Tag

TRUMP

Browsing

El presidente Donald Trump aseguró este miércoles que su país tiene un plan para contener el brote del nuevo coronavirus que se originó en la ciudad china de Wuhan, tras confirmarse el primer caso en el país.

«Tenemos un plan y creemos que se va a manejar bien. Ya lo hemos manejado muy bien», afirmó Trump a la cadena CNBC, al margen del Foro Económico Mundial, que se celebra en Davos, Suiza.

Trump además calificó como «muy profesional» el trabajo que realiza el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), que confirmó el martes que un residente del condado de Snohomish, estado de Washington, fue diagnosticado con el coronavirus Wuhan.

“Lo tenemos bajo control, declaró Trump. “Es una persona que viene de China. Va a estar bien».

El paciente estadounidense diagnosticado con coronavirus, tras haber sido hospitalizado por neumonía la semana pasada, es residente del condado de Snohomish, Washington y actualmente se encuentra en cuarentena en el Centro Médico Regional de Providence Everett, ubicado en la misma entidad.

Trump dijo que confía en la información que envía China sobre la enfermedad. Y es que indicó que tanto el presidente Xi Jinping como sus funcionarios de salud seguirán informando al mundo todo lo que necesitan saber sobre el virus.

En China, la cifra de muertos por coronavirus subió a nueve víctimas y ya se tiene registro de 440 casos confirmados, la mayoría en la ciudad de Wuhan, en la central provincia de Hubei, localidad donde se sospecha que el virus surgió. Sin embargo, medios locales hablan de hasta 17 muertos.

Hasta el momento, el virus se ha propagado a Japón, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y Estados Unidos, pero también se tiene sospecha de nuevos casos en Filipinas y Australia. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó esta mañana que se vigila un posible caso de coronavirus en el país, específicamente en el estado de Tamaulipas.

El coronavirus forma parte de los patógenos relacionados con el resfriado común, pero también con la neumonía y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), este último ocasionó la muerte de casi 350 personas en China durante el 2002.

Donald Trump y Greta Thunberg expusieron este martes sus posturas radicalmente opuestas sobre el cambio climático en el foro de Davos, donde el presidente estadounidense denunció a los «catastrofistas» y la joven activista sueca lamentó al contrario que «no se ha hecho nada» por el planeta.

«Tenemos que rechazar a los eternos catastrofistas y sus predicciones de apocalipsis», dijo Trump, acusando a los «herederos de los insensatos adivinos del pasado» de equivocarse en el cambio climático, como ya hicieron, según él, cuando predijeron la superpoblación del planeta o el fin del petróleo.

Horas antes, Thunberg había criticado la inacción de los poderes públicos.

«Estamos todos luchando por el clima y por el medioambiente. Pero si lo miran desde una perspectiva general, en la práctica no se ha hecho nada», dijo la sueca, lamentando además las dificultades para transmitir su mensaje a pesar de su presencia mediática.

«Hay una diferencia entre hacerse oír y que eso lleve a algo (…) Siempre me escuchan pero la ciencia y la voz de los jóvenes todavía no están en el foco de atención», afirmó.

Ambos simbolizan el abismo entre la visión de los que, como el presidente estadounidense, creen que la protección del medio ambiente es un freno al crecimiento económico y la de una joven generación que pide medidas urgentes antes de que sea demasiado tarde.

El Foro Económico Mundial ya advirtió en su informe sobre riesgos globales, publicado la semana pasada, que el cambio climático «es más fuerte y más rápido de lo esperado», con temperaturas que podrían subir hasta tres grados a finales de este siglo.

La lista de personalidades políticas que participan en esta edición incluye a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente español Pedro Sánchez o el vicepresidente chino Han Zheng.

El foro estará marcado además por la presencia, confirmada el martes por el foro, del opositor venezolano Juan Guaidó, que tras violar la prohibición de salida de Venezuela, viajó a Colombia el domingo y tiene previsto visitar el miércoles Bruselas antes de llegar a Davos.

