado e incluso profundizar en él”.

 

“Si se puede llegar a un acuerdo si hacemos un esfuerzo en estas rondas de negociación”, enfatizó el presidente del CCE.

 

“Estoy seguro que México está listo para esta renegociación tenemos un cuerpo de negociadores muy robusto, es una generación completa de negociadores que han venido trabajando (…) desde el sector empresarial, que nos dan la experiencia”, afirmó Castañón.

 

 

Con información de Noticieros Televisa / Foto: Twitter

El presidente estadounidense, Donald Trump, lamentó esta mañana a través de sus redes sociales que la historia y la cultura de Estados Unidos estén haciéndose “trizas” por el retiro de estatuas de personajes de la Confederación sudista.

 

 

“Es triste ver la historia y la cultura de nuestro gran país haciéndose trizas con la remoción de nuestras hermosas estatuas y monumentos”, escribió el mandatario en su primer mensaje. Añadió que no se puede cambiar la historia, pero se puede aprender de ella. “Robert E Lee, Stonewall Jackson – ¿quién es el siguiente, Washington, Jefferson? ¡Tan tonto!”.

 

 

 

 

El magnate indicó que la “belleza que está siendo retirada de nuestras ciudades, pueblos y parques la echaremos de menos y nunca podrá ser reemplazada de una manera similar”.

 

La decisión de varias ciudades han de quitar diversas estatuas se da luego de los acontecimientos del pasado fin de semana en Charlottesville, Virginia, en el que murieron tres personas, una durante el ataque del un joven identificado como neonazi y otros dos en un accidente.

 

Foto: Twitter NYT