Tag

TRUMP

Browsing

El director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, se reunió con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca este martes.

La reunión se dió horas después de que el mandatario tuiteara que el Congreso debería «involucrarse» en una batalla contra las prácticas «discriminatorias» de la compañía de medios sociales.

En una serie de tuits, Trump dijo que era «muy cierto» que él era lo mejor que le había pasado a la empresa, pero que Twitter no lo «trata bien como a un republicano».

El presidente se quejó de que su lista de seguidores sería «mucho mayor» si Twitter «no estuviera jugando sus juegos políticos».

Y es que, hasta hoy por la mañana, Trump contaba con 59.9 millones de seguidores en Twitter, lo que lo convierte en el decimotercer usuario más seguido en la red social detrás de personajes como el expresidente Barack Obama y las cantantes Katy Perry y Taylor Swift.

Sin embargo, el presidente ha expresado reiteradamente su disgusto con una iniciativa llevada a cabo por Twitter el año pasado para eliminar decenas de millones de cuentas sospechosas. La compañía dijo que intentaba ayudar a combatir el contenido manipulador y abusivo mediante la eliminación de perfiles falsos, con lo que el presidente perdió cientos de miles de seguidores.

Tras la reunión de ayer, realizada a puerta cerrada, Donald Trump compartió en Twitter una fotografía del acontecimiento y destacó que había sido una gran junta y que permanecería abierto al diálogo.

 

Este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que quiere mantener una relación respetuosa con su gobierno y dijo que no caerá en provocaciones.

«Nosotros no vamos a caer en ninguna provocación, le digo al presidente Donald Trump que nosotros queremos mantener una relación respetuosa y de amistad con su gobierno, que vamos a analizar este incidente, vamos a tomar en cuenta lo que él está señalando y se va a actuar de conformidad con la ley, en el marco de nuestra soberanía, pero lo más importante es decirle que no vamos a pelearnos con el gobierno de Estados Unidos», afirmó.

Las declaraciones de López Obrador surgen luego de que Trump denunció que soldados mexicanos confrontaron a soldados estadounidenses en la frontera de EUA y advirtió: ¡Mejor que esto no vuelva a pasar! Además, Trump acusó que el incidente pudo haber sido «una táctica de distracción para (permitir el paso) de los narcotraficantes».

Durante su conferencia mañanera, AMLO consideró que lo más importante es reiterar que México quiere una relación de respeto mutuo y de cooperación para el desarrollo con Estados Unidos.

«Así como nos hemos venido entendiendo durante varios meses, vamos a seguir nosotros actuando para mantener relaciones cordiales y de buena vecindad con el gobierno y con el pueblo de Estados Unidos. Vamos a hacer la revisión del caso, tomar en cuenta lo que él está señalando y reiterarle que de parte nuestra siempre habrá una actitud de respeto», dijo López Obrador.

 

Dos soldados estadounidenses fueron confrontados por militares mexicanos en una zona remota de Texas debido a que pensaron que habían ingresado a México, informaron autoridades de Estados Unidos.

De acuerdo con los reportes, las tropas mexicanas tomaron el arma de uno de los soldados estadounidenses.

Funcionarios de Defensa de Estados Unidos señalaron que los estadounidenses estaban a bordo de un vehículo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en una zona remota al sureste de El Paso, Texas, al momento del suceso.

El incidente ocurrió el 13 de abril y Newsweeek fue el primer medio en reportarlo.

Un comunicado del Comando Norte enviado este martes a The Associated Press señala que los militares mexicanos creyeron que los soldados estaban en territorio mexicano.

La presencia de tropas estadounidenses en la frontera se debe a las medidas del gobierno del presidente Donald Trump para reducir el número de cruces fronterizos ilegales.

Este miércoles, el presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a amenazar con cerrar la frontera de su país con México y enviar a más militares debido a una presunta caravana activa de migrantes que se dirige a Estados Unidos en estos momentos.

“Una caravana muy grande de más de 20,000 personas comenzó en México. Se ha reducido en tamaño por México, pero aún viene. México debe detener al resto o nos veremos obligados a cerrar esa sección de la frontera y llamar al Ejército”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

Asimismo, Trump acusó que soldados mexicanos apuntaron sus armas contra soldados estadounidenses y advirtió: ¡Mejor que eso no vuelva a pasar!, a la vez que recriminó que México no esta haciendo lo necesario para aprehender y regresar a los migrantes indocumentados a sus países de origen.