También están en Suiza el presidente de Colombia, Iván Duque y el de Ecuador, Lenín Moreno.

El presidente Donald Trump rechazó este lunes las acusaciones del juicio político o «impeachment» que se alcanzaron en la Cámara de Representantes, y calificó los argumentos de que ha abusado de su poder y obstruido el Congreso como afrentas a la Constitución de Estados Unidos que deben desestimarse.

«El Senado debe rechazar rápidamente estos deficientes artículos de impugnación y absolver al presidente», indica el resumen del alegato previo al juicio de Trump, que constituye la primera defensa integral del presidente republicano antes de que comience su juicio en el Senado.

Trump, cuarto presidente estadounidense que se enfrenta a la posibilidad de ser destituido por un juicio político, está acusado de abusar de los poderes de su cargo al pedir a Ucrania que investigue a un rival político demócrata, Joe Biden, y de obstruir una investigación del Congreso sobre su conducta.

El sumario ejecutivo afirmaba que la «novedosa teoría de ‘abuso de poder'» de los demócratas de la Cámara de Representantes no es una ofensa que pueda ser objeto de un juicio político suplantando el criterio constitucional de «traición, soborno u otros delitos y faltas graves».

«La teoría recién inventada de ‘abuso de poder’ de los demócratas de la Cámara de Representantes se derrumba en el umbral porque no alega ninguna violación de la ley en absoluto», dice el resumen.

También rechazó la acusación de obstrucción al Congreso por ser «frívola y peligrosa», afirmando que el presidente ejerció sus derechos legales al resistirse a las demandas de información del Congreso, también conocidas como citaciones.

«Los demócratas de la Cámara de Representantes proponen que se destituya al presidente de su cargo porque hizo valer los derechos y privilegios legales de la rama ejecutiva contra citaciones defectuosas, basándose en el asesoramiento del Departamento de Justicia», dice el resumen. «Aceptar esa teoría haría un daño duradero a la separación de poderes» entre las ramas ejecutiva, legislativa y judicial del Estado.

También acusó a los demócratas de la Cámara de Representantes de llevar a cabo un proceso amañado, dijo que solo lograron demostrar que Trump no había hecho nada malo y argumentó, como lo ha hecho la Casa Blanca en repetidas ocasiones, que se trata de una maniobra para anular la victoria electoral de Trump en 2016.

Aunque es muy poco probable que el Senado, controlado por los republicanos, destituya a Trump de su cargo, el presidente republicano quiere desacreditar las acusaciones demócratas como parte de una cacería de brujas partidista.

Trump necesita limitar el daño político a su campaña para reeditar su cargo en las elecciones de noviembre.

El equipo legal de Trump dice que estaba dentro de su autoridad constitucional ejercer presión el año pasado sobre el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, para que investigara a Biden y a su hijo Hunter como parte de una campaña, según Trump, en contra de la corrupción. Los Biden niegan haber cometido ninguna infracción y las acusaciones de Trump han sido refutadas de forma rotunda.

Estados Unidos y China firmaron hoy la Fase 1 de su acuerdo comercial, lo que supone un avance para terminar con la guerra comercial que ambos países arrastran de tiempo atrás.

Adicional, pondría fin a los aranceles impuestos entre ambos países, pues reduce tarifas además de permitir que el país asiático impulse la compra de bienes.

En conferencia de prensa el presidente Donald Trump y el viceprimer ministro Liu He, representante chino en las conversaciones con Washington, suscribieron el documento que constaría de 86 páginas, aunque aun no se ha hecho público.

“Esta es una ocasión muy importante y notable. En la actualidad, damos un paso trascendental, uno que nunca ha sido tomado antes con China, hacia un futuro con una justa y recíproca del comercio como firmamos la Fase 1 del acuerdo comercial histórico entre los Estados Unidos y China “, dijo Trump.

Acompañado de altos funcionarios, mostró un discurso conciliador al afirmar que los dos países juntos están corrigiendo los errores del pasado y ofreciendo un futuro de justicia y seguridad económica para los trabajadores, agricultores y familias.

Sin embargo declaró que su país levantará las barreras arancelarias contra las importaciones chinas si las partes conciertan la segunda fase del acuerdo.

Por su parte, Liu dijo que ambas partes trabajarán estrechamente para obtener resultados tangibles y lograr una relación de beneficio mutuo a pesar de las diferencias en sus modelos políticos y económicos.

El arreglo clave es una promesa china de comprar productos agrícolas y otros bienes y servicios por un valor adicional de 200 mil millones de dólares por dos años o más, detalló el diario The New York Post.

Trump ha promocionado el acuerdo y las negociaciones como parte de su campaña de reelección de 2020, calificando a la nación asiática como un “monstruo grande y hermoso».

Previamente trascendió que el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que en la futura “Fase Dos del acuerdo comercial China, se reducirán los aranceles estadounidenses sobre los bienes comprados a China, incluso si la siguiente ronda se realiza en varias etapas.

Dos legisladores que encabezaron la investigación que condujo al juicio político al presidente Donald Trump serán  los fiscales por parte de la cámara baja en el juicio político que se vivirá en el Senado.

Son los demócratas Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia, y Jerry Nadler, presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos, anunció este miércoles la presidenta de la cámara, Nancy Pelosi.

Recordemos que la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó el cargo de abuso de poder contra Trump por presionar a Ucrania para que investigara a su rival demócrata Joe Biden, y también lo acusó de obstruir la investigación subsecuente.

El proceso contra Trump será el tercer juicio político presidencial en la historia de Estados Unidos, y tiene como telón de fondo una nación políticamente dividida y un año de elecciones.

«El presidente y los senadores tendrán que rendir cuentas», dijo Pelosi en un comunicado el martes. «El pueblo estadounidense merece la verdad y la Constitución exige un juicio».

Se prevé que el Senado se transforme en una corte política a partir del jueves y se acumula la presión sobre los senadores para convocar nuevos testigos. La Constitución exige que el magistrado presidente lleve el proceso y los senadores, que fungen como jurado, rindan juramento de una «justicia imparcial».

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell dijo el martes que el magistrado presidente iniciaría el juicio esta semana, pero los procedimientos más significativos comenzarían el próximo martes después del fin de semana largo.

Señaló que los 53 senadores republicanos estaban de acuerdo con su plan de comenzar la sesión y considerar posteriormente el tema de los testigos.

McConnell sostuvo el martes una reunión privada con senadores republicanos en momentos en que negocian los términos del juicio. Los republicanos indicaron que rechazarían la idea de simplemente votar para desechar los cargos de juicio político contra Trump, como sugirió el mandatario. McConnell reconoció que no tenía los votos para seguir con ese plan.

Pelosi, anunció en total a los siete managers que participarán en el juicio político.

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, votará este miércoles sobre enviar al Senado cargos formales de juicio político contra el presidente Donald Trump, lo que podría poner en marcha esta misma semana el proceso contra el mandatario republicano.

La presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, dijo durante una reunión de su partido que quería también nombrar un equipo demócrata de «encargados» que encabecen las acciones contra Trump, dijo el congresista demócrata Henry Cuellar.

Trump se convirtió en el tercer mandatario estadounidense sometido a un juicio político luego de que la Cámara de Representantes aprobó el mes pasado cargos de abuso de poder por presionar a Ucrania a anunciar una investigación sobre su rival demócrata Joe Biden y por obstruir al Congreso.

Pero Pelosi ha demorado el envío de cargos al Senado, en un esfuerzo por hacer que el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, esté de acuerdo en incluir nuevos testimonios de testigos que podrían perjudicar a Trump.

Se espera que el Senado absuelva al mandatario porque ninguno de sus 53 miembros republicanos se ha manifestado a favor de destituirlo, medida que requeriría una mayoría de dos tercios en el Senado de 100 miembros.

Trump asegura que él no ha hecho nada indebido y que el impeachment en su contra es un esfuerzo partidista por deshacer su victoria en las elecciones de 2016, mientras intenta lograr la reelección en noviembre próximo.

Votar el miércoles le permitiría al Senado iniciar el juicio el jueves por la mañana, aunque los primeros días se destinarían a labores como leer formalmente los dos cargos de impeachment y nombrar miembros. Es probable que los legisladores no oigan argumentos de apertura sino hasta la semana que viene.

Finalmente, el líder de los senadores republicanos, Mitch McConnell, indicó que el proceso de destitución iniciaría el martes próximo, aunque reconoció que esta semana se avanzará con detalles previos.

El primer ministro británico, Boris Johnson, propuso este martes trabajar para que un nuevo acuerdo negociado por el presidente Donald Trump reemplace el tratado internacional firmado entre Irán y las grandes potencias para impedir que Teherán desarrolle armas nucleares.

Johnson hizo la propuesta al indicar que «si vamos a prescindir de él, entonces necesitamos reemplazarlo».

Reino Unido, Francia y Alemania son los tres países europeos que firmaron en 2015, junto a Estados Unidos, China y Rusia, el acuerdo con Irán sobre su programa nuclear y están intentando rescatarlo desde que Washington lo denunció y abandonó en 2018, provocando que Irán dejase de aplicar algunas disposiciones.

Ante el incumplimiento por Teherán, las tres potencias europeas decidieron el martes activar el mecanismo de resolución de disputas.

Precisaron, sin embargo que con esto «no se suman a la campaña que tiende a ejercer una presión máxima contra Irán», dando a entender que no querían unirse a la política de sanciones de Estados Unidos.

En entrevista con la televisión pública BBC, Johnson subrayó que «desde la perspectiva estadounidense» el actual acuerdo es «defectuoso, además de que fue negociado por el presidente (Barack) Obama». «Desde su punto de vista tiene muchos, muchos defectos», subrayó.

Por ello, propuso que se debe reemplazar con un acuerdo de Trump. «Eso es lo que necesitamos. Creo que sería una gran forma de avanzar», aseguró.

En su opinión, «el presidente Trump es un gran negociador». «Lo dice él y lo dicen muchos», afirmó, al tiempo que llamaba a «trabajar juntos para reemplazar este acuerdo y obtener el acuerdo de Trump en su lugar».

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy  Pelosi, indicó este viernes que la próxima semana enviará al  Senado el pliego de cargos contra el presidente Donald  Trump, para que pueda comenzar el juicio político en su contra por condicionar la política exterior a su interés electoral.

La Cámara de Representantes inició en septiembre una investigación oficial para determinar la viabilidad del impeachment contra Trump. En diciembre, finalmente decidió acusar formalmente al presidente de abuso de poder y obstrucción al Congreso, lo que obliga a celebrar un juicio político en el Senado que concluirá con su absolución o su cese.

Trump está acusado de presionar a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, para que abriera dos investigaciones: una sobre las supuestas corruptelas del precandidato demócrata Joe Biden y su hijo Hunter en el país europeo y otra sobre la «desacreditada teoría» de que fue Kiev, no Moscú, quien interfirió en las elecciones presidenciales de 2016.

Según los congresistas norteamericanos, Trump condicionó a la apertura de estas dos investigaciones una «ansiada» visita de Zelenski a La Casa Blanca y la ayuda militar que Estados Unidos da a Ucrania en el marco de la guerra en Donbas.

La cámara baja está convencida de que Trump buscaba perjudicar a Biden y los demócratas de cara a las elecciones presidenciales de 2021, en las que intentará conseguir un segundo mandato.

Para que el proceso llegara al Senado solo quedaba que Pelosi designara a los llamados ‘managers’, los congresistas que se encargarán de representar a la cámara baja en el juicio político, algo que ha anunciado este viernes.

«He pedido al presidente de la Comisión Judicial, Jerry Nadler, que esté preparado para llevar la próxima semana al pleno la resolución para designar a los managers y transmitir los artículos del impeachment al Senado», ha dicho Pelosi en una carta dirigida a los miembros de la Cámara de Representantes.