Trump no dio más detalles sobre ese posible plan, no dijo cuántos efectivos enviaría ni cuál es el plazo para hacerlo.

Hace dos semanas, Trump insinuó que mandaría a “más soldados” a la frontera con México después de escuchar historias de migrantes indocumentados que mueren durante su trayecto al país, aunque su amenaza no se ha hecho efectiva todavía.

Estados Unidos tiene desplegados ya a unos 6 mil militares en la frontera con México, entre soldados en activo y reservistas de la Guardia Nacional.

Dadas las limitaciones legales de su misión, los soldados se han dedicado a reforzar la valla fronteriza que separa Estados Unidos y México y a ayudar a la Patrulla Fronteriza en el transporte de suministros.

A principios de abril, Trump cedió en su amago de clausurar la frontera con México, al afirmar que dará al país vecino un año para detener el flujo de drogas, o de lo contrario impondrá aranceles a sus automóviles antes de decidir si clausura la zona limítrofe.

El gobierno del presidente Donald Trump está considerando suspender o limitar el ingreso a Estados Unidos a quienes provengan de países cuyos ciudadanos suelen exceder los tiempos de estancia de sus visas, de acuerdo con un memorando enviado el lunes por el mandatario.

El documento instruye a su gobierno a examinar la manera de reducir las permanencias tras la expiración de visados, como parte de medidas generales para frenar la migración.

El memo solicita que los Departamentos de Estado y Seguridad Nacional encuentren maneras efectivas de combatir lo que el gobierno asegura es una cifra descontrolada de personas que permanecen en Estados Unidos al expirar sus visas.

Las dependencias deben hacer recomendaciones dentro de un plazo de 120 días.

El Centro de Estudios Migratorios, una organización apartidista, asegura que los casos de personas que exceden sus visados superan en número a los cruces fronterizos ilegales.

Este lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó una demanda para bloquear un requerimiento judicial realizado por el demócrata que dirige la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes en busca de información sobre sus finanzas personales y de sus negocios.

La demanda, la primera ronda de lo que promete ser una dura batalla legal sobre los intentos de investigar a Trump por parte del Congreso, alega que los demócratas han lanzado una «guerra política total» contra el mandatario y que los requerimientos judiciales «son su arma elegida».

La comisión persigue la entrega de ocho años de documentos de Mazars USA, una firma de contabilidad usada por Trump para preparar sus declaraciones financieras, en relación con su investigación sobre las acusaciones de que infló o desinfló sus declaraciones financieras para propósitos potencialmente inapropiados.

Elijah Cummings, presidente de la Comisión de Supervisión de la Cámara, envió el requerimiento judicial al contador del mandatario después de que el exabogado de Trump, Michael Cohen, testificó ante el Congreso en febrero que el líder republicano tergiversó su patrimonio neto.

«El requerimiento judicial del presidente Cummings es inválido e inviable porque no tiene un propósito legislativo legítimo», dijeron los abogados de Trump.

«Su objetivo es exponer la información financiera privada del Demandante solo por el placer de exponerlo, con la esperanza de que aparezca algo que los demócratas puedan usar como herramienta política contra el presidente ahora y en la elección de 2020», indicaron.

La demanda es el primer intento del equipo legal de Trump por frenar múltiples investigaciones de las comisiones lideradas por demócratas en el Congreso sobre las finanzas del mandatario. Sus abogados dejaron claro que se resistirán a estos esfuerzos.

La senadora estadounidense Elizabeth Warren, quien busca la candidatura presidencial demócrata y a quien el presidente Donald Trump suele llamar ‘Pocahontas’, dijo que el Congreso debería comenzar el proceso para destituir a Trump por los hallazgos del informe del fiscal especial Robert Mueller.

«La gravedad de esta mala conducta exige que los funcionarios electos de ambos partidos dejen de lado las consideraciones políticas y cumplan con su deber constitucional», dijo Warren en Twitter. «Eso significa que la Cámara debe iniciar un proceso de juicio político contra el presidente de Estados Unidos», agregó.

Warren es la primera aspirante a la nominación presidencial demócrata que pide un juicio político, un día después de la publicación del informe de Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016.

Mueller no determinó que la campaña de Trump se hubiese coordinado con los rusos, pero sí encontró «múltiples actos del presidente que fueron capaces de ejercer una influencia indebida sobre las investigaciones».

Si bien Mueller finalmente decidió no acusar a Trump de un delito como obstrucción a la justicia, también dijo que la investigación no exonera al presidente.