La líder demócrata se había resistido a dar este paso porque, una vez que el impeachment se eleve al Senado, la Cámara de Representantes perderá el control del proceso, salvo por los ‘managers’.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy que el quinto circuito de la corte de apelación concedió a su gobierno el permiso de continuar empleando los recursos, bloqueados anteriormente, para la construcción del muro entre México y Estados Unidos.

En su cuenta de Twitter el mandatario afirmó que se podrá construir una de las secciones más largas del muro que funcionó como una de las promesas más importantes de su campaña para la presidencia, en la que aseguró que los migrantes que ingresaban por la frontera sur dañaban a su país.

El equipo del presidente apeló la prohibición del uso de 3.6 miles de millones de dólares provenientes del Departamento de Defensa en el quinto circuito de la Corte de Apelaciones del estado de Texas, aunque el caso continúa, informó la cadena de noticias CNN.

Estos recursos iban a ser destinados a fortalecer a la defensa nacional pero fueron trasladados al fondo del muro, lo que previamente se detuvo un el noveno círculo de la corte de apelaciones, informó CBS news.

Con la nueva decisión la administración podrá utilizar estos recursos, sumados a los 1.4 miles de millones de dólares, que el Congreso le concedió en su segundo mes de gobierno para este mismo propósito.

El gobierno no podrá emplear los recursos de otros fondos, pero sí lo que se planeaba emplear la mitad para equipar al Pentágono y la otra mitad para proyectos de seguridad dentro de Estados Unidos, en proyectos de la misma institución.

La Corte aseguró que después de que en febrero declarara el presidente que la migración al país se encontraba en una situación de emergencia le otorgaba el permiso de utilizar los recursos de defensa para terminar con la situación.

Para concluir con el plan original del gobierno, con una barrera de más de 160 kilómetros, se requerirá la compra de tierras privadas y la destrucción de espacios empleados como santuarios para especies de fauna que habita en el desierto, que hasta hace unos años protegía su nación.

La primera solicitud del bloqueo de estos 3.6 miles de millones de dólares la solicitaron activistas por el medio ambiente y por los derechos de los migrantes, en noviembre pasado.

«Mientras sea yo presiente de los Estados Unidos, Irán jamás podrá tener un arma nuclear», dijo el presidente Donald Trump al inicio del mensaje que ofreció esta mañana, en el que trató de tranquilizar a los estadounidenses después de que Irán llevara a cabo ataques con misiles a bases militares en Irak.

Trump dijo que Estados Unidos no sufrió víctimas en los ataques de la noche de ayer, y confirmó que los daños materiales fueron menores. «El Ejército de los Estados Unidos está listo para lo que sea necesario», dijo el republicano.

El mandatario aseguró que Irán podría suavizar su posición y guardar «mesura», lo cual es bueno para ellos (Estados Unidos e Irán) y para el mundo. Indicó que el servicio de alerta ante los ataques funcionó correctamente, lo cual ayudó a evitar bajas.

Lamentó que durante los últimos años, muchos países han permitido a Irán una conducta «inaceptable», al promover el terrorismo en la región. Ante ello, dijo que evitaron que un terrorista pusiera en peligro de ciudadanos estadounidenses, refiriéndose a la operación en que perdió la vida del general iraní Qasem Soleimani.

«Con su muerte, estamos enviando un mensaje claro a los terroristas del mundo. Siempre responderemos y los haremos responder por sus actos», dijo Trump.

Adelantó que se analiza imponer nuevas sanciones económicas contra el régimen de Irán, adicionales a las ya impuestas, mientras dicho país no cambie de política.

Acusó que cuando se firmó el acuerdo nuclear con Irán, se le entregaron 152 mil mdd, dinero que ocupó para financiar el ataque de ayer a las bases militares, además de que promovió el terrorismo en la región.

Trump hizo un llamado a países aliados a desmarcarse de manera definitiva de lo que queda del acuerdo nuclear de Irán, y actuar conjuntamente para lograr un acuerdo, que incluya a Irán, que promueva la tranquilidad en todo el mundo.

Adelantó que solicitará a la OTAN que participe de manera estrecha en lo que suceda en medio oriente.

«Queremos para ustedes un gran futuro (…) Estados Unidos está listo para estrechar su mano y para ver por la paz», finalizó Trump en un mensaje al pueblo iraní.

Al respecto…
Por Alejandro Aguirre Guerrero

Después de una charla que duró poco menos de 60 minutos, AMLO garantizó a Olga Sánchez Cordero su cargo como Secretaria de Gobernación, “hasta que su salud le impida continuar”. Por ello, durante el mes de diciembre, la ministra en retiro incrementó su presencia en medios de comunicación, y dijo contundentemente que no se iba.

Marcelo Ebrard se queda como Canciller porque la Casa Blanca no quiere tratar con alguien más, petición expresa de Trump. De esta manera, al menos en Gobernación y Relaciones Exteriores, AMLO no tiene mucho más por meditar; las decisiones están tomadas.

Me dicen que el Presidente decidió relanzar a Sánchez Cordero porque no quiere una “posición dos” disminuida, (no es conveniente en ningún gobierno), y porque durante el 2020 delegará varias tareas más en su entrañable amiga.

AMLO valoró el trabajo que Olga Sánchez hizo representándolo en los informes de varios gobernadores en el 2019; de hecho, el “resbalón” ocurrido en Baja California, donde fue captada defendiendo los 5 años de Jaime Bonilla (cuando le correspondían 2), y su forma de retractarse después de calificar como inconstitucional dicho movimiento, le valieron para conservar su cargo hasta “que su salud se lo permita”.

Los dos Secretarios con mayor exposición mediática durante el 2020 serán Olga Sánchez y Marcelo Ebrard. AMLO les dará más presencia durante “las mañaneras”, además de que permitirá que tanto Mario Delgado como Ricardo Monreal continúen apuntalando sus aspiraciones, sin dejar de lado a Martí Batres.

En pocas palabras, las posiciones de Sánchez Cordero y Ebrard no sufren modificaciones porque Trump lo impidió, y claro, porque la ministra en retiro habló con AMLO. La instrucción es, entonces, que las “baterías mediáticas” oficiales vayan sobre ellos.

Me hacen saber que las tres mujeres fuertes en la mente de AMLO son Olga Sánchez, Claudia Sheinbaum y Rocío Nahle, mientras que en el lado masculino, Marcelo Ebrard, Mario Delgado y Martí Batres se distinguen. Sin embargo, si en este momento el Presidente tuviese que elegir un candidato sucesor, saldría de dos personajes: Ebrard o Slim.

www.alejandroaguirre.com.mx

El presidente Donald Trump amenazó a Irán con «represalias importantes» y a Irak con grandes sanciones, después de una votación parlamentaria en Bagdad la tarde de ayer, a favor de expulsar a las tropas estadounidenses de ese país.

Desde el asesinato el viernes pasado del general Qasem Soleimani y de Abu Mehdi Al Muhandis, número dos de la coalición de paramilitares pro-Irán Hashd al Shaabi, el mundo teme un conflicto.

Teherán clama «venganza». Por otro, el presidente Trump amenaza con destruir 52 objetivos iraníes, tantos como el número de rehenes que durante más de un año hubo en la embajada estadounidense en la capital iraní en 1979.

Ayer por la noche, como había ocurrido en los últimos días, varios cohetes impactaron cerca de la embajada estadounidense en Bagdad, en la Zona Verde, sin causar víctimas, según testigos. Recordemos que desde hace más de dos meses, decenas de proyectiles han caído en zonas donde se encontraban diplomáticos y militares estadounidenses en Irak.

Los asesinatos de Soleimani y de Al Muhandis han generado un inusual consenso contra Estados Unidos en Irak, país escenario desde hace meses de protestas contra la corrupción gubernamental y la injerencia de Irán. En el Parlamento, ante la ausencia de los diputados kurdos y de la mayoría de diputados sunitas, numerosos representantes corearon «¡No a Estados Unidos!».

Tras la decisión parlamentaria, Trump amenazó a Irak con sanciones «muy grandes» si obliga a las tropas estadounidenses a abandonar su territorio. «Harán que las sanciones contra Irán parezcan casi débiles», agregó.

Las muertes de Soleimani y Muhandis suscitaron una inmensa emoción en Irak e Irán. Este domingo, una marea humana desfiló en las ciudades iraníes de Ahvaz (suroeste), Zanjan (noreste) y Mashhad (noreste), a donde llegó el féretro de Soleimani entre clamores de «Muerte a Estados Unidos». Un grito que también se oyó en el Parlamento iraní.

Las tensiones entre Washington y Teherán no han cesado desde la retirada unilateral de Estados Unidos del acuerdo de 2015, acompañado de fuertes sanciones estadounidenses contra Teherán. Un año después, Irán comenzó a liberarse de algunos de los compromisos del pacto.

Este domingo, Irán anunció la «quinta y última fase» de ese plan de reducción de sus compromisos, y afirmó que se desligaba de cualquier límite «al número de sus centrifugadoras» de uranio.

Trump justificó su ataque contra Soleimani argumentando que éste preparaba ataques «inminentes» contra diplomáticos y militares estadounidenses.

Pekín, Tokio y Seúl pidieron este martes a Corea del Norte que se abstenga de «provocaciones», refiriéndose a su programa nuclear, esto durante una cumbre tripartita celebrada en China que estuvo marcada por un tímido deshielo de las relaciones entre Japón y Corea del Sur.

«Hemos reafirmado que la desnuclearización de la península (coreana) y la paz durable en Asia del Este son los objetivos comunes de los tres países», indicó este martes el primer ministro chino, Li Keqiang, a la salida de esta cumbre organizada en Chengdu.

Corea del Norte «tiene que abstenerse de provocaciones», señaló su homólogo japonés Shizo Abe precisando que se trata de un mensaje común de Pekín, Tokio y Seúl.

Y es que Pyongyang llevó a cabo recientemente pruebas en su base de lanzamiento de cohetes de Sohae, después de una serie de disparos de proyectiles en las semanas anteriores pese a varias resoluciones de la ONU.

En las últimas semanas el régimen de Kim Jong Un también ha hecho una serie de declaraciones contundentes y ha dado un ultimátum a Washington, dándole un plazo hasta fin de año y prometiéndole un «regalo de Navidad» lleno de amenazas si las negociaciones no avanzan.

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró este martes que espera que Pyongyang desista de hacer este ensayo de misiles presentado como un «regalo de Navidad».

«Tal vez es un buen regalo, tal vez es un regalo en el que me envía un hermoso jarrón en lugar de una prueba de misiles», bromeó el dirigente republicano desde su club de vacaciones de Mar-a-Lago, en Florida.

Después del espectacular acercamiento de 2018, las negociaciones sobre el programa nuclear de Corea del Norte se han estancado desde el fracaso en febrero de la cumbre de Hanói entre Kim y Trump. Japón, aliado de Estados Unidos, es habitualmente uno de los blancos favoritos de las pruebas de misiles del régimen de Pyongyang, cuyos artefactos suelen caer en el mar de Japón o sobrevolar el archipiélago.

La cumbre de Chengdu ha permitido también un acercamiento entre Japón y Corea del Sur con un encuentro, por primera vez en quince meses, entre Shinzo Abe y el presidente surcoreano Moon Jae-in.

En una rueda de prensa tras la reunión, el primer ministro japonés pidió a Seúl hacer lo necesario para que Japón y Corea del Sur «vuelvan a establecer relaciones sólidas», y Moon hizo saber a su interlocutor la importancia de mantener «conversaciones francas» en persona para resolver diferendos entre sus países.

WordPress Lightbox Plugin