Warren, senadora por Massachusetts, dijo que «ignorar los repetidos esfuerzos de un presidente para obstruir una investigación sobre su propia conducta desleal causaría un daño grande y duradero en este país».

Los abogados de Trump dijeron en una declaración que «los resultados de la investigación son una victoria total para el presidente» y que «está claro que no hubo delito».

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que lo que sea que hayan hecho los rusos durante las elecciones de 2016, en las que él resultó electo, fue durante la administración anterior.

«Todo lo que hicieron los rusos con respecto a las Elecciones de 2016 se hizo mientras Obama era presidente. Fue informado sobre el asunto y ¡no hizo nada! Lo más importante: la votación no se vio afectada», dijo Trump a través de su cuenta de Twitter.

Los comentarios de Trump ocurrieron luego de darse a conocer el contenido del esperado reporte del fiscal especial Robert Mueller, que reveló que el presidente Trump trató de controlar la investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y de despedir a Mueller para evitar que investigara una posible obstrucción de la justicia por parte del mandatario.

El reporte de Mueller exhibe varios episodios en los que Trump ordenó a subordinados que trataran de influir o restringir la investigación sobre Rusia luego de que el fiscal especial fue nombrado el 17 de mayo del 2017.

Esas órdenes «fueron mayormente infructuosas, pero eso fue en gran medida porque las personas allegadas al presidente se negaron a cumplir sus órdenes o llevar a cabo sus pedidos», escribió Mueller.

Tras casi dos años, el informe expurgado ofrece información en dos volúmenes y 448 páginas.

En un momento especialmente dramático, Mueller reportó que Trump estaba tan perturbado por el nombramiento del fiscal especial, que se recargó en su sofá y dijo: «Dios mío. Esto es terrible. Es el fin de mi presidencia. Estoy jodido».

Asimismo, el informe señala que en junio de ese año, Trump ordenó al abogado de la Casa Blanca Don McGahn que llamara al secretario de Justicia interino Rod Rosenstein, quien supervisaba la investigación, y le dijera que Mueller debía de ser separado de su puesto porque supuestamente tenía conflictos de interés. McGahn se rehusó a hacerlo, optando por renunciar en vez de desatar lo que consideró una posible ‘Masacre de Sábado por la Noche’, como los despidos ocurridos durante el escándalo Watergate.

Corea del Norte demandó este jueves a Estados Unidos el reemplazo del secretario de Estado, Mike Pompeo, como principal negociador estadounidense para continuar el diálogo sobre desnuclearización de la Península coreana.

Un funcionario de alto rango del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano realizó la demanda en una entrevista con la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA), de acuerdo con la agencia surcoreana Yonhap.

La fuente de la cancillería norcoreana afirmó que “en caso de que las conversaciones se retomen en el futuro» al régimen le gustaría que en vez de Pompeo ese rol correspondiera a “alguien que muestre mayor tacto y madurez» a la hora de comunicarse con Pyongyang.

El portavoz añadió que la relación podría complicarse si Pompeo está involucrado en las conversaciones y al mismo tiempo subrayó que “afortunadamente, la relación entre el presidente Donald Trump y nuestro líder (Kim Jong-un) sigue siendo buena».

La petición tuvo lugar en medio de las estancadas negociaciones sobre desnuclearización, tras el fracaso de la segunda cumbre realizada en febrero en Hanói, capital de Vietnam, entre el líder Kim Jong-un y el presidente Donald Trump.

La fuente dijo que la cumbre de Hanói les había dado la lección de que, siempre que Pompeo «mete la nariz», las conversaciones se malogran sin producir ningún resultado, incluso desde un punto cercano al éxito.

El fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, confirmó este jueves que los abogados del presidente estadounidense, Donald Trump, tuvieron acceso a una versión editada del informe del fiscal especial Robert Mueller antes de su publicación.

La Casa Blanca no hizo ningún cambio en el informe fiscal ni tampoco ejerció el privilegio del ejecutivo de proteger información, indicó Barr.

Y es que el fiscal general reveló este jueves que el informe del fiscal especial concluyó que no hubo colusión entre la campaña de Donald Trump y los rusos en las elecciones de 2016.

«El informe del fiscal especial afirma que la investigación no estableció que miembros de la campaña conspiraran o estuvieran coordinados con el gobierno ruso en sus actividades de interferencia en las elecciones», dijo Barr en una rueda de prensa.

Al respecto, el presidente Donald Trump utilizó sus redes sociales para reiterar que no tuvo nada que ver con las acusaciones que por meses lo rodearon.

El fiscal general afirmó que Trump no actuó para frustrar la investigación de Mueller, y por el contrario, La Casa Blanca “cooperó” plenamente.

«Hay pruebas sustanciales que muestran que el presidente estaba frustrado y enojado por la convicción de que la investigación estaba lastrando su presidencia, que era impulsada por sus opositores y que fue alimentada por filtraciones ilegales», añadió Barr.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recurrió a la famosa serie Game of Thrones para burlarse en Twitter, en esta ocasión de las declaraciones del fiscal general, William Barr, quien declaró que la investigación de la trama rusa no ha encontrado pruebas en su contra.

«Ni colusión, ni obstrucción. Para los que me odian y los izquierdistas radicales demócratas… Fin del juego», dijo el mandatario en un mensaje publicado a través de redes sociales, pocos minutos después de que Barr compareciera ante la prensa para hablar del informe del fiscal especial Robert Mueller.

En la imagen, se puede apreciar a Trump, de espaldas, mirando al horizonte invisible por la niebla.

Esta no es la primera vez que el presidente estadounidense recurre a Game of Thrones para darle mayor notoriedad a sus mensajes en las redes sociales.

En noviembre, Trump recurrió a una imagen similar para advertir a Irán de la inminente imposición de sanciones que implementaría en su contra. En esa ocasión, publicó en su cuenta personal de Twitter una imagen en la que aparecía él mismo, con semblante serio y gesto imponente, junto a un texto sobrescrito en una tipografía gótica similar a la de la popular serie en el que se leía: «Se acercan las sanciones», en una clara referencia al clásico lema «Se acerca el invierno» utilizado con frecuencia en la serie.

El anticipado reporte del fiscal especial Robert Mueller sobre el papel de Rusia en las elecciones de Estados Unidos de 2016 vió la luz finalmente este jueves, aportando un primer vistazo público a los hallazgos de una pesquisa que ha ensombrecido la presidencia de Donald Trump.

La publicación del reporte de 448 páginas por parte del fiscal general, William Barr, se produjo después de que Mueller cerró el mes pasado su investigación de 22 meses sobre los contactos de la campaña de Trump con Rusia y una supuesta obstrucción de la justicia por parte del mandatario.

El informe se distribuyó después de una conferencia de prensa del procurador general de los Estados unidos, William Barr, quien reveló que Mueller había analizado «10 episodios» en los que Trump habría intentado obstaculizar la justicia, pero que no han encontrado suficiente evidencia para probarlo.

Barr, quien fue nombrado por Trump, hizo hincapié en que Mueller no concluyó que hubiera colusión entre la campaña de Trump y Rusia, a la vez que destacó la «difícil situación» por la que atravesó Trump con dicha investigación.

«El presidente Trump se enfrentó a una situación sin precedentes. Mientras asumía el cargo e intentaba dedicarse a sus responsabilidades como presidente, agentes y fiscales federales estaban escrutando su conducta antes y después de llegar al cargo y la de algunos de sus socios», dijo Barr.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) rechazó el planteamiento de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, invierta en la construcción del Tren Maya, tal como lo anunció Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Indicó que, de cumplirse dicho planteamiento, AMLO pondría en riesgo la soberanía de México al poner a disposición de Trump al país.

La dirección del partido señaló que, la tibieza de López Obrador ante las amenazas de Trump, no fue más que una simulación y una burla para los mexicanos, pues lo que realmente buscaba era estrechar la relación comercial con el mandatario estadounidense.

Y es que, en días pasado, López Obrador anunció que el propio secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, le había informado que Donald Trump está dispuesto a invertir para apoyar la construcción del Tren Maya y otras obras de infraestructura en el sureste mexicano.

El PRD señaló que no permitirá que un día se pisotee a los mexicanos y al otro se busque invertir en nuestro país con intereses particulares.

“Resulta inverosímil la tibieza del discurso del Presidente López Obrador ante las amenazas del mandatario estadounidense y que ahora sólo agradezca a Trump la supuesta apertura para tratar con respeto los asuntos comerciales, migratorios y de seguridad entre ambos países”, añadió el partido del sol azteca.

Insistió en que el presidente López Obrador debe transparentar los acuerdos a los que se llegaron durante la reunión privada que sostuvo con el yerno del presidente Trump, Jared Kushner. Además, pidió que el gobierno de México busque otro tipo de inversiones extranjeras para el tan “cuestionado” proyecto del Tren Maya